Pío Moa

« Industria e ideologías | Principal | Un artículo de Ignacio Gracia Noriega, en "La nueva España" »

El siglo de las ideologías

18 de Octubre de 2009 - 09:45:53 - Pío Moa

Compartir:
Menéame Tuenti

Lo someto a su implacable crítica:

Una potente ideología de la época fue el nacionalismo, que, combinada con otras, movería a grandes masas y transformaría el mapa político del mundo en los siglos XIX y XX. El nacionalismo, ya quedó dicho, no inventa la nación sino que transfiere a ella la soberanía antes atribuida al monarca, por lo que su contenido es en principio democrático. Creció ligado al liberalismo y al romanticismo, sin identificarse del todo con ellos. Solía hipertrofiar el sentimiento patriótico, a veces hasta extremos delirantes, o los creaba de la nada, y a menudo trataba de expandirse a costa de los vecinos.

Esta ideología encaraba dos problemas: cómo definir una nación y cómo aplicar la soberanía. Nación, de entrada, es un amplio grupo social que comparte una cultura distinta de las de sus vecinos; pero como la cultura incluye diversos elementos, y siempre se comparten bastantes con otros pueblos, delimitar la nación es a veces difícil (ocurre con otros conceptos sociales). Aun así, su evidencia es indudable en muchos casos: existen numerosas naciones culturales, y el nacionalismo les supone el derecho a convertirse en naciones políticas, es decir, a dotarse de su propio gobierno.

Las naciones políticas aparecieron en Europa en las edades de Supervivencia y de Asentamiento, cuando tres de ellas, España, Francia e Inglaterra, se apartaron del Sacro Imperio Romano-Germánico, que pretendía abarcar a la cristiandad; a estas pueden añadirse las escandinavas, no tan definidas, posteriormente Portugal, Polonia, Moscovia, más tarde Holanda y otras menores o más efímeras. Las demás naciones culturales de Europa estaban políticamente absorbidas en imperios, donde una nación predominaba. A comienzos del siglo XIX, el centro-este de Europa estaba repartido entre los imperios austríaco, ruso y turco, más Prusia. Por los años 20, Grecia se sacudió la dependencia turca, pero los hechos más relevantes fueron sin duda la constitución de Alemania e Italia, por primera vez, en naciones políticas unificadas (excepto Austria, en el primer caso), hacia 1870-71. Alemania adoptó significativamente el título de II Reich o Imperio, considerando el primero el Sacro Imperio, y fue capaz de derrotar a Francia y de rivalizar con Inglaterra en poderío económico, científico y técnico. Las demás naciones integradas en los imperios austrohúngaro, otomano y ruso no lograrían independizarse en el siglo XX, pero su agitación independentista no cesaría de crecer.

Fuera de Europa, las naciones culturales eran menos discernibles, y a menudo serían creadas a partir de la política, en una inversión del proceso. Así, en América apenas había diferencias culturales entre Argentina y Chile, o entre Bolivia, Perú y Ecuador, o entre Colombia y Venezuela, ni en Centroamérica. Y el diseño de la Gran Colombia tenía cierta base sobre la común cultura española. No obstante, las oligarquías regionales lograron crear nuevas naciones políticas siguiendo límites administrativos españoles. Aun más enrevesada sería la cuestión en África y Asia.

En cuanto a la soberanía, facultad de dictar leyes sin recibirlas de otro poder, la revolución la había atribuido a la nación, al pueblo (la diferencia entre soberanía nacional y soberanía popular es irrelevante), propuesta más simple en su enunciado que en su práctica. La nación, el pueblo, nunca dicta las leyes: lo hacen, en su nombre, unas oligarquías parlamentarias más o menos representativas. Para evitar la acreditada tendencia de las oligarquías a crear conflictos, se había tendido a depositar la soberanía en el monarca y hacerla hereditaria, un principio sencillo y (relativamente) operativo: el rey concentraba la voluntad de la nación. Durante la Edad de Asentamiento, la soberanía regia fue haciéndose más o menos compartida con las Cortes y Parlamentos, que debían refrendar las grandes decisiones; parlamentos no democráticos, pues la inmensa mayoría campesina no estaba representada, pero que moderaban el poder del rey. Esta especie de soberanía compartida o limitada resultaba compleja y conflictiva por lo que el siglo de la Ilustración simplificó aún más el principio, anulando de hecho las Cortes y Estados Generales en pro del absolutismo, salvo en Inglaterra.

Inglaterra fue el primer país en establecer normas capaces de equilibrar el poder monárquico y el de la oligarquía, así como de dirimir los contenciosos interoligárquicos mediante elecciones y turno de partidos. No era democracia, pero permitió una estabilidad social muy superior a la del continente. El sistema inglés, producto de una larga evolución, no sería fácil de imitar, como probaría la experiencia de la mayoría de las naciones, en las que ha ocasionado bandazos de semianarquía demagógica y tiranía.

La democracia no es el poder, sino cierto control del poder por el pueblo, e implica el sufragio universal. Este solo se implantó en Francia desde la revolución de 1848, y en casi todos los demás países europeos a finales del siglo o entrado el siguiente.

Por lo demás, aun en las democracias asentadas, las oligarquías o partidos que se disputan la opinión pública para ganar el poder, mostraron gran capacidad para manipular y embaucar a dicha opinión. Con todo, han probado ser formas de gobierno más capaces de conciliar las libertades con la estabilidad social. El nacionalismo, aunque se desarrolló de la mano de los ideales democráticos, no equivalía a estos, y a menudo se manifestaría como lo contrario.

***

Del liberalismo se ha dicho que representa los intereses y concepciones de una "clase" burguesa comerciante, pero eso sería limitarlo absurdamente. La base de la doctrina liberal es la limitación del poder y la defensa de la libertad del individuo, ideas que arraigan en una corriente tan antigua como la civilización cristiana, en la que desde el principio dos poderes se limitaban mutuamente: el espiritual –pero también político– de Roma, y el político –pero también espiritual– de los gobiernos. Entre ambos hubo conflicto y complementariedad, que afirmó una noción de la libertad personal y abrió un espacio bastante libre a la especulación y controversia filosófica y política. Por lo que hace a España, la idea de esa libertad aparece muy pronto, entre otras cosas en la temprana formación de unas Cortes que templaban el poder monárquico, o en la concepción de la Monarquía hispánica, distinta de los demás imperios europeos y con contrapesos que obstaculizaban el despotismo, o en la Escolástica tardía de los siglos XVI y XVII, próxima en varios puntos al liberalismo posteriormente formulado por Locke, Montesquieu o Adam Smith. Quizá no fue un mero azar que el término "liberal" (como "guerrilla") se difundiera a otros idiomas, pese a que las contribuciones doctrinarias españolas al liberalismo durante el siglo XIX fueran insignificantes.

Las concepciones liberales se reflejan en las declaraciones oficiales de derechos. Estas no significan que antes las personas carecieran de derechos, desde luego, pero sistematizarlos y hacerlos explícitos les dio un impulso más universal, aplicó la igualdad ante la ley, eliminó las leyes privadas o privilegios y mermó la arbitrariedad del poder.

