Pío Moa

« Sobre la Guerra de independencia | Principal | Una muestra de la situación »

Evolución de la Guerra de independencia

4 de Octubre de 2009 - 09:06:29 - Pío Moa

Compartir:
Menéame Tuenti

La Revolución francesa provocó en España verdadero espanto, desconcierto y retracción reformista, así como la caída sucesiva de Floridablanca y Aranda, y su sucesión por Godoy en el favor de Carlos IV y de su esposa la reina María Luisa. Viniendo Godoy de la nobleza inferior, suscitó el encono de los grandes, que desprestigiaron a la monarquía atribuyéndole una relación sentimental con la reina. A raíz de la ejecución de Luis XVI, la Convención francesa había declarado la guerra a España, y esta, después de algunos éxitos iniciales, fue invadida por Cataluña, Vascongadas y Navarra. Godoy, sintiéndose impotente, concertó la paz de Basilea en 1795, por la que España recobraba los territorios peninsulares, entregaba la totalidad de la isla Española (la parte de Haití ya estaba en poder de Francia desde 1697) y se aliaba de hecho con los revolucionarios contra Inglaterra. Por ello obtuvo títulos y honores, entre ellos el algo extraño de Príncipe de la Paz. Entonces la armada inglesa casi paralizó el tráfico con América y, en inferioridad numérica, desbarató en 1797 a la flota española cerca del cabo San Vicente, en la que se distinguió el almirante Nelson --después la flota inglesa se vio afectada por motines que esterilizaron la victoria--. España perdió la isla de Trinidad, en Venezuela, aunque rechazó a los ingleses de Cádiz, Puerto Rico y Tenerife; esta, en 1797, fue la única derrota de Nelson, que sufrió serias pérdidas, entre ellas la de su brazo derecho.

Luego, el Directorio francés negoció con Inglaterra sin molestarse en informar a Madrid, y Godoy fue despedido en 1798. En 1801 volvió al poder y a la alianza con Francia, dominada ya por Napoleón, quien le movió a invadir Portugal (Guerra de las naranjas) para desligarla de Gran Bretaña. España se quedó con la ciudad de Olivenza y los portugueses ampliaron Brasil a costa de territorios hispanos. Al año siguiente Francia e Inglaterra firmaron una paz que duraría un año. Godoy intentó mantenerse neutral, pero Napoleón le presionó sin consideración hasta hacerle declarar de nuevo la guerra a Inglaterra, a finales de 1804: los ingleses bloquearon de nuevo el tráfico hispano-americano y en 1805 desbarataron la flota española y la francesa en Trafalgar, victoria de Nelson que, de paso, perdió la vida.

Aquellos fueron años muy duros para España: en 1800 la mortífera fiebre amarilla se propagó desde Cádiz, y dos años de malas cosechas causaron hambrunas. Godoy había intentado proseguir las reformas ilustradas, pero el tiempo de ellas había pasado. Después de Trafalgar, España perdió su condición de gran potencia a todos los efectos. Pudo tratarse de un retroceso pasajero, pero no sería así.

***

Durante esos años Napoleón se convirtió en el eje de Europa. Como general de la revolución había dirigido victoriosas campañas en Italia, y a lo largo de su carrera habría de enfrentarse a sucesivas coaliciones en las que participarían todas las grandes potencias y otras menores. Pese a su genio militar, en 1799 sufrió su primer gran revés en una ambiciosa expedición a Egipto, entonces dominio otomano: Nelson destruyó su flota y lo dejó aislado. Siguió hacia Siria y en Jaffa perpetró una matanza de prisioneros turcos y población civil. Por fin abandonó a sus tropas y volvió ocultamente a Francia, donde, tras derrocar al Directorio mediante un golpe militar, se proclamó primer cónsul y acabó con el régimen revolucionario. Los años siguientes, aparte de su contienda con Inglaterra, reformó la administración, mejoró la relación con la Santa Sede mediante un concordato y dio consistencia al nuevo poder mediante su famoso Código civil y otros códigos legales, que estabilizaban parte de las medidas revolucionarias. En el exterior, volvió a derrotar a los austríacos en Italia, y en 1801 exigió a Godoy la entrega de Luisiana, territorio cuatro veces más grande que España; pero, al no poder defenderlo frente a Inglaterra, la vendió en 1803 a Usa por una cifra irrisoria.

En 1804 se coronó a sí mismo emperador en la catedral de Notre Dame, con presencia de un intimidado papa Pío VII. Más tarde declaró hereditario el cargo y colocó a hermanos suyos a la cabeza de los países conquistados. Para acabar con la oposición británica planeó invadir la isla, pero la derrota de Trafalgar se lo impidió. No obstante, a los pocos meses ganaba por tierra la gran victoria de Austerlitz contra los ejércitos ruso y austríaco, e impuso una paz conveniente a Austria. Al año siguiente se impuso en Nápoles, fundó el reino de Holanda, adjudicándolo a su hermano Luis, y se erigió en protector de la Confederación del Rin. Ese año, 1806, volvió a derrotar una coalición entre Prusia y Rusia. En 1807 pactó con el zar Alejandro I la reducción del territorio prusiano y se apoderó del Gran Ducado de Varsovia. A fin de arruinar a Inglaterra, que bloqueaba el comercio marítimo, le declaró a su vez el bloqueo continental, tratando de que ningún país le abriera sus puertos. Impuso a España una nueva alianza para forzar a Lisboa a sumarse al bloqueo, y ofreció dividir Portugal en tres, entregando el Algarbe a Godoy, de modo que un ejército francoespañol ocupó el vecino país en 1807.

