Pío Moa

« Jueces contra la democracia | Principal | La importancia actual del pasado »

El ejemplo y los nazis

1 de Junio de 2007 - 09:05:31 - Pío Moa

Compartir:
Menéame Tuenti

Decía ayer que un sistema no se salva si no hay individuos capaces de dar ejemplo y arriesgarse en defensa de sus valores. Ayer, ante la ejemplar actitud de la chica Díez Ponce de no dejarse adoctrinar ni intimidar por los “maricones” del gobierno y comparsas asalariados, José Antonio Marina ha dado su talla. Molesto por la desobediencia de la muchacha, ha declarado que el derecho de los padres a decidir la educación de sus hijos “no es absoluto”. Claro, no hay nada absoluto, puestas así las cosas. Lo significativo viene detrás: "¿Qué pasa si los padres son nazis? Ahí, ¿no tiene el Estado nada que decir? Claro que sí. El derecho educativo fundamental no es el de los padres a educar, sino el de los hijos a ser bien educados".

Cuando descendemos a lo concreto, ¡hay que ver en qué quedan tantas embrolladas lucubraciones intelectuales! Obsérvese el tosco sofisma y el turbio juego de sugerencias: Marina da a entender que la chica o sus padres son nazis. Da a entender que “el Estado” sí tiene derecho absoluto a educar, porque es quien puede hacer a los chicos “bien educados”. Precisamente la argumentación de Hitler.

Pero el estado, claro está, no juega aquí ningún papel. Se trata del gobierno, el gobierno de Zapo. Concretamente, un gobierno anticonstitucional y pro terrorista, enterrador de Montesquieu y aliado de las dictaduras del Tercer Mundo, empeñado en educar "bien" a la infancia y la juventud. Por eso, si aquí hay individuos asimilables al nazismo, son, precisamente, los del gobierno. Y sus colaboracionistas, tipo Marina.

Como todos los tiranos, el Niñato Ilumineta, esa vergüenza permanente para España y la democracia, conoce bien las debilidades de muchos intelectuales, empezando por su vanidad. Qué mejor que hacerlos colaboradores pidiéndoles que apliquen sus mayores o menores luces a hacer realidad el programa político de la tiranía.

Podría quedar el episodio en el habitual cacareo indignado si el ejemplo de Díez Ponce no fuera seguido. Debería organizarse una asociación para defender los derechos de los niños frente a la “educación” de los maricones, entendiendo por tales no los homosexuales, (excepto  los profesionales de la cosa), sino los corruptos, pro separatistas y protectores de los asesinos.

----------- 

"¡Pero qué coño una moral que viene de Dios! La única moral solo puede venir de nosotros mismos, de ti, de mí, de cualquiera. Una moral científica, hombre, humana y científica. Pero como no todos son científicos ni pueden serlo, los científicos son quienes deben decidir. Con ayuda del Estado. O mejor, siendo los científicos (los auténticos científicos, no los científicos creyentes) quienes mandemos en el Estado y decidamos las normas morales. No le veo otra solución". (J. L. J.) 

----------

Ayer, presentación a la prensa del libro La quiebra de la historia progresista. En qué y por qué yerran Beevor, Preston, Juliá, Viñas, Reig… Poca, poquísima prensa. ¿Debido a que es un asunto irrelevante? ¿En plena campaña de la “memoria histórica”? ¿En plena campaña de la educación “cívica”?

------------

Debate en Libertad Digital TV:

http://www.elmanifiesto.com/video.asp

----------- 

Artículo en “Foro de Educación” ( www.forodeeducacion.com)

«LA ESPAÑA DE ORIANA FALLACI»

Mercedes Rosúa [1] 

La cronología ha dispuesto que los últimos libros de Oriana Fallaci, escritos en un especial estado de pasión, indignación, voluntad de raciocinio y grito de alarma ante el pasivo entreguismo de Europa, hayan coincidido con un periodo crítico para la historia de España, centrado en 2004 pero enmarcado en un contexto geopolítico intensamente determinado por el atentado del 11 S y desarrollado en un inacabado rosario de desastrosos epílogos.

Lo que comenzó como un largo artículo, redactado sin descanso durante quince días y alumbrado por la conmoción, vivida personalmente en Nueva York, de la matanza de septiembre, se transformó en tres libros, el segundo de los cuales se cierra con unas breves líneas de la autora: La fuerza de la razón se imprimía veinticuatro horas después de lo que la escritora define como enésimo ataque del terrorismo islámico contra Occidente, la masacre del 11 de marzo en Madrid, y a esos muertos dedica el libro. Las ediciones se suceden; ella afirma haber controlado palabra por palabra la versión española (traducción, por cierto, que deja mucho que desear). En el otoño del mismo año, 2004, aparecerá el tercer volumen de la trilogía (la cual no es sino un continuum) titulado Oriana Fallaci se entrevista a sí misma. El Apocalipsis. La periodista hace honor a las afirmaciones de que su cerebro la mantenía viva y lúcida por encima del cáncer, impulsado por la fuerza de voluntad y el imperativo del testimonio. Morirá en septiembre de 2006.