El principio liberal puede entenderse, al estilo de Rousseau, como la bondad del individuo frente a la maldad del poder, y así vienen a entenderlo algunas versiones liberales, próximas al anarquismo. Pero la tendencia mayor estima que el individuo no es tan bueno que su libertad sin trabas no aboque a la disolución social, por lo que debe haber límites a esa libertad; ni el poder tan malo que no pueda ejercer de garante de esos límites. Un problema era la disyuntiva entre libertad e igualdad, o la actitud ante el voto universal democrático, que provocaba recelo, también en Usa, por temor a que abonase una demagogia desenfrenada. Así, la tendencia dominante en el liberalismo del siglo XIX no fue democrática, sino aristocrática: en España, Inglaterra y la mayoría de los países solo votaba una capa social, cuya superioridad partía de sus mayores ingresos. Había inclinación a buscar en la economía la clave explicativa de la sociedad, con el comercio como instrumento esencial de la libertad y felicidad del individuo.

Ante las condiciones sociales creadas por la industrialización, una interpretación del liberalismo –no la única– confinaría al estado a la defensa del país y el mantenimiento de la ley, dejando la sanidad, la enseñanza pública y otras labores a la iniciativa privada que, en teoría, debía cubrir toda la demanda posible; y no debía intervenir en los tratos entre patronos y asalariados, excepto para asegurar que estos últimos no actuaran de forma colectiva, sino individual –lo que los colocaba en indefensión y llevaba a la contratación masiva de niños y mujeres, y a jornadas abrumadoras– ni con huelgas. Esa versión liberal persistiría un tiempo, hasta ser progresivamente abandonada. 

Diversas corrientes liberales pueden considerarse ideológicas en cuanto tratan de fundarse exclusivamente en la razón, suponen una bondad humana esencial, esperan del comercio u otro medio económico la panacea para la felicidad social y excluyen la religión. Otras corrientes admiten límites a la razón, no suponen al hombre una bondad intrínseca ni carácter meramente racional, y admiten la religión sin pronunciarse sobre su validez. Así, sería algo distinto de una ideología como aquí se la ha definido.

***

El liberalismo sufrió enseguida los embates del socialismo, basado en la concepción de la igualdad: las libertades "formales" y la igualdad ante la ley no aseguraban el bien del individuo, sino solo de algunos individuos, los de la clase burguesa o capitalista, mientras que a las masas proletarias generadas por el capitalismo les eran indiferentes o perjudiciales. La libertad política nada valdría sin la igualdad económica, y los teóricos propusieron liquidar el régimen burgués y sustituirlo por otros donde el interés privado –base del liberalismo– desapareciera, y la producción y distribución se hicieran sobre bases igualitarias. Ideas más o menos utópicas abogaban por la supresión completa de la propiedad privada, de la familia y del estado, por la comunidad de mujeres, etc. Era difícil pensar en alcanzar tal sociedad sin un poder mucho más fuerte que el de los estados conocidos, pues intervendría hasta en las inclinaciones íntimas de las personas y anularía los efectos de milenios de civilización, como había deseado Rousseau.

La arbitrariedad utopista irritaba a quien sería el máximo intelectual del socialismo, Carlos Marx, cuyo pensamiento, de incalculable repercusión en el siglo XX, también en España, requiere alguna atención. Según él, la historia debía entenderse a partir de la economía, plasmada en lucha de clases. La insuficiente producción de riqueza había causado la división de la sociedad en clases, de las cuales una se quedaba con la parte del león y explotaba a las demás. La economía clasista se había basado sucesivamente en la esclavitud, en el vasallaje feudal y finalmente en el capitalismo, aunque distinguió también un "despotismo asiático" menos definido. La lucha entre clases explotadoras y explotadas determinaba la historia, pero esa lucha, antes del capitalismo, no alteraría la situación, pues los oprimidos, aun si triunfaran, solo podrían reproducir la opresión anterior. En cambio el capitalismo desarrollaba a tal grado la producción, que haría posible la abundancia general y la desaparición de las clases, hasta llegar al comunismo bajo el lema "A cada uno según sus necesidades, de cada uno según sus capacidades".

Conseguir el comunismo exigía derrocar al capitalismo que, de motor de la expansión productiva se había convertido en rémora, al mantener la explotación y la separación de clases basada en la propiedad privada de los medios productivos, lo cual causaba crecientes crisis económicas, proletarización de las clases medias, acumulación de riqueza para unos pocos y de miseria para la mayoría. Los explotados debían rebelarse e instaurar su propio poder, la "dictadura proletaria", a fin de transformar el sistema económico y las formas e ideas de la vida burguesa. Pues Marx afirmaba que las clases sociales segregaban espontáneamente modos de pensar, ideologías, de las cuales la dominante era la de la clase dominante y explotadora; y esas ideologías persistirían durante un tiempo después de aniquilado el poder político y económico burgués.

El marxismo, al revés que los utopismos, parecía explicar coherentemente el pasado y dar sentido al presente, lo que le otorgaba rasgos de ciencia y fuerza convincente. Como ha pasado con muchas otras teorías, sus contradicciones tardarían en verse: las condiciones obreras no empeoraron, mejoraron progresivamente; la burguesía, con o sin presión sindical, fue reduciendo las jornadas y el trabajo de niños y mujeres; los obreros preferían las reformas, sin pretender derrocar a la burguesía, e imitaban en lo posible sus modos de vida, en lugar de soñar con un sistema colectivista o una dictadura propia (que ejercerían los líderes u oligarcas comunistas, no proletarios por lo común).

Marx apoyaba su análisis en la teoría del valor-trabajo, esbozada pero no seguida por Adam Smith, a la que añadía la noción de la plusvalía: supuesto que el valor de las mercancías residía en el trabajo humano que contenían, Marx creyó demostrar que la ganancia capitalista solo podía salir de una parte no pagada del trabajo obrero (la plusvalía), que el empresario se apropiaba. La explotación, así, dejaba de ser una impresión subjetiva o una situación alterable, para convertirse en el dato objetivo que fundamentaba el sistema. El ansia de ganancia llevaba al capitalista a aumentarla sin cesar, aumentando de paso la miseria del proletariado. Claro que el capitalista también ansiaba ampliar el mercado, por lo que al empobrecer a la mayoría se privaba de clientela. Marx suponía que la ciega avidez de lucro conduciría así a la ruina al capitalismo, pero la experiencia indica que este no resultó tan ciego.

Otros economistas sostenían que el valor de una mercancía no reside en el trabajo que ha costado, sino en el aprecio subjetivo del consumidor, de lo cual surgía una teoría muy distinta. Marx acusaba a esos economistas de no hacer ciencia, sino ideología al servicio del capital, pues eran a su vez burgueses y su modo de pensar derivaba de su situación social. Pero el propio Marx pertenecía a la pequeña burguesía, que él miraba con especial desprecio, y su amigo y co-teórico Engels al capitalismo industrial, sin que se explicara bien cómo habían podido elaborar un pensamiento "proletario".

