Pío Moa

« Poderes ocultos | Principal | La Constitución de 1978 (I) »

El “Chafardero Indomable”, Preston y Tusell / Poderes ocultos (II)

6 de Agosto de 2010 - 08:19:28 - Pío Moa

Compartir:
Menéame Tuenti

 

 El pasado 9 de mayo, los tribuletes de El País informaban –digámoslo así—de que la  Fundación Francisco Franco  había practicado el “hermetismo” con relación a sus archivos,  impidiendo el acceso a historiadores no afines, y citaba como muestras a Javier Tusell y a Paul Preston. Según carta de réplica de Félix Morales, vicepresidente de dicha Fundación, nada de ello  es cierto: la documentación se facilitó, incluso durante su trabajo de ordenación  del archivo por Luis Suárez y antes de su digitalización:  “El profesor Tusell nos visitó a primeros de octubre de 2002, solicitando documentos de nuestro fondo  (…) Eran los días en que se estaban realizando las operaciones de informatización (…) Las dificultades para satisfacer la petición eran notorias , pero con no pequeño esfuerzo localizamos los documentos y se los enviamos. El profesor Tusell, en carta del día 17 de octubre de 2002, nos dice: “Agradezco muy sinceramente el envío de las fotocopias de los documentos, así como el trabajo que para ustedes ha supuesto y la rapidez con que lo han llevado a cabo”.

    

Por lo que respecta a Preston, repite donde puede que no le permiten entrar en la Fundación: “El 19 de abril de 2007 participaba en un programa de la televisión catalana TV8, que se titulaba “Qué queda del franquismo”, en que participaba (…) Agustín Castejón, en esa fecha vicepresidente de la Fundación. Preston, en el intermedio, volvió a decir que nuestro archivo “restringía el acceso a personas como él”. Nuestro vicepresidente le dijo que mentía (…) “Inténtelo y verá  que no hay restricción alguna, y aún más, ahí va mi tarjeta, si se decide, incluso me presto a acompañarlo” Agustín Castejón sigue esperando su llamada y nosotros su visita, porque Preston practica un falso victimismo, con el que busca y obtiene réditos”.

 

  Cita también el caso de Hugh Thomas, que creía el bulo de que a historiadores como él no le permitían el acceso. “Bastaron unas palabras aclaratorias  sobre aquella mentira que hemos soportado tantas veces, vino al día siguiente, exploró el archivo y tuvimos con él una conversación amistosa”.

  

La carta desenmascaraba la manipulación del periódico, el cual,  naturalmente, no la publicó. Alguna experiencia directa tengo yo del respeto del Chafardero a la verdad y al derecho de réplica. El País… de la trola.

 

----------------------------------------------

 

****Blog. Algunos comentaristas han mostrado talento para el relato y el verso y el epigrama, aunque sea con ripios. Esto es muchísimo mejor que los estériles torneos de insultos. Un buen relato, real o ficticio, incluso un mediocre relato, es a veces mejor que un largo razonamiento. Espero no herir la modestia  ni el orgullo de esos comentaristas al recomendarles que sigan por ahí, sin olvidar otro tipo de escritos. El blog gana mucho con ello, aunque el premio no sea en metálico. Para mí tampoco, por cierto.

****No sé muy bien en qué consiste Facebook ni cuales son sus ventajas, pero algunos sí lo saben, lo que les agradezco: http://www.facebook.com/group.php?gid=37681493590

 ****Que existen servicios secretos es una obviedad. Creer que lo manejan todo, incluida la ETA, o que son excepcionalmente inteligentes, es una bobada. 

****Según algunos, los “sionistas” son tan increíblemente inteligentes y emprendedores que lo dominan prácticamente todo. Pues se lo habrán ganado a pulso.

 

****Basagoiti dice que "sobran políticos de medio pelo" como Anasagasti ¿Por qué no da ejemplo y se marcha también él mismo?

 

****En dos palabras, la irracional y antieconómica anglomanía es un síntoma más de nuestra decadencia y empobrecimiento cultural, ciertamente profundos.