España adquiere en sus páginas una dimensión peculiar. Le cabe el dudoso honor de situarse en cabeza de la lograda estrategia de penetración islámica, en primera línea del antiamericanismo, y de haberse transformado con extraordinaria rapidez en un ejemplo de manual del populismo buenista. El capítulo segundo de La fuerza de la razón, redactado antes del once de marzo de 2004, se dedica a la demostración, por vía de los hechos, de que los países europeos son objeto de una ocupación islámica subrepticia que aspira a establecer estados dentro de los estados y se vale, para imponer sus usos por encima y contra las leyes del país de acogida, de la censura, el miedo y la presión de los sectores afines. Utiliza para ello a una población musulmana inmigrada, no sólo ajena a los conceptos de democracia y de libertad individual, sino manifiestamente opuesta a la integración en la nación donde se ha establecido y controlada, en connivencia con las autoridades locales, por imanes cuyas enseñanzas son incompatibles con la separación de poderes y las premisas básicas de un sistema moderno. Sus apoyos son múltiples, desde los medios de comunicación y los políticos que venden una mezcla de pacifismo pluricultural y bienestar gratuito a los intelectuales de nómina, con una base amplísima de beneficiarios de subvenciones, comisiones, contratas y petrodólares cuyo origen se sitúa, finalmente, en jeques, emires y dirigentes de verbo revolucionario y saneada fortuna. Tras pasar revista a la situación en Inglaterra, Alemania, Dinamarca y Holanda, la señora Fallaci afirma que ningún caso es tan grave como el español. En la Península, visitada antes de ir a Miami por el piloto del 11 S Mohamed Atta para entrevistarse, en la cárcel de Tarragona, con un colega experto en explosivos, campan por sus respetos los terroristas mejor adiestrados del continente y han adquirido los príncipes saudíes, el riquísimo clan marroquí y los multimillonarios del Golfo multitud de inmuebles y los mejores territorios de la costa. Éstos y aquéllos financian en España la propaganda islamista, premian las conversiones y gratifican con seis mil dólares a la conversa que da a luz a un varón y con generosas recompensas a las mujeres que se avienen a cubrirse con el velo. Aquí se encuentran los que creen en el mito del paraíso perdido del reino andalusí y aquí existe un movimiento político llamado Asociación para el Regreso de Andalucía al Islam. En el histórico barrio del Albaicín se inaugura la Gran Mezquita de Granada, con un Centro Islámico anejo. El proyecto se efectuó apelando al acuerdo firmado por Felipe González en 1992 de garantizar a los musulmanes el pleno reconocimiento jurídico, materializado y nutrido por el flujo de millones llegado desde Libia, Malasia, Arabia Saudita, Brunei y el sultanato de Sharjah, cuyo príncipe presidió la apertura y aseguró que se sentía volver a su propia patria, a lo que los conversos españoles, por entonces dos mil solamente en Granada, respondieron que se trataba de recobrar sus raíces. La Asociación para el Regreso de Andalucía al Islam nació en Córdoba hace más de treinta años, y sus fundadores no fueron musulmanes de origen, sino españoles de extrema izquierda que cambiaron las profecías de Marx y la religión del proletariado por los preceptos de Mahoma y la devoción al Corán. Naturalmente su iniciativa fue acogida con todo entusiasmo por la jet de Marruecos, Arabia y el Golfo. Llovieron dólares y asociados. Los conversos acudían, no sólo de diversas provincias españolas, sino del resto de Europa, animados además por el hecho de que con la apostasía del cristianismo no arriesgaban la vida, cosa que sí hubiera ocurrido de, a la inversa, abjurar de Mahoma. No hubo reacciones oficiales ni de la Iglesia católica ni de las autoridades. Por el contrario, en 1979, en nombre del ecumenismo, el obispo de Córdoba les permitió celebrar la Fiesta del Sacrificio, durante la cual se degüellan corderos, en el interior de la catedral. Para ello fue preciso cubrir o retirar vírgenes, santos y crucifijos y limpiar luego los restos de animales sacrificados. Visto lo visto, el año siguiente el prelado optó por enviar a los nuevos y entusiastas musulmanes a celebrar el sacrificio a Sevilla (justo es recordar, como hace la escritora, que la Semana Santa sevillana no carece de parafernalia morbosa y sangrienta), pero hubo enfrentamientos. Se los transfirió, pues, a Granada, donde se instalaron, y permanecen, en el Albaicín. Allí han creado un miniestado que obedece a sus propias leyes y posee sus propios hospital, cementerio, matadero, periódico (La Hora del Islam), tiendas, mercados, oficinas, bancos, editoriales, bibliotecas y escuelas, que son madrasas dedicadas a la enseñanza del Corán; y allí han puesto en circulación su propia moneda, de oro y plata, acuñada sobre el modelo del dirham de tiempos de Boabdil. El Estado de Derecho, la Constitución y la igualdad entre todos los ciudadanos se inhiben, como ocurre, por ejemplo, también en Italia cuando los escolares musulmanes rechazan escuchar a la profesora porque es mujer y consiguen que les envíen un sustituto varón, cuando los empleados de tal credo se valen de su religión para amenazar al empresario con denuncias de racismo si les reprocha su ineficacia laboral, cuando se pretende por imposición musulmana desterrar obras de arte, canciones, iconografía, celebraciones y usos tradicionales del país de acogida, y se transmiten por los medios de comunicación europeos las alabanzas de los inmigrantes al terrorismo y a los asesinatos de Bin Laden. Las autoridades españolas colaboran activamente con los que financian la construcción, no ya de oratorios, sino de enormes mezquitas, cuya altura supere, como es política usual de éstos, a los edificios del entorno con minaretes que demuestren su dominio sobre el infiel, edificios que sean los hitos del orden nuevo, de lo que llama la escritora la mayor conjura de la historia moderna, un proyecto totalitario que se eleva en Europa sobre las ruinas ideológicas de credos fracasados, el clientelismo parásito y los señuelos populistas, con la ayuda inestimable de organizaciones que van desde la Unión Europea hasta los grupos pacifistas pasando por los cristianos ecuménicos y los intelectuales ayunos de catecismo sociopolítico. No es casual que éstos últimos saltaran con tanta destreza de las alabanzas a Stalin al silencio respecto al goulag y del fervor antisistema al apoyo al discurso más reaccionario, el de las teocracias árabes, que existe hoy por hoy en el planeta.

Los borradores de Proyectos de Acuerdo que se están elaborando, con secretismo estratégico y ocultación parlamentaria, en varios países de Europa entre representantes islámicos y entidades oficiales y financieras significan el reconocimiento de un status especial para colectivos dentro del propio territorio, receptores legales de todos los derechos y ventajas pero eximidos de los deberes y obligaciones a que la generalidad de los ciudadanos se halla sujeta, en un esquema por demás muy parecido al que en economía reivindican las supuestas nacionalidades históricas y cuantos han descubierto las ventajas de adscribirse al victimismo de un grupo para el que minoría es sinónimo de trato preferencial e imposición a la mayoría. El caso musulmán, aunque utilice el argumento del respeto religioso, no tiene parangón con otras confesiones, que viven con normalidad su vida ciudadana. Su conflictividad, y la violencia que contra las estructuras de los sistemas europeos ejerce, reside en su radical incompatibilidad con libertad, democracia y derechos humanos y civiles. La confusión que se establece al unificar islam con árabes y con la totalidad de la comunidad inmigrada es una voluntaria maniobra para anular los derechos de los individuos y del Estado democrático y dejar a los más progresistas y laicos inermes en manos de la teocracia de origen y la red religiosa de control civil. Lejos de representar estas medidas un avance en la tolerancia y el respeto a las diferencias, tales iniciativas son un apoyo directo a la opresión ejercida por el más rico, influyente, fuerte y poderoso, sea el padre el jeque, el imán el rey, el varón del clan patriarcal o el director de la escuela del barrio. Naturalmente la renuncia del Estado de Derecho a defender la igualdad de todos los ciudadanos y a proteger, por encima de raza, religión, sexo y cultura, a la persona y su libertad tiene como víctimas directas a los más débiles: niños, mujeres, disidentes, represaliados, pobres ignorantes e ignorantes pobres. La segregación y subordinación femenina es tan clara en los preceptos coránicos y en la sharia que está a prueba de exégesis y maquillajes. Los consejos dados por el imán Mohamed Kamal Mustafá, de la Federación Española de Entidades Religiosas Islámicas, sobre cómo pegar a las mujeres son de la más estricta ortodoxia y fueron justamente aprobados por el imán de Valencia, Abdul Majad Rejab. Imán M. K. Mustafá: Usar un bastón fino y ligero, útil para golpearla aunque esté lejos. Golpearla con precisión en el cuerpo, las manos, los pies. Nunca en la cara porque ahí se ven las cicatrices y los hematomas. Tener en cuenta que los golpes deben hacer sufrir no sólo física, sino también psicológicamente. Imán A. M. Rejab: El imán Mustafá es islámicamente correcto. Golpear a la mujer es un recurso. A lo que añade el imán de Barcelona, Abdelaziz Hazan: El imán Mustafá se limita a referirse a lo que está escrito en el Corán. Si no lo hiciera, sería un hereje.

Las raíces de este afianzamiento de situaciones contra derecho se hallan también en las declaraciones hechas durante la Asamblea Parlamentaria de la Unión Europea celebrada en París en mayo de 1991. El Consejo de Europa, a propuesta de la Fundación Occidental de la Cultura Islámica, en la estela del Diálogo Euroárabe de Madrid, dio a luz una serie de ponencias centradas en La contribución de la civilización islámica a la cultura europea. El resultado fue un documento final de ciento ochenta y cinco páginas en el que los diversos delegados occidentales rivalizaban en la apología de un Islam sin tacha que sería la fuente de toda virtud, sabiduría, ciencia y cultura. Raro era el invento que, de escuchar a los congresistas, carecía de precedentes en territorios musulmanes. Oriana cuenta cómo, con el ardor de una conversa, Margarita López Gómez, de la Fundación Occidental de la Cultura Islámica sita en Madrid, les atribuía la invención de los helados, del papel (que no a los chinos), el primer estudio de la circulación de la sangre y el establecimiento de ciudades de corte moderno. A lo que se añadiría el cultivo del algodón, la inspiración de las escuelas poéticas medievales del Dolce Stil Novo por el afortunado contacto de los cruzados con el culto a la dama propio de los sarracenos, la Ilustración gracias a Al-Nabulusi quien, en 1730, expresaría en Damasco ideas luego enunciadas por Voltaire, y las bases de la economía moderna, dado que Adam Smith se habría inspirado en las normas expresadas por Mahoma. Tras esto, no cabe sino agradecer y esperar, con la lógica impaciencia, una segunda invasión que civilice, al fin, el Viejo Continente. Mientras tanto los actos se clausuraron con todo tipo de exhortaciones, recomendaciones e iniciativas para crear universidades euroárabes, publicar libros islámicos y ofrecer en prensa, radio y televisión programas relacionados con el tema. De ello es ejemplo el artículo sobre la inauguración de la mezquita de Granada, en el que la redactora entonaba una loa a la gloria andalusí, celebraba el pronto regreso a la ciudad de la voz del muecín que llamaría a la plegaria y esperaba que, con ello, se reparara en algo la ignominia cometida por Isabel de Castilla, quien en 1492 había sido la causante de dos desdichados sucesos: la expulsión de los árabes de España y el descubrimiento de América. El artículo se cerraba con el lógico lamento: Y vivimos ahora en un mundo que todavía sufre a causa del éxito de aquellas dos empresas.

