Pío Moa

« Estrategias (3) | Principal | Estrategias (5) »

Estrategias (4)

4 de Mayo de 2006 - 08:26:57 - Pío Moa

Compartir:
Menéame Tuenti

Descartada la sumisión --colaboración pasiva-- a las maniobras golpistas en curso, y descartada la apertura de un nuevo período constituyente, por sus enormes riesgos, sólo queda la defensa de la Constitución actual.

Esta Constitución tiene serios fallos, ya advertidos por personas tan moderadas como Julián Marías, pero es absurdo imaginar una Constitución perfecta. Sus defectos abren camino, hasta cierto punto, a tendencias disgregadoras y a un intervencionismo excesivo del estado. Pero son corregibles, por reforma, a la luz de la experiencia histórica, y seguramente así deben ser abordados, si queremos superar una tradición de bandazos y convulsiones.

Además, sus virtudes pesan mucho más: proclama la unidad nacional y las libertades democráticas, ha sido la primera hecha por consenso en la historia de España --un consenso de amplitud inalcanzable para cualquier otra--, y ha permitido una razonable convivencia en paz, libertad y prosperidad durante casi treinta años.

Echarla por tierra como se está haciendo sólo puede ocurrírsele a simpatizantes de lo peor de la república, a herederos de aquella "política tabernaria, incompetente, de amigachos, de codicia y botín, sin ninguna idea alta" tan bien caracterizada por Azaña y los "padres espirituales de la república".

No vislumbro otra alternativa sensata, por mucho esfuerzo que exija, que una resuelta oposición a ese proceso destructivo, emprendido por tales personajes con aquella "audacia tan parecida a la impudicia" que también hundió el proyecto democrático-liberal republicano. Es preciso restablecer el imperio de la ley, restablecer la Constitución, declarando ilegales las acciones tendentes a demolerla realizadas por la Alianza del actual gobierno con los terroristas y los separatistas.

Sólo a partir de este objetivo claramente expresado es posible diseñar una estrategia adecuada. Sin ello, caeríamos, de un modo u otro, en el colaboracionismo con los liberticidas.

Comentarios (340)

« 1 2 3 4 5 6 7 »

1 activo, día 4 de Mayo de 2006 a las 08:35
Estoy de acuerdo con esto: "Cuando unas gentes vulneran la ley no se declara la ley inhábil, sino que se declarar a esas gentes fuera de la ley". Si no somos capaces de declarar fuera de la ley a quienes la pisotean, debemos resignarnos a tener a mafiosos por amos.
2 consignatario, día 4 de Mayo de 2006 a las 08:38
La COPE siembra el "odio", es decir, el espíritu de resistencia, contra los corruptos, los terroristas y los cómplices de los terroristas, los que atacan los derechos de los ciudadanos y los que intentan liquidar la libertad de expresión para imponer el “respeto” a los políticos mafiosos.

3 luigi, día 4 de Mayo de 2006 a las 08:42
En UDE:

"Hoy, cuando los españoles gozamos de la modernidad y la libertad en sus más altas cotas, cuando tenemos a las espaldas quinientos años de estado integrador y casi doscientos de vida nacional, cuando la democracia es el pan nuestro de cada día, los españoles no sólo somos incapaces de decir lo que fuimos, sino que renegamos una y otra vez de lo que somos. Bien es cierto que terminada nuestra guerra civil quedaron los símbolos nacionales en manos del bando vencedor, y que éstos los utilizaron de forma partidista, y que fueron impuestos a todos aquellos que no los sentían. Bien es cierto que se manipularon y se exhibieron en exceso.. Pero más cierto aún es que han pasado ya treinta años de aquello. Que España es hoy una nación moderna e integradora. Que en nuestro himno ya no alzan los brazos los hijos del pueblo español. Que nuestra bandera no se acuerda ya del águila imperial. Y que, por tanto, hoy en día, cualquier identificación del amor a España con una determinada ideología no es más que un insulto a la inteligencia, al conocimiento de la historia y al sentido común .

Vivimos tiempos absurdos en nuestro país en los que afirmar que existe una nación unida e indisoluble, patria común de todos los españoles que se llama España es motivo suficiente para que a uno lo tachen de fundamentalista mientras que lo moderno, lo bonito y lo democrático es abrir el llamado debate territorial, cuestionarse si no será que los nacionalistas tienen razón, y entrar en un peligroso juego de palabras que no nos lleva a ninguna parte. Cuestionarse, en fin, la existencia de España como algo normal, después de doscientos años de vertebración nacional con nuestros problemas y nuestras desgracias, nuestros más y nuestros menos, pero unidos en un mismo proyecto común que, desde la muerte de Franco, está plasmado en una Constitución aceptada por la inmensa mayoría de los españoles y que ha conseguido la paz, la prosperidad y la estabilidad que no conocía España desde los tiempos de la Restauración. Esa constitución que hoy, incomprensiblemente, a muchos ya no les interesa defender.

España tiene al enemigo dentro en forma de nacionalismos periféricos. España es una gran nación plural, y la variedad de los caracteres que la conforman no hace sino enriquecer el proyecto común que a todos nos une en torno a ella. Por ello, nuestra constitución establece la disposición de España en una unidad de diversas nacionalidades y regiones que, lejos de establecer una coartada para los nacionalismos, lo que hace es, precisamente, reconocer y garantizar esa diversidad, conformando a España en el Estado de las Autonomías que hoy es y cuyas relaciones deben basarse en los principios innegociables de unidad, igualdad, solidaridad y lealtad . Ahora bien, el Estado de las Autonomías no debe interpretarse nunca como un laboratorio para la permanente generación de incertidumbres. No puede usarse como excusa a la hora de pedir más y más. Hemos conseguido que España sea uno de los estados más descentralizados del mundo. Vamos ahora a aprovecharlo juntos corrigiendo aquella sobra de codicia y falta de ambición de la que se quejaba Unamuno.

