Pío Moa

« Zapo y Garzón | Principal | La chusma, que no clase, política »

El mayo del 68 español

31 de Mayo de 2008 - 13:25:06 - Pío Moa

Compartir:
Menéame Tuenti

"Recuerdo que había inquietud de que a última hora prohibieran el recital de Raimon. Muchos daban por sentado que así sería, pues su carácter político y contra el régimen estaba clarísimo (corrían rumores entre los enterados de que Raimon cedería la recaudación para CCOO). Y París –entonces una referencia incomparablemente más próxima que ahora– daba saltos de fiebre revolucionaria (...) Sin embargo la autorización oficial se mantuvo. Y así, aquella tarde de 18 de mayo fue aglomerándose en la facultad (de Económicas) un gentío pocas veces visto en un acto antifranquista. Quizá tres o cuatro mil personas (¿hasta cinco mil?). No solo estudiantes: por la calle que baja a la facultad venía una comitiva con una pancarta de acera a acera: "Los obreros estamos con los estudiantes contra la dictadura", o algo similar. Firmaba Comisiones Obreras, o Comisiones Juveniles.

La policía no daba señales de vida, ni siquiera para controlar. Conforme se acercaba la hora menudeaban los grupos, las pancartas, banderas rojas, retratos de Che Guevara, alguno de Ho Chi-min. Guevara, uno de los grandes ídolos del momento en todo el mundo, hoy casi olvidado por la juventud, según las encuestas [resucitado un poco por el movimiento antiglobalización].

Asistía seguramente la casi totalidad de los estudiantes radicales, revolucionarios, izquierdistas y también otros muchos, harto más tibios frente a la dictadura o las "injusticias sociales", y que venía simplemente a oír el recital. La mayoría de los rojos, que también llamaremos radicales aunque entonces no se usaba esa palabra, eran comunistas, sobre todo de la fracción carrillista, o sea "revisionista" o "revi". A cierta distancia en cuanto a fuerza numérica venían los maoístas, divididos en numerosos grupos (...) un FELIPE marxista harto diferente del fundado por Julio Cerón años antes; muy pocos trotskistas; todavía menos anarquistas. Socialistas, puede que alguno, de las escuálidas juventudes del grupo de Tierno Galván.

Por fin llegó Raimon y el ambiente en aquel gran vestíbulo se caldeó hasta lo indecible. No me acuerdo bien, pero creo que empezó con Al vent, canción bastante inspirada aunque suave para el revolucionarismo general, que tantas cosas había superado: ¡aquello de "buscant a Deu" o incluso "buscant la pau"! Pero, en fin, no venía al caso protestar entonces por esas desviaciones pequeño burguesas. Cantó La nit, interpretada como una referencia al franquismo, aunque el autor ha declarado, me parece, que no tenía esa intención; Diguem no,  y D´un temps, d´un pais, más directamente políticas. Raimon anunció que dedicaba una canción a Che Guevara, aquella, creo, donde afirmaba que "a veces la paz no es más que miedo". Eso gustó mucho a los asistentes, poco creyentes en el pacifismo. Otra, Tots el colors del vert, era dedicada al País Vasco, apoyando en realidad a la ETA, que ya empezaba a hacerse conocida.

Y así otras. Los gritos del público acompañaban, coreaban o interrumpían al cantante. No los recuerdo con precisión, pero serían los habituales: "Obreros y estudiantes, contra la dictadura", "Franco asesino", "La solución, la revolución", "Democracia sí, dictadura no", "Franco no, socialismo sí"; se cantaría el No nos moverán,  una canción sindicalista useña con ritmo africano perdido en la versión española; o lo de "Y si a Franco no le gusta la bandera tricolor, le impondremos una roja con el martillo y la hoz" (...)

Cantó, pues, Raimon, en el gran vestíbulo de Económicas (hoy Filosofía B), rebosante de un público enfervorizado. Terminó el recital y muchos estábamos medio afónicos, y los ánimos enardecidos. La policía seguía ausente, y de manera espontánea la gente fue congregándose en manifestación.

Y allí se constató la primera deserción, la primera decepción y la realidad de la situación. ¿Cuántos se manifestaban, invadiendo la calzada? Unos mil, no más de un tercio de los asistentes. Los demás ahuecaban el ala o se esparcían por las aceras y descampados que subían a Filosofía (hoy Filosofía A): se disponían, con la mayor desvergüenza, a contemplar a prudente distancia las esperables cargas de la policía, ¡y sin pagar un duro por el espectáculo! Los de la calzada empezamos a abuchearles: "¡Mirones no! ¡Mirones no!", pero los aludidos, como si nada.

Éramos de todas formas una multitud si la comparamos con las manifestaciones habituales, y la marcha prosiguió entre lemas y cánticos, a menudo chabacanos, propios de tales ocasiones. Increíblemente llegamos a la avenida Complutense sin que los grises se dignaran aparecer. Continuamos hacia los comedores llamados "del SEU", el sindicato falangista universitario, que había sido desmantelado creo que aquel mismo curso. En aquellos amplios locales se comía muy barato y estaban frente a Medicina; hoy son oficinas de no sé qué.