Napoleón usó la campaña de Portugal como pretexto para ocupar ciudades estratégicas y la capital de España, con propósito de extender hasta el Ebro la frontera francesa, recuperando en cierto modo la Marca Hispánica de Carlomagno. El pueblo español estaba cada vez más receloso e indignado, tanto por la presencia de tropas francesas como contra Godoy, a quien culpaba de los sucesos. El mismo Godoy pensó trasladar a los reyes a Cádiz para alejarlos del emperador y poder refugiarse en América, como había hecho la familia real portuguesa en Brasil. Los reyes marcharon a Aranjuez, pero allí, el 19 de marzo de 1808, parte de la población y los guardias reales se amotinaron, las casas de Godoy fueron saqueadas y él mismo se libró por poco de ser linchado. Detrás del motín estaban varios oligarcas resentidos porque Godoy aplicaba medidas para limitar su poder; y estaba Fernando, hijo y heredero de Carlos IV, que ya el año anterior había intentado derrocar a su padre y, al ser descubierto, había delatado a sus cómplices. En esta ocasión, Fernando consiguió que su padre abdicase, amenazándole en otro caso con la muerte de Godoy.

Se ha dicho que el motín de Aranjuez señala la entrada del pueblo español en la política, pero ello suena un poco exagerado. Se trató de una pequeña minoría de baja extracción social, manejada por personajes muy poco afines al pueblo llano, acelerando la descomposición de la monarquía.

Napoleón tomó buena nota de los hechos. Pretextando querer arreglar el conflicto entre Carlos IV y su hijo, llamó a ambos a Bayona de Francia, y los dos fueron obedientemente. Para entonces, los ánimos entre la población estaban harto caldeados, y en Vitoria la gente intentó impedir la marcha de Carlos, aunque la guardia francesa aseguró el paso. Para dar más bazas al emperador, también fue llevado Godoy a Bayona. Allí, Carlos IV fue intimidado para que cediera a Napoleón sus derechos al trono, y luego Fernando lo fue para que abdicase a favor de su padre. El derecho a reinar en España pasó a Napoleón, que lo cedió a su hermano José, el cual llegaría a Madrid el 20 de junio, e intentó ponerse en vigor una nueva Constitución, que afirmaba derechos ciudadanos, supresión de aduanas interiores y de derechos feudales. Pero entre tanto, el 2 de mayo había estallado en Madrid la insurrección popular contra el poder francés. La población, que hacía compartir a Godoy y a Carlos IV la responsabilidad por lo que pasaba, creyó ingenuamente que Fernando había sido secuestrado y que representaba la independencia de España.

Al igual que otros muchos dirigentes e intelectuales europeos, Napoleón pensaba que España, decaída profundamente y sin fibra moral para oponerse a sus proyectos, estaba madura incluso para ser sometida y desmembrada en parte; y la conducta de la casa real corroboraba esa impresión. Había preparado con máximo cuidado la infiltración de sus tropas y el debilitamiento del ejército español. Este contaba con unos cien mil hombres, estaba disperso en diversas guarniciones y sin liderazgo, pues muchos jefes no sabían qué hacer o pensaban obedecer a Napoleón. Parte de las mejores tropas, unos 14.000 del marqués de la Romana, había sido enviada a Dinamarca. Del país, descabezado política y militarmente, no cabía esperar grandes problemas, máxime disponiendo el emperador de un ejército magnífico, siempre victorioso sobre países de toda Europa.

Sin embargo, años después confesaría:

Esta maldita Guerra de España fue la causa primera de todas las desgracias de Francia. Todas las circunstancias de mis desastres se relacionan con este nudo fatal: destruyó mi autoridad moral en Europa, complicó mis dificultades, abrió una escuela a los soldados ingleses... esta maldita guerra me ha perdido.

***

El conflicto puede dividirse en tres etapas: los años 1808-9, los éxitos hispanos obligan a Napoleón a intervenir directamente, sin lograr resolver la situación. Luego, hasta 1812, la situación permanece indecisa, aunque las resistencias parciales y las guerrillas, convertirán a España en "un infierno" para el ejército francés. La tercera etapa, hasta 1814, es de derrota progresiva de los napoleónicos, ligada a su desastre en Rusia.

Tras el alzamiento madrileño, los franceses trataron de escarmentar a la población mediante una represión despiadada (Goya la plasmó en uno de los cuadros más conocidos de la historia), pero la revuelta cundió por el país y surgieron juntas provinciales y locales. La primera victoria española debió de ser la del Bruc o Bruch, cerca de Montserrat, el 6 y el 14 de junio, que cortó el paso de una columna francesa, y de donde surgió el relato del "tambor del Bruch". El 15 de junio comenzó el sitio de Zaragoza, mal guarnecida y fortificada, pero llave para el dominio del cuarto noreste de la península. Todo el pueblo afrontó el asalto de los franceses, los cuales pasaron a bombardear y destruir sistemáticamente la ciudad, antaño llamada la Florencia de España. Sitiadores y sitiados sufrieron bajas muy altas, pero Zaragoza resistió.

Entre tanto, el 19 de julio, el ejército francés de Dupont, con 21.000 hombres que marchaba a someter Andalucía, fue vencida en Bailén por el general Castaños. Fue la primera derrota importante de la Grande Armée, y tuvo máximo efecto estratégico: estimuló la oposición antinapoleónica europea y la formación de una coalición entre Viena y Londres. En España provocó el pánico en Madrid, donde entró Castaños mientras José I huía hacia Vitoria y los zaragozanos perseguían a sus ex sitiadores.

En agosto, Londres envió a Portugal tropas con Arthur Wellesley, futuro duque de Wellington, que batió a los franceses, aunque su éxito quedó neutralizado al permitir a los vencidos embarcar para Francia con todo su equipo. Por ello, los jefes ingleses fueron llamados a su país, dejando en la península a 30.000 soldados al mando de John Moore.

La entrada de Castaños en Madrid auguraba el triunfo hispano, pero las juntas, celosas entre sí, obstruían una acción concertada, perdiéndose semanas cruciales, mientras los ingleses permanecían pasivos en sus bases portuguesas. El 25 de septiembre se formó una Junta Suprema presidida por el anciano Floridablanca, y sus tropas alcanzaron el valle del Ebro y atacaron por Vizcaya. Napoleón estaba indignado: "Todo el mundo ha perdido la cabeza desde la infame capitulación de Bailén". Sus cálculos y maniobras para una fácil ocupación del país se habían derrumbado.

