Pío Moa

« Industria e ideologías | Principal | Un artículo de Ignacio Gracia Noriega, en "La nueva España" »

El siglo de las ideologías

18 de Octubre de 2009 - 09:45:53 - Pío Moa

Compartir:
Menéame Tuenti

Lo someto a su implacable crítica:

Una potente ideología de la época fue el nacionalismo, que, combinada con otras, movería a grandes masas y transformaría el mapa político del mundo en los siglos XIX y XX. El nacionalismo, ya quedó dicho, no inventa la nación sino que transfiere a ella la soberanía antes atribuida al monarca, por lo que su contenido es en principio democrático. Creció ligado al liberalismo y al romanticismo, sin identificarse del todo con ellos. Solía hipertrofiar el sentimiento patriótico, a veces hasta extremos delirantes, o los creaba de la nada, y a menudo trataba de expandirse a costa de los vecinos.

Esta ideología encaraba dos problemas: cómo definir una nación y cómo aplicar la soberanía. Nación, de entrada, es un amplio grupo social que comparte una cultura distinta de las de sus vecinos; pero como la cultura incluye diversos elementos, y siempre se comparten bastantes con otros pueblos, delimitar la nación es a veces difícil (ocurre con otros conceptos sociales). Aun así, su evidencia es indudable en muchos casos: existen numerosas naciones culturales, y el nacionalismo les supone el derecho a convertirse en naciones políticas, es decir, a dotarse de su propio gobierno.

Las naciones políticas aparecieron en Europa en las edades de Supervivencia y de Asentamiento, cuando tres de ellas, España, Francia e Inglaterra, se apartaron del Sacro Imperio Romano-Germánico, que pretendía abarcar a la cristiandad; a estas pueden añadirse las escandinavas, no tan definidas, posteriormente Portugal, Polonia, Moscovia, más tarde Holanda y otras menores o más efímeras. Las demás naciones culturales de Europa estaban políticamente absorbidas en imperios, donde una nación predominaba. A comienzos del siglo XIX, el centro-este de Europa estaba repartido entre los imperios austríaco, ruso y turco, más Prusia. Por los años 20, Grecia se sacudió la dependencia turca, pero los hechos más relevantes fueron sin duda la constitución de Alemania e Italia, por primera vez, en naciones políticas unificadas (excepto Austria, en el primer caso), hacia 1870-71. Alemania adoptó significativamente el título de II Reich o Imperio, considerando el primero el Sacro Imperio, y fue capaz de derrotar a Francia y de rivalizar con Inglaterra en poderío económico, científico y técnico. Las demás naciones integradas en los imperios austrohúngaro, otomano y ruso no lograrían independizarse en el siglo XX, pero su agitación independentista no cesaría de crecer.

Fuera de Europa, las naciones culturales eran menos discernibles, y a menudo serían creadas a partir de la política, en una inversión del proceso. Así, en América apenas había diferencias culturales entre Argentina y Chile, o entre Bolivia, Perú y Ecuador, o entre Colombia y Venezuela, ni en Centroamérica. Y el diseño de la Gran Colombia tenía cierta base sobre la común cultura española. No obstante, las oligarquías regionales lograron crear nuevas naciones políticas siguiendo límites administrativos españoles. Aun más enrevesada sería la cuestión en África y Asia.

En cuanto a la soberanía, facultad de dictar leyes sin recibirlas de otro poder, la revolución la había atribuido a la nación, al pueblo (la diferencia entre soberanía nacional y soberanía popular es irrelevante), propuesta más simple en su enunciado que en su práctica. La nación, el pueblo, nunca dicta las leyes: lo hacen, en su nombre, unas oligarquías parlamentarias más o menos representativas. Para evitar la acreditada tendencia de las oligarquías a crear conflictos, se había tendido a depositar la soberanía en el monarca y hacerla hereditaria, un principio sencillo y (relativamente) operativo: el rey concentraba la voluntad de la nación. Durante la Edad de Asentamiento, la soberanía regia fue haciéndose más o menos compartida con las Cortes y Parlamentos, que debían refrendar las grandes decisiones; parlamentos no democráticos, pues la inmensa mayoría campesina no estaba representada, pero que moderaban el poder del rey. Esta especie de soberanía compartida o limitada resultaba compleja y conflictiva por lo que el siglo de la Ilustración simplificó aún más el principio, anulando de hecho las Cortes y Estados Generales en pro del absolutismo, salvo en Inglaterra.

Inglaterra fue el primer país en establecer normas capaces de equilibrar el poder monárquico y el de la oligarquía, así como de dirimir los contenciosos interoligárquicos mediante elecciones y turno de partidos. No era democracia, pero permitió una estabilidad social muy superior a la del continente. El sistema inglés, producto de una larga evolución, no sería fácil de imitar, como probaría la experiencia de la mayoría de las naciones, en las que ha ocasionado bandazos de semianarquía demagógica y tiranía.

La democracia no es el poder, sino cierto control del poder por el pueblo, e implica el sufragio universal. Este solo se implantó en Francia desde la revolución de 1848, y en casi todos los demás países europeos a finales del siglo o entrado el siguiente.

Por lo demás, aun en las democracias asentadas, las oligarquías o partidos que se disputan la opinión pública para ganar el poder, mostraron gran capacidad para manipular y embaucar a dicha opinión. Con todo, han probado ser formas de gobierno más capaces de conciliar las libertades con la estabilidad social. El nacionalismo, aunque se desarrolló de la mano de los ideales democráticos, no equivalía a estos, y a menudo se manifestaría como lo contrario.

***

Del liberalismo se ha dicho que representa los intereses y concepciones de una "clase" burguesa comerciante, pero eso sería limitarlo absurdamente. La base de la doctrina liberal es la limitación del poder y la defensa de la libertad del individuo, ideas que arraigan en una corriente tan antigua como la civilización cristiana, en la que desde el principio dos poderes se limitaban mutuamente: el espiritual –pero también político– de Roma, y el político –pero también espiritual– de los gobiernos. Entre ambos hubo conflicto y complementariedad, que afirmó una noción de la libertad personal y abrió un espacio bastante libre a la especulación y controversia filosófica y política. Por lo que hace a España, la idea de esa libertad aparece muy pronto, entre otras cosas en la temprana formación de unas Cortes que templaban el poder monárquico, o en la concepción de la Monarquía hispánica, distinta de los demás imperios europeos y con contrapesos que obstaculizaban el despotismo, o en la Escolástica tardía de los siglos XVI y XVII, próxima en varios puntos al liberalismo posteriormente formulado por Locke, Montesquieu o Adam Smith. Quizá no fue un mero azar que el término "liberal" (como "guerrilla") se difundiera a otros idiomas, pese a que las contribuciones doctrinarias españolas al liberalismo durante el siglo XIX fueran insignificantes.

Las concepciones liberales se reflejan en las declaraciones oficiales de derechos. Estas no significan que antes las personas carecieran de derechos, desde luego, pero sistematizarlos y hacerlos explícitos les dio un impulso más universal, aplicó la igualdad ante la ley, eliminó las leyes privadas o privilegios y mermó la arbitrariedad del poder.

El principio liberal puede entenderse, al estilo de Rousseau, como la bondad del individuo frente a la maldad del poder, y así vienen a entenderlo algunas versiones liberales, próximas al anarquismo. Pero la tendencia mayor estima que el individuo no es tan bueno que su libertad sin trabas no aboque a la disolución social, por lo que debe haber límites a esa libertad; ni el poder tan malo que no pueda ejercer de garante de esos límites. Un problema era la disyuntiva entre libertad e igualdad, o la actitud ante el voto universal democrático, que provocaba recelo, también en Usa, por temor a que abonase una demagogia desenfrenada. Así, la tendencia dominante en el liberalismo del siglo XIX no fue democrática, sino aristocrática: en España, Inglaterra y la mayoría de los países solo votaba una capa social, cuya superioridad partía de sus mayores ingresos. Había inclinación a buscar en la economía la clave explicativa de la sociedad, con el comercio como instrumento esencial de la libertad y felicidad del individuo.

Ante las condiciones sociales creadas por la industrialización, una interpretación del liberalismo –no la única– confinaría al estado a la defensa del país y el mantenimiento de la ley, dejando la sanidad, la enseñanza pública y otras labores a la iniciativa privada que, en teoría, debía cubrir toda la demanda posible; y no debía intervenir en los tratos entre patronos y asalariados, excepto para asegurar que estos últimos no actuaran de forma colectiva, sino individual –lo que los colocaba en indefensión y llevaba a la contratación masiva de niños y mujeres, y a jornadas abrumadoras– ni con huelgas. Esa versión liberal persistiría un tiempo, hasta ser progresivamente abandonada. 

