Pío Moa

« El debate de la conquista (II) | Principal | Defecar sobre la tumba de los padres »

El debate de la conquista (y III)

15 de Junio de 2009 - 09:44:50 - Pío Moa

Compartir:
Menéame Tuenti

Pero véase el testimonio de un inglés de pocos años después, Henry Hawks, desterrado de Méjico por la Inquisición: "Los indios son muy favorecidos por la justicia (...) Si algún español les ofende o les causa perjuicio, le desposeen de alguna cosa (...) y el agresor es castigado como si el ofendido fuera otro español. Cuando un español se ve lejos de México o de otro lugar donde hay justicia, piensa que puede hacer al pobre indio lo que le venga en gana (...) Y así obliga al indio a hacer lo que él le mande; si el indio se niega, lo golpea o maltrata a placer. El indio disimula su resentimiento hasta que se presenta la ocasión de darlo a conocer. Entonces, tomando consigo a uno de sus vecinos, se va a México a interponer su denuncia (...) La denuncia es admitida en el acto. Aunque el español sea un noble o un caballero poderoso, se le manda comparecer inmediatamente y es castigado (...) como mejor parece a la justicia. Esta es la razón por la que los indios son sujetos tan dóciles: si no fueran favorecidos de este modo, los españoles terminarían rápidamente con ellos, o bien ellos mismos asesinarían a los españoles". El testimonio, por provenir de una persona imparcial y nada amiga de España, tiene algún interés. 

Se ha dicho que Las Casas fundó la idea de los derechos humanos, pero no es cierto, porque admitía esclavos negros o blancos infieles; tampoco lo es con relación a los indígenas de América, pues el testamento de Isabel la Católica ya establecía esos derechos, como asimismo, de modo más teorizado, el padre Vitoria. No obstante, bajo las denuncias algo alucinadas de Las Casas había intención de proteger a los nativos de los abusos prácticos, y la búsqueda de soluciones mejores que la encomienda. Pese a las dudas y protestas en torno a sus alegatos, Las Casas siguió disfrutando de prestigio en España y en la corte. En 1547, en sus "Treinta proposiciones muy jurídicas" negaba legitimidad a la conquista de América, por lo que, para decidir cómo proceder en adelante con respecto a la conquista, Carlos I convocó en 1550, ya muerto Vitoria, un debate conocido como Controversia de Valladolid, que duraría dos años, y cuyas figuras principales, pero no únicas, fueron Las Casas y Juan Ginés de Sepúlveda.

Los dos personajes eran muy diferentes. Las Casas, sevillano, había sido conquistador y encomendero antes de entrar en religión, como habían hecho otros conquistadores; luego había renunciado a la encomienda para volverse con furia contra los españoles de América. Había sido autorizado a aplicar su plan, poco exitoso, de formar comunidades de labriegos castellanos en las Indias. En cambio Sepúlveda, también dominico, había hecho una brillante carrera intelectual y eclesiástica en Europa, donde alcanzó renombre internacional como teólogo, filósofo e historiador. Había estudiado en Alcalá de Henares y en Bolonia, alojándose en el Colegio Español creado por Gil de Albornoz, y vivido largo tiempo en Roma. Había criticado a Lutero y, contra Erasmo, defendía las tradiciones cristianas y la religiosidad exterior, no solo interior. Carlos I lo nombró su capellán, cronista y preceptor del príncipe heredero, el futuro Felipe II. Las Casas trató de impedir la publicación de alguna de sus obras.

Sepúlveda citó de la Biblia los judíos habían recibido la Tierra de Promisión de Dios, quien había castigado a sus anteriores pobladores por su idolatría y sacrificios humanos; y la frase del Evangelio de Lucas: "Vete por los caminos y los senderos y obliga a la gente a entrar, de modo que mi casa se llene": obligar incluye la fuerza si fuese preciso; según San Agustín es lícito apartar a los paganos de la idolatría coaccionándolos si era preciso; San Pablo daba poder a la Iglesia para predicar, por encima de los poderes temporales, etc. Se apoyaba también en concepciones humanistas y en Aristóteles, a cuyo juicio las culturas superiores tienen derecho a someter a las inferiores: los indios no eran mejores o peores que los demás, pero sus culturas bárbaras y contrarias a la ley natural los convertían en esclavos por naturaleza, y la conquista, sin la cual no sería posible cristianizarlos, debía considerarse un acto de amor, y muy conveniente para ellos, porque les abría paso a un nivel cultural más elevado. No pensaba en una esclavitud propiamente hablando: "No digo que a estos bárbaros se les haya de despojar de sus posesiones y bienes, ni que se les haya de reducir a servidumbre, sino que se deben someter al imperio [autoridad] de los cristianos". La conversión debía hacerse de manera persuasiva, y si esta fallaba podían los españoles ocupar sus tierras, destituir a sus jefes y poner otros. Por todo ello era justa, en principio, la guerra contra ellos.

Según Las Casas, muy al contrario, los estados indios –incluía como estados a las tribus no civilizadas– eran no solo comparables, sino mucho mejores moralmente que los europeos, pues "muchas y aun todas las repúblicas fueron muy más perversas, irracionales (...) y en muchas virtudes muy menos morigeradas y ordenadas. Pero nosotros mismos, en nuestros antecesores, fuimos muy peores así en la irracionalidad y confusa policía como en vicios y costumbres brutales". Incluso si se debiera castigar al idólatra, era preciso que lo hiciese quien tuviera jurisdicción para ello, y en este caso no la tenían el rey ni el papa, pues antes eran gentes desconocidas, ni súbditos del rey ni sometidas al fuero eclesiástico, y por ello tampoco podía castigárseles como herejes. Además, no podía irse contra un pueblo entero, como si todo él fuera delincuente. Por tanto España carecía de títulos para estar allí, salvo con misioneros.

Si Las Casas hubiera impuesto plenamente sus tesis, la historia de América habría sido muy diferente: en principio los imperios y tribus indias habrían seguido tal cual, pues resulta muy difícil que hubieran renunciado a sus ideas del mundo y costumbres solo por la predicación, suponiendo que permitieran esta. Su evolución técnica y en otros aspectos habría sido también mucho más lenta. Pero lo que con mayor realismo puede esperarse que hubiera ocurrido habría sido su conquista y colonización por otras potencias europeas, con seguridad no menos duras que España, y probablemente más.

Pero la disputa terminó sin un ganador claro. La conquista quedó frenada, pero solo pasajeramente, pues el proceso era irreversible. Vitoria había dicho que no podía abandonarse del todo la administración de Las Indias después de haber cristianizado parte de ellas, y la corona no podía obligar a los españoles a volverse de allá ni prescindir de los metales preciosos –pronto se impondría la plata sobre el oro, pese a las ideas sobre el mismo de Las Casas–. Los propios indios que habían sufrido las "guerras floridas", las matanzas de los imperios inca y azteca, podían no estar muy de acuerdo con las tesis de Las Casas, a juzgar por la rapidez y el entusiasmo con que acogieron la evangelización, pese a estar prácticamente exterminados, según aquel. El fruto político del debate fue la promulgación de leyes sucesivas, hasta 6.400, muy notables por su racionalidad y sentido humanitario, aunque se aplicasen en grados muy diversos (como suele ocurrir con casi todas las leyes).

En otro terreno, la controversia fue novedosa en el pensamiento civilizado y ha tenido consecuencias hasta el día de hoy. Dio impulso al Derecho de gentes más tarde llamado Derecho internacional, originado en España varios decenios antes de que el holandés Hugo Grocio lo desarrollara bajo influencia directa de Vitoria y otros pensadores hispanos. Este derecho intenta regular las relaciones internacionales en lugar de dejarlas al imperio de la fuerza, y se asienta sobre el concepto de ley natural... que también podía interpretarse de diversos modos, como atestigua la propia polémica de Valladolid. El peso de esta en el pensamiento jurídico y político posterior ha sido, con todo, harto mayor que sus efectos prácticos, pues las relaciones internacionales, en Europa, América y el mundo, han continuado rigiéndose en gran medida por realidades ajenas a las exigencias teóricas y legislativas.

