Pío Moa

« Aspectos de la Ilustración española / Chekismo plañidero | Principal | Ilustrados en España »

El comienzo de la guerra mundial

1 de Septiembre de 2009 - 12:17:04 - Pío Moa

Compartir:
Menéame Tuenti

De Años de hierro:   

"Tampoco faltaban algunos rasgos comunes entre los máximos líderes de ambas ideologías, Hitler de 50 años, y Stalin, de 61. Los dos se sentían poseídos de una misión histórica ante la cual deberían ceder cualesquiera otras consideraciones, y mostraron en todo momento una resolución despiadada hacia sus enemigos, incluso hacia sus correligionarios. Nadie había matado hasta entonces más comunistas que Stalin, empezando por la plana mayor de los revolucionarios de octubre del 17, y seguiría con esa costumbre hasta el fin de sus días; Hitler había hecho asesinar, en 1934, a unos 200 seguidores suyos de las primeras horas, en la "noche de los cuchillos largos", entre ellos la plana mayor de las SA, (Sturmabteilungen o Secciones de asalto), que tanto le habían ayudado a conseguir el poder; si bien, al revés que Stalin, no insistiría en esa línea contra los suyos. En lo demás, diferían. Hitler tenía una mentalidad más militar, y Stalin más policíaca; el historial de Hitler era más bien el de un agitador de masas, y el de Stalin el de un conspirador y terrorista; el alemán preconizaba abiertamente el fanatismo y la violencia, y el georgiano empleaba demagogia seudohumanista. Éste poseía también una amplia cultura, bastante superior a la del líder nazi. En 1939, Stalin cargaba ya con montañas de cadáveres, siendo aún escasas las víctimas de Hitler. Compartieron también el sistemático "culto a la personalidad", como sería llamado más tarde.

Los nacionalsocialistas habían llegado al gobierno sobre la ola de la frustración popular por una crisis económica que golpeaba al país con especial crudeza, del resentimiento por las condiciones abusivas del Tratado de Versalles impuesto a Alemania cuando ésta perdió la I Guerra Mundial, y del temor al comunismo. Alcanzado legalmente el poder, destruyeron las leyes y libertades democráticas, aplastaron a los comunistas y aplicaron una planificación económica que dio, de principio, excelente fruto. El paro galopante fue absorbido y la industria volvió a trabajar a pleno rendimiento, mucha de ella para el ejército. En solo seis años, de 1933 y 1939, Alemania recobró el rango de gran potencia.

El mayor peligro del dinamismo nazi provenía de sus pretensiones expansivas. Según sus doctrinas, los alemanes tenían derecho a un "espacio vital" a costa de las naciones vecinas. Hitler expresaba doctrinalmente esas aspiraciones, y al mismo tiempo afirmaba que sus proyectos señalaban el camino hacia una "paz auténtica y duradera", superando los abusos del pasado. Parejamente Stalin, constructor de la dictadura quizá más absoluta que había conocido el mundo, y director de la Comintern, dedicada en cuerpo y alma a atacar el capitalismo, predicaba sin descanso la democracia y la paz.

Para el Kremlin, el ascenso nazi había sido un flagelo, no sólo porque había aniquilado al partido comunista alemán, puntero de la Comintern, sino, sobre todo, porque auguraba la agresión a la URSS, aunque ésta se hallase protegida, de momento, por los estados intermedios Checoslovaquia, Polonia y Rumania. Esa inquietud había cambiado la anterior estrategia comunista, de subversión directa y violenta contra la burguesía en todos los países, por la de "frentes populares", buscando acuerdos con las potencias democráticas y con amplios sectores burgueses a fin de aislar al fascismo en general, y a Alemania muy en particular. En la doctrina y mentalidad soviéticas, tanto las democracias como los fascismos eran potencias "imperialistas" que colisionaban entre sí, en su afán por nuevos mercados y por la explotación de las colonias. Stalin venía anunciando la proximidad de una nueva guerra imperialista, y esa idea determinaba su orientación global. El dilema era: ¿empezaría ese conflicto como una agresión nazi a la URSS, o como un choque entre las potencias democráticas y las fascistas? Su máximo interés estaba en lo segundo, pues entonces todos sus enemigos se agotarían luchando entre sí, dejando la Europa centro-occidental aún más devastada que la guerra del 14, y a la URSS como árbitro absoluto de la situación, abriendo paso a la revolución en todo el continente.

Por lo mismo, Stalin temía que las democracias hiciesen concesiones a Hitler, a fin de desviar su agresividad hacia la URSS. Temor no irreal, dado que muchos políticos demócratas temían más al comunismo que al nazismo, y la aniquilación mutua entre ambos no dejaba de parecerles una salida interesante.

Sólo dentro de esa concepción general había cobrado sentido el apoyo de Stalin al Frente Popular español, pues, evidentemente, sus protestas de simpatía por la democracia carecían de valor. La intervención en la guerra española había sido una aventura arriesgada para la URSS, por las grandes distancias y por el riesgo de conflicto abierto con Alemania; y también costosa, si no en dinero --se aseguró el pago de la ayuda mediante las reservas de oro españolas-- sí en prestigio. Pero la empresa merecía la pena, porque mantenía lejos de sus fronteras, al otro extremo de Europa, un dramático foco de tensión entre Italia y Alemania, por un lado, y Francia y Gran Bretaña por otro, que debiera abocar al conflicto armado entre ellas, anhelado por Stalin. De paso, la ayuda a España ofrecía la oportunidad de asentar, bajo cobertura democrática, un nuevo régimen de tipo soviético a espaldas de la Europa capitalista.

Pero las democracias no habían respondido a los cálculos del Kremlin. Inglaterra, en menor medida Francia, habían tratado de aislar el foco bélico y revolucionario español, aprensivas de su contagio, y no habían visto mal que las potencias totalitarias se enzarzasen entre ellas a través de España. Además, el asolamiento del país les facilitaría condicionar la política de Madrid al llegar la paz, mediante créditos para la reconstrucción que ni Italia ni Alemania podían ofrecer. Por ello, en lugar de actuar directamente en la contienda, como deseaba Stalin, las democracias habían optado por la no intervención, haciendo la vista gorda a las intervenciones soviética y germanoitaliana, procurando al mismo tiempo mantener el equilibrio entre ambas. Por otra parte Hitler había coincidido con Stalin en el interés por alargar la guerra española, si bien por razones distintas: el primero buscaba alejar la atención de sus maniobras expansionistas en el centro de Europa, dirigidas contra Austria y Checoslovaquia y distanciar a Italia de Gran Bretaña.