Diversas corrientes liberales pueden considerarse ideológicas en cuanto tratan de fundarse exclusivamente en la razón, suponen una bondad humana esencial, esperan del comercio u otro medio económico la panacea para la felicidad social y excluyen la religión. Otras corrientes admiten límites a la razón, no suponen al hombre una bondad intrínseca ni carácter meramente racional, y admiten la religión sin pronunciarse sobre su validez. Así, sería algo distinto de una ideología como aquí se la ha definido.

***

El liberalismo sufrió enseguida los embates del socialismo, basado en la concepción de la igualdad: las libertades "formales" y la igualdad ante la ley no aseguraban el bien del individuo, sino solo de algunos individuos, los de la clase burguesa o capitalista, mientras que a las masas proletarias generadas por el capitalismo les eran indiferentes o perjudiciales. La libertad política nada valdría sin la igualdad económica, y los teóricos propusieron liquidar el régimen burgués y sustituirlo por otros donde el interés privado –base del liberalismo– desapareciera, y la producción y distribución se hicieran sobre bases igualitarias. Ideas más o menos utópicas abogaban por la supresión completa de la propiedad privada, de la familia y del estado, por la comunidad de mujeres, etc. Era difícil pensar en alcanzar tal sociedad sin un poder mucho más fuerte que el de los estados conocidos, pues intervendría hasta en las inclinaciones íntimas de las personas y anularía los efectos de milenios de civilización, como había deseado Rousseau.

La arbitrariedad utopista irritaba a quien sería el máximo intelectual del socialismo, Carlos Marx, cuyo pensamiento, de incalculable repercusión en el siglo XX, también en España, requiere alguna atención. Según él, la historia debía entenderse a partir de la economía, plasmada en lucha de clases. La insuficiente producción de riqueza había causado la división de la sociedad en clases, de las cuales una se quedaba con la parte del león y explotaba a las demás. La economía clasista se había basado sucesivamente en la esclavitud, en el vasallaje feudal y finalmente en el capitalismo, aunque distinguió también un "despotismo asiático" menos definido. La lucha entre clases explotadoras y explotadas determinaba la historia, pero esa lucha, antes del capitalismo, no alteraría la situación, pues los oprimidos, aun si triunfaran, solo podrían reproducir la opresión anterior. En cambio el capitalismo desarrollaba a tal grado la producción, que haría posible la abundancia general y la desaparición de las clases, hasta llegar al comunismo bajo el lema "A cada uno según sus necesidades, de cada uno según sus capacidades".

Conseguir el comunismo exigía derrocar al capitalismo que, de motor de la expansión productiva se había convertido en rémora, al mantener la explotación y la separación de clases basada en la propiedad privada de los medios productivos, lo cual causaba crecientes crisis económicas, proletarización de las clases medias, acumulación de riqueza para unos pocos y de miseria para la mayoría. Los explotados debían rebelarse e instaurar su propio poder, la "dictadura proletaria", a fin de transformar el sistema económico y las formas e ideas de la vida burguesa. Pues Marx afirmaba que las clases sociales segregaban espontáneamente modos de pensar, ideologías, de las cuales la dominante era la de la clase dominante y explotadora; y esas ideologías persistirían durante un tiempo después de aniquilado el poder político y económico burgués.

El marxismo, al revés que los utopismos, parecía explicar coherentemente el pasado y dar sentido al presente, lo que le otorgaba rasgos de ciencia y fuerza convincente. Como ha pasado con muchas otras teorías, sus contradicciones tardarían en verse: las condiciones obreras no empeoraron, mejoraron progresivamente; la burguesía, con o sin presión sindical, fue reduciendo las jornadas y el trabajo de niños y mujeres; los obreros preferían las reformas, sin pretender derrocar a la burguesía, e imitaban en lo posible sus modos de vida, en lugar de soñar con un sistema colectivista o una dictadura propia (que ejercerían los líderes u oligarcas comunistas, no proletarios por lo común).

Marx apoyaba su análisis en la teoría del valor-trabajo, esbozada pero no seguida por Adam Smith, a la que añadía la noción de la plusvalía: supuesto que el valor de las mercancías residía en el trabajo humano que contenían, Marx creyó demostrar que la ganancia capitalista solo podía salir de una parte no pagada del trabajo obrero (la plusvalía), que el empresario se apropiaba. La explotación, así, dejaba de ser una impresión subjetiva o una situación alterable, para convertirse en el dato objetivo que fundamentaba el sistema. El ansia de ganancia llevaba al capitalista a aumentarla sin cesar, aumentando de paso la miseria del proletariado. Claro que el capitalista también ansiaba ampliar el mercado, por lo que al empobrecer a la mayoría se privaba de clientela. Marx suponía que la ciega avidez de lucro conduciría así a la ruina al capitalismo, pero la experiencia indica que este no resultó tan ciego.

Otros economistas sostenían que el valor de una mercancía no reside en el trabajo que ha costado, sino en el aprecio subjetivo del consumidor, de lo cual surgía una teoría muy distinta. Marx acusaba a esos economistas de no hacer ciencia, sino ideología al servicio del capital, pues eran a su vez burgueses y su modo de pensar derivaba de su situación social. Pero el propio Marx pertenecía a la pequeña burguesía, que él miraba con especial desprecio, y su amigo y co-teórico Engels al capitalismo industrial, sin que se explicara bien cómo habían podido elaborar un pensamiento "proletario".

El ser humano en la historia concebida por Marx venía a ser un lúgubre animal gobernado por el vientre, desdichado por no poder saciarlo en la mayoría de los casos, impotente al no existir, hasta la era industrial, condiciones materiales para salir de tal situación, revolcado abyectamente en un lodazal de vanas ilusiones ideológicas, ante todo la religión. No es que Marx desdeñase el espíritu, pues estaba impregnado de la cultura –la "ideología," en su lenguaje– occidental, y muy orgulloso de la alemana, que floreció en ese siglo con vigor excepcional en música, pensamiento, poesía y ciencia. En nueva contradicción, despreciaba a los judíos, siéndolo él, no menos que a los pequeños burgueses, entre los que también se contaba.

El éxito mayor del marxismo, durante el siglo XIX, sería la formación del masivo Partido Socialdemócrata alemán, pero este iba a evolucionar en sentido distinto del revolucionario preconizado por Marx y Engels hasta caer en un reformismo calificado de burgués, de modo que a finales del siglo el marxismo empezaba a diluirse y su destino parecía el olvido, como tantas utopías de la época. Nada permitía augurar la fuerza con que reverdecería en pleno siglo XX.

No obstante, la socialdemocracia no abdicaba del todo de la revolución, sino que pensaba en una evolución hacia lo que Tocqueville llamó "despotismo democrático": un poder "inmenso" pero votado, servido por una propaganda absorbente, que busca la felicidad de los ciudadanos, que pone a su alcance los placeres, atiende a su seguridad, conduce sus asuntos, procurando que gocen con tal de que no piensen sino en gozar; en suma, "un poder tutelar que se asemejaría a la autoridad paterna si, como ella, tuviera por objeto preparar a los hombres para la edad viril; pero que, por el contrario, solo persigue fijarlos irrevocablemente en la infancia", por medio de una servidumbre "reglamentada, benigna y apacible", que a la larga privaría al hombre de uno de los principales atributos de la humanidad.

El anarquismo, similar en su proyecto comunista, rechazaba la idea de un estado proletario de transición, pues, a juicio de teóricos como Bakunin, solo podría perpetuar y aun profundizar el poder, que, junto con la religión, constituía el supremo mal, la causa de toda opresión humana. Los pueblos debían liberarse revolucionariamente de una vez por todas, eliminando cualquier forma de estado, para vivir en plena libertad y autorrealización. Ello implicaba, sin reconocerse, un poder máximo para asegurar que la gente se portara como era debido, y las propias organización ácratas, con sus divisiones, encontronazos y liderazgos, lo probaban. Bakunin ante la renuencia popular a sus ideas, creyó que el pueblo debía ser manipulado por su propio bien, y a tal efecto diseñó una sociedad secreta totalitaria; y como no bastaba, otra más secreta para dirigir a la primera... El anarquismo extendería los atentados por Europa a finales del siglo XIX y principios del XX, de modo especial en Rusia y España.

