Pío Moa

« Un gobierno de ladrones | Principal | Protagonistas de la transición (y II) Los opositores »

El caso Regina Otaola / Protagonistas de la transición (I) los franquistas

15 de Junio de 2010 - 08:31:03 - Pío Moa

Compartir:
Menéame Tuenti



****En Los últimos de Filipinas del domingo se trató el caso de Regina Otaola, vergonzosamente abandonada por el PP, al igual que María San Gil, Santiago Abascal y otros. Expuse la opinión de que estas personas valientes y ejemplares en una situación tan siniestra como la  creada en las Vascongadas, tienen poco que hacer en el PP rajoyano. Son señoritos y mindundillos como Basagoiti o el otro que atacaba especialmente a María San Gil, quienes dominan ese partido, y la retirada de la bandera española de su web es muchísimo más que una anécdota. Un partido  caracterizado por la colaboración con el PSOE en el intento de disgregar y hundir a España. He dicho que Rajoy colaboraba con el terrorismo etarra, y lo mantengo: la clave de esa colaboración por parte del gobierno ha sido el estatuto de Cataluña, oferta básica a la ETA. Y Rajoy, después de denunciar ese estatuto, ha pasado a imitarlo en Valencia y otros lugares, ha ayudado a inventar una nueva “realidad nacional” en Andalucía, etc. Mientras esto no se entienda y se considere al actual PP la alternativa, los rajoyes podrán seguir apuñalando por la espalda al país y a la democracia.



****Dice el gran maestre de una rama de la masonería que los masones no son quemaiglesias ni matacuras. Puede ser. Pero siempre han estado muy en las proximidades de la quema de iglesias y de la matanza de curas. Que nunca han denunciado como lo que realmente han sido: destrucción de nuestra herencia cultural y genocidio.

 

-------------------------------------------------------------

 

   La reforma no fue la de Fraga, sino la de Torcuato Fernández Miranda, que la diseñó, de Suárez, que la aplicó y le dio su impronta, y del rey Juan Carlos I, que la auspició desde el poder heredado de Franco. Areilza, cuando creía ser el elegido para dirigir la reforma, definió al rey como “el motor del cambio”, aserto que depende del sentido que se dé al término “motor”. Quizá lo fue más propiamente Torcuato, con Suárez como “motorista” y el rey como empresario. Pero no es cuestión muy relevante. Una breve semblanza de los  principales protagonistas, y también de los opositores, ayudará a entender  parte de las virtudes y defectos de la transición. 


   
 En verano de 1976, Juan Carlos tenía 38 años. Nacido en Roma en plena guerra civil española, era hijo de Don Juan y nieto de Alfonso XIII, el rey que en 1931 había entregado el poder a los republicanos. Teniendo diez años,  Franco convenció a Don Juan de la necesidad de educarlo en España, donde recibió enseñanza superior militar y universitaria, y específica por medio de tutores como Torcuato Fernández Miranda, el general Alfonso Armada y catedráticos distinguidos. No mostró mucha afición al estudio, según Franco, quien, no obstante, le cobró  cariño casi paternal. Informado el Caudillo de su escaso rendimiento en teoría militar, comentó: “un rey no necesita ser un experto en cuestiones bélicas. Le basta saber lo básico, ser hombre de honor y amar a España”. En otra ocasión declaró: “Aunque parece algo sometido a su padre, le considero persona inteligente y de carácter bondadoso. Muchos creen que es un poco infantil, pero esto se le pasará  una vez (…) conozca mejor el mundo y la manera de ser de la gente”; “Discurre muy bien y piensa por cuenta propia  (…) No creo que  en asuntos de política esté entregado a su padre”. Los críticos reprocharán al rey su escasez de lecturas. Le gustaban en cambio deportes como la vela, el esquí o las motos y era también un tanto mujeriego. Su mentor Fernández Miranda le animaba a que, más que leer, aprendiera “escuchando y mirando a su alrededor” y a “no fiarse de las apariencias”. Como fuere, iba a mostrar un agudo instinto político y facilidad de trato con muy variados personajes
.

   
Juan Carlos se casó en 1962, en Atenas, con la princesa Sofía de Grecia,  después de vencer algunos obstáculos derivados de la diferencia de religión (ortodoxa griega la de ella). El acontecimiento, de repercusión europea, dio lugar a roces entre padre e hijo,  pues Don Juan buscaba gestos de distanciamiento entre los recién casados y Franco, que no ocurrieron. Sofía había esperado un Caudillo “duro, seco, antipático”, pero encontró “un hombre sencillo, con ganas de agradar y muy tímido”. También le sorprendió el calor popular con que era acogido en Barcelona y otros lugares, pues le habían hecho creer lo contrario. Franco quedó encantado con la princesa, a quien describió como “muy agradable, inteligente y muy culta”, “sumamente inteligente y simpática”
.  