Así pues, Moscú no había sacado nada en limpio de su aventura española, salvo bazas propagandísticas como supuesta defensora de la libertad frente a la traición de las democracias "burguesas". Pero mientras intentaba promover el cerco de Alemania y el conflicto en occidente, Stalin, con su clásica ambigüedad "dialéctica", y con el mismo fin de alejar de sí la agresión nazi, procuraba acercarse al III Reich. El acercamiento empezó a concretarse en la primavera de 1939, cuando la lucha en España tocaba a su fin, y se aceleró durante el verano.   

A su vez las democracias se hallaban atenazadas por la propaganda pacifista y por el recuerdo de las enormes pérdidas humanas y económicas de la guerra anterior. Ante el enrarecimiento de la situación, habían emprendido un impopular rearme. Gran Bretaña, más fuerte y decidida, parecía vacilar entre la idea de empujar a Hitler contra la URSS --lo cual significaba sacrificar Checoslovaquia y Polonia--, y su política tradicional de equilibro de poderes en el continente. De la anterior guerra europea, Londres había sacado la lección de la inconveniencia de implicarse demasiado en los asuntos continentales, pero Alemania se estaba configurando como un poder excesivo, al que Francia no podría contrapesar por sí sola. Esta trama de expectativas inciertas y contradictorias se desarrolló a lo largo de 1939.

***       

En marzo, Hitler ocupó y desmembró Checoslovaquia, violando sus promesas de la conferencia de Munich, de septiembre del año anterior, cuando había obtenido la región checa de los Sudetes, de población mayoritaria alemana. Luego arrebató a Lituania la zona de Memel y exigió un paso con garantía de extraterritorialidad entre el territorio alemán y la ciudad de Danzig (Gdansk) situada en territorio polaco y única salida de este país al mar. Danzig, de población muy mayoritariamente germana, había quedado como "ciudad libre" internacionalizada, a resultas de la I Guerra Mundial. 

Y el mes de abril, comenzado con la victoria de Franco, Italia invadía Albania, mientras Hitler aprobaba el plan Weiss ("Blanco") para invadir Polonia, y cancelaba el convenio naval con Inglaterra, así como el tratado de no agresión con Polonia, firmado en 1934 por diez años. Sin embargo, Mussolini miraba con aprensión la eventualidad de una guerra general. No se sentía preparado para ella, y sabía que los gestos belicosos y el aparato militar de que hacía gala tenían mucho de fachada de cartón piedra. En mayo firmaba con Alemania el Pacto de Acero, de mutua asistencia militar, reforzando el Eje Roma-Berlín, del que se venía hablando desde 1936. Pero seguía manteniendo buenas relaciones con Londres y presionaba a Hitler, entre la esperanza y el desmayo, para evitar el conflicto europeo, a lo cual le ayudaba la diplomacia británica, máximamente interesada en tener a Italia al margen.

La situación se tornó muy alarmante para la URSS, por cuanto la previsible caída de Polonia llevaría el poder alemán directamente a sus fronteras; y Japón hostigaba en mayo a la república títere soviética de Mongolia, cerca del río Jaljin Gol. Durante los meses siguientes las mutuas incursiones derivarían a una guerra no declarada, con intervención de cuerpos de ejército. Japón había firmado con Alemania, en 1936 el Pacto anti Comintern, y sus hostilidades parecían el preludio de un ataque concéntrico contra la URSS desde el este y el oeste. Así, la expansión japonesa por China, que apuntaba ahora a Siberia, constituía otro foco incandescente de conflicto generalizado.

Pero el ejército ruso venció al japonés, a finales de agosto. Y desde abril Londres dio por terminada su política de "apaciguamiento" y concesiones a Hitler, y aceleró su rearme. Entonces ofreció a Polonia garantías frente a las exigencias alemanas, firmando con ella un pacto de asistencia mutua. Francia también respaldó a Varsovia. La victoria soviética en Mongolia y el cambio de política británica mejoraban la capacidad de maniobra de Moscú.

Los meses de junio, julio y agosto, vieron en Europa un complicado juego diplomático entre Francia y Gran Bretaña, la URSS y Alemania. Las dos primeras trataron de entenderse con la URSS para respaldar a Polonia, Rumania y los países bálticos frente a las apetencias germanas, pero la protección soviética espantaba a estos países no menos que la agresividad nazi. Y Stalin llevaba tiempo jugando con dos barajas, pues, como quedó indicado, buscaba el arreglo con Hitler. Tampoco faltaron sondeos de las democracias con vistas a un acuerdo con Alemania. Hitler, a su vez, deseaba concertarse con Stalin, a fin de ocupar Polonia sin correr el riesgo de una guerra en dos frentes. La negociación Berlín-Moscú fue la que prosperó, y el 23 de agosto el mundo entero quedó atónito ante la noticia del Pacto germano-soviético, llamado también Ribbentrop-Mólotof, por los firmantes, ministros respectivos de Exteriores. El pacto sellaba el destino de Polonia y de los países limítrofes, dividiéndolos en esferas de influencia rusa y alemana. Sus cláusulas, rigurosamente secretas, establecían el reparto de Polonia, la inclusión de los países bálticos –salvo Lituania– y de Finlandia, así como de la Besarabia rumana, en la zona soviética. 

El acuerdo resonó en el mundo entero como un gran trueno. Dado el odio con que se habían atacado los dos totalitarismos, la casi totalidad de los políticos y expertos en relaciones internacionales había juzgado imposible tal alianza. Walter Krivitski, jefe del espionaje soviético en Europa occidental, había desertado en 1937 y había avisado sobre la política de Stalin, sin que casi nadie le tomara en serio. Ahora, ni Francia ni Gran Bretaña podían echarse atrás de sus garantías, como habían hecho con Checoslovaquia. Hitler intentó, el 25 de agosto, disuadir a Londres de su apoyo a Polonia, proponiéndole una especie de reparto del mundo, con seguridades para el Imperio británico, pero fue rechazado. La rápida evolución de los acontecimientos anulaba la paz obtenida tan solo 21 años antes, tras la I Guerra Mundial.