El ser humano en la historia concebida por Marx venía a ser un lúgubre animal gobernado por el vientre, desdichado por no poder saciarlo en la mayoría de los casos, impotente al no existir, hasta la era industrial, condiciones materiales para salir de tal situación, revolcado abyectamente en un lodazal de vanas ilusiones ideológicas, ante todo la religión. No es que Marx desdeñase el espíritu, pues estaba impregnado de la cultura –la "ideología," en su lenguaje– occidental, y muy orgulloso de la alemana, que floreció en ese siglo con vigor excepcional en música, pensamiento, poesía y ciencia. En nueva contradicción, despreciaba a los judíos, siéndolo él, no menos que a los pequeños burgueses, entre los que también se contaba.

El éxito mayor del marxismo, durante el siglo XIX, sería la formación del masivo Partido Socialdemócrata alemán, pero este iba a evolucionar en sentido distinto del revolucionario preconizado por Marx y Engels hasta caer en un reformismo calificado de burgués, de modo que a finales del siglo el marxismo empezaba a diluirse y su destino parecía el olvido, como tantas utopías de la época. Nada permitía augurar la fuerza con que reverdecería en pleno siglo XX.

No obstante, la socialdemocracia no abdicaba del todo de la revolución, sino que pensaba en una evolución hacia lo que Tocqueville llamó "despotismo democrático": un poder "inmenso" pero votado, servido por una propaganda absorbente, que busca la felicidad de los ciudadanos, que pone a su alcance los placeres, atiende a su seguridad, conduce sus asuntos, procurando que gocen con tal de que no piensen sino en gozar; en suma, "un poder tutelar que se asemejaría a la autoridad paterna si, como ella, tuviera por objeto preparar a los hombres para la edad viril; pero que, por el contrario, solo persigue fijarlos irrevocablemente en la infancia", por medio de una servidumbre "reglamentada, benigna y apacible", que a la larga privaría al hombre de uno de los principales atributos de la humanidad.

El anarquismo, similar en su proyecto comunista, rechazaba la idea de un estado proletario de transición, pues, a juicio de teóricos como Bakunin, solo podría perpetuar y aun profundizar el poder, que, junto con la religión, constituía el supremo mal, la causa de toda opresión humana. Los pueblos debían liberarse revolucionariamente de una vez por todas, eliminando cualquier forma de estado, para vivir en plena libertad y autorrealización. Ello implicaba, sin reconocerse, un poder máximo para asegurar que la gente se portara como era debido, y las propias organización ácratas, con sus divisiones, encontronazos y liderazgos, lo probaban. Bakunin ante la renuencia popular a sus ideas, creyó que el pueblo debía ser manipulado por su propio bien, y a tal efecto diseñó una sociedad secreta totalitaria; y como no bastaba, otra más secreta para dirigir a la primera... El anarquismo extendería los atentados por Europa a finales del siglo XIX y principios del XX, de modo especial en Rusia y España.

El racismo ganó muy amplio crédito. Cierto racismo espontáneo existe en todas las sociedades y por lo común no reviste mayor importancia. El Antiguo Testamento lo contiene, la expresión "bárbaros" aplicada por los griegos a los demás pueblos puede entenderse en el mismo sentido, en el siglo XVIII Hume, Kant, Buffon, Raynal y otros, declararon a veces inferiores a los negros, a los amerindios o a los hispanoamericanos. Pero estas expresiones cambian cuando se convierten en doctrina. En el siglo XIX, los fantásticos logros culturales europeos abonaron la noción de que demostraban una natural superioridad, pese a ser históricamente recientes. La idea tomó un tinte presuntamente científico al relacionarse con el darvinismo: la raza blanca sería la más apta evolutivamente. Uno de los primeros teorizadores del racismo, el francés Joseph de Gobineau, afirmó a mediados del siglo XIX, en su Ensayo sobre la desigualdad de las razas humanas, que estas, la blanca, la negra y la amarilla, creaban culturas particulares de distinto nivel, y que las mezclas entre ellas producían una degeneración cultural. El nivel más alto correspondería a la raza blanca, y dentro de ella al elemento germánico, descendiente puro de la primitiva raza aria, mientras que los latinos y eslavos serían inferiores, al estar mezclados. Estas ideas tomarían mucho vuelo en Alemania, Inglaterra y Usa. En España condicionarían a los nacionalismos vasco y catalán.

Otra ideología que despegó entonces, aunque solo cobraría fuerza en el siglo XX, fue el feminismo. De la idea de los derechos humanos se desprendía la concesión del voto e intervención en la vida pública a las mujeres. Ello encontraba el doble obstáculo de la mayoritaria indiferencia femenina y de cierta resistencia del varón a la entrada de la mujer en un terreno que había sido una creación y evolución masculina, por lo que se la veía como una intrusión, que dañaba la vida familiar al introducir en ella las tensiones políticas y aparatar a las mujeres de sus ocupaciones tradicionales. Además, la emotividad femenina se había mirado casi siempre como una traba a la fría razón, que favorecería la demagogia. No se trataba tanto del trabajo fuera del hogar, pues en las sociedades agrarias las mujeres casi siempre participaban en las faenas del campo, y la industria había empujado a masas ingentes de ellas a las fábricas y las minas. Las demandas de igualdad política evolucionarían a la ideología feminista, según la cual las diferencias sexuales carecían de cualquier otra proyección. 

Comentarios (165)

« 1 2 3 4 »

51 bacon, día 18 de Octubre de 2009 a las 18:15
Aritmética zerola

"Para Pedro Zerolo, la marcha respondía a una España 'que nos entiende. El PP es el que menos se parece a España y nos deja solos en todos los temas, también en cuestiones de libertad, igualdad y diversidad. Hoy salimos a la calle UN MILLÓN de hombres y mujeres que representamos a mucha gente que en otros países está luchando para que allí pase lo que ha pasado aquí', recalcó."

http://www.psoe.es/ambito/lgtb/news/index.do?actio...
52 Sorel, día 18 de Octubre de 2009 a las 18:23
Pío Moa, sin pelos en la lengua. Lástima de sus veleidades liberaloides.

http://fonoteca.esradio.fm/c.php?op=player&id=...
53 bacon, día 18 de Octubre de 2009 a las 18:25
"En primer lugar, si te informas bien por los medios de comunicación heterosexuales, deberías saber que se ha contabilizado casi 2 MILLONES de personas asistentes a dicha marcha. 45 carrozas, a 60/70 personas en cada una de ellas (pongámonos generosos), hacen un total de 3.150 personas. Esas 3.150 personas son las que hacen toda esa clase de cosas que tanto os escandalizan y os dañan la moral. Deberías saber que las otras 1.996.850, iban con pancartas, banderas, manifiestos, etc. como en una manifestación "normal" contra la guerra o a favor de las familias tradicionales. Deberías saber que todas esas personas (las 1.996.850) pertenecen a numerosas asociaciones de gays, lesbianas, transexuales y bisexuales que luchan por la normalidad, la igualdad de derechos y obligaciones, el respeto del mundo heterosexual y del mismo mundo homosexual que en ocasiones puede ser (y de hecho lo es) mucho más cruel y dañino que el resto. También hablan los medios de comunicación de una avalancha de personas llegadas de toda Europa, creo que se estiman unas 300.000... "

http://elpoderdelaburbuja.obolog.com/human-pride-1...
----------------------
"En Madrid nunca se han celebrado manifestaciones de un millón de personas, y dudo que las haya habido de medio millón."