  
Juan Carlos debió de saber pronto que él, y no su padre, estaba destinado al trono. Quizá ello le causó algún conflicto interno, pero mostró siempre clara voluntad de reinar y supo calmar poco a poco la indignación de Don Juan, arguyendo que la monarquía solo podía volver a partir de la decisión de Franco. Durante la agonía de este, Juan Carlos parece haber pasado noches de insomnio ante una proyectada declaración del Conde de Barcelona,  en las que este se proclamaba heredero de la monarquía, “con deberes irrenunciables”, deslegitimaba al franquismo como “poder personal absoluto” y mencionaba al príncipe solo como “hijo y heredero”, cuestionando su realeza salida implícitamente de aquel “poder absoluto”. Tusell, algo oficiosamente, considera irrelevante la declaración, mientras que para Ansón fue un documento del mayor alcance político. La declaración salió a la luz en París apenas fallecido el Caudillo, pero ante el rápido reconocimiento de Juan Carlos como rey en las Cortes y la ausencia de signos de desplome del franquismo, Don Juan se resignó: el día 28 dio una alegría a su hijo con un mensaje secreto admitiendo el hecho consumado y anunciándole su abdicación para cuando el nuevo monarca creyera oportuno
.

 
  
 Parece que el príncipe correspondió al afecto de Franco. En el entierro se le vio emocionado, y, entrevistado años después por la frívola periodista inglesa Selina Scott, declaró: “No permito que en mi presencia se hable mal de Franco, porque entiendo que él me hizo rey”. No obstante la buena relación personal, en algún período imprecisable el aún príncipe fue cambiando sus ideas hacia un reformismo más o menos amplio. Para cuando Franco entraba en la agonía, pensaba en “organizar la derecha y contar también con la izquierda”; un síntoma  de su orientación fue su rechazo a Silva Muñoz, a pesar de su prestigio, como posible jefe de gobierno, por considerarlo “confesional”; y por la misma razón prescindió de López Rodó, uno de los mayores artífices del desarrollo español y uno de los políticos que más habían trabajado por llevarle al trono.  Pero no es fácil conocer su verdadero pensamiento al ser nombrado sucesor del Caudillo en 1969 y jurar los principios del Movimiento. Posteriormente sugirió haber tenido ya entonces un designio claro, viéndose obligado a la paciencia y el disimulo. Quizá. Desde luego, debía de encontrarse incómodo con los franquistas que sospechaban de él y de los borbones en general. Bastantes años después diría: “”Se necesitaban hombres nuevos, jóvenes (…) Bajo el franquismo, el poder absoluto lo ejercía un anciano. Y yo, recién llegado, era un hombre joven, con una necesidad casi física de rodearme de hombres jóvenes como yo”. La frase indica cierta superficialidad;  no faltaban los jóvenes franquistas poco afectos a él, mientras que  su principal mentor, Torcuato  Fernández Miranda, pertenecía a una generación anterior
.

 
  
Probablemente Juan Carlos, como otros políticos del régimen, veía en la monarquía la clave de todo, por sí misma y como símbolo de la continuidad histórica de España. Y antes o después debió de convencerse de que ese designio chocaba con el mantenimiento del franquismo en la Europa de entonces. El Movimiento solo podía continuar si el rey heredaba literalmente al Caudillo, y las familias del régimen permanecían unidas, cosas ambas en verdad imposibles.

 
                                                                ***

   
 Suárez, el hombre del monarca y de Torcuato, tenía mucho en común con el rey: era simpático, ambicioso,  deportista, extrovertido, con encanto personal y  trato “seductor”; y también a él se le acusaba de cierta frivolidad y pobreza intelectual. Nacido en Ávila y solo cinco años mayor que Juan Carlos, había estudiado Derecho en Salamanca. Hizo su carrera política desde 1958 en el sector más conservador del Movimiento. En 1967 fue procurador en Cortes por Ávila y gobernador civil de Segovia al año siguiente. Entre  1969, año de la sucesión en Juan Carlos, y 1973, dirigió Radio Televisión Española, en cuya utilización adquirió experiencia. Buscó protectores (Carrero, Herrero, Torcuato), hacia quienes se mostraba solícito y “disponible”, en expresión de Torcuato. Los pesos pesados del franquismo le tenían por hombre versátil y utilizable, pero de poca talla política. Torcuato y el rey lo habían introducido en el gabinete de Arias como agente e informador, y, según Fraga, hizo perder al gobierno dos meses con vanas discusiones en la comisión mixta, apoyándose en los sectores continuistas: “Es muy fácil comparar  los gobernadores civiles que  nombra Suárez en esa época con los que nombró después. Suárez jugó a dos cartas y dos momentos, y en ambos, a su promoción personal”
.

  
Pero el rey no lo había tenido en cuenta como posible sucesor de Arias hasta que, hacia febrero, Torcuato le convenció de sus cualidades como hombre de acción, sin muchas ideas o convicciones, pero fiel, dispuesto y hábil en el trato con los demás, dones necesarios para la tarea. Contra Areilza y Fraga pesaban precisamente sus ideas y relevancia política, según Torcuato: “La personalidad de Areilza o la de Fraga darían lugar a un Gobierno Areilza o a un Gobierno Fraga”, mientras que “Suárez garantizaba un Gobierno del Rey”. Y de Torcuato, obviamente
.  

  
Y Suárez aceptó con la mayor naturalidad. Mientras bastantes políticos vacilaban ante las responsabilidades derivadas de encarrilar un cambio inevitablemente complejo y arriesgado,  Suárez no parecía tener ninguna duda o inhibición. Cuando Ortí Bordás, rechazó la oferta de Fernando Herrero Tejedor de presidir la asociación UDPE, primer intento de organizar a un amplio sector del franquismo con vistas a la nueva situación, Suárez se acercó y dijo “con ímpetu” al ofertante: “Fernando, ¡nómbrame a mí!”
.