La Historia concede también a España, en el tema que a Oriana Fallaci interesa, un papel muy especial a causa de la temprana invasión islámica, los siete siglos de ocupación (aunque parcial y en franco retroceso desde la baja Edad Media) y el hecho de ser el único país en haber expulsado, finalmente, a los musulmanes de su suelo. Desde luego la periodista no suscribe la teoría de la pacífica convivencia de culturas, que califica de mito colaboracionista, y remite a los lectores a las crónicas de monasterios y conventos quemados, iglesias profanadas, religiosas violadas, cristianas y hebreas raptadas para ser recluidas en harenes, crucifixiones en Córdoba, ahorcamientos en Granada y decapitaciones en Toledo, Barcelona y Zamora. La población hispanovisigótica estaba obligada a ocultar los símbolos cristianos, inclinarse al paso de los musulmanes y mostrar sumisión, y no se le exigía convertirse porque ello les hubiera eximido de pagar tributos al califa. Las invasiones procedentes del norte de África, el desembarco de ejércitos tan ávidos de botín y territorio como impregnados de fundamentalismo purista y que contaban en la Península con grupos que actuaban de quinta columna, fue una constante, como lo fue el hostigamiento de las poblaciones mediterráneas por los piratas berberiscos. En el siglo XVI los turcos, tras haberse hecho dueños en 1453 de Constantinopla con un baño de sangre, avanzaban por Centroeuropa, la ocupaban, sitiaban Viena y anunciaban claramente su propósito de englobar el Continente entero en el Gran Islam que reivindica el fundamentalismo actual y que la hubiera reducido a algo semejante a lo que son hoy los países del Magreb. En 1571 el general turco Lala Mustafá se apoderó de Chipre, hizo mutilar, y desollar en público al patricio veneciano Marcantonio Bragadino, gobernador de la isla, que intentaba negociar con él la paz, y ordenó, una vez que éste hubo muerto bajo la tortura, que le fabricasen un monigote con su piel. Mientras el rey de Francia se aliaba con la Sublime Puerta España, unida a Venecia, el Vaticano, los ducados italianos y Malta, se enfrentó en Lepanto a la flota turca y logró con esa victoria frenar el avance del imperio otomano y cambiar lo que parecía extensión imparable, que hubiese significado un mapa de Europa muy distinto del actual.

España es objeto de la atención de la señora Fallaci en otro especial momento histórico: 1975. Franco agoniza. Se perfila la transición democrática que en realidad llevaba años gestándose. En su entrevista con el Secretario General del Partido Comunista Español, y en la introducción previa, la periodista expresa, no sólo su percepción de Santiago Carrillo, sino las expectativas de una Europa que observaba el último acto de una larga y anacrónica dictadura y aguardaba expectante la reacción posterior del país. Oriana es por entonces una mujer de cuarenta y seis años, en la plena madurez de una destreza profesional de la que son parte la pasión y la energía. Con el instinto del periodista y la vehemencia de su compromiso por la defensa de las libertades, refleja y concentra en su persona lo que eran sentimientos comunes de la opinión pública: la querencia de utopías y el reconocimiento de realidades insoslayables. Existe en Occidente, junto con el rechazo de las dictaduras, un grave conflicto identitario. Sectores importantes de intelectuales y de ciudadanos habían apostado, de una forma más platónica que otra cosa, primero por el comunismo revolucionario; luego, según los desastrosos efectos de éste se hacían más obvios, por un vago socialismo que sabría conciliar teorías marxistas con democracia y libertad. Oriana abomina del estalinismo y sus seguidores, ha reflejado impecablemente el fundamentalismo marxista de Alvaro Cunhal, la franca honestidad del presidente Mario Soares (quien denuncia que Cunhal y los suyos se han hecho con todos los medios de comunicación de Portugal) y las contradicciones de otros líderes; recuerda el desprecio de su padre por la castración colectiva del albedrío de los individuos que los sistemas comunistas producen. Ya entonces, 1975, advierte la trampa del chantaje dual “Derechas/Izquierdas”: Ay de no ser tenido por persona de izquierdas, o lo bastante izquierdista. Equivalía a ser calificado de reaccionario, de contrarrevolucionario, de fascista. Al que no era comunista se le llamaba fascista. Pero ella se aferra al amor a la independencia y necesita, como tantos otros de su época, saber que las esperanzas e ideales revolucionarios no han existido en vano. En Santiago Carrillo encuentra al comunista perfecto, imprescindible, el Hombre Nuevo del futuro en quien se alían inteligencia y bondad, el dirigente de un partido marxista que opta, ¡al fin!, por la tercera vía, que ha descubierto y que promete ese “socialismo en libertad” que es la piedra filosofal de los alquimistas políticos. Carrillo, que cuenta sesenta años, es un hombre delicioso, distinto de todos los demás, encantador, enemigo de la violencia, dispuesto a aceptar alianzas con todos los partidos, a someterse al veredicto de las urnas, alguien que considera desfasada la pretensión de dictadura del proletariado e injusta la invasión soviética de Checoslovaquia. Oriana muestra hacia él una admiración rendida, difícilmente observable respecto a otros sujetos de sus reportajes. Si todos los comunistas fueran como Santiago Carrillo, el mundo sería más inteligente y más feliz. No hay apenas preguntas sobre la Guerra Civil ni aparecen temas espinosos.

Entrevista con la Historia, ese volumen en el que se publican las que Oriana Fallaci realizó entre 1969 y 1975, es un libro fascinante en el que los personajes que hace tres décadas tejían, o creían tejer, la Historia juzgan el destino del planeta, el pasado, el futuro y a sí mismos. Se trata de un documento que resulta hoy inapreciable por la comparación de aquella visión del mundo con el posterior desarrollo de la realidad. La periodista ha llegado a España dispuesta a poner flores sobre las tumbas de los últimos ajusticiados por el franquismo, a denunciar los crímenes finales del dictador. Se identifica con la lucha contra la opresión que juzga ser la de ETA. Huele por todos sitios la sangre de las víctimas del régimen que se extingue y ve en Carrillo alzarse frente a ella a un hombre que había dedicado su vida a luchar por el cambio pacífico. Sobre toda la entrevista planeará el olor de la sangre de los cinco fusilados, a los que siempre se califica de criaturas por su juventud. (No se percibe el olor de ninguna otra sangre ni se cita que a éstos chicos de entre 21 y 27 años se los acusaba de tres asesinatos, asalto y atraco). Criaturas se repite cuando habla Carrillo de las generaciones sacrificadas por el General, contra cuyas infamias él ofrece una paciencia y deseo de reconciliación nacional angélicos. Su personal pasado estalinista parece al militante español de absoluta lógica teñida, incluso durante su estancia en la URSS, de ingenuidad. Nada advirtió, en sus seis meses de residencia en Moscú: yo no puedo decir que guarde un mal recuerdo de Stalin porque en aquella época no sabía que Stalin fuese Stalin. No se veía en nada (sic). Y lo explica diciendo que él nunca aprendió ruso, y además gozaba de total libertad y podía decir a los soviéticos (recuerde el lector que se está hablando del periodo de purgas, depuraciones, asesinatos y deportaciones) lo que se le antojara. Tampoco se enteró de mucho en Nueva York, donde residió otros seis meses, a causa de su desconocimiento del idioma. Una impermeabilidad al aprendizaje de lengua extranjera difícilmente creíble en alguien de veintipocos años. La entrevista se cierra con las seguridades que el líder comunista ofrece a la periodista de que, tras el asesinato de aquellas cinco criaturas, la larga noche franquista está por acabar.

