Pío Moa

« Oscuras intrigas y coincidencia de intereses | Principal | Cuestión de pudor »

El "precio político"

13 de Abril de 2006 - 08:52:28 - Pío Moa

Compartir:
Menéame Tuenti

Titular de La Razón hace unos días: “La ETA no se rinde ni entrega las armas”. Muy cierto. Y muy agudo. ¿Por qué había de rendirse si, gracias al gobierno actual, está en pleno triunfo después de verse acorralada por Aznar?  ¿Por qué había de entregar sus armas si con ellas, con unas cuantas pistolas y  bombas,  más la complicidad política del gobierno,  se siente a cuatro pasos de la victoria? ¿Si ahora mismo está marcando el rumbo y la agenda de toda la política española? Pocas veces la sandez pura y simple había alcanzado tales niveles.

  Por cierto, corre el rumor –sólo rumor, por ahora—de que el gobierno está financiando a la ETA como parte del plan de encauzamiento de los asesinos hacia “la paz”.

 La AVT se suma a la tesis del PP: no admitirá un “pago político” a la ETA. ¿Les parece poco pago político el ilegal estatuto catalán, palanca para la disgregación del país y el hundimiento de la democracia? No  acaban de darse cuenta de la maniobra del supuesto “bobo solemne”.   Vaya por Dios.

  Zapatero no defiende la república, sino el Frente Popular. Este frente fue la alianza de los mismos que se habían levantado en 1934 contra un gobierno legítimo, o colaborado en el golpe. El FP llegó al poder en febrero del 36, tras unas elecciones violentas y anómalas. A partir de ahí destruyó la legalidad republicana desde la calle y desde el gobierno, en un proceso revolucionario. No fue la guerra la que destruyó la democracia republicana, sino la destrucción de la democracia republicana por el FP la que causó la guerra. Zapatero intenta hoy destruir la legalidad, la Constitución, en alianza de hecho con los separatistas y con la ETA. Por eso dice inspirarse en la república, confundiéndola fraudulentamente con el Frente Popular. Y por eso es tan necesario restablecer la verdad, contra la demagogia de los políticos y de la mayoría de los medios de masas.

Comentarios (159)

« 1 2 3 4 »

151 JOSE, día 14 de Abril de 2006 a las 18:19
Manifiesto "Con orgullo, con modestia y con gratitud"

El 14 de abril de 1931, España tuvo una oportunidad. La proclamación de la II República Española encarnó el sueño de un país capaz de ser mejor que sí mismo, y reunió en un solo esfuerzo a todos los españoles que aspiraban a un porvenir de democracia y de modernidad, de libertad y de justicia, de educación y de progreso, de igualdad y de derechos universales para todos sus conciudadanos. Hoy, setenta y cinco años después, los firmantes de este manifiesto evocamos aquel espíritu con orgullo, con modestia y con gratitud, y reivindicamos como propios los valores del republicanismo español, que siguen vigentes como símbolos de un país mejor, más libre y más justo.

Frente al colosal impulso modernizador y democratizador que acometieron las instituciones republicanas -siempre con la desleal oposición de quienes creían, y siguen creyendo, que este país es de su exclusiva propiedad-, todavía se nos sigue intentando convencer de que la II República fue un bello propósito condenado al fracaso desde antes de nacer por sus propios errores y carencias. Los firmantes de este manifiesto rechazamos radicalmente esta interpretación, que sólo pretende absolver al general Franco de la responsabilidad del golpe de estado que interrumpió la legalidad constitucional y democrática de una república sostenida por la voluntad mayoritaria del pueblo español, con las trágicas consecuencias que todos conocemos. Y exigimos que las instituciones de la actual democracia española rompan de manera definitiva los lazos que la siguen uniendo -desde los callejeros de los municipios hasta los contenidos de los libros de texto- con un estado ilegítimo, que surgió de una agresión feroz contra sus propios ciudadanos y se sostuvo en el poder durante treinta y siete años mediante el abuso sistemático e indiscriminado de los siniestros recursos que caracterizan la pervivencia de los regímenes totalitarios. Después de treinta años de democracia, resulta vergonzoso tener que recordar aún donde estaba la ley y donde estuvo el delito. A estas alturas, es intolerable, y muy peligroso para la salud moral y política de nuestro país, que todavía se pretenda equiparar al gobierno legítimo de una nación democrática con la facción militar que se sublevó contra el estado al que, por su honor, había jurado defender, y cuya victoria sólo fue posible gracias a la ayuda de los regímenes fascista y nazi que preparaban una invasión de Europa que acabaría provocando una guerra mundial y, aún más decisivamente, gracias a la culpable indiferencia de las democracias occidentales, que, antes de convertirse en víctimas de las mismas potencias en cuyas manos habían abandonado a España, eligieron parapetarse tras el hipócrita simulacro de neutralidad que representó el comité de No Intervención de Londres.