De pronto se produjo la desbandada. Algunos daban saltos para ver, por encima de las cabezas, qué sucedía. Y he aquí lo que sucedía: un solitario jeep de los pequeños, con dotación de cuatro grises, avanzaba cautelosamente. ¡Y ello había bastado para disolver una concentración de mil personas enardecidas, sin contar los mirones, que cívicamente la flanqueaban por las aceras! Claro, los huidores tomaban a los cuatro policías por la vanguardia de una legión, aunque esta tardó bastante en aparecer. Y en una muchedumbre, ya se sabe, si unos pocos de delante echan a correr, los de atrás les imitarán con apasionamiento. Al cabo de un rato llegaron más vehículos, y la impetuosa marcha se deshizo como una pompa de jabón. Diez o quince nos sostuvimos un cuarto de hora, a inútiles pedradas, en la esquina de Geológicas, entonces en construcción, y cuando nos cansamos rodeamos la Ciudad Universitaria y fuimos a Moncloa.

En Moncloa y Argüelles había un buen despliegue policial. También pululaban unos pocos cientos de supervivientes de la reciente catástrofe. Con más valor que antes, unos grupos saltaron repetidamente a la calle Princesa, gritando y protestando, casi en medio de los grises.

Tengo entendido que Raimon dedicó otra canción a aquella particular jornada".

(en La sociedad homosexual y otros ensayos)

Y así fue, mayormente, el mayo del 68 español. Regino García Badell, que también estuvo en la ocasión, me ha recordado que quienes bajamos hacia la Moncloa cortamos el tráfico con una gran farola, de hormigón, a la altura del colegio mayor San Juan Evangelista. Así fue. Según bajábamos, gritando, volví la cabeza y vi cómo del colegio salían unos estudiantes para echar la farola de nuevo a la acera y liberar el tráfico, por lo demás muy escaso en aquellos momentos.  

---------

Querellas y normalidad

La querella de Gallardón contra Jiménez Losantos sería un suceso normal, y el resultado podríamos considerarlo normal desde el principio, si viviéramos en una situación normal.

Pero no hay nada de ello: la acción judicial se produce en medio de una campaña generalizada para, en una repetición agravada del antenicidio, privar de voz a Jiménez Losantos –y por tanto a sus millones de oyentes–; y para privarnos a todos de la libertad de expresión, al modo como ya ocurre en Cataluña. Es una acción que entra de lleno en esa campaña liberticida.

Y la  institución judicial es una de las que merecen menos crédito a los ciudadanos, corroída como se halla por los enterradores de Montesquieu, desde el Tribunal Constitucional para abajo. Y ahí tienen a un juez como Garzón echando leña al fuego, a dúo con Zapo, como presión indirecta al tribunal del caso Gallardón. La degradación de la justicia y la involución política. Con motivo de la denuncia que sufrí a raíz de Años de hierro me comentó, como ya dije, Aquilino Duque: "Simplemente has tenido suerte. En España hay cada vez menos seguridad jurídica".

Esto es lo que pasa y lo que impide considerar la querella como una acción normal que los tribunales solventarían normalmente en una sociedad democrática normal.

---------

En el blog de César Vidal, no lo pasen por alto:

"Y, finalmente, llegó la vista oral en la que Gallardón derramó unas lagrimitas y todos supimos –o corroboramos –que lo más ofensivo para él no ha sido, por ejemplo, cuando la izquierda lo llamó asesino como al resto de sus compañeros de partido sino cuando Federico censuró que valorara más su carrera que saber la verdad sobre el 11-M".

A los dirigentes del PP las izquierdas les llamaron reiteradamente asesinos, atribuyéndoles la matanza del 11-m. Gallardón nunca se inmutó lo más mínimo, ni pensó en querellarse: estaba seguro de que a él no le incluían.

Comentarios (100)

« 1 2 »

1 mescaler, día 31 de Mayo de 2008 a las 13:45
si viviéramos en una situación normal...

¿Y quién decide sobre la "normalidad" o la "anormalidad"? ¿Usted, Moa, o los millones de españoles que expresan libre y normalmente sus opiniones, sin recurrir al insulto o a la calumnia? ¿Se ha planteado alguna vez si es "normal" su exacerbada homofobia o su trasnochado machismo?

2 vstavai, día 31 de Mayo de 2008 a las 13:52
Mesca, yo entiendo que la situación es anormal desde el punto de vista de la Constitución y la democracia, y normal desde el punto de vista del patio de Monipodio que usted mismo representa. Nada más normal que lo que ocurre, para la gente de los "cien años de honradez" y compinches de los asesinos como usted mismo. Que engañéis a muchas personas es otro asunto, pero no a todas, solo a una ligera mayoría, a pesar de que tenéis casi todos los medios de expresión y de que venís a soltar vuestras cagadas a los demás. Así que, pandilla de mangantes, no creáis que todo os va a salir siempre bien.
3 mescaler, día 31 de Mayo de 2008 a las 13:55
Por supuesto, compinche de los asesinos y de la masonería francesa, y lacayo del Anticristo, si hace falta. A ver si algún día vuelves a la realidad, vsta. Te vendría bien.
4 vstavai, día 31 de Mayo de 2008 a las 13:57
La realidad está bien clara, y es cambiante: tú estás con la cheka, la ETA y Zapo, otros estamos en contra. Tú, cuando te hablan del Vita, de Filesa, de la colaboración con los asesinos, y de tantas cosas de esas, se te ponen los dientes largos. A otros nos da asco.
5 mescaler, día 31 de Mayo de 2008 a las 14:01
Se me olvidaba, la cheka. Y seguro que también estoy implicado en el asesinato de Manolete, que sí, que fue un asesinato, una conjura masónica.
6 Sherme, día 31 de Mayo de 2008 a las 14:02
Muy buen "retrato" de aquellos tiempos, D. Pío. Éramos unos niñatos con el seso "perforado" por el exceso de hormonas (y los "ensueños" pajilleriles de "libertad" -sexual- que creíamos "realidad" allende nuestras "fronteras").