  
El propio Torcuato, de todas formas, no las tenía todas consigo. En marzo, cenando en casa de Suárez,  le insinuó que él podría sustituir a Arias, y “no dijo, ni por cortesía, “Hombre, no” (…) Me impresionó su mirada  como si en el fondo de ella estallara  el sueño de una ambición (…) Como si el fondo de aquella mirada fuera turbio  y hubiera en ella algo así como una desmesurada codicia de poder. Nada claro, pero sí desazonante”. El 20 de abril volvió a encontrarle “demasiado interesado en la sucesión de Arias. ¿Es que sueña después de aquella cena? (…)  “Hay que obligar al rey”, dijo. Las prisas de Suárez inquietaron a Torcuato, quien se preguntó si ellas “no responden a su propia ambición”; “¿Cuánto había de visión de futuro y de voluntad de servicio y cuánto de levedad de principios y de codicia política?”; “¿Qué primaba, la voluntad de servir o la de mandar?”. “No me gusta la facilidad con que acepta (…) desde la cena en que mis palabras debieron sonarle como las de las brujas de Macbeth”
. Pero siguió con Suárez porque “mi influencia y poder sobre él eran indudables”, “Sobre él ejerzo una gran autoridad y eso puede ser decisivo”. Además, su condición de “hombre del Movimiento” podía servir para contener o engañar a los continuistas.

  
Suárez emprendió su tarea siguiendo el guión de Torcuato, del cual se apartaría  más tarde. Por su parte,  Martín Villa  señala: “Sin desmerecer la autoría de Fernández-Miranda (…)  es también de justicia afirmar que el “papel” de Suárez  nunca estuvo escrito en su integridad, por lo que puede atribuírsele  una parte nada desdeñable, la más importante, de la suma de pequeños y grandes aciertos que  configuran la bondad  y el éxito global del proceso. Suárez tuvo que  aportar sustanciales y notables decisiones y actitudes, sin las cuales el resultado  de la transición no habría sido tan redondo (…) Soy testigo (…) de la forma impecable con la que se enfrentó a la reforma política y a las dificultades de la España de entonces”. El juicio sobre el “papel” de Suárez varía bastante según los autores. Fraga lo encontraría “pésimo”
.

   
Con Suárez fueron perfilándose en el franquismo tres tendencias, una claramente continuista sobre la base del Movimiento, aunque admitiese reformas menores, representada por el líder de Fuerza Nueva Blas Piñar, y dos reformistas, una más despegada del régimen anterior, y otra menos. Contra lo que se creyó al principio, la más despegada sería la capitaneada por Suárez, y la contraria, al menos por un período, la representada por Fraga. La dinámica emprendida por Suárez, bajo el amparo de Juan Carlos, empujaría a más y más concesiones a la oposición, aunque se mantuviesen en la etapa decisiva  dos principios básicos: el franquismo como origen legal y legítimo del cambio,  y la evitación de un derrumbe político como el ocurrido en los años 30-31 con motivo de otra transición.

    
                                                                  ***

   
Muy distinto del rey y de Suárez era el propio Torcuato Fernández Miranda. Nacido en Gijón, de una generación anterior, tenía 21 años en 1936, e hizo la guerra civil como alférez provisional, es decir, oficial voluntario formado en un cursillo rápido, por las necesidades bélicas. Un puesto reputado por su peligrosidad: “alférez provisional, cadáver efectivo”, era uno de los dichos  algo burlescos que circulaban al respecto. Después de la guerra hizo una brillante carrera universitaria como catedrático de Derecho Político en Madrid y rector de la universidad de Oviedo. Procedía de la Falange pero, como Arias, sin identificarse de lleno con ninguna de las familias del franquismo, no obstante lo cual tuvo en él cargos muy relevantes, debido, en parte, a reconocérsele un alto nivel intelectual: fue el educador que  más influyó sobre el príncipe Juan Carlos, y entre 1969 y 1974 se desempeñó como secretario general del Movimiento, cargo que juró con camisa blanca, en lugar de la azul del uniforme.

  
Durante el breve gobierno de Carrero Blanco fue además vicepresidente, en cuya condición mantuvo el orden con eficacia y tranquilidad después del magnicidio. Quedó a continuación políticamente opacado, pero siempre como primer consejero de Juan Carlos y probable primer jefe de gobierno de la monarquía. Sin embargo cedió ese puesto, provisionalmente, a Suárez, dedicándose a presidir las Cortes donde haría el trabajo fundamental de la reforma entre la clase política franquista. Dentro de su firme adhesión al régimen había obrado con liberalidad, por ejemplo al facilitar al socialista Tierno Galván la obtención de una cátedra de Derecho Político (Debe señalarse que las oposiciones solían ser más rigurosas e independientes que las implantadas desde la época socialista, y que en ellas obtuvieron puestos administrativos relevantes  personas ya conocidas como desafectos al régimen, a veces incluso comunistas: así Ramón Tamames, Carlos Castilla del Pino,  Luis Martín Santos,  Ángel Viñas, Carlos Jiménez Villarejo, José Luis Sampedro y tantos más.)

  
No solo la biografía, también la personalidad de Torcuato difería radicalmente de la del rey y Suárez. Era mucho más culto, de visión política más amplia y matizada que ellos, y no tenía fama de simpático o seductor, sino de maquinador seco, inteligente y frío; tampoco mantenía relaciones estrechas con la clase política o la económica, que le respetaban sin amarle.  Ello no lo convierte en poco afecto al régimen, como después se ha pretendido oficiosamente, al igual que de tantos otros, dando alcance exagerado a los naturales roces entre familias y personajes.  