Cubiertas sus espaldas por una alianza con Rusia, Napoleón marchó en noviembre sobre España con 280.000 veteranos "los hombres de Austerlitz, Jena y Eylau" contra un ejército español de unos 80.000 hombres dispersos, mal coordinados y mandados. Salvo algún revés menor, los napoleónicos barrieron a los hispanos. El 4 de diciembre Madrid volvía a sus manos y José a reinar, mientras los británicos de Moore retrocedían para reembarcar en La Coruña. Sin embargo Austria, animada por la resistencia hispana y la perseverancia inglesa, amenazaba declarar de nuevo la guerra, por lo que Napoleón partió en enero para encarar el nuevo peligro, tras dominar casi toda la mitad norte de la península y creyendo que lo esencial estaba hecho. En mayo fracasó en Essling, pero a principios de julio se desquitó con una victoria aplastante en Wagram, liquidando así la coalición austro-inglesa, quinta de las alzadas contra Francia desde su revolución.

En España, los franceses iban a encontrarse con la novedad de que el ejército enemigo no se rendía y volvía a la carga una y otra vez, mientras en el terreno conquistado no les daban tregua las guerrillas. Y Zaragoza volvía a deslucir su brillante ofensiva. La ciudad, dirigida por el general Palafox, resistió del 20 de diciembre al 20 de febrero a 45.000 soldados con poderosa artillería. En un episodio destacó la barcelonesa Agustina Zaragoza. El mariscal Lannes, jefe del asalto, dijo no haber visto nada igual. "Las mujeres de dejan matar en la brecha. Es preciso el asalto casa por casa (...) La ciudad arde en estos momentos por cuatro puntos y llueven sobre ella bombas a centenares, pero nada basta para intimidar a los defensores. (...) Un asedio en cada calle, una mina bajo cada casa (...) Es terrible, la victoria apena". Quedó una ciudad arrasada, con más de 60.000 cadáveres de defensores y asaltantes. Los dos sitios de Zaragoza causarían conmoción en Europa. Algo semejante ocurrió en una ciudad menor, Gerona, donde también la población suplió la escasez de tropas en un primer asedio en junio-agosto de 1808 y después otro mucho peor, de siete meses, entre mayo y diciembre de 1809. El general Álvarez de Castro dirigió la defensa, y sus enemigos bombardearon la ciudad hasta que el hambre, las enfermedades y las penalidades extremas forzaron la capitulación. La ciudad perdió en torno a la mitad de sus habitantes.

Mientras tanto, en abril Wellesley había vuelto a Portugal mandando a 26.000 británicos, que subirían a 53.000, y a 50.000 portugueses. Emprendió algunas ofensivas menores, la principal de ellas sobre Talavera, con la cooperación poco afortunada del general español Cuesta, buen organizador pero mediocre estratega. La victoria, el 23 de julio, le resultó tan costosa que optó por retirarse y esperar tiempos mejores tras las dos sólidas líneas defensivas de Torres Vedras, que cerraban el paso a Lisboa, con las que esperaba parar, como así sería, los ataque franceses. Wellington criticó mucho la conducta de los españoles en Talavera, y estos se sintieron defraudados por la actuación tímida del inglés, pues creían haber podido avanzar sobre Madrid (una división española estuvo muy cerca de tomarla por su cuenta). Más tarde llegarían a Wellington tropas sacadas de una infortunada operación británica por Holanda. 

A finales de 1809 los franceses se imponían. Dudando entre destruir a los ingleses o asegurarse Andalucía, optaron por lo segundo. Tal vez erraron desde el punto de vista estratégico, pero lograron así un éxito fácil: José fue recibido con inesperado calor por los andaluces. Su carrera triunfal quedó frenada en febrero de 1810 ante Cádiz, donde se habían refugiado tropas españolas. El asedio a la ciudad iba a durar dos años y medio, el más largo en Europa hasta hoy. Cádiz guardaba una significación peculiar: era la ciudad más antigua del Atlántico y, después de Sevilla, el mayor nudo comercial con América. Allí se afincarían pronto unas Cortes que aspiraban a definir el futuro de la nación.

***

Durante la nueva fase de la guerra, los ingleses siguieron en Portugal y los franceses controlaron la mayor parte de España de Guipúzcoa al estrecho de Gibraltar. Control precario, pues las tropas españolas no dejaron de darles problemas, y las guerrillas, extendidas por casi todo el territorio, los enloquecían con sus constantes ataques. Francia debió mantener un costoso y enorme ejército de más de 300.000 soldados.

En 1810, España era el único país continental que resistía a Napoleón. Este había repudiado a su esposa Josefina para casarse con María Luisa, hija del emperador de Austria. Tal decisión, más su anexión de los estados papales, le enfrentó al papa Pío VII, a quien hizo secuestrar y trasladar a Francia, donde permanecería los siguientes cinco años. Pero el nuevo matrimonio atenuaba la tenaz oposición de las monarquías, que le trataban de usurpador sin legitimidad alguna. Parecía marchar viento en popa su designio de anexionarse Cataluña, Navarra y las Vascongadas. E Inglaterra, aunque dueña del mar, estaba arrinconada en Portugal y sufría los efectos del bloqueo terrestre.

Establecida la paz con Austria y Rusia, la solución del conflicto español parecía cosa de tiempo, quizá no mucho. Pero en 1811 todo se torció al emperador. Gracias al acuerdo con Francia, Rusia había ocupado Finlandia, pero la oligarquía rusa rechazaba el bloqueo continental, dada su necesidad de productos ingleses, deseaba hacerse con parte de Polonia, creía que Prusia estaba a punto de levantarse contra Francia, y se alió con los turcos. Tanto Rusia como Francia prepararon ataques mutuos, y el zar Alejandro recordó al embajador francés que España resistía a pesar de las derrotas.