El Pacto iba a crear también una larga frontera entre Alemania y la URSS, y con ella las bases para el futuro y decisivo choque entre ambas; pero de momento las dos salían muy beneficiadas. Hitler evitaba un segundo frente en su previsible conflicto con las democracias y, una vez liquidada Polonia, podría volverse contra ellas, si era preciso. Stalin a su vez, ganaba tiempo y obtenía espléndidas ventajas territoriales y económicas. Por otra parte, los japoneses interpretaron el trato germano-soviético como la anulación del Pacto anti Comintern, lo cual, junto con la victoria soviética en Jaljin Gol por esas fechas, alejó la eventualidad de un ataque a la URSS desde el este.

Lo mismo en Alemania que en la URSS, las anteriores propagandas antisoviética y antinazi respectivamente, desaparecieron como por ensalmo, y Stalin hizo fusilar a numerosos jefes comunistas alemanes exiliados en la URSS, en obsequio a la nueva política. En Francia, el potente partido comunista frenó sus ataques al nazismo, denunció una probable "guerra interimperialista" que no interesaba al "pueblo francés" y obró, de hecho, como una verdadera quinta columna del nazismo, por lo que pronto sería puesto fuera de la ley.

El 1 de septiembre, tan solo una semana después del pacto Ribbentrop-Mólotof, Alemania invadía Polonia. Tres días después Francia y Gran Bretaña declaraban la guerra a Alemania.

El nada desdeñable ejército polaco estaba considerado el sexto de Europa, y, al contrario del checo, disponía de amplio espacio para maniobrar. Pero el alemán le superaba en potencia y organización, y, sobre todo, aplicaba la revolucionaria estrategia de blitzkrieg o "guerra relámpago", combinando el empleo masivo de la aviación, la artillería y los carros para romper el frente en determinados puntos, y desde ellos embolsar las concentraciones enemigas mediante profundos avances de carros e infantería motorizada. De este modo logró imponerse enseguida sobre la valerosa y a veces suicida resistencia polaca. El día 17, en poco más de dos semanas, los alemanes habían alcanzado prácticamente la victoria, mientras el gobierno polaco de Moscicki y el jefe del ejército, Rydz-Smygly, huían a Rumania. Varsovia y otros puntos resistieron aún hasta finales del mes. Desde el mismo día 17 los soviéticos ocuparon sin esfuerzo, y so pretexto de "proteger a la población", la extensa zona oriental de Polonia, habitada mayoritariamente por bielorrusos y ucranianos.

De poco valió a Polonia el respaldo de Francia y Gran Bretaña, pese a disponer entre las dos de fuerzas superiores a las alemanas, en general, y absolutamente superiores en su frontera próxima al Rin, al haber concentrado Hitler casi toda su potencia militar en el este. Francia alineó 70 divisiones –estaba en condiciones de movilizar 120– con 3.000 tanques, frente a una fuerza germana insignificante y falta de ellos. La rapidez con que los alemanes conquistaron Polonia sorprendió a todos, pero, aun así, las democracias tuvieron tiempo y facilidades inauditas para atacar. Sorprendentemente, apenas realizaron ningún movimiento efectivo. Comenzó la llamada en Alemania Sitzkrieg (guerra sentada), y en Francia Drôle de guerre (Guerra extravagante). Solo en octubre comenzó Londres a enviar tropas a Francia. Hasta diciembre no tendrían ni una baja mortal en el frente terrestre. El argumento aparente era que comenzaba una guerra global y prolongada y no convenía dejarse absorber por una campaña parcial como la polaca. Tampoco declararon las democracias la guerra a la URSS, pese a la invasión de la Polonia oriental, quizá por no afrontar a dos enemigos a la vez.

Sí hubo, en cambio, considerable actividad naval...



*  Aunque el "culto" a Hitler era algo más sobrio que el aplicado a Stalin: "El camarada Mirónof tocó una tonada y todos nos unimos en la cantinela familiar: Cantemos una canción, camaradas/ al más grande de los hombres/ al más grande y el más amado/ A Stalin cantemos una canción" (1). Se esperaba incluso, y en gran medida se cumplía, al menos externamente, que las propias víctimas de Stalin le profesaran casi adoración, algo que los hitlerianos no llegaban a exigir.

* La actitud soviética hacia España ha sido objeto de debate. Bastantes historiadores dan por buena la versión oficial soviética de que Stalin solo quería contener a Hitler mediante la defensa de la democracia española y la alianza con las democracias europeas. Por supuesto, quería eso, pero también mucho más. El análisis de su postura exige tomar en cuenta otros factores: las ideas soviéticas sobre los "países imperialistas", sus tácticas de frentes populares, su desconfianza radical de las democracias, y su política concreta en España, que persiguió por sistema el adueñamiento del poder por los "demócratas" comunistas. Y la democracia española había dejado de existir antes de la guerra civil, debido en parte menor, pero no desdeñable, a la política del PCE

Comentarios (108)

« 1 2 3 »

1 kufisto, día 1 de Septiembre de 2009 a las 12:41
BB

pole
2 manuelp, día 1 de Septiembre de 2009 a las 12:59
# 258 del hilo anterior

198 DeElea dijo el día 31 de Agosto de 2009 a las 21:16:

“[...] La Pax Britannica salvaguardaba los privilegios de príncipes y terratenientes y protegía a las masas de las penalidades que las guerras entre los principados y las internas pugnas sucesorias hubiérales impuesto. En la actualidad, ideas subversivas, provenientes del exterior, han acabado con el predominio británico, amenazando el mantenimiento en el país de su ancestral orden social. [...]”

Esto que dice el señor Von es mas falso que cierto, a las masas las convirtieron ellos en masa, precisamente pisoteando sus derechos, el “ancestral (este si) orden social”, precisa y principalmente de los campesinos (luego las masas) en favor de las clases pudientes aristo-oligárquica.