 
 
Si una conclusión de Franco y muchos otros, a la luz de la experiencia histórica española, era que los partidos  resultaban nefastos y destructivos, Torcuato matizaba más: distinguía entre partidos institucionales y revolucionarios. “El primer tipo acepta el sistema (…) mientras el segundo tiene  como primer objetivo el asalto al poder para destruir el sistema”. En España, los partidos revolucionarios habían marcado casi siempre la pauta,  porque incluso muchos institucionales perdían ese carácter cuando eran desplazados del poder
. Pero ¿era el Movimiento el sistema adecuado? Conforme pasaban los años, él y muchos otros constataban que el Movimiento perdía su capacidad de integración y  nacían partidos extramuros de él, revolucionarios en principio, pero cuya debilidad los hacía susceptibles a un compromiso institucional.

   
Ni Suárez ni Juan Carlos, por sus condiciones intelectuales y conocimientos, habrían logrado diseñar una transición lo bastante radical para llegar a una democracia corriente, y lo bastante continuista para apoyarse en la legitimidad del régimen anterior.  Su idea de la reforma, de concepción aparentemente sencilla, podía resultar muy complicada en la práctica. Se trataba de interpretar, incluso manipular, pero reconociéndolos como punto de partida, los principios del Movimiento para que abrieran paso a un régimen de estilo eurooccidental, y de ahí un doble conflicto, que exigía un equilibrio cuidadoso: con la oposición, opuesta a una democracia legitimadora del franquismo, y con gran parte del propio franquismo, convencido de la maldad de tales soluciones, al menos para España, y temeroso de una crisis como la de los años 30. El primer conflicto tenía menor enjundia, pues Fraga había domeñado en lo esencial los ímpetus de la oposición; pero el segundo traía mucha más complicación, porque los continuistas dominaban, o lo parecía, muchas instituciones, entre ellas las fuerzas armadas…si bien se hallaban divididos y no tenían idea clara de cómo afrontar los cambios. Era preciso convencerlos de que no había otra salida que la reforma, y a ello se aprestó Torcuato desde la presidencia de las Cortes. También  urgía acelerar el proceso  antes de que la situación se pudriese y la oposición cobrase fuerza excesiva.

   
La reforma de Torcuato no difería en nada esencial de la de Fraga: la meta común era una democracia liberal sin ruptura o deslegitimación del franquismo ni quiebra del estado; las discrepancias, más de matiz, giraban en torno a la realización por etapas (Fraga) o en un solo acto, el papel del referéndum  previsto que culminase el proceso, y quizá los plazos de legalización del PCE. Había otra diferencia de matiz en la actitud hacia el rey, con quien congeniaba más Torcuato que Fraga. La posible reforma de Areilza se habría acercado más al rupturismo, pero nunca fue detallada ni aplicada. Antes de caer Arias, el PSOE y la mayor parte de la oposición iban aceptando ya la reforma de Fraga. La imposición de la reforma de Torcuato se debió, como quedó indicado, a un problema de personalidades: Fraga estaba siempre en primer plano, mientras que Torcuato aceptaba obrar como eminencia gris durante la primera fase del proceso, aunque esperaba acceder a la jefatura del gobierno una vez Suárez hubiera cumplido su misión. Sus cuidadosos cálculos  iban a fallar en esta segunda fase.

 

Comentarios (84)

« 1 2 »

51 kufisto, día 15 de Junio de 2010 a las 19:32
BB

Vaya, vaya...así que doña Rosita Diez (ex de Chicho Terremoto) ha ido en busca del placet mandilón, como marianico en Méjico.

No me explico el por qué nuestra insigne clase política peregrina en busca de la bendición mandilona sabiendo, como nos ha confirmado tito shermito, que sólo se dedican a hablar de fútbol, tías y astronomía.
52 Sorel, día 15 de Junio de 2010 a las 19:32
Pr favor, para aquellos que no dominamos la lengua de la pérfida Albión, nos sería de gran utilidad una traducción al CASTELLANO.
53 kufisto, día 15 de Junio de 2010 a las 19:34
BB

¡y gastronomía!
54 lead, día 15 de Junio de 2010 a las 19:39
[Bailarle el agua al violento, buscando su "protección": el mecanismo de la Mafia]

manuelp en #45:

La ciudadanía de estos países [democracias occidentales] creyó posible eludir el peligro metiendo la cabeza debajo del ala - como pasa hoy también - ó haciendo causa común con los totalitarios y al final lo que consiguió fue que el peligro creciese más y más.

En efecto, esto sigue pasando, tanto contemporizando con la llamada "izquierda" (Vulgata soviética, último párrafo del post #44) como con los nuevos totalitarismos, como el islamofascismo, según acabamos de ver con lo de la "flotilla de la solidadridad".

Supongo que a ello contribuye, también, un componente de la psicología humana, tanto la individual como la colectiva: la fascinación y el hechizo de la crueldad, la brutalidad y la tiranía, como ha denunciado repetidamente Moa que ocurrió (y ocurre) con ETA; en el mismo momento que ésta cometió su primer asesinato, toda la "oposición" al franquismo cayó arrebolada, arrebatada y encantada con el nuevo chulo del barrio. Como se decía entonces en la "izquierda": "Qué importante debe ser su causa para que maten así", es decir, cuanto más matan, más respetable es su causa. Vomitivo y repugnante...pero así funciona la humana naturaleza (de muchos, no de todos). Y así ha funcionado con los comunistas, de Stalin, de Mao, de Castro, de Pol Pot, etc.