 

****Según los separatistas, el franquismo persiguió sañudamente al catalán. No es cierto, claro. Hubo restricciones, pero la filología catalana fue de obligada inclusión en las facultades, hubo una literatura bastante buena –con premios institucionales—, etc. Y en cualquier caso el catalán se hablaba normalmente y ha sobrevivido. Si sobrevivió a la dictadura, ¿por qué no había se sobrevivir en un  régimen de cooficialidad y libertades (que nada debe a los nacionalistas, por cierto)? Lo irritante de esos separatistas es la consideración del catalán como “idioma propio”, como si el español común fuera “extranjero”, y ese victimismo e histeria sobre la desaparición  del catalán, tras los que solo se oculta un feroz odio a España. Ahora bien, esa sobreprotección al idioma puede muy bien debilitarlo más que las restricciones del franquismo. Y de paso crear agravios, atacar las libertades,  fomentar en otros un anticatalanismo primario y regodearse en él.

 ----------------------------------------

Poderes ocultos (II)

“Durante dos años, el mundo entero rindió homenaje casi religioso al vencedor del Marne. El encargado de transportar su equipaje caía literalmente bajo el peso de las cajas, paquetes y cartas de desconocidos  enviadas como testimonio frenético de admiración.  Creo que aparte del general Joffre, ningún otro mando del ejército  ha tenido la posibilidad de forjarse una idea semejante de lo que significa la gloria. Le enviaban cajas de dulces de las mejores confiterías del mundo, champán, vinos excelentes de todas las cosechas, fruta, piezas de caza, toda clase de cachivaches y artilugios, vestimentas, utensilios de fumar, escribanías y pisapapeles. Cada región enviaba su especialidad. Los pintores le hicieron retratos; los escultores, estatuillas. Las abuelas tejían para él colchas o calcetines y los pastores, en sus cabañas, tallaban pipas en su honor. Todos los fabricantes antialemanes del mundo  le hicieron llegar sus productos: La Habana, sus puros; Portugal, su vino de Oporto. A una peluquera no se le ocurrió  nada mejor que tejer un retrato del general con cabellos de sus seres queridos. Un calígrafo profesional tuvo la misma idea, pero  trazando sus rasgos con  millares de minúsculas alabanzas escritas con letra microscópica. En cuanto a las cartas,  le llegaron escritas en todos los alfabetos y dialectos, y desde todos los países. Misivas cariñosas, agradecidas, rebosantes de amor o repletas de adoración. Le llamaban Salvador del Mundo, Padre de la Nación, Enviado de Dios, Benefactor de la Humanidad, etc., y no solo los franceses, sino también useños, argentinos, australianos, etc., etc. Miles de niños, a escondidas de sus padres, le escribieron (…) Había algo conmovedor en sus efusiones y adoración, en esos suspiros de alivio (…) Para todas esas insignificantes e ingenuas almas, Joffre era como San Jorge victorioso ante el dragón. No cabe duda de que para aquellas conciencias encarnaba la victoria del bien sobre el mal; de la luz sobre las tinieblas.

  “Lunáticos, ilusos, medio tarados y locos  volvieron hacia él sus oscuras mentes, como si encarnara la mismísima razón. He leído una carta remitida por una persona de Sydney que rogaba al general que le librara de sus enemigos. Un neozelandés le pedía que le enviase tropas a la casa de un caballero que le debía 10 libras y no quería pagarle.  Por último, centenares de muchachas, superando la timidez propia de su sexo, le pedían citas a espaldas de sus padres. Otras solo deseaban servirle.

   “(…) Sin embargo, aparte de la idolatría también existe el exorcismo del mal. Los mismos mecanismos que permiten la encarnación de héroes increíbles, pueden fabricar demonios. Si todo lo bueno procedía de Joffre, Foch, Wilson o Roosevelt, todo lo malo debía tener su origen en el káiser Guillermo, Lenin o Trotski. Estos eran tan omnipotentes en el mal como los grandes héroes lo eran en el bien. Muchas mentes sencillas y asustadas no concebían en todo el mundo la existencia de ningún revés político, huelga, conflicto, muerte misteriosa o conflagración extraña , cuyas causas no se remontasen a estas fuentes concretas de la maldad humana” (W. Lippmann, La opinión pública, ed. Langre)

Comentarios (108)

« 1 2 3 »

101 gracian, día 7 de Agosto de 2010 a las 01:42
No se por qué pero me da a mí que eso de vacaciones es una importación peligrosa que se debe poner en cuarentena, y lo de la moto crea molicie.

Así que Kufisto haga usté el camino de santiago desde Roncesvalles a mediados de Mayo .... y ya me cuenta luego...

Ava igual no viene... si no hay "escocés"....

102 kufisto, día 7 de Agosto de 2010 a las 01:45
S´ará lo que se puéa, gracian.
103 gracian, día 7 de Agosto de 2010 a las 01:50
No esperaba yo menos de usté.

http://www.moto22.com/motogp/freddie-spencer-una-l...