Treinta años después, ni la noche ni el día son ya lo que eran. Oriana observa con desconfianza y tristeza a una España en la que la blanda rendición ante la agresividad de las nuevas invasiones, la incapacidad de defender valores e identidad propios, la cobardía oportunista y el sectarismo tribal son, como en Italia, rasgos dominantes. España forma parte del coro de la izquierda caviar especializado en himnos al pacifismo incondicional, el antiamericanismo venenoso, el filoislamismo entusiasta y el antioccidentalismo masoquista. La pronta retirada de las tropas españolas de Irak por el gobierno llegado al poder tras el atentado de Madrid del 11 de marzo le produce desprecio, y su juicio sobre el presidente José Luis Rodríguez Zapatero se resume en calificarlo de insoportable, populista cínico y pícaro deleznable que no vale un comino. Ve, sobre todo, claro peligro en la perversión del lenguaje y en la avidez con la que grupos parásitos explotan el gran negocio del victimismo e imponen la dictadura de las minorías. Le repele la rentable y agresiva petulancia de homosexuales, ecologistas, antisistema y de cuantos, en nombre de “Paz”, “Pueblo”y “Naturaleza”, adoran la moda islámica y sirven a los enemigos de la libertad. Hace alusión al brindis al sol de Zapatero legalizando, sin que nadie le tratase al menos de cretino (sic), el matrimonio y la adopción para las parejas homosexuales, y utilizando, a falta de cosa mejor, el exhibicionismo de esos grupos para procurarse él notoriedad y clientelas. Esto mientras juega a desdeñar a una Norteamérica que es para Europa el único baluarte de la libertad, que envió por miles a sus soldados a defenderla en las dos Guerras Mundiales y que constituye el más claro exponente democrático y el único defensor real que a Occidente le queda. Oriana no reconoce -está bien acompañada en ese sentimiento- a su Italia en el país actual, acomodaticio y de dirigentes sin categoría. La suya es una patria valiente, digna, laica, defensora de su cultura y de sus principios, que no se deja intimidar. La escritora jamás renuncia a su ideal de revolucionaria impenitente enemiga del miedo y de la sangre, segura del poder de la inteligencia, la razón, la paciencia, la belleza, y se rebelará hasta el final contra esa Europa sin alma que se somete a los terroristas. Recuerda que los estadounidenses respondieron con bravura a la pública exhortación de Bin Laden antes de las elecciones. Él les dijo que no debían votar a Bush para así evitar otro Manhattan. Os hablo para deciros que seguir con la misma política conducirá a la repetición del incidente (sic; incidente figura en el discurso televisivo de Bin Laden) acaecido el 11 de Septiembre. Ellos se negaron a practicar la rendición preventiva.

(Mercedes Rosúa ha escrito los libros “Archipiélago Orwell” y “Las clientelas de la utopía”)

 


 

[1] Este ensayo se terminó de escribir el 10 de enero de 2007.

Comentarios (120)

« 1 2 3 »

1 gilparej, día 1 de Junio de 2007 a las 09:37
Sr. Moa: aplaudo su manera de rebatir la trasera del argumento de Marina. Ya parece que le vamos conociendo. Mi inquietud es la de un profesor que será obligado a impartir esa nueva asignatura contraria a su pensamiento y a su vida. ¿Podemos los profesores -funcionarios- objetar? He consultado algunos servicios jurídicos y no obtengo una respuesta clara y precisa. ¿Alguien en este foro puede aclarar algo? Un abrazo desde Cartagena.
2 denebola, día 1 de Junio de 2007 a las 09:38
Buenos días:

repito lo que dije hace unos días. He recopilado un pequeño informe, con una carta para los padres, una selección del material de "Alí Babá..." para que ellos mismos puedan juzgar, algún artículo que habla con claridad del asunto y un modelo de objeción para entregar en los centros escolares. Lo estoy distribuyendo entre los padres y cuando ven de qué se trata no dan crédito a lo que ven. Lo cierto es que la mayoría de ellos no sabe qué se le viene encima. Animo a todos los padres conscientes a que hagan lo mismo que estoy haciendo yo.

Saludos.
3 denebola, día 1 de Junio de 2007 a las 09:42
#2, gilparej

Buenos días,

ignoro si como profesor puede usted objetar o no, pero nada le impide informar a los padres, ni hacerles llegar, de un modo u otro, la documentación que precisan para juzgar por ellos mismos.
4 Rondy, día 1 de Junio de 2007 a las 09:52
Tiene razon.. La verdad es que vaya un ejemplo que ponen. De todas maneras hasta ahora creia que España era un pais libre en el que cada cual podia pensar como quisiera, y el educar a los hijos era responsabilidad de los padres. Y resulta que los padres la unica responsabilidad que al final van a tener es la de alojar a los hijos en su casa, mientras ven como el estado les impone sus valores y modo de pensar. VERGONZOSO.

Parece que la idea que quieren imponer es que la educacion no es responsabilidad de los padres sino de los profesores.

Recordemos que la unica responsabilidad de la educacion recae en los padres, responsabilidad que muchos intentan evitar pasandosela al estado al igual que la enseñanza. Y viendo el "exito" de la enseñanza, miedo me da si se tiene el mismo "exito" en la educacion, sea la que sea la que quieran dar.
5 Papulus, día 1 de Junio de 2007 a las 10:07
Sigo diciendo que esto no es más que una consecuencia más del desastre que venimos arrastrando en la educación desde hace 30 años.
Y ahora, como colofón, Zapo y sus cuatreros, se aprestan, utilizando las herramientas que el sistema les dá, a realizar el asalto a la mente de los más débiles: los niños.
Sabe perfectamente, que adoctrinando a nuestros niños y jóvenes, en la denigración, sodomia, mariconismo, lesbianismo, zoofilia, etc., tendrá una o dos generaciones de pervertidos sin moral e incultos, con lo que la garantia de poder es casi absoluta.
Aún estamos a tiempo, y ya hay organizaciones ciudadanas que promueven la objeción a EpC en todos sus aspectos.

Por ejemplo

http://www.objetamos.com/
6 atroma, día 1 de Junio de 2007 a las 10:10
Los padres son los que educan, en el colegio se aprende.
7 cirus, día 1 de Junio de 2007 a las 10:19
En el texto de Moa de hoy, hay un parrafo que me ha llamado la atención: ¿"Y sí los padres son nazis tiene el estado derecho a intervenir"? Y se responde: Claro
8 Papulus, día 1 de Junio de 2007 a las 10:23
7#

cirus

Eso es la transcripción de lo que dice el Sr. Marina.
Pero como se dedica a escribir libros de EpC, que quieres que te diga. Su opinión (la del tal Marina) es muy interesada.
9 00001, día 1 de Junio de 2007 a las 10:24
Uno de junio de 2007.San Justino.Viernes.

Cofrade Moa:
***Cuando estás,estás.Hoy sí,magnífico.Suscribo todo de la cruz a la raya.
***Sigamos.Ya sabes: es materia penal como he manifestado varias veces.
***El "mariconeo" es un linfoma que extienden los lobbyes en las televisiones.Son los presentadores,acción de sobarse dos "gachós" en un serial a las cuatro de la tarde (TV3)(TV 5-nido de perdedores de aceite).
***Los jóvencitos se desorientan.Los jóvenes propenden a la probatura,desde siempre,sea de cannabis o del juego de la oca.
***Por profiláxis espiritual veo poco las televisiones(no tengo ni parabólica) pero entiendo que la extensión "ateniense" del efebo es ya insoportable e insufrible para los padres.