El debate contenía un aspecto paradójico, pues el propio Las Casas certificaba con sus puntos de vista la superioridad de la cultura hispana, capaz de plantearse un dilema ético-político que las culturas indias no estaban siquiera en condiciones de abordar, por mucho que el dominico las supusiera moralmente superiores a las europeas. Las denuncias lascasianas del supuesto genocidio español en América han suscitado verdadero fervor en España, afirmando muchos que ellas son lo único rescatable del proceso de descubrimiento y conquista. Y, he aquí una nueva paradoja, las personas que así hablan, considerando a Las Casas un precursor de sí mismos, suelen estar próximas, por acción o simpatía, a corrientes de pensamiento y política que en el siglo XX sí han realizado bien constatados y brutales genocidios. O que, en Méjico, arrebataron a los indios, después de la independencia, considerables extensiones de tierra que les había garantizado la corona española. Por poner un solo ejemplo de España, ha sido gran lascasiano Tuñón de Lara, historiador stalinista en su primera etapa y siempre pro comunista. Tampoco los protestantes, franceses o ingleses, que con tanto éxito explotaron la Brevísima relación, demostraron casi nunca una particular virtud y compasión en sus imperios.

Los términos de la disputa de Valladolid sobrepasan el puro pensamiento legal y político para asentarse en un problema filosófico general y nunca resuelto: el de la naturaleza humana reflejada en las relaciones entre los propios seres humanos.

----------------------------------------------------------------

****Conversaciones grabadas a bandas organizadas: "En Alemania es muy arriesgado robar, no es lo mismo que en España". Que se lo pregunten al gobierno y a los grandes partidos: el riesgo es escasísimo, ya lo decía Azaña de sus antecesores:  "¿Tendremos que resignarnos a que España caiga en una política tabernaria, incompetente, de amigachos, de codicia y botín, sin ninguna idea alta?".

**** El futurista: "no soy un mesías pero conseguiré ser presidente y eso será bueno para España" ¿Se puede ser más estúpidamente fatuo? Esta es la alternativa, dicen. La alternativa, ¿a qué? Zapatero nos lleva a la ruina", añade. Al futurista no le lleva a la ruina, desde luego. ¿Y a qué nos lleva este sujeto de la nena angloparlante etc. etc.? Pero hace bien: el rebaño le sigue, y mientras la cosa continúe, debe aprovechar la ocasión.

Vean asimismo con qué ejemplar hipocresía política responde cuando le insinúan su colaboración en el intento de hundir a Esperanza Aguirre. Verdaderamente, qué elemento.

**** Basagoiti admite el riesgo de ser una "comparsa". Cómo que riesgo: lo hace muy a gusto. Y muy bien. 

Comentarios (76)

« 1 2 »

1 Perieimi, día 15 de Junio de 2009 a las 10:42
Lo recoge García Cárcel, La leyenda negra. Historia y opinión (santo sin peana en este pagoblog):

Oyendo hablar a un hombre, fácil es
acertar dónde vio la luz del sol:
si os alaba Inglaterra será inglés,
si os habla mal de Prusia es un francés
y si habla mal de España, es español.


(Joaquín Mª. Bartrina, segunda mitad s. XIX)

2 Contable, día 15 de Junio de 2009 a las 11:09

Efectivamente:

España, la Jauja de la delincuencia internacional.
3 alterego, día 15 de Junio de 2009 a las 11:32
#2, Contable, esto debería hacer reflexionar al gobierno.

Claro que en este caso seguro que está muy orgulloso y los considera un "acontecimiento planetario" en linea con la "alianza de civilizaciones".
4 alterego, día 15 de Junio de 2009 a las 11:57
Al hilo del artículo de Pío indicar que, a diferencia de otros paises europeos, Castilla consideraba subditos suyos a los indígenas, lo que ha supuesto que sobrevivan en la antigua América española, las grandes matanzas de indígenas en esos paises se realizaron tras la independencia ya que en su mayoría apoyaban a los realistas frente a los criollos (que al fin y al cabo eran los de las encomiendas).

Sobre la caída del número indigenas durante la conquista, hay que añadir que en los censos se consideraban españoles a los indígenas bautizados.

Lo mismo ocurrió en Canarias, por ejemplo la conquista definitiva de La Palma contó con la colaboración de Juan de Palma, que era primo del mencey Tanausú.

Otra prueba de esta integración es el mestizaje y la falta de discriminación hacía ellos, algunos fueron españoles ilustres como el "Inca" Garcilaso o Martín Cortes de quien el presidente Vicente Fox dijo que era "el primer mexicano".
5 Sorel, día 15 de Junio de 2009 a las 12:00
Buenos días.

Estoy leyendo con verdadero interés Europa y la Fe del gran escritor Hilaire Belloc.

A pesar de mi carácter pagano, se puede afirmar que soy un católico cultural. Reconozco que la expresión no es muy acertada, pero no sé cómo expresarlo de forma más clara. El propio Belloc afirma al hilo de la I Guerra Mundial y la participación de las diferentes naciones en el conflicto:

[...] España, nada devota, pero que detestaba lo no católico por ser de corte extranjero, estaba apartada. [...]
6 Sorel, día 15 de Junio de 2009 a las 12:24
Interesante artículo.

LOS MÁRTIRES DEL CERRO DE LOS ÁNGELES

El sábado 18 de julio, por la tarde, se habían dirigido al Cerro de los Ánge­les, para hacer su acostumbrada vigilia de adoración nocturna el Santísimo Sacramento, unos treinta congregantes de las Compañías de Obreros de San José y del Sagrado Corazón de Jesús. A1 acabar la santa misa, ya en la madrugada del domingo 19, Fidel de Pablo García, vocal de piedad y de aspirantes de la Ac­ción Católica de la parroquia del Espíritu Santo, de 29 años de edad, se volvió a Madrid, acompañando al sacerdote que la había celebrado, don José María Vegas Pérez, capellán del Monumento al Sagrado Corazón de Jesús, como tam­bién lo hizo la mayoría de los congregantes que habían participado en aquella última vela. Pero cinco de ellos se quedaron ante el monumento, confiando en que la llegada de las tropas iba a ser inminente, y así no se interrumpía una «guardia de honor» al Sagrado Corazón de Jesús. Se trataba de Pedro-Justo Dorado Dellmans, de 31 años; Fidel Barrios Muñoz, de 21 años; Elías Requejo Sorondo, ebanista, de 19 años, de la Juventud Católica de la parroquia del Espíritu Santo; Blas Ciarreta Ibarrondo, de 40 años, casado con Ángela Pardo, con la que se había desplazado a Madrid, procedente de Santurce (Vizcaya), de cuya Guardia Municipal había sido jefe; Vicente de Pablo García, carpintero, de 19 años de edad, de la juventud de Acción Católica de la misma parroquia del Espíritu Santo, de Ventas, hermano del que había acompañado a Madrid al sacerdote.

Ellos se quedaron allí, solos, y, tras una inspección de los milicianos en el
Cerro, tras el desalojo del monasterio de las Carmelitas Descalzas, se quedaron
en las cercanías, acercándose para comer a Las Zorreras, una finca cercana, ya
perteneciente al pueblo de Perales del Río.


Dieron dinero a los criados [de
la finca] para que les dieran de comer y ofreciéronles abo­nar cuanto
gastaran en su sustento en los días que tuvieran que estar allí escondidos en
es­pera de la próxima llegada de las tropas liberadoras (...) alguno de
ellos, o todos, fueron de mañana [el 23 de julio] al vecino pueblo de Perales
del Río, en cuya taberna desayunaron, haciendo antes sobre los manjares la señal
de la cruz, y que, no pasando desapercibida a gen­tes extrañas esta clara
muestra de su catolicidad, puede muy bien decirse que rubricaron con ella la
sentencia de su muerte. (Cfr. Fuente E., Paúles e Hijas de la Caridad Mártires,
1936, Madrid, 1942, pp. 19, 21, 23)


Según informes, por haberles visto rezar
el Rosario y bendecir la mesa al comer los de­nunciaron los que habitaban la
finca de las Zorreras (...) y ésa fue la causa de haber acudi­do allí los
milicianos a asesinarlos. (Cfr. Arzobispado de Madrid, Vicaría de
Reorganización, Informe de la parroquia de Perales del Río)


Se cree que
fueron denunciados por el encargado de la finca, llamado Honorato Pérez, pues el
día 23 por la mañana, al presentarse unos milicianos de la Marañosa para detener
a los «frailes disfrazados» según decían ellos, la mujer y los hijos de Honorato
abrazaron con gran entusiasmo a los milicianos. Se les hizo una ridícula parodia
de juicio sumarísimo en el que les hicieron sufrir toda clase de vejaciones, y
por último, mirando al Monumento del Cerro de los Ángeles que aún estaba en
pie,` con el Sagrado Corazón de Jesús que parecía darles su bendición, cayeron
bajo el plomo de sus verdugos, y allí quedaron sus cuerpos du­rante
veinticuatro horas. Se ha afirmado que los cinco obreros, Vicente con ellos,
murieron gritando: «¡Viva Cristo Rey! »