Mescalero (40)
54 lead, día 18 de Octubre de 2009 a las 18:29
[Rousseau, individuo y sociedad]

Dice Moa:

El principio liberal puede entenderse, al estilo de Rousseau, como la bondad del individuo frente a la maldad del poder, y así vienen a entenderlo algunas versiones liberales,

Creo que sería más correcto decir, según lo manifestó Rousseau:

El principio liberal puede entenderse, al estilo de Rousseau, como la bondad del individuo frente a la maldad de la sociedad, y así vienen a entenderlo algunas versiones liberales,

Sobre este asunto puse un post hace unos meses:

313
lead dijo el día 21 de Abril de 2009 a las 01:21:

[Liberalismo anglosajón vs. racionalismo francés]

DeElea #304

Entiendo que saca Vd. la conclusión correcta, desde mi punto de vista. He tratado este asunto en numerosos posts, algunos con el título de "Acción frente a Intención".

La diferencia entre las posiciones del liberalismo británico y el jacobinismo francés: el primero postula que el orden social debe favorecer que el individuo pueda actuar (pensar, crear, producir, comerciar, etc.) de forma libre, es decir, sin coacciones del Estado, en una Sociedad Civil libre, sólo limitado por su propia responsabilidad y por la Ley, entendida ésta como emanación histórica de la Sociedad (Ley Natural o "Common Law", en el Derecho inglés, es decir, usos y costumbres), aunque reconociendo al Parlamento del Estado la potestad de producir leyes positivas; la Sociedad Civil (el conjunto de los individuos actuando en un orden espontáneo) tiene preeminencia sobre el Estado, cuya función es proteger el desenvolvimiento de la Sociedad, vigilando el cumplimiento de las Leyes.

En cuanto al segundo, el jacobinismo, hijo del racionalismo y de la Ilustración francesa, postula que la Sociedad es imperfecta y malea al individuo (Rousseau) por lo que una élite ilustrada, que conoce el fin que debe cumplir la Sociedad, debe, desde el poder coactivo del Estado, aplicar los medios correctivos a la Sociedad, es decir, transformar la Sociedad eliminando sus individuos malos, aristócratas para los jacobinos, burgueses para los marxistas: se trata de realizar la intención de transformación social por parte de una minoría ilustrada. La transformación se hará mediante leyes positivas (Derecho positivo) producidas por el Parlamento, leyes cuya legitimidad procede de la legitimidad democrática (numérica) del Parlamento.

Esta concepción positivista conduce al totalitarismo y despotismo, aunque parta de una legitimidad democrática basada en la pura aritmética electoral, sin referencia a la Ley Natural y a la tradición histórica (un ejemplo sería el Estado nazi, que parte de la elección democrática del partido nazi de Hitler quien, desde el poder del Estado, intenta transformar la sociedad alemana según los principios de la élite nazi). El Socialismo, en general, y el español, en particular, se ajusta a estos patrones despóticos; sólo la socialdemocracia británica y la escandinava se mueven, con matizaciones, hacia patrones realmente democráticos de respeto a la Sociedad Civil y al individuo.

55 mescaler, día 18 de Octubre de 2009 a las 18:33
#49 Yo no he dicho que la agencia Efe sea independiente. He dicho que no es gubernamental, porque no es un organismo dependiente del Gobierno.
56 mescaler, día 18 de Octubre de 2009 a las 18:35
#50 ¿Podría explicarme cómo podemos colocar a 1.200.000 personas en 50.000 metros cuadrados, sin apilar a unas sobre otras?
57 bacon, día 18 de Octubre de 2009 a las 18:36
Mescalero 55
Tiene Vd. toda la razón
58 bacon, día 18 de Octubre de 2009 a las 18:40
mescalero 56
claro, los del día del orgullo gay sí que podían ser dos millones, porque esos sí que se "apilan unos sobre otros"
59 bacon, día 18 de Octubre de 2009 a las 18:51
lead,
un tema del que hemos debatido a veces:
"En 2006, antes de que Gordon Brown la aupara a su actual cargo, escribió un alegato contra las centrales nucleares en el diario The Times. Dos años después, ya como responsable de Energía, celebró el plan para construir nuevas plantas atómicas "para luchar contra el cambio climático"."

http://www.publico.es/ciencias/261336/ecologistas/...
-----------
the times they're a changin', que decía Dylan
60 berdonio, día 18 de Octubre de 2009 a las 18:53
Analíticamente, no estoy muy de acuerdo con ciertas interpretaciones de algunos conceptos que realiza Moa. El “pueblo” es una abstracción útil a efectos dialécticos, pero carente de entidad real, cuya hipóstasis es una pamema base y justificación de gravísimos errores. El Pueblo no “controla” nada, como la Pachamama no “quiere” nada o la Juventud no “es” borracha. Decir que el pueblo controla el poder a través del sufragio universal es como asegurar que controla la tiranía mediante la rebelión; según eso, lo característico de una democracia no sería un hipotético control, sino el procedimiento incruento. No poco, dirán algunos, pero para ese viaje no necesitamos alforjas: si lo único que hemos adelantado es que ahora sustituimos un tirano por otro pacíficamente, en esencia seguimos igual, la tiranía permanece incólume. No, una democracia bien entendida, la idea que subyace y nos evoca el concepto, ese conocimiento tácito que la mayor parte de las veces no atinamos a expresar, es algo más y distinto a meras elecciones cada cuatro años. Lo inherente a una democracia no es el sufragio universal, ni el “control” del poder, sino la LIMITACIÓN DEL PODER

Todos estaremos de acuerdo en que es preciso limitar el poder, ¿o es que alguien piensa que papá Stalin puede ordenarnos hasta cuándo mear según le pete a su divina omnisciencia? Bien, ya tenemos un punto de partida. La pregunta siguiente es hasta dónde, o sea, por qué no llevar la limitación hasta el extremo, hasta la abolición de la esclavitud (poder). Aquí es donde nos topamos con la paparrucha de la maldad humana: como somos tontos, malos y egoístas, debemos ser subyugados y coaccionados por otros no menos tontos, malos y egoístas, pero, no se sabe por obra de qué misterioso prodigio, ser dominados por una casta de campanudos sabihondos evita la disolución social y nos fuerza a cooperar entre nosotros, que por nuestra vil e idiota naturaleza sólo ansiamos perjudicarnos al máximo. El liberalismo no presupone, ni mucho menos, como sostiene Moa la bondad del individuo, sino que éste puede ser todo lo malo que quiera y pueda mientras respete la ley. El límite a la libertad y garante de la convivencia es el derecho y los contratos, no el poder. Es inexplicable que a estas alturas sigamos confundiendo conceptos tan básicos, en especial personas tan inteligentes como Moa.