Ya va siendo hora de que los españoles podamos mirar a España de frente, sin culpas, sin complejos, sin rencores. Ya va siendo hora de que salga a flote ese espíritu nacional que tanto necesita España. Ya va siendo hora de responder a esos que quieren dividirnos, enfrentarnos, amedrentarnos y algunos, incluso, matarnos. Y responder con lo único que puede resultar eficaz: con un gran proyecto nacional basado en el patriotismo -un patriotismo hondo y sencillo, sin exaltaciones ni patrioterías - y en la firme convicción de que España no es, ni mucho menos, un ideal remoto e inalcanzable ni, menos aún, una realidad que fue y que ya no es, sino que España es una realidad pasada, futura y, sobre todo, presente, bien viva y con la mirada puesta en el futuro. Una realidad con la que no se debe se jugar ni negociar.
wacko
4 manfergo, día 4 de Mayo de 2006 a las 08:43
Existen distintas alternativas para resolver la situación actual.

Una es la que propone el Sr. Moa. Volver a una situación anterior que ha causado la actual.

Otra alternativa más inteligente para los ciudadanos modernos, templados, con ganas de avanzar y no quedarse estancados, es esta otra que nos sugiere hoy Antonio Yuste desde Atractor España.

Recomiedo la lectura completa de su artículo de hoy con mucho detenimiento.

Se puede ver aquí Atracta - http://www.atractor.info/atracta/2006/05/04/.

LO QUE SÍ ES VERDAD
¿Vivan las cadenas?

....
La gran disidencia de Atractor España con los que comparten el anterior diagnóstico tiene que ver con las hipotéticas alternativas o soluciones. En Atractor España nos repugna cualquier solución que no esté pensada, escrita y potenciada en claves de Libertad.

Exijo, reclamo, suplico, lo hago con la boca grande y la pequeña, con petulancia y encogido, pensar y proponer con Libertad. Tan liberticida es pensar con restricciones fuera de lugar como proponer con mayores restricciones. Lo que está pasando en España se produce con la permisividad que faculta un ordenamiento legal de cuarta categoría, el que se deduce de la Constitución de 1978, de pésima calidad y que alienta el régimen partidocrático por él creada. Estamos ante un caso donde el consenso es un demérito. No es mérito ponerse de acuerdo, el mérito es hacerlo para una buena causa. Si el consenso fuera por sí mismo un mérito las bandas criminales irían al cielo por el mero hecho de consensuar sus fechorías. Lo contrario a Guerra Civil no es consenso. Lo contrario a Guerra Civil o Frente Popular son buenas leyes y mejores procedimientos.

¿Estamos en el S. XXI? Pues eso. Los españoles somos España y el derecho a pensar y proponer en libertad no puede ser restringido o reducido a apuntalar un régimen partidocrático enfermizo y decadente como pretende el excelente historiador Pío Moa. Sus argumentos restrictivos tienen una eficacia práctica tasada y bien digo que muy menguada. Tienen su argumentos, no obstante, un sesgo muy preocupante, intelectual y moralmente. Suena por enésima vez a un ‘viva las cadenas’ e invita a recrear la conveniencia de pensar y proponer con fuertes restricciones intelectuales y morales. Los españoles necesitamos futuro a corto, medio plazo y largo plazo. Lo que de ningún modo necesitamos es ahogarnos en el lodazal de la mentira táctica. Los españoles más que tomar el poder, necesitamos abrir las puertas de par en par, necesitamos aire limpio.

Las cosas no se solucionan tomando el poder o cambiando al que manda o al grito de viva las cadenas. Se solucionan aclarando el para qué y con leyes y procedimientos de calidad. España está sobrada de partidos y analistas mediáticos entrenados en el tactismo. Una carrera de fórmula I tiene un planteamiento táctico. Lo decisivo de la Fórmula I, de todos modos, es la ingeniería que hay detrás. Lo importante no es que Rajoy vuelva al poder para dejarlo todo como está o para Dios sabe qué. Lo importante es el para qué y las habilidades sociales que lo hacen posible, es decir, leyes y procedimientos de calidad. Hay cierto reverbero en Libertad Digital, —un fabuloso y muy meritorio medio al que dispenso una sana y sincera afición— que suena a viva las cadenas y no es eso. No, no es eso, estamos en el Siglo XXI.

La Constitución de 1978 no es defendible bajo ningún concepto, ni antes ni ahora. Fue un bodrío desde el primer día, un sancocho que nadie se merecía y que debe su existencia al pasotismo e ignorancia de los españoles y a la ausencia de Libertad. Fue una constitución tutelada por el desaparecido Movimiento Nacional, por la izquierda marxista (el PSOE y el PCE eran marxistas) y los separatistas. Un potage indigesto. De tal palo, tal astilla. La palabra clave Sr. Moa, con todos los respetos, es aire limpio, oxígeno.



5 moderador, día 4 de Mayo de 2006 a las 08:52
A fin de evitar el confusionismo, es conveniente que cada cual utilice su o sus propios alias, sin utilizar los de otros. Illustrator ha señalado la utilización de su nick por otros. En lo sucesivo, cuando esto ocurra, los mensajes del confusionista serán borrados.
6 luigi, día 4 de Mayo de 2006 a las 08:54
(5) Siempre existen diversas salidas para "resolver" una situación. Salidas sensatas y salidas chifladas, que empeoran el problema.
Los españoles parecemos incapaces de aprender de nuestra propia experiencia.
7 lisarda, día 4 de Mayo de 2006 a las 09:04
El gran error es confundir "nacionalizaciones" con "propiedad del pueblo" o cosa así. La propiedad pasa a ser, por lo general, de camarillas de gente corrompida e incompetente, que dice obrar en nombre del "pueblo". Pobres bolivianos, con un perturbado así a la cabeza.
8 Flash, día 4 de Mayo de 2006 a las 09:05
¿Qué se puede esperar del “Pelotón de los Patosos” PP?
Nada.
Los ciudadanos solo podemos esperar que la suerte acompañe a los mismos 20, que en su momento descubrieron el GAL, las tramas de corrupción etc del felipismo.
Esos 20, valen una democracia.
Esos 20 ya están dejando en evidencia todas las mentiras del 11M.
¿Del PP?
Nada.
¿De la judicatura?
Nada
¿De la fiscalía?
Nada
¿De al prensa española?
Nada.