En el fondo, es un mecanismo de autodefensa para, bailándole el agua al bruto, tratar de evitar su ira: que descargue su violencia sobre otros (y nosotros jaleándole para así protegernos). Es una forma de miseria moral, como la que existe en la sociedad vasca (como denunciaba anteayer Regina Otaola, en el programa de César Vidal: Regina Otaola se tiene que marchar del País Vasco porque, con la posición que ha mantenido frente a los poderes allí dominantes --nacionalismo...y socialismo--, nadie se atrevería a darle trabajo).

Ese es el envilecimiento social que existe, por ejemplo, en las regiones del Sur de Italia donde campa con fuerza la Mafia. Pues, eso, como la Mafia.
55 LeonAnto, día 15 de Junio de 2010 a las 19:49
#49 Momia: Parcialmente de acuerdo, lo cierto es que los saharauis tampoco se portaron bien con España.
56 manuelp, día 15 de Junio de 2010 a las 19:50
# 54 lead

Por eso, en los momentos de peligro, las sociedades necesitan líderes capacitados y resueltos que se pongan al frente de su defensa. Ese es el fundamento de todos los ejércitos y de sus conductores. Cuando esos líderes faltan, la masa social por sí sola, no es capaz de oponer una resistencia eficaz. Ese es el germen y la necesidad del Estado contra lo que predican las utopías irrealizables anarco-lo-que-sea.
57 schopena, día 15 de Junio de 2010 a las 19:53
MASONERÍA
(J. Boor – pseudónimo de Francisco Franco)
Páginas 33- 42- 43- 47-

...con la disculpa del embarque de un batallón en Barcelona para Marruecos se desencadenan los sucesos conocidos por los de la Semana Sangrienta. La acción en Marruecos se iniciaba con el desagrado de Francia, que no disimulaba su mal humor. La masonería fue, una vez más, el medio empleado para desatar nuestra revolución y frenar nuestro progreso. La misma que en el siglo anterior utilizó al hermano Riego para evitar el embarque de sus tropas para América, y la misma que en el año 1898, por medio de una mayoría parlamentario masónica, traiciona a nuestro Ejército y manda sus comisionados a París a firmar aquella vergüenza, estigma de todo un sistema.
La desproporción y falta de relación del fin conseguido y de los medios empleados se acusa al más ligero de los análisis. Aquel movimiento revolucionario de Cataluña no tiene nada de social y sí de político, y se caracterizó por su sello irreligioso y ácrata, con corte de comunicaciones, voladora de puentes, quema de templos y ataques y asesinatos de religiosos y agentes de la autoridad. Su sello es inconfundible: se destruyen cuarenta iglesias y conventos, pero ni una sola fábrica ni establecimiento privado o público.

De origen masónico fueron todos los movimientos revolucionarios que en siglo y medio se suceden en nuestro territorio, y los de secesión de nuestros territorios de América, y masones los gobernantes y generales comprometidos en todas las traiciones que mutilaron nuestra Patria.

Son múltiples las publicaciones masónicas que al correr de los años han aportado una prueba abrumadora de estas traiciones; pero no es necesario retroceder en la Historia para constatar tales hechos. El año último se publica en América, por la editorial Kler, de Buenos aires, una novísima edición del Diccionario enciclopédico de la Masonería, redactado por dos eruditos francmasones, don Lorenzo Frau Abrines y don Rosendo Arus Arderíu, grados 33 del rito escocés antiguo y aceptado, y el segundo de ellos gran maestre de la gran logia regional catalanobalear. En él aparecen retratados, con sus mandiles y atributos, muchos de los principales personajes de las distintas naciones, a quienes por su alta jerarquía política los consideran dignos de figurar en su libro de honor. No faltan en él las figuras históricas españolas, y en el tercer tomo, en la parte histórica de la masonería destinada a España, confirma con las siguientes palabras su acción decisiva bajo nuestra República: “149 masones conocidos figuraron en las Cortes constituyentes de la República, aparte de los ministros, subsecretarios, gobernadores civiles de las distintas provincias y directores” (página 467 del tomo Tercero)

¿Qué es, en síntesis, la masonería sino una secta secreta que asocia a grupos minoritarios de los países para lograr por el complot, la astucia y la protección extranjera, bajo una disciplina sin límites, apoderarse de la dirección y del mando de las naciones? ¿Por qué se ocultan sus decisiones y hasta su filiación al conocimiento del pueblo? Por constituir el vehículo secreto en que se incubaron las revoluciones liberales de los tiempos modernos imprimieron a la política liberal de muchos países una supeditación a los poderes masónicos extranjeros que los patrocinaron. Y a las consignas de fuera y al golpe de mallete de las grandes logias respondió toda la política exterior e interior de los Estados por virtud de aquellos conspicuos masones que, con la ayuda extraña, habían alcanzado el Poder en sus países.
Ni los intereses supremos de la Patria, ni el general del pueblo, ni el respeto a la conciencia religiosa de los más, ni los sentimientos del honor o de la propia estimación representaron nada frente a la obediencia obligada a los Poderes ocultos superiores. Y cuando en casos aislados se produjo la rebeldía a la demanda o habló el patriotismo por boca de sus gobernantes masones, la mano de algún desalmado fanático comprado se encargó de la correspondiente ejecución masónica. Prim, Canalejas, Melquíades Álvarez y Salazar Alonso fueron, entre otros muchos, masones ejecutados por designio expreso de la masonería para vengarse de su rebeldía.
-----------------

Cuando Franco se refería al complot judeo-masónico, sabía muy bien de lo que hablaba.