Se le olvida Freddie Spencer, este me daba un miedo en lo alto la moto cuando lo veía correr que aún me acuerdo oiga... y rejuvenezco al recordarlo por cierto
104 gracian, día 7 de Agosto de 2010 a las 02:04
Y este...

http://blogs.20minutos.es/quefuede/2009/07/31/quao...

...dice el comentario que era muy querido, pero, (de aquí no pase y quede entre nosotros, eh?) por lo que de verdad se le conocía era por lo zumbao que estaba.
105 gracian, día 7 de Agosto de 2010 a las 02:11

http://www.youtube.com/watch?v=9bZp3CO0cEA&;
feature=fvw

Belleza en estado puro

Y que haya quienes quieran "expropiarnos" a Casals

insensatos...
106 DeElea, día 7 de Agosto de 2010 a las 02:15
Interesante articulo el que nos trae Doraije, me lo he leído en cuanto he visto que algunos se rasgaban las vestiduras, señal de que es bueno me he dicho y en verdad que lo es en muchos sentidos.

Pero que, por resumir, podemos dejar en el principal asunto que no es otro que la legitimidad de no obedecer leyes injustas, que no es más, si acaso, que otra versión o consecuencia de aquello del Tiranicidio o por lo menos de la ilegitimidad del gobernante injusto, asuntos ya muy viejos pero que nunca dejan de ser actuales. Evidentemente en lo fundamental tiene razón, tal vez por eso escuece.

Pero a algunos Voltairecillos de ademan pedante y afectado, parece que entre otros profundisimos pensamientos, lo que menos les ha gustado ha sido una suerte de metáfora, no muy buena aunque tampoco muy mala, del autor de tales comentarios. ¡no esta dado a todos los mortales ser unos redivivos Homeros!, si acaso, tal vez a nuestros racionalistas y críticos metafóricos. Pero en esto basta con que se entienda lo que se dice y en verdad se entiende perfectamente.

Por lo demás la critica no pasa de sofisma garrulista, eso la que no se queda en el interesado juicio de intenciones o simplemente en el mas rampante prejuicio visceral. Con la salvedad de una aguda y profunda critica, en la que una anécdota se convierte en ley, y donde se da traste con finísimos argumentos a toda la estructura histórica del derecho romano que se cae ante nuestros ojos como un castillito de palillos ante las sutiles observaciones de nuestro ilustre sabio cronológico.

Y esto me recuerda a algo que decía Don Marcelino en el epilogo que comentaba esta mañana, no se muy bien por qué será:

“A este término vamos caminando más o menos apresuradamente, y ciego será quien no lo vea. Dos siglos de incesante y sistemática labor para producir artificialmente la revolución, aquí donde nunca podía ser orgánica, han conseguido no renovar el modo de ser nacional, sino viciarle, desconcertarle y pervertirle. Todo lo malo, todo lo anárquico, todo lo desbocado de nuestro carácter se conserva ileso, y sale a la superficie cada día con más pujanza. Todo elemento de fuerza intelectual se pierde en infecunda soledad o sólo aprovecha para el mal. No nos queda ni ciencia indígena, ni política nacional, ni, a duras penas, arte y literatura propia. Cuanto hacemos es remedo y trasunto débil de lo que en otras partes vemos aclamado. Somos incrédulos por moda y por parecer hombres de mucha fortaleza intelectual. Cuando nos ponemos a racionalistas o a positivistas, lo hacemos pésimamente, sin originalidad alguna, como no sea en lo estrafalario y en lo grotesco. No hay doctrina que arraigue aquí; [1039] todas nacen y mueren entre cuatro paredes, sin más efecto que avivar estériles y enervadoras vanidades y servir de pábulo a dos o tres discusiones pedantescas. Con la continua propaganda irreligiosa, el espíritu católico, vivo aún en la muchedumbre de los campos, ha ido desfalleciendo en las ciudades; y, aunque no sean muchos los librepensadores españoles, bien puede afirmarse de ellos que son de la peor casta de impíos que se conocen en el mundo, porque, a no estar dementado como los sofitas de cátedra, el español que ha dejado de ser católico es incapaz de creer en cosa ninguna, como no sea en la omnipotencia de un cierto sentido común y práctico, las más veces burdo, egoísta y groserísimo. De esta escuela utilitaria suelen salir los aventureros políticos y económicos, los arbitristas y regeneradores de la Hacienda y los salteadores literarios de la baja prensa, que, en España como en todas partes, es un cenagal fétido y pestilente.”

http://www.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras...