Solo 20.
9 laboro, día 4 de Mayo de 2006 a las 09:07
Me parece que hay aquí un tipo que está saboteando el blog a base de meter basura en grandes cantidades. Sugiero al moderador que lo borre, sin más.
10 roger rabbit, día 4 de Mayo de 2006 a las 09:10
Sí, sí, laboro, el saboteador ése se llama Pío Moa, no hace más que repetir todos los días el miso rollo sobre lo maravillosa que es la constitución. Vaya comentario cansino el de hoy. El personal se le va a desmovilizar como no ponga algo más de entusiasmo.
11 locarno, día 4 de Mayo de 2006 a las 09:14
Una táctica que emplean a mansalva los islámicos es la de utilizar --parasitar-- las libertades que ellos no dan ni piensan dar. Lo mismo hacen los tiparracos éstos de la izquierda.Conviene frenar su demagogia.
12 Flash, día 4 de Mayo de 2006 a las 09:19
Lo del Juez Del Olmo supera cualquier reserva.
A estas alturas ¿no empieza a bordear el delito con su “activa” ignorancia de las evidencias de montaje del 11M?
13 caius, día 4 de Mayo de 2006 a las 09:39
La democracia en su formulación actual es muy reciente. En Europa apenas hay democracias antes del siglo XX. Sin embargo sería un error pensar que se trata de un régimen absolutamente nuevo y en ruptura con el pasado, aparecido a finales del siglo XVIII en Usa. Sus raíces, por el contrario, son muy antiguas, y nacen de la concepción cristiana sobre la dignidad y la libertad del individuo, que a su vez obstaculizaban el poder absoluto del soberano, y privilegiaban, al menos en principio, a la ley, creando cierto equilibrio entre ésta y la voluntad del soberano. En España estas formulaciones alcanzaron considerable precisión en los siglos XVI-XVII, época en la que nuestro país prestaba una atención a la enseñanza superior que ya no volvió a recuperar en varios siglos.
Comunmente, sin embargo, se presenta esa época caracterizada por la Inquisición, la intolerancia, el fanatismo, etc. Ello es producto sobre todo de la propaganda protestante y francesa, llamada “leyenda negra”, y no responde a la realidad. Por supuesto, en aquella época existían igualmente inquisiciones protestantes, y las matanzas de católicos fueron brutales. En general, el desarrollo de la civilización se efectúa penosamente elaborando principios que constantemente son conculcados en la práctica, pero que también sirven de freno a los desmanes, por una parte, y que por otra generan energías sociales, por así decir, para avanzar hacia un mayor grado de civilización. La contribución de España por entonces, creando universidades y formas de vida mucho más civilizadas en América y en el Pacífico, fue muy superior a los errores y crímenes que la acompañaron, como, por lo demás, ha sucedido y sucederá siempre.
14 acracia ya, día 4 de Mayo de 2006 a las 09:43
Los procesos de crisis pueden llevar a que en su solución se alcancen medidas que mejoren aquellos motivos que arrastraron a la crisis .
Así podemos esperar que si somos capaces de volver a la legalidad constitucional ,con el mismo impulso ,se debe perfecionar aquellas cosas que nos llevaron a la ilegitimidad del actual gobierno .
Pero lo primero es conocer la verdad del hecho que elevó a este gobierno al poder.
11M ENTIRA .
¿Como es posible que aquellos que en dos dias querian saber ,hoy ,dos años despues ,no tengan ningún interes en conocer la verdad de los hechos?
Hasta que no sepamos la verdad de los hechos los asesinos siguen sueltos ,los encubridores han ascendido en sus puestos ,y la posibilidad de que hechos así se repitan está en el aire.
15 dobra, día 4 de Mayo de 2006 a las 09:46
Para Guillermo:

“Casi todos los políticos son sensibles al “juicio de la historia”, como si la historia fuese una deidad que ha de sentenciar sobre el valor de sus actos, idea algo extraña. Lo mismo cabe decir del tribunal de “la humanidad”, nunca equívoco ni terminante. Hay quien narra su vida con abierto desprecio hacia la opinión de sus posibles lectores, y, sin embargo, se molesta en dar a conocer sus experiencias. Un ateo podría reírse de cualquier juicio, y cabe preguntarse si Stalin, por ejemplo, habrá despreciado lo que la posteridad pudiera pensar de sus actos. Que no lo despreciaba lo demuestran sus omnipresentes estatuas y sus escritos, que refieren sus decisiones al interés y servicio del “proletariado”, otra deidad peculiar porque, en rigor, una vez muerto Stalin y sumido en la nada, ¿qué sentido tendría para él el dictamen del proletariado, forzosamente tan vano e inútil como el de sus víctimas del presente?
La necesidad de justificación persiste, aunque se desprecie o niegue la existencia o el valor de una entidad juzgadora. Me permitiré una digresión algo aventurada, sin la más remota pretensión de sentar cátedra: acaso obedezca esa tendencia al carácter irremediablemente moral de la condición humana. Una definición del hombre podría ser la de “animal moral”, mejor que racional. La moralidad se basa en la capacidad de elección, apenas existente en el animal inferior, cuya conducta, dirigida por el instinto, es por ello ajena a la libertad y la culpa.
En contraste, el ser humano se ve forzado a elegir constantemente, desde el nivel más trivial (como ¿voy andando o tomo el autobús?), pasando por el utilitario y econòmico, hasta los más decisivos que afectan al conjunto de la vida, como el matrimonio, la profesión, una ideología política o actos de repercusión social. La elección implica libertad y un esfuerzo de valoración que es la esencia de la moral. Uno de los instrumentos de valoración, pero no el único, sería la racionalidad. En una de sus frases afortunadas –no sé si original—decía Azaña: “la libertad no hace al hombre feliz, lo hace simplemente hombre”. Y a veces lo hace sumamente desdichado, porque valorar distintas alternativas es a menudo un esfuerzo atormentador, y sus consecuencias nunca son previsibles por completo y suelen llevar consigo el peso de la culpa. Y por eso remiten a una instancia juzgadora superior e inaprensible.
De ahí el deseo de soltar el fardo, como cantaba Walt Whitman: “Podría irme a vivir con los animales, tan plácidos y satisfechos de sí mismos… No sudan ni gimen por su condición, no yacen despiertos en la oscuridad ni lloran sus pecados”. En ese impulso de renuncia a la fatigosa condición humana, de vuelta a la inocente conducta instintiva, hunden su raíz, probablemente, las utopías totalitarias de nuestro siglo.
No vamos aquí a arrogarnos el papel de jueces y sentenciar y soltar el peso de la culpa sobre las espaldas ya desvanecidas de los personajes de la república. Bastante haremos si logramos comprenderlos un poco y aprendemos de algunos de sus errores.
16 curioso, día 4 de Mayo de 2006 a las 09:50
¿De dónde has copiado eso, dobra? Ni te has molestado en borrar las comillas de inicio...
17 illustrator, día 4 de Mayo de 2006 a las 09:51
De Atilana Guerrero:

