Pío Moa

« Del destino de Israel | Principal | Poder y violencia »

El historiador y el moralista

30 de Octubre de 2008 - 08:27:59 - Pío Moa

Compartir:
Menéame Tuenti

La moral del historiador consiste en aproximarse lo más posible a la verdad de los hechos, labor sumamente trabajosa aunque gratificante. Debe exponer los hechos con sobriedad y explicarlos con la mayor lógica posible, matizando sus conclusiones y sin ejercer de juez de la historia ni dedicarse a condenas o disculpas simplistas, suponiéndose a sí mismo mejor de lo que es: él debe saber que los crímenes más repugnantes son parte de la naturaleza humana; que se han cometido y cometen a menudo invocando esa moralina fácil divulgada por quienes se sienten puerilmente superiores a base de condenas a diestra y siniestra; y no sabe cómo reaccionaría él mismo en circunstancias extremas.  
 
Una facilona seudoética constituye una plaga de nuestra historiografía, tan alejada de la sobriedad y precisión de los mejores estudios anglosajones. Diríase que a muchos de nuestros autores les interesa mucho menos la verdad que exhibir su imaginariamente elevada calidad moral y excelentes sentimientos. Quien pretende que la historia debe escribirse como "historia criminal", por ejemplo, solo exhibe una soberbia extrema y un odio mal camuflado a la humanidad. Actitud frecuente, en diversos grados, entre autores y lectores a quienes no importa si un libro es veraz o no, sino si es pro esto o pro lo otro, filofranquista o filoizquierdista. 

En otro plano, no se pueden equiparar las violencias de quien agrede y de quien es agredido so pretexto de que todo son violencias. Hasta hace poco las atrocidades del Frente Popular se justificaban –en principio con razón– por el hecho de ser una respuesta brutal, pero comprensible, a la agresión de los sublevados contra el régimen legal y democrático de la república. Siendo así, no cabe duda de que, sin dejar de ser crímenes, gozaban de muchos atenuantes, mientras que los contrarios cargaban con todos los agravantes.

Hoy sabemos bien que ninguna de las fuerzas del Frente Popular era democrática, que entre todas desbordaron primero la legalidad republicana, luego la asaltaron y finalmente la dejaron en ruinas, provocando así la guerra civil. Por consiguiente, son sus atrocidades las que cargan con los agravantes y las contrarias tienen los atenuantes. Digamos, además, que el torrente de sangre atribuible a los crímenes franquistas es muchísimo menos caudaloso no ya que el de los nacionalsocialistas y comunistas, sino que el causado por Churchill, Roosevelt o Truman. Crímenes en todos los casos, pero que no pueden juzgarse al nivel de los cometidos por los provocadores de la contienda.

Lo expusieron con bastante claridad personajes como Besteiro ("La reacción contra ese error de la República de dejarse arrastrar a la línea bolchevique la representan genuinamente, sean cuales sean sus defectos, los nacionalistas [los nacionales] que se han batido en la gran cruzada antikomintern"), o Marañón ("Tendremos que estar varios años maldiciendo la estupidez y la canallería de estos cretinos criminales, y aún no habremos acabado ¿Cómo poner peros, aunque los haya, a los del otro lado?"). Ambos tenían conciencia de que, con todos su "peros" y "defectos", atenuables pero imposibles de evitar en una guerra, los nacionales estaban salvando a España de una auténtica pesadilla.

Por supuesto, tales moralistas gratuitos jamás habrían impedido la revolución en España ni el triunfo nazi en Europa, ni jamás agradecerán su esfuerzo a quienes lo impidieron y gracias al cual pueden ellos parlotear en libertad. Más probablemente habrían colaborado con una u otra tiranía, por amor al propio pellejo o a la propia carrera. Las campanudas moralidades, generalmente "pacifistas", de ese jaez resultan vanidosas en el mejor de los casos, y una falsedad y excelente ayuda a los agresores en el peor.

--------------------

**** Siempre fue Galicia, en gallego y para los gallegos. "Galiza" es un palabro malsonante, inventado, al estilo de "Euzkadi", por unos cretinos nazionalistas. Y los diputadillos del PP, en lugar de plantar cara a los gilipollas --que lo son, y también matones totalitarios--  se retiraron del Charlamento autonómico. Así van cediendo espacios a los cretinos.

**** Ayer, en la presentación de Por qué dejé de ser de izquierdas, de Somalo y Noya,
animé a Juan Luis Cebrián a que escribiera sus memorias, explicando como pasó de ser un personaje del franquismo a la extrema izquierda simpatizante de la ETA y de los separatismos. En este país todo el mundo ha cambiado mucho, enormemente, y muy pocos hemos explicado por qué. Intuyo que las memorias de Cebrián, por la enorme influencia del personaje, serían de las más interesantes que pudieran publicarse en España. Porque incluso cuando se encubren o falsean muchas cosas, voluntariamente o por fallas de la memoria, el autor siempre dice mucho más de lo que imagina. Reitero mi invitación.

--------------------

Un artículo publicado en la desaparecida revista Chesterton

LA IGLESIA ANTE LA TRANSICIÓN (I)

Un factor importante en la transición fue el cambio de actitud de la Iglesia ante la dictadura. El franquismo no solo había salvado a la Iglesia de un exterminio realmente feroz por parte de las izquierdas –exterminio que constituye una de las mayores atrocidades de la historia de España– sino que había procurado adaptar gran parte de su legislación a las exigencias eclesiásticas. Por ello, pese a sus roces con otras familias del régimen, en particular con la Falange en los años 40, la Iglesia fue sin duda un puntal del régimen, y su distanciamiento de este en los años 60 tenía que hacer crujir todo el andamiaje del sistema. De ahí que este cambio, aunque menos ruidoso que otros, tuvo una influencia mayor, superior, desde luego, a la de la actividad opositora abierta. Pero, a pesar de su importancia, no ha sido estudiado a fondo en sus entresijos y consecuencias políticas, aunque existen aportaciones cruciales de Ricardo de la Cierva y otros trabajos más dispersos o parciales.

El cambio de orientación ocurrió de modo paulatino, si bien acelerado, a partir del Concilio Vaticano II, y no en una dirección predominantemente democrática, sino, aunque suene paradójico, influida por una especie de comprensión hacia el totalitarismo marxista. El concilio originó diversas tendencias, y quizá resultara la más chocante la del llamado diálogo con el marxismo, propugnada sobre todo por obispos de Francia, Alemania y Holanda, muy preocupados por acercar la Iglesia al mundo moderno, que parecía darle la espalda. Comprensivos hacia el marxismo, también solían propugnar un cambio de orientación en la moral sexual.

Este cambio no se dio sin resistencias, suspicacias y maniobras. En el concilio pugnaron dos grupos, la progresista Alianza Europea, luego Mundial, y el conservador Grupo Internacional de Padres. En relación con esta pugna resulta muy informativo el libro del sacerdote Ralph M. Witgen El Rin desemboca en el Tíber. Historia del Concilio Vaticano II. Las diferencias giraron en torno a la moción sobre ateísmo y comunismo, y muy pronto demostraron los progresistas mayor cohesión y destreza política. Bastantes obispos, empezando por el brasileño Gilberto Sigaud, pidieron, ya en 1963, que "se expusiese la doctrina social católica con gran claridad y se refutasen los errores del marxismo, el socialismo y el comunismo con fundamentos filosóficos, sociológicos y económicos". No hubo respuesta por parte de la comisión correspondiente, dominada por los progresistas,  que parecían dispuestos a impulsar el diálogo con el ateísmo, pero no a identificar al comunismo como enemigo claro y preciso. Pablo VI propugnó a su vez el diálogo en la encíclica Ecclesiam suam, sin citar al comunismo.