***TOCAYO: Esto era mi ..ya sabes...ESPAÑA,UNA,GRANDE Y LIBRE (al modo del siglo XXI). Tiempo vendrá y Dios no lo quiera en que el tío más tonto que ha parido madre y que viene a gobernarnos nos obligará a mucho más.

Un afectuoso abrazo.
Dios os guarde. (Perdón por las palabrotas.No suelo pero hoy estoy que escupo fuego)
10 cirus, día 1 de Junio de 2007 a las 10:27
..7 continuación : Claro que sí. Entonces la pregunta es: ¿Y si son seguidores de Lenin y Stalin? Por esta misma razón también tendría derecho a intervenir. ¿Y si el padre fuera un terrorista convicto y confeso ¿Qué hacemos?. La conclusión es que no podemos prejuzgar ideologías si no hechos.
11 Retablo, día 1 de Junio de 2007 a las 10:35
Y dice Marina, "El derecho educativo fundamental no es el de los padres a educar, sino el de los hijos a ser bien educados".

Por supuesto es bestial que les niegue a los padres el derecho a educar, pero voy a otra cosa: suponiendo que lo fundamental sea que los niños puedan ser bien educados, lo que es un argumento con bastante lógica inherente, no vamos a negarlo, la cuestión siempre es ésta: ¿quién decide lo que es ser bien o mal educado?

Por más vueltas que se le dé a las cosas, al final, hasta en la ciencia, hay alguien que juzga lo que es verdad y lo que es mentira, lo que está bien y lo que está mal. Y ese alguien, a lo que se ve, es superior al resto, puesto que se atribuye la potestad de decidir por los demás, pobres ineptos ellos.

Ése es todo el meollo de la cuestión. Que ellos dicen, y ya con eso juzgan, "mi juício es mejor que el tuyo". Lo que es como una pescadilla que se muerde la cola, puesto que si verdaderamente juzgan mejor, el juício anterior es bueno, y tienen razón; pero si juzgan peor, es malo, y no la tienen. Simplicidades de perogrullo con las que se construye la historia del mundo, y algunos satisfacen su vanidad -una constante sine qua non de estos alumbrados mesiánicos.

Convencido estoy, sí: todo esto no lo hacen por amor, lo hacen por vanidad.
12 Papulus, día 1 de Junio de 2007 a las 10:37
Tal y como ayer expuse, este es uno de los puntos en los que el PP si quiere ganar las proximas elecciones generales debe incidir.
Aparte de derogar toda ley sobre educación que hayan aprobado esta gentuza, promover el proyecto que tumbó el Parlamento, cuando Esperanza Aguirre era Ministra de Educación. Todos la misma Historia, la misma Geografia, y conocimientos mínimos iguales en toda España.
Eso para empezar. Aunque lo ideal es que fuera la misma Educación para todos en toda España, con las mismas horas lectivas y los mismos temarios. Aunque eso sin un cambio constitucional es casi imposible.
13 Papulus, día 1 de Junio de 2007 a las 10:39
11#

Y por dinero.
14 sinrocom, día 1 de Junio de 2007 a las 10:42
Me pregunto cual seria el concepto que la señora Fallaci tenia acerca de Carrillo, antes de morir.
En aquellos tiempos era facil, echarle las culpas al franquismo y no darse cuenta que aquello era un mal menor, comparado con todos los males que iban a acontecer tras la muerte de Franco. Ahora tenemos muchas amenazas.. hasta la de despojar a nuestros hijos del vinculo familiar, para, como en tiempos del nazismo, convertirlos en los niños del Zapo, al igual que en aquellos dias... los niños de Hitler.
La invasion musulmana, ya es evidente, y lo unico que la puede parar, es un resurgir de nuestras creencias catolicas, para repeler y repudiar como hace quinientos años esa presencia del enemigo milenario.

Hablando de todo un poco, no paro de creer lo que oi esta mañana en la cope; que si te mueres en Cataluña, sin haber hecho un testamento, la Generalitat se hace heredera de todos tus bienes y los utiliza para una asociacion que hace una campaña en contra de todos los productos que no esten etiquetados en catalan...
15 cirus, día 1 de Junio de 2007 a las 10:48
Del hilo anterior Sherme. Entre los humanos exite la propensión de crear mitos y en nuestro país no estamos inmunizados contra esta patologia. No obtante mientras esto se conforme en torno al deporte y al cuplé nada que objetar, aúnque pueda parecerme que el besar el culo a un famoso sea algo de mal gusto. Pero cuando se trata de mitificar a un político, entonces la cosa cambia porque en un momento dado, el personaje puede llegar a ocupar alguna parcela de poder y tomar decisiones que pueden afectar a mí vida y mí hacienda, Recordemos a Fernando V11 pues eso. Vidal Cuadras fue en su momento un valor importante en el PP, pero fue sacrificado en aras del pacto con Pujol ¿Y porqué no ha sido repuesto en un puesto de mayor enjundia? En otro post lo podemos analizar.
16 Papulus, día 1 de Junio de 2007 a las 10:58
La caza de brujas sigue en PSOE.
En la Comunidad Valenciana ya ha empezado.

http://www.larazon.es/noticias/noti_nac1476.htm
17 Soren73, día 1 de Junio de 2007 a las 10:59
135 - Acracia (del hilo anterior),

"Leí el debate con Sorem y como siempre estuviste invatible"

Acracia, no sé a qué debate te refieres. Que me tilden de neofascista no me parece un debate. Me parece un insulto que no vino a cuento de nada.


14 - Sinro,

"... no paro de creer lo que oi esta mañana en la cope; que si te mueres en Cataluña, sin haber hecho un testamento, la Generalitat se hace heredera de todos tus bienes y los utiliza para una asociacion que hace una campaña en contra de todos los productos que no esten etiquetados en catalan... "

Sinro, no conozco la legislación catalana; pero en la antigua castellana, que después pasó a ser la española; aquellas personas que morían sin testamento, sus familiares podían heredar hasta el 4º grado. Si no se encontraban familiares en 4º grado (generalmente los primos) entoncs la herencia pasaba a manos del Estado, el cuál dispone de ellos como le da la gana.

Actualmente no sé si los catalanes han modificado eso en virtud de las competencias.
18 denebola, día 1 de Junio de 2007 a las 11:00
#11, Retablo

"la cuestión siempre es ésta: ¿quién decide lo que es ser bien o mal educado?"

En efecto, esa es la cuestión. Si el relativismo niega que el mundo contiene verdades que el hombre, usando su razón, puede descubrir, una de las consecuencias es que la moral, privada de un referente absoluto, se asienta en referencias relativas, secundarias, delegadas; esto, en el mejor de los casos. En el peor, al que las sociedades son propensas, en el criterio de personajes sin altura moral ni intelectual.

Ese es un aspecto. El otro relevante, la radical negación de la libertad. La intromisión del Estado en la educación de nuestros hijos debe ser rechazada con contundencia, porque si no las consecuencias serán graves.
19 denebola, día 1 de Junio de 2007 a las 11:06
Y hablando de Marina, es desconcertante y estúpido ver cómo la educación queda en manos o bien de funcionarios iluminados o bien en pensadores de segunda o tercera fila (como Marina o el propio Savater, cuyo libro de ética se ha vendido muy bien). ¿Es que no hay acceso a los libros de los mejores pensadores? ¿Es que no pueden leerse a Aristóteles, a Platón, Agustín, Tomás, Descartes, Pascal, Balmes, Marías, a Millán-Puelles, a García Morente...? ¿No pueden hacerse ediciones adaptadas a las edades de la ESO? ¿Es que una "Ética a Nicómaco" no será mucho mejor que cualquier librejo escrito por encargo de una de las editoriales adictas al régimen?
20 cirus, día 1 de Junio de 2007 a las 11:07
A los filósofos de tres al cuarto y subvecionados no hay que hacerles el menor caso si quieres conservar intactas tus neuronas, y además con sólo mentar su nombre se les hace un favor inmerecido.
21 sinrocom, día 1 de Junio de 2007 a las 11:20
Actualmente no sé si los catalanes han modificado eso en virtud de las competencias

A que competencia te refieres Soren, ¿A la competencia fascista catalana? ¿Promocion antietiquetamiento catalan? Vamos hombre...