107 DeElea, día 7 de Agosto de 2010 a las 02:18
Pero dejando ahora de lado a tan agudos críticos, que me traen al recuerdo aquello de: “desprecian cuanto ignoran”, el articulo me ha hecho notar un proceso que tiene que ver también con el asunto de las leyes pero en otro sentido y del que de manera casi profética nos hablaba otro español :

(texto no recomendado para quienes paredezcan de ardor de estomago volteriano)

“Señores, os ruego me prestéis atención; voy á poneros en presencia del paralelismo mas maravilloso que ofrece la historia. Vosotros habéis visto que en el mundo antiguo, cuando la represión religiosa no podia bajar mas porque no existia ninguna, la represión política subió hasta no poder mas, porque subió hasta la tiranía. Pues bien, con Jesucristo , donde nace la represión religiosa, desaparece completamente la represión política. Es esto tan cierto, que habiendo fundado Jesucristo una sociedad con sus discípulos, fue aquella la única sociedad que ha existido sin gobierno. Entre Jesús y sus discípulos no habia mas gobierno que el amor del Maestro á los discípulos y el amor de los discípulos al Maestro. Es decir, que cuando la represión era completa, la libertad era absoluta.

Sigamos el paralelismo. Llegan los tiempos apostólicos, que los estenderé, porque así conviene ahora á mi propósito, desde los tiempos apostólicos propiamente dichos, hasta la subida del cristianismo al Capitolio en tiempo de Constantino el Grande. En este tiempo, señores, la religión cristiana, es decir la represión religiosa interior, estaba en todo su apogeo; pero aunque estaba en todo su apogeo, sucedió lo que sucede en todas las sociedades compuestas de hombres, que comenzó á desarrollarse un germen, nada mas que un germen de licencia y de libertad religiosa. Pues bien, señores, observad el paralelismo : á este principio de descenso en el termómetro religioso corresponde un principio de subida en el termómetro politico. No hay todavía gobierno, no es necesario el gobierno , pero es necesario ya un germen de gobierno. Así en la sociedad cristiana entonces no habia de hecho verdaderos magistrados, sino jueces arbitros y amigables componedores, que son el embrión del gobierno. Realmente no habia mas que eso; los cristianos de los tiempos apostólicos no tuvieron pleitos, no iban á los tribunales, decidían sus contiendas por medio de arbitros. Obsérvese, señores, cómo con la corrupción va creciendo el gobierno.

Llegan los tiempos feudales, y en estos la religión se encuentra todavía en su apogeo, pero hasta cierto punto viciada por las pasiones humanas. ¿Qué es lo que sucede, señores, en este tiempo en el mundo político? Que ya es necesario un gobierno real y efectivo, pero que basta el mas débil de todos, y así se establece la monarquía feudal, la mas débil de las monarquías.

Seguid observando el paralelismo. Llega, señores, el siglo XVI. En este siglo, con la gran reforma luterana, con ese grande escándalo político y social, tanto como religioso, con ese acto de emancipación intelectual y moral de los pueblos, coinciden las siguientes instituciones. En primer lugar, en el instante, las monarquías, de feudales, se hacen absolutas.Vosotros creeréis, señores, que mas que absoluta no puede ser una monarquía : un gobierno, ¿qué puede ser mas que absoluto? Pero era necesario, señores, que el termómetro de la represión política subiera mas, porque el termómetro religioso seguía bajando; y con efecto subió mas. ¿Y qué nueva institución se creó? La de los ejércitos permanentes. ¿Y sabéis, señores, lo que son ejércitos permanentes? Para saberlo, basta saber lo que es un soldado : un soldado es un esclavo con uniforme. Así, pues, veis que en el momento en que la represión religiosa baja, la represión política sube al absolutismo, y pasa mas allá. No bastaba á los gobiernos ser absolutos; pidieron y obtuvieron el privilegio de ser absolutos y tener un millón de brazos.

A pesar de esto, señores, era necesario que el termómetro político subiera mas, porque el termómetro religioso seguia bajando; y subió mas. ¿Qué nueva institución, señores, se creó entonces? Los gobiernos dijeron : tenemos un millón de brazos y no nos bastan; necesitamos mas, necesitamos un millón de ojos; y tuvieron la policía, y con la policía un millón de ojos. A pesar de esto, señores , todavía el termómetro político y la represión política debían subir, porque á pesar de todo, el termómetro religioso seguia bajando; y subieron.