El año siguiente el obispo chino Yu Pin y otros más insistieron en definir al comunismo como "uno de los mayores, más evidentes y más desgraciados fenómenos modernos", que obligaba a tanta gente a "soportar injustamente sufrimientos indescriptibles". El sector progresista volvió a dar la callada por respuesta. Por entonces un periódico checoslovaco, bajo régimen soviético, se jactaba de que en todas las comisiones del concilio se habían infiltrado los comunistas. Se trataba en parte de una intoxicación, pero era bien conocida esa labor de infiltración desde poco después de la guerra mundial, por medio, sobre todo, del movimiento Pax, de origen polaco y  manejado por el NKVD, la policía política de la URSS.

En abril de 1965, un esquema propuesto oficialmente al debate volvía a evitar la mención del comunismo. Veinticinco obispos protestaron por este silencio en una carta, y advirtieron que a Pío XII se le había reprochado injustamente haber callado sobre la persecución contra los judíos, pero en cambio podría reprocharse al Concilio, y esta vez con justicia, el silencio ante la opresión marxista, lo cual se interpretaría como "cobardía o connivencia". Hasta 450 obispos se adhirieron a la carta, la cual proponía reafirmar la doctrina tradicional sobre el comunismo.

Presionados por la tenacidad de los conservadores, la comisión arguyó no haber recibido la carta. Al demostrarse lo contrario, afirmó que le había llegado fuera de plazo, lo cual se demostró igualmente falso. Como principal obstructor de los conservadores salió a la luz el obispo francés Achille Glorieux. Solo después de varios episodios semejantes lograron los conservadores la inclusión de algunas frases sobre el comunismo, pero sin mucho efecto porque, como observó el obispo Sigaud, "existe una diferencia entre llevar el sombrero en el bolsillo y llevarlo en la cabeza", aludiendo a la manera vergonzante de tratar la cuestión. Fracasó el intento de una moción más tradicional. El episodio no tiene nada de anecdótico, pues revela el poder adquirido en la más alta jerarquía eclesiástica por los grupos propensos a entenderse con los seguidores de Marx y a atenuar, por lo menos, el viejo antagonismo.

En realidad era poco viable el entendimiento con una fuerza resuelta a liquidar, incluso físicamente, a la religión y sus defensores, como había demostrado reiteradamente. Sin embargo el sector progresista tendía a interpretarlo como una "incomprensión", superable mediante el "diálogo", y creyó hallar puntos de contacto: ¿no defendía el cristianismo a los humildes y denunciaba las injusticias de los poderosos? ¿No predicaba el despego de las riquezas? Y la opulencia occidental, ¿no contrastaba insultantemente con la pobreza de muchos países? Los comunistas afirmaban haber traído trabajo para todos y eliminado la miseria, y muchos querían creerlo. Frente a tal avance, ¿qué contaban las libertades y derechos "burgueses", incapaces de impedir hirientes desigualdades? Y si los comunistas propugnaban un materialismo agresivamente ateo, ¿no exhibían los occidentales un materialismo práctico, haciendo del consumo el eje de su vida? Así enfocado el problema, podía concebirse hasta una confluencia entre cristianismo y marxismo, y los cristianos debían plantearse si no habrían pecado de soberbia en sus condenas a un sistema que tan arrollador avanzaba por el mundo y tanta esperanza despertaba en las masas y en miles de intelectuales.    

Pesaban en la nueva orientación pensadores como J. Maritain, que durante la guerra de España había desprestigiado al bando nacional ante el Vaticano y apoyado al PNV, con el cual identificaba sin más al pueblo vasco. La doctrina de Maritain era por una parte democrática (propició la democracia cristiana), favorable a la libertad de conciencia y la separación de la Iglesia y el estado; pero por otra parte introducía ideas de tinte marxistoide sobre las "clases dominantes" y los "oprimidos", acusando a la Iglesia, de modo más o menos explícito, de haber apoyado muchas veces a las primeras contra los últimos. Esta concepción abría un vasto flanco al ataque de las izquierdas en general, y del marxismo-leninismo en particular. Si el cristianismo tenía que adaptarse al progreso, era evidente que el progreso podía continuar sin necesidad de la Iglesia. Y si la Iglesia reconocía –tan tardíamente– su culpable connivencia con los opresores, solo podía deberse a la presión y avances de las izquierdas, lo cual debía interpretarse como el comienzo de la definitiva bancarrota religiosa.

Desde luego, los marxistas no pensaban renunciar en lo más mínimo a sus posturas, por lo que el diálogo suponía grandes concesiones de entrada por parte de los católicos, sin contrapartida. Los cristianos debían difuminar su doctrina, según la cual el comunismo solo podía producir frutos venenosos, al negar de raíz la libertad y la dignidad humana. Los marxistas, avezados a la "lucha ideológica", desarrollaron tácticas de infiltración y utilización de esos talantes eclesiásticos. Nunca llegó a haber un verdadero diálogo, y los contactos nunca atrajeron a los comunistas a la Iglesia, pero sí a bastantes cristianos al comunismo o al abandono de su religión.

Una cruda manifestación de la consiguiente crisis de conciencia eclesiástica, sobre todo en Iberoamérica y con fuertes ecos en España, ya en los años 70, fue la llamada "Teología de la liberación", entendida la liberación en términos socioeconómicos próximos a los propagados desde Moscú y Pekín. La prosperidad de los países ricos constituiría una brutal injusticia, un producto de la explotación de los países y las masas pobres, o más propiamente empobrecidos por la rapiña burguesa. En tal esquema la riqueza occidental no guardaba relación con los sistemas políticos que aseguraban el respeto a la vida, la propiedad y los derechos individuales, favoreciendo la iniciativa privada y dificultando la instalación de un poder tiránico. Lo "liberacionistas" coincidían con los marxistas en considerar todo ello una fachada irrelevante, tras la cual el sistema de explotación capitalista sumía en la miseria a la mayoría de la humanidad: la abundancia occidental hundía sus raíces en las penurias del resto del mundo. De acuerdo con ese enfoque, numerosos católicos defendieron dictaduras izquierdistas del llamado tercer mundo, o la subversión y las guerras lanzadas por los partidos revolucionarios para instaurar dictaduras superadoras –decían ellos– de las embaucadoras y declinantes democracia imperialistas.

Creo que no se puede entender este cambio en muchos sectores de la Iglesia sin prestar atención al fenómeno, hoy casi olvidado, de la arrolladora expansión del comunismo durante décadas. La guerra mundial había terminado en el sometimiento de los países de Europa central y oriental a dictaduras de tipo soviético, en Grecia había estado a punto de ocurrir lo mismo, y en Francia e Italia los partidos comunistas constituían fuerzas poderosas. La década de los 40 terminaba, apenas cuatro años después, con un nuevo y gigantesco éxito del comunismo, en cuyas manos caía la inmensa China. En solo 32 años desde la revolución soviética de 1917, un tercio de la humanidad vivía en regímenes marxistas, mientras en otros muchos países los partidos de esa orientación conspiraban sin tregua para derrocar los sistemas existentes. En los años 50 Corea del Norte desafiaba bélicamente a la propia Usa, terminando la prueba sin un claro vencedor, mientras el imperio francés doblaba las rodillas en Indochina. El final de esa década alumbraba el triunfo de Fidel Castro, que pronto impondría un nuevo régimen marxista en las mismas barbas del Tío Sam, haciendo de Cuba un foco de inestabilidad general y guerrillas por América. Además, los comunistas influían, cuando no dirigían, muchos de los movimientos anticoloniales que echaban a las potencias europeas de sus inmensas colonias de África y Asia.