Y a principios de 1812, Wellesley se sintió con fuerzas para la ofensiva. Capturó Ciudad Rodrigo y Badajoz, y el 22 de junio, coincidiendo con la declaración de guerra de Francia a Rusia, las tropas anglo-luso-hispanas ganaron cerca de Salamanca la batalla de los Arapiles, que obligó a los franceses a replegarse de Andalucía y Asturias (de Galicia se habían retirado antes). El 6 de agosto el jefe inglés entraba en Madrid, aunque la reacción enemiga le obligó a retirarse de nuevo hasta Salamanca y Ciudad Rodrigo. A principios de octubre fue aceptado desde Cádiz como generalísimo de todos los ejércitos peninsulares, con protesta y desagrado de muchos españoles.

Mientras, Napoleón avanzaba por las llanuras rusas con más de medio millón de soldados (dejaba unos 300.000 en España y 200.000 en el resto de Europa). A principios de septiembre ganó en Borodinó una de las más sangrientas batallas de la historia, y a mediados de mes entró en Moscú. El general Kutúsof, su enemigo, practicó una estrategia de tierra quemada y Moscú fue incendiada, dejando a los conquistadores sin suministros ni cobijo ante los fríos. A mediados de octubre Napoleón, alertado de conspiraciones en París, ordenó la retirada, quizá la más desastrosa de la historia, hostigada por guerrillas rusas, entre el frío, el fango y la nieve, hasta el revés final junto al río Beresina, a finales de noviembre. De los invasores solo volvió la décima parte.

Fue prácticamente el fin de Napoleón: Rusia, Prusia, Austria, Suecia y varios estados alemanes se concertaron contra él. Forzado a retirar contingentes de España para crear un nuevo ejército, dio a Wellington la ocasión de retomar la ofensiva. En junio de 1813 los peninsulares tomaron Vitoria a los franceses que escoltaban a José I en retirada, y en diciembre pasaban a Francia. Los franceses lograron reaccionar y parar a Wellington en Toulouse, pero para entonces ya habían perdido la guerra en Europa.

Entre tanto, Napoleón todavía había infligido reveses a sus numerosos enemigos, pero en octubre de 1813 era vencido decisivamente en Leipzig. Cinco meses después, el 30 de marzo, los aliados entraban en París y Napoleón abdicó. Volvería al poder por unos meses en 1815, para caer definitivamente el 18 de junio en Waterloo, ante Wellington y el general prusiano Blücher.

Las campañas napoleónicas movilizaron ejércitos gigantescos nunca antes vistos en Europa, próximos o superiores al millón de hombres, con bajas a tono y enormes destrucciones, las mayores, proporcionalmente, en España. La catástrofe resultó del proyecto de Napoleón de unificar Europa bajo normas, hegemonía y estilo franceses, al estilo de la pretensión de Carlomagno. Como se recordará, el rechazo a la idea imperial fundaría las naciones eurooccidentales, que determinarían el perfil y la posterior expansión de Europa. La idea de unificar Europa sería retomada en el siglo XX por Hitler y renacería después de la II Guerra mundial. De modo contradictorio, Napoleón basaba su aspiración imperial en la normalización de las ideas revolucionarias.

El mapa político europeo volvió a cambiar: Rusia mantuvo la ocupación de Finlandia y otros territorios, en particular gran parte de Polonia; el Sacro Imperio, tan fundamental en la historia europea anterior, finó definitivamente, quedando el Imperio austríaco, que daría lugar al austrohúngaro más adelante; Prusia se extendió hacia el este y hacia el oeste, y el resto de Alemania quedó como una confederación; Francia volvió a sus límites anteriores y dejó de ser la mayor potencia continental; Noruega, antes danesa, pasó a integrarse en Suecia; Holanda volvió a ser independiente, pero perdió a favor de Inglaterra gran parte de sus posesiones coloniales: Suráfrica, Malaca, Ceilán y Guayana; Inglaterra volvió a resultar la gran ganadora, y su posición como primera potencia del mundo, sustentada por su ventaja industrial, permanecería durante todo el siglo. En el continente se buscaría el equilibrio entre las potencias, con alianzas múltiples para evitar contiendas tan destructivas como las pasadas. Napoleón dejó su impronta en las legislaciones de muchos países y en la propagación de ideas revolucionarias, haciendo imposible la vuelta a la época de la Ilustración y del absolutismo monárquico.

------------------------

**** Blog. Una cosa es la relación de fuerza en una batalla y otra cómo se emplean las fuerzas. Lo esencial es siempre el modo como se emplean, en lo que intervienen la moral, la voluntad, el plan acertado o no del mando y el azar, a menudo también la capacidad de improvisación. En El Alamein, la relación fue la indicada en el blog anterior, si L. Hart no está equivocado (aparte de la escasez alemana de combustible y suministros). Contar las divisiones no es muy instructivo, porque el tamaño de ellas difiere según los países, y las alemanas, en general, estaban siempre por debajo, incluso muy por debajo, de la plantilla nominal. La ventaja anglosajona en hombres y material siempre o casi siempre fue muy superior a la rusa, y los éxitos rusos bastante superiores a los anglosajones. En general, los anglosajones procuraban sacrificar al menor número posible de soldados propios (también los alemanes), pero no tenían igual cuidado con los civiles, a los que masacraron sin contemplaciones. Es de esperar que manuelp,  cuyos comentarios son siempre muy interesantes, no lo considere una característica de las democracias.