Si hasta fue un "éxito" durante meses una película como "Helga, el milagro de la vida", donde lo que salía ¡era un parto en primer plano! O las colas que se formaban para ver alguna peli donde salía de refilón una teta. Aquello era antes del "destape", claro. No estábamos mucho más lejos de aquellos estudiantes franchutes, ¡también ellos querían los mismo! Libertad para que las tías cedieran un poco... y si para eso había que hacerse rojeras... ¿por qué no? Las de derechas con tanta monja y tanta "represión del nacional-catolicismo" (término entonces aún no inventado) no nos parecían "asequibles" (salvo para casarse, entonces la norma... pero más adelante).

Si es que... LA ESTUPIDEZ es el motor del mundo... PROGRE.

Hijos de obreros, burguesitos con trenka, que accedíamos a las universidades ¡con BECA franquista! y hasta podíamos comer barato en aquellos tan denostados comedores del SEU... anda que como ahora... y salía uno hecho todo un SEÑOR, con título válido para ganarse la vida HONRADAMENTE. Igualico que ahora... que salen con el título de Doctor y no saben ni escribir sin faltas... por lo que si pueden meten la cabeza de cajera de súper... o de repartidor de pizzas. ¡Viva la ROBO_ILUSIÓN marZixta!
7 mescaler, día 31 de Mayo de 2008 a las 14:03
Por cierto, vsta, si yo, que ni siquiera he votado al PSOE, colaboro con los asesinos, ¿que habría que hacer con los doce millones de españoles que sí le han votado?
8 mescaler, día 31 de Mayo de 2008 a las 14:05
Me temo que tantas pajas te dejaron el cerebro definitivamente dañado, Wikisherme.
9 sinrocom, día 31 de Mayo de 2008 a las 14:08
Una sociedad normal, Mesca, es una sociedad libre de mescas, por ejemplo, libre de basura social, libre de politicos poltroneros, que se dedican a crear problemas al conjunto de los españoles, en lugar de resolverlos. Una sociedad normal es una sociedad, donde los fines que se persiguen son los que se han venido persiguiendo a traves de la existencia humana, una vida justa, una institucion familiar respetada y estable, unas autoridades que defiendan la integridad fisica y psicologica de las personas,y guiada por unos gobernantes con un minimo de etica y moral, que sean capaces de dar buen ejemplo a la sociedad en lugar de engañarlan y estafarla.. y asi sucesivamente.

Una sociedad anormal, Mesca, es esta en la que vivimos, donde estupidos como tu se dedican (tal vez a sueldo), a incordial continuamente a los genios como D. Pio, y a intentar distorsionar la buena labor que esta haciendo por esta nacion corrupta y degenerada por las aves de rapiña que se han apoderado de ella.
10 Sherme, día 31 de Mayo de 2008 a las 14:10
8# ¿no sabes que de eso se recupera uno? Pensando, estudiando, recordando... quizás algún día tengas remedio, monín (monito pequeñito), lo da la edad y "las buenas compañías" (del otro sexo). Inténtalo, te vendrá mejor que ese morboso deseo de tocar las pelotas que tienes.
11 vstavai, día 31 de Mayo de 2008 a las 14:11
Tú no colaboras, mesca, simplemente apoyas y coreas a los que hacen esas cosas. Ni siquiera para eso tienes el nivel necesario. Los mescas son los palmeros de los delincuentes.
12 vstavai, día 31 de Mayo de 2008 a las 14:13
Es decir, tampoco eres de los millones de españoles engañados, mesca, no quieras hacerte el loco, eres de los que contribuyen a engañarlos por cuenta de los de la cheka, la ETA, el Vita y Filesa, vamos de los que se han retratado con la ley de falsificación histórica..
13 sinrocom, día 31 de Mayo de 2008 a las 14:14
Ahora se puede decir que la ETA ha ocupado el lugar de los "grises". Pero ahora no se castiga con porras, o con mangueras a presion.. ahora se ponen diez bombas en unos trenes y se mata a doscientas personas inocentes.
Los grises mantenian el orden, durante el franquismo y la ETA, crea tension.... esa que tanto le gusta al Zapo.
14 vstavai, día 31 de Mayo de 2008 a las 14:15
Como dice Moa, la ética de sociatas y asimilados se condensa en tres grandes valores: la trola, la mangancia y el puterío.
15 vstavai, día 31 de Mayo de 2008 a las 14:16
La verdad es que el 68 español fue mucho mejor que el francés: no destrozó casi nada y hubo mucha menos palabrería
16 vstavai, día 31 de Mayo de 2008 a las 14:17
A mesca lo que le va es lo que a Zerolo: convertir el órgano de la defecación en órgano de la sexualidad.
17 lupa, día 31 de Mayo de 2008 a las 14:24
No se lo pierdan, porfa, merece la pena leerlo!

Losantos, Gallardón y la paradoja del cretense

Una nota marginal sobre los razonamientos paradójicos
En este blog de negociación nos interesamos por las construcciones argumentales. En ese contexto nos ha llamado la atención un acontecimiento reciente: la querella de Gallardón contra Jiménez Losantos, que, desde el punto de vista meramente lógico, merece un ligero comentario, una simple nota al pie de página.