Según informes, murieron dando vivas
a Cristo Rey a la vez que arrojaban sangre por la boca, lo que contribuyó a
incitar más a los verdugos, que fueron al pueblo como energú­menos, y
entonces sacaron del templo todas las imágenes, ornamentos, etc. y lo quemaron
una hora después, o sea, a las 10 de la mañana del 23 de julio de 1936 (...)
Según informes, uno de ellos quedó muerto en cruz, y en manera alguna pudieron
ponerle bien los brazos para meterle en la caja y se dice que tuvieron que
romperle los brazos. (Cfr. Arzobispado de Madrid..., Informe de la parroquia de
Perales del Río)

Tanto el sacerdote que había celebrado la misa en aquella última vigilia noc­turna de oración, como el congregante que le acompañó a Madrid, fueron posteriormente asesinados: el primero fue sacado de la cárcel de San Antón, en la que se había refugiado, creyéndose más seguro que en libertad, con destino a Paracuellos de Jarama el 27 de noviembre de 1936, y Fidel de Pablo

el día 26 de Agosto de 1936 fue detenido por los milicianos del partido
comunista, llevándole a la «checa» que había instalada en la calle de O'Donnell
núm. 22, acusándole de sus ideales católicos y de ser un destacado Requeté.
Desde esa «Checa» fue trasladado a la de la calle San Bernardo, donde permaneció
hasta el día 8 de Septiembre, fecha en que fue sacado y fusilado en el kilómetro
7 de la Carretera de Valencia, término municipal de Vallecas. No se han podido
recoger más detalles de su martirio.
Uno de los casos en que con mayor claridad se ve el carácter específicamente antirreligioso de la persecución que tuvo lugar simultáneamente con la repre­sión política de la guerra y de la violencia revolucionaria es la jornada del 4 de octubre de 1936 en Getafe, con la detención por parte del Comité Revolucionario, y el consiguiente asesinato inmediato, de diez jóvenes del Centro de Acción Católica de la parroquia de Santa María Magdalena. El presidente, Juan Benavente Butragueño, de 24 años de edad, había sido asesinado a tiros en las afueras de Getafe el 23 de agosto al sacarlo de la cárcel de Getafe, en la que estaba detenido desde el día 1 de agosto. Y aunque los milicianos ya habían causado numerosas víctimas revolucionarias entre los mismos familiares, incluso padres y hermanos, de los jóvenes de Acción Católica, por motivo de su situación económica o social en Getafe, o por su significación política de derechas, en la noche del 4 al 5 de octubre se tramó una redada de todos los que tenían una significación pronunciada en el centro parroquial, que fueron trasladados al Comité, de donde les sacaron en dirección a la carretera de Madrid, fusilándoles a la salida del pueblo, ya en el término de Madrid, dejando abandonados los cadáveres, que fueron recogidos y trasladados al depósito de cadáveres de la calle Santa Isabel, identificados y posteriormente trasladados de nuevo a Getafe para ser sepultados.”
Tomado del libro de José Francisco Guijarro, Persecución religiosa y guerra civil, La Iglesia en Madrid, Madrid, 2006, pp. 412-415

http://desdemicampanario.blogspot.com/2009/06/los-...
7 manuelp, día 15 de Junio de 2009 a las 13:00
De todas las increibles proezas de los conquistadores, quizá la más inverosímil, es la de la expedición de Gonzalo Pizarro en busca de el pais de la canela. Despues de dos años perdidos en un terreno, el alto Coca, que todavía hoy permanece inexplorado por ser imposible su penetración, un puñado de españoles regresaron desnudos literalmente a Quito, sólo con las espadas en la mano. Desgajado de esta expedición, y posiblemente traicionando las órdenes de Pizarro, Francisco de Orellana y otro puñado de españoles, descubrió el Amazonas.

El espiritu que animaba a estos españoles, lo resumen muy bien las palabras que le dirigió el mismo Gonzalo Pizarro al presidente de la Audiencia de Lima, Pedro de La Gasca, cuando este le apresó al haberse pasado todos sus partidarios a las filas de La Gasca que representaba la autoridad real:

"Para descubrir la tierra bastó mi hermano sólo, más para ganarla a nuestra costa y riesgo fuimos menester los cuatro hermanos y los demás nuestros parientes y amigos. La merced que Su Majestad hizo a mi hermano fue solamente el título y nombre de Marqués, sin darle estado alguno. Si no, digan cual es. Y no nos levantó del polvo de la tierra, porque desde que los godos entraron en España somos caballeros hijosdalgo de solar conocido. Y si eramos pobres por eso salimos al mundo y ganamos este Imperio y se lo dimos a Su Majestad".

Con la muerte de Gonzalo Pizarro triunfa en Indias el concepto imperial frente al concepto feudal de la posesión de la tierra que llevaban los conquistadores, que aún no habían sido formados en los conceptos de estado-nación que trajo el Renacimiento.

Ciro Bayo recoge un romance que se canta en América:

Non creyade, rey Felipe
lo que acaso os contaran
que el hermano de Pizarro
rey se quiso coronar
..........................
Si el Marqués os ganó un reino
yo bien lo supe aumentar;
el ensanchar vuestro Imperio
llaman lesa majestad.

8 Perieimi, día 15 de Junio de 2009 a las 14:03
Matización:

En la Asamblea revolucionaria francesa de 1791, durante la defensa de la abolición de la esclavitud en las colonias francesas -a lo que no accedió la revolución- que realizaba l'abbé Grégoire, Danton con encendidas palabras en su apoyo citó a Montesinos y Las Casas, así como otros españoles en defensa de la igualdad de todos los hombres. Es un dato poco conocido.
9 ArrowEco, día 15 de Junio de 2009 a las 15:13
VV

Buenas tardes nos dé Dios.

La probabilidad de vida extraterrestre es
de: 0,0000000000000000000000000000000000001.
10 bacon, día 15 de Junio de 2009 a las 15:28
manuelp 7
aquella relación entre el vasallo y el rey su señor, el modo de dirigirse éste a aquel, tan españoles, recuerdan lo de "del rey abajo, ninguno", a las cuentas del Gran Capitán, y al Cid, tanto al del Cantar como al del romance:
"Pláceme, dijo el buen Cid, pláceme, dijo, de grado, tú me destierras por uno, yo me destierro por cuatro".
11 manuelp, día 15 de Junio de 2009 a las 15:47
# 10 bacon

Si, pero en el feudalismo español hay que distinguir diversos grados. Al principio de la Reconquista, cuando los reyes necesitan que sus vasallos arriesguen grandes peligros, ante la enorme potencia musulmana, se vieron obligados a concederles grandes privilegios y libertades. Por eso, hasta la linea del Duero (aproximadamente siglo XI), los fueros y cartas pueblas son muy "democráticas".
Luego, ya empieza el poder real a estar más seguro y los derechos que concede no son tan extensos, aunque todavía son apreciables, hasta la linea del Tajo (aproximadamente siglo XIII).
En la última fase de la Reconquista (Andalucia), los únicos que obtienen privilegios son los grandes señores, laicos y eclesiásticos y las órdenes militares, pero no el pueblo llano.
De todas maneras, tanto por la tradición de los principios, como por la lucha de las gentes por conservarlos, en España el carácter del feudalismo nunca alcanzó los grados de despotismo y servidumbre de los otros pueblos de Europa y ese fue un rasgo que marcó la diferencia, en la formación de la nación española.
12 Perieimi, día 15 de Junio de 2009 a las 15:56
Queda por destruir-deconstruir la Guardia Civil, que si todavía merece credibilidad es precisamente por su condición militar. ¿Lo lograrán? Van por “buen camino”; nada tan eficaz a esta causa como la fracción artificial de funciones. ¿Merecerá la atención de lacuchufletadigital? No creo, preferirán en un momento posterior criticar alguna manifestación de tal conversión, sin hacer ni decir nada antes. La solución es sencilla: los díscolos que ingresen en la nacional policía, o en las nacionalidades policíacas –la verdadera profesionalización es inseparable de la vocación-: “gudaris forces” o “singles forces” –en estos últimos casos cobrando más. ¡Unas elítes lanares para un país lanar!: Ecología.

El problema radica en la estrambótica trasposición del democratismo, al igual que sucede con la educación. Fenómeno en el que, parafraseando a Perón, lleva las riendas la izquierda y sus opuestos se dejan conducir a la grupa pero apoyándose; en un caballo español acarnerado, de cuello empastado, con campaneo y ambladura, la derecha -"la clase discutidora"- permanece en la trasera mientras que el jinete lo ha sustituido ya por un animal con otras características de resistencia y maniobrabilidad: descendiente más directo de las yeguas de Mahoma.