Esa expansión asombrosa, sin precedentes históricos de ninguna ideología, religión o sistema político, no llevaba trazas de detenerse en los años 60, cuando la guerra de Vietnam empantanó a la superpotencia useña, que conocería allí su primera derrota bélica. Y todo ello bajo la sombría amenaza de la guerra atómica. Hoy esos hechos parecen lejanos, pero sin recordarlos no lograremos comprender muchos movimientos de la época, entre ellos los ocurridos en España. Los sistemas democráticos europeos habían logrado controlar pasablemente a sus revolucionarios, debido, en muy alta medida, al apoyo de Usa, que había contrarrestado a los partidos comunistas y estimulado la prosperidad de aquellos mediante el Plan Marshall, pero, en conjunto, el comunismo aparecía como poder apabullante y a la ofensiva, frente al cual retrocedían las democracias burguesas con todos sus éxitos económicos y su potencia militar.

Los avances comunistas despertaban oposición, pero también una mezcla de sumisión, simpatía y colaboracionismo. Y no porque alguien pudiera ignorar las matanzas masivas de opositores en los regímenes marxistas, la aniquilación de las libertades, no solo políticas sino también personales, la erección de sistemas policíacos asfixiantes sin paralelo en la historia, y de una economía carcelaria. Sin duda la propaganda comunista, extendida por todo el mundo, negaba o justificaba tales hechos, pero nadie podía llamarse a engaño al respecto. Bastaba a los europeos contemplar el muro levantado por la Alemania soviética en 1961, no para evitar la invasión del país, sino la fuga de sus desesperados súbditos.

El filomarxismo cundía en muy diversos ámbitos, lo mismo entre intelectuales y artistas conocedores, sin embargo, de que el comunismo les privaría de libertad creativa, que entre obreros cuyo nivel económico y derechos ciudadanos superaban de muy lejos a los de los países sovietizados. Sin duda el poder fascina, y muchos se rendían psicológicamente ante la exhibición comunista de fuerza, seguridad, disciplina y fe fanática en un porvenir utópico, justificador de todas las miserias, sacrificios y crímenes del presente. Necesita todavía un estudio el fenómeno de la colaboración con regímenes tales por parte de gentes distantes y hasta opuestas, por sus más obvios intereses, a la ideología de Marx. La Iglesia, desde luego, no escapó a esa inclinación, después de haber contribuido tanto a frenar los impulsos revolucionarios de posguerra mediante las democracias cristianas, sobre todo en Italia y Alemania.

Con motivo de un simposio de obispos europeos en Suiza, el cardenal Tarancón comentará en sus memorias: "En Europa se defendía la tesis de que los sacerdotes debían comprometerse en el cambio de las estructuras políticas y sociales en nombre del Evangelio y aun por procedimiento violentos, porque eran injustas. Se hablaba ya abiertamente de la  teología de la violencia,  de la teología de la revolución".  Sin duda los marxistas tenían razones para estar contentos de esta evolución, que también se produciría más o menos acentuadamente en España, como veremos.  

Comentarios (268)

« 1 2 3 4 5 6 »

1 Madriles, día 30 de Octubre de 2008 a las 08:44
La modernidad se introduce definitivamente en el pensamiento histórico a través de la Ilustración. Antes sólo existían narraciones o crónicas centradas en biografías y aspectos teológicos. Con la ilustración, la razón desplaza las explicaciones religiosas del campo de la historia, y esta característica propia de la modernidad va a presentarse con fuerza en la historiografía de los siglos XIX y XX.


2 Madriles, día 30 de Octubre de 2008 a las 08:48
Para el profesor Suárez, la interpretación de la historia en la Ilustración se produjo en dos etapas: Montesquieu, Voltaire y Rousseau conforman la primera; Turgot y Condorcet forman la segunda. En ambas etapas pueden identificarse dos rasgos comunes: la fe en el progreso y la aceptación de los principios establecidos en el Discurso del Método.

3 Hegemon1, día 30 de Octubre de 2008 a las 09:03
Excelente escrito Don Pío. Preciso e irrefutable como siempre. Me quedo con las frases de Besteiro y de Marañón. Y en su última parte cuando dice que por salvar el pellejo cualquier tiranía les valía, pues según leo en el libro de Zugazagoitia (leer para creer) incluso Prieto y algunos ministros de la Republica se querían acercar a Hitler para que les ayudara o les vendiera armamento.

Esto no lo digo yo sino el propio socialista Zugazagoitia. Algunos tendrán grandes problemas para volvernos a insultar con eso de "nazis" y otras estupideces ya que si nos insultan de esa manera a nosotros lo mismo estarán haciendo a sus "paladines de la libertad, de la democracia y la república" que veían a Hitler como un posible aliado.
4 Hegemon1, día 30 de Octubre de 2008 a las 09:08
Me sumo a la invitación Don Pío, me sumo y le animo al susodicho.

El PP, por otra parte, esta escribiendo sus últimas páginas como partido tal cual lo conocemos. O una de dos, o se refunda en uno nuevo, liberal y nacional o pasarán años hasta que vuelva a ser alternativa a Gobierno después de Rajoy.
5 manuelp, día 30 de Octubre de 2008 a las 09:09
Inconmensurable campo de debate el que plantea hoy el sr. Moa en el blog, lástima no poder estar todo el dia aquí.

Quiero llamar la atención sobre el concepto de "causalidad" empleado por él. Efectivamente no se puede tratar, ni histórica ni moralmente, igual la violencia del agresor que la del agredido.

Sobre la enorme fuerza del marxismo, señalar el comentario leido en un libro de memorias de un teniente coronel americano, que dice que en una conversación con un colega oficial de la Legion extranjera, este le dijo que todos los que se oponían a los comunistas acababan mal. El terror como motor de la historia, es el más genuino descubrimiento del marxismo.

Antes de la Ilustración, Jenofonte habia escrito "El Anábasis" y Plutarco las "Vidas paralelas" que son historia que a mi me parece plenamente moderna, en el sentido de que habla Moa hoy, es decir de describir hechos humanos.
6 Madriles, día 30 de Octubre de 2008 a las 09:14
Efectivamente, la interpretación en clave progresista del Concilio Vaticano II, permitió a ciertos sectores eclesiásticos de la Iglesia española, encabezados por el ínclito cardenal Tarancón, aliarse con las fuerzas políticas de la Transición para demonizar a Franco y a la derecha española en general. Se puede decir que la jerarquía eclesiástica de los años setenta y ochenta, es en buena medida responsable del espíritu laicista anticristiano de la España de comienzos del siglo XXI.
7 mescaler, día 30 de Octubre de 2008 a las 09:24
Nueva trola de Moa: que Galiza es un "palabro" inventado por los nacionalistas y que nunca se ha utilizado.

XORNAL.COM I Santiago.- ¿Cal é o nome realmente oficial desta comunidade autónoma: Galicia ou Galiza? ¿Ou ambos? Esta cuestión dividiu o actual Goberno bipartito da Xunta cando o BNG aspiraba a introducir nas publicacións oficiáis a nomenclatura "Galiza" (que usa habitualmente nos seus comunicados e notas de prensa) fronte a oposición dun PSOE que insistía no termo "Galicia" como o verdadeiramente oficial. A cuestión tivo que levarse ate a Real Academia Galega. A Consellería de Cultura fixo unha consulta oficial e a resposta da RAG veu ser que o nome oficial tiña que ser Galicia. O de Galiza, ainda que é filolóxicamente correcto, non é (na opinón da RAG) o nome que debe utilizarse oficialmente.

Esta era a resposta que a academia facía á consulta do departamento de Cultura da Xunta:

a) Galicia e Galiza son formas históricas lexítimas galegas no sentido filolóxico. As dúas circularon na época medieval, pero só Galicia mantivo un uso ininterrompido ao longo da historia na lingua oral.

b) A denominación oficial do País normativa e xuridicamente lexítima é Galicia.