Es evidente que cuando los ingleses llegaron a la India, las "masas" hindúes ya estaban convertidas en ídem de tiempo atrás y no por obra suya. Usted, al desconocer la obra de Mises, creyó que su cita se refería a Inglaterra.
3 manuelp, día 1 de Septiembre de 2009 a las 13:16
Dice Moa:

Francia alineó 70 divisiones –estaba en condiciones de movilizar 120– con 3.000 tanques, frente a una fuerza germana insignificante y falta de ellos.

La "insignificante" fuerza germana eran 23 divisiones entre Aquisgrán y Basilea. El dia 4 de septiembre elementos del 2º grupo de ejercitos francés al mando del general Pretelat cruzaron la frontera con Alemania en cumplimiento de los tratados de asistencia mutua entre Francia y Polonia. Ante ellos se retiraban las divisiones del grupo de ejércitos C del generaloberst von Leeb, pero el dia 12, el generalisimo francés Gamelin ordenó detener la ofensiva (llamada del Sarre) y retirarse a la linea Maginot. Los franceses habian avanzado un máximo de ochenta kilómetros sobre un frente de treinta y ocupado unos veinte pueblos totalmente abandonados.
4 DeElea, día 1 de Septiembre de 2009 a las 14:08
Jeje…. perdón me puede señalar lo que digo yo y no lo que imagina usted con relación al texto que se comenta del señor Von y no con el contenido del libro entero. Y del texto señalado digo esto:

“Esto que dice el señor Von es mas falso que cierto, a las masas las convirtieron ellos en masa, precisamente pisoteando sus derechos, el “ancestral (este si) orden social”, precisa y principalmente de los campesinos (luego las masas) en favor de las clases pudientes aristo-oligárquica.”

¿Por cierto la Pax Británica correspondía solamente a la India? ¿Se puede aplicar al Imperio británico en general o no? …. pues eso.


5 Sorel, día 1 de Septiembre de 2009 a las 16:33
Buenas tardes.

Página 178. LA ACCIÓN HUMANA.

Muchos economistas, Adam Smith y Bastiat entre ellos, eran creyentes y los descubrimientos que iban efectuando les hacían admirar cada vez más la benévola atención del "Gran director de la Naturaleza". Sus críticos ateos les reprochan tal actitud, sin advertir que burlarse a la referencia a una supuesta "mano invisible" en modo alguno invalida las enseñanzas esenciales de la filosofía social racionalista y utilitarista. Nos hallamos ante una precisa alternativa: o la asociación de los individuos se debe a un proceso humano puesto en marcha porque con él se sirven mejor los deseos personales de los interesados, quienes comprenden las ventajas que derivan de adaptar la vida a la Cooperación Social; o un Ser superior impone a unos reacios mortales la subordinación a la Ley o a las autoridades sociales. El que a tal Ser supremo se le denomine Dios, Weltweist, Destino, Historia, Wotan o Fuerzas Productivas carece de importancia, como tampoco la tiene el título que se les dé a los representantes terrenales del mismo – dictadores -.

Menos mal que en la introducción de la obra de Mises el insigne Jesús Huerta de Soto afirma que la herencia de los escolásticos españoles está presente en la doctrina de Mises, aun sin mencionar éste dicha influencia en sus escritos.

En mi humilde opinión el párrafo en cuestión está cargado de una mezcla entre panteísmo y deísmo cuya pretensión es enmascarar la nula importancia que la religión tiene para el autor.

En cuanto al empleo de términos como Gran director de la Naturaleza o mano invisible( concepto empleado por Adam Smith en sus escritos), me suena al GADU de los masones.
6 bacon, día 1 de Septiembre de 2009 a las 16:39
Al comparar el culto a Hitler con el culto a Stalin, como hace hoy Moa, es interesante notar cómo pasadas unas décadas del final de la segunda guerra mundial, y cuando ya los hechos de la misma eran en su mayoría conocidos por todos, el culto a Hitler y a su obra había desaparecido y en algunos países había desaparecido, mientras que los intelectuales de la mayor parte del mundo disculpaban, al menos en buena parte, a Stalin, y desde luego seguían siendo abiertamente comunistas y presumiendo de ello.
7 Sorel, día 1 de Septiembre de 2009 a las 16:53
6#bacon

Aun a día de hoy, es desolador ver que todavía hay tipejos que se definen como comunistas sin ningún atisbo de vergüenza.

No entiendo como la doctrina que más muertos y desolación ha causado en la historia de la humanidad no se encuentre fuera de la ley.

Tanto al naciinalsocialismo como el comunismo son cánceres a extirpar. ¡Nunca más!
8 Contable, día 1 de Septiembre de 2009 a las 16:56

Menos mal que Franco se estuvo tranquilo y quietecito durante la 2ª Guerra Mundial.

Otro tanto le hubiera convenido a Mussolini. Pero éste, era una prima donna. Nunca hubiera consentido que un cabo (Hitler) le restara protagonismo.

Y Mussolini claro, posibilitó que los marxistas se salieran con la suya.

(Bolo).
9 Contable, día 1 de Septiembre de 2009 a las 17:01

Sobre finales de junio de 1976, un avión de Air France, es secuestrado por el "comando Ché Guevara" del Frente Popular para la Liberación de Palestina, junto con gángsteres marxistas de la mafia Baader-Meinhof (R.A.F.), gángsteres del I.R.A. y de la E.T.A. así como de un régimen de estado genocida ugandsés de Idi Amin Dada Oumeene.

"Comando Ché Guevara"

Bien elegido el nombre.

Genocida por genocida, genocida al cuadrado.
10 ArrowEco, día 1 de Septiembre de 2009 a las 17:02
VV

Buenas tardes nos dé Dios.