Nota.- Las transformaciones de las normas disciplinarias aplicables a este cuerpo armado que se vienen produciendo cuentan con el beneplácito del Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Levante-EMV.com, 15.06.09
La mitad del Supremo rechaza aplicar la justicia militar en la Guardia Civil
Tres magistrados votan en contra de juzgar con el Código Penal castrense a un agente alicantino al entender que es una burla a la reforma de la ley


RAMÓN FERRANDO VALENCIA La mitad del Tribunal Supremo se opone a aplicar la justicia militar en la Guardia Civil. Tres de los seis magistrados que componen la Sala de lo Militar del Supremo han votado en contra de juzgar con el Código Penal castrense a un agente que presuntamente abofeteó a un superior en la Comandancia de Alicante el 31 de mayo de 2007. Sin embargo, el Alto Tribunal mantiene la línea dura por el voto de calidad del presidente y la posición de los otros dos jueces. La clave de la disensión es que la sala está compuesta por magistrados de carrera y por miembros de las Fuerzas Armadas.
La mayoría de los agentes llevan años reclamando la desmilitarización del cuerpo y su equiparación en derechos y sueldo con los miembros de la policía nacional. Los guardias civiles consideran injustificado que en pleno siglo XXI puedan ser condenados a penas de prisión por hechos que en la justicia civil están castigos con el pago de una multa. El Parlamentó aprobó a finales de 2007 una ley orgánica que establecía que los guardias civiles debían ser juzgados por el Código Penal que se aplica a los civiles cuando ejerzan funciones policiales salvo en los supuestos de tiempos de guerra, vigencia del estado de sitio, cumplimiento de misiones de carácter militar e integración en unidades del Ejército.
Sin embargo, la Sala de lo Militar ha encontrado un resquicio en la ley y es la situación en la que se encuentran los guardias civiles cuando están de baja o de día libre. El Supremo dictó una sentencia el 16 de abril en la que fallaba que a pesar del cambio legislativo se podía seguir aplicando el Código Penal Militar en la Guardia Civil. Esta primera sentencia, que tuvo una gran repercusión a nivel nacional y que se refería a un agente de Torrevieja, ya contó con el voto en contra de dos de los seis magistrados. Ahora -en el segundo caso que se ha presentado- se ha sumado un tercer juez al entender que es una interpretación fraudulenta de la ley ya que "convierte en regla lo que es una excepción". Los tres magistrados consideran ilógico que no se pueda aplicar el Código Penal Militar cuando los guardias civiles están trabajando y sí cuando no realizan ninguna función. Los jueces advierten de que no cuestionan "la naturaleza militar de la Guardia Civil", pero recuerdan que los agentes son miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado que ejercen funciones policiales. Los votos contrarios a la mano dura inciden en que todos los grupos parlamentarios se opusieron a la aplicación del Código Penal Militar en la Guardia Civil cuando aprobaron la ley.
Fernando Pignatelli, uno de los tres magistrados discrepantes, apunta en su voto particular en contra del fallo que el representante del PSOE declaró en el Congreso durante la aprobación de la reforma: "De lo que sí estoy seguro es de que esta ley hará historia el día en que un guardia civil cometa una infracción en el desempeño de sus funciones policiales y no se le aplique el Código Penal Militar".

23 de enero de 2008
La modificación del régimen disciplinario interno de la Guardia Civil entró en vigor el 23 de enero de 2008, pero ahora es cuando han surgido las discrepancias al llegar los dos primeros recursos a la Sala de lo Militar del Supremo. El presidente y los otros dos miembros "conservadores" de la sala entienden que si el guardia civil no está realizando funciones policiales se le debe aplicar el Código Penal castrense a pesar de reconocer que el Congreso ha querido desmilitarizar los castigos.
Por contra, los otros tres magistrados han llegado a la conclusión de que la "interpretación de la sala desnaturaliza completamente la modificación". Los tres creen que la voluntad de los grupos parlamentarios era que el Código Penal Militar no se usara en "el día a día". Los jueces recuerdan que el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, defendió que el Código Penal castrense se debía utilizar en situaciones excepcionales -como en tiempos de guerra- ya que la principal función de los guardias civiles es policial y no militar.
El fiscal defendió que se debía aplicar el Código Penal civil
El fiscal jurídico militar defendió que al agente alicantino se le debía juzgar con la justicia civil. El acusado supuestamente dio una bofetada a un sargento en la Comandancia de la Guardia Civil en Alicante el 31 de mayo de 2007 cuando iba a entregar un parte para seguir de baja. El Código Penal civil castiga las agresiones leves -como la que supuestamente cometió el agente- con el pago de una multa. La jurisdicción militar sanciona los mismos hechos -tipificados como un delito de maltrato a un superior- con penas de hasta tres meses de cárcel. El Supremo mantiene que el Código Penal Militar es aplicable cuando los agentes no realizan funciones estrictamente policiales. Es la vía que aprovecha la sala para fallar en contra del posiciones del fiscal y el abogado defensor.
"Vamos a ir al Constitucional porque la modificación de la ley es clara"
El abogado Luis Santamaría, que recibió la notificación del fallo el viernes, anunció ayer: "Vamos a ir al Constitucional porque la modificación de la ley es clara. Todos estamos sometidos al imperio de la ley. La reforma pretendía la desmilitarización. Lo que no puede hacer el Supremo es imponer el Código Militar cuando los agentes no están trabajando". El letrado insistió en que la nueva ley establece que sólo se puede imponer la justicia militar en cuatro excepciones: en tiempos de guerra, en misiones de paz en el extranjero, cuando los agentes estén integrados en una unidad del Ejército o durante la imposición del estado de sitio. Santamaría también defendió el primer caso en el que el Supremo apostó por el Código Militar tras la reforma y ya lo ha recurrido al Constitucional.
"Pretende frustrar la progresiva desmilitarización del cuerpo"
Manuel Martínez, portavoz de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) en Alicante, aseguró que el Tribunal Supremo "pretende frustrar la progresiva desmilitarización del cuerpo". La AUGC, que es el colectivo mayoritario en la Guardia Civil, critica que la Sala de lo Militar "burle el espíritu de una reforma disciplinaria de trascendencia histórica que pretendía acabar con la sinrazón de que los agentes que realizan tareas policiales" fueran juzgados por tribunales castrenses y que "por meras faltas administrativas pudieran acabar en prisión". La Asociación Unificada de Guardias Civiles lamenta que el Supremo aproveche "vacíos legales" para "remilitarizar a los agentes en su actividad cotidiana fuera del servicio policial".
13 bacon, día 15 de Junio de 2009 a las 16:01
manuelp 11
no sólo es eso cierto de los señores (del feudalismo), sino incluso del propio rey, una vez que la corona hubo asentado su autoridad sobre todos; no es a cualquier señor a quien se dirije "el que en buen hora ciñó espada", sino al propio rey.
En España, y ya en el siglo de oro, al rey se le debía hasta la vida "mas no la honra, que es patrimonio del alma, y el alma sólo es de Dios".
La cosa era diferente en Inglaterra, donde el rey llegó a ser cabeza de la iglesia, o en Francia, donde hubo un "galicanismo" que estuvo a punto de desembocar en lo mismo, y que ya se ve en Rabelais.
Se ve también la dignidad de que cualquier español se sentía titular en aquella impostación de modales del hidalgo arruinado, que a la puerta de casa tenía en la boca un mondadientes con que quitarse los restos de una comida inexistente, o en aquella intolerancia que Vd. contaba hace tiempo que tenían los soldados españoles a que les hablasen a voces.
14 ArrowEco, día 15 de Junio de 2009 a las 16:04
VV

Yo estoy por la iniciativa liberal...¡uno de prosegur en cada portal!
15 Perieimi, día 15 de Junio de 2009 a las 16:07
Cínico
16 ArrowEco, día 15 de Junio de 2009 a las 16:09
VV

Me refería antes a la vida extraterrestre porque no deja de ser sorprendente que los ateos se pirren por el fenómeno OVNI. Que exista vida en otros planetas, es jodido; que sea tan inteligente como la que derrocha la Pajín, un verdadero milagro.
17 manuelp, día 15 de Junio de 2009 a las 16:10
# 13 bacon

Y esa idiosincrasia fundamentalmente democrática de la nación española desde sus orígenes es con la que no contaba Napoleón cuando diseñó sus planes para quedarse con España por el morro.
Nunca se pudo imaginar, que toda la nación se levantase, de forma anárquica pero total, contra sus tropas de ocupación, una vez que las traidoras clases dirigentes se habían humillado a sus pies, como reconoció años después en "El memorial de Santa Helena".
18 ArrowEco, día 15 de Junio de 2009 a las 16:10
VV