Nunca ha existido un mercado (interacción humana mutuamente beneficiosa) libre y global, lo que ha causado todas las injusticias y explotaciones propiciadas por los sindicatos al impedir que los empresarios compitieran espontáneamente por los trabajadores: todos los avances y mejoras del mundo laboral provienen de esa competencia, a pesar de las trabas superestructurales mantenidas por la izquierda

El marxismo es una ideología tan pueril y simplista que se despacha en un párrafo. Marx se apropió de cuatro ideas de Hegel a las que dio la vuelta para insuflar una pátina de seriedad a sus memeces. Su teoría del valor-trabajo y la plusvalía es ridícula. ¿Cómo que una mercancía vale lo que haya costado producirla? Lo que no me es útil no vale nada. Las cosas no tienen un valor intrínseco y su valor objetivo es lo que los consumidores pujen por adquirirlas. En cuanto a la plusvalía, si yo, empresario, he creado una red fruto de mi trabajo y ahorro, lo que tú pesques con ella no te pertenece, sino sólo la parte correspondiente a tu trabajo; el resto, lo que Marx llamaba plusvalía, es la parte correspondiente a mi trabajo creando la red. La estupidez comunista queda patente en su lema inspirador “A cada uno según sus necesidades, de cada uno según sus capacidades”. Así, lo único que se consigue es fomentar la proclividad del personal a disimular su capacidad y exagerar su necesidad. Hasta un niño de tres años lo ve, un comunista no.

En fin, discúlpenme el rollo. Para terminar, señalar que el genuino liberalismo no es ninguna ideología (en todo caso sería una metaideología, que no es lo mismo, a la que todavía no ha surgido competidora), ninguna petulancia racionalista que pretenda redimir al hombre dictándole el camino, sino todo lo contrario. Es la antiideología, la tesis de que no existen soluciones colectivas ni fórmulas maravillosas. Vamos, lo que ya sabemos de sobra todos: cada cual ha de buscarse la vida si quiere mejorar; con que no nos pongan necios palos en la rueda ya tenemos de sobra.

61 lead, día 18 de Octubre de 2009 a las 18:56
[Acción de los individuos en Sociedad vs Intención de unos pocos desde el poder del Estado]

Mi post #54

Abundando en los términos de mi post #54, reproduzco un extracto de un post mío de hace año y medio:

lead dijo el día 12 de Abril de 2008 a las 14:56:

[Ilustrados y liberales españoles]

(...)

Hay que insistir (porque es importante a efectos de entender nuestro presente y nuestro desarrollo futuro) que la Revolución Americana adelantó a la Francesa en 13 años (1776 vs 1789), siendo ésta tributaria de la primera. Y, lo más importante, la Revolución Americana tiene raíces filosóficas propias, las del empirismo británico (John Locke , David Hume) y la Ilustración escocesa( Adam Ferguson, etc., posteriormente, Adam Smith, con alguna raíz en la Escuela de Salamanca a través de Hugo Grotio) frente al racionalismo francés (Descartes) y la Ilustración francesa.

Aparte las influencias mutuas, el empirismo y la Ilustración escocesa entienden el progreso como "fruto de la acción humana y no de la intención humana", frente a la visión opuesta del racionalismo y la Ilustración francesa. Así, en lo político los anglosajones desconfían del poder, al que quieren limitado, dividido y mutuamente controlado, tal como postuló Montesquieu en su Espíritu de la Leyes, escrita tras sus tres años en Inglaterra; por el contrario, los franceses ven en el poder, mejor cuanto más absoluto, (es decir, menos limitado y dividido), la vía para "transformar el mundo para su progreso", es decir, resultado de la intención.

La Ilustración anglosajona conduce a un liberalismo de "orden espontáneo", donde el campo de la acción humana (como la llama von Mises) está en la sociedad civil, en cuyo seno las ideas y la práctica de la religión son libres. El resultado histórico más claro son los Estados Unidos y su sociedad abierta (como la denomina Karl Popper).

La Ilustración francesa, con su radical anticlericalismo y deísmo (culto al Ser Supremo, similar a las concepciones de la francmasonería), postula que el progreso es producto de la realización, desde el Estado (y en nombre del "pueblo" y de la "voluntad general"), de un proyecto o construcción racional (intención frente a acción) o, más bien creo yo, de una racionalización hecha a la medida de élites iluminadas y despóticas. El resultado han sido todos los proyectos despóticos para conseguir el "hombre nuevo" (jacobinismo, el Terror, y los Estados marxistas). Todos los Socialismos, hasta los más moderados como los escandinavos o el británico, participan del mismo enfoque: transformación del hombre y la sociedad desde el poder del Estado.


62 Askari, día 18 de Octubre de 2009 a las 18:58
mescaler

Como puedes dudar que quepan 25 o 49 personas en un metro cuadrado , al final tendre que llamarte "revisionista" , leches !

Ironia off
63 bacon, día 18 de Octubre de 2009 a las 18:59
"Laporta, el Berlusconi catalán, presumiendo de hispanofobia

Akelarre neofeudalista

Jueves 15 de octubre de 2009, por ER. Barcelona
En una ceremonia de homenaje al racista hispanófobo Luis Companys, nacionalista catalán que intentó pactar con Mussolini y Hitler la secesión de Cataluña y España durante la Guerra Civil, el presidente del Futbol Club Barcelona Juan Lapuerta (Joan Laporta en provenzal-catalán) ha lanzado soflamas primordialistas hispanófobas, todo para convertirse en el caudillo del futuro Estado catalán. "

http://www.elrevolucionario.org/rev.php?articulo15...
64 lead, día 18 de Octubre de 2009 a las 19:04
mescaler #56 dice:

..50.000 metros cuadrados, sin apilar a unas sobre otras?

¿De dónde sale esa cifra? Lo que yo vi, pues allí estaba y estuve durante dos horas, es una impresionante multitud que llenaba (con dispersiones todo alrededor y mucha gente, con pegatinas y camisetas con motivos de la manifestación, que iba y venía) un espacio en forma de cruz formada por Colón a Neptuno y Puerta de Alcalá a Calle Sevilla. ¿Cuántos metros cuadradoos son ese espacio? Desde luego varias veces 50.000.
65 jjvr, día 18 de Octubre de 2009 a las 19:27
La forma de acabar con los bailes de cifras de asistentes a la manifestación sería convocar un referéndum. Pero el castrón de Zapatero no lo permitirá.
66 lead, día 18 de Octubre de 2009 a las 19:29
[Agencia EFE, órganismo oficial]

mescaler #55

Entiendo que la Agencia EFE, creada por el gobierno de Franco en 1939, es un organismo oficial:


TÍTULO I

Requisitos previos para el nombramiento de los titulares de determinados órganos

Artículo 2. Comparecencia ante el Congreso de los Diputados.

1. El Gobierno con carácter previo a su nombramiento pondrá en conocimiento del Congreso de los Diputados los nombres de las personas propuestas para los siguientes cargos:

A) Presidente del Consejo de Estado.
B) Presidente y Vocales de la Comisión Nacional del Mercado de Valores.
C) Presidente y Vocales de la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones.
D) Presidente y Vocales de la Comisión Nacional de Energía.
E) Presidente, Consejeros y Secretario General del Consejo de Energía Nuclear.
F) Presidente del Consejo Económico y Social.
G) Presidente del Tribunal de Defensa de la Competencia.
H) Presidente de la Agencia EFE.
I) Director de la Agencia de protección de datos.
J) Director general del Ente Público de radio televisión española.

http://www.senado.es/legis8/publicaciones/html/tex...