"Desde este punto de vista, nos parece una equivocación creer que los judíos eran, como dice Pérez Herranz, «ciudadanos con mayor o menor presencia en la sociedad hispana». En realidad, «ciudadanos», consiguieron serlo gracias a la oposición que los cristianos presentaron al reclamar, sabiéndolo o sin saberlo, la igualdad de derechos o aplicación de la misma ley a todo el territorio.{11}
Así, vemos cómo ese «sujeto común» previo, que se considera destruido por la labor de la Inquisición, no existe. Será precisamente un «sujeto común» a posteriori, construido por el ejercicio de racionalización política consistente en destruir una situación social de partida en la que no «todos los hombres» pertenecen a la capa conjuntiva del cuerpo político, para, en el progressus, «convertidos uno por uno», se reconstruya la unidad, ahora sí, de los hombres que habitaban los reinos hispánicos. La inquisición, antes que expulsar, ya hemos dicho al comienzo que esa no fue su labor, ha de conseguir integrar a los cristianos «nuevos» no suficientemente incorporados al tejido político. Y los procedimientos que para ello arbitraron sus organizadores estaban al servicio, por cierto, del más estricto respeto de la individualidad corpórea de los perseguidos –repetimos, cristianos judaizantes, que no judíos–, aunque esto pueda sonar pintoresco después de que la Leyenda Negra haya cargado las tintas sobre los inhumanos procedimientos del Santo Tribunal; tanto es así como que sustituyeron las matanzas incontroladas, todo un asunto de orden público –distaxia–, por juicios en los que se dieron las garantías para el acusado de que ni siquiera gozaban los tribunales civiles de la época. Antes de llegar a la hoguera, si llegaba (pocos de los encausados llegaron), no podemos olvidarnos de las sucesivas ocasiones en las que el sospechoso de judaizar tiene la posibilidad de «reconciliarse» y evitar así la muerte{12}: el llamado edicto de gracia era el anuncio con el que el tribunal hacía público el comienzo del proceso en el territorio sobre el que tenía jurisdicción; pues bien, aquellos que se denunciaban a sí mismos durante los treinta o cuarenta días del «tiempo de gracia», y no habían hecho pública su falta ni contaban con cómplices, quedaban absueltos. Quienes no se habían denunciado durante el «tiempo de gracia», a causa de enfermedad o de imposibilidad justificadas, podían hacerlo «lo más pronto que les fuera posible», obteniendo las mismas ventajas del «tiempo de gracia». En caso de denuncia, esta debía ir acompañada de dos testigos, y, con todo, el procedimiento contra la persona denunciada no comenzaba aún, normalmente se esperaba a tener la denuncia de más testigos, como ya desde sus Primeras instrucciones insiste Torquemada : «los inquisidores, escribe, deben observar y examinar con atención a los testigos, obrar de suerte que sepan quiénes son, si deponen por odio o enemistad o por otra corrupción. Deben interrogarlos con mucha diligencia e informarse en otras personas sobre el crédito que se les pueda otorgar, sobre su valor moral. Remitiendo todo a las conciencias de los inquisidores». Por último, «los inquisidores deben castigar, con penas públicas conformes a derecho, a los testigos que se revelaren culpables de falsos testimonios».
18 illustrator, día 4 de Mayo de 2006 a las 09:53
Sigo con lo de Atilana:
"El encarcelamiento del acusado no siempre se llevó a cabo. En el siglo XV, por no haber cárceles o ser insuficientes, se contentaban con el arresto domiciliario o incluso en la ciudad en la que habitaba; y de haberlas, en caso de acusados pobres o enfermos eran dispensados de ella y se quedaban en sus casas o tenían permiso de salir durante el día. Y dicho esto, la idea tenebrosa que se ha querido dar, por la historiografía interesada, de las cárceles inquisitoriales, está muy lejos de la realidad. A menudo eran residencias con un pequeño patio-jardín, y hasta en los regímenes de aislamiento, muy poco comunes, podían recibir las visitas de la familia. Lo usual es que los encarcelados dispongan de material para escribir, de la ayuda de sus criados si los tiene, y puedan hacer traer del exterior todos los complementos de la alimentación que deseen, «a voluntad»; más aún, pueden ejercer su profesión y, a tal fin, el gobernador de la residencia debe «hacer que le traigan las cosas necesarias a su oficio». De este modo, no es de extrañar el caso de personas encarceladas en las prisiones civiles que se acusaban de herejía para poder ser trasladadas a las «prisiones» de la Inquisición.
En diversas ocasiones tiene el acusado la posibilidad de arrepentirse de sus faltas para evitar la «pena de muerte»; incluso la tan discutida tortura, apenas utilizada, era mucho más benigna que la de la justicia civil. Entre las penas graves, la de «cadena perpetua» era la fórmula escolástica con la que pocas veces se encarcelaba por más de tres años –en los decretos de la inquisición se pueden leer sentencias aparentemente absurdas como las de «prisión perpetua de un año»–, significando en la práctica unos cuantos meses; una sentencia «de por vida» solía cumplirse en ocho años, según Henry Kamen, autor no precisamente proinquisitorial. Para terminar con la pena más grave, a juzgar por el número de ejecuciones, incluso diríamos que las víctimas mortales de la inquisición fueron relativamente poco numerosas, como lo muestra su comparación con la llamada Europa «liberal». Pena que, además, podía ser mitigada si finalmente el acusado daba su brazo a torcer y se arrepentía, siendo entonces muerto por la horca o el garrote, antes de ser quemado vivo en la hoguera. Desde luego, esta meticulosidad es prueba al mismo tiempo de la contumacia con la que muchos preferían mantenerse «en sus trece» (expresión que parece tiene que ver con los trece artículos de fe emitidos por Maimónides ante el peligro de muerte{13}), antes que pasar por el quebranto de renegar de su fe. No obstante, los datos muestran que afortunadamente el fanatismo de los condenados no era generalizado, pues en los tiempos más duros de la inquisición de Sevilla, ente 1481 y 1488, según J. Pérez , el número de «reconciliados» (es decir, los castigados a lo sumo con cárcel, exilio o penitencia) fue de cinco mil, frente a setecientas sentencias a muerte.{14}
19 Pascual Serrano, día 4 de Mayo de 2006 a las 09:55
Moderador, ¿podría explicarme el motivo por el que borra mis corta-y-pega, mientras que no hace lo mismo con los de los demás? ¿En eso consiste la "libertad" digital? ¿En que decidimos "a dedo" lo que puede publicarse y lo que no?
20 dobra, día 4 de Mayo de 2006 a las 09:56
Pues, Curioso, claro que el texto no es mío. Pero no sabría decirte de dónde lo saqué, porque a menudo copio cosas que me parecen interesantes y que encuentro en los foros, y no siempre me acuerdo de especificar el origen. A ver si alguien por ahí lo conociera...
21 verbatim, día 4 de Mayo de 2006 a las 10:00
Tus corta-pega, Serrano, están sacados de foros de pro batasunos y gente así. De gente que, si pudieran, nos quitarían a todos la libertad y convertirían el país en una cárcel, como han hecho con Cuba y demás. A mí me parece muy bien que se borren, como me parece muy bien que se borren los de contenido nazi o pro terrorismo islámico. Porque sus tácticas son, como dijo Laboro, parasitar y sabotear las libertades que ellos jamás concederán.
Y este blog debe mantener y elevar cierto nivel, para no despeñarse por las chocarrerías de la mayoría de los que hay. Aplaudo al moderador.
22 consumidor, día 4 de Mayo de 2006 a las 10:01
Es habitual que la sociedades modernas se dejen deslumbrar por los avances tecnológicos. Sin embargo, no siempre ese supuesto desarrollo va acompañado de un modelo social que permita rentabilizarlo. He podido observar en los últimos días algunas paradojas que, por elocuentes, demuestran lo inútiles que pueden terminar siendo algunos “adelantos” tecnológicos.