Esta decisión foi adoptada no plenario da academia do 29 de marzo deste ano, ainda que non foi de coñecemento público ante onte, cando a publicou en primeira páxina o diario La Voz de Galicia.

Este xornal menciona que durante o plenarios, algúns membros cuestionaron a redacción final, xa que ao referirse o termo "Galiza" como unha forma histórica "lexítima" podería dar a entender que "ten valor legal", pero, segundo a versión que ofrece La Voz de Galicia, aclarouse na reunión que o termo "lexítimo" debía entenderse como "auténtico, xenuíno".
8 Madriles, día 30 de Octubre de 2008 a las 09:27
Sobre la infiltración comunista en el Concilio Vaticano II se han escrito ríos de tinta. Lo que se echa de menos es una autocrítica de la Iglesia en este sentido, rectificando y corrigiendo las nefandas influencias de los enemigos de Cristo en el Concilio Vaticano II; lo cierto es que desde entonces, no nos vamos a engañar, la Iglesia Católica aparece cada vez más dividida por la acción del marxismo en su seno a través de la llamada teología de la liberación que no es más que un intento por sustituir el mensaje de Jesucristo del Nuevo Testamento por una interpretación marxista y materialista de los Evangelios.
9 manuelp, día 30 de Octubre de 2008 a las 09:28
# 227 lead del hilo anterior

Para los fenómenos físicos entiendo que no hay mayor problema si sustituimos ese imposible y caótico azar por leyes que gobiernan, desde el Big Bang, el desarrollo del Universo material.

Si hay problema, a pesar de estar hoy generalmente admitido como el "modelo corriente" de la Cosmologia, el Big Bang no está plenamente demostrado y, en última instancia, casi tan absurdo desde el punto de vista racional como tomar el azar como el origen de la vida es pensar en la posibilidad de una "singularidad" como la necesaria para el Big Bang, es decir un punto de dimensión cero y de densidad infinita.
Las leyes que gobiernan el Universo material tampoco están establecidas indubitablemente ni mucho menos, ni siquiera se conocen las fuerzas que actúan ni las dimensiones del Universo.
10 Hegemon1, día 30 de Octubre de 2008 a las 09:32
Hace unos años estuvo por Madrid un obispo iberoamericano partidario de la "Teología de la liberación". Lo que dijo lo se por retales que una militante comunista me comentó. Parece ser que la sala donde se realizaba la conferencia estaba llena de gente de izquierdas. El obispo criticaba la postura de la Iglesia en no dejar utilizar los preservativos, "Como les voy a decir yo a unos campesinos muertos de hambre que tienen ya 5 hijos que apenas pueden comer y vestirles que no utilicen preservativos para no tener más hijos". No sé Sr. Obispo, pero seguro que hay mucho métodos antes de asumir esas medidas, que no las critico pero esas llevan a otras peores y no quiero decir cuales porque la discusión ya se hizo hace tiempo.

Coincido en que el debate que se plantea hoy es bastante interesante. Más que nada porque me da la impresión de que sí es cierto que una buena parte de la Iglesia no ha dado o no ha querido dar respuesta al comunismo pero me parece a mi también que buena parte del comunismo, en vez de querer deshacerse de la Iglesia ha pretendido que esta se sumara a su causa. ¿Contradicción o absurdo a lo que digo?....puede ser....
11 manuelp, día 30 de Octubre de 2008 a las 09:32
# 230 del hilo anterior

No me puedo creer esas palabras de Menachem Begin. Si son ciertas, es categóricamente cierto que al pronunciarlas su salud mental era cero.
12 Hegemon1, día 30 de Octubre de 2008 a las 09:35
8# madriles, no estoy del todo de acuerdo. Juan Pablo II para mí, si que fué un Papa que dió una buena respuesta contra el comunismo y persiguió a los partidarios de la Teología de la Liberación. Todos sabemos queél vino de un país comunista y sabía lo que decía.
13 alruga, día 30 de Octubre de 2008 a las 09:37
"En otro plano, no se pueden equiparar las violencias de quien agrede y de quien es agredido so pretexto de que todo son violencias. Hasta hace poco las atrocidades del Frente Popular se justificaban -- en principio con razón—por el hecho de ser una respuesta brutal, pero comprensible, a la agresión de los sublevados contra el régimen legal y democrático de la república. Siendo así, no cabe duda de que, sin dejar de ser crímenes, gozaban de muchos atenuantes, mientras que los contrarios cargaban con todos los agravantes."

Ok, perfecto, estamos de acuerdo ... y no solo fue una agresión por parte de los sublevados sino por parte de las clases oligarcas (incluida la jerarquía de la secta católica) …. Recuerdo que la violencia del agredido se llama defensa propia.

"Hoy sabemos bien que ninguna de las fuerzas del Frente Popular era democrática, que entre todas desbordaron primero la legalidad republicana, luego la asaltaron y finalmente la dejaron en ruinas, provocando así la guerra civil. "

Hoy sabemos ???? :-)))))))) quien? 4 gatos mal pelados? :-)))))))))))) ...ya se ve en las elecciones "hoy sabemos...." :-)))))))))

y sigue el festival del humor ignorante :

"Digamos, además, que el torrente de sangre atribuible a los crímenes franquistas es muchísimo menos caudaloso no ya que el de los nacionalsocialistas y comunistas..."

:-)))))) ...digamos además..... claro, digamos cualquier cosa que nos pase por el relleno de serrin alojado en el cráneo .....

Espíritu laicista en XXI … claro … llevar a Claudio (claudillo) bajo palio y participar en asesinatos masivos mirando hacia otro lado no genera laicismo …nooooooooooooo

Vaya hoy el del martillo se ha cubierto de caca y sus seguidores dispuestos a comersela
:-))))))))))))))))))))))

ale,ale que sois un montonnnnnnnnnnnn
14 Madriles, día 30 de Octubre de 2008 a las 09:39
De estas malas influencias de los actores marxistas del Concilio Vaticano II, se ven inficionados de alguna manera, pensadores como Jacques Maritain, profundamente democráticos y de clara inspiración cristiana a la vez, pero que no lograron librarse de ciertos errores de enfoque precisamente por esas malas influencias ideológicas del pensamiento marxistoide introducido en la Iglesia a través del Conclio Vaticano II y de los llamados "teólogos de la liberación" posteriormente.
15 Hegemon1, día 30 de Octubre de 2008 a las 09:45
133 alruguita, eres libre de pensar lo que quieras, pero no puedes tapar el sol con undedo. Eres libre de pensar que matar a Calvo Sotelo fue una respuesta de autodefensa, oq eu el Golpe del 34 fué una reacción a la acción de la CEDA y de los radicales en el Gobierno de la República en vez de un intento de implantar una dictadura proeltaria que nada tenía que ver con la República a la que tanto dices defender y que jamás lo hicisteis. Eres libre como yo de pensar lo que te de la gana....ale, ale, ale....
16 Madriles, día 30 de Octubre de 2008 a las 09:57
Tanto el socialismo como el capitalismo, son ideologías ajenas al mensaje de Jesucristo, y aunque hayan sido formas de pensamiento predominantes en los siglos XIX y XX, hay que salvaguardar el tesoro de la fe y de la doctrina cristianas de los Evangelios, al contrario de lo que ocurrió en el Concilio Vaticano II con el marxismo y la espúrea "teología de la liberacion". La Iglesia Católica debería condenar con mayor firmeza estos errores, aún a riesgo de producir un cisma, la connivencia con los enemigos de Cristo dentro del mismo seno de la Iglesia es un cáncer que está destruyendo la fe cristiana en todo el mundo y sin remedio.
17 mescaler, día 30 de Octubre de 2008 a las 10:07
#13 alruga, lo curioso es que esas falsedades, inventadas para justificar el golpe militar fascista, necesitan repetirlas un día tras otro, a ver si alguien se las cree...
18 Hegemon1, día 30 de Octubre de 2008 a las 10:11
17# mesaclerín te repito lo mismo que a tu apéndice alruga, eres libre de creer lo que quieras, no voy a ser yo el que te lo impida, como tampoco eres tú quién para hecerme creer que el Frente Popualar luchaba por la República y mucho menos por la democracia y la libertad del pueblo español. Esta superado ese razonamiento.
19 alruga, día 30 de Octubre de 2008 a las 10:11
16#