Me parece que aun no has comprendido mi concepto de neofascismo... Es el sistema que engendra ideas politicas en el sector estudiantil, con el fin de valerse de su apoyo futuro, para conseguir sus metas politicas... que en este caso, una de ellas seria, el que esos millones de jovenes afectados por tal neofascismo, no tengan ni siquiera la capacidad de discernir politicamente que partido, o que idea politica interesa al bien comun de la nacion, sino que ya una vez contaminados, todo lo que no sea Soe, es soez.

22 Quixote, día 1 de Junio de 2007 a las 11:46
Toda persona tiene derecho a la educación. La educación debe ser gratuita, al menos en lo concerniente a la instrucción elemental y fundamental. La instrucción elemental será obligatoria. La instrucción técnica y profesional habrá de ser generalizada; el acceso a los estudios superiores será igual para todos, en función de los méritos respectivos. La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana y el fortalecimiento del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales; favorecerá la comprensión, la tolerancia y la amistad entre todas las naciones y todos los grupos étnicos o religiosos; los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos…"

Declaración Universal de los Derechos Humanos, Art. 26
23 cirus, día 1 de Junio de 2007 a las 11:58
Loa padres no sólo tienen la responsabilidad de la educación de sus hijos sino que deben estar vigilantes sienpre e indagar y fiscalizar los deberes que les imponen los el claustro especialmente en letras sólo sea por ingiene mental
24 Quixote, día 1 de Junio de 2007 a las 12:06
El artículo 27 de la Constitución española de 1978, después de reconocer la libertad de enseñanza en su apartado primero, en el punto tercero dice textualmente: "los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la educación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones", y en el apartado séptimo: "los profesores, los padres, y en su caso los alumnos, intervendrán en el control y gestión de todos los centros sostenidos por la Administración con fondos públicos".
25 Quixote, día 1 de Junio de 2007 a las 12:15

Los padres, y en particular sus organizaciones, deben jugar un papel cada vez más influyente en la planificación y la calidad de los servicios educativos. Esto supone que los profesionales necesitan formación para saber escuchar a los padres y darles tiempo y espacio para comunicar y participar de forma personal. (Declaración de Salamanca, UNESCO, 1994).
26 00001, día 1 de Junio de 2007 a las 12:17
***Sinro:
Estimado cofrade:

En Cataluña,como en el resto de España,la herencia abintestato,a falta de herederos ,incluso colaterales,es aceptada por el Estado a beneficio de inventario. Excepto dos tercios.
1/3 a instituciones benéficas del minicipio donde vivía el difunto.
Un abrazo
Dios te guarde,socio.
1/3a similares instituciones provinciales.
27 Quixote, día 1 de Junio de 2007 a las 12:21
El artículo II-74.3 del Tratado por el que se establece una Constitución para Europa, ya aprobado en referéndum en España, aprueba derecho de los padres a escoger la educación para sus hijos:

"Se respetan, de acuerdo con las leyes nacionales que regulen su ejercicio, la libertad de creación de centros docentes dentro del respeto de los principios democráticos, así como el derecho de los padres a garantizar la educación y la enseñanza de sus hijos conforme a sus convicciones religiosas, filosóficas y pedagógicas".
28 Quixote, día 1 de Junio de 2007 a las 12:24
La verdadera educación se da en la familia. Cualquiera que
reflexione sobre su propio proceso educativo fácilmente reconocerá que fue en el seno de su familia donde adquirió lo más valioso de lo que hoy constituye su educación. Es más, hay parcelas en cualquier proceso educativo que son típicamente de la familia, como ocurre, por ejemplo con la formación del juicio moral. Un aspecto cada vez más ausente del panorama educativo actual.

¿Quién nos enseñó lo que está bien y lo que está mal? Si duda, en la mayoría de los casos, nuestros propios padres, nuestra familia. Los padres que están bien formados, van educando a su vez a sus hijos con criterios morales sólidos, dotando al hijo no sólo de una escala de valores que le sirve de referencia, sino de la conciencia que juzgará si su forma de actuar se adecúa o no a la misma. La eficacia de la familia en esta tarea no puede ser sustituida ni igualada por el Estado.
29 Soren73, día 1 de Junio de 2007 a las 12:26
21 - Sinro,

"A que competencia te refieres Soren..."
Lo que me refiero es que el derecho de sucesiones se recoge dentro de lo que es el Código Civil. Y lo que no sé es si Cataluña tiene transferidas competencias en orden a regular el tema sucesorio y testamentario.

De lo de la normativa lingüística, pues me parece un disparate, pero es un tema de ellos. Si lo han aprobado es su problema y su normativa.

Tu concepto de neofascismo lo había comprendido pero no lo comparto y por eso ni lo discuto.
30 Quixote, día 1 de Junio de 2007 a las 12:28
Está claro que en el mundo libre y en las sociedades más avanzadas, la familia es la depositaria del derecho de la educación de los hijos, y que este derecho sólo puede ejercerlo en un régimen de libertad amplia en el que pueda tener cabida una libertad básica y fundamental: la libertad de enseñanza.
31 Quixote, día 1 de Junio de 2007 a las 12:31
En democracia y en libertad, sólo tenemos una opción: reclamar una sociedad más libre. No es posible defender la libertad de enseñanza sin defender todas las libertades.

La libertad forma un todo con muchas caras, y sólo es posible la libertad cuando existen todas las manifestacionesde esas múltiples facetas. No habrá libertad de enseñanza si no hay libertad de opinión, libertad política, libertad de prensa, etc.; y sólo habrá auténtica libertad cuando exista libertad de enseñanza.

Por esta razón, es mucho lo que todos nos
jugamos al exigir, hasta las últimas consecuencias, el derecho de los padres a educar a sus hijos libremente.
32 opq5, día 1 de Junio de 2007 a las 12:32
Para mi que estos excesos educativos, forman parte de un plan minuciosamente trabajado desde la huelga general del 2002, cuando se dieron cuenta de que podían.

Aún así, si no hubiera sido por el 11-M no habrían podido, pero su plan pese a sus graves riesgos, pese a las dificultades y a la resistencia intelectual de muchos españoles, sigue su camino, de momento imparable, a pesar de so ser un plan de tácticas sino de estrategias de alcance, para la convivencia futura de todos nosotros.

Parece que la frase de Alfonso Guerra inventada allá por el lejano 1982, de que "en veinticinco años a España no la conocerá ni la madre que la parió", ahora cobra visos de realidad.

El problema es que Zapatero parece un soldado de una guerra que no existe, que ya está acabada, pero aún no en su mente, siendo esta la peor guerra que existe cuando se libra en la mente del que manda, por la sencilla razón de que no se puede luchar en ella ni en contra de ella, entre otras cosas porque desconocemos los lances en los que "la guerra", se desarrolla en la mente del iluminati.

Difícil lo tenemos, pero no imposible, pues de mas altos han caído por si mismos y porqué por mucho que insistan, estos cambios que pretenden son de generaciones y cuatro años para estas cosas no son nada, aunque sean ocho.