Así por ejemplo uno puede comprobar que el trayecto en avión desde Vigo a Madrid dura cincuenta minutos de avión, pero desde el aeropuerto madrileño de Barajas a la estación de Atocha no pude llegar en menos de noventa. Y si en lugar de ese trayecto, el viaje que se quiere hacer es desde Madrid a Valencia, debido a las distancias entre aeropuerto y capitales y los tiempos de espera, resulta más rápido ir en coche que en avión.


Situaciones parecidas suceden con el tren. El AVE Madrid-Toledo realiza su trayecto en media hora, pero sacar el billete con antelación en la ventanilla de RENFE en la estación de Atocha en Madrid pude comprobar el pasado 20 de abril que requería una espera de hora y media. La empresa de trenes española necesita casi el mismo tiempo para venderte un billete que para llevarte desde Madrid a Valencia.

Y algo similar podemos comprobar que sucede con otros inventos como internet. Una compra por esta vía que, se supone, reduce costos de locales de venta y personal, termina siendo un 36 por ciento más cara según un estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios difundido hace una semana.


Y para más asombro, el mismo estudio desvela que las tres ciudades de España donde el pescado está más caro eran las costeras A Coruña, Las Palmas y Santa Cruz de Tenerife. O dicho de otro modo, si la merluza que llega al puerto de A Coruña, en lugar de comprarla allí la compras cuando llega en Madrid te cuesta menos dinero.

En resumidas cuentas que no parece que la tecnología esté al servicio de las personas y que quizás sea bueno ir desmitificando el modelo de desarrollo que tanto parece fascinarnos.
23 illustrator, día 4 de Mayo de 2006 a las 10:03
Sigue Atilana:

"Precisamente ahora apelamos a las palabras de Pérez Herranz cuando dice que si la regla normativa del catolicismo se cierra en «el amor a Dios a través de los hombres», entonces la expulsión de los judíos es una contradicción imposible de superar. Pero, el amor ¿a qué Dios?, ¿al cristiano o al judío?, o dicho en otros términos, ¿acaso los judíos estaban presentando otro proyecto alternativo de Imperio? Desde nuestro análisis, sin embargo, la expulsión, más que una contradicción es una consecuencia ineludible de dicho principio. ¿Acaso, si se hubiera hecho «la vista gorda», hubiera resultado tal principio cumplido cuando había hombres sometidos a un régimen legal precisamente impropio de la modernidad a la que se refiere Pérez Herranz? Aquí no se tratan cuestiones de fe o de «conciencia», sino de estructuras sociales y legales objetivas que hay que reconocer: hablar la misma lengua, acudir a las mismas escuelas, descansar del trabajo el mismo día, ir a la misma carnicería, o comer el pan salido del horno de la misma panadería que tus vecinos... La «unidad religiosa», cuando es vista como un objetivo fanático de la monarquía, nos aleja del problema, pues la religión esconde la unidad política que, en efecto, se consiguió. Gran parte de los judíos que habitaban en España se convirtieron, y, lo que es más llamativo, de entre ellos, la inmensa mayoría de los rabinos; si para la argumentación de Pérez Herranz resulta indiferente saber cuántos fueron expulsados o si fue por motivos de racismo, peor para su argumentación, porque eso es prueba de su apriorismo. La realidad nos dice que fueron más de los que los reyes deseaban, a juzgar por la intensa campaña de propaganda que se hizo ante la inminencia de la expulsión. Como cuenta Joseph Pérez: «en una sola mañana se bautizaron en Teruel unas cien personas, adultos, mujeres y niños. Los mismos regidores iban de casa en casa persuadiendo a los judíos a dar el paso para que pudieran quedarse». Las cifras oscilan según los autores; entre cien mil y cincuenta mil se estima el número de los que abandonaron el país, muchos de los cuales volvieron al ver el trato que se les dio fuera, prefiriendo bautizarse. El edicto de expulsión del 31 de marzo de 1492 nada dice de la alternativa del bautismo, pero así se sobreentendió, y tanto antes de la salida –efectiva a fines del mes de julio–, como bastante después –se posee documentación sobre retornos hasta 1499 por lo menos– pudieron bautizarse. Según J. Pérez, «a los que regresaban se les invitaba a mezclarse con los cristianos y a recibir una instrucción religiosa adecuada. Por otra parte, una provisión del Consejo Real de 24 de octubre de 1493 amenazó con graves sanciones a los que injuriasen a aquellos cristianos nuevos, llamándoles «tornadizos», por ejemplo.»{15}
24 illustrator, día 4 de Mayo de 2006 a las 10:04
"Como en ninguna otra nación europea, en España se consiguió la asimilación de los judíos que aceptaron, a través de la «conversión», formar parte de la plataforma imperial para la cual, por cierto, trabajaron con denuedo. Absurdo hubiera sido que judíos como Abraham Seneor, jefe de la comunidad hebrea de Castilla, y uno de los colaboradores más fieles de los Reyes Católicos, no se hubieran convertido cuando de hecho estaban traicionando a su propia ley, que les prohibía tener señores extranjeros: «No podréis alzar por rey a hombre de otra nación», dice el Deuteronomio.{16} Y la prueba más evidente de la asimilación conseguida gracias a la Inquisición viene del reconocimiento extranjero que, antisemita, reniega de España: así, Erasmo, que escribía en 1517 que «en España, apenas hay cristianos», y cuyo miedo a lo judío le hizo rechazar la invitación de Cisneros para venir a enseñar en Alcalá; Rabelais, en Pantagruel, señala que todos los españoles son más o menos marranos; hasta el propagandista protestante Languet, modelo del género, escribe en su Apología del príncipe de Orange (1581): «Ya no volveré a extrañarme de lo que todo el mundo cree, a saber: que la mayoría de los españoles, y en particular los que
25 GoooooooooN, día 4 de Mayo de 2006 a las 10:05
Seguimos con el 11M, parece que se aclara la targeta encontrada en la kangoo del "Grupo mondragon"