Me puedo imaginar a Pio XII, delante de un ejemplar de "La Acción Humana" exclamando, mientras se lleva las manos al solideo, algo así como: " Quo vadis singularis porcus!", que viene a ser algo así como "¡A dónde vas jabalí!".
11 Contable, día 1 de Septiembre de 2009 a las 17:06
LAS GUERRAS DE TODA LA VIDA

El odio de Chávez a Colombia


( Por Horacio Vázquez-Rial )

Hace ya unos cuantos años, en plena campaña presidencial de Pastrana, intenté hacer una llamada desde un teléfono público en el aeropuerto de Bogotá. Me precedía en la cola una muy atildada señora venezolana, que se enfadó muchísimo al comprobar que el aparato no funcionaba. "Esto, en Venezuela, no pasa", me espetó airada, tal vez con la esperanza de que yo fuese colombiano. Le dije: "En España sí, cada día".

El encuentro podría haber tenido lugar en La Guaira y la frustrada candidata al teléfono podría haber sido colombiana. O en Buenos Aires, con un chileno; o en Santiago, con un argentino. Hay pequeños odios locales, sobre todo entre países fronterizos, herencia malhadada de antañonas competencias coloniales entre oidores, virreyes y gobernadores: el rencor personal del gobernador de Montevideo, Xavier de Elío, contra el virrey Santiago de Liniers abrió la primera brecha entre las dos partes de lo que iba a ser una sola nación, heredera del virreinato del Río de la Plata, y que acabó siendo dos: Uruguay y Argentina. A los gobiernos que se sucedieron en el grupo de las mal gobernadas repúblicas que constituyen la América Latina, casi todos populistas, siempre les fue fácil incrementar esas desavenencias nacidas del puro prejuicio. Así tuvo el continente hasta una Guerra del Fútbol, además de un genocidio completo en el siglo XIX: el arrasamiento del Paraguay por Argentina, Uruguay y Brasil en la llamada Guerra de la Triple Alianza, en la cual la consigna era que no quedara vivo "un solo paraguayo mayor de diez años".

A una de estas periódicas barbaridades está intentando convocar el gorila Chávez en una especie de "todos contra Colombia", consigna a la que se suman con manifiesto entusiasmo los incomprensibles Correa, Morales y la Kirchner, y con algún matiz Lula, quien, ante la propuesta de los miembros de Unasur –una suborganización regional creada para saltarse la OEA– de pedir una reunión con Obama para hablar de asuntos internos de Colombia y de los Estados Unidos, como es el de la utilización por los americanos de bases americanas en suelo colombiano, se ofreció como mediador para organizar esa cita. No sé si con la intención de conseguirla o de postergarla sine die, que sería lo más inteligente.

Ludmila Vinogradoff entrevistó en Caracas al coronel en la reserva José Machillanda, maestro de Chávez en la Academia Militar. Analista y estratega, catedrático en la prestigiosa Universidad Simón Bolívar de Caracas, analiza la crisis regional. "¿Cuáles son las razones históricas de las tensiones entre Colombia y Venezuela?", pregunta la periodista; y responde el militar: "Pueden remontarse a los conflictos no resueltos de hace 200 años por la delimitación limítrofe, en la que Venezuela siempre ha perdido territorio". Sigue la entrevista:

–¿Cómo se agudizan las tensiones en la década chavista?
–Cuando Chávez, que es un golpista y un outsider de la política, llega al poder en 1999, ocurre uno de los procesos más interesantes de Iberoamérica y del mundo, y es que él se ancla en el socialismo europeo, especialmente el alemán, el francés y el español, de tal manera que a través del postmarxismo comienza a funcionar un modelo autoritario militarista.

–¿Cuáles son los prejuicios que hay detrás de estos conflictos?
–Son fundamentalmente ideológicos, porque el autoritarismo militarista, el llamado "socialismo del siglo XXI" bolivariano, es sencillamente un exabrupto. Pretende ver en los EEUU al enemigo. Su planteamiento es primitivo y anacrónico, carente de ética laica.

–Chávez se siente amenazado por las bases militares. ¿Cree que los EEUU vayan a utilizar a Colombia para frenarlo?
–No. El Plan Colombia ya tiene 10 años. En lo geoestratégico, el acuerdo permite a los EEUU usar las bases colombianas para el traslado de material a Afganistán. También para combatir y destruir al narcotráfico y la guerrilla.

–¿Existe rivalidad entre Álvaro Uribe y Hugo Chávez por el liderazgo en la región?
–En la región, los liderazgos están bien definidos y claros. Estoy seguro de que el planteamiento de Uribe es absolutamente democrático.

–¿Y el planteamiento del presidente Chávez es imperialista?
–Más que imperialista es anacrónico y primitivo. El presidente Chávez todavía cree que está en la década de los sesenta, y olvida de que hay un proceso de globalización e interdependencia complejo, en donde la tarea principal de los ejércitos no es la guerra sino mantener la paz.

Dice el hombre algunas verdades: Chávez es anacrónico, Chávez es belicista, Chávez odia a Uribe, que representa todo lo que él no es, en términos culturales, estéticos y políticos. Todo lo que él no podrá ser jamás. Pero además tiene unos socios, que ya no son los comunistas de antaño, aunque se use y se abuse del peso aparente de Fidel Castro en la política regional. No, los socios de ahora son de otra índole. Hace mucho que están ahí, desde que Venezuela entró a formar parte de la OPEP. Me refiero a las organizaciones terroristas árabes, que son las que sacuden el árbol para que caigan la nueces, en palabras de un ilustre dirigente vasco, y a sus aliados de las FARC y de otras narcoguerrillas de menos entidad que operan en la región andina.