Luego si la Agencia EFE dice que han asistido 55.316 personas a la manifestación, es un organismo oficial, controlado por el Gobierno, quien lo dice.
67 lead, día 18 de Octubre de 2009 a las 19:36
bacon #63

Laporta se ha separado de su mujer, una Echevarría, hija de empresario de la época de Franco y hermana de un miembro de la Fundación "Francisco Franco".

Al separarse del tronco franquista, al que Laporta pertenecía familiarmente, ahora tiene que buscarse un modus vivendi: la política catalanista, desde la plataforma del Barça (un club fundado por un extranjero, el suizo Hans Gamper, no lo olvidemos, y con jugadores dominantemente no catalanes, tampoco lo olvidemos), parece ser su objetivo.
68 Momia, día 18 de Octubre de 2009 a las 19:38
La debilitación de los supuestos básicos de la nación es uno de los objetivos de quienes aspiran a terminar con élla -terroristas, masones, sociatas y nacionalistas-. La ruina económica es un objetivo que comprende, desde la eliminación sistemática de las cosechas tradicionales y de los bosques que pueden producir cambios substanciales en el clima -e incluso la paralización de grandes comarcas- hasta la paralización de las actividades productivas, que concluye en la miseria popular.

De otro lado la gente de la nación es blanco sobre el que se dispara a través de los condicionantes sociales negativos al crecimiento vegetativo de su población; del terrorismo, guerra sucia en la paz suicida de los regímenes en decadencia, y de los genocidios como el del aborto. Es decir, estamos en el camino de la destrcción de la Nación española.

69 Sorel, día 18 de Octubre de 2009 a las 19:39
Discusión bizantina la referente a los participantes en el evento.

¡Qué más da 100.000 ó 200.000 ó 1.000.0000! Para el caso que les van a hacer.

Pensamiento Zapotesco: si mi votan más de 10.000.000 de españoles (no sé la cifra exacta)... pues p'alante.

La dictadura de las mayorías y sus reglas del juego parlamentario.

¿La Ley del aborto o de la EpC han seguido los trámites parlamentarios recogidos en el ordenamiento jurídico español? En caso afirmativo... sólo nos queda "agachar" las orejitas.

Otra cosa sería si se rompieran de una maldita vez eso que llaman las reglas del juego (expresión detestable) y se mandase a toda la chusma política caminito de Jerez.
70 lead, día 18 de Octubre de 2009 a las 19:43
[Agencia EFE: organismo gubernamental](II)

Si EFE dice que han sido 55.316 es como si lo dijera Zapatero. La fiabilidad y precisión de una es lka del otro. Ni más ni menos.


2. LA TITULARIDAD DE EFE, MARCO LEGAL Y ESTATUTO PÚBLICO.

2.1. La dependencia gubernamental

Efe fue creada en 1939 en Burgos por el gobierno provisional presidido por el general Francisco Franco. Desde entonces –han pasado 65 años- se sigue rigiendo por los mismos principios fundacionales, sin un Estatuto de Empresa Pública propio, y continúa dependiendo directamente del Gobierno. El funcionamiento de Efe, su financiación y su dependencia orgánica no han pasado por el tamiz de la restauración democrática ni, fundamentalmente, de la Constitución de 1978 que, en su artículo 20, establece claramente que los medios de comunicación públicos deben estar regulados por ley, que garantizará el control parlamentario, la pluralidad y el respeto a las lenguas oficiales.

La Agencia es hoy en día una Sociedad Anónima participada en su totalidad por la SEPI. Anteriormente, hasta el 9 de marzo de 2001, estuvo en manos de la Dirección del Patrimonio del Estado. Desde entonces, la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) controla su gestión con los mismos criterios que lo hace con HUNOSA o Izar.

No obstante, el aterrizaje de la SEPI en Efe, al contrario de lo que se esperaba, no supuso ningún cambio en el equipo directivo que había sido nombrado por el Gobierno del Partido Popular en 1996. Es decir, la Agencia ha seguido dependiendo “políticamente” del Palacio de la Moncloa –Ministerio de la Presidencia y Secretaría de Estado de Comunicación- y “económicamente” de los Ministerios de Economía y Hacienda. Todo ello, por supuesto, sin ninguna norma que avale ese peculiar funcionamiento.


www.fe.ccoo.es/publicaciones/TE/264/264.pdf

71 jjvr, día 18 de Octubre de 2009 a las 19:51
Por cierto, los "datos" base del manifestómetro (blog de referencia Según Público) son de traca, 4 o 5 fotos sacadas con la clara intención de restarle importancia al evento, ni una sola fotografía aérea , ¿si el estudio estaba pagado?, por que no utilizar un helicóptero que hubiera sacado fotos simultaneas de las zonas afectadas. ¿Y la superficie de 50.000 m2?, ¿de donde sale?, ¿por que hay que darla por buena?. Cualquier ministro de Zapatero sabe que 50.000 x 4 = 200.000, ¿y que?.

Un saludo
72 lead, día 18 de Octubre de 2009 a las 19:56
[Las cifras importan]

Sorel #69

Las cifras importan. No es lo mismo ser un colectivo de 4, los primos y los cuñados, que parte de un colectivo de millones de ciudadanos, colectivo que ha sido capaz de movilizarse y estar en las calles de Madrid con una representación de cientos de miles de personas.

Es importante, determinante, sentirse parte de ese colectivo "que no se resigna" a estar gobernado indefinidamente por un idiota y sus mariachis de oportunistas, izquierdistas sectarios, franquistas reconvertidos, "visitadores de La Moncloa", lobbies varios (homosexuales, "artistas", clínicas abortistas, SGAE, etc.), jóvenes y jóvenas de "puño en alto y buen sueldo político en la faltriquera", sindicalistas de obediencia perruna (al amo sociata) a sueldo del Estado, miembros y miembras de colectivos beneficiarios del PER, etc. Es decir, un idiota que se apoya para des-gobernar en la mitad del Estado Español que quiere vivir a costa del trabajo de la mitad de España que trabaja.
73 Momia, día 18 de Octubre de 2009 a las 19:58
El problema actual de las "ideologías" nace con Descartes primero, y después con Kant. Así es, en efecto. El problema "ideológico" nace con la pérdida de objetividad moral que produjo en su día el Protestantismo, y en particular con el imperativo categórico kantiano. En efecto, es Kant el que consuma la construcción más clara del subjetivismo moral protestante, congruente, a su vez, con el subjetivismo metafísico de Descartes.

Para éste, la existencia depende del pensamiento individual, y por lo tanto, para el filósofo gabacho, la moralidad dependerá sólo de la conciencia personal subjetiva: ya tenemos el camino abierto al cocido de las ideologías variopintas y terribles de los siglos XIX y XX.

La "famosa" regla descartiana de "obra de modo que tu conducta sirva de regla general", no es más que una descarada y terrible entronización de la conciencia individual sin ley moral objetiva; es decir, se prescinde de la ley moral natural y de la ley de Dios; es decir, el orden moral pasa a ser una entelequia en manos del pensamiento de los hombres, de las "ideologías", de tal modo que después de tres siglos de historia podemos palpar las consecuencias de esta nauseabunda y arbitraria revolución filosófica racionalista y kantiana.
74 bacon, día 18 de Octubre de 2009 a las 20:02
jjvr 71
"¿Y la superficie de 50.000 m2?, ¿de donde sale?, ¿por que hay que darla por buena?"