“España no volverá a tener un día de grandeza porque hizo mal… tantos miles de judíos quemados por la inquisición son difíciles de olvidar”. Haim Zalet. (Rabino, jefe de la comunidad sefardita, residente en Suiza. 11-3-76)




58 manuelp, día 15 de Junio de 2010 a las 19:57
# 55 LeonAnto

Cierto, a los saharauis les salió el tiro por la culata, se salieron de la sartén (España) para caer en el fuego (Marruecos). Evidentemente su fidelidad a España distó mucho de la que demostraron los habitantes de las Malvinas a Inglaterra en 1982 ante la invasión argentina.
59 acedece, día 15 de Junio de 2010 a las 20:08
#57 hola schopena

“España no volverá a tener un día de grandeza porque hizo mal… tantos miles de judíos quemados por la inquisición son difíciles de olvidar”. Haim Zalet. (Rabino, jefe de la comunidad sefardita, residente en Suiza. 11-3-76)


¿Miles de judios quemados por la inquisicion?

¿Que inquisicion, la española?

No estoy seguro, pero creo que la inquisicion española duro unos trescientos años y ejecutaron a unas 3000 personas, 30 por año.

Y habria que ver cuantos ejecutados eran judios.


Peronada, viva la leyenda negra, que los españoles semos mu malos, ca.gamos por la boca, tenemos branqueas y podemos respirar bajo el agua, y a las mujeres menopausicas españolas les salen aletas.



saludos
60 acedece, día 15 de Junio de 2010 a las 20:09
rectifico, 10 personas por año.
61 OJ, día 15 de Junio de 2010 a las 20:10
Muchísimas gracias @lead por los links de tu post #112. Espero poder leer las discusiones en cuanto tenga un rato libre.

En efecto, es importantísimo saber hoy si la destitución de Alcalá-Zamora en abril del 36 fue legal o ilegal. Por cierto, un buen comenatio el #108 de 23 de Septiembre de 2009 ( http://blogs.libertaddigital.com/presente-y-pasado... ).

Tanto tú como @manuelp tenéis unas aportaciones sensacionales a este blog. ¿Sois autores (o colaboradores), uno o ambos, de alguna bitácora que pueda ser seguida por Internet?
62 schopena, día 15 de Junio de 2010 a las 20:14
# 59 acedece

Hola.
Estoy completamente de acuerdo con usted.

63 menorqui, día 15 de Junio de 2010 a las 20:16
46, 51, manuelp, kufisto

¿Y quién les dice a ustedes que esa información sea cierta? ¿Hay algo en ese enlace que lleve a creerlo?
64 manuelp, día 15 de Junio de 2010 a las 20:23
# 61 OJ

Muchas gracias por los elogios inmerecidos. Yo en el único blog que participo es en este y, muy, muy ocasionalmente, en el foro militar general.

http://www.militar.org.ua/foro/



65 manuelp, día 15 de Junio de 2010 a las 20:25
# 63 menorqui

¿Que lleve a creer qué?, ¿que se celebró la reunión ó que los temas tratados fuesen esos?.
66 kufisto, día 15 de Junio de 2010 a las 20:25
BB

menorqui 63#

¿Y quién me dice a mí que tú no eres una máquina programada por la Masonería Internacional para que, bajo apariencia humana, malmeta y siembre la duda sobre aquellos que pensamos que los mandilones no son sino otros tipos como tantos que quieren ser los Amos del Mundo?
67 kufisto, día 15 de Junio de 2010 a las 20:28
BB

Porque, querido/a menorqui, hay madrugadas en las que tus comentarios son similares a los de HAL 9000 cuando Dave comienza a desprogramarlo.
68 lead, día 15 de Junio de 2010 a las 20:33
OJ #61:

Yo sólo participo en algunos de los blogs de "Libertad Digital", dominantemente en el de Pío Moa, y, ocasionalmente, en el de Federico Jimánez Losantos, el de Luis del Pino y heterodoxias.com (el blog conjunto de Cruistina Losada, José García Dominguez y Juan Carlos Girauta).

La temática que se aborda en el blog de Pío Moa (la Historia, incluyendo la Historia de las Ideas) es tan amplia y profunda que te exige un nivel de lecturas y de reflexión que te mantiene bastante ocupado (otros juegan al golf, al ajedrez o al "sillón-ball", sobre todo en ocasiones como la de este Campeonato Mundial de Fútbol; yo prefiero esto, aunque pienso ver los partidos de España, como vi la final de Nadal en Roland Garros).[*]