Acabarímos con el paro, Pirelli. Hay muchos portales...
19 bacon, día 15 de Junio de 2009 a las 16:12
perieimi 12
recuerdo que el colmo de la civilidad, progresismo y buen rollito, fue cuando se puso, por vez primera, a un civil al frente de la Benemérita. El civil era un tal Luis Roldán.
-------------
Si a lo que se refiere el artículo con lo de "consideran injustificado que en pleno siglo XXI puedan ser condenados a penas de prisión por hechos que en la justicia civil están castigos con el pago de una multa" es a "un agente que presuntamente abofeteó a un superior en la Comandancia de Alicante el 31 de mayo de 2007", apaga y vámonos.
------------
14, 15
hombre, de ir a lo liberal, vayamos del todo: todo el mundo con en el arma encima, como en EEUU.
20 bacon, día 15 de Junio de 2009 a las 16:14
Arrow 16
el milagro es que España esté medio llena de pajiNlleros
21 ArrowEco, día 15 de Junio de 2009 a las 16:14
VV

Para vigilancia de las calles podríamos aumentar la plantilla de la UME zapateril o dotar con pistola eléctrica a los de Protección Civil.
22 ArrowEco, día 15 de Junio de 2009 a las 16:17
VV

La cosa es sacar de la vía pública a tanto inútil uniformado (da igual el color de la funda de trabajo).
23 ArrowEco, día 15 de Junio de 2009 a las 16:18
VV

¿Y si traemos al Walker Texas Ranger a dar un cursillo a Madrid?
24 bacon, día 15 de Junio de 2009 a las 16:19
manuelp 17
¿sabe Vd. si es verdad que Hitler dijo cuando le propusieron invadir España: “Ni hablar. Los españoles son el único pueblo mediterráneo verdaderamente valiente e inmediatamente organizarían guerrillas en nuestra retaguardia. No se pueden entrar en España sin permiso de los españoles”.
25 ArrowEco, día 15 de Junio de 2009 a las 16:21
VV

La Tierra, que pesa seis mil trillones de toneladas, es una bola de 40.000 km de perímetro. El Sol es un millón trescientas mil veces mayor que la Tierra. En la estrella Antares, de la constelación de Escorpión, caben 115 millones de soles. ¿Ganará Brasil a Egipto?
26 bacon, día 15 de Junio de 2009 a las 16:21
23
¿vale que a cambio les enviemos la albóndiga a tejas?
27 manuelp, día 15 de Junio de 2009 a las 16:24
# 24 bacon

Pio Moa, en "Años de Hierro", que acabo de leer recientemente y recomiendo, lo da por cierto este comentario de Hitler.
Tambien que dijo, refiriendose a la division Azul, que los soldados alemanes estaban contentos cuando tenian como compañeros en la linea del frente a los soldados españoles.
28 ArrowEco, día 15 de Junio de 2009 a las 16:27
VV

#26 ¡Pobre! Es tan rica...
29 ArrowEco, día 15 de Junio de 2009 a las 16:30
VV

La Tierra va a cien mil kilómetros por hora, es decir a treinta kilómetros por segundo. El Sol va a trescientos kilómetros por segundo, hacia la Constelación de Hércules. La Constelación de Virgo se aleja de nosotros a mil kilómetros por segundo. El Cúmulo de Boyero se desplaza a cien mil kilómetros por segundo. Por el desplazamiento hacia el rojo de las rayas del espectro se ha calculado que hay estrellas que se alejan de nosotros a 276.000 kilómetros por segundo. Es decir, al 92 % de la velocidad de la luz...los parados pronto llegarán a 5 millones. Pasa todo tan deprisa.
30 bacon, día 15 de Junio de 2009 a las 16:38
manuelp 27
entonces seguro que es cierta; si a Moa le pillan en un renuncio, hacen un libro sobre ello, con subvenciones, claro
31 bacon, día 15 de Junio de 2009 a las 16:42
La historia y la fábula
Francisco Alamán Castro

Sobre la forma de escribir la Historia de algunos
historiadores universitarios y medios de comunicación

Decía el Bachiller Sansón Carrasco en El Quijote: «El poeta puede contar las cosas, no como fueron, sino como debían ser, y el historiador las ha de escribir, no como debían ser, sino como fueron, sin añadir ni quitar a la verdad cosa alguna.»

Hace tiempo, bastante tiempo, se cuenta en España la historia no como fue, sino como a la progresía patria le hubiese gustado que fuera. Lo cual está muy bien como ejercicio de fantasía, pero no es lo que pasó. ¡Que le vamos a hacer! Cierto es que la fábula entretiene más y es mucho más prestosa que la realidad. Pero la realidad es la realidad. Es algo que no tiene remedio.

Es esa escuela heredera de la Tuñón de Lara, interprete de la Historia como un elemento más de la lucha clases, tan querida de los marxistas. Ya se sabe que, en esa lucha, es verdad lo que conviene a una clase, independientemente de que, la realidad, sea esa o no. Caído el muro de Berlín, cierto es que, que la cosa, que iba tan bien, va más chunga.

La nueva escuela cuyo líder es el Sr. Preston, da una visión general, clara y sencilla de la Historia, por lo tanto fácil y cómoda de entender para el que no le interese demasiado la Historia. Tiene un pequeño defecto, que, para lograr dar esa visión tan magnífica, gratificante y fácil, ignora los hechos que, aunque ciertos, no encajen en su visión. Y, si es preciso, se los inventa.

Esta escuela tiene un gran apoyo en los medios; en los de izquierdas porque son marxistas vergonzantes, que es lo que se lleva, y en bastantes de los de derechas, por ese afán de quitarse de encima el pecado original del franquismo, pero ya se encargan las izquierdas, en cada elección, de recordarles que para ese pecado no hay bautismo.

Emplea un lenguaje insultante y despectivo, fascista, franquista, retrógrado, &c., silencia a sus discrepantes, véase cómo en El País, la SER. y medios progres nunca sale ningún historiador de derechas, aunque sea contestando a una critica previa de alguno de esos medios. Pío Moa, el escritor que más libros de Historia ha vendido en España, no existe.
....
(sigue, merece la pena leerlo entero)
http://www.nodulo.org/ec/2005/n036p14.htm
32 ArrowEco, día 15 de Junio de 2009 a las 16:42
VV

La precisión del movimiento de los astros sería imposible conocerlo si el orden del movimiento de los astros no fuera calculable matemáticamente. Por eso James Jeans, ilustre matemático y Presidente de la Real Sociedad Astronómica de Inglaterra y Profesor de la Universidad de Oxford, uno de los más grandes astrónomos contemporáneos, en su libro Los misterios del Universo afirma que el Creador del Universo tuvo que ser un gran matemático. Y Einstein: "La Naturaleza es la realización de las ideas matemáticas de Dios". Para que luego digan que la religión no debe ser estudiada junto con las mates...
33 bacon, día 15 de Junio de 2009 a las 16:43
FALSIFICACION DE LA HISTORIA DE ESPAÑA

Airado e irracional rechazo provoca en sectores decisivos del mundo cultural y el mundo político cualquier exposición sobre la guerra civil española, la época de Franco y en general, la historia de España y la historia de las ideas y las formas políticas que no se ajuste a los cánones de lo políticamente correcto. Una poderosa fuerza secreta -como se llamaba en los años treinta a la Masonería, identificada hoy en gran parte de la Internacional Socialista- intenta con todos sus recursos imponer en el conjunto mundial de los medios de comunicación, con inclusión de las editoriales de prensa y libros, una versión de pensamiento único que veta implacablemente cualquier línea de opinión discrepante. Por ejemplo, la dictadura del general Augusto Pinochet es vituperable absolutamente, la dictadura del marxista-leninista Fidel Castro es tolerable y esperanzadora. No importa que, de hecho, Pinochet acabase a mano airada con el régimen cuasitotalitario de Salvador Allende cuando estaba a punto de sumir a Chile en la ruina total; Allende era el buen demócrata derrocado por Pinochet, el torvo dictador fascista; y el eterno gobierno de Castro ha eliminado en Cuba no sólo el sistema de libre mercado, sino los derechos humanos y las libertades fundamentales. El general Francisco Franco se alzó en 1936 contra la degradación caótica del Frente Popular y venció en la guerra civil a una creciente amenaza comunista que tenía aherrojada a la República; pero lo políticamente correcto es afirmar que la República, espejo de democracias, fue asesinada por el Alzamiento de 1936 que triunfó por la cooperación entusiasta de la Alemania nazi y la Italia fascista. Por eso la guerra civil española fue el prólogo homogéneo de la Segunda Guerra Mundial, que perdieron los aliados de Franco en la guerra civil..., y también Franco, a quien se quiere presentar como compinche de los totalitarios. Todo ello es un amasijo de falsedades demostrables: en el bando vencedor de la Segunda Guerra Mundial la mayor tajada se la llevó el ejemplar demócrata José Stalin, que es realmente el mayor criminal de la Historia; y el general Franco, al frente de la España anticomunista y moderada, no dependía políticamente de aquella Italia y aquella Alemania, mientras la zona roja cayó, desde el principio, en una dictadura anárquica mucho más nefasta que el gobierno de la España nacional. La aberración del pensamiento único llega al extremo de considerar como héroes de la libertad a las Brigadas Internacionales que no fueron más que «una fuerza soviética en España» en frase del historiador norteamericano David T. Cattell, y contaban con tal porcentaje de asesinos y facinerosos en sus filas que su propio jefe, el comunista francés André Marty, confesó ante el Partido Comunista de Francia que había tenido que fusilar a quinientos de ellos a las primeras de cambio para imponer una elemental disciplina.