Procedo a transcribir una lista que he recibido con mucha más generosa información de parte de Lourdes Rensoli, que hace una ingente labor de esclarecimiento en sus correos "Por Venezuela", y que da una idea de la presencia de Hezbolá y Hamás en los organismos de poder venezolanos:

Adel el Zabayar Samara (diputado del Parlamento de Venezuela).
Amín Obayda el Aissami Maddah (hermana de El Aissami, ejecutiva de Intevep).
Anuar Halabi Harb (presidente del Banco Nacional de Crédito para la Región Central).
Eduardo Saman Namel (ex presidente del Indecu, actual ministro para el Comercio).
Elías Rafael Eljuri Abraham (presidente del INE).
Fadi Kabboul Abdelnour (ministro consejero para Asuntos Energéticos de la embajada).
Feras el Aissami Maddah (hermano de El Aissami, Corporación Merideña de Turismo).
George Kabboul Abdelnour (Bariven-Pdval).
Ghazi Ated Nassereddine (Ministerio de Relaciones Exteriores. Acusado de pertenecer a Hezbolá).
Haifa Aissami Madah (fiscal, hermana de El Aissami).
Haiman el Troudi Douwara (ministro del Poder Popular para la Planificación y Desarrollo).
Haitam Sabek el Hani (director general de los Servicios de Vigilancia y Seguridad Privada del Ministerio del Poder Popular para Relaciones Interiores y Justicia).
Hind el Anderi Anderi (Hindu Anderi) (Ministerio de Comercio e Información).
Kamal Naim Naim (presidente del Consejo Legislativo del estado Bolívar).
Radwan Sabbagh Achkar (presidente de Ferrominera Orinoco).
Rafio Souki Rincón (diputado).
Raid Douglas Saab Halabi (Ejecutivo de la Gobernación de Anzoátegui).
Soraya Beatriz el Achkar Gousoub (secretaria ejecutiva del Consejo General de Policía).
Tarek William Saab Halabi (gobernador de Anzoátegui).
Tareck Zaidan el Aissami Maddah (todos sabemos quién es).
Thaer Hasan Abdilhadi (diputado).
Uasim Azam el Troudi Douwara (jefe de la agencia de empleo del estado Barinas).
Wiliem Asskoul Saab (primo de Tarek, Ministerio para el Deporte).
Wisam Abou Harb Wali Halabi (periodista de VTV).

En un espantoso dejá vu, se convoca a la guerra contra la Colombia liberal-conservadora de Uribe, cuyo gobierno ha dado frutos indiscutibles, mientras se perpetran actos y se promueven leyes de claro contenido antisemita.

La judeofobia y el antiamericanismo van de la mano siempre, y más en este caso, donde los intereses del terrorismo árabe, los mismos que en Buenos Aires apartaron de la carrera judicial a Juan José Galeano para que no siguiera investigando la masacre de la AMIA, los mismos de las Torres Gemelas, los mismos de Lockerbie, han pasado a formar parte de las políticas de gobierno de Venezuela. Por sorprendente que pueda parecer, el retornado Alan García, que ya no depende del eje franco-alemán como en los años de la corrupción que acabó con su primer gobierno, y que está preocupado realmente por la subsistencia de unos restos de Sendero Luminoso que pronto pueden ser potenciados con petrodólares para, una vez más, recortar el futuro del Perú, es el apoyo más claro que tiene Uribe en aquella parte del mundo.

Europa, cuando no se dedica a apoyar a Zelaya y a tener de abuelito al provecto Castro, hace la vista gorda y le da cancha a Chávez. España, en especial, de la manera más clara y vergonzosa, con visitas de Moratinos –que se reúne allí de paso con árabes que no se podrían presentar a la prensa española sin que alguien exhumara algún expediente X– y envíos de abrazos con redoble de parte de Zapatero y sus vices de toda calaña.

Aquí no se trata únicamente de apoyar a Uribe y el Plan Colombia, que se gestó en tiempos de Pastrana porque también él sabía que sin la ayuda americana no se iba a poder combatir en serio a las FARC, que tienen apoyo en petrodólares de los socios de la OPEP, de Rusia (Chávez entregó armas rusas a los narcoterroristas), de los proveedores del antiguo Ejército de Liberación de Kosovo y de los viajantes de ETA, todos unidos en torno del presidente de Venezuela. Para ellos, el objetivo a batir en última instancia son los Estados Unidos. No es retórica: es odio y resentimiento acumulados a lo largo de doscientos años de propaganda sistemática. Uribe es una importante pieza en el tablero y, por supuesto, no sólo no descartan el magnicidio, sino que preparan un plan para asesinarlo cada mañana. Imagino que debe de ser el eje de los sucesivos brain stormings matinales en Caracas y en muchos otros sitios del mundo. Digamos Riad, sólo por poner un ejemplo.

Si esa guerra se declarara, luchar en ella sería una acción justa: la primera del siglo XXI para todos los públicos. Habría que ir preparándose.
12 ArrowEco, día 1 de Septiembre de 2009 a las 17:10
VV

#7 Añadamos el socialismo y el liberalismo ¡Nunca más!
13 Perieimi, día 1 de Septiembre de 2009 a las 17:16
Juan José Galeano, ex juez federal. Las pesquisas judiciales de los tribunales de Argentina demostraron que manipuló el proceso de investigación. Se espera que sea condenado a 15 años de prisión.
14 ArrowEco, día 1 de Septiembre de 2009 a las 17:40
VV

Lo siento por Contable pero lo de la AMIA tiene toda la pinta de ser una OBF.
15 ArrowEco, día 1 de Septiembre de 2009 a las 17:46
16 Sorel, día 1 de Septiembre de 2009 a las 17:50
#12

En el primero de los casos estoy de acuerdo con usted. En el segundo... no estaría yo tan seguro.

No obstante, reconozco que el concepto Liberalismo es, en cierto sentido, ajeno a nuestra historia. Incluso los llamados "doceañistas" no tuvieron una resonancia llamativa entre el resto de los españoles.

Incluso tengo la impresión que a raiz de la Constitución de 1812 y la aparición, por un lado, de los llamados liberales moderados y, por ptro, de los exaltados, España viene sufriendo una secular división entre sus habitantes.

17 ArrowEco, día 1 de Septiembre de 2009 a las 18:00
VV

#16 Hablo del liberalismo como el sistema total (político, económico, filosófico) implementado por la masonería para acabar con la tradición e imponer a nivel global un nuevo orden luciferino que acabará por convertirnos en esclavos.
18 ArrowEco, día 1 de Septiembre de 2009 a las 18:02
VV

De "libertad" en "libertad"; hasta la esclavitud final.
19 Perieimi, día 1 de Septiembre de 2009 a las 18:13
Pax britannica vs pax franca

”En 1930, solamente en Indochina, hubo casi 700 ejecuciones sumarias. Si Gandhi hubiese intentado aquí su resistencia pasiva, escribió Ho Chi Minh, ‘hace mucho que habría subido al cielo’ .”