El racismo ganó muy amplio crédito. Cierto racismo espontáneo existe en todas las sociedades y por lo común no reviste mayor importancia. El Antiguo Testamento lo contiene, la expresión "bárbaros" aplicada por los griegos a los demás pueblos puede entenderse en el mismo sentido, en el siglo XVIII Hume, Kant, Buffon, Raynal y otros, declararon a veces inferiores a los negros, a los amerindios o a los hispanoamericanos. Pero estas expresiones cambian cuando se convierten en doctrina. En el siglo XIX, los fantásticos logros culturales europeos abonaron la noción de que demostraban una natural superioridad, pese a ser históricamente recientes. La idea tomó un tinte presuntamente científico al relacionarse con el darvinismo: la raza blanca sería la más apta evolutivamente. Uno de los primeros teorizadores del racismo, el francés Joseph de Gobineau, afirmó a mediados del siglo XIX, en su Ensayo sobre la desigualdad de las razas humanas, que estas, la blanca, la negra y la amarilla, creaban culturas particulares de distinto nivel, y que las mezclas entre ellas producían una degeneración cultural. El nivel más alto correspondería a la raza blanca, y dentro de ella al elemento germánico, descendiente puro de la primitiva raza aria, mientras que los latinos y eslavos serían inferiores, al estar mezclados. Estas ideas tomarían mucho vuelo en Alemania, Inglaterra y Usa. En España condicionarían a los nacionalismos vasco y catalán.

Otra ideología que despegó entonces, aunque solo cobraría fuerza en el siglo XX, fue el feminismo. De la idea de los derechos humanos se desprendía la concesión del voto e intervención en la vida pública a las mujeres. Ello encontraba el doble obstáculo de la mayoritaria indiferencia femenina y de cierta resistencia del varón a la entrada de la mujer en un terreno que había sido una creación y evolución masculina, por lo que se la veía como una intrusión, que dañaba la vida familiar al introducir en ella las tensiones políticas y aparatar a las mujeres de sus ocupaciones tradicionales. Además, la emotividad femenina se había mirado casi siempre como una traba a la fría razón, que favorecería la demagogia. No se trataba tanto del trabajo fuera del hogar, pues en las sociedades agrarias las mujeres casi siempre participaban en las faenas del campo, y la industria había empujado a masas ingentes de ellas a las fábricas y las minas. Las demandas de igualdad política evolucionarían a la ideología feminista, según la cual las diferencias sexuales carecían de cualquier otra proyección. 

Comentarios (165)

« 1 2 3 4 »

1 ArrowEco, día 18 de Octubre de 2009 a las 10:48
VV

Buenos días nos dé Dios.

La manifestación de ayer fue un éxito mírese por donde se mire: en el plano organizativo, en el de asistencia, o de comportamiento cívico, etc; del que se pueden extraer dos conclusiones importantes:

Primero, la constatación, otra vez, de que nuestras asociaciones cívicas tienen mayor poder de convocatoria que los sindicatos y restos de organizaciones políticas del rojerío. ¡La calle es nuestra!

Y segundo; ha quedado meridianamente clara la postura mayoritaria de la población en contra de que se legisle en favor de una lacra como es el asesinato de nascituri.
2 Sherme, día 18 de Octubre de 2009 a las 10:49
Aquí mi "implacable" crítica: ¡SENSACIONAL!, D. Pío.
3 Askari, día 18 de Octubre de 2009 a las 11:14
lead , kufisto

gracias por la musica , me ha hecho recordar otro concierto que yo tuve la grandisima suerte ver en directo.

http://www.lastfm.es/music/Mstislav+Rostropovich/+...

http://www.youtube.com/watch?v=gRerg33Ohb8&fea...
4 ArrowEco, día 18 de Octubre de 2009 a las 11:19
VV

Si uno se va a la página web del manifestómetro y rebusca entre los datos que constan en sus archivos, hallará algunos ejemplos de la capacidad movilizadora del rojerío en la capital de España.

22 abril de 2006

75º Aniversario de la República

Convoca: Los de siempre

Densidad media/m2 supuesta = 2 personas

Cifra estimada de manifestantes: 4.107 personas.

Si uno observa las fotos de control se da cuenta en seguida que la densidad es excesiva. ¿2 por metros cuadro? Ni de conia. No pasaban de 1.000 los concentrados.

http://farm1.static.flickr.com/54/133566809_cc9f2d...
5 ArrowEco, día 18 de Octubre de 2009 a las 11:22
VV


2 de julio de 2006

Vivienda digna

Convoca: los de siempre u otros parecidos

Densidad media/m2 supuesta = 2 personas

Cifra estimada de manifestantes: 860 personas.

No se lo creen ni ellos.


6 ArrowEco, día 18 de Octubre de 2009 a las 11:28
VV

21 de julio de 2006

Por la paz en Oriente Próximo y contra los crímenes de Israel en Líbano

Convoca: IU, CCOO, UGT, PSOE, y diversas ONG

Densidad media/m2 supuesta = 2 personas

Cifra estimada de manifestantes: 10.000 personas.

7 ArrowEco, día 18 de Octubre de 2009 a las 11:37
VV

17 de marzo de 2007

No a la guerra. Contra la ocupación. Por la retirada de las tropas de ocupación de Iraq. Por el cierre de Guantánamo.

Convoca: CCOO, UGT, PSOE, IU, y diversas organizaciones sociales y culturales.

Densidad media/m2 supuesta: 3 o 4 personas

(por la jeta aumentamos la densidad. Esta es la equidad del manifestómetro)

Cifra estimada de manifestantes: entre 43.200 y 57.600.

Cifra estimada por la organización: 400.000

Para que luego digan…
8 ArrowEco, día 18 de Octubre de 2009 a las 11:42
VV

Pero...¿cuál es el asunto que mayor movilización genera en el rojerio? ¿las cifras del paro? ¿la escasez de vivienda barata? ¿el pésimo sistema educativo? Nooooooo....

Julio de 2006

Orgullo guay

Convoca: colectivos del ramo

Densidad media/m2 supuesta = 3 personas

Cifra estimada de manifestantes: 180.000 personas.

(Aquí hay que contar a los viejos, y no tan viejos, verdes que asisten para ver si pueden refrescarse la vista con alguna teta tortillera)
9 ArrowEco, día 18 de Octubre de 2009 a las 12:41
VV

Ayer escribimos la historia; mañana estas niñas la cambiarán...

http://espaciodefe.files.wordpress.com/2009/09/mo_...
10 Perieimi, día 18 de Octubre de 2009 a las 13:29
Párrafo segundo: ”Aun así, su evidencia es indudable en muchos casos: existen numerosas naciones culturales, y el nacionalismo les supone el derecho a convertirse en naciones políticas, es decir, a dotarse de su propio gobierno.”
Yo cambiaría “propio gobierno” por “propio estado”. La esfera cultural política anglosajona apenas emplea el término Estado, normalmente hablan de “Gobierno” porque son los inventores del “principio de autogobierno” (selfgovernment). Sutilmente, el principio se aplicaría, y acabaría el proceso abierto por el Título VIII de nuestra Constitución. Obviamente, esto no es así, porque lo que reclaman ciertas Autonomías (Cataluña y País Vasco) es un Estado propio.

Párrafo séptimo: ”La democracia no es el poder, sino cierto control del poder por el pueblo, e implica el sufragio universal. […]
Sin ánimo de entrar en los cientos de definiciones de “democracia”, EMHO, Moa elige un momento ficticiamente posterior, y menos definitorio por lo que a la extensión paulatina del sufragio se refiere, la democracia es en “primer momento el poder o gobierno de la mayoría”, y no tanto su control.

Párrafo noveno: ”Las concepciones liberales se reflejan en las declaraciones oficiales de derechos. Estas no significan que antes las personas carecieran de derechos, desde luego, pero sistematizarlos y hacerlos explícitos les dio un impulso más universal, aplicó la igualdad ante la ley, eliminó las leyes privadas o privilegios y mermó la arbitrariedad del poder.”
Aunque se entiende, habría que matizar que los derechos se establecen y publifican para proteger libertades (individuales y públicas); por lo que en, MHO, no es que las personas no carecieran antes de derechos, sino de “libertades”.

El feminismo consolida la democracia como mujer, y así nos va. Decía la genuina Leire Pajín, hace poco, que “el PIB, no es femenino, si vds. me lo permiten, es maculino”, sin querer, describe un proceso inacabado, sobre la rotundidad de lo que es realmente masculino: el PIJO, no el PIB.
11 bacon, día 18 de Octubre de 2009 a las 13:48
Buenísimos estos últimos textos de Moa, en especial me ha gustado lo que escribe sobre las ideologías, sobre las que dice al final del texto de ayer:
"El efecto psicológico más seductor de las ideologías consiste en liberar al individuo de la culpa y proyectarla con plena fuerza sobre el exterior (las instituciones, las "clases explotadoras", "el poder", el país contrario, el varón, los viejos, el clero, etc.), cifrando en la lucha contra esos enemigos un peculiar sentido de la vida."