El desembarco de Normandía, a pesar de su inmenso despliegue, fue en realidad una batalla menor, incluso comparada con las de la Guerra civil española (unos 3.000 muertos militares), debido a que los alemanes fueron despistados sobre el lugar del desembarco. Los civiles víctimas de bombardeos fueron muchísimos más. Tal como se planteó la relación de fuerza fue de dos millones de aliados contra menos de medio millón de alemanes en condiciones precarias, aunque está claro que ni desembarcaron dos millones el día D, ni actuaron todas las fuerzas alemanas disponibles. El desembarco debe considerarse un proceso de varios meses, y el número total de tropas desembarcadas terminaría pasando de los tres millones. El 25 de agosto superaban ya los dos millones, y el número de alemanes en Francia pudo llegar a los 700.000, es decir, menos de uno a tres, y en condiciones de abastecimiento muy precarias. Pese a la muy desfavorable relación de fuerzas para los alemanes, al absoluto dominio del aire por los anglosajones y a su superioridad también aplastante en material de tierra (tanques, cañones, etc.), más algún grave error de Hitler, las operaciones en el norte de Francia no fueron en absoluto un paseo militar para los aliados.

No siempre fue así, pero en general la desproporción de poder material en la URSS fue menor en relación con los alemanes, y los éxitos soviéticos mayores a partir de Stalingrado (sin excluir reveses importantes, claro está).

La derrota de los más fuertes ha sido también frecuente en el plano estratégico. Los pueblos que se impusieron varias veces a China tenían mucha menos fuerza en hombres y técnica. Los mongoles no eran tantos como se dice, y destruyeron grandes imperios. Los árabes acabaron con los persas, acorralaron a los bizantinos... Los árabes que conquistaron la España visigoda eran muy pocos Las Trece colonias en Norteamérica eran mucho más débiles que la metrópoli. Francia perdió en Argelia y Usa en Vietnam. Los nacionales vencieron al Frente Popular partiendo de una absoluta inferioridad...

De todas formas, creo que el comentario sobre la guerra de independencia habría merecido más atención. 
Comentarios (471)

« 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 »

51 bacon, día 5 de Octubre de 2009 a las 11:32
Yo pensaba que Franco estaba muerto hasta que Garzón pidió su certificado de defunción
52 ArrowEco, día 5 de Octubre de 2009 a las 11:39
VV

" No existe región española donde no pululen las guerrillas conducidas por canónigos, curas o frailes. En Galicia, las conduce Acuña, Carrascón, Rivera, Couto, Valladares, y los abades de Valdeorras, Casoyo, Cela, San Mamed y Trives. En Santander
las dirige el obispo, estrafalario y barroco, Menéndez de Luarca. En Castilla la Vieja, los curas Merino y Tapia y el capuchino Délica se revelan como geniales estrategas. En la Mancha hacen la guerra Quero, Ayestarán, Salazar e Isidro. En Aragón y Navarra, el párroco de Valcarlos, el prior de Ujué, el beneficiado de Laguares y el presbítero Rubio. En Cataluña se destaca Rovira, al que emulan Montaña y Díaz. En Andalucía, el fraile Rienda y los curas de Riofrío, Lobello y Casabeimeja. Existieron activos organizadores de las defensas de las ciudades, como Santiago Sas y el P.José de la Consolación,
en Zaragoza, e incansables espías y estrategas, como Fr. Baudilio de San Boy, en Cataluña, o el P. Teobaldo, en Aragón. Hubo batallones compuestos exclusivamente por eclesiásticos, como los dominicos de Málaga, los carmelitas de Logroño, los franciscanos de Burgos, los frailes a caballo de Murcia, los exclaustrados de Ronda. En la heroica Gerona se formaron compañías de cruzados eclesiásticos seculares y regulares. «El oír tocar a generala era para ellos —según un cronista franciscano— lo mismo
que oír la campana de obediencia» . En la organización del levantamiento encontramos a sacerdotes entre los agitadores y conductores de las masas que se oponían a las autoridades «colaboracionistas», como el P. Rico, en Valencia; el P. Gil, en Sevilla; el canónigo Llano Ponte, en Oviedo, o el capuchino Berrocal, en Málaga. No había junta local o provincial en la que no estuviera presente algún clérigo, fraile u obispo. Participaron en la Junta Central los obispos Vera y Delgado (auxiliar de Sevilla) y Silva (patriarca de las Indias); el cardenal Bortón y D. Pedro Quevedo fueron presidentes de la Regencia. Actuaron de presidentes de las respectivas Juntas Provinciales los obispos de Cuenca, Santander, Toledo, Sevilla, Zamora y Orense; y de vocales, los de Cádiz, Valencia, Murcia, Huesca y Galicia."


¡Con dos cojones!
53 mescaler, día 5 de Octubre de 2009 a las 11:44
#52 Sí, en España la relación entre los curas y el terrorismo ha sido siempre muy intensa. Recordemos también a los carlistas y a ETA, que nació en un seminario.
54 sinrocom, día 5 de Octubre de 2009 a las 11:54
53
Y sobretodo en estos tiempos, mesca. Los curas podrian traer mucho terror a este gobierno goltista antiespañol. Imaginate en cada iglesia a un Jimenez Losantos, abriendole los ojos y las orejas a sus feligreses para que no caigan en los efectos sedantes de la telebasura, ni en el rollo barato y cutre del politiquismo ladron que se ha apoderado de España.
¿Verdad que si, mesca, que los curas podrian rendir un gran servicio a la patria de nuevo?
55 Ronin, día 5 de Octubre de 2009 a las 11:57
53