Inquisición, inquisición!!! ..todos a la hoguera menos los del Opus ...mmmmm.... ¿son capitalistas los del Opus o simplemente una secta de cerdos? ... de todas formas a la secta no le hace falta condenar ...cuando le interesa puede llegar a la ejecución directa.... como con el cura rojeras y revolucionario Monseñor Romero
20 Hegemon1, día 30 de Octubre de 2008 a las 10:13
17# tengo mis dudas también mesaclero en que el Golpe del 36 fuera fascista. Tengo mis dudas ya que muchos militares sublevadops eran partidarios de la Repéblica en el 31 y en el 36 eran partidarios de implantar otra República con dominio militar o que salvaguardara la Constitución, hacerla cumplir o cambiarla por otra menos sectaria. Los testimonios directos así lo demuestran.
21 Hegemon1, día 30 de Octubre de 2008 a las 10:15
19# alruguete, no todo el mundo que pasaba por un tribunal de la Inquisición española iba a la hoguera. Es erróneo generalizar de esa manera.
22 alruga, día 30 de Octubre de 2008 a las 10:17

18# :-))))))))))))))))))))

si,si ..superado......:-)))) .... por las mentes intransigentes y fundamentalistas, que es una rama menor de la ignorancia aderezada de unas gotitas de catetez ....

oyes ... ¿que vais a hacer cuando se mueran todos los cascarrias de aquellas épocas imperiales? ...las iglesias vacías ... el PP vacío... jode.r ... fundar un partido con Moa ... que os de una c/c y le vais ingresando pasta que cuando llegue al poder seguro que se acuerda de vuestros nicks
:-)))))))))))
23 alruga, día 30 de Octubre de 2008 a las 10:21
mescalero, que sepas que soy tu apéndice …siempre quise ser apéndice … aunque no se de qué tipo …ahora nos lo dirá el majete Hegemon …
24 alruga, día 30 de Octubre de 2008 a las 10:23
21# inquisición española ?????? .... he dicho inquisición .... ¿qué te pasa por la mente? :-)))
25 mescaler, día 30 de Octubre de 2008 a las 10:27
Me interesan muy poco tus fantasías, EUNUCO CHEKISTA y MENTIROSO Hegemon.
26 alruga, día 30 de Octubre de 2008 a las 10:43
para necios y/o canallas

La segunda transición

por Carlo Frabetti


Durante el franquismo, los progresistas sufrían en sus propias carnes los rigores de la represión, y no tenían más opciones que la resignación o la clandestinidad. Pero, en un país desarrollado, al poder le sale más a cuenta comprar a los progresistas que reprimirlos, y así, con la autodenominada “transición democrática”, la mayoría de los intelectuales y de los militantes de izquierdas se dejaron estabular dócilmente a cambio de pasto abundante y un pequeño reducto de permisividad en el que retozar. El progresista se cortó la coleta subversiva y se convirtió en progre. Y se creó un partido político a la medida de este progresista apocopado, un partido de aluvión apresuradamente articulado alrededor de un núcleo pequeño pero prestigioso, combativo pero dentro de un orden. Y en poco, poquísimo tiempo el PSOE se convirtió en la primera fuerza parlamentaria del Estado español, en el principal dique de contención de la verdadera izquierda, en el mayor fraude político de nuestra historia reciente. Y en la coartada perfecta para millones de progres.


Es lo mismo que sucedió -y sigue sucediendo- con el cristianismo: en su nombre y para la supuesta defensa de sus ideales de igualdad y fraternidad, surgió la más perversa institución de todos los tiempos, la Iglesia Católica, la gran gestora del miedo y la ignorancia, impulsora o cómplice de los mayores atropellos de la historia, el soporte moral de la burguesía depredadora. No es casual que la Iglesia, la mejor aliada del capitalismo, haya servido de inspiración y modelo a mafias, partidos políticos y multinacionales, sobre todo en la católica España.

Pero la plena aceptación de la moral cristiano-burguesa requiere un grado de ofuscación o de hipocresía excesivo, inasumible para los sectores más ilustrados de una sociedad desarrollada. Sólo un necio o un canalla puede defender, a estas alturas, la barbarie neoliberal o la represión sexual, por lo que era necesario articular un discurso alternativo (pero no radicalmente distinto) al del nacionalcatolicismo tradicional: había que crear una seudoizquierda que sirviera de refugio y coartada a los progres. Y hay que reconocer que el PSOE, con la interesada colaboración de la más poderosa mafia mediáticocultural del país y de un importante sector de los sindicatos y de otros partidos supuestamente de izquierdas, ha hecho un buen trabajo. Hay muy pocos intelectuales que no hayan vendido su voz o su silencio, y sólo uno, entre los grandes, que se atreva a denunciar el criptofascismo reinante (me refiero, obviamente, a Alfonso Sastre). Y los jóvenes revolucionarios de los setenta se han convertido, en su mayoría, en ejecutivos agresivos o funcionarios obedientes.

La represión y la caspa del franquismo no han dado paso a la libertad y la dignidad, sino a la seudolibertad del consumismo y la suprema indignidad de la impostura. Los progres de la “España democrática” (las comillas indican el uso irónico de ambos términos) son gourmets y llevan trajes de Armani, ven el cine de Almodóvar y de Amenábar, admiran a Woody Allen y a Paul Auster, escuchan a Serrat y a Sabina, leen a Muñoz Molina y a Javier Marías, sus “filósofos” son Fernando Savater y José Antonio Marina... La elegancia superficial y la superficialidad elegante son sus emblemas, sus señas de identidad. Han sustituido el mito del héroe por el del antihéroe, a John Wayne por Humphrey Bogart, a Hércules Poirot por Philip Marlowe; han sustituido el compromiso y la lucha por el glamour y el talante. Creen que estar informado consiste en leer El País y ver la Cuatro, y ni siquiera tienen la decencia de callarse.

Pero su impostura es cada vez más difícil de mantener, no sóolo ante los demás sino también ante sí mismos. Tras la infamia de los GAL y otras manifestaciones flagrantes de fascismo explícito, ya no basta con ser moderadamente tonto para creer que el PSOE es un partido de izquierdas: hay que ser tonto de remate. Ante las pruebas irrefutables, cada vez más difíciles de ocultar, de que la tortura es una práctica sistemática e impune en el Estado español, hay que estar muy desinformado o ser muy obtuso para seguir pensando que esto es una democracia. Y si para algo está sirviendo la actual crisis económica, es para que cada vez más personas se den cuenta de que el país sigue estando en manos de una oligarquía criminal que, una vez más, pretende que sean los trabajadores -y los inmigrantes, sobre todo los inmigrantes de usar y tirar- quienes paguen los platos rotos de un mercado que sólo es libre para los ricos.

Se impone, pues, una segunda transición, un nuevo “cambio” (recordemos que ésta fue la palabra fetiche del PSOE de Felipe González) hacia un capitalismo supuestamente nuevo, un nuevo traje nuevo para el emperador de siempre. Pronto asistiremos -estamos asistiendo ya- a un nuevo Pacto de la Moncloa, a un nuevo acuerdo entre ladrones de guante blanco y bota de hierro. Pero esta vez lo tendrán mucho más difícil. Sólo podrán engañar a los que quieren ser engañados, a quienes dicen que votan con la nariz tapada, pero sin aclarar que tienen que taparse la nariz para no percibir su propio olor.