Para eximir al grupo que las sustenta de responsabilidad, las ideologías tratan de inventarse una realidad, y por tanto, de negar la existencia de una verdad objetiva. Son, pues, sin más, formas de la mentira.
En lo social y político, tal aberración conduce a perspectivas como la de zapo y el libro de jordi sevilla que ayer se comentaron en el blog.
Uno de los filósofos que con más claridad lo han explicado es Eric Voegelin, por eso a mi me parece tan interesante. He encontrado un artículo de un autor portugés que no conozco que también lo explica muy bien:

http://www.alamedadigital.com.pt/n9/gra_bretanha.p...
----------------------------------
Respecto a la manifestación, qué casualidad que nunca hayamos oído hablar de esa herramienta informática, lynce, que la agencia gubernamental efe ha puesto en marcha justo para ésta. Hay cosas que llegan en el momento justo.
12 kufisto, día 18 de Octubre de 2009 a las 13:51
BB

equilibrista:

la vida es larga y tortuosa y con pastores como tu no me extrañaría que alguna de ellas acabara con el ogro:

http://www.youtube.com/watch?v=Op-TND_BMP4
13 ArrowEco, día 18 de Octubre de 2009 a las 13:55
VV

bacon 11

El lince es el del manifestómetro que está cansado de dar los datos de las manifestaciones por la cara. De este grupito de sectarios, y sus divagaciones pseudocientíficas, se habían estado aprovechando los más dispares medios de comunicación. Ya es hora de que paguen los favores en metálico ¿no te parece?

Mira el mensajito que dejaban en su blog...

"....gracias a que todos estos años el Manifestómetro ha puesto de relieve la escandalosa manipulación de cifras de las manifestaciones por parte de los Gobierno del PP y demás organizaciones ultraconservadoras, ahora la agencia estatal EFE ha contratado los servicios de una empresa especializada en contabilizar masas humanas. A lo mejor el Manifestómetro ya se puede jubilar. ¿Misión cumplida?"

Sin duda. La misión está cumplida sobradamente. Ahora, a recaudar.
14 bacon, día 18 de Octubre de 2009 a las 14:09
Arrow,
sí, cuando se deja de creer que la Verdad exista uno se acaba hundiendo en la podredumbre y la mentira se convierte en modo de vida; para esos de la agencia gubernamental efe, hasta en modus vivendi.

La mentira cotidiana del progresismo rampante, de la antiespaña -un término que recientemente ha recuperado el filósofo de izquierda Gustavo Bueno, dada la precisión con que describe el cáncer que hoy se ha adueñado de nuestra vida pública- es tan obvia que cada vez surgen más voces denunciándola. Moa no está solo, cada vez hay más gente que pierde el miedo.
Es muy bueno este artículo de Gustavo Bueno, en el que discute algunos aspectos del golpe de estado socialista de octubre de 1934 y de cómo se ha contado:
http://www.nodulo.org/ec/2009/n092p02.htm
15 pedromar, día 18 de Octubre de 2009 a las 14:09
“pues en las sociedades agrarias las mujeres casi siempre participaban en las faenas del campo”

A mí ya no me tocó el trabajo del campo, pero toda mi familia procedía de ahí. La vida campesina empezaba cien metros más allá del portal de mi casa.

Las mujeres siempre trabajaron más que los hombres, porque en la faenas agrícolas hacían cuando menos lo mismo que ellos y además llevaban la casa. Salvo trabajos especialmente duros: talar o levantar pesos grandes. Y hablamos de tiempos en los que no se tenía uno o dos hijos, sino seis o más y todo se hacía a mano.

La vida hogareña era el mundo deseado de tantas mujeres campesinas y luego asalariadas, el propio de las que estaban casadas con hombres de profesión liberal. Las mujeres siempre han trabajado mucho más que los hombres. Aun hoy, en los países subdesarrollados, los bancos de los pobres solo prestan dinero a la mujeres y no a los hombres. Saben que la mujer se responsabiliza del trabajo porque así come ella y su prole. La mayor parte de los hombres a los que les des un préstamo lo primero que hacen es jugárselo en apuestas o bebérselo.

En resumen: que las mujeres siempre fueron más trabajadoras, de ahí que me moleste tanto la demagogia del feminismo con eso del Día de la mujer trabajadora. Es como si antes de las feministas las mujeres no hubiesen trabajado. Sería mucho más correcto decir Día de la mujer asalariada. Aunque tampoco respondería con exactitud, porque quedarían fuera las mujeres de profesión liberal que también reciben remuneración por su trabajo. Quizá ‘Día de la mujer remunerada’, pero es muy alambicado. No sé. En cualquier caso las mujeres siempre trabajaron más que los hombres.

En mi tierra, en Asturias, que era sobre todo ganadera, esa distinción estaba más acentuada. Por ejemplo, salvo la siembra y recogida de las patatas, el trabajo en la huerta “ye -o era- cosa de muyeres y mari.cones”. Todo lo contrario que el bar y la partida al tute.



16 bacon, día 18 de Octubre de 2009 a las 14:16
pedromar 15
muy bueno, paisano
17 bacon, día 18 de Octubre de 2009 a las 14:17
"Llevamos más de treinta años soportando la propaganda del Komintern y de sus detritus ideológicos representados por los funcionarios progresistas de la historiografía que tienen tomada la universidad española. Esta propaganda bastarda por ser falsa también ha infectado a políticos e historiadores liberales y conservadores quienes para no parecer reaccionarios, fascistas y antipáticos han estado practicando una suicida política de apaciguamiento frente a los que se dicen herederos políticos de esa panda de individuos resentidos que constituyen la Antiespaña{4}, esa Antiespaña derrotada en 1936-1939 como Frente Popular y antes ya en 1934 en un alzamiento fallido. La Pax Hispanica de Franco que se extiende desde 1939 a 1975 y da lugar posteriormente al régimen de partidos bajo cuya égida vivimos desde 1978 está a punto de quebrarse por obra y gracia de otro nuevo Frente Popular, de una nueva Antiespaña, heredera de aquélla que fracasó en 1939.

Desde 1993 el PSOE y sus satélites vuelven a remover a sus muertos y a echar en cara a los conservadores la responsabilidad de 1934 y de 1936-1939. Según parece, la Antiespaña era buena y la España auténtica mala, cuando resulta ser al revés. La cuestión como afirma Pío Moa en Los orígenes de la guerra civil es ¿Quién empezó? Y la respuesta está muy clara: la Antiespaña.

«La CEDA se mostraba legalista en toda ocasión, no organizaba milicias, ni provocaciones sangrientas –a pesar de que las sufría constantemente–, ni la vigilancia de los vecindarios, &c., como sí hacían el PSOE, la Esquerra, los comunistas y otros.»{5}

Así pues,

«Irónicamente, fueron las izquierdas quienes trajeron a Franco y las que menos derecho tienen, por tanto, a quejarse de su dictadura.»{6}

Los progres han tenido durante la dictadura de Franco lo que se merecían. Quien siembra vientos recoge tempestades. Sólo les unía a las diversas degeneraciones de la izquierda el odio a la España Imperial católica y generadora, a la España como Nación y como Estado y a las derechas diversas que defendían esta interpretación realista de la historia de España. Así pues, las izquierdas devinieron en la Antiespaña, la Antipatria y frente a tales fuerzas políticas sólo cabe la guerra y que las armas decidan y vaya si decidieron. La victoria de 1939 es la legitimidad bajo la cual aún vivimos, para bien y para mal. Una larga eutaxia política en España que viene desde 1939 está a punto de dar lugar a una gravísima crisis existencial en la que España puede desaparecer víctima de la Antiespaña, ahora situada en el poder merced a un golpe de Estado expresado de forma electoral. "

http://www.nodulo.org/ec/2005/n035p23.htm
18 bacon, día 18 de Octubre de 2009 a las 14:19
"Hay una continuidad evidente entre el Régimen del 18 de julio de 1936 y su hijo legítimo nacido de entre sus entrañas, el régimen de partidos de 1978. Por eso los progres, aunque moderaron su discurso y sus prácticas políticas inicialmente en un pacto establecido en 1977-78, a partir de 1993, con sus corruptelas y delitos sin número a sus espaldas, comenzaron a deslizarse a la situación política anterior a 1939. Comenzó la reivindicación sistemática de la guerra civil para intentar favorecer al PSOE y a sus aliados secesionistas de quienes se cantaban sus virtudes políticas y sus bondades frente a una supuesta derecha mala y asesina. Comenzaron los desenterramientos de fusilados rojos, progresistas y separatistas en lugares apartados, como si eso sirviera para algo aparte de ir contra el PP y de hacer sistemáticamente política y propaganda demagógica contra el franquismo y el PP.