http://www.elpais.es/articulo/espana/policia/hallo...
http://www.escolar.net/MT/archives/2006/05/carta_d...
26 illustrator, día 4 de Mayo de 2006 a las 10:06
"Merece la pena, para acabar, que recojamos las palabras de uno de aquellos filósofos que Pérez Herranz dice haber sido traicionados por la política imperial española, las de Francisco Suárez dedicadas a los medios justos de coacción para convertir a los infieles:
«El poder político procede inmediatamente de los hombres; se ordena únicamente al fin natural, especialmente a la paz del Estado, la justicia natural y la moralidad conveniente a aquel fin. En cambio el pecado de infidelidad está fuera de este orden natural y de aquel fin del Estado. No pertenecerá, por tanto, al poder político el castigo de esta clase de pecados, ni podrá imponerse lícitamente en virtud de este poder la coacción necesaria para convertirse. Esta coacción no puede imponerse justamente si no media un castigo justo del delito opuesto. Vemos también en la Iglesia que en tanto puede justamente obligar a los infieles apóstatas a convertirse, en cuanto puede justamente por razón de su apostasía de la fe que profesaron en el bautismo. Donde falta poder para castigar la infidelidad, falta también poder para obligarles a convertirse»
Según este texto, en efecto, vemos por qué los judíos no fueron perseguidos en España, desde una fundamentación de la política totalmente moderna, y además, aprovechamos para «rellenar» el hueco que muchas veces la historiografía dominante, como dice Dumont, deja sin cubrir entre 1478, año en el que se crea la Inquisición española, y 1480, año de su puesta en funcionamiento; ¿qué ocurrió en esos dos años?: el último y gran trabajo de persuasión pacífica. La campaña de evangelización que comenzó con una carta pastoral, verdadero catecismo para los conversos, del arzobispo González de Mendoza, que hizo imprimir también un catecismo destinado especialmente a los judíos. «Esta campaña dio lugar a un intenso trabajo de evangelización, que llegó incluso a realizar visitas domiciliarias y a la colocación de carteles en las parroquias, donde se reproducía el texto de la carta pastoral-catecismo del arzobispo».{18}
Y prosigue Suárez:
«Puede comprenderse fácilmente por los anteriores argumentos que la conclusión precedente se refiere a la coacción directa para el fin de castigar la infidelidad y recibir la fe católica. Diremos ahora: La coacción indirecta no es intrínsecamente o naturalmente mala si se hace en las debidas condiciones. [...]
La coacción es indirecta cuando el derecho o castigo inferido por un título o algún otro delito, secundariamente el agente la ordena a determinar la voluntad de otro a la fe. [...]
Esta coacción indirecta, propiamente hablando, sólo tiene lugar cuando se trata de súbditos. [...]
Los ejemplos que se traen de los reyes de España son casos clarísimos de coacción indirecta por justos títulos. Así fue el hecho de los Reyes Católicos».{19}
¿Qué otra cosa sino coacción indirecta es el edicto de expulsión? «En las debidas condiciones», puesto que no se les desposeyó de sus bienes. La segunda mitad del edicto detalla cómo se va a realizar la expulsión: entre otras condiciones, «los judíos podrán vender sus bienes muebles y raíces», «se mantienen las prohibiciones sobre exportación de oro, plata y moneda acuñada, pero los judíos tendrán facultad para llevarse letras de cambio o mercaderías, siempre que no se trate de cosas habitualmente vedadas como armas y caballos». Un ejemplo de la magnanimidad con la que fueron tratados es el del famoso Isaac Abravanel, que debía al tesoro real más de un millón de maravedís; entregó a la corona los recibos para que esta los ingresase más tarde y en agradecimiento por los servicios prestados, se le dio licencia para sacar oro, monedas y joyas por un valor de mil ducados.{20}
27 Pascual Serrano, día 4 de Mayo de 2006 a las 10:06
¿Algo de lo que he reproducido puede considerarse delictivo, verbatim? Ése sería el único motivo para impedir su publicación. Y yo he leído en este blog exhortaciones a tomar las armas contra el gobierno, lo que bordea la legalidad, como mínimo.
¿Para ti qué es la libertad de expresión, verbatim? ¿Borrar lo que no puedes rebatir?
28 GoooooooooN, día 4 de Mayo de 2006 a las 10:07
Pascual Serrano, para que no te CENSUREN es mejor que si puedes pongas el link en lugar de copiar todo el texto como hace ilustrator.