Si un fascista es un burgués asustado y un progre es un burgués con mala conciencia, ¿en qué se convertirán los asustados progres de la segunda transición?
27 gaditano, día 30 de Octubre de 2008 a las 10:49
Pasaba por aquí y veo que Don Pío, sus secuaces y sus oponentes siguen enfangados en sus demagogias.
No puedo resistirme a comentar el burdo texto de hoy de este moralista que segrega moralina sectaria mientras acusa a los demás de hacer eso mismo.
La paja en el ojo ajeno y la viga en el propio...o la ausencia completa de introspección lúcida, de "insight", que decimos los del gremio terapéutico.
No hay nada más absurdo que esa delirante equiparación de la defensa propia individual con las atrocidades de la guerra civil. Y esto es válido para AMBOS BANDOS. ¿Qué tendrá que ver la defensa propia del que se ve agredido con la fría decisión de asesinar del chequista o el fiscal franquista que condena a muerte a los prisioneros del bando vencido?
Nada. Absolutamente nada.
A continuación el ínclito moralista sectario Don Pío arremete contra quienes persistimos en llamar crímenes y torturas a los crímenes y torturas, los cometan los rojos o los fachas, los terroristas del Irgun o los de la OLP,y parece sugerir que todos los crímenes "forman parte de la naturaleza humana" y que quienes los condenamos no somos más que criminales en potencia (!!sic!!).
No, Don Pío, si hay algo obvio en este mundo cruel es que los seres humanos podemos cometer las peores atrocidades o llevar vidas nobles y compasivas o habitar algún lugar moralmente intermedio.
Lo que dice Don Pío equipara a asesinos,maltratadores y violadores con sus víctimas, aunque luego se contradiga y se apresure a intentar una justificación de la barbarie de los franquistas convirtiéndolos en "agredidos".
Contradicciones flagrantes. Autoengaño elevado a la enésima potencia. He ahí al falso profeta.
No me den las gracias. No replicaré.
28 Momia, día 30 de Octubre de 2008 a las 10:49
El Obispo Rudolph Graber, en su libro "Athanasius y la Iglesia de Nuestro Tiempo" (1974), cita a un prominente masón: "la meta de la Masonería ya no es la destrucción de la Iglesia, sino hacer uso de ella al infiltrarla".

A principios de los años de 1950, Bella Dodd dio a conocer un gran testimonio sobre la infiltración comunista en la Iglesia y el Estado ante el Comité de Actividades No-Americanas de la Casa de Representantes, y también proveyó explicaciones detalladas de la subversión comunista en la Iglesia. Hablando como una antigua funcionaria de alto rango del Partido Comunista Americano, la Sra. Dodd dijo: "En los años treinta nosotros colocamos a mil cien hombres dentro del sacerdocio para poder destruir la Iglesia desde adentro". Doce años antes del Vaticano II, ella dijo: "Ahora mismo ellos están en los lugares más altos dentro de la Iglesia".
29 zimmie, día 30 de Octubre de 2008 a las 10:53
Buenassss...

"Por supuesto, tales moralistas gratuitos jamás habrían impedido la revolución en España ni el triunfo nazi en Europa, "

Esta si que es buena !

El que apoya a los que se aliaron con los nazis,para que les ayudaran a ganar la guerra civil..!diciéndoles a los demás que jamás habrían impedido el trunfo nazi en Europa !

Porque claro,si los alemanes hubieran seguido cosechando victorias después de 1942,Franco no se hubiera unido a los nazis,para entrar en el nuevo "reparto del mundo" que se hubiera avecinado,¿no?

!noooooo!

Franco se habría dado cuenta,al fin,de que los nazis eran en verdad "socialistas",y se habría unido a los aliados para impedir el trinfo nazi en Europa y salvar la democracia !

!Ja,ja,ja,ja,ja,!
30 egarense, día 30 de Octubre de 2008 a las 10:53
Buenos días a todos...
Me alegro de leerle a usted, gaditano. Hace muy bien de volverlo a hacer. Usted escribe lo que le parezca oportuno y ya está. Cada uno es libre de hacerlo, de contestar o de leer a cada uno...
Un saludo muy afectuoso...
31 Momia, día 30 de Octubre de 2008 a las 10:56
El libro "A.A. 1025" son las memorias de un agente comunista que se infiltró dentro de la Iglesia Católica en 1938, fue al seminario, se convirtió en sacerdote y ejercía enorme poder detrás de las escenas, y participó en el Vaticano II. Logró fomentar la adopción de documentos ambiguos del Concilio, los cuales trazaron la base para futuros experimentos por parte de prelados y sacerdotes ingenuos. Él declaró: "'El Espíritu del Concilio' para mí se ha convertido en un triunfo magistral."

No se conoce la identidad verdadera de este agente excepto por el número de código AA-1025 dado por la Policía Secreta Rusa, significando número 1025 Anti-Apóstol. Hubo muchos agentes como él, antes que él. Algunos han alcanzado el rango de Arzobispo y Cardenal, muchos de los cuales fueron jefes de departamentos en la curia -gobierno papal- y dentro de congregaciones religiosas.
32 zimmie, día 30 de Octubre de 2008 a las 11:02
¿ que no se puede igualar la violencia del agresor que la del agredido ?

Seguramente..

El problema es que..¿quién reconoce que es "agresor" ?

Nadie.

Los etarras dicen que se defienden de la "agresión" del estado Español,los nazis decían que se defendían de la "agresión" sionista,los Stalinistas decían que se defendían de la "agresión" burguesa,los Franquistas de la "agresión" Marxista,los republicanos de la "agresión" fascista,los católicos norirlandeses de la "agresión" protestante,los protestantes de la "agresión" católica...etc,etc,etc

Es la triste historia del hombre,que empezó con los primeros homínidos que se irguieron sobre sus patas traseras,se vieron mutuamente desde lo lejos...y no se gustaron.


Saludos majos.
33 Momia, día 30 de Octubre de 2008 a las 11:04
El Padre Luiggi Villa de la diócesis de Brescia, por solicitud especial del Padre Pío, dedicó muchos años de su vida a la investigación de la infiltración comunista en la Iglesia, tanto de los masones como los comunistas dentro de la Iglesia:

"Otra ilustración de infiltración es la presentada por D. Luiggi Villa, que está relatada por el Cardenal Gagnon. El Papa Paulo VI le había pedido a Gagnon que encabezara una investigación concerniente a la infiltración de poderosos enemigos dentro de la Iglesia. El Cardenal Gagnon (en ese tiempo Arzobispo) aceptó esta desagradable tarea, y recopiló un grueso dossier, rico en hechos preocupantes. Cuando fue completado el trabajo, él solicitó una audiencia con el Papa Paulo para entregarle personalmente el manuscrito al Pontífice. Esta solicitud para una reunión fue negada. El Papa dio la orden de que el documento fuese entregado en las oficinas de la Congregación para el Clero, específicamente que fuera colocada en una caja fuerte con doble llave. Esto nunca se llevó a cabo, pero al día siguiente la caja fuerte fue quebrada y el manuscrito misteriosamente desapareció. La política usual del Vaticano es de asegurarse que esta clase de noticias nunca salga a luz. No obstante, el robo fue reportado hasta en el L’Osservatore Romano (quizá bajo presión porque había sido reportado en la prensa seglar). El Cardenal Gagnon, por supuesto, tenía una copia, y una vez más solicitó una audiencia privada con el Papa. Una vez más su solicitud fue denegada. Él entonces dispuso salir de Roma y regresar a su tierra natal de Canadá. Más tarde, fue llamado de regreso a Roma por el Papa Juan Pablo II y fue nombrado cardenal.” (Revista Latin Mass, Verano 2001)

34 jflp, día 30 de Octubre de 2008 a las 11:09
alruga.