Cit. por Paul Johnson, en Tiempos Modernos, 2007; pág. 183.
20 Perieimi, día 1 de Septiembre de 2009 a las 18:54
# 10

Sin embargo, yo me imagino a Pío XII, guardando el ejemplar de Von Mises, para leerlo incluso con deleite, después de su homilía de la Navidad de 1944 exaltando la tradición, a cuatro meses de la caída del fascismo, y arando verbalmente los surcos de la nueva Italia democrática y cristiana que se avecinaba, ante la irreversible caída del régimen.
21 ArrowEco, día 1 de Septiembre de 2009 a las 19:04
VV

"La Acción Humana" es de 1949...
22 Perieimi, día 1 de Septiembre de 2009 a las 19:09
Y quién dice que no lo compró. Se trata de "imaginar": ¡ja,ja,ja!
23 ArrowEco, día 1 de Septiembre de 2009 a las 19:19
VV

No creo que le hiciera falta comprarlo para tenerlo, pero mal puede uno imaginar a Pío XII leyendo un libro en 1944 cuando éste no fue publicado hasta 1949.
24 ArrowEco, día 1 de Septiembre de 2009 a las 19:25
VV

Entonces cabría preguntarse...¿cuántas operaciones de bandera falsa llevadas a cabo en el último cuarto de siglo habrán sido atribuidas a los "moros"? Si echamos la vista atrás, pueden salir unas cuantas. Una que está de rabiosa actualidad es la del avión de Lockerbie.

25 Perieimi, día 1 de Septiembre de 2009 a las 19:26
Pues, vd. mismo:

# 10.- "Me puedo imaginar a Pio XII, delante de un ejemplar de "La Acción Humana..."

Ahhhhhh! No había caído que no es un problema de monopolio de la imaginación, sino la fecha (1944) lo que molesta. ¿Y, por qué? ¿Acaso cree que la Iglesia mantiene realmente tradición alguna después de Pío IX?

Hágaselo ver.
26 ArrowEco, día 1 de Septiembre de 2009 a las 19:27
VV

La gran trola.
27 ArrowEco, día 1 de Septiembre de 2009 a las 19:30
VV

La Iglesia mantiene la tradición INTACTA.
28 Perieimi, día 1 de Septiembre de 2009 a las 19:32
Admitida la primera querella contra una empresa por injurias homófobas

El Juzgado de Instrucción número 33 de Barcelona ha admitido a trámite la primera querella presentada en España por una pareja de homosexuales contra la empresa en la que trabajaban por presuntas injurias homófobas y revelación de secretos. (expansion.com)
29 Perieimi, día 1 de Septiembre de 2009 a las 19:33
Del latín in y tactus, quiérese decir, con tacto.
30 ArrowEco, día 1 de Septiembre de 2009 a las 19:39
VV

No, "intactus" quiere decir "in-tocable".
31 manuelp, día 1 de Septiembre de 2009 a las 20:11
# 5 Sorel

Veo que está usted resultando un poco tramposillo y un tanto enredador. La cita que pone es la nota (3) a un párrafo que dice:

La sublime grandeza del Creador no se manifiesta en la puntillosa y atareada preocupación por la diaria actuación de príncipes y políticos, sino en haber dotado a sus criaturas de la razón y depositado en ellas el inmarcesible anhelo de la felicidad.

De cualquier manera ya habrá visto que en la portada pone bien claro, debajo del título, Tratado de Economía, y no de Teología ni de Filosofia.

Pero, si busca usted anuencia entre el pensamiento de Mises y eso de :"Luz de Trento, martillo de herejes y espada de Roma", que le pone tanto, efectivamente no lo va a encontrar, como, me temo, tampoco en muchos españoles- yo incluido-, aunque siempre tiene usted al Doctor Contracturas y al Cazajabalíes a mano para, unidos, intentar derrotar al "nuevo orden luciferino".
32 ArrowEco, día 1 de Septiembre de 2009 a las 20:19
VV

Y si el tratado era de economía ¿a qué hocicos se mete en camisas de once varas? Y todo para acabar diciendo una estupidez, eso sí, muy solemne...y digna de todo un tratado de economía.
33 Sorel, día 1 de Septiembre de 2009 a las 20:30
31#manuelp

Es verdad. No se le escapa a usted una.

Tenía preparado otro párrafo para su comentario. Sin embargo, creo que me lo guardaré para otra ocasión. No quisiera yo que un libro se convierta en fuente de improperios entre los participantes del blog.
34 manuelp, día 1 de Septiembre de 2009 a las 20:30
Para llegar al nivel de estupideces, en calidad y cantidad, que alcanza usted, hacen falta veinte tratados.
35 Sherme, día 1 de Septiembre de 2009 a las 20:35
Me he encontrado esta página, que viene al caso, desde otra en la que Ussía escribe que "los de la des-Memoria Histriónica" no han dicho ni MU sobre un artículo donde decía que Rafael Alberti TORTURABA en las checas con cabina telefónicas electrificadas con alta tensión:

http://blogs.periodistadigital.com/24por7.php/2009...

El artículo de base, al que me refiero es este:
http://www.elmundo.es/suplementos/cronica/2009/720...

Y en él dice:

(...)
¿Se casa bien el sacerdocio católico con el ser un espía judío?

-Perfectamente. Jesús fue judío de raza y de religión. Y nunca se salió del judaísmo. No se puede ser cristiano sin ser judío. (a ver si aprenden los Arrow-Tigrititi-Momia y algunos otros)

A través de Roma y del Mossad recibió información privilegiada. Mucha y muy abundante. Cuenta, por ejemplo, que el almirante Canaris, jefe del espionaje de Hitler, era «descendiente de judíos sefarditas expulsados de España en 1492, que se refugiaron en Salónica. Se infiltró en los servicios secretos alemanes y le dictó a Franco la estrategia a seguir en el famoso encuentro con Hitler en Hendaya».