A los gobiernos, señores, no les bastó tener un millón de brazos; no les bastó tener un millón de ojos; quisieron tener un millón de oídos, y los tuvieron con la centralización administrativa, por la cual vienen á parar al gobierno todas las reclamaciones y todas las quejas.

Y bien, señores; no bastaba esto, porque el termómetro religioso siguió bajando, y era necesario que el termómetro político subiera mas. ¡Señores, hasta dónde! Pues subió mas.

Los gobiernos dijeron : no me bastan para reprimir, un millón de brazos; no me bastan para reprimir, un millón de ojos; no me bastan para reprimir, un millón de oídos; necesitamos mas : necesitamos tener el privilegio de hallarnos á un mismo tiempo en todas partes. Y lo tuvieron; y se inventó el telégrafo.

Señores, tal era el estado de la Europa y del mundo cuando el primer estallido de la última revolución vino á anunciarnos, á anunciarnos á todos, que no habia bastante despotismo en el mundo; porque el termómetro religioso estaba por bajo de cero. Ahora bien, señores, una de dos...
Yo he prometido, y cumpliré mi palabra, hablar hoy con toda franqueza.

Pues bien, una de dos : ó la reacción religiosa viene ó no : si hay reacción religiosa, ya veréis, señores, como subiendo el termómetro religioso comienza á bajar natural, espontáneamente, sin esfuerzo ninguno de los pueblos, ni de los gobiernos, ni de los hombres, el termómetro político, hasta señalar el dia templado de la libertad de los pueblos : pero si por el contrario, señores, y esto es grave (no hay la costumbre de llamar la atención de las asambleas deliberantes sobre las cuestiones hacia donde yo la he llamado hoy; pero la gravedad de los acontecimientos del mundo me dispensa, y yo creo que vuestra benevolencia sabrá también dispensarme); pues bien, señores, yo digo que si el termómetro religioso continúa bajando, no sé adonde hemos de parar. Yo, señores, no lo sé, y tiemblo cuando lo pienso. Contemplad las analogías que he puesto á vuestros ojos; y si cuando la represión religiosa estaba en su apogeo no era necesario ni gobierno ninguno siquiera, cuando la represión religiosa no exista, no habrá bastante con ningún género de gobierno, todos los despotismos serán pocos.

Señores, esto es poner el dedo en la llaga, esta es la cuestión de España, la cuestión de Europa, la cuestión de la humanidad, la cuestión del mundo.
Considerad una cosa, señores. En el mundo antiguo la tiranía fue feroz y asoladora, y sin embargo esa tiranía estaba limitada físicamente, porque todos los Estados eran pequeños, y porque las relaciones internacionales eran imposibles de todo punto; por consiguiente en la antigüedad no pudo haber tiranías en grande escala, sino una sola, la de Roma. Pero ahora, señores, ¡cuan mudadas están las cosas! Señores, las vias están preparadas para un tirano gigantesco, colosal, universal, inmenso; todo está preparado para ello : señores, miradlo bien; ya no hay resistencias ni físicas ni morales : no hay resistencias físicas, porque con los barcos de vapor y los caminos de hierro no hay fronteras; no hay resistencias físicas, porque con el telégrafo eléctrico no hay distancias; y no hay resistencias morales, porque todos los ánimos están divididos y todos los patriotismos están muertos. Decidme, pues, si tengo ó no razón cuando me preocupo por el porvenir próximo del mundo : decidme si al tratar de esta cuestión no trato de la cuestión verdadera.

Una sola cosa puede evitar la catástrofe, una y nada mas : eso no se evita con dar mas libertad, mas garantías, nuevas constituciones; eso se evita procurando todos,hasta donde nuestras fuerzas alcancen, provocar una reacción saludable, religiosa. Ahora bien, señores : ¿es posible esta reacción? Posible lo es : pero ¿es probable ? Señores, aquí hablo con la mas profunda tristeza : no la creo probable. Yo he visto, señores, y conocido á muchos individuos que salieron de la fe y han vuelto á ella: por desgracia, señores, no he visto jamas á ningún pueblo que haya vuelto á la fe después de haberla perdido.”

Donoso Cortés
http://es.wikisource.org/wiki/Discurso_sobre_la_di...
108 Perieimi, día 7 de Agosto de 2010 a las 08:41
Lo ves, cómo el inglés es muy útil:

http://www.youtube.com/watch?v=QNgcvhXX6v4&NR=...

« 1 2 3 »

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899