En 1934 comenzó la guerra civil española y la comenzaron el PSOE y los separatistas en una estrecha alianza. Les unía el odio a España{7} y a la derecha, a la que identificaban con España. El PSOE intentó dar un golpe de Estado revolucionario en 1934 como hicieron los bolcheviques el 7 de noviembre de 1917 en Rusia. La Esquerra intentó una insurrección secesionista para conseguir un Estado catalán independiente. Tras su momentáneo fracaso, las hostilidades se reemprendieron el 16 de febrero de 1936 con una campaña de asesinatos y atentados, huelgas, incendios, destrucciones, &c., que culminaron con el asesinato del líder de la oposición conservadora, Calvo Sotelo el 12 de julio de 1936.

Para evitar su exterminio físico, las derechas a la desesperada se alzaron el 18 de julio de 1936 y se impusieron a la Antiespaña en 1939. Esta victoria fue enormemente beneficiosa para España y los españoles y desarrolló notablemente las fuerzas productivas en contra de las falsedades difundidas por los historiadores progres o del Komintern. Ya es hora de desenmascarar a estos malandrines historiadores propagandistas de estilo soviético. La propaganda la hacen muy bien, llega a ser efectiva con la repetición efectuada sistemáticamente por el grupo PRISA. La historiografía progre es historiografía basura. Es historiografía antiespaña. Ya es hora de que se sepa la verdad y de que la verdad sea la que predomine y se imponga por la salud pública siempre necesaria para conservar la eutaxia política, núcleo mismo de la acción política.

En resumidas cuentas, recomiendo leer el libro de Pío Moa, aunque para mí resulta mejor la trilogía sobre la guerra civil publicada años ha por el mismo autor. Estas obras tienen una función catártica que contribuye a efectuar una reforma del entendimiento de los ciudadanos españoles. "
Del mismo enlace que 17
19 bacon, día 18 de Octubre de 2009 a las 14:20
"Hacia una definición de la Antiespaña

Finalmente, en el caso español, las cosas son así: la división entre izquierda y derecha cede ante la división entre patriotas y antipatriotas, entre la España y la Antiespaña. Todas las naciones o patrias tienen su antipatria:

«La antipatria con respecto a una nación determinada, se halla constituida por el conglomerado de individuos y de colectividades que, dentro o fuera de ella, directa o indirectamente tratan de disminuir y destruir su prestigio, en todo o en parte, negando o menospreciando sus valores materiales y morales, y la desprecian, odian y la persiguen sistemáticamente, aprovechando para ello los más variados pretextos, todos los sugeridos por envidias y odios ocultos, que es de donde suelen proceder.»{8}

Está claro que el patriotismo pasa necesariamente por un estrecho conocimiento exacto de la historia de la Nación, de la Patria. En el caso español, si un ciudadano ha internalizado el contenido de la Leyenda Negra Antiespañola, entonces, ha ingresado en la Antiespaña. Su conocimiento de la Historia de España es nulo de pleno derecho. En general las izquierdas y los separatistas antes y los progres y separatistas hoy tienen asumida la Leyenda Negra. Hay que decir a todo esto que España es quizá la Nación más calumniada en el mundo y en la Historia Universal. Estas calumnias de la Antiespaña contra España son un síntoma del sectarismo ideológico de los progresistas y los separatistas. De todos modos es un sectarismo ideológico que se reduce a ir contra España y a negarla porque no es un sectarismo que tenga una gran claridad ideológica y doctrinal determinada. Sólo les une el odio y el resentimiento contra España y contra el pensamiento liberal, conservador y de orden que considera positiva la Idea de España y su Historia como Imperio católico generador, así como la persistencia de la Nación Española y de España como Estado unitario.

«La antiespaña no tiene una doctrina determinada, sino odio y rencor a la España Grande y a su excelsa fisonomía moral histórica, unidos a deseos y acciones para desprestigiarla y dañarla en todo lo posible, valiéndose para ello de todos los medios, los más adecuados en cada caso y momento histórico, sin preocuparse de que el proceder sea lógico o ilógico; para ella lo único importante es triunfar y acabar con la España espiritualista y católica de los altos destinos históricos y abanderada del catolicismo.»{9}

Podemos intentar definir a la Antiespaña como quien niega a España como Nación y como Estado y quien busca la secesión o quien busca debilitarla simplemente. También valdría definir a la Antiespaña como aquellos que niegan la identificación entre la Idea de España y la Idea de Imperio generador católico. La verdad es que constituye un gran oprobio el ser antiespañol. Claro, que a estos les resulta indiferente caer en la infamia. "

Del mismo enlace que 17
20 ArrowEco, día 18 de Octubre de 2009 a las 14:37
VV

Pero...veamos cúal es la credibilidad de la dichosa "Lynce".

Contabilizan algo más de 55.000 asistentes a la mani de ayer. Bien. Ahora veamos el número de autocares desplazados a la capital...unos 700, puede que más.

700 x 50 plazas = 35.000 personas.

¿Qué les parece? ¿Cuántas personas habrán viajado por otros medios? ¿Cuántos madrileños se habrán trasladado desde otras partes de la comunidad en tren o en autobús urbano? ¿Cuántos del distrito centro y alrededores se trasladarían en metro, en bus o andando?

¿55.000? ¡Hay que tener jeta!
21 mescaler, día 18 de Octubre de 2009 a las 14:44
#20 ¿Contó usted esos autobuses, ArrowEco? ¿O el el número que han facilitado los organizadores?
22 lead, día 18 de Octubre de 2009 a las 15:05
[Música de Bach en grandes eventos: Muro de Berlín, Manifestación pro-vida]

Askari #3

De nada. Del segundo enlace que pones (Rostropovich en la caída del Muro de Berlín -más bien demolición popular- tocando en el Checkpoint Charlie la Bourré de la Suite Nº 3 de Bach, pieza que tocan los jovencísimos alumnos del sistema Suzuki, de aprendizaje del violín) se puede oir y ver a Rostropovich en su interpretación (algo rápida, para mi gusto) del Preludio de la Suite Nº1, de Bach, que ayer tocó el cellista Pedro Alfaro en la manifestación pro-vida, y que enlazó Kufisto en #102:

http://www.youtube.com/watch?v=LU_QR_FTt3E&fea...

Kufisto #105, de ayer

La idea de que se "viera" la música, concretamente esta Tocata y Fuga en Re menor de Bach, es de Walt Disney, que la puso como parte de su extaordinaria película Fantasía, de 1940.
23 lead, día 18 de Octubre de 2009 a las 15:21
[La raza, para Marx y Engels: ETA todavía no se ha enterado (ni Milosevic lo supo nunca, al parecer)]

Dice Moa:

... en el siglo XVIII Hume, Kant, Buffon, Raynal y otros, declararon a veces inferiores a los negros, a los amerindios o a los hispanoamericanos.

Y habría que añadir:

...y en el siglo XIX Marx y Engels añadieron a la lista de razas inferiores a los serbios, los bretones, los vascos y los escoceses


Como destaca Jean-François Revel, es igualmente revelador que Hitler declarara que "he aprendido mucho del marxismo y lo que más me ha interesado e instruido son sus métodos... Todo el nacionalsocialismo está contenido en él". El pensador francés cita, entre otros muchos, tres rasgos del pensamiento marxista que interesaron especialmente a Hitler. El primero es el alegato a favor del genocidio que Engels realiza en un artículo publicado en la revista dirigida por Marx, Neue Rheinische Zeitung, en 1849 en el que defiende la desaparición de servios, bretones, vascos y escoceses. Por su parte, Marx aboga por este mismo método contra "esos pueblos moribundos" en 'Revolución y contrarrevolución de Alemania'. La importancia de la raza es también un rasgo del marxismo que, de conocerse, sorprendería a sus adeptos. En la misma revista antes citada, Engels escribe en 1894 que "la raza es en sí un dato económico" y sostiene en las notas preparatorias del Anti-Dühring que la superioridad racial de los blancos es una verdad "científica". Pero lo más demoledor es tal vez la burda proclama antisemita contenida en el ensayo titulado Sobre la cuestión judía, escrito por Marx en 1843 y que, tras identificar el judaísmo con la codicia, con el culto por el mercado y con el dios-dinero –lo mismo que dijeron los nazis-, amenaza diciendo que el comunismo "haría imposible al judío".

http://www.liberalismo.org/articulo/118/54/ecologi...
24 Perieimi, día 18 de Octubre de 2009 a las 15:23

Levante-EMV.com, 18.10.09
Presidente del honor del PP
Manuel Fraga: «En la época de Aznar, a Bush se le dio una categoría que no tenía, y eso fue un error»

Testigo privilegiado de casi medio siglo de la vida política española, Fraga reflexiona en esta entrevista —concedida pocos días antes de que estallara una de las peores crisis internas del partido a consecuencia de la destitución de Ricardo Costa y de que el mismo Fraga asegurara la semana pasada «no fiarse» del presidente de la Generalitat, Francisco Camps—, sobre la crisis económica, el aborto o la inmigración.