La primera sesión oral del 28 de mayo 2008, recela un fuerte tufo de contradicción que recuerda la clásica paradoja del cretense Epiménides.

« El cretense Epiménides afirmaba que todos los cretenses mienten en todas las ocasiones.
Por consiguiente, si tu preguntas a un hombre si es cretense y lo es, te dirá que él no es cretense, porque siempre miente. Pero si no lo es, te dirá igualmente que no lo es. Con lo cual te será imposible saber de cualquier hombre si es o no es cretense e inútil preguntarlo y aún plantearse la cuestión ».

La paradoja en el caso Gallardón versus Losantos

Entremos en el dilemma: O Gallardón cree que hay que cerrar el caso del 11-M, o no lo cree.

- Si lo cree así, no se ve por qué se siente injuriado por Losantos que le acusa precisamente de eso, de abogar porque se cierre el caso del 11-M.

- Si por el contrario, Gallardón no cree que haya que cerrar el caso del 11-M – como parece pretender ahora – al mantener su querella contra Losantos, está incurriendo en una patente contradicción de fondo. Se queja de que Losantos le acuse de pensar como él mismo pensaría bajo esta hipótesis. (Pero, ¿qué es que realmente piensa Gallardón ?).

La solución del caso G vs. L

La teoría de tipos de Bertrand Russell le da una salida a las paradojas del tipo de la del cretense que conllevan autoreferencia y lenguaje sobre el lenguaje. (Recuérdese el nada elemental teorema de Gödel).

Para escapar de las contradicciones, Gallardón no tiene más remedio que quitarse la soga al cuello en que le encierra el dilema : O cree que hay que obviar el 11-M o no lo cree… porque entonces incurre en contradicción. La salida en este caso está en razonar sobre el planteamiento. (Que es una manera de entrar en el dominio del metalenguaje como aconseja Russell).

La manera de romper el círculo, es distinguir y definir claramente que la querella es sobre la forma, y no sobre el fondo.

Lo malo es que en ese caso la querella deviene insustancial. A menos que sean más importantes las maneras y entonces la cuestión se reduciría a un infantil « este señor me ha pegado ». Si así fuera, el fondo, que es lo esencial, quedaría totalmente eclipsado por un problema de forma sobre la que se puede opinar si es adecuada o no. Pero entonces el nudo del proceso Gallardón versus Losantos quedaría en una anécdota insignificante y ridícula. Y hasta obscena si se piensa que tiene por tela de fondo la sangrienta tragedia nacional del 11 de marzo de 2004. Hay que buscar un contexto en el que no sea tan indecente querellarse.

En vista de las contradicciones de fondo, lo más que pudiera decir la juez en el caso Gallardón versus Losantos es : « Losantos se ha podido exceder en sus expresiones ». Y aún eso es discutible. Es casi una cuestión de técnica periodística, que de ser sancionada generaría daños incalculables a la práctica de la democracia.

Los demás, que no somos jueces, no podemos dejar de pensar, desde el mero punto de vista del análisis lógico, que, en los posicionamientos esenciales, Gallardón está en plena contradicción consigo mismo. Y que parecen importarle más las maneras que el doloroso problema de la resolución del 11-M. A lo mejor es que esas prioridades del fondo sobre la forma no son propias de un político de talla.

La falacia del maestro sofista

A título de curiosidad y juego le propongo al lector curioso otra paradoja que oculta también una contradicción interna y que es en realidad una falacia.

Un estudiante pobre pidió a un maestro de Atenas que le enseñase el arte oratorio con la condición de que le pagaría las lecciones a la primera ocasión en que ganase un juicio. El maestro accedió, y lo formó en las astucias oratorias. Pasó el tiempo y el alumno no pagaba. El maestro le reclamó el pago que le era debido. El alumno, que había aprendido bien el arte de la Retórica, le replicó : « Llevemos el caso a los tribunales. Si pierdo el juicio, no habré ganado y por consiguiente, no tendré aún obligación de pagarte según lo convenido; habrá que esperar a mi primer éxito. Pero si gano el juicio, la resolución del juez invalida tu pretensión, y tú, querido maestro, no recibirás nada ».

Es evidente que el maestro puede montar un razonamiento simétrico con la misma fuerza argumental. Dejo al lector encontrar una solución.

Nótese que en el caso G vs L, no existe esa simetría. La paradoja que estrangula a G no es constructible para la posición de L.


http://www.tendencias21.net/negociacion/index.php?...





18 Sherme, día 31 de Mayo de 2008 a las 14:33
Escribe Moa en su libro "De un tiempo y un país":

"Paradójicamente, otro libro anticomunista acabó de inclinarme en la dirección que luego seguí. Se titulaba, en español, La noche quedó atrás, firmado por Jan Valtin, ex agente de la III Internacional. Un relato en verdad terrible y maravilloso. Las hazañas, aventuras, ejemplos de abnegación que narraba, ¿no tenían acaso valor inmenso, aunque se acompañaran de crímenes? Nadie, por cierto, se entregaría tan en cuerpo y alma, tan ilusionadamente, a la defensa de un mediocre y corrupto régimen burgués. Sólo una causa grandiosa podía exigir tal pasión, inducir a tales gestas: la liberación de los oprimidos. Y el ajuste de cuentas a los opresores, que también contaba en mi ánimo, resentido por frustraciones propias de esa edad, cuando se tantea la vida con antenas sensibles que, al contacto con el mundo real, han de encogerse bruscamente, heridas o quemadas tantas veces. Y con un espíritu tan elevado, ¿no se superarían los matices siniestros que enturbiaban la lucha emancipadora? En cualquier caso, la contienda por un mundo mejor no era -como ofrecer un banquete, ni escribir una obra, ni pintar un cuadro o hacer un bordado; no puede ser tan elegante, tan tranquila y delicada, tan apacible, amable, cortés, moderada y magnánima. Una revolución es un acto de violencia...”, me aclararía Mao.