Un saludo.
29 illustrator, día 4 de Mayo de 2006 a las 10:07
"Por todo esto la simple sospecha de poder encontrar alguna semejanza entre la perversidad del nazismo y la España de los Reyes católicos, como una cuestión de grado –«no llegó a esos extremos», dice Pérez Herranz, pero los unifica con la expresión genérica de «desaparición de algo que es ontológicamente»– nos parece inaceptable. En primer lugar, los judíos que quisieron quedarse en España no desaparecieron, se «convirtieron», ocupando además los cargos más ilustres en todos los campos en los que destacaron, y los que quisieron marcharse para conservar sus ritos y tradiciones, lo hicieron, sin olvidarse de los que regresaron con el tiempo. Es sorprendente que Pérez Herranz se sorprenda de que los judíos españoles mantengan todavía hoy su amor por España: la suerte de los hebreos radicados en la península, cuenta Federico Ysart,{21} era ciertamente envidiable para sus correligionarios europeos, que en el siglo XIII eran expulsados de Inglaterra y en el XIV de Francia. Pero qué decir del siglo XX, en el que la barbarie nazi puso de manifiesto el papel de «España frente a Europa», y gracias al cual para cerca de cincuenta mil judíos fue posible huir del exterminio.
Un testigo de excepción, como Pérez Leshem, diría años después: «la totalitaria España mostró una comprensión y una generosidad humana más activa que un país liberal y bien administrado en el corazón de Europa. No he sabido ni he oído de un solo refugiado al que se le haya negado la entrada en la frontera española o al que se le haya vuelto a mandar a territorio enemigo».
Es un orgullo para los españoles, y con esto concluímos, poder responder a la pregunta sobre el «extraño» lazo aún mantenido por los judíos con la ingrata Sefarad:
Por el Real-Decreto Ley de 20 de diciembre de 1924 que dice en su artículo 1º:»los individuos de origen español que vienen siendo protegidos como si fuesen españoles por los Agentes de España en el extranjero...», se rescataron varios millares de judíos de las cámaras de gas nazis; y disposición análoga firmaría Franco años más tarde al sancionar el Decreto-Ley de 29 de diciembre de 1948, referido especialmente a los sefarditas, que sirvió de base para proteger a centenares residentes en Egipto, años más tarde, durante el conflicto árabe-israelí en Oriente Medio.
30 Campillo, día 4 de Mayo de 2006 a las 10:11
GoooooooooN, lo que no sabes es que si se pone la cita al reves puedes escuchar las frases "rubalcaba lo hiso" y "viva la cope".
31 raimondo, día 4 de Mayo de 2006 a las 10:13
(#14) Dice Acracia Ya: "Pero lo primero es conocer la verdad del hecho que elevó a este gobierno al poder."

Unas elecciones convocadas democráticamente, que discurrieron democráticamente (tres días después del mayor atentado sufrido en España y de las mayores manifestaciones públicas jamás convocadas en España) y con un resultado que ningún partido puso en duda.
32 Pascual Serrano, día 4 de Mayo de 2006 a las 10:14
Para GoooooooooN

Pero a illustrator no le censuran, y a mí sí. Hoy nos está endilgando un mamotreto en defensa de la Inquisición que, además, no tiene absolutamente nada que ver con el comentario de Moa.
33 acracia ya, día 4 de Mayo de 2006 a las 10:19
Que no sepamos en ocasiones rentabilizar la tecnología que disponemos ,no supone desvirtuar esta tecnología ,sino nuestra capacidad de manejarla ,de hecho los logros de la tecnologia son esenciales para las sociedades modernas ,la igualdad del hombre y la mujer en los roles sociales viene de la mano de la tecnología ,y que los trabajos pesados de nuestros abuelos se hayan convertido en llevaderos ,viene de mano de la tecnología.
Lo que es un hecho es que no sabems sacar partido a todo lo que la tecnología nos puede dar ,hace años los teoricos hablaban de la imposibilidad de que el mundo pudiera asimilar una población de sietemil millones de personas ,la tecnología a logrado que los vaticinios catastrofistas no tubieran lugar ,hoy hay más medios para todos a pesar de ser más habitantes en el mundo.
Ese es el reto del futuro el saber emplear las herramientas tecnológicas que poseemos en aumentar el bienestar general de la población mundial y asegurar el mínimo digno para todos los seres humanos. Está en nuestras manos ,ahí está el futuro.
Mientras en el dia a dia nos vemos condicionados por una historia que lastra nuestras posibilidades y por la naturaleza de la corrupción en el ser humano que impide un mundo más digno que ,hoy más que nunca ,es posible
34 raimondo, día 4 de Mayo de 2006 a las 10:22
Para Pascual Serrano (#32), no le des más importancia. A fin de cuentas, sabes perfectamente qué tipo de foro es este, y qué tipo de ideología tiene. Teniendo en cuenta estas cosas, yo no me sorprendería.

Salud.
35 GoooooooooN, día 4 de Mayo de 2006 a las 10:24
Respecto a lo que ha escrito hoy Don Pio, solo decir que se esta repitiendo un pelin, no ? cre oque no aporta nada nuevo a sus comentarios anteriores, sigue en sus 13 (como era de esperar) pero repite una y otra vez lo mismo.

Pascual Serrano, con lo leer a Ilustrator todo arreglado, es un poco engorroso, pero no hace mal a nadie.
36 diaspar, día 4 de Mayo de 2006 a las 10:26
oye, illustrator, como termina la frase del propagandista protestante languet, que se te a cortado al final?
37 acracia ya, día 4 de Mayo de 2006 a las 10:26
No goooon la tarjeta no es lo mismo que la cinta ,la cinta ya estaba reflejada en el listado de pertenencias del propietario de la furganeta ,la tarjeta es del grupo empresarial Mondragón.
Raimundo. Si el acoso a sedes del partido popular y el atentado son normalidad democrática ,vaya democracia más extraña
Aceptamos el resultado ,el gobierno está gobernando ,pero las circunstancias fueron totalmente excepcionales.
38 laboro, día 4 de Mayo de 2006 a las 10:30
No se trata de algo delictivo, don Pascual. Yo no creo que puedan considerarse delictivas las expresiones de los stalinistas como usted, o de los nazis. Pero de ahí a permitir que echen a perder con sus basurillas los demás foros hay una distancia. de hecho hay en la red foros nazis y stalinistas, muchos, en los que generalmente no permiten expresarse a los contrarios. Así que tiene usted mucho donde elegir.
39 GoooooooooN, día 4 de Mayo de 2006 a las 10:30
acracia, la verdad es que no se que es cierto, pero en el enlace a la web escolar escribe un trabajador de la coperativa que dice que no existen targetas con la que se supone se encontro, no existe un "grupo mondragon". Pero ya te digo que yo no vi la furgo y tanto pueden mentir los que dicen que no habia nada o los que dicen que alli se escondia Ben Laden.
40 raimondo, día 4 de Mayo de 2006 a las 10:35
(#35), GoooooooooN, a fin de cuentas eso es lo que ha estado haciendo desde no sé ya cuánto. Ya hice algún comentario al respecto la semana pasada... si recuerdas, cuando decía que repetía y repetía las cosas para que quedara claro el mensaje y los loritos no tuvieran problemas en repetirlo, que no entenderlo ni mucho menos examinarlo con sentido crítico.