Pero toda esta disparatada aberración comunista y socialista no se ha formulado y mantenido, contra la Historia, por casualidad. Enviados especiales permanentes de la deformación sistemática -Gabriel Jackson, Ian Gibson, Paul Preston- han desembarcado en los medios culturales, en las librerías, editoriales y periódicos de España, desde bastantes años antes de la muerte de Franco, para proponer y reforzar las versiones sectarias de los comunistas y socialistas. Un antiguo comunista que, según Jorge Semprún, estuvo relacionado en Francia con la KGB, el profesor Manuel Tuñón de Lara, recibió un intenso apoyo para organizar en Pau unos cursos de Historia politizada con signo comunista por los que pasaron numerosas promociones de universitarios españoles que luego han intentado, y muchas veces conseguido, imponer sus torcidos criterios en la Universidad y en los niveles inferiores de la enseñanza. Comunistas y socialistas españoles no han producido un solo libro sobre historia contemporánea que se tenga de pie, porque afortunadamente escriben de forma lamentable, pero sí han provocado un aluvión de escritos en manada que ha tratado de imponerse por la propaganda y el peso de la muchedumbre. Sin embargo no es esto lo peor. Es natural que los vencidos en la guerra civil traten de ganar, décadas más tarde, la batalla de la Historia, sobre todo al contar con el apoyo de fuerzas internacionales tan potentes y eficaces. Lo peor ha sido que los españoles cuyas raíces históricas y cuyas ejecutorias familiares provienen del bando nacional, los vencedores de la guerra española, se hayan dejado convencer en muchos casos por el tenaz e implacable enemigo y se hayan entregado, cultural e históricamente, a ese enemigo.

La entrega ha llegado a extremos inverosímiles e inconcebibles. Los líderes del Partido Popular, que representa el ámbito del centro-derecha en España, al que pertenecía en bloque la España nacional desde 1936 (incluso desde 1931) hasta 1975, endosaron con impudicia la propuesta formulada por los diputados comunistas en 1995 para conceder la nacionalidad española a los supervivientes de las Brigadas Internacionales con lo que las palabras del portavoz del Partido Popular en el Congreso marcan el punto más bajo en la trayectoria ideológica de la derecha española durante todo el siglo, como demostré con pruebas evidentes en mi libro Brigadas Internacionales. La morbosa obsesión del actual presidente del Gobierno y del Partido Popular, don José María Aznar, por la nefasta figura de don Manuel Azaña sólo puede fundarse en la ignorancia de la Historia y en el rechazo de toda una tradición familiar y política. No se diga que tales ejemplos, que podrían multiplicarse, se prodigan en nombre de la reconciliación de los españoles. Muchos españoles y no pocos historiadores estamos desde mucho antes de la muerte de Franco en favor de esa reconciliación y lo hemos probado en innumerables ocasiones. Pero desde el campo que fue enemigo no se dirigen hacia el nuestro intentos semejantes de reconciliación, sino descalificaciones y dicterios enconados. En cambio muchos hijos y nietos de la Victoria han entregado su tradición, sus vivencias familiares y su memoria histórica a los medios culturales e históricos de quien sigue siendo el enemigo. El absurdo comportamiento del antes glorioso diario ABC en este sentido durante los últimos años, en el campo histórico y en el cultural, es sencillamente intolerable.

Otros muchos no han abandonado. Hay millones de españoles hartos de tanta mentira y de tanta cobardía. Un altísimo porcentaje de las actuales Fuerzas Armadas, por ejemplo, innumerables profesionales, catedráticos de Universidad y profesores de los demás niveles, relevantes intelectuales, escritores y periodistas, millones de familias no han renegado de la Historia ni acceden a llamar blanco a lo que es negro. En los medios de comunicación -los periódicos, los libros, el cine, la radio y la televisión- la acción antihistórica se ha impuesto mucho más, y hasta los medios del centro derecha han aceptado sin lucha, cobarde y estúpidamente, los criterios culturales e históricos que pretenden imponer los sucesores y los epígonos de los vencidos en la guerra civil, los rojos que entonces se llamaban así orgullosamente, aunque ahora rehúyan el calificativo. ¿Han visto mis lectores alguna película reciente sobre la guerra civil que no sea rabiosamente roja? ¿Creen que esto sucede sólo por casualidad?



Ricardo de la Cierva


http://www.galeon.com/razonespanola/re95-cie.htm
34 bacon, día 15 de Junio de 2009 a las 16:45
NUESTROS LISENKOS