En la Universidad, o cuando se convocaban manifestaciones populares, me metía por libre en los enfrentamientos a pedradas con la policía. Creía que aquellas algaradas las promovía el PCE, pero solían venir de sectores más radicales y minoritarios. A finales del 68 o principios del 69, después de unos desgraciados sucesos personales, ingresé en el mencionado partido, y el resto viene aquí relatado.

Los deseos, buenos en demasía, de transformar el mundo, de allanar la senda al “hombre nuevo”, etc., encubren por lo general ambiciones menos plausibles. Como los demás, yo daba todo por la clase obrera; pero ¿qué clase obrera? No la compuesta por trabajadores de carne y hueso, seguro, sino un ente prodigioso, omnipotente, hacedor de la historia, repleto de sublimes cualidades. Y ese proletariado fantástico, ¿qué era sino el reflejo ultraidealizado de nosotros mismos, de nuestros sueños disparatados de gloria y poder?

Al endosar al proletariado nuestras fantasmagorías, eludíamos la responsabilidad personal y desvanecíamos los reparos al intento de realizarlas. Ese talante produce resultados distintos, según los individuos. En unos, la supeditación voluntaria a los dirigentes, encarnación de la potencia clasista. En otros, el ansia de hacerse con tal poder. La lucha interna por la supremacía adquiere entonces una doblez y ferocidad extraordinarias. Como nadie confiesa defenderse a sí mismo, ni habla en nombre propio, sino, humildemente, de la clase obrera, se pierde todo freno individual. Cada bando percibe con nitidez los anhelos personales, “no proletarios” del opuesto, tanto como se ciega a los suyos propios, enfermizamente disfrazados. Sólo el vencido en la pelea recupera su personalidad responsable: pero lo hace como sujeto odioso, enemigo del pueblo, espía, basura. Es necesario el castigo, moral o físico, así como el reforzamiento de la rígida obediencia a la facción triunfante, al objeto de disuadir, de impedir nuevas batallas y evitar la atomización en un combate de todos contra todos. Las camarillas se multiplican. Quedando irremisiblemente al margen los obreros reales, ¿quién oficiará de árbitro entre las facciones en pugna? Las facciones mismas, su pericia dialéctica y su poder material.

Quien sueña cosas desmesuradamente buenas para sí y para la sociedad, fácilmente se cree llamado a cumplirlas, a menos que el miedo y la abulia le detengan. Verá monstruos en cuantos estorben sus ansias redentoras. Pero la fuerza de los monstruos resulta con frecuencia aplastante. Los reveses menudean. A cada frustración, el enemigo aparece más desalmado y bestial, y uno mismo se ve noble y justo hasta lo indecible. El rencor, la furia, se exacerban. El mundo se toma hostil, empezando por la clase obrera, que no acata las órdenes y consignas, que muestra tal incomprensión hacia quienes se sacrifican por ella. Viene el decaimiento, el cinismo. O la autoinmolación exaltada, como justificación suprema.

Llega a ocurrir, sin embargo, que sepamos sacar ventaja de algunos de los vientos de la historia. Moral o intelectualmente no éramos tan superiores como imaginábamos, pero tampoco tan inferiores a nuestros adversarios, aquejados de parecidos defectos, si bien con los pies más afincados en tierra. Y nunca es imposible un vuelco favorable en la situación política. Las banderas “revolucionarias” avanzan, y hasta consiguen hincarse en el poder. A la postre se descubrirá lo que se ha descubierto: que el mundo feliz tan ansiado se aproxima, en efecto, a Un mundo feliz.

El pensamiento caprichoso, la arbitrariedad histérica, pasan por objetivismo y materialismo gracias al método de encarnar las fantasías en una fuerza social actuante, el proletariado (o la juventud, los marginados, la mujer... hay mucho donde elegir) la cual recibe, sin pedirlos, los mágicos dones que les otorgan los doctrinarios. Pero ese proletariado, como digo, tiene poco de real, es una condensación fantástica de los propios deseos. Nada mejor ocurre con la “burguesía”, simple nombre con el que viene a designarse lo despreciable. Burgués es el enemigo de los dirigentes partidistas, viva como viva y de lo que viva. En burgués se convierte el militante cuando no se somete hasta el fondo del alma a los seudomitos oficiales.