PEPE MONTESERÍN.-Al recibirme en su despacho, don Manuel Fraga me dedicó y regaló el libro de Penella «Manuel Fraga Iribarne y su tiempo».

¿Lleva contadas las entrevistas que concede?
Miles, desde luego. ¿Y usted contabiliza las que hace?
Sí, ésta es la primera.
Pregúnteme lo que quiera.

Voy de lleno con el aborto y no quiero incomodarlo.
Yo no he abortado nunca —se ríe—.

¿Qué piensa de la pastilla poscoital?
Es un disparate. Parece que todo el mundo está preocupado por dar facilidades a la fornicación.

¿No es rentable el ser humano?
Es enormemente rentable, pero en este momento hay un montón de gente que le da preferencia al placer sexual, sin más, y no quiere compromisos. En mi casa, soy el primero de doce hermanos, rezábamos el rosario en familia todas las tardes. ¿Usted ha visto el botellón en Ciempozuelos? Es contradictorio con la salud de los jóvenes, y los padres se pusieron de parte de los hijos, lo cual es absurdo. La caída de los valores es uno de los fenómenos más graves de nuestro tiempo.

Permítame cambiar de tema. Hablemos de la crisis. Le dijo a usted Juan Velarde, en1982, que el frío económico iba a durar una década.
Gran economista, y amigo, dicho sea de paso.

¿Durará una década esta crisis?
Empezó por negarse y cuando se niega una realidad, no se hace buena política. Con Aznar estábamos en buen momento económico, lo cual no quiere decir que no hubiera habido algún error en política exterior con Bush, a quien se le dio una categoría que no tenía; pero fue un momento de prosperidad para España y se ha estropeado.

¿Hablaba usted de este «mal vertebrado e indisciplinado país». ¿Hemos mejorado?
Tenemos que mejorar más, pero en la Constitución, en cuya redacción del borrador participé, se metió este sistema de autonomías, ahora bastante descontrolado, y, como se puede ver en el caso catalán, se han aprobado cosas que no resistirán el paso por el Tribunal Constitucional; en eso no se ha mejorado, pero en el conjunto de la sociedad española, hay mejores y más completos sistemas educativos, somos una sociedad más organizada.

¿Duda usted de sí mismo?
Todos tenemos dudas en algún momento pero, convencido como estaba de que tenía algo con que contribuir a la evolución de España en un momento difícil como era después de la Guerra Civil y después de la muerte de Franco, me sentí responsabilizado; y errores menores no pueden manchar una tarea de dedicación total como he tenido yo.

¿Consultó sus dudas con alguien?
Naturalmente; yo tenía un grupo de amigos de los que me fiaba y cuando tenía una duda ética les consultaba. He sido cristiano practicante toda mi vida, y me honro en ello, y he escrito un libro que se llama «Sociedad y valores»; dado que uno tiene esas condiciones, se examina a sí mismo cada día.

Hablemos sobre el cambio climático. ¿Cree usted en el calentamiento global?
Sí, El cambio climático es una realidad. Por primera vez, los casquetes polares se están fundiendo, el paso al Noroeste está libre, con muchas ventajas para la navegación, por cierto, y hay que tener en cuenta este fenómeno.

¿Podemos influir en ello?
Sí, lo que no se puede es firmar el convenio de Tokio y luego no cumplirlo. Y habría que ponerlo más a punto.

Una vez dijo que el problema de la emigración se resolvía creando puestos de trabajo. Se crearon y ya no emigramos, pero ahora tenemos el problema de los inmigrantes. ¿Lo resolverá el desempleo?
La inmigración ha permitido mano de obra para trabajos que los españoles iban dejando, y no funciona igual con unos países que con otros, porque ha habido un tipo de inmigración voluntaria, de gente que sabía adónde venía, con todas las consecuencias, y hubo gente estafada, metida en lanchas suicidas; pero fue un fenómeno muy positivo. Luego, vino la crisis y ahora ha bajado la presión y habrá que recuperar las experiencias de un momento y de otro.

Franco lo nombró embajador en Londres y dejó usted Cervezas El Águila.
Fui director general. Hoy es una compañía holandesa; se vendió a Heineken.

Gibraltar era un objetivo prioritario. ¿Hemos avanzado algo?
Los ingleses han ido abusando del tratado de cesión; el aeropuerto lo hicieron en istmo ajeno. Algún día habrá que dar solución a este problema.

Por cierto, y hablando de política internacional, ¿qué le pareció la zambullida de las hijas de Zapatero en el Metropolitan de Nueva York?
Un error tremendo haberlas llevado, a las pobres; la foto es ominosa.

25 silmo, día 18 de Octubre de 2009 a las 15:26

Askari #75 y #89 de ayer:

-El objetivo socialista fue la revolución. Pero, ¿cuál es ahora? Seducir a incautos con sus problemáticos experimentos igualitarios, dividir y enfrentar a la sociedad y vivir a costa del estado.

-En ocasiones un pequeño poema como ese puede decir más sobre una sociedad que todo un libro.
26 jjvr, día 18 de Octubre de 2009 a las 15:47
Pues a mi, la definición de democracia que hace el Sr. Moa me parece muy acertada:

La democracia no es el poder, sino cierto control del poder por el pueblo, e implica el sufragio universal

Evidentemente, como no sea en estados totalitarios, en los que hablar de democracia sería una guasa, hay poderes a los que el gobierno solo puede aspirar a controlar como pueden ser por ejemplo algunos poderes económicos.
Por otro lado resulta un poco inocente creer que la mayoría ejerce algo más que "cierto control del poder". Hay que dar gracias a Dios de que el control sea "cierto" y no "incierto".
El resto del artículo, como todos, también me parece bien. Sería estupendo que en algún momento publicara un indice del libro.

Un saludo
27 Perieimi, día 18 de Octubre de 2009 a las 16:23
El gobierno no controla sino que es controlado. Lo contrario sería perversión totalitaria.
28 sinrocom, día 18 de Octubre de 2009 a las 16:45
Hay elementos dentro de la democracia que Moa no menciona, especialmente despues de los acontecimientos que estan ocurriendo en los ultimos 40 años.
La democracia es un sistema facilmente manejable por las izquierdas, para imponer su criterio, engañando al electorado para obtener una forma de poder contradictoria a los mismos principios democraticos, ya que a traves del engaño, estas llegan a someter al electorado, hasta el punto de conseguir anular el voto y permitir perpetuarse en el poder.
Las democracias con sus ansias de mantenimiento economico, permiten la afluencia de millones de extranjeros, en muchos casos perjudicando el bienestar y la seguridad de sus habitantes, sirviendo como caballillo de Troya a la gran invasion musulmana, invasion esta, bien planeada y ejecutada por las autoridades musulmanas. (Segun estudios realizados, en un plazo de 50 años, todos los paises actualmente democraticos estaran regidos por el islam, debido al descenso de las poblaciones autoctonas y al acelerado crecimiento demografico de las comunidades musulmanas.
En el caso de España, los españoles no se benefician del priviligio de votar y eligir sus gobernantes ya que por lo general suele predominar el voto ignorante, el voto impuesto por los efectos mediaticos, el voto interesado o el voto motivado por el odio inculcado. En España no se vota al partido que mejor va a velar por los intereses de los españoles, sino al partido que mas seduce, que mas compra el voto con el dinero de todos o el partido en terminos bulgares, "que mas hace la pelota", o en todo caso: el partido que mas da el timo de la estampita electoral. Lo cual hace pensar que en realidad el sistema que rige España en estos momentos puede ser de todo menos democratico, o digamos un sistema electoralmente masoquista, con todo lo listos que somos los españoles.
29 jjvr, día 18 de Octubre de 2009 a las 16:47
# 27

Seguro que usted me ha entendido, no hay que ser tan picajoso.

Un respetuoso saludo
30 lead, día 18 de Octubre de 2009 a las 16:54
[La ideología: herramienta o excusa para vivir sin dar un palo al agua, es decir, una falsedad, una impostura]

Perieimi #27 dice:

El gobierno no controla sino que es controlado. Lo contrario sería perversión totalitaria.