[*] El deporte, en dosis moderadas, de práctica o de contemplación, no está reñido con una mayor dedicación a aficiones intelectuales. Esta mañana, en el programa de es.Radio, cuando César Vidal y Federico Jz. Losantos estaban hablando de Companys (y de los 5 mil y pico fusilados bajo su atenta mirada) y de la entrada de los "nacionales" en Barcelona --con Antoni(o) Tapies en la vanguardia--, Vidal nos ha descubierto que, al igual que José Luis Garci, es un apasionado del boxeo. Yo no he visto en mi vida un combate en vivo y en directo...como tampoco he visto una corrida de toros. Pero no me opongo ni al uno ni a las otras.
69 lead, día 15 de Junio de 2010 a las 20:37
OJ #61

Y, al igual que manuelp, también te agradezco los inmerecidos elogios.
70 manuelp, día 15 de Junio de 2010 a las 20:44
# 63 menorqui

De todas formas se lo puede preguntar usted mismo a ambos dos.

http://rosadiez.net/

http://www.logiamozart.org/
71 kufisto, día 15 de Junio de 2010 a las 20:46
BB

Muy vidaliano eso de "ambos dos". Sin "acritú"
72 DeElea, día 15 de Junio de 2010 a las 20:55
Bueno parece que Pedroman a pasado de un delicioso batiburrillo a mandar los niños a freír a Mostoles y las empanadillas a hacer la mili.....

sin embargo me dice esto:

“LE HE CONTESTADO PORQUE me suscitó usted unas dudas y yo mismo necesitaba aclararlas. Me ha venido bien. Pero no crea que voy a seguir con esto porque de sobra sé que usted destripará los textos. De hecho en el primer renglón ya lo hizo. Quítese esa manía de una puñetera vez. Los textos se pueden fragmentar mientras no haya la voluntad de tergiversar el significado, que es justo lo que no hace usted. No conteste a mis renglones sino a mis textos. Bue, imposible. Cuántas veces se lo habré dicho ya.”

Hombre para ser sinceros el único que los destripa es usted que se dedica a divagar y guarrear parcheando de corchetes los textos en vez de coger lo fundamental (sin dejar de señalar mediante referencia el resto del mensaje ) y confrontarlo y rebatirlo. Se ve que lo suyo es simplemente emponzoñar. Es evidente que no contesto a sus renglones, cretino. lo que hago es señalar el párrafo o párrafos que considero mas relevantes o con los que discrepo y dentro del contexto en el que están dichos, no aislados del mismo, logicamente. Si acaso y básicamente por no copiar el texto integro cuando ademas se da referencia en el mensaje al mismo (que por lo general suele ser un texto del mismo hilo o anterior como mucho). Ademas de sinvergüenzón, llorón por lo visto.

Usted haga lo que quiera que yo ya seguiré haciendo lo que me salga de los cojones , llorón.
73 menorqui, día 15 de Junio de 2010 a las 21:23
70
Pues ya se lo he preguntado a ambosdos y nada, la pregunta les resbaló a dos aguas, y entrambasaguas, y entretenidos, viéndoles los verdaderos mandilones botín y Trichet engañarse a ustedes por todos nosotros.
74 manuelp, día 15 de Junio de 2010 a las 21:26
# 73 menorqui

Pues en el blog de Rosa Diez no veo que haya ningún comentario, ¿dónde se lo ha preguntado?.
¿Que quiere decir con la caótica oración final de su comentario?.
75 acedece, día 15 de Junio de 2010 a las 21:35
#74 hola manuelp, una pregunta, ¿tu crees que puede llegar a haber un corralito?


Creo que tendran que haber ejecuciones publicas por alta traicion. ¿Si lo de Rosa Diez es cierto, a quien se vota?

Muy mal lo veo todo, ahora acaba de salir en LD la ultima novedad del PPV a manos de Rita Barbera.



saludos
76 manuelp, día 15 de Junio de 2010 a las 21:42
# 75

Corralito en el sentido de no poder retirar el saldo de las cuentas bancarias no creo, pero en el sentido de una convertibilidad forzosa de los euros de las cuentas de los bancos españoles a menos valor que el euro oficial no diría yo que no.

A mi que Rosa Diez se reuna con los masones me da lo mismo, no pensaba votar a UPyD sin reunión ni con reunión.
77 gaditano, día 15 de Junio de 2010 a las 23:16
Extraordinario libro por muchos motivos: su poesía que impregna sutilmente cada línea sin pretenciosidad, su retrato dramático de la angustia infantil, de un padre fanático nacionalista irlandés y una madre alemana impotente pero extraordinaria y cálida, de nacer y vivir en un país (Irlanda) sin pertenecer a él del todo, de crecer siendo acosado como "nazi" por el mero hecho de ser medio alemán.
"The speckled people" es en español "El perro que ladraba a las olas" de Hugo Hamilton.Autobiográfico.
La buena literatura sigue existiendo.
78 gaditano, día 15 de Junio de 2010 a las 23:17
79 menorqui, día 15 de Junio de 2010 a las 23:46
No habrá vuelta a la peseta o algún tipo de devaluación de la moneda en españa porque entonces los bancos españoles (muy poderosos) y todos aquellos a quienes los bancos españoles deben dinero jamás podrían recuperar sus dineros prestados. La alternativa de convertir el euro debidoa peseta supondría una deflación, el mayor temor para todos. Luego, no va a suceder. Eso es lo que a mí me parece.
80 menorqui, día 16 de Junio de 2010 a las 00:00
http://www.tiempodehoy.com/default.asp?idpublicaci...
Lo de la reunión de Rosa Díez, noticia que sólo aparece en esta revista digital, sin citar ni fuentes ni reportero ni fecha ni lugar ni ningún dato falsable suena a invento de aquí a Pekín.
81 itxarope, día 16 de Junio de 2010 a las 00:18
Aunque no suelo participar en este blog, considero muy valiosas siempre las aportaciones de D. Pío Moa y aprecio su labor.