Un tontaina de los que ahora copan la parra (como el Mesca) especulará sobre la libertad ilimitada que entraña el no sujetarse a norma, convención o idea que no salga de la propia conciencia, la propia imaginación más bien, lanzada por caminos de vértigo. Pero es de estricta justicia que en esa parodia de libertad se esfume la individualidad, y que las ambiguas aspiraciones criadas en su nido obliguen a tareas de forzados, siempre incumplibles, siempre necesitado de coartada su fracaso.
19 odafraja, día 31 de Mayo de 2008 a las 14:33
Lo que se juzga es si FJL injurió a gallardón o no. Puedes criticar a un político sin necesidad de caer en el insulto. Sólo pensad en lo que decis cuando alguien insulta a vuestros afines, o incluso expone ideas diferentes a las vuestras. Pedís expulsión del blog, censura, etc. El fondo puede estar bien, pero las formas hay que cuidarlas, sino el fin justifica los medios.
20 sinrocom, día 31 de Mayo de 2008 a las 14:37
Entonces, Ody...?Cuanto tendria que pagar de indemnizacion F. Gonzalez a Rajoy, por haberle llamado imbecil enfrente la opinion publica de todo el Pais?
21 sinrocom, día 31 de Mayo de 2008 a las 14:38
¿Y Pepiño? No estaria en la carcel ya hace mucho tiempo por la cantidad de injurias que ha dedicado a la mayoria de las personalidades del PP?
22 mescaler, día 31 de Mayo de 2008 a las 14:44
¿Y qué les impide a esas "personalidades" presentar las correspondientes querellas, sinro?
23 mescaler, día 31 de Mayo de 2008 a las 14:46
24 sinrocom, día 31 de Mayo de 2008 a las 14:46
A quien, Mesca, ? ¿Al maestro armero?
25 mescaler, día 31 de Mayo de 2008 a las 14:47
#16 No, eso es lo que le va a Grande Marlasca, el amigo de Moa.
26 Sherme, día 31 de Mayo de 2008 a las 14:48
19# ¿es injuria decir, y poner el audio donde lo dice, que Gallardón aboga por que se cerrara el juicio "como sea", que la "instrucción es ejemplar", que la "verdad" es la que los "magníficos jueces y fiscales" han dicho que es aunque no se lo traguen ni las mismas víctimas ni millones de españoles?

¿Es injuriarle decir que él dice que "hay que mirar al futuro" y "olvidar el pasado" y que si te vi no me acuerdo..?

Oiga, pues que se querelle conmigo también. Gallardón es un TRAIDOR a su propio partido, a las víctimas del 11-M y a cuantos defendemos que esa FARSA DE JUICIO es el telón de acero con que JUSTIFICAR y TAPAR el GOLPE DE ESTADO que estamos sufriendo desde aquella maldita fecha, inolvidable para tantos españoles de BIEN.
27 DeElea, día 31 de Mayo de 2008 a las 14:49
“o incluso expone ideas diferentes a las vuestras.”

No te referirás a ti jajajaja o al Mesca Jajajajajajajaja, Ideas dice, no hombre gases eso son gases.
28 sinrocom, día 31 de Mayo de 2008 a las 14:50
Como yo solia decir... Raimondo que me mondo...
29 Sherme, día 31 de Mayo de 2008 a las 14:56
26# y hay más TRAIDORES.... más de ONCE MILLONES Y MEDIO... aquellos que tanto gritaron el "QUEREMOS SABER antes de votar" y luego... "ya se sabe".

Pero ACABAREMOS SABIÉNDOLO... TODO, o parte. Muhos A lo sabemos, demostrarlo "judicialmente" es otra cosa... pero o no hay "pelotas" o se espera a "alguna profunda garganta", que no quepa duda que saldrá, aunque Galalrdón mire al "futuro" (NEFASTO para él y "su" partido, seguro)
30 atcjourn, día 31 de Mayo de 2008 a las 14:59
Vmos, mentiras que dice MOa. Ahí tenemos al mesca, claro ejemplo de sus escritos, drogadito de mescalina: Un mundo feliz
31 mescaler, día 31 de Mayo de 2008 a las 15:00
dla, me han dicho que vas a presentar un libro con TUS ideas. ¿Es cierto? ¿Ocupa más de una hoja de papel de fumar?
32 mescaler, día 31 de Mayo de 2008 a las 15:01
Vaya, el payaso de atcjourn. Ya estáis todos.
33 sinrocom, día 31 de Mayo de 2008 a las 15:13
Mesca.. ?Los fines de semana te pagan extra?
34 mescaler, día 31 de Mayo de 2008 a las 15:18
¿Todavía no te has recuperado de la tajada del viernes noche, sinro?
35 sinrocom, día 31 de Mayo de 2008 a las 15:20
No, la empalmo, Mesca.
36 atcjourn, día 31 de Mayo de 2008 a las 15:35
Vamos mentiras que dice Moa, eh mescalino
37 DeElea, día 31 de Mayo de 2008 a las 15:40
Dice Odry:

“Lo que se juzga es si FJL injurió a gallardón o no. Puedes criticar a un político sin necesidad de caer en el insulto.”

¿Y cual es ese insulto Odry? Podrías plasmarlo en unas líneas...
38 atcjourn, día 31 de Mayo de 2008 a las 15:41
Es bueno que mescalina esté por aquí, como confirmación palpable, por si alguien tenía dudas, de los escritos de Moa
39 mescaler, día 31 de Mayo de 2008 a las 15:46
Abogada. Se debe conocer la historia política del señor Gallardón para enjuiciar estos hechos. Fue usted contra la postura de su partido en el 11-M...

Alberto Ruiz-Gallardón. Falso. Yo apoyé a mi partido y la investigación del 11-M.

Abogada. Dijo que era necesario cambiar la postura sobre el 11-M para captar votos.

R.-G. Esa afirmación es falsa, letrada. Por favor, no ponga en mi boca cosas que no he dicho.

Abogada. Su postura en el 11-M era afín a la del PSOE...

R.-G. Era rotundamente afín a la postura del PP: defender que en un Estado de derecho no se puede insultar a jueces y fiscales. Es falso y gravemente injurioso que yo quisiera dejar impunes a los autores de la masacre.