Pues con el PSOE en el gobierno, en esas estamos. No es una maldad o perversión particular: es la estricta consecuencia de la ideología socialista, hija de la Ilustración francesa y de la filosofía idealista alemana, es decir, la transformación de la sociedad desde el poder del Estado realizada por los ocupantes de ese poder, es decir, aquellos iluminados supuestamente dotados del conocimiento de entender cuáles son las "verdaderas" necesidades del "pueblo", formado por, como dice Moa atribuyéndolo correctamente a Marx (y a Platón, habría que añadir), "lúgubres animales gobernados por el vientre".

Claro que si a esto le añadimos la definición de ideología de Marx, "construcción doctrinal -Derecho, moral, arte, filosofía, ciencia, instituciones, etc.- como herramienta al servicio del mantenimiento del poder por la clase dominante" (o de la conquista del mismo por las clases dominadas, añado yo, con lo que el mismo marxismo es una ideología, es decir, una falsedad y una impostura), entonces esa "transformación de la sociedad desde el poder del Estado" no es sino una burda excusa (que engaña a millones de ciudadanos) para que esos supuestos "iluminados" disfruten de las ventajas materiales del poder (patrimonio y renta material, en suma) sin dar un palo al agfua, es decir, sin contribuir ni en un adarme a la producción de bienes y servicios REALMENTE NECESARIOS para la satisfacción de las necesidades del "pueblo", esa sociedad que, declaradamente, dicen querer transformar.
31 Perieimi, día 18 de Octubre de 2009 a las 17:00
"Si sirves a la Naturaleza, ella te servirá a ti"

(Confucio, 551 a. JC - 479 a. JC)

"Natura non nisi parendo vincitu" (“No se vence a la naturaleza más que obedeciéndola”); y

"Para poder dar órdenes a la naturaleza hay que saber obedecerla"

(Francis Bacon, 1561-1626)

SÓLO SE LES DOMINA OBEDECIÉNDOLES

La evolución de los regímenes demoliberales contemporáneos ha debilitado hasta tal extremo la coacción precisa para su mantenimiento, que no se percibe apenas el grado de obediencia cotidiana expresa requerido por la autoridad al ciudadano, para mantener su poder (imperium) sobre los que obedecen -que necesariamente son más que los que mandan-, y legitimar el mismo.

Sin duda, preside este efecto el mito rousseauniano de la voluntad general que se enseñorea en todas las democracias desde el siglo XVIII. Dado que los representantes políticos (mandato representativo) lo son de nosotros: el pueblo constituido en nación soberana, nos mandamos y obedecemos a nosotros mismos. Identificación tan falaz como imprescindible de mantener.

La situación de España, tras más de treinta años de democracia formal, ha desembocado en una oklocracia, clásica degeneración de ideas fuerza de la democracia: igualdad y predominio de la opinión pública, envueltas en retórica huera y demagógica. Exhibición de la llamada a primera línea de la Historia de las masas, como viera Ortega, la muchedumbre decisoria y la desaparición de la política a manos de la gestión administrativa de asuntos (negocios).

Unos, desde el Gobierno, no necesitan apelar a representatividad legitimadora alguna (sobre once millones), el sistema se la brinda automática; entonces recalan en la acción, en la persuasión de actividad: “trabajan”; el Gobierno de España siempre “trabaja” (no hay declaración de digno representante que no conjugue este verbo). ¿Acaso no se les nombra-paga para eso? -No en esos términos. Por encima de cinco millones de parados, ellos trabajan. Podemos dormir tranquilos, velan por todos y custodian nuestro sueño ciudadano más allá de la jornada ordinaria, cual lucecita permanente duermevela y orientadora desde una ventana de El Pardo de antaño. (No han asimilado las enseñanzas del padre espiritual Paul Lafargue, para el que con tres horas bastaba –“El derecho a la pereza”.) Desarrollan una vocación de servicio y entrega impagables, a pesar del proverbial e insidioso desagradecimiento del pueblo con el que, por otra parte, ya cuentan y les afianza.

Los otros aspirantes (sobre diez millones) –la oposición-, saben y se pre-ocupan de “lo que de verdad interesa a la gente, porque la economía lo es todo”. Su persuasión es pre o ante-acción; por ende, “no trabajan” todavía, o al menos no “tanto”, no se desvelan como el Gobierno de España, “reflexionan estrategias, confían y respetan presunciones, reordenan convicciones… y tú más”: compendio de la inacción y razón discursiva de “la clase discutidora”, que dijera Donoso Cortés. Los excedentes (situación de funcionario) sonorizan el espacio con ictus fricativo, al son de las eses sifón que pronuncia su líder corifeo, y siempre cara al futuro (“La Niña” ya es adolescente y atiende pagafantas).

Unos y otros explayan en su coherencia la mentira identitaria fundacional: la representación de la voluntad general, el autogobierno del pueblo a través de los partidos políticos que crisman sobre un consenso treintañero.

Pero, ¿qué hay de los disidentes, los rebeldes? ¿Cómo no confundirnos y no dejarnos arrastrar por la poderosa inercia de semejante situación? ¿De qué manera liberarnos, siquiera individualmente y retomar al hombre diferenciado de Gulio Cesare Andrea Evola; cómo resarcirnos del expolio del proceso? Tal y como la planteamos, la rebelión ha de ser momentáneamente individual, residual y parcial: una propuesta necesaria pero no suficiente; filosofía de la resignación y el hecho consumado a la que nos condenan, ya que a los esclavos tan sólo es dable obedecer.

Cuando se han torcido los más elementales principios de ley y Derecho, sustituidos por el imperio de la confusión entre lo público y lo privado; entre el bien común (interés general) y los intereses particulares (negocios de servicio público). Cuando se han esfumado los controles y responsabilidades del poder y se pulveriza la libertad política, entonces, no queda otra salida al ciudadano expropiado que la de obedecer conciente.

El vehículo cotidiano de coacción, extorsión y control es el derecho sancionador administrativo, que aplica el Estado ante infracciones de ese orden. Obedezcamos pues esas normas, a fuer de copiosas, innecesarias, absurdas, discordantes que sean a cualquier convención del sentido común, o alejadas de su justificación. Y, si tenemos infortunio y se nos sanciona paguemos cuanto antes la sanción, si con ello obtenemos una rebaja. Si la todopoderosa y benefactora Hacienda arrecia y nos practica “una paralela”, aceptémosla de buen grado (demos en “conformidad”); nuestro bolsillo quedará menos vacío. Sobre todo, no recurramos, no plantemos oposición ni pretendamos ganar en jurisdicción –y a nuestra propia costa- lo que nos ha hecho ya perder la protervia, y cebar aún más la bomba de los gendarmes del oprobio ciudadano.

“Solve et repete” (“Paga primero y después reclama”) es principio tributario regente degenerado en “Paga y calla”; bien, ensanchémoslo hasta “Paga y no reclames, pagarás menos”.

Mediante la obediencia conciente, no sólo ahorraremos dinero y energías humanas renovable-sostenibles, sino que segregaremos menos bilis en beneficio de nuestra salud. Tampoco alentaremos la necesidad, siempre objetiva y convenientemente acreditada ante algún superior, de cooptar nuevos elementos del funcionariado, para resolver expedientes protestatarios que se acumulan y nunca se da abasto con la plantilla existente.

Por último, pero no menos importante, ayudaremos también a hacer innecesaria parte de la labor del ejercicio privado profesional de la representación legal (postulación), a cargo de letrados y procuradores: combustible que alimenta la máquina de motor inmóvil del Estado.

Sólo así, obedeciendo con plenitud e inasequible desaliento, reconquistaremos una parcela de libertad política individual domeñando la naturaleza de lo establecido.

Al fin y a la postre, como diría un jurista, estaríamos ejercitando una legítima, pero atípica e impropia “Restitutio in Integrum” (“Restitución por Entero”), recuperando al menos parte de lo que nos pertenece. A lo que cabría añadir además cuatro razones, porque:

“-1) Es políticamente coherente; 2) laboralmente responsable –la más importante-; 3) técnicamente justificable; y 4) energéticamente asumible.”

(Miguel Sebastián Gascón, Ministro de Industria, Turismo y
Comercio, comparecencia en rueda de prensa junto al Ministro
de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho Chaves, con
ocasión del “cierre” de la central nuclear de Garoña; Madrid,
2.07.09.)



32 bacon, día 18 de Octubre de 2009 a las 17:25
Según cálculos realizados por EL PAÍS, los manifestantes contra la reforma de la Ley han rondado los 265.000

http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Miles/pers...