Tras un homenaje organizado por Tusell (con fondos públicos, va de suyo) al historiador marxista Tuñón de Lara, maestro de Reig y de tantos otros, escribí un artículo recordando un par de datos elementales: la historiografía marxista se apoya en la noción de lucha de clases, y no busca esclarecer la verdad histórica, sino interpretar el pasado en clave revolucionaria, al servicio de los intereses que dicen “del proletariado”. Tuñón viene a ser el padre y maestro del gremio de nuestros lisenkos.
Hasta hace no tantos años, millares de intelectuales se proclamaban marxistas, orondos y desafiantes, pese a ser bien conocidos los efectos prácticos de dicha teoría. Y otros muchos exhibían desde fuera su respeto por su metodología y carácter científico. El naufragio de la URSS dejó a todos desconcertados, pero muy pocos han realizado algún esfuerzo de comprensión sobre las causas del monstruoso fracaso. Por supuesto, ni Reig ni sus pares lo hicieron. Hoy, la mayoría ya no se dicen marxistas, hasta se enfadan si se les llama así, pero no han evolucionado intelectualmente. Su modo de pensar, la ideología progre, podría describirse como un marxismo difuso en mezcla arbitraria con cualquier tendencia que les suene a “antiimperialista”, sin excluir el fundamentalismo islámico. Rota la antigua rigidez doctrinaria, cualquier cosa vale, y nuestros carpetovetónicos lisenkos siguen produciendo a destajo.
Aunque también procuran disimular. Así, dice Reig, tratar de “stalinista” a Tuñón (a quien dedica su libro) constituye “una bajeza moral” y una “simpleza mental”. Hasta definirlo como “marxista” le parece fuera de lugar. Pero detengámonos un poco en el personaje. Tuñón dirigió en la universidad francesa de Pau, y en España después del franquismo, unos cursillos destinados a formar y orientar historiadores. “Renovó la historiografía española”, dicen muchos, sin aclarar en qué sentido. Gran parte de la derecha le reverenciaba, empezando por el mencionado Tusell, de conocida vocación inquisitorial. El éxito de Tuñón, nos informa su discípulo Reig, “se debía obviamente al hecho de que en España no se podía escribir con libertad, claro, y los que carecían de ella leían con verdadera ansia a un hombre libre que había dejado su patria por luchar por ella y para poder seguir siendo libre”. Pero en España había muchísima más libertad que en la URSS, y por eso viene a los labios la pregunta: ¿en qué consistiría la “libertad” por la que luchó y se exilió este “hombre libre”?
Sabemos poco de la biografía de Tuñón, personaje un tanto misterioso, pero lo suficiente para lo que aquí interesa. Se licenció en Derecho –no en Historia--, en la universidad de Madrid, en 1936, y cuatro años antes había entrado en las juventudes comunistas. Aunque Reig lo presenta como gran defensor de la república, los comunistas trataron de aniquilar desde el primer momento a aquel régimen burgués por medio de la insurrección armada, y participaron en la de 1934. Cambiaron parcialmente de táctica a finales de 1935, según las orientaciones de Moscú de formar frentes populares sin abandonar su objetivo: implantar en España un régimen soviético, usando de palanca la lucha contra un fascismo prácticamente inexistente en España. Tuñón, obviamente, compartía esos designios y actividades.
Y cuando Carrillo birló al PSOE sus juventudes, unificándolas con las del PCE bajo normas stalinistas, Tuñón se convirtió en director de la escuela de cuadros de dichas juventudes. Dato muy relevante, porque una escuela de cuadros era un centro para la formación de especialistas teóricos y prácticos en marxismo-leninismo. Se ve que ya tenía vocación y aptitudes, demostradas nuevamente en sus coloquios de Pau, pues estos fueron una auténtica escuela de cuadros historiadores, como Reig y sus pares. Los marxistas siempre prestaron máxima atención a controlar la visión del pasado, la “memoria histórica”, como arma política para el presente.
Ser comunista, entonces y después, significaba simplemente ser stalinista. El stalinismo no es otra cosa que el marxismo-leninismo, fórmula inventada por Stalin para definir la doctrina marxista en la nueva época de desarrollo capitalista, la época del “imperialismo” (El PCE, recuérdese, no abandonó el marxismo-leninismo, esto es, el stalinismo, hasta entrada la transición después de Franco). Por consiguiente, el apóstol de la libertad Tuñón era en los años 30 un entusiasta de Stalin e instructor de otros como él. Este hecho no admite discusión, pero sus cuadros se empeñan en velarlo. En su obituario, su discípulo Eloy Fernández Clemente hacía juegos malabares para evitar la declaración precisa. Durante la guerra, Tuñón habría sido “activísimo” (¿en qué?), pese a lo cual el franquismo lo dejó libre en 1940; y poco después “reconstruye la FUE” en Madrid, o monta, según Reig, “la Unión de Intelectuales Libres” (siempre la libertad). Y en 1946 “huye” a París con “una rica hoja de servicios a la causa”… ¿del comunismo? No, finge una vez más Fernández, ¡“de la izquierda”! La izquierda que en marzo de 1939 se había sublevado, precisamente, contra los comunistas.
La libertad de este hombre libre siguió siendo la libertad del GULAG, al menos hasta 1956, cuando, nos cuenta su panegirista Fernández, “la crisis de Hungría y otros acontecimientos lo distancian del PCE, como ocurre por entonces con Claudín, Semprún y otros”. En realidad Claudín y Semprún se marchan o son expulsados en 1964, y Carlos Semprún dice que Tuñón siguió cobrando del KGB. Reig afirma, sin más, que ello “es radicalmente falso”, pero los marxistas han declarado “radicalmente falsos” tantos hechos ciertos que, de momento, su aserto carece de valor. Y a nuestro objeto tampoco tiene mayor relevancia. Importa más bien otra cuestión: ¿dejó Tuñón de ser comunista, o sea stalinista, en algún momento, dentro o fuera del PCE, o del KGB? La respuesta inequívoca es NO. Una frase tardía del personaje lo revela: “Jamás te avergüences de España: es el único país, con Vietnam, que resistió tres años a un golpe de Estado”. Frase perfectamente explicativa. Para él, la férrea dictadura marxista-leninista vietnamita representaba la libertad, como el Frente popular español tutelado por Stalin. Motivo para no avergonzarse de España, nada menos. También invocaba, nos cuenta Reig, la “utopía razonable”, algo así como el hielo caluroso o, más apropiadamente, el crimen benévolo.
Y, en fin, ¿siguen los libros de Tuñón una metodología marxista? La respuesta, también inequívoca, es SÍ. Por eso, calificar a Tuñón de marxista y, más en concreto, de marxista-leninista o stalinista, no solo es pertinente, sino indispensable para entender tanto su “renovación historiográfica” como a sus discípulos, los cuales encubriendo a Tuñón buscan encubrirse ellos mismos. Porque declararse marxista o marxistófilo ya no constituye un prestigio, como antes del derrumbe de la URSS. Tradicionalmente los comunistas se han disfrazado de otra cosa, de fogosos demócratas y pacifistas por lo general, pero parece algo tarde para jugar al despiste.
Hablo de Tuñón, obviamente, no como persona, sino como historiador y formador de cuadros. Personalmente fue, según tengo entendido, afable, simpático y de buen talante. Entre los comunistas no faltaban personas así, de gran eficacia proselitista. Pero, por su ideología, Tuñón solo podía instruir a esa legión de lisenkos que después coparon gran parte de la universidad con su dogmatismo, exclusivismo y agresividad sectaria. Y su, digamos, copiosa esterilidad intelectual.
El núcleo historiográfico de nuestros lisenkos consiste en un mito o seudomito pasmoso: la atribución de los valores de la libertad y la democracia al conglomerado de marxistas, anarquistas, racistas del PNV y golpistas varios que integraron el Frente Popular ampliado, bajo el protectorado de Stalin. Tal pretensión desafía a la lógica y la experiencia más elementales, constituye un embuste fenomenal y fundacional, generador de incontables embustes más. Pero fue la base de la propaganda de la Comintern, y sigue siéndolo de las historias de nuestros “hombres libres” de la historiografía.
Pensándolo bien, hacen falta unas tragaderas gigantescas para tal rueda de molino, y sin embargo innumerables historiadores españoles y extranjeros la engullen sin masticarla. También debe observarse el carácter pedestre del marxismo español, su singular ineptitud para plantearse cualquier problema teórico, su nula aportación intelectual a su propia doctrina. Ni siquiera la caída del muro de Berlín ha logrado obligarles a reconsiderar seriamente la ideología, y ahí siguen Reig y sus pares con ella, más o menos aguada en ideología progre, y tratando de disimular. Procuraré resumir en un par de artículos las razones, al parecer incomprensibles para ellos, por las que sus teorías solo pueden generar pésimos estudios de historia, lisenkadas, vamos.
Pío Moa
35 ArrowEco, día 15 de Junio de 2009 a las 16:45
VV

Egipto está dejando jugar a Brasil...así no puede haber sorpresa. Alá es grande, pero no injusto.
36 manuelp, día 15 de Junio de 2009 a las 16:51
# 30 bacon

"La División Azul marcó un hito memorable, resucitando la fama de las armas españolas en Europa, y tanto los alemanes como los rusos la ensalzaron... Documentos capturados del Servicio de Inteligencia soviético, califican a las tropas españolas de impetuosas hasta la temeridad en el ataque y fatalistas en la defensa, diciendo que las posiciones españolas sólo podían ocuparse cuando los defensores hubieran sido aniquilados."
EDGAR O'BALLANCE

"Los españoles no han cedido una pulgada de terreno. No se puede imaginar seres más impávidos. Apenas si se protegen. Desafían a la muerte. Sé muy bien que los nuestros se sienten felices cuando tienen a los españoles como vecinos de sector."
ADOLFO HITLER

Citas sacadas de los libros "Orillas del Voljov" y "Arrabales de Leningrado" de Fernando Vadillo.
37 jjvr, día 15 de Junio de 2009 a las 18:21
¿Nos queda mucho para llegar a esto?

http://www.libertaddigital.com/economia/letonia-re...

Espero que sí.

Un saludo
38 Perieimi, día 15 de Junio de 2009 a las 18:41
“ El ‘progreso’ de la historia más allá del medievo se compendia esencialmente en un desarrollo del elemento burgués y de los intereses y actividades propias de la burguesía y nada más que de ella, ignorando a los demás elementos superiores de la jerarquía medieval: desarrollo que ha asumido los rasgos de un verdadero cáncer. El burgués ha cubierto de ridículo los ideales de la ética caballeresca precedente. El burgués, como la ‘gente nova’ despreciada por Dante, ha estimulado la revuelta antitradicional, usurpando el derecho de las armas, fortificando los centros de una impura potencia económica, levantando estandartes propios, oponiendo -con las Comunas- una anárquica pretensión de autonomía a la autoridad imperial. Es el burgués quien poco a poco ha dado la apariencia de cosas naturales a lo que en otros tiempos -en tiempos de normalidad- hubiera sido considerado como una absurda herejía: el pensar que la economía es nuestro destino y el beneficio es el fin, el pensar que el comerciar y traficar es ‘actuar’, el traducir cualquier cosa en términos de ‘rendimiento’, de prosperity, de confort, de algo susceptible de especulación, de compra y venta, es la esencia de la civilización.”

(Julius Evola, Régimen Fascista, 3 abril 1934)
39 manuelp, día 15 de Junio de 2009 a las 19:20
El tal Julius Evola, si aparte de dedicarse a tonterias, más ó menos, peligrosas.

http://es.wikipedia.org/wiki/Julius_Evola

hubiese estudiado un poco la historia de su propio pais , Italia, hubiese aprendido que a veces los "burgueses" medievales eran capaces de zurrarles la badana a los "elementos superiores de la jerarquia medieval".