Abogada. ¿Su postura era afín a la mantenida por el grupo PRISA?

R.-G. Señora letrada, quien está en política tiene que defender aquello en lo que piensa.

Abogada. ¿Conocía usted las graves deficiencias que hubo en la instrucción del 11-M?

R.-G. No sé por qué parte del supuesto de que hubo graves deficiencias.

Fiscal. Le leo las frases pronunciadas por el acusado: "farsante, lacayo...". ¿Le ofendieron?

R.-G. Profundamente. La crítica a la acción política es legítima y necesaria, pero pasar al insulto es excederse. La persona que lleva 20 años trabajando conmigo y que me ha traído hoy aquí [su conductor] vivió la angustia de esperar a ver si estaba entre los muertos su hermana, que luego resultó estar. Pusimos todos los medios para intentar paliar el dolor de las víctimas y colaborar con la administración de justicia. Que yo después fuese acusado de intentar tapar, de intentar que no se juzgase, de intentar que saliesen libres los asesinos de esas 192 personas, creo que es lo más grave, injurioso y ofensivo que en toda mi vida política y personal se ha dicho contra mí.
40 mescaler, día 31 de Mayo de 2008 a las 15:47
Gallardón se querelló contra Losantos por acusarle de no querer investigar el 11-M, llegando a decir en antena que al alcalde le daban “igual” los muertos o “lo repito, alcaldín, 200 muertos, 1.500 heridos y un golpe brutal para echar a tu partido del Gobierno. Te da igual, Gallardón, con tal de llegar tú al poder”, a lo que el locutor de la cadena COPE contestó refiriéndose a él su programa La Mañana como “hijo de Satanás”.
41 atcjourn, día 31 de Mayo de 2008 a las 15:52
Mentira que es no, mescalino?
42 atcjourn, día 31 de Mayo de 2008 a las 15:53
Por qué tanto interés en la cheka por que sea Rajoy de nuevo quien se enfrente a Zapatero?
43 mescaler, día 31 de Mayo de 2008 a las 15:55
Entre los adjetivos lanzados entre junio y octubre contra Gallardón, según el fiscal, figuran el de "traidor", "bandido", "mentiroso", "farsante redomado", "lacayo de la oposición", "alcaldín" y "cara de bantú cabreado", entre otros.

44 DeElea, día 31 de Mayo de 2008 a las 15:56
Con lo cual la teoría de Odry languidece, no se le acusa de proferir unos insultos, sino de “acusar una aptitud”…. Ya voy viendo ya, y ¿realmente mantuvo esta actitud el “fiel” gallardon? A mi me parece que si. O sea que FJL acusa a Gallardon de que hizo lo que hizo y este se ofende….

No me extraña que os caiga simpático Gallardon al final es un hipócrita como vosotros
45 atcjourn, día 31 de Mayo de 2008 a las 15:56
Vamos, mentira que es...
46 atcjourn, día 31 de Mayo de 2008 a las 15:59
Gallardón puso sus intereses particulares, ni siquiera los de su partido, por encima de las víctimas. La sentencia no hizo más que confiramr que Losantos tenía razón.
47 mescaler, día 31 de Mayo de 2008 a las 15:59
Losantos intenta demostrar que Gallardón discrepó de la línea oficial del PP, mientras que Acebes lo niega


Gallardón:"Que me acusaran de intentar tapar el 11-M es lo más grave, injurioso y ofensivo que se ha dicho contra mí"


El periodista critica que el edil afirme ahora que "no dijo nada" y Acebes y Aguirre que "no oyeron nada"

MADRID, 28 (EUROPA PRESS)

El periodista de la cadena Cope Federico Jiménez Losantos sustentó hoy su defensa en el juicio por un presunto delito de injurias graves contra el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, en intentar demostrar que el regidor se desmarcó de la línea oficial seguida por el Partido Popular en la investigación del 11-M, lo que motivó que sus intervenciones en el programa 'La Mañana' se alinearan en contra de su postura con la intención "de buscar Justicia para las víctimas del 11-M".

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, el secretario general del PP, Ángel Ácebes, y el ex portavoz parlamentario Eduardo Zaplana se sentaron como testigos en la vista oral que se inició hoy contra Losantos en el Juzgado número 6 de lo Penal de Madrid, que se reanudará el próximo 4 de junio. Por ello, se enfrenta al pago de una multa de 72.000 euros, cantidad que será donada por Gallardón a la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT).

La estrategia de la defensa del periodista se centró en que, en su parecer, el primer edil intentó "obviar" lo ocurrido el 11 de marzo de 2004, algo que no respaldaron los dirigentes populares. Preguntado Acebes por si Gallardón disentía durante los 'maitines' del partido sobre el análisis, respondió: "Esencialmente no, estábamos de acuerdo". No obstante, el popular apuntó que la tesis del regidor era "no distraerse de los errores del Gobierno y hacer propuestas de futuro".

Preguntada por su relación con Losantos y Gallardón, Aguirre aseguró tener "amistad con los dos". Además, defendió que la postura oficial del Partido Popular sobre el 11-M consistía en tres puntos: "Apoyo a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, apoyo a los jueces y fiscales y apoyo a las investigaciones periodísticas".