Un encuentro del que también tiene información privilegiada. Por el Mossad y porque el traductor que acompañaba a Franco, Antonio Tovar, era amigo íntimo de los Hortelano. Canaris había convencido a Franco de que «sería un desastre para todos que Hitler ganase la guerra, y le aconsejó lo siguiente: 'Usted dígale amén a todo, pero pídale lo que no tiene. Es decir, cañones de costa para defenderse de los ingleses, petróleo y alimentos. Como es muy orgulloso, no le dirá que no lo tiene, pero no lo obligará a entrar en la guerra'. Y Franco, con esa estrategia, nos salvó de la guerra». (La más MORTÍFERA de la Humanidad, 60.000.000 de muertos y a la que algunos pretendían y todavía deploran que no nos sumáramos)

(...)
Por sus contactos descubre, asimismo, que, «para conquistar Latinoamérica, los soviéticos iban a aplicar la teoría de Gramsci: ni bombas ni elecciones, sino infiltraciones en la Universidad y en la Iglesia. Y de ahí nace la Teología de la Liberación».

-----
Habrá que esperar a la publicación del libro... esperemos que sea pronto (y sin problemas).
36 ArrowEco, día 1 de Septiembre de 2009 a las 20:35
VV

Todo el mundo debe saber que este señor Von Miseria es un objetivista randiano, es decir, el tipo de filósofo que sostiene que el único propóstito moral de esta vida es la búsqueda de la propia felicidad o interés propio. De ahí que afirme que la grandeza del Creador se demuestra por el perpetuo anhelo de felicidad que mostramos sus creaturas. Pues no, oiga, la grandeza del Creador se manifiesta de innumerables formas pero ninguna tiene que ver con esa, la cual es síntoma del egoismo humano que nada tiene que ver con Dios Padre sino con el pecado original que llevamos de lastre.
37 ArrowEco, día 1 de Septiembre de 2009 a las 20:41
VV

#35 Un sacerdote católico que espía para el Mossad es una persona carente de todo sentido del compromiso y la fidelidad. Los votos se toman para algo. Qué Dios le perdone.
38 manuelp, día 1 de Septiembre de 2009 a las 20:43
Anhelo de felicidad, no sé si tendremos las "creaturas", pero un poco de respeto básico sería muy de desear. Es usted un impresentable social que no sé dónde podrá vivir, sin que le corran a gorrazos todos los días ante su nula empatía.
39 ArrowEco, día 1 de Septiembre de 2009 a las 20:45
VV

"No se puede ser cristiano sin ser judío" Vaya que si se puede. Lo que no se puede es ser judío y cristiano a la vez. ¡Este señor no tiene ni idea de lo que dice!
40 ArrowEco, día 1 de Septiembre de 2009 a las 20:46
VV

#38

Vamos, que me quiere un huevo...
41 ArrowEco, día 1 de Septiembre de 2009 a las 20:47
VV

Si no sabe de lo que habla podr¨ªa consultar, al menos, el DRAE:

creatura.

(Del lat. creat¨±ra).


1. f. criatura.
42 Sherme, día 1 de Septiembre de 2009 a las 20:54
39# Me da que Ud. (o "ustedes" porque me parece que usa ud. varios "alias" también para multiplicar y "diversificar" sus "deposiciones"), Ud., digo, es "ROMANO"... ni "CRISTIANO" (de ascendencia JUDÍA, como CRISTO), ni "CATÓLICO" (universal)... solo "de la religión (falsa) del "IMPERIO"... así le va en esa PELOTA que tiene por cabeza ... y de "corazón" ni hablamos...
43 ArrowEco, día 1 de Septiembre de 2009 a las 20:56
VV

#42 Viniendo de usted es todo un orgullo.
44 manuelp, día 1 de Septiembre de 2009 a las 21:00
Pasando de las gil.ipolleces desgraciadamente cotidianas de este blog, y al hilo de hoy, quisiera señalar un hecho, casi simultáneo al estallido de la segunda guerra mundial y que demostró el valor de un pueblo que luchó por su libertad. Me refiero a la invasión de Finlandia por la URSS en la guerra de invierno.

http://es.wikipedia.org/wiki/Guerra_de_Invierno

45 ArrowEco, día 1 de Septiembre de 2009 a las 21:03
VV

Va a llegar el día en que las masas de borregos crédulos se acaben creyendo el cuento de que los mismos que asesinaron a Nuestro Señor, los mismos que se negaron a aceptar su doctrina, los mismo que rechazaron la Nueva Alianza propuesta por Dios con ese pueblo, son los verdaderos amantes de Cristo. Los judíos no son ya el pueblo de Dios, y eso les duele.
46 HERNAN, día 1 de Septiembre de 2009 a las 21:04
Caro VV,

Nuestro Señor Jesucristo vino a este mundo a enseñarnos a ser felices, que no es síntoma de "egoísmo humano" ni de "interés propio", porque la felicidad de uno se consigue haciendo felices a los demás: es recíproco. Parece que Von no anda muy descaminado...

Y para que endemientras reflexionas:
http://www.youtube.com/watch?v=Dlr90NLDp-0&fea...

Saludos
47 Perieimi, día 1 de Septiembre de 2009 a las 21:05
“La mentira del Holocausto”. David Irving. Hasta que revienten las costuras de lo políticamente correcto. Salvando las distancias, ha de haber estados mentales y vitales similares en todos los calificados como “revisionistas históricos”. Hoy es efemérides apropiada.

http://www.youtube.com/watch?v=ks1QOSDlUVM&fea...
48 ArrowEco, día 1 de Septiembre de 2009 a las 21:17
VV

HERNAN

Supongo que habrá leído la Biblia. Si lo ha hecho, creo que debería volver a leerla. Sin acritud.



Le reto a que encuentre en el Nuevo Testamento alguna palabra de Jesús en relación con este asunto. Solo en Hechos hay una mención de refilón cuando dice que el Señor manifestó que "hay mayor felicidad en dar que en recibir".
49 HERNAN, día 1 de Septiembre de 2009 a las 21:21
Me parece a mí que la Biblia es un libro inspirado y no revelado, como el Coram, y permite ser interpretado por el que lo lee, según su conciencia.
Si Jesús no trae la felicidad, vino entonces a jodernos...?

« 1 2 3 »

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899