Murat, el fusilador del 3 de Mayo, también hubiera calificado a los guerrilleros de terroristas.
Me decepciona usted Mescalero. Ya son ustedes incapaces de distinguir un movimiento de resistencia contra una invasión militar extranjera (recuerde que Francia nos invadió por la cara) de un club de asesinos como son los actuales grupos terroristas.
56 mescaler, día 5 de Octubre de 2009 a las 12:03
#55 ¿Los talibanes de Afganistán son un movimiento de resistencia contra una invasión militar extranjera? ¿O son terroristas?
57 Ronin, día 5 de Octubre de 2009 a las 12:10
Me refería a la ETA Mescalero y su desafortunada comparación con los grupos guerrilleros que combatieron valientemente al invasor francés.
No se me vaya a Afganistán. Sobre Afganistán habría mucho que hablar. Por ejemplo, ¿se ha preguntado usted que interés tiene la comunidad internacional con la sagrada ONU al frente para mantener un montón de tropas en ese rincón del mundo?
58 mescaler, día 5 de Octubre de 2009 a las 12:17
#57 Si hay tanto que hablar sobre Afganistán, empiece diciéndome si los talibanes son un movimiento de resistencia o un grupo terrorista.
59 DeElea, día 5 de Octubre de 2009 a las 12:24
¡Ay oyes! Borja Mary Rojo pregúntaselo al Zapo que es uno de los cabecillas del ejercito invasor….
60 Ronin, día 5 de Octubre de 2009 a las 12:28
Los talibanes, Mescalero, son un peligro. No para mi ni para usted, que vivimos a miles de km de distancia. Lo son para Rusia. La invasión soviética de Afganistán no se produjo porque al Kremlin le dio un antojo. Fue para eliminar un foco de islamismo que amenazaba extenderse a las repúblicas socialistas soviéticas de la zona. Para eso intentaron afianzar un gobierno laico socialista en Afganistán que se saldó con un fracaso total.
Los talibanes señor Mescalero, no pasarían de ser un mero grupo guerrillero que lucha por la independencia de su país (cosa que veo muy loable) si además no tuviesen esa pequeña manía de extender su fanatismo más allá de sus fronteras, incordiando a otros paises. Y eso es lo que los hace peligrosos para la sagrada ONU, que ve con buenos ojos que se les de caña.
¿Y usted como los ve, son buenos o son malos señor Mescalero?
61 mescaler, día 5 de Octubre de 2009 a las 12:31
#60 Gasta muchas palabras para no decirme si son terroristas o miembros de un movimiento de resistencia.
62 Ronin, día 5 de Octubre de 2009 a las 12:33
Se lo he dicho Mescalero, si usted no sabe leer es su problema.
63 mescaler, día 5 de Octubre de 2009 a las 12:35
Comentario eliminado por los moderadores.
64 mescaler, día 5 de Octubre de 2009 a las 12:37
#60 No, no me lo ha dicho. Y es la mar de sencillo:

a) Terroristas
b) Resistentes
c) Ambas cosas
d) Ninguna de las dos (justificar)
65 Hegemon1, día 5 de Octubre de 2009 a las 12:38
533 Mescalero:

¿Así que para usted las geurrillas fueron bandas terroristas que sufrieron los franceses?
66 mescaler, día 5 de Octubre de 2009 a las 12:42
#65 Le recuerdo que yo, para usted, no existo.
67 DeElea, día 5 de Octubre de 2009 a las 12:45
Veamos, si Borja Mary Rojo es un solo insulto, Ridículo Mamarracho Patético ¿Cuántos son?
68 Hegemon1, día 5 de Octubre de 2009 a las 12:45
El terorismo va dirigido a atemorizar a la población civil, asesinando indiscrminadamente a gente inocente con el objetivo de doblegar al poder establecido, admitiendo los terroristas que el único medio de defender sus ideas es el terror habiendo otras formas de defednerlas de forma democrártica, y sin asesinar.

Así lo hacen los talibanes, los de la ETA y muchos otros grupos terroristas que confunden un Estado de Derecho establecido demiocráticamente con un Estado opresor. Los verdugos justificando lo injustificable haciéndose las víctimas.

Las Guerrillas españolas luchaban contra un ejército invasor francés y no asesinaban a la gente inocente o a la población civil, ni mucho menos utilizaban el terror contra ellos.

Parece mentira que el Sr. mescalero defienda a grupos terroristas......¡¡¡o no!!...porque es habitual en él.
69 Ronin, día 5 de Octubre de 2009 a las 12:49
Señor Mescalero, le vuelvo a poner el párrafo donde respondo a su pregunta:

Los talibanes señor Mescalero, no pasarían de ser un mero grupo guerrillero que lucha por la independencia de su país (cosa que veo muy loable) si además no tuviesen esa pequeña manía de extender su fanatismo más allá de sus fronteras, incordiando a otros paises. Y eso es lo que los hace peligrosos para la sagrada ONU, que ve con buenos ojos que se les de caña.

Como puede observar Mescalero, la comparación de los talibanes con los guerrilleros de nuestra guerra de la Independencia podría ser correcta (aproximadamente) si el objetivo de los talibanes fuese únicamente librar a su país de la invasión extranjera. Y si esa invasión se hubiese producido por los antojos de un emperador como Bonaparte que quería dominar toda Europa.
Pero hay algo más que usted se salta o no quiere tener en cuenta, pero que es importante. Los talibanes además quieren extender su fanatismo religioso a otros paises vecinos. Y por eso hay tantas tropas extranjeras en Afganistán con amparo de la ONU.
Su pregunta es simplona, Mescalero. Para considerarlos guerrilleros al estilo de los españoles tendrían que limitarse a liberar su país y punto. Y no es el caso. Así que no, no son guerrilleros al estilo de Espoz y Mina o el Empecinado señor Mescalero.
70 mescaler, día 5 de Octubre de 2009 a las 12:49
Comentario eliminado por los moderadores.
71 DeElea, día 5 de Octubre de 2009 a las 12:51
Veamos, o Bien Zapoleon Bontalante es un imperialista invasor y criminal opresor de indefensos pueblos o los Talis son unos criminales y terroristas ¿no? ¿Y de todo esto que opina Don Pepiño?
72 mescaler, día 5 de Octubre de 2009 a las 12:51
Nuevo insulto gratuito:

defensor de grupos terroristas

Número total de insultos proferidos contra mi persona: 37

No insulte ni a los demás participantes ni a los autores que publican en nuestro periódico.
73 Hegemon1, día 5 de Octubre de 2009 a las 12:54
69# Ronin:

Discrepo tanto de usted como de mescalero. No veo nada de loable entre los talibanes, un grupo terrorista y de fanáticos asesinos que no luchan por la independencia de su pais, porque no tienen y si por crear un Estado fundamentalista y opresor cuanto más extenso mejor.