Buena pregunta, no creo que ninguno de nuestros eximios periodistas se lo haya preguntado hasta ahora.
---
"Cualquier ministro de Zapatero sabe que 50.000 x 4 = 200.000"

Ahí puede que exagere, le recuerdo que un feto era un ser vivo pero no era un ser humano...
----------------
lead 72
vaya si importan, si no ¿por qué no han sacado el cuento este del lynce hasta ahora?.

Impresionante lo de juan lapuerta (67), y tienes razón con lo de efe (70), ya había vuelto a creer a mescalero, es que no aprendo.
75 Sorel, día 18 de Octubre de 2009 a las 20:05
No dudo de su buena voluntad y de su seria preocupación por el lamentable estado en el cual se encuentra España.

Describe usted perfectamente a ese nuevo Estado fundado por Zapo I de Ex-paña.

Pero tenga la certeza que la concentración del sábado quedará en el baul de los recuerdos solapada por una nueva noticia sobre la corrupción del PP o sobre la decisión del TC acerca del Estatuto de Cataluña o cualquier otra cosa.

Soy muy pesimista en lo que se refiere a las posibles consecuencias derivadas de tal evento. Mi escepticismo es devastador.
76 Sorel, día 18 de Octubre de 2009 a las 20:07
75# para el señor bacon.
77 mescaler, día 18 de Octubre de 2009 a las 20:11
#66 No es un organismo oficial, como usted mismo reconoce en #70.

78 jjvr, día 18 de Octubre de 2009 a las 20:11
Y créanme, en el tema del aborto, donde sus partidarios quedan en cueros vivos, es al dar sus razones. Cuantas más explicaciones veo de sus razones más me convenzo de que no se lo creen ni ellos.

Todos sus razonamientos apestan, y dan por supuesto que "no se va a escarbar mucho en el tema" por que, al fin y al cabo es lo que "todo progresista que se precie" sabe que está bien, y ¡¡Vale ya hombre!!.
79 Momia, día 18 de Octubre de 2009 a las 20:12
La adjudicación de la moral al criterio imperativo de la potestad política desvela un antiguo vestigio protestante: la ley escrita es la única fuente de moralidad, del mismo modo que para los protestantes -no así para los católicos- la Escritura es la única fuente de la Fe, a sola Escritura, sola Ley.

Por este proceso de secularización moral -el laicismo actual-, acabamos en la aberración de considerar delito la inobservancia del semáforo, el fumar cigarrillos, etc., y por otro lado se consideran "derechos" -o dejan de ser delitos- el aborto, la eutanasia, la blasfemia, el adulterio y hasta el terrorismo -incluido el terrorismo del Estado-.
80 jjvr, día 18 de Octubre de 2009 a las 20:14
Mescalero, más allá de cifras, ¿que te parece a ti la ley del aborto de Zapatero?. Por favor evita eufemismos, y contesta claramente.
81 bacon, día 18 de Octubre de 2009 a las 20:15
Sorel 75

"Este sábado, a las cinco de la tarde, habrá cientos de miles de personas decentes en las calles de Madrid manifestándose en contra de la ley de ampliación del aborto, redactada por Zapatero y su Gabinete, y a favor del derecho a la vida. Por supuesto que ni el presidente del Gobierno ni su ministra de Igualdad se darán por aludidos, pero eso no significa que la concentración ciudadana carezca de utilidad. Antes al contrario, desaparecido el partido de la oposición en los asuntos polémicos como éste, se hace más necesario que nunca un gesto de la sociedad civil para decirle a Zapatero que no aceptamos imposiciones de tal gravedad sin, al menos, manifestar nuestro firme rechazo en la calle.

La reforma de la ley del aborto, llamada eufemísticamente de "salud reproductiva", además de un atentado contra la vida humana constituye un ejemplo perfecto de la doble vara de medir del socialismo cuando se trata de "velar" por nuestro bienestar.

Una de las razones esgrimidas por la ministra para justificar la redacción de esta ley es el número creciente de abortos que se producen en España, situación que los socialistas consideran inaceptable y razón por la cual estiman conveniente facilitar más aún el acceso a este servicio mortuorio con cargo a la Seguridad Social. Sin embargo, cuando se trata de reducir el número de fumadores el Gobierno hace todo lo contrario, restringir al máximo el derecho de los ciudadanos a ejercer nuestro derecho a fumar. Por otro lado, si un político propusiera rebajar la edad para comprar tabaco hasta los dieciséis años la tormenta mediática lo fulminaría de inmediato, pero tratándose del aborto todos nos felicitamos de que también las niñas puedan ejercer ese "derecho" a cuidar su "salud reproductiva" sin consentimiento de sus padres, no sea que la hagan cambiar de opinión.

Esta reforma legal no va a reducir el número de abortos practicados en España sino que lo previsible es que se dispare de forma exponencial, que por otra parte es lo que corresponde a una sociedad tan exenta de resortes morales como la nuestra. Más de cien mil seres humanos son asesinados anualmente en el seno materno de la forma más cruel entre el aplauso de la izquierda, que considera esta salvajada un excelente vehículo para caminar por la senda del progreso iniciada tras la llegada de Zapatero al poder.
No sabemos si la manifestación de este sábado será o no un éxito, pero si al día siguiente los medios afectos al PSOE acusan a los curas y la derechona de haber organizado esta revuelta pacífica contra una decisión legal del Ejecutivo, podremos estar seguros de que el Gobierno, con ZP a la cabeza, ha acusado el rejonazo. Al menos esa satisfacción no nos la va a quitar nadie."

http://www.libertaddigital.com/opinion/pablo-molin...
82 mescaler, día 18 de Octubre de 2009 a las 20:16
#71 La superficie se puede calcular una vez que se conocen los "bordes" que alcanzó la manifestación, para lo que no se necesitan fotografías aéreas.

Supongamos que no fueron cincuenta mil metros cuadrados, sino el doble, cien mil (habría llegado a Atocha). En ese caso, tendríamos DOCE personas por cada metro cuadrado. Algo que sigue siendo absolutamente IMPOSIBLE.
83 bacon, día 18 de Octubre de 2009 a las 20:19
Sorel 75

al mismo tiempo, entiendo perfectamente su excepticismo, a ratos también tengo la sensación de que no hay remedio y de que las leyes y actuaciones del gobierno reflejan la sociedad que tenemos.
Pero es en tiempos difíciles como son estos y cuando sintamos cansancio, cuando debemos decir, ¡ni un paso atrás!. Hagamos como decía hace unos días el amigo DeElea e imitemos a aquellos españoles que hicieron a España la nación más grande del mundo.
¡Arriba España!
84 jjvr, día 18 de Octubre de 2009 a las 20:20
#82

Eso son conjeturas, no datos en los que se debería basar el supuesto y serio "blog de referencia". Los de efe, públicos o privados deberían pedir que le devuelvan el dinero. Hasta para inventar una trola hay que trabajar un poco más seriamente.
85 mescaler, día 18 de Octubre de 2009 a las 20:23
#80 Pondrá a España en la situación en la que se encuentran la mayor parte de los países europeos, además de Estados Unidos. No considero adecuada la disposición según la cual las menores podrán abortar sin consentimiento materno.