El 14 de abril de 1931, España tuvo una oportunidad, y los españoles la aprovecharon. Pese a la brevedad de su vida, la II República desarrolló en múltiples campos de la vida pública una labor ingente, que asombró al mundo y situó a nuestro país en la vanguardia social y cultural. Entre sus logros, bastaría citar la reforma agraria, el sufragio femenino, los avances en materia legislativa de toda índole, la separación efectiva de poderes, las constantes y modernísimas iniciativas destinadas a difundir la cultura hasta en las comarcas más remotas, el decidido impulso de la investigación científica o el florecimiento ejemplar no sólo de la educación, sino también de la asistencia sanitaria pública, para demostrar que aquel bello propósito generó bellísimas realidades, que habrían sido capaces de cambiar la vida de un pueblo condenado a la pobreza, la sumisión y la ignorancia por los mismos poderes -los grandes propietarios, la facción más reaccionaria del Ejército y la jerarquía de la Iglesia Católica- que se apresuraron a mutilarlo de toda esperanza.

La República dotó a los sectores más débiles y desprotegidos de la sociedad de entonces, las mujeres y los niños, de un estatuto jurídico privilegiado en su época. El retroceso fue tan brutal, que el cambio de régimen supuso para ellas, para ellos, la pérdida de todo derecho y su consagración como subciudadanos dependientes de la buena voluntad de los cabezas de sus respectivas familias. La República apostó por la defensa de los espacios públicos como escenario fundamental de la vida española, asumiendo la necesidad de equiparar las condiciones de vida de las poblaciones rurales y urbanas, y desarrollando políticas de igualdad no sólo entre los individuos, sino también entre las regiones más y menos prósperas. El retroceso fue tan brutal, que el cambio de régimen consolidó las desigualdades históricas tanto individuales como colectivas, y abandonó la promoción de los servicios públicos para crear un déficit que en algunos sectores, como la educación primaria y secundaria, seguimos padeciendo todavía. La República fomentó el auge de la cultura española en todos los terrenos de la creación artística y de la investigación científica, el debate intelectual y la vida universitaria, hasta el punto de que su nombre y su destino estarán unidos para siempre a la memoria del máximo esplendor cultural del que ha gozado nuestro país en la era moderna. El retroceso fue tan brutal, que el cambio de régimen supuso la pérdida más trágica que, a su vez, ha soportado nunca la cultura española, el exilio masivo de los mejores, que dejaron las aulas y los laboratorios, los talleres y las redacciones, las editoriales y los museos, la autoridad y el prestigio intelectual de nuestro país, en manos de una improvisada cosecha de oportunistas y segundones, que redujeron la vida cultural española a una lamentable manifestación de mediocres oscuridades.

Hoy, setenta y cinco años después, los firmantes de este manifiesto no queremos seguir lamentando la triste brutalidad de aquel retroceso, sino celebrar la emocionante calidad de los logros que le precedieron, y agradecer la ambición, el coraje, el talento y la entrega de una generación de españoles que creyó en nosotros al creer en el futuro de su país. Reivindicar su memoria es creer en nuestro propio futuro, que será proporcionalmente mejor, más libre, más justo, más feliz, en la medida en que seamos capaces de estar a la altura de la tradición republicana que hemos heredado. Por una España verdaderamente moderna, laica, culta, igualitaria, por su definitiva normalización democrática, y por el progreso armónico del bienestar de todos sus ciudadanos, hoy, setenta y cinco años después, queremos celebrar el 14 de abril de 1931, y proponer que esta fecha se celebre en lo sucesivo como un reconocimiento oficial a todos los ciudadanos españoles que lucharon activamente por la libertad, la justicia y la igualdad, valores comunes que tienen que seguir orientando la construcción democrática de la sociedad española.

Abril 2006
152 Joven_CV, día 14 de Abril de 2006 a las 20:36
Yo quería agradecer a la persona que escribió el mensaje numero 123 que me contestara y que me diera un texto que desmitifique a la II República.
No sé que pasa, pero yo entro aquí pido consejos o algún favor y nadie me contesta.
Un saludo a todos.
guillermo_594@hotmail.com
153 capitanhaddock, día 15 de Abril de 2006 a las 00:30

En suma, que la II república fue lo más de lo más fijateeeee. No tiene desperdicio, y hatque reconocerles al menos su tenacidad.ERre que erre, como el conejito de duracell....