Casualmente, he tenido ocasión de leer cómo en la edición de Galicia del Pais del lunes, día 14, se menciona su nombre en un artículo, quizá no muy relevante pero verdaderamente manipulador, como no podía ser de otro modo, y se llega a comparar sus libros con el Mein Kampf.

Supongo que ha tenido que acostumbrarse ya a todo tipo de injurias para poder seguir adelante, pero no deja de resultar ofensivo.

Me resulta indignante que tanto él como cualquier persona que busca la verdad y la libertad sean atacados en los medios de comunicación. Por eso, simplemente quiero expresarle mi apoyo y darle las gracias por su inestimable labor.
82 menorqui, día 16 de Junio de 2010 a las 01:29
Los Amos del Mundo

Los griegos, como las demás culturas antiguas, venidas de lejos, acumuladoras de sospechas, le dieron nombre a los que controlaban el mundo:

Primera lista griega

El Caos
La Tierra, (Gea)
El cielo (Urano)
El amor, (Eros)
El abismo (Tártaro)
La sombra (Érebo)
El Tiempo (Cronos)
La naturaleza (Rea)
La astucia (Metis)
La sabiduría (Atenea)

o bien, en otra lista de Grecia, al parecer más tardía.
El Falo (Zeus)
La vagina (Hera)
El océano (Poseidón)
La guerra (Ares)
El libre mercado (Hermes)
El fuego (Hefesto)
La belleza (Afrodita)
La sabiduría (Atenea)
El sol (Apolo)
La luna (Artemisa)
La felicidad del hogar (Hestia)
El alimento (Deméter)
La ebriedad (Dionisos)
La muerte (Hades)

http://es.wikipedia.org/wiki/Mitolog%C3%ADa_griega
83 Askari, día 16 de Junio de 2010 a las 01:30
itxarope #81

Bienvenido

Los que dicen esas cosas no se han leido ni a Pio Moa , ni tampoco Mein Kampf.

Yo presumo que he llegado a leer las primeras 50 paginas de Mein Kampf y lo he dejado por insufrible. Es una obra francamente infumable en el sentido literario , sin hacer con eso ninguna critica al contenido o a las ideas y pensamientos que transmite.

Sin embargo las obras de Don Pio estan escritas que uno los puede leer de tiron y te enganchan.

Vamos , el autor de ese comentario que mencionas es un memo que dice chorradas para quedar bien ante su publico , probablemente igual de memo.
84 Sherme, día 16 de Junio de 2010 a las 02:40
Perdonad pero hoy no he podido estar "al tanto" del blog. Veo que Momia ha puesto "Rosa Díez y la masonería". 1) Es el Gran Oriente de Francia, bueno digamos "una sucursal" de aquí la que organiza "una Tenida BLANCA" en la que Rosa Díez DA UNA CONFERENCIA (a la que por cierto me hubiera gustado asistir). ES UN LOCAL y una CONFERENCIA donde van masones y NO MASONES. ENTRADA LIBRE y la logia solo pone el LOCAL. Por cierto también, DEMOSTRANDO dónde está el local y ABRIENDO sus puertas a quien quisiera verlo. Si los masones "nos mostramos" malo, y si "no nos mostramos", peor. ¿No?

En los 60,s y 70,s los comunistas hacían sus asambleas en las iglesias... ¿era la Iglesia COMUNISTA? En el Club siglo XXI dio Carrillo (ya era "horroris causa", pero aún no era "doctor" por ello) una CONFERENCIA, ¿era ese club COMUNISTA y votante o "a sueldo" del PCE? ¿Lo era Fraga que lo presentó?

Porque Rosa Díez dé una CONFERENCIA ABIERTA en un local que tienen ALQUILADO los masones, ¿es Rosa Masona ya, nada más que por eso? ¿O son los masones de Gran Oriente Francés votantes y/o militantes de UPyD?

Dice otro (el mesonero tontolaba de siempre) que si yo no había dicho que en la logia no se hablaba de política... y que esto demostraba que no. Pues no, oiga. Como dice la información, lo organiza el Gran Oriente de Francia que son IRREGULARES. Allá de lo que hablen ellos. La inmensa mayoría somos REGULARES y, como bien dijo el nuevo Gran Maestro de la GLE, ni de política ni de religión (otra cosa es lo que piense o en qué milite cada cual).

Por cierto y para egarense. Yo no conozco otras masonerías que las que se basan en las Constituciones de Anderson y tenemos muy a gala MANTENER eso principios. Si hubiera otro tipo de sociedades para otros "objetivos" no lícitos, yo, desde luego no las conozco. Desde luego en la masonería que yo he visto y con quienes me he relacionado (que son varias, incluyendo también otras que admiten mujeres) JAMÁS he visto NADA de lo que una PERSONA HONRADA tuviera de qué avergonzarse. Antes al contrario, enorgullecerse de la valía personal de los que pertenecen a esta Orden., pues el que no es,como decimos, "libre y de buenas costumbres" y consigue entrar en ella, o se va al comprobar que no conseguirá sus bajos propósitos con nosotros o se le expulsa si hubiere cometido algún delito.

Buenas noches.

« 1 2 »

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899