Recordemos que contra los talibanes no sólo luchan las fuerzas de los ejércitos de la ONU sino grupos irregulares de afganos que les hacen frente.
74 DeElea, día 5 de Octubre de 2009 a las 12:55
mescaler dijo el día 3 de Junio de 2008 a las 09:33:
A la trola y a la mangancia, no sé; al puterío, porque tu madre sigue estando muy buena y me lo hace gratis, vsta.
75 Hegemon1, día 5 de Octubre de 2009 a las 12:55
¿Defensor de terroistas un insulto?

¿Qué insulto es ese?. De los 37 que lleva contabilizados más del 80% es de su mente victimista.
76 mescaler, día 5 de Octubre de 2009 a las 12:57
#69 ¿Los curas españoles que tomaron las armas no eran fanáticos religioso? ¿No pretendían extender su fanatismo religioso a Francia, si era posible?
77 Hegemon1, día 5 de Octubre de 2009 a las 12:57
74# DeElea:

¿Puede contabilizar los calificativos, insultos, burlas, menosprecios del personaje en cuestión?

A lo mejor nos llevamos una sorpresa.
78 Hegemon1, día 5 de Octubre de 2009 a las 12:58
76# Mescalero:

¿Tiene usted alguna prueba para mantener semejante estupidez?
79 mescaler, día 5 de Octubre de 2009 a las 13:01
#78 No se lo voy a repetir más veces: YO NO EXISTO.

Haga el favor de NO CONTESTARME y de NO MENCIONARME.

Yo estoy haciendo lo mismo con usted.
80 Ronin, día 5 de Octubre de 2009 a las 13:05
76

¿Los curas españoles extender su "fanatismo" religioso a Francia?.

Muy buen chiste.
81 Hegemon1, día 5 de Octubre de 2009 a las 13:05
79# Mescalero:

Ya veo que para mantener lo que dice tiene serios problemas. ¿De dónde saca lo que dijo en 76#?

¿Es consciente usted de las barbaridades que dice sólo por el hecho de llevar la contraria y crispar el blog?

¿Acaso los curas españoles pasaron a Francia, un país católico, a implantar la cruz? ¿Acaso usted no condena los asesinatos, violaciones y ultrajes que los franceses cometieron a sus compatriotas en aquella época?

Es que hay cosas que no se pueden dejar pasar querido Keats.
82 mescaler, día 5 de Octubre de 2009 a las 13:09
#74


vstavai dijo el día 3 de Junio de 2008 a las 09:30:
Yo me pregunto por qué los mescas tendrán tanta afición a la trola, el puterío y la mangancia, me pregunto si será congénito o adquirido, ¿tú qué crees, mesca? Debes de tener alguna idea al respecto.


vstavai dijo el día 3 de Junio de 2008 a las 09:32:
El mesca se siente una doncella ultrajada, como los zerolos, lejos de ellos cualquier manifestación de virilidad.
83 mescaler, día 5 de Octubre de 2009 a las 13:11
#80 No, claro, los curas españoles estaban muy contentos con el régimen anticristiano implantado en Francia, y habrían hecho cualquier cosa por defenderlo. Cuando Napoleón secuestró al papa creo que incluso aplaudieron.
84 DeElea, día 5 de Octubre de 2009 a las 13:12
mescaler dijo el día 28 de Octubre de 2008 a las 10:47:
http://www.elmundo.es/elmundo/2008/10/28/internaci....

EEUU estudia pactar con algunos talibanes para frenar la violencia en Afganistán

El gobierno afgano negociaría con dirigentes talibanes de nivel medio o bajo

La idea cuenta con el respaldo del propio general David Petraeus



¡Qué vergüenza! ¡Todos quieren dialogar con los terroristas! ¡Zapatitos ha hecho escuela!
85 mescaler, día 5 de Octubre de 2009 a las 13:14
#84 ¿Ha oído hablar de algo llamado SARCASMO?
86 Hegemon1, día 5 de Octubre de 2009 a las 13:18
Justamente fué Napoléon el que llegó a una reconciliación con el Vaticano y con el Papa, después de la revolución. El tema religioso no tenía nada que ver, y si muchos curas se pusieron al frente de las guerrillas no era para invadir Francia ni cosas parecidas sino porque la figura del clérico era bastante importante entre la sociedad española y el puesto de líder les era fácil adquirirlo. Si además tenían dotes para el mando militar mejor que mejor.

La estupidez de invadir Francia no tiene ni pies ni cabeza. La motivación de las guerrillas sean curas o seglares, era combatir al invasor francés y expulsarlo de España.

Recuerden ustedes que el secuestro del Papa no sólo fué condenado por los españoles, sino por la Santa Rusia, por Austria y otros paises cristianos. Precisamente los que SI invadieron Francia en 1814.
87 DeElea, día 5 de Octubre de 2009 a las 13:18
mescaler dijo el día 1 de Junio de 2008 a las 21:10:
Moa, nadie quiere silenciar al pequeño talibán de sacristía. En este país los únicos silenciados han sido los diarios Egin y Egunkaria, y volvieron a renacer como Gara y Berriak. Una muestra de que realmente tenemos libertad de expresión y de información.
88 Sherme, día 5 de Octubre de 2009 a las 13:22
La mujer que ocultó su rostro en la Audiencia

De la minifalda al 'burka'

http://www.elmundo.es/elmundo/2009/10/03/espana/12...

Y la explicación de todo este lío de "Islam - islamismo" en un "Debate en Libertad": http://www.youtube.com/watch?v=IkDU5cpfH6g

o solo en audio en:
http://fonoteca.esradio.fm/c.php?op=player&id=...
89 mescaler, día 5 de Octubre de 2009 a las 13:24
#87 ¿Y no es verdad? ¿No se cerró Egin? ¿No se cerró Egunkaria? ¿Se ha cerrado Libertad Digital?
90 Hegemon1, día 5 de Octubre de 2009 a las 13:28
Egin y Egunkaria se cerraron porque eran periodicos que financiaban a ETA, como así se demsotró.