ZZZZZZZZZZZZZZZZZZZZ
Manifiesto "Con orgullo, con modestia y con gratitud"

El 14 de abril de 1931, España tuvo una oportunidad. La proclamación de la II República Española encarnó el sueño de un país capaz de ser mejor que sí mismo, y reunió en un solo esfuerzo a todos los españoles que aspiraban a un porvenir de democracia y de modernidad, de libertad y de justicia, de educación y de progreso, de igualdad y de derechos universales para todos sus conciudadanos. Hoy, setenta y cinco años después, los firmantes de este manifiesto evocamos aquel espíritu con orgullo, con modestia y con gratitud, y reivindicamos como propios los valores del republicanismo español, que siguen vigentes como símbolos de un país mejor, más libre y más justo.

Frente al colosal impulso modernizador y democratizador que acometieron las instituciones republicanas -siempre con la desleal oposición de quienes creían, y siguen creyendo, que este país es de su exclusiva propiedad-, todavía se nos sigue intentando convencer de que la II República fue un bello propósito condenado al fracaso desde antes de nacer por sus propios errores y carencias. Los firmantes de este manifiesto rechazamos radicalmente esta interpretación, que sólo pretende absolver al general Franco de la responsabilidad del golpe de estado que interrumpió la legalidad constitucional y democrática de una república sostenida por la voluntad mayoritaria del pueblo español, con las trágicas consecuencias que todos conocemos. Y exigimos que las instituciones de la actual democracia española rompan de manera definitiva los lazos que la siguen uniendo -desde los callejeros de los municipios hasta los contenidos de los libros de texto- con un estado ilegítimo, que surgió de una agresión feroz contra sus propios ciudadanos y se sostuvo en el poder durante treinta y siete años mediante el abuso sistemático e indiscriminado de los siniestros recursos que caracterizan la pervivencia de los regímenes totalitarios. Después de treinta años de democracia, resulta vergonzoso tener que recordar aún donde estaba la ley y donde estuvo el delito. A estas alturas, es intolerable, y muy peligroso para la salud moral y política de nuestro país, que todavía se pretenda equiparar al gobierno legítimo de una nación democrática con la facción militar que se sublevó contra el estado al que, por su honor, había jurado defender, y cuya victoria sólo fue posible gracias a la ayuda de los regímenes fascista y nazi que preparaban una invasión de Europa que acabaría provocando una guerra mundial y, aún más decisivamente, gracias a la culpable indiferencia de las democracias occidentales, que, antes de convertirse en víctimas de las mismas potencias en cuyas manos habían abandonado a España, eligieron parapetarse tras el hipócrita simulacro de neutralidad que representó el comité de No Intervención de Londres.

El 14 de abril de 1931, España tuvo una oportunidad, y los españoles la aprovecharon. Pese a la brevedad de su vida, la II República desarrolló en múltiples campos de la vida pública una labor ingente, que asombró al mundo y situó a nuestro país en la vanguardia social y cultural. Entre sus logros, bastaría citar la reforma agraria, el sufragio femenino, los avances en materia legislativa de toda índole, la separación efectiva de poderes, las constantes y modernísimas iniciativas destinadas a difundir la cultura hasta en las comarcas más remotas, el decidido impulso de la investigación científica o el florecimiento ejemplar no sólo de la educación, sino también de la asistencia sanitaria pública, para demostrar que aquel bello propósito generó bellísimas realidades, que habrían sido capaces de cambiar la vida de un pueblo condenado a la pobreza, la sumisión y la ignorancia por los mismos poderes -los grandes propietarios, la facción más reaccionaria del Ejército y la jerarquía de la Iglesia Católica- que se apresuraron a mutilarlo de toda esperanza.

La República dotó a los sectores más débiles y desprotegidos de la sociedad de entonces, las mujeres y los niños, de un estatuto jurídico privilegiado en su época. El retroceso fue tan brutal, que el cambio de régimen supuso para ellas, para ellos, la pérdida de todo derecho y su consagración como subciudadanos dependientes de la buena voluntad de los cabezas de sus respectivas familias. La República apostó por la defensa de los espacios públicos como escenario fundamental de la vida española, asumiendo la necesidad de equiparar las condiciones de vida de las poblaciones rurales y urbanas, y desarrollando políticas de igualdad no sólo entre los individuos, sino también entre las regiones más y menos prósperas. El retroceso fue tan brutal, que el cambio de régimen consolidó las desigualdades históricas tanto individuales como colectivas, y abandonó la promoción de los servicios públicos para crear un déficit que en algunos sectores, como la educación primaria y secundaria, seguimos padeciendo todavía. La República fomentó el auge de la cultura española en todos los terrenos de la creación artística y de la investigación científica, el debate intelectual y la vida universitaria, hasta el punto de que su nombre y su destino estarán unidos para siempre a la memoria del máximo esplendor cultural del que ha gozado nuestro país en la era moderna. El retroceso fue tan brutal, que el cambio de régimen supuso la pérdida más trágica que, a su vez, ha soportado nunca la cultura española, el exilio masivo de los mejores, que dejaron las aulas y los laboratorios, los talleres y las redacciones, las editoriales y los museos, la autoridad y el prestigio intelectual de nuestro país, en manos de una improvisada cosecha de oportunistas y segundones, que redujeron la vida cultural española a una lamentable manifestación de mediocres oscuridades.