Personalmente, estoy en contra del aborto. Pero también estoy en contra de la prostitución, y no soy partidario de que se prohíba.
86 jjvr, día 18 de Octubre de 2009 a las 20:25
Como todos son martires......todos al cielo

Al menos 29 muertos en un ataque contra los Guardianes de la Revolución al sur de Irán

http://www.elmundo.es/elmundo/2009/10/18/internaci...

********
Al menos 29 personas han muerto y 28 han resultado heridas en el atentado perpetrado contra la Guardia Revolucionaria iraní en la frontera con Pakistán, según cifras oficiales. El grupo suní Jondallah (Soldados de Dios) ha reivindicado la autoría de este ataque llevado a cabo por un terrorista suicida contra una reunión de seguridad en el sur de Irán.

"Hasta el momento, se ha identificado a 29 mártires en la localidad de Pishin, vecina a la frontera con Pakistán", aseguró el asesor de Seguridad del Gobernador de la región fronteriza iraní de Sistán-Baluchistán, Yalal Sayah, a quien cita la agencia de noticias local Mehr.

El responsable gubernamental cifró en 28 los heridos pero advirtió de que debido a la extrema gravedad de algunos de ellos, no se descarta que el número de víctimas mortales pueda aumentar en las próximas horas.
...
********

Un saludo

P.S. A ver si los americanos están engendrando otro monstruo como el de Afganistán
87 ArrowEco, día 18 de Octubre de 2009 a las 20:25
VV

Lo que no se puede hacer es lo que hicieron los sectarios del manifestómetro, es decir, echarse a la calle a las 18:40 cuando la mitad de la gente se ha ido a su casa. ¡Tramposos!

De todas formas, la superficie es aproximadamente de 30 ha. Mis cálculos son de unas 700.000 personas.

88 Momia, día 18 de Octubre de 2009 a las 20:26
Ante el desmadre ideológico de los siglos XIX y XX hemos visto que la violencia -incluso a escala universal- se ha convertido en algo esencial para mantener el orden político y hasta la convivencia de las naciones.

Y hay que admitir que el hombre puede superar el desorden anterior mediante la violencia, en una espiral de destrucción inacabable. Y es que, al final, en el vértigo de las "ideologías" subjetivistas, a la sociedad, en su conjunto, no le queda más remedio que ejercer una cierta violencia para mantener un orden mínimamente justo: no hay orden justo posible sin violencia.
89 mescaler, día 18 de Octubre de 2009 a las 20:28
#87 Sorprendente. ArrowEco reconoce que los organizadores mintieron.

Si no es una broma, ¿quiere decirme de dónde saca esas treinta hectáreas, nada menos que 300.000 metros cuadrados?
90 ArrowEco, día 18 de Octubre de 2009 a las 20:30
VV

#89

¿De dónde sacas tú 5 ha?
91 jjvr, día 18 de Octubre de 2009 a las 20:32
# 85

¡Genial!, vaya forma de escabullirse. El aborto no es un tema como el fútbol o los toros, no es muy ético encender una vela a Dios y otra al diablo, pero allá cada cual con sus contradicciones.

92 mescaler, día 18 de Octubre de 2009 a las 20:34
#90 He puesto el enlace al plano. Puede usted comprobarlo:

http://www.flickr.com/photos/43690289@N02/40220681...
93 lead, día 18 de Octubre de 2009 a las 20:37
[Cómo someter al "ser humano,...un lúgubre animal gobernado por el vientre"]

Dice Moa:

El ser humano en la historia concebida por Marx venía a ser un lúgubre animal gobernado por el vientre,

Dice Isaiah Berlin del stalinismo como instrumento de dominación de las masas:

El arte de manipular la "línea general" [del Partido] consiste justamente (...) en no permitir que la miseria humana, extendida por la población en su conjunto, alcance un pico de desesperación tal que la muerte (sea por suicidio o asesinato) parezca preferible. Los ciudadanos de la Unión Soviética no gozan de un grado de libertad o felicidad que pueda volverlos demasiado rebeldes o insuficientemente productivos, pero tampoco se les permite caer en un estado de pánico, desesperación o indiferencia tal que pueda paralizar su actividad. Las oscilaciones de la "línea general" están diseñadas precisamente para evitar esos extremos.

http://libros.libertaddigital.com/ulises-en-la-urs...

Dice Karl Popper (pág.63, Capítulo 4 "Cambio y reposo" de "La sociedad abierta y sus enemigos") sobre cómo ve Platón la unión y defensa de sus intereses de la clase gobernante:

...es de suma importancia eliminar la prosperidad al mismo tiempo que la pobreza. Ambas representan una amenaza para la unión [de la clase gobernante]: la pobreza, porque impulsa a la gente a adoptar medios desesperados para satisfacer sus necesidades; la prosperidad, porque la mayor parte de los acmbios surgen de la abundancia, de la acumulación de la riqueza que hace posible la realización de peligrosos experimentos. Sólo un sistema comunista, que no deja lugar ni para grandes necesidades ni para excesivas riquezas, puede reducir los intereses económicos al mínimo y garantizar, así, la unión de la clase gobernante.

Está claro: al igual que Platón pretendía la supremacía incontestada de la clase gobernante frente al pueblo, los artesanos y trabajadores "que quieren llenarse el vientre como las bestias", así Stalin y el stalinismo pretendían que unos pocos, la nomenklatura gobernante, ejercieran el poder de forma omnímoda sobre una masas ni ricas, pero rebeldes, ni míseras pero desesperadas. La fórmula perfecta para conservar el poder indefinidamente.
94 jjvr, día 18 de Octubre de 2009 a las 20:37
#94

Pero, ¿en base a que usted dice que esa es el area afectada?, además ¿donde está el cálculo desglosado de la superficie?.

¡¡Un poco de seriedad Mescalero!!
95 mescaler, día 18 de Octubre de 2009 a las 20:38
#91 ¿He comparado yo el aborto con el fútbol o los toros? ¡Vaya forma de manipular!

Si usted encuentra contradictorio que haya gente que distinga entre sus propias convicciones morales (como diría Rajoy) y la legislación que ordena la vida de una comunidad, pues lo siento, pero somos unos cuantos.
96 jjvr, día 18 de Octubre de 2009 a las 20:39
#94 para #92
97 ArrowEco, día 18 de Octubre de 2009 a las 20:40
VV

#92 ¿Quién ha hecho eso?
99 mescaler, día 18 de Octubre de 2009 a las 20:41
#94 Lo dice manifestometro.blogspot.com en base a las fotografías de los "bordes" de la manifestación.

Efectivamente, esa superficie no está desglosada. Habría que descontar lo que ocupa la Cibeles y los elementos del mobiliario urbano, las zonas con poca o sin gente... Pero estamos hablando de un cálculo de máximos.
100 jjvr, día 18 de Octubre de 2009 a las 20:42
#95

Lo mismo que nos espera cuando nos vendan el tema de la eutanasia, disfrazarán el tema de cuestión moral y después los iluminados de turno se dedicarán a despenar desahuciados con pocos recursos en los hospitales públicos.

« 1 2 3 4 »

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899