Pío Moa

« Hubo o no hubo Reconquista | Principal | Auge y declive de Barcelona »

Dos naciones, dos mundos

14 de Marzo de 2009 - 08:16:16 - Pío Moa

Compartir:
Menéame Tuenti

La yidsia,  impuesto especial sobre cristianos y judíos, tenía un doble efecto: mermaba el afán proselitista del poder árabe, pues de ese impuesto obtenía sustanciosos ingresos, pero animaba las conversiones al Islam, reforzadas por el impacto psicológico de la caída del reino de Toledo y el triunfo árabe por medio mundo. Los conversos al islam o muladíes, fueron adoptando la lengua árabe y demostrarían un espíritu díscolo hacia sus autoridades, pues los clanes árabes, aunque en continua reyerta entre ellos, retenían celosamente el monopolio del poder. No por ello dejaban los muladíes de conformar una nueva realidad histórica, culturalmente semítica, que invertía la victoria de Roma sobre Cartago. Los muladíes terminaron abrazando el islam con el espíritu rigorista de los malikíes, y miraron siempre con aversión y desprecio la corrupción y laxitud religiosa de las oligarquías árabes. Con todo ello, el islam en la península pasó de una pequeña minoría extranjera a constituir una amplia franja social y una verdadera nación: Al Ándalus. Pese a ello, la oligarquía dominante siempre fue foránea, es decir, árabe y muy consciente de su arabidad, mientras que los muladíes, los mahometanos autóctonos estuvieron subordinados y sin acceder más que en casos contados, incluso castrados, a posiciones de poder. Hasta cuando el califato estalló en taifas, éstas fueron dominadas por oligarquías árabes, bereberes o eslavas, muy rara vez muladíes.

De los árabes, grupos apenas civilizados salidos del desierto, no sorprende menos su impulso conquistador que su capacidad para asimilar culturalmente a los pueblos conquistados, a quienes impusieron su religión, sus concepciones del mundo y de la vida, su derecho, su idioma y su escritura. Pero también mostraron receptividad a las culturas vencidas, remodelándolas. Al ocupar tierras del Imperio bizantino recogieron parte de la cultura griega; en Irán, tras la inicial marea destructiva, salvaron lo aún salvable, y los propios persas, islamizados pero orgullosos de su tradición, mantuvieron su idioma y produjeron una época dorada –literaria, artística, filosófica– para el islam. Los árabes también supieron acoger aportes chinos, como el papel, o indios, como las notaciones matemáticas y los números hoy conocidos como arábigos, de tanto efecto para el desarrollo científico.

En España asumieron algo de la fuerza cultural acumulada en siglos pasados, la transformaron de raíz y trajeron conocimientos de Oriente. Pero aquí fue más lenta la islamización y, sobre todo, surgió una resistencia cristiana que enlazaba cultural y políticamente con el derrocado reino de Toledo. La invasión no aniquiló por completo a España, que resurgió y al terminar el siglo VIII se expandía pese a las continuas embestidas andalusíes. Y así, a lo largo del siglo IX se consolidarán dos naciones en radical conflicto: el triunfo de una significaba necesariamente la ruina de la otra.

Durante largo tiempo, las posibilidades de España frente a Al Ándalus fueron casi nulas. Las tierras del norte eran las más atrasadas de la península, de poca extensión y población, y las más pobres, debido a la aspereza del suelo y el alejamiento de las vías de comercio. Ello había ayudado a sus naturales a resistir a los godos y amparado sus incursiones depredatorias de corto radio. Si de pronto supieron crear una estructura política con un vasto designio y desplegar un incipiente arte y literatura propias, solo pudo deberse al aflujo de clérigos, mozárabes y godos huidos del sur. El común rechazo al islam impulsó la completa cristianización de los pueblos del Cantábrico y su identificación con el ideal de reconquista. La Crónica mozárabe, escrita en territorio andalusí tan pronto como 754, habla ya de "pérdida de España" y "reconquista", y con seguridad recogía ideas extendidas. Ese ideal permitiría al núcleo asturiano resistir en tan arduas condiciones. La pronta incorporación de Galicia más el traslado al norte de las gentes del valle del Duero, aumentarían la población y con ella el vigor defensivo, aunque planteasen serios retos económicos, resueltos progresivamente con la posterior repoblación del semiabandonado valle del Duero y otras comarcas.

Al comenzar el siglo IX había que añadir al reino asturiano los comienzos de la Marca Hispánica, conquistada por los francos a lo largo de los Pirineos, y poco activa durante unos siglos. Había, por así decir, la España del Cantábrico, bastante homogénea políticamente, y la de los Pirineos, más diversa. En total ocuparían en torno a un quinto de la península.

Al Ándalus y la España en recuperación eran dos mundos muy distintos, aunque no faltasen préstamos mutuos. El cristianismo entrañaba mayor diferenciación entre religión y política, una libertad personal que daría lugar a gobiernos más representativos, extensión mucho menor de la esclavitud, ideas muy diferentes del derecho, mayor autonomía de la mujer, monogamia estricta, bautismo y no circuncisión, arte figurativo... Su lengua era un latín en rápido cambio, y su culinaria la del cerdo y el vino, prohibidos por el islam, aunque Al Ándalus heredara cierta afición etílica.