Un poco tosco y torpe eres. El que a los miembros del Frente Popular se la soplaba la democracia y la propia República es algo sencillísimo: hoy tenemos en la red muchos periódicos de aquella época.

Curiosamente faltan los periódicos del franquismo ¿por qué será?

A mi no me ha gustado el artículo de hoy. Sigo pensando que es demasiado complaciente con los nacionales. Digamos que su estilo me recuerda al libro de Victimas de la guerra Civil, en el que precisamente por los trabajos de Pio Moa, los 3 autores se ven obligados a recular y asumir que la represión republicana fue muy brutal.

El problema es que al final Pio, haces un poco lo que estos. Ellos también dicen como usted, que fue en caliente, los incontrolados y luego señalan como a lo largo de la guerra se fueron organizando tribunales en los que disminuyeron mucho los asesinatos.

Y también tienen razon.

Tanto unos como otros redujeron y canalizaron sus violencias por la búsqueda de la respetabilidad internacional: la necesidad de obtener reconocimiento y ayudas internacionales obliga a unos y otros a cortarse en la violencia.

A riesgo de ser pesado, estoy contigo de que los que dinamitaron la República fueron los partidos de izquierda. Pretender poner en la misma balanza el churrigolpe del 32 con el golpe revolucionario del 34 es ciscarse en todos nosotros.

Pero una vez que los odios se habían desatado, en la derecha camparon a sus anchas los que pretendían también dinamitar la república y que entendían que era necesario un baño de sangre.

Los muertos en el verano del 36 no se producen por castigar atrocidades anteriores, se producen dentro de una voluntad por exterminar el enemigo.

La prueba del nueve de esto lo vemos en la represión en el Norte de Afríca. Allí no hubo quema de iglesias, asesinatos de derechistas por tener el ABC en casa, ni les dio tiempo a crear una cheka. Sin embargo, dado que la población de ciudadanos españoles no pasaría de 100000/120000, los 768 muertos reseñados en las listas Garzon, son una pasada.

¿Y lo de Ifni? No habría allí ni 300 españoles, dado que la ocupación se hizo en 1934. Cuando el golpe del 18 de julio la pequeña colonia quedó en manos de la República: a los partidarios de los nacionales se les permitió irse a la frontera. No hubo violencias, no hubo víctimas, no pasó nada, absolutamente nada. Cuando Ifni fue ocupado por los franquistas una cincuentena de personas fueron trasladadas a Las Palmas, donde unas 18 personas (hablo de memoria) fueron fusiladas y el resto fueron condenados a penas de prisión.

Las mentiras de los partidarios de los chekistas, no justifican exageraciones. Hay que denunciar lo que señalan los Desmemoriados de la Memoria, de que la violencia era cosa de incontrolados: los 57000 reconocidos en menos de 2 años (tras ellos caen los asesinados en picado), son imposible sin el impulso y amparo de los partidos y de los distintos gobiernos y gobiernillos republicanos.

Pero plantear que las violencias franquistas eran un mero ejercicio de represalias y que no hubo una voluntad de exterminio de las élites políticas del adversario, como mínimo en las provincias que inicialmente quedaron en manos franquistas, es no querer ver la realidad.

El día que nos saludamos en la Feria del Libro, Pio (te tuteo porque para mi eres alguien muy cercano desde aquel lejano 1984 en que en la Casa del Libro compré un libro proscrito y apestado), le indiqué que muchas de las claves del franquismo están en lo ocurrido en los territorios africanos y que tenía que acercarse a esa realidad: en el caso de la represión, es la prueba del nueve.
35 zimmie, día 30 de Octubre de 2008 a las 11:22
#16 amiguete madriles:

"Tanto el socialismo como el capitalismo, son ideologías ajenas al mensaje de Jesucristo"

Y no te olvides de añadir el liberalismo.

Porque aqui muchos amiguetes que gustan de definirse como "liberales" se olvidan de que la iglesia demonizó al liberalismo hasta casi la mitad del siglo XX.

En los catecismos Españoles de los años 20,todavía podía leerse cosas como:

"PREGUNTA:
-¿ Es pecado mortal para un católico LEER un periódico liberal ?

- Sí,es pecado mortal,sólo puede leer las cotizaciones de bolsa. " (!)

36 jlh, día 30 de Octubre de 2008 a las 11:24
Mensaje de hoy de Hazte Oir:

¡buenos días!

El “hombre del tiempo” ha anunciado lluvias para hoy. Pero… ¿unas simples gotas van a impedir que acudas a luchar por la vida?

A pesar de la lluvia, hoy tienes una cita en el Congreso. Una cita con los 200.000 niños que serán abortados cada año si no conseguimos parar el proyecto abortista del Gobierno. Un proyecto que hoy inicia su trámite parlamentario.

Hoy puedes hacer algo para evitar la multiplicación de muertes de niños. Hoy puedes contribuir a salvar vidas.

El Gobierno ha puesto su máquina apisonadora a 300 Kilómetros por hora. Quiere aprobar el aborto libre cuanto antes, sin luz ni taquígrafos.

La primera parte de la campaña a favor del Derecho a Vivir se extenderá por un plazo de 5 meses. El tiempo que se ha dado el Gobierno para emitir dos informes favorables al aborto libre (la desprotección total del ser humano no nacido). Uno será elaborado por el Comité de amigos de la Ministra de la Igualdad. Otro, el informe de la Subcomisión parlamentaria "exprés" liderada por Carmen Calvo.

Si queremos que el Gobierno se eche para atrás, tiene que sentir miedo ante la reacción de una parte significativa de la sociedad, que no está dispuesta a tolerar este ataque a la vida. Por eso es esencial que el Gobierno conozca desde el primer momento que no nos vamos a quedar parados.

Hoy se reúnen, por primera vez, los diputados miembros de la Subcomisión parlamentaria del aborto. En frente, al otro lado de la calle, estaremos un grupo de ciudadanos que apuesta por el derecho a vivir. Si conseguimos reunir a 200 personas, llenamos la Plaza de las Cortes.

Por todo ello, manifiéstate hoy por la vida:
• hoy jueves 30 de octubre
• a las 14.00 h.
• frente al Congreso de los Diputados, en la Plaza de las Cortes de Madrid (ver mapa)

Y no te olvides de traer:
• Tu paraguas
• Tu cartel de mano (pincha aquí para bajártelo)

¡Pásalo!

Muchas gracias por todo lo que haces a favor de la vida.

Ignacio Arsuaga y todo el equipo de HO
37 bacon, día 30 de Octubre de 2008 a las 11:39
saludos, gaditano
encantado de volver a leerte
qué pena que no hayas entrado ayer, cuando los rojos disculpaban el asesinato de Melitón Manzanas, diciendo que se sabía perfectamente (no hacía falta juicio) que había sido un torturador.
Como se sabe perfectamente que de juana asesinó a 25 inocentes
¿pedirán también munición para el asesino de juana?
38 bacon, día 30 de Octubre de 2008 a las 11:42
13

un montón sois los proetarras de la cuerda de frabetti
pero de mier.da

ahora que de votos...muchos menos que el pp que a tí te parece tan fascista
39 manuelp, día 30 de Octubre de 2008 a las 11:47
Dice Moa:

Diríase que a muchos de nuestros autores les interesa mucho menos la verdad que exhibir su imaginariamente elevada calidad moral y excelentes sentimientos.

Sustituyase la palabra "autores" por "participes del blog" y tendremos una buena síntesis del desarrollo de esta tertulia, hoy y casi siempre.