A la salida de los juzgados, Losantos se mostró indignado por el desarrollo de las testificales. "Esto ha sido un ejercicio de manipulación y de cara dura total, cuando un señor ha dicho lo que ha dicho durante dos años y le han contestado los de sus partidos por llevar una línea contraria. Y ahora, uno no dijo nada y los otros no oyeron nada", espetó. Por la mañana, el periodista aseveró a los medios que volvería al juzgado "las veces que haga falta por las víctimas del 11-M".

"Tengo la convicción moral de que Gallardón quería que se investigara lo justo", aseguró en su declaración, en la que defendió que sus expresiones, algunas "sacadas de contexto", se enmarcan en su "ánimo informativo". "Mi intención --señaló-- era buscar Justicia para las víctimas del 11-M". "La sentencia acredita las deficiencias en la investigación. A día de hoy sabemos menos", sentenció el periodista, lo que le valió una llamada de atención por parte del tribunal al "no ser objeto del procedimiento".

EN CONTRA DE LA POSTURA DEL PP

La intervención de Aguirre y Acebes duró apenas unos minutos y se centró en discernir sobre si Gallardón disentió en algún momento de la opinión del Comité Ejecutivo Nacional sobre el 11-M, acercándose a las posturas socialistas, lo que justificaría los adjetivos de "traidor" y "lacayo de la oposición" vertidos por el locutor entre junio y octubre de 2006. De este modo, la letrada de Losantos dejaría sin justificación la acusación de "graves injurias".

"¿Gallardón se alineó en contra de la postura del PP nacional?, preguntó varias veces la abogada del locutor, Cristina Peña, a los dirigentes populares. El ex diputado Eduardo Zaplana también testificó, pero rehusó pronunciarse sobre si Gallardón se apartó de la línea oficial del partido.

Por otra parte, el secretario general del PP reveló que trató de mediar entre Gallardon y Losantos para evitar "una confrontación entre dos personas destacadas, un comunicador y un dirigente importante".

"LO MÁS GRAVE, INJURIOSO Y OFENSIVO"

En su declaración, el alcalde madrileño afirmó que las acusaciones de "intentar tapar y de que no se juzgase a los responsables del 11-M es lo más grave, injurioso y ofensivo" de todo lo que en su vida política se ha dicho contra él. "Me sentí profundamente ofendido e injuriado", confesó.

Gallardón explicó que su decisión de querellarse contra Losantos fue motivada por sus acusaciones, que se excedían de ser una crítica más en el marco de su condición de político. "Es la primera y única vez en mi vida que he ejercitado la acción penal", dijo.

"Me sentí profundamente ofendido e injuriado. Vi morir a muchas de las personas. Estuve con las familias en el tanatorio improvisado de IFEMA. La persona que me ha traído hoy vivió la angustia al pensar que su hermana estaba entre los muertos, y al final resultó estar", manifestó con la voz temblorosa y visiblemente emocionado.

"Apoyé la política de mi partido y defendí la investigación del 11-M. Apoyé la investigación de los jueces y de los tribunales y me pregunto si eso es obviar los acontecimientos. A mí mismo me contesto que no", aseveró.

En esta línea, trajo a colación unas declaraciones que realizó el 7 de junio de 2006 en el Foro ABC, en las que defendió que "en un Estado de Derecho no se puede insultar a los jueces y fiscales". "Fui rotundamente afín A la investigación y de buscar a los responsables de los 192 asesinatos. Es curioso que me acusen de que yo quisiera que salieran impunes los autores de los 192 asesinatos", reprochó.

Gallardón subrayó que "jamás" ha ofendido a Losantos y subrayó que, en cambio, desde que se inició el procedimiento, el periodista ha reiterado las acusaciones vertidas contra él. "No le he valorado, no le he ofendido y sólo he pedido amparo a los tribunales", destacó.

JUSTIFICACIÓN

Por su parte, Losantos justificó sus criticas a Gallardón en su "carácter poco fiable" y por sus "continuos cambios en su trayectoria política". Inquirido sobre si eran necesarios los calificativos que profirió contra el alcalde, arguyó que "en la radio es difícil separar la información de la opinión". Entre los insultos figura el de "traidor", "bandido", "farsante redomado" o "lacayo de la oposición".

Además, hizo hincapié en que de repente en el PP, "el único partido en buscar que se hiciera Justicia", salió "una voz que hacía el juego al partido socialista". Sus descalificaciones, matizó, se referían a la "actuación política del alcalde de Madrid donde se perpetró la masacre". "Tuvo una voluntad de pasar página y obviar la investigación. Eso es, en un estado de derecho, incompatible", alegó.

En la vista oral, testificaron el vicepresidente primero del Gobierno regional, Ignacio González, el director de El Mundo, Pedro J.Ramírez, el periodista Luis Herrera y el ex director de La Razón José Alejandro Vara.
48 DeElea, día 31 de Mayo de 2008 a las 16:00
¡¡¡Jo!!! Dijo que tenía “"cara de bantú cabreado" esto es muy serio.

Que conste en acta que la Vice vogue es una mujer extremadamente atractiva y de una belleza armoniosa…nunca dije lo contrario y si lo dije no lo pensaba…. Señor Juez.
49 mescaler, día 31 de Mayo de 2008 a las 16:03
Bueno, con los textos que he pegado creo que queda suficientemente claro de qué va la historia. Ahora es el juez el que debe decidir. Pero no hay ningún ataque contra la libertad de expresión.
50 DeElea, día 31 de Mayo de 2008 a las 16:05
¡¡¡coño!!! Mesca, si precisamente has demostrado lo contrario.

« 1 2 »

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899