Hoy, setenta y cinco años después, los firmantes de este manifiesto no queremos seguir lamentando la triste brutalidad de aquel retroceso, sino celebrar la emocionante calidad de los logros que le precedieron, y agradecer la ambición, el coraje, el talento y la entrega de una generación de españoles que creyó en nosotros al creer en el futuro de su país. Reivindicar su memoria es creer en nuestro propio futuro, que será proporcionalmente mejor, más libre, más justo, más feliz, en la medida en que seamos capaces de estar a la altura de la tradición republicana que hemos heredado. Por una España verdaderamente moderna, laica, culta, igualitaria, por su definitiva normalización democrática, y por el progreso armónico del bienestar de todos sus ciudadanos, hoy, setenta y cinco años después, queremos celebrar el 14 de abril de 1931, y proponer que esta fecha se celebre en lo sucesivo como un reconocimiento oficial a todos los ciudadanos españoles que lucharon activamente por la libertad, la justicia y la igualdad, valores comunes que tienen que seguir orientando la construcción democrática de la sociedad española.

QUE BONITOOOOOO
154 Jorge, día 17 de Abril de 2006 a las 14:08
"Corre el rumor que el gobierno está financiando a ETA". ¿Dónde corre?, ¿donde lo ha oído el Sr. Moa?, ¿Le da crédito?.
Corre el rumor de que hay quien escribe libros revisionistas sin revisar ni contrastar sus fuentes, o simplemente las inventa.
Los rumores corren, son libres de correr.
Las mentiras corren, son libres de correr.
155 jose luis Tirado, día 20 de Abril de 2006 a las 12:45
¿A qué tanto miedo de decir lo que todos sabemos?: que la ETA y el Gobierno, saben mucho más de lo que dicen y por eso no quieren investigar nada, los unos y chantajean los otros, con reivindiacciones, que van a llevar a la ruptura de España. No somos lelos, aunque algunos parecen tratarnos como tales.
156 jose l., día 20 de Abril de 2006 a las 13:06
No traten de convencer a los rojos que escriben en este blog, son los reyes de la manipulación histórica. Yo viví la República y la Guerra Civil como combatiende en el Ejército popular, estuve el Belchite y en la batalla del Ebro, entre otras acciones, así como la Dictadura de Franco y la democracia actual. Después de analizarlo todo,el marxismo me espanta, y eso que combatí al lado de miles de marxistas, muchos fueron amigos mios, pero la experiencia de mi vida, me ha enseñado, que más vale un gobierno con dictadura franquista, que una democracia como la actual de Zapatero. Tengo 87 años y les aseguró que tengo la mente lucida y un estado envidiable de salud, todos los días nado en la piscina, y me ando 7 kilometros, no crean qu está hablando un viejo "gá-gá".
157 loveoynolocreo, día 22 de Abril de 2006 a las 16:44
Es increible el talante democratico de la gente que escribe en este foro.Sres yo no vivi la dictadura de Franco, pero mi sentido comun me dice que no fue nada buena...Porque no tener la Libertad de hacer y decir lo que uno quiere me parece que no es demasiado bueno.Y a Uds. nadie le prohibe decir o hacer lo que quieren.Si tan mal les parece que el gobierno busque dialogo para gobernar el pais, es que no han entendido nada de la Democracia.Hacer pasar a todos por el aro solo genera rencor y odio.Y desde 1978 las vascongadas se denominan Pais Vasco(Euskadi).Mal que les pese.
158 zebulonidas, día 23 de Abril de 2006 a las 00:49
A loveoynolocreo, tienes toda la razón. Me parece que algunas personas de este foro se la va la olla.

saludos a todos
159 UNOMAS, día 31 de Agosto de 2006 a las 18:27
Quien es este Pio Moa???
Que me recuerda????
Redacto la Constitucion???
Nooo, espera....
Ah, ya, es voluntario en "Medicos sin Fronteras"...no
Pero algo relacionado con la sangre me viene a la memoria....

« 1 2 3 4 »

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899