Dice # 34 jflp:

Pero plantear que las violencias franquistas eran un mero ejercicio de represalias y que no hubo una voluntad de exterminio de las élites políticas del adversario, como mínimo en las provincias que inicialmente quedaron en manos franquistas, es no querer ver la realidad

Es un buen planteamiento inicial para un debate más profundo y matizado, pero como siempre, será imposible analizar con un mínimo de objetividad el tema aquí y menos con los elementos distorsionadores y provocadores que últimamente no paran.
40 Madriles, día 30 de Octubre de 2008 a las 11:49
Los liberales en el Vaticano II evitaron condenar los errores modernistas, el comunismo y aún menos a la masonería, y sembraron deliberadamente ambigüedades en los textos del Concilio, para desarrollarlos después del Concilio.

El peritus liberal del Concilio, el Padre Edward Schillebeeckx admitió que, "hemos empleado frases ambiguas durante el Concilio y sabemos cómo las interpretaremos posteriormente".

Monseñor Rudlolf Bandas, un peritus en el Concilio, reconoció que fue un grave error el haber permitido a teólogos liberales -como lo fueron Schillebeeckx y Kung entre otros- en el Vaticano II.

Sin duda el buen Papa Juan XXIII pensó que estos teólogos rectificarían sus ideas. Pero sucedió exactamente lo contrario, ellos se dieron vuelta y exclamaron: "mirad, hemos sido nombrados expertos, nuestras ideas quedan aprobadas".

Cuando yo entré el primer día de la cuarta sesión a mi tribunal en el Concilio, el primer anuncio que provenía del Secretario de Estado, fue el siguiente: "No será nombrado otro peritus más". Pero era demasiado tarde. La gran confusión y el gran daño a la Iglesia católica ya estaban hechos.
41 bacon, día 30 de Octubre de 2008 a las 11:53
26
el pp fachas
felipe facha

alruguita, vete pa cuba, hombre
seguro que te encuentras con frabetti, que está allí cada 2 x 3
que ese no es un burgués, ese es un proleta de toda la vida
democracia de la buena
ja, ja
42 Madriles, día 30 de Octubre de 2008 a las 11:58
"Ciertamente los resultados del Concilio Vaticano II parecen estar cruelmente opuestos a las expectaciones de todos. Yo estoy repitiendo lo que dije hace diez años después de la conclusión del trabajo: es incontrovertible que este período del concilio Vaticano II definitivamente ha sido desfavorable para la Iglesia".

Joseph Cardenal Ratzinger, L’Osservatore Romano, Edición en Inglés, 24 de Diciembre, 1984.



43 zimmie, día 30 de Octubre de 2008 a las 11:58
#37 amiguete bacon:

Yo no "disculpo" el asesinato de Manzanas,si todavía no te has enterado que lo único que hice fué aplicar vuestra retorcida lógica a las víctimas de ETA,igual que haceís vosotros a las víctimas del Franquismo...

Problema tuyo amiguete,no mío.

Saludos majo.
44 Madriles, día 30 de Octubre de 2008 a las 12:02
"Es un mal mayor, sin embargo, que un hereje permanezca en la Iglesia a que la Iglesia esté más pobre por la falta de un miembro. Es mejor que él deje la Iglesia, o que sea excluido. Esto no es sólo mejor desde el punto de vista de la Iglesia y de todos los fieles, sino también para el alma del hereje, porque él será más conciente de su apostasía de la verdadera Fe, y pueda, por lo tanto, posiblemente ser regresado a sus sentidos". Dietrich von Hildebrand, The Devastated Vineyard, p. 101
45 gaditano, día 30 de Octubre de 2008 a las 12:04
La idea de Moa de lo que justifica la "defensa del agredido" y de su neutral consideración no moralista de este admirable represor, Queipo de Llano:

"Id preparando sepulturas"Discurso del 23 de julio de 1936
"Estamos decididos a aplicar la ley con firmeza inexorable: ¡Morón, Utrera, Puente Genil, Castro del Río, id preparando sepulturas! Yo os autorizo a matar como a un perro a cualquiera que se atreva a ejercer coacción ante vosotros; que si lo hiciereis así, quedaréis exentos de toda responsabilidad. Al Arahal fue enviada una columna formada por elementos del Tercio y de Regulares, que han hecho allí una razzia espantosa". El 25 del mismo mes lo acabó de arreglar: "¿Qué haré? Pues imponer un durísimo castigo para callar a esos idiotas congéneres de Azaña. Por ello faculto a todos los ciudadanos a que, cuando se tropiecen a uno de esos sujetos, lo callen de un tiro. O me lo traigan a mí, que yo se lo pegaré". "Nuestros valientes legionarios y Regulares han enseñado a los cobardes de los rojos lo que significa ser hombre. Y, de paso, también a las mujeres. Después de todo, estas comunistas y anarquistas se lo merecen, ¿no han estado jugando al amor libre?. Ahora por lo menos sabrán lo que son hombres de verdad y no milicianos maricas. No se van a librar por mucho que forcejeen y pataleen
"Ya conocerán mi sistema: Por cada uno de orden que caiga, yo mataré a diez extremistas por lo menos, y a los dirigentes que huyan, no crean que se librarán con ello: les sacaré de debajo de la tierra si hace falta, y si están muertos los volveré a matar".

46 manuelp, día 30 de Octubre de 2008 a las 12:04
# 40 Madriles

Este párrafo que pone, ¿tiene inconveniente en decir que significa?¿Es que tuvo usted algún papel relevante en el Concilio Vaticano II?.

Cuando yo entré el primer día de la cuarta sesión a mi tribunal en el Concilio, el primer anuncio que provenía del Secretario de Estado, fue el siguiente: "No será nombrado otro peritus más". Pero era demasiado tarde. La gran confusión y el gran daño a la Iglesia católica ya estaban hechos.

47 bacon, día 30 de Octubre de 2008 a las 12:07
El texto de D. Pío es buenísimo. Quienes lo critican parecen no haberlo leído. Yo trataré de escribir algún comentario dentro de unas horas, si puedo.
Ahora, sólo un apunte, que me parece de interés porque creo que es bastante ignorado:
hay una izquierda que no duda en calificar a Besteiro de traidor. Lo que les califica bastante a ellos.
48 manuelp, día 30 de Octubre de 2008 a las 12:11
# 47 bacon

Si, como he dicho antes, el texto de hoy de Moa es muy bueno y abre unos campos de debate interesantísimos. Pero no creo que se materializen dichas posibilidades, por si habia pocos reventadores ha entrado hasta el ínclito gaditano para sumar su granito de arena.
49 zimmie, día 30 de Octubre de 2008 a las 12:14
#44 amiguete madriles:

Una curiosidad amiguete madriles...

¿Nunca se te ha ocurrido pensar (siquiera por un instante),que para un ortodoxo o un protestante,el hereje...!eres tú! ?

Saludos majo.

50 opq5, día 30 de Octubre de 2008 a las 12:17
Esta mañana ha explotado un coche bomba en el campus de la Universidad de Navarra y me temo que los heridos no habían torturado a nadie, sino que es un típico atentado indiscriminado al estilo de Al Queda, pero también al estilo de ETA. El bastardo que puso el coche sabía donde lo ponía, al lado de la Biblioteca que por las mañanas registra un gran tráfico de estudiantes que entran y salen de ella o que simplemente pasan por allí.

Teniendo en cuenta de que muchos de los estudiantes de la Universidad de Navarra son mayoritariamente de fuera de Navarra, podría hablarse también de un intento de expulsión de los mismos en medio de la polémica de UPN-PP, pues los terrroristas siempre suelen pescar en aguas revueltas.

« 1 2 3 4 5 6 »

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899