O a lo mejor es que está de acueducto y ya tenía escrito el texto; algún asistente le modifica el texto para que diga lo mismo con las mismas palabras pero parezca otro, y se publica. Total, si va a dar igual...

Salud.
41 acracia ya, día 4 de Mayo de 2006 a las 10:38
Gooon Ahí está el problema ,ni tu ni yo estabamos allí ,pero hay un juez que debería ante estas publicaciones tomar tetimonio de aquellos que sí estubieron ,que tedría que aclarar cual es la verdad independientemente de a quien beneficie ¿porqué no nos lo aclara?
Yo no digo cual es la verdad poque no lo se ,pero creo que tenemos derecho a saberla que la justicia funcione ,y si PJ o FJL mienten pues castígueseles ,pero si son pruebas falsas las presentadas ,decubranse a los autores ,así de facil ,el juez tiene los medios y el poder para hacerlo ,unos u otros mienten ,y yo quiero saber quien es.
42 Pascual Serrano, día 4 de Mayo de 2006 a las 10:40
Curiosa idea de la libertad de expresión, laboro. Como los demás no me permiten expresarme a mí, yo no les permito expresarse a ellos. Con un par. Para qué vamos a perder el tiempo en discutirlo si podemos resolverlo a hostias, ¿verdad? Siguiendo su peregrina argumentación, en la España de Franco o en la Alemania de Hitler había mucha libertad de expresión, porque la gente podía publicar lo que quisiera mandándolo a los diarios norteamericanos. Y para terminar, ¿de dónde se ha sacado que yo soy "stalinista"? Por curiosidad, más que nada.
43 asomao, día 4 de Mayo de 2006 a las 10:41
"Como en ninguna otra nación europea, en España se consiguió la asimilación de los judíos que aceptaron, a través de la «conversión», formar parte de la plataforma imperial para la cual, por cierto, trabajaron con denuedo". Los siglos XV, XVI y XVII en España son conocidos por su tolerante actitud hacia la cultura semita; la diáspora sefardí se produce entre otras cosas por el pegajoso cariño con que se trataba aquí al personal judío por nuestras instituciones políticas y religiosas...En lugares como Alemania y Austria, estos panfletos pseudohistóricos negacionistas y revisionistas constituyen delito.
Salud.
44 correveidile, día 4 de Mayo de 2006 a las 10:43
Acracia ya, si no había unas condiciones de normalidad democrática, ¿por qué el PP participó en las elecciones y aceptó sus resultados?
45 asomao, día 4 de Mayo de 2006 a las 10:45
Pascual, yo también lo siento, te has quedado sólo en "estalinista". Aquí el grado supremo es cuando te distinguen con la orden de "obsceno chequista".
46 acracia ya, día 4 de Mayo de 2006 a las 10:48
Porque las acusaciones de la izquierda de golpe de estado del PP les acojonaron y prefirieron pecar de tolerantes a que les acusaran de totalitarios ,gran error ,porque como bien sabemos siguieron llamandoles golpistas ,recordar las manifestaciones de Almodovar de que el PP había intentado imponer el estado de sitio .
47 raimondo, día 4 de Mayo de 2006 a las 10:53
A veces me pregunto para qué me molesto en escribir...

(#37), Acracia Ya, no logro poder imaginar (y, créeme, he leído mi mensaje varias veces) cómo deduces de mi comentario que creo que el atentado era parte de la normalidad democrática. Me parece ridículo tener que explicar que un atentado es un atentado, y va en contra de la democracia. Pero el que haya un atentado antes de unas elecciones no significa que las elecciones no vayan a transcurrir democráticamente.

Respecto a los ataques a las sedes del PP, por supuesto que son lamentables; pero entre las ¿decenas? de personas que los pudieron perpetrar y los *millones* de personas que se manifestaron pacíficamente en la calle, de verdad, me quedo con esos **millones**. ¿O es que la actuación de esos radicales vale más que la de *millones* de personas que ejercieron su derecho a voto y actuaron de forma pacífica?

Estuve fuera de España desde el 11-M hasta el lunes siguiente; no tuve acceso a periódicos ni a cadenas de televisión o radio españolas. Las cadenas de televisión extranjeras (sobre todo la BBC) estaban asombradas del comportamiento cívico de los españoles después de lo que habia pasado.

¿Así que democracia del 11 al 14-M? Sí, y mucha más de las que algunos indeseables quieren hacer creer.

Salud.
48 acracia ya, día 4 de Mayo de 2006 a las 10:53
Asomao ,los que defendemos la labor del PP en el gobierno siempre somos tachados de fachas reacionarios .
Aznar es llamado asesino con una naturalidad inmensa ,y de totalitario con los medios de comunicación y te recuerdo ¿quien dirigía los servicios informativos de la 2 en la época de Aznar? pues quien hoy dirige la tve1 ,¿crees posible que hoy Urdaci dirigiera tve2? saca conclusiones de quien es el totalitario con los medios de comunicaciones estatales.
Ah, que no, que los fachas son los del PP ,que hoy tenemos diversidad
49 acracia ya, día 4 de Mayo de 2006 a las 10:57
Raimundo ,ya te dije ayer que entre nosotros es imposible el entendimiento ,no se para que me mentas en tus post,y no se porque te contesto ,diálogo de sordos , no somos perfectos.
50 raimondo, día 4 de Mayo de 2006 a las 10:58
(#42) Pascual, lo de estalinista en el foro viene atribuido a todo aquél que piensa de forma contraria a Moa y camaradas, lo que podríamos llamar en lo sucesivo "moaismo".

Verás cómo si sigues participando en el foro con tus opiniones acabarás siendo masón, nazi, comunista, liberticida y toda la colección de adjetivos que forman parte del limitado vocabulario de muchos de los que aquí escriben.

Cuidado: ¡no confundir moaísmo con maoísmo! ¡El maoísmo es malo, casi casi tan malo como la masonería! (aunque no comen niños, como los masones)

Salud :)

« 1 2 3 4 5 6 7 »

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899