Además hasta puede servir de vacuna a los españoles, como les sirvió a los bávaros la instauración de la República Soviética de Baviera, después de la derrota alemana en la I Guerra Mundial, en donde el revolucionario de turno, hizo tantas barbaridades, que las izquierdas en este Länder alemán no han ganado desde entonces, si mal no recuerdo, ninguna elección ni regional, ni nacional.
33 Quixote, día 1 de Junio de 2007 a las 12:39
El secretario del Area de Educación del Partido Popular, José Miguel Crespo, ha defendido enérgicamente "el derecho de las familias españolas a elegir la educación de sus hijos" y poder cursar, si así lo desean, la asignatura de religión dentro del currículo escolar, y acusó al Gobierno central de abrir el camino, con su propuesta de reforma educativa, para "establecer un coto privado" en la educación "con el que hacer lo que le da la gana".

El portavoz del PP en materia de educación realizaba estas declaraciones tras las afirmaciones realizadas la pasada semana por los responsables de Educación del PSOE de La Rioja, que pedirán al Ministerio de Educación la salida de la asignatura de religión del currículo escolar, algo con lo que no están de acuerdo los populares.

Los populares riojanos critican la reforma que está impulsando el Gobierno central -para la que se están recabando sugerencias hasta finales de año- y aseguran que el PSOE "pretende volver a la LOGSE, con la que se han producido los mayores índices de fracaso escolar y que ha colocado a España a la cola de Europa en materias como las matemáticas o la lengua".

El portavoz del PP en materia de Educación reconoció que hay un "problema en la educación", y señaló que en el PP consideran que estos problemas deben solucionarse retomando la Ley de Calidad de la Enseñanza (LOCE), impulsada por el anterior Ejecutivo popular y derogada por el actual Gobierno, del PSOE.

"Queremos una educación de calidad, universal y gratuita", destacó Crespo, que recalcó que la educación debe "respetar el derecho de los padres a elegir la educación de sus hijos",
34 Papulus, día 1 de Junio de 2007 a las 12:58
Aunque se salga un poco del tema de hoy, si nos sirve para comprender y ver, la personalidad de zapo y sus secuaces.

Os aconsejo este artículo

http://www.vistazoalaprensa.com/firmas_art.asp?Id=...
35 Momia, día 1 de Junio de 2007 a las 13:01
Los socialistas y los masones -no va contigo sherme- son unos sinvergüenzas que están destruyendo la libertad de enseñanza en España, al tiempo que fomentan "otras libertades" como "las libertades de los gays y lesbianas", "las libertades de los terroristas", o "las libertades secesionistas de las autonomías territoriales"; ante semejante barbarie ideológica y degeneración moral, hay que recordar a los golpistas del 11-M, que carecen de legitimidad para destruir España y desposeer a los ciudadanos españoles de las libertades y derechos fundamentales enumerados en el Título I de nuestra Constitución de 1978.
36 cirus, día 1 de Junio de 2007 a las 13:02
A los de libertad digital, si me lo permiten pues estamos en su casa, les diría que me parecen no sólo inoportunas sino censurables tanto la imagen de Zerolo como sus opiniones en este como en cualquier otro medio de comunicación serio. Es hacerle una propaganda inmerecida, pues de esto vive y se promociona este señor.
37 Papulus, día 1 de Junio de 2007 a las 13:07
cirus

Solo si conoces a tu enemigo podrás vencerle.
38 Enky, día 1 de Junio de 2007 a las 13:08
A mí me llama la atención que cuando se quiere mencionar el colmo de la infamia se sigue recurriendo al nazismo y nunca la comunismo. Si bien ambos son detestables el último fue mucho más mortífero y lo que es peor, sus perniciosos efectos aún ensombrecen nuestros días. ¿Qué espera la opinión pública para equiparar ambas ideologías criminales y tratarlas con igualdad? Nadie se atrevería a llevar por las calles de Madrid una bandera con la svástica, ni a caminar junto al que la portase, sin embargo el primero de mayo tuvimos que contemplar el símbolo que hasta la fecha ha producido más dolor y desolación en el mundo paseando por las calles de Madrid.
39 Papulus, día 1 de Junio de 2007 a las 13:09
Las opiniones del mari.ca y sectario Zerolo son un ejemplo blandito de lo que llegará a ser España si el enjendro de EpC sale adelante.
Es un ejemplo entre muchos.
40 cirus, día 1 de Junio de 2007 a las 13:26
Si la constitución de 78 ha sido ninguneada es porque quien tenía la obligación de hacerla cumplir no lo ha hecho. Me acuerdo que cierto general en un momento dado salió a recordarnos el artículo 8º y le cañonearon de todas partes especialmente por el flanco derecho de donde le llovieron las andanadas más fuertes. Un fallo de estrategia General: El fuego amigo, el que más duele.
41 Papulus, día 1 de Junio de 2007 a las 13:56
Según mentideros políticos dentro del PSOE para este verano o antes, crisis de Gobierno.
Ya veremos a quienes quita y a quienes pone, porque ya lo dice el refrán "Otros vendrán que bueno me harán".

42 Gavita, día 1 de Junio de 2007 a las 14:15
A Pío Moa se le olvidó el nombre de… García Lorca!

Hay un momento divertidísimo en el vídeo de Pío Moa con Cristina L. Schlichting y José Javier Esparza (autor del libro “El Terror rojo en España”, que me parece fabuloso) que don Pío anunciaba el otro día. Están los tres hablando del Terror en la España roja y se refieren también, por supuesto, a lo que hubo en el otro bando (no sé si os habéis fijado en que a nosotros, a diferencia de los izquierdosos, no nos duelen prendas, y don Pío es uno de los primeros en hacerlo, en reconocer que también hubo bestialidades en el lado nacional).Están pues discutiendo los tres, y de pronto va el bueno de don Pío y se refiere al caso de “este poeta de Granada al que mataron…, ¿cómo se llamaba ya?…, ah, sí, García Lorca”. A lo mejor tuvo don Pío un olvido, o a lo mejor lo hizo expresamente para subrayar lo mucho que la izquierda ha abusado y explotado el asesinato de Lorca, horrendo e injustificable por supuesto como todos, pero no más por ejemplo que los asesinatos de escritores como un Ramiro de Maeztu o un Pedro Muñoz Seca por parte de la República. Sea como sea, el vídeo es propiamente extraordinario y merece ser visto y comentado en este blog(http://www.elmanifiesto.com/video.asp). ¡Qué periódico tan original, por cierto, este Elmanifiesto.com! Hoy mismo había, por ejemplo,un artículo muy irónico titulado “Todos nazis” que no tiene pérdida.
http://www.elmanifiesto.com/articulos.asp?idarticu....

43 Timoteo, día 1 de Junio de 2007 a las 14:25
El desvarío ocasional del filósofo citado me parece, por su simpleza, más atribuible a la influencia inmoral del medio político pervertido en que nos encontramos que a una posible pérdida momentánea de juicio (por sabio que sea el ser humano nunca pierde la capacidad de decir y hacer tonterías).

Lo considero un síntoma más de la influencia perniciosa de la situación de desorden moral en el que convivimos y al que nos estamos acostumbrando.

Nos hemos abandonado a una deriva política insensata que nos arrastra por la degeneración moral hacia el embrutecimiento de la persona y la autodestrucción de la nación.

Los españoles con capacidad de discernir somos los responsables, en “última instancia”, del establecimiento, ejecución e interpretación de las normas que ordenan el Estado que gobierna y protege nuestra comunidad y territorio nacionales, España.

La disgregación política de la ciudadanía, fomentada por el sistema de partidos que compiten por el poder, sistema que está copando todas las instituciones del Estado, permite a los partidos disponer de los instrumentos y recursos públicos según sus particulares conveniencias, sin control ciudadano efectivo y al margen y en contra del interés general.

Esta situación (de disgregación ciudadana y de supeditación del Estado a los intereses partidistas) degrada al Estado, debilita la Nación y se agrava progresivamente en perjuicio creciente de los intereses de la inmensa mayoría de los ciudadanos a los que imposibilita ejercer y desarrollar sus capacidades de protagonismo en la vida social.

¿Qué impone el sentido común en esta situación a los ciudadanos que la percibimos?
Como primera medida: procurar unirnos, superando las influencias partidistas. Empeñarnos en construir una ciudadanía cohesionada, al margen de los partidos. Que sea la que influya sobre los partidos y no al revés.