El emperador intentó el empleo de la fuerza para someter a las comunas, y fue vencido por las tropas lombardas, que hicieron buen uso de la topografía del terreno y de sus picas contra un ejército compuesto casi exclusivamente de caballería.

http://es.wikipedia.org/wiki/Batalla_de_Legnano

40 tigrita, día 15 de Junio de 2009 a las 19:37
Corbacho estudia una renta mensual de 400 euros para los parados que ya no tengan prestación. Bravo por el ministro. Lo que está bien está bien.

Ya se que a los liberales y a la derechona una ley así, les pone de los nervios, pero es una medida perfectamente acorde con los principios de la Iglesia. Hay que repartir con los que no tienen nada, lo dijo Jesus.
41 tigrita, día 15 de Junio de 2009 a las 19:51
Ya se que la derecha mediática nos bombardea cada día con el consabido latiguillo de bajar los impuestos para activar la economía. Ellos precisamente que viven de la publicidad, es lógico que defiendan los intereses de los publicitantes, pero los demás que tenemos que aguantar sus chorradas un día sí y otro también, a los que se publicitan no les debemos nada, al contrario nos hacen gastar a veces lo que no tenemos, por tanto: ¡Ajo y agua¡.
42 Sherme, día 15 de Junio de 2009 a las 19:53
40# ¡Jorl! ¿Y porqué 400€/mes, niña? ¿No serían mejor 1.000 al mes? o ya puestos... 1.500. Total si tú , ni Corbacho lo vais a pagar.

¿Dónde dijo Jesús (ese "Che" adelantao a su tiempo) eso del "reparto"?

Crisis... cuando tu vecino pierde el trabajo.

Recesión, cuando eres tú el que lo pierde...

RECUPERACIÓN: cuando zETAparo y toda su tropa pierdan el suyo.
43 Perieimi, día 15 de Junio de 2009 a las 19:55
La verdad es que tiene mucho peligro:

"Al encontrarnos en el mundo del devenir, al que le es como propio, el cambio -convertido en cada vez más caótico y rápido en los tiempos modernos- de acontecimientos, situaciones y fuerzas, el historicismo, como reflejaba justamente Tilgher, por un lado se reduce a ser una 'filosofía pasiva del hecho consumado', la teoría de que a todo lo que ha conseguido imponerse, y solo por este mero hecho, debe serle reconocida una 'racionalidad' propia. Pero por otro lado, éste puede promover también por igual instancias 'revolucionarias', cuando no se quiera reconocer como 'racional', lo real; en tal caso, en nombre de la 'razón' y de la 'Historia' interpretada para uso propio se condena aquello que es. Una tercera solución también posible , como una mezcla de las dos precedentes, es lo que podría llamarse 'antihistoria', es decir, todo lo que busca afirmarse, que tiende a realizar o restaurar un orden diverso del vigente, sin conseguirlo; a no ser que en caso de triunfar e imponerse, entonces sólo habría alcanzado a convertirse en 'real'. Así pues, según los casos, el historicismo puede estar igualmente bien al servicio de un conservadurismo en sentido deteriorado, o de utopías revolucionarias -y más a menudo- de aquellos que saben adaptarse a las situaciones, cambiando de bandera según soplan los vientos."

(Julius Evola, Los hombres y las ruinas 1953)
44 manuelp, día 15 de Junio de 2009 a las 20:04
Si, tiene el peligro, de volverse majareta uno con sus galimatías, como, sospecho, que él mismo lo estaba.
45 tigrita, día 15 de Junio de 2009 a las 20:10
"¿Señor que tengo que hacer para ganarme el cielo?"
"Vende lo que tienes reparte el dinero a los pobres y sígueme" ¿Verdad que resulta fuerte? Pues eso.
46 Perieimi, día 15 de Junio de 2009 a las 20:16
“Hoy apenas se advierte la antítesis existente entre la autoridad natural de un verdadero jefe y la autoridad basada sobre un poder informe o sobre la capacidad o arte de mover las fuerzas emotivas e irracionales de las masas, puesta en marcha por una individualidad excepcional. Para precisar, diremos que en un sistema tradicional se obedece y se es súbdito en base a lo que Nietzsche llamó el ‘pathos de la distancia’, es decir por que se experimenta la sensación de estar ante alguien, casi, de otra naturaleza. En el mundo de hoy, con la transformación del pueblo en plebe y en masa, se obedece, como máximo, en base a un ‘pathos de la proximidad’, es decir, de la igualdad; se tolera solo a aquel jefe que, en esencia, es ‘uno de nosotros’, que es ‘popular’, que expresa ‘la voluntad del pueblo’, que es el ‘gran compañero’. Un ‘ducismo’ en sentido deteriorado, se ha afirmado con el hitlerismo y el mismo stalinismo (‘el culto a la personalidad’ que remite al confuso concepto de Carlyle de los ‘héroes’), corresponde a esta segunda orientación, a la vez antitradicional e incompatible con los ideales y con el ethos de la verdadera Derecha.“

(Julius Evola, El fascismo, 1964)
47 bacon, día 15 de Junio de 2009 a las 20:17
lo mejor es ser comunista...como teddy bautista
48 Perieimi, día 15 de Junio de 2009 a las 20:18
“El catolicismo está tomando, en efecto, una orientación tal que aquellos que defienden valores verdaderamente tradicionales, y por lo mismo de Derecha, deben preguntarse hasta qué punto, sin embargo, una nueva elección de las vocaciones y de las tradiciones conduce potencialmente a la Iglesia sobre la misma dirección de las fuerzas y de las ideologías subversivas preponderantes en el mundo moderno (...). En la historia del cristianismo figuran formas de una "espiritualidad" que -no puede desconocerse- podrían también ir al encuentro de las actuales teorías "sociales" subversivas. Desde el punto de vista sociológico el cristianismo de los orígenes fue efectivamente un socialismo avant la lette; respecto al mundo y a la civilización clásica representó un fermento revolucionario igualitario, se apoyó sobre el estado de ánimo y sobre la necesidad de las masas de la plebe, de los desheredados y de los sin-tradición del Imperio; su "buena nueva" era la inversión de todos los valores establecidos. Este sustrato del cristianismo de los orígenes ha estado en distintas medidas contenido y rectificado con el tomar forma del catolicismo, gracias, en gran parte, a una influencia "romana". La superación se manifestó también en la estructura jerárquica de la Iglesia; históricamente tuvo su apogeo en el Medievo, pero la orientación no disminuye ni siquiera en el período de la Contrarreforma y, finalmente, en lo que fue llamado la "alianza del trono con el altar", con el carisma dado por el catolicismo a la autoridad legítima de lo alto, según la doctrina rigurosa de un Joseph de Maistre y de un Donoso Cortés, y con la condena explícita, por parte de la Iglesia, del liberalismo, de la democracia y socialismo y finalmente, en nuestro siglo, por el modernismo. Toda esta superestructura válida del catolicismo parece desintegrarse para dejar volver a emerger precisamente el sustrato promiscuo, antijerárquico, "social" y antiaristocrático del cristianismo primitivo. El retorno a tal sustrato es, por lo demás, lo más adecuado para "ponerse al paso con los tiempos", para ponerse al día con el "progreso" y con la "civilización moderna", mientras la línea a seguir, por parte de una organización verdaderamente tradicional, hoy debería ser absolutamente opuesta, osea la de una triplicada, inflexible intransigencia, de una puesta en primer plano de los verdaderos, puros valores espirituales contra todo el mundo "en progreso".

(Julius Evola, L'Italiano, junio-julio 1963)
49 bacon, día 15 de Junio de 2009 a las 20:25
tigrita 40
el que no trabaja, que no coma
S. Pablo, 2ª carta a los tesalonicenses
50 Sherme, día 15 de Junio de 2009 a las 20:32
45# Vale, Tigrititi. Que lo haga Corbacho y tú, si quieres, y te vas a un convento. Per4o de QUITARSELO a la FUERZA a mí, mis hijos y a mis nietos "pa repartirlo" y que les sigan votando "los pobres"... nanai, hija. Una cosa es repartir de lo UNO mismo y otra QUITARSELO a unos para darselo a otros... a cambio de su papeleta. Un truco muuuuy viejo.

¿que NO SABEN? ... pues, a su pastelera casa. Que una cosa es prometer y otra dar trigo, como está visto. Además, guapa. la CARIDAD es VOLUNTARIA.

« 1 2 »

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899