¿Libertad Digital financia a algún grupo terrorista o hace apología del asesainto copmo lo hacían estos periódicos?

El apelar a la libertad de expresión para hacer apología de Grupos terroristas es de un cinismo burlón que una sociedad sana no puede cosentir.
91 Hegemon1, día 5 de Octubre de 2009 a las 13:30
A nadie se le puede ocurrir que un periódico haga apología del delito, de violaciones a menores de edad o de asesinatos sean estos de donde sean, y menos que esos periódicos apelen a la libertad de expesión porque sino esa libertad se pervierte.

Eso es lo que hace la justicia cerrando a periódicos etarras, evitar pervertir la libertad de expresión.
92 bacon, día 5 de Octubre de 2009 a las 13:31
miercoles 30 de septiembre de 2009

Carta abierta de Vidal-Quadras a Rubalcaba

QUERIDO ministro y amigo, querido Alfredo:

El motivo por el que te dirijo estas breves líneas es formularte una pregunta apoyándome en la conocida afirmación de Claude Lévi-Strauss de que la sabiduría no consiste en proporcionar las verdaderas respuestas, sino en formular los verdaderos interrogantes.

Así, tú y yo, tanto si tienes a bien contestarme como si optas por no hacerlo, saldremos de este lance un poco más sabios. Hoy he leído con estupor en titulares unas declaraciones tuyas en las que sientas la tesis siguiente: "Lo que España no puede hacer es negar la decisión de un Parlamento democrático elegido por los catalanes". Es decir, que la soberanía indivisa del pueblo español consagrada en la vigente Constitución de 1978 con inequívoca rotundidad en su artículo 1.2 no es tal y que, por el contrario, son las asambleas autonómicas las que han de prevalecer en sus decisiones sobre la voluntad general de la Nación, perfectamente definida, sin ambigüedad alguna, en el artículo 2, donde, también de forma clara y precisa, se establece que soberanía y autonomía son cosas distintas. La primera, asociada al poder constituyente, corresponde en exclusividad a la Nación española en su conjunto, mientras que la segunda, expresada en los correspondientes Estatutos, queda obviamente subordinada a la primera.

Tú eres una persona de sólida formación y probado rigor intelectual -no en vano procedes, como yo, de las ciencias "duras"- y, por tanto, eres absolutamente consciente de que al situar a la soberanía nacional, de la que es depositaria la ciudadanía española en su totalidad, sin que quepa fragmentarla o distribuirla en compartimentos, por debajo de las resoluciones adoptadas por un parlamento autonómico, estás diciendo un disparate monumental y faltando a las solemnes promesas que hiciste, tanto al tomar posesión de tu cartera ministerial como de tu escaño de Diputado en el Congreso. A partir de estos hechos indiscutibles, mi pregunta es:

¿Por qué has pronunciado públicamente unas palabras que hacen un daño inmenso a la Nación a la que te has comprometido a servir y que sabes sin ningún género de duda que son falsas?

Espero con impaciencia tu respuesta o tu silencio. La una me permitirá comprender hasta qué punto has perdido cualquier escrúpulo moral, el otro revelará que te queda una sombra de vergüenza.

Pese a todo, recibe un abrazo.

Vidal-Quadras


http://www.vistazoalaprensa.com/contraportada.asp
93 kufisto, día 5 de Octubre de 2009 a las 13:33
Comentario eliminado por los moderadores.
94 Ronin, día 5 de Octubre de 2009 a las 13:37
Dígame Mescalero. ¿Para usted Francia es un país libre y democrático o es una vulgar dictadura bananera?
Se lo pregunto porque en ese país es delito insinuar cualquier secesión de territorios que pertenezcan a la sagrada unidad francesa. Y cualquier político que intente insinuar algo parecido podría terminar con sus huesos en la cárcel e inhabilitado para la vida política.
Así que no llore tanto. Tiene suerte de que en España haya todavía mucho pardillo que le da cancha a los separatistas. Y es que a tontos no nos gana nadie.
95 bacon, día 5 de Octubre de 2009 a las 13:40
Una consecuencia de lo que dice Ronin en 94 es que aunque los separatistas vascos dicen que el "país vasco francés" es parte de "euskal herría", y esos territorios franceses no tienen ni la décima parte de autonomía que las vascongadas, la eta no mata franceses.
96 mescaler, día 5 de Octubre de 2009 a las 13:42
#94 Francia es un país libre y democrático.

No lloro. Hace más de un año, me limité a constatar que los dos únicos medios que habían sido cerrados eran Egin y Egunkaria. El que lloraba era Moa, que auguraba el silencio para Losantos.

No se equivoque conmigo. Rechazo tanto el nacionalismo vasco y catalán como el nacionalismo español.
97 Ronin, día 5 de Octubre de 2009 a las 13:44
¿Y el francés, rechaza también el nacionalismo francés?.
98 mescaler, día 5 de Octubre de 2009 a las 13:46
#97 Sí, el francés también. Y el eslovaco. Y el armenio. Y el iraní. ¿Quiere que siga?
99 Ronin, día 5 de Octubre de 2009 a las 13:50
Pues mire, yo distingo entre los nacionalismos que predican la unidad y los que predican la desintegración.
Los primeros son beneficiosos para las naciones ya que integran a todos sus ciudadanos. Los segundos son bastante nefastos por motivos evidentes. Así que yo apoyo el nacionalismo español, el francés, el alemán, el británico y cualquier otro que apueste por la unidad y rechazo de plano el resto que solo apuestan por la fragmentación y el enfrentamiento entre hermanos.
100 kufisto, día 5 de Octubre de 2009 a las 13:52
BB

nacionalismo=estupidez

« 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 »

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899