Me parece que los cálculos de los lynces de efe son tan increíbles que no se los cree ni elpaís, que ya...
33 mescaler, día 18 de Octubre de 2009 a las 17:27
#32 ¿Y los dos millones de los organizadores, son creíbles?
34 mescaler, día 18 de Octubre de 2009 a las 17:31
Cómo mi humilde persona sabía que los organizadores iban a dar esa cifra.

Es muy sencillo. Los organizadores dijeron que esperaban a un millón de personas. Por lo tanto, tenían que multiplicar por dos esa cifra, para afirmar que se habían doblado las previsiones.
35 bacon, día 18 de Octubre de 2009 a las 17:36
"En el caso de la marcha del orgullo gay, que recorrió Madrid el pasado 30 de junio, y en la que los convocantes dieron la cifra de un millón y medio de participantes, Lynce contó 57.171 participantes."
http://www.otromadrid.org/articulo/8469/-ofrecera-...
Pero claro, en aquel caso nadie oyó hablar de lynce...
36 sinrocom, día 18 de Octubre de 2009 a las 17:36
Jope este moscolero, que lata da con lo de la manifestacion. Cuanto le fastidia que haya muchos millones en contra de la absurda ley de la que se ira, si no se aIdo.
37 bacon, día 18 de Octubre de 2009 a las 17:38
mescalero
y el millón y medio del desfile del orgullo (sic) gay (35) ¿eran creíbles? ¿sabía en aquel entonces tu humilde persona cuáles iban a ser las cifras que iban a anunciar los organizadores?
38 mescaler, día 18 de Octubre de 2009 a las 17:39
#35 No, porque todavía no los había contratado la agencia Efe.
39 mescaler, día 18 de Octubre de 2009 a las 17:40
Nuevo insulto:

moscolero
40 mescaler, día 18 de Octubre de 2009 a las 17:43
#37 Por supuesto que no. En Madrid nunca se han celebrado manifestaciones de un millón de personas, y dudo que las haya habido de medio millón.

Ignoro si los organizadores del Orgullo hicieron alguna previsión de asistentes.
41 bacon, día 18 de Octubre de 2009 a las 17:45
mescalero 38
¿y por qué crees que entonces no les había contratado la agencia gubernamental efe, y ahora sí?

¿crees que puede tener algo que ver el hecho de que se sepa que desde siempre las mediciones hechas por los de lynce dividen entre 10 o más las estimaciones convencionales, es decir, que juzgando el número de asistentes como siempre se había hecho en las manifestaciones, la cifra iba a ser monstruosa, tanto que el periódico el país daba más de un cuarto de millón?

y ahora voy a darte una medida científica del número exacto de asistentes a las manifestaciones contra el gobierno que los sindicatos han convocado con motivo de la crisis: CERO.

42 mescaler, día 18 de Octubre de 2009 a las 17:48
#41 ¿Como siempre se había hecho? ¿Mintiendo, quiere decir?
43 bacon, día 18 de Octubre de 2009 a las 17:51
Mescalero
Y ahora te voy a decir también de modo exacto el porcentaje de tributación de los millonarios que tienen SICAV (o sea, todos los millonarios) en esta España zapateramente de izquierdas: 1%.
Sí, señor, uno por ciento.
Así que para convencer a los tontos del pijo que les votan de que son de izquierdas -¿qué significa eso?-, tienen que montar movidas como ésta del aborto, o la memoria histórica. Que, además de que no molestan a los señores millonarios, son inmorales, falsean la realidad y enfrentan media España contra la otra media.
44 bacon, día 18 de Octubre de 2009 a las 17:53
mescalero 42,
"¿Como siempre se había hecho? ¿Mintiendo, quiere decir?"

Bueno, no sé, quiero decir usando los sistemas que se hayn usado para estimar millón y medio en el día del orgullo gay, no sé si considerará que eso es mentir o es un error de estimación, Vd. mismo.
45 mescaler, día 18 de Octubre de 2009 a las 17:54
Fotos y vídeos nos dan el siguiente área aproximada:

http://www.flickr.com/photos/43690289@N02/40220681...

Es decir, 48.530 m2. En ese espacio y según las personas por metro cuadrado, caben los siguientes manifestantes:

48530 m2 * 1 pers/m2 = 48530 manifestantes
48530 m2 * 2 pers/m2 = 97060 manifestantes
48530 m2 * 3 pers/m2 = 145590 manifestantes
48530 m2 * 4 pers/m2 = 194120 manifestantes

Esa es la gente que cabía en ese área en esa hora (o periodo). Personalmente, vista la densidad en las fotografías y vídeo, nosotros apostamos por una densidad media para todo el área de entre 1 y 1,5 personas por metro, lo que nos da un total de entre 48530 y 72795 personas.

Esto quiere decir que para que hubieran asistido 2.000.000 de personas, como afirma la organización, tendría que haber habido 41,2 asistentes por metro cuadrado. Para que hubieran acudido 1.000.000 de personas, como dice la Comunidad de Madrid, tendría que haber habido 20,6 personas por metro cuadrado. Por lo tanto, los datos ofrecidos por la organización (el Foro de la Familia) y la Comunidad de Madrid son falsos.
46 bacon, día 18 de Octubre de 2009 a las 17:58
Mescalero

"Un millón y medio de personas, según las organizaciones convocantes, han participado en la Marcha del Orgullo Gay de Madrid en la que se ha celebrado el primer año de vida de la ley que regula el matrimonio entre personas homosexuales y en la que no faltaron reproches a la jerarquía eclesiástica e invitaciones al PP a retirar su recurso de inconstitucionalidad contra esta legislación."

http://terranoticias.terra.es/articulo/html/av2962...
-------------------------
"En Madrid nunca se han celebrado manifestaciones de un millón de personas, y dudo que las haya habido de medio millón."

Mescalero (40)
----------------------
Mescalero, yo no estoy discutiendo los métodos aplicados por lynce, estoy preguntándome por qué es la primera vez que se dan esas cifras (o, dicho de otro modo, por qué es la primera vez que la agencia gubernamental efe les contrata) y por qué es la primera vez que Vd. nos dice lo que nos dice en 40.
47 mescaler, día 18 de Octubre de 2009 a las 18:00
#46 Pregúnteles a los de la agencia Efe, que, por cierto, no es "gubernamental".

Lo de #40 lo he dicho siempre.
48 Sorel, día 18 de Octubre de 2009 a las 18:01
Buenas tardes.

Ayer tarde, en las inmediaciones del Santiago Bernabeu, antes de entrar a presenciar el partido, pudo ver a grupos de jovencitas y jovencitos que portaban camisetas adquiridas en la manifestación de esa misma tarde.

¡Vaya panda de ñiños y niñas-pera! ¿Esta es la savia nueva de la rebelión cívica? ¿Una panda de "pijos" inanes? Eso sí, que si la banderita de España, que si pulseritas con los colores nacionales, etc, etc. Criaturas que al ver una "cresta" de cerca se lo harían encima.

No dudo de la asistencia a la manifestación de familias humildes pero por lo que pude ver... jo.er, qué tropa!
49 bacon, día 18 de Octubre de 2009 a las 18:09
mescalero 47
si yo le digo que la agencia efe no era independiente cuando la fundó Serrano Súñer, puede que Vd. se ría. Si Vd. me dice que ahora mismo es independiente, discúlpeme, pero me río yo. Nominalmente, hoy en España el poder judicial es independiente del ejecutivo, pero si Vd. cree que hay alguien que puede creerse que Conde Pumpido o Garzón son independientes...
50 lead, día 18 de Octubre de 2009 a las 18:10
[Cifras de la manifestación: 12 Bernabéus]

Mi #94 de anoche.

Añado algo a mi post de anoche. De camino a la manifestación, pasamos por el Bernabéu, donde miles de personas se preparaban para entrar en el Estadio para ver el partido Madrid-Valladolid. Esos miles de personas eran una nada en comparación con lo que unos minutos después vimos en Cibeles y aledaños. ¿Un millón doscientas mil personas dice la Comunidad de Madrid, es decir, 12 "Bernabéus"? Creo que es la cifra correcta.

Si alguien ha estado en el Bernabéu sabe lo que son 100.000 personas, que pueden evacuar el Estadio en 15 minutos. Las que había en la manifestación no se dispersan tan fácilmente en tan poco tiempo. Un millón de personas, no las 100.000 de un Estadio, impresionan de verdad ...como me impresionaron las que ocuparon ayer pacífica y alegremente el centro de Madrid.

« 1 2 3 4 »

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899