Los ciudadanos en general, el pueblo español, estamos divididos por el sistema partidista (desorientado del bien común y que asume nuestra representación política en las instituciones del Estado) en tres grandes grupos hostiles entre si que llamamos izquierdas, derechas y separatistas.

Tratar de superar esta división, aunando la voluntad política de los ciudadanos en la orientación nacional y del bien común, me parece que es una necesidad prioritaria a la que debemos atender, si queremos liberarnos de la sumisión a los intereses particulares de los partidos y poder fomentar nuestros intereses comunes.

Creo que contribuiría a conseguir esta unidad (que debiera ser un propósito de fondo en nuestras comunicaciones) que procurásemos que los ciudadanos en general y quienes visitamos y tenemos acceso a este blog en primer lugar, sepamos todos cuales son los objetivos concretos y prioritarios hacia los que deben orientarse todas las gestiones políticas, para el buen funcionamiento social de nuestra nación y el provecho de todos sus miembros.

Es lo que se me ocurre y me atrevo a exponer en esta situación de despropósito político que vivimos.

Un afectuoso saludo a todos.

44 Rondy, día 1 de Junio de 2007 a las 14:27
bajo mi modesta opinion, en cuanto a la educacion...

En cuanto a los profesores: Tienen la obligacion de ENSEÑAR, no la de educar.

Los padres: han de educar a sus hijos para que respeten a los profesores y se porten con correccion en clase, haciendo el trabajo de profesor lo mas facil posible. Y en general que sean respetuosos con todo el mundo. Eso para mi es la base de la educacion, vamos, los valores de respeto al projimo y sobretodo a los mayores a uno mismo.

Los hijos: han de ser respetuosos con los demas y en especial con los mayores a ellos. En especial con los profesores, a los que han de respetar, escuchar y obedecer en lo posible.

Si alguna de las 3 partes no se comporta como debe, existe el problema que hay en la actualidad.
45 la_pluma, día 1 de Junio de 2007 a las 14:32
Estoy hasta las mismísimas ..... Y que pasa si los padres son comunistas?, hay que joderse con el personaje ese.

Nazis no pero comunistas que mataron un poquitin más si?, porque realmente el hecho de quitarle a los padres la potestad de educar a sus hijos es como dice Moa propia de Hitler o del papacito Stalin al cual todavía hoy veneran muchos.

Este también pasa sus vacaciones en cuba?, porque parece que Castro le hubiese dado clases particulares de verano por no haber sacado buena nota sectaria a lo largo del curso.
46 HispAmr, día 1 de Junio de 2007 a las 15:01
Ayer, el organismo de un país (progre-liberal-izquierdista-proyanqui y prochávez, para aproximar una caracterización de más o menos de quién se habla) que cuida los excesos de los medios de comunicación, termina de decir que la televisión es un antro "prostibulario".

Vamos a desarrollar como interpreta la frase un interpretador cualquiera.

La televisión es como el sueño del prostíbulo propio o harem de Alí Babá. Cinco horas por día se pasan algunos padres ( o más) y los hijos no se sabe.

Sigamos, el primer educador es la televisión, lo demás viene por añadidura. La televisión educa a los abuelos, los padres, los hijos y los nietos.

Conocí una familia normal emigrante, viuda con tres hijas, una de las cuales antes de acostarse tomaba una copita de licor "Capitán de Castilla", como mandaba la propaganda de la sonrisa triunfante alzada en la pantalla. Y en esa época la televisión era en blanco y negro, no se había inventado la pantalla de plasma.
47 taraza, día 1 de Junio de 2007 a las 15:51
"La educación debe ser gratuita", ha escrito alguno antes. ¿Por qué debe ser gratuita? Precisamente ese es el origen del mal. Como el Gobierno de turno pone los dineros, si es malvado o iluminado, impone, claro, lo que hay que estudiar. Yo también lo haría, si fuese de izquierda. ¡Claro!. Si no, no sería de izquierda.
Nada gratuito. Nada. Ni siquiera la Sanidad. Nada gratuito. Este es un muy sano principio. De derechas, lógicamente. Tiene todas las ventajas, y apenas inconvenientes.
Por supuesto, es el futuro.
Quien paga, manda, controla, elige, cambia. ¡Ahí es nada!. ¡El futuro!.
Oigo la voz: "Mi chaval es muy listo, y yo no puedo pagarle los estudios".
Bien, ahora trataremos de encontrar la forma de que usted tenga dinero para pagar los estudios de su hijo.
"No sé cuál será, pero sí sé que ese dinero lo administrará usted según le convenga. No estará obligado a pagar las enseñanzas de un maestro concreto. Nadie elegirá por usted".
Quien paga, manda, controla, elige, cambia.
48 taraza, día 1 de Junio de 2007 a las 16:05
Sobre el pensamiento de la Fallaci.
Bueno. Hay muchos en Europa que conocen el peligro musulmán. Mucho peligro, muy cercano, en tiempo y lugar. ¡Pero mucho!.
¿Y qué?. Como es prácticamente imposible conseguir, por medio del voto, que los políticos actúen en consecuencia, pues, ¡mujeres que votáis a Zapatero, que sois las que lo aupasteis, que lo sostenéis, que os dejáis encadilar por las mágicas palabras "paz", "alianza de civilizaciones", "diálogo", y demás pompas de jabón, ¡qué bonitas!, mujeres, más de la mitad de los votos, preparaos, y preparad a vuestras hijas, para acabar siendo parte de un harén. Y para pintar menos en vuestra casa que un mueble, menos que un mueble.
¿Que eso es imposible, que ya no hay vuelta atrás en los derechos de las mujeres?. Seguid apoyando al PSOE, y ¡veréis!.
49 fromspan, día 1 de Junio de 2007 a las 16:06
He sido un admirador de José Antonio Marina, siempre me pareció muy sugerente, pero la argumentación intelectual de sus libros siempre se calaba llegado cierto punto. Me dejaba siempre con la miel en la boca. -- Recibí con expectación su libro "Por qué soy cristiano", pero se me levantaron las cejas para sospechar que su ética se quedaba en estética.

En Libertad Digital aparece hoy la noticia de que en el coloquio de las jornadas Nuevos retos para una Educación en democracia, patrocinadas por la editorial marianista y por Santillana -grupo PRISA- ha declarado, textualmente, que "El derecho de los padres a educar a sus hijos no es un derecho absoluto". Asimismo indicó: "¿Qué pasa si los padres son nazis? No parece sensato permitirles educar a sus hijos como quieran. Ahí, ¿no tiene el Estado nada que decir? Claro que sí. El derecho educativo fundamental no es el de los padres a educar, sino el de los hijos a ser bien educados".
Permítame el Sr. Marina una sola pregunta: "¿Qué pasa si la educación oficial es "nazionalista", o "socialista", o "zapaterista", o suya (de Vd.)? ...... Mire Sr. Zapatero, que deje el estado que nos equivoquemos solos.
No juegue con la estética de los conceptos. Vd. tiene la obligación de ser riguroso y "mojarse" intelectualmente, y no ser un "correlindes" como diría el maestro Jaime Campmany. Le decía que sus libros siempre se me calaban al fina. Se me acaba de "gripar" su motor.
Cordialmente.
50 Lluvioso, día 1 de Junio de 2007 a las 16:08
Hace unas pocas semanas en Telemadrid hubo un debate en el porgrama de S. Dragó. Haciendo uso de su libertad de expresion, por supuesto, estaban entre otros Miret Magdalena, Sadaba... Se decía en él que había empezado una larga batalla para convencer a los padres (¿es que piensan que son idiotas?) de que su derecho a la educación de sus hijos conforme a sus ideas es limitado. Así nos luce el pelo, bueno... preparémonos para esa larga batalla ¿sobre quién recaerá ese derecho a la educación me pregunto?

« 1 2 3 »

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899