La cultura andalusí, entonces naciente, era islámica, y el árabe su idioma cada vez más popularizado, lo que aumentaba la incomunicación con la española: poquísimas personas del norte sabían árabe y muchas del sur apenas hablarían romance, reduciendo la posibilidad de entendimiento mutuo. Al Ándalus gozaba de aportes culturales y técnicos en circulación por el islam desde India o China, países remotos, desconocidos en Europa, y desde Bizancio; disponía de tierra y recursos demográficos y materiales muy superiores a los de la renaciente España. Sobre esas bases desplegaría, desde Abderramán II, formas de vida refinadas en las capas altas de la sociedad. Si bien el esplendor cultural andalusí se estancó hacia el siglo XIV, mientras el español no dejó de progresar, y en ese siglo superaría en todos los terrenos al islámico.

No difería menos la composición étnica. En Al Ándalus abundaban, aun lejos de ser mayoría, los magrebíes, los judíos y una amplia masa esclava traída del África negra y de Europa del este (eslavos), más una dominante minoría árabe. La población autóctona se dividía entre cristianos o mozárabes, e islamizados o muladíes. Los mozárabes pasaron gradualmente de formar la inmensa mayoría a convertirse en minoría ante los muladíes dos o tres siglos después de Guadalete. Todos los musulmanes compartirían el incorrecto apelativo de "moros" (mauri o beréberes).

Tan variada composición social, cultural y religiosa, volvió casi permanente la guerra civil, que impidió a Al Ándalus sacar pleno fruto de su enorme superioridad material. La inestabilidad interna tuvo otro efecto decisivo: los gobernantes cordobeses, recelosos de sus súbditos, crearían ejércitos compuestos por esclavos y mercenarios extranjeros, separados de una población hostil a ellos y leales solo al emir y luego al califa.

En contraste, el reino de Oviedo y los demás núcleos cristianos del norte disfrutaban de mayor homogeneidad étnica y religiosa, y por tanto de mayor cohesión (no sin querellas internas, desde luego). Por ello podían sacar mejor partido de su poder político y militar, pese a su debilidad material. Quizá quedasen en la cornisa cantábrica restos de los idiomas ancestrales, que pronto desaparecieron, salvo el vascuence; pero conforme los vascos se civilizaban harían del latín y el romance sus lenguas de cultura.

Se ha discutido sobre la diversa actitud política implicada en los conceptos de España y Al Ándalus. La derivación lógica de la idea de España sería la reconquista del reino anterior a la invasión, mientras que Al-Ándalus tendría un contenido más pasivo, limitado a la parte islámica en cada momento. No parece ello muy probable. Los musulmanes ocuparon al principio toda la península y parte de Francia, y si poco a poco renunciaron a mantener y ampliar sus posesiones solo se debió a su impotencia ante la lucha tenaz de los reinos hispanos y a su propia inestabilidad interna.

----------------------------

**** Obviamente, decir que los andalusíes eran españoles es un atentado a la lógica. Los franceses o los italianos, los mismos germanos, tenían mucho más que ver con los españoles , a menos que demos al término "españoles" un carácter ahistórico y acultural, de metafísica pedestre (ahí el gran Sánchez Albornoz patinaba a gusto). Los descendientes y herederos de Al Ándalus no somos los españoles, que precisamente derrotamos y acabamos con aquella nación, sino los magrebíes, pues al Magreb emigraron o fueron expulsados la gran mayoría de los andalusíes, y sobre el Magren ejercieron su mayor influencia.

**** Los grandes admiradores de Al Ándalus destacan la riqueza y el avance cultural que durante algunos siglos consiguieron sus capas dominantes, y "olvidan" el extremado despotismo, el muy extendido esclavismo, la guerra civil casi constante o la permanente imposición de oligarquías foráneas (pues los clanes árabes que monopolizaban el poder se enorgullecían siempre de su arabidad como fuente de superioridad racial y de su derecho privilegiado al poder). Al mismo tiempo desprecian el espíritu mucho más libre de los españoles, durante unos siglos más pobres y con menos logros intelectuales. En el fondo lo que admiran es precisamente el despotismo, y nos están diciendo: la riqueza es preferible a la libertad. En su aversión a la libertad "olvidan" que el esplendor andalusí se estancó irremediablemente entre los siglos XIII y XIV mientras los mucho más libres españoles no dejaban de progresar. La tiranía siempre ha contado con muchos adeptos, véase si no lo sucedido en el siglo XX.

**** Me temo que García Cárcel no es un historiador demasiado serio. Tiene todos los tics y simplezas antiespañoles de la progresía (habría sido un perfecto traidor afrancesado: lo que gustaba a los afrancesados no era la libertad, como pretendían, y que por entonces caía más bien del lado de Inglaterra, sino el despotismo ilustrado. Eran también unos perfectos oportunistas que creían a Napoleón invencible y deseaban servirle contra su propio pueblo... y sus cálculos pedestremente "realistas" fallaron). Decepcionado el historiador por el número relativamente pequeño de ejecuciones que propició la Inquisición, busca aumentarlo valiéndose de la falta de documentación en algunas épocas. Reconoce que sobre la Inquisición se han forjado muchos mitos pero, en definitiva, la culpa, siguiendo una amplia tradición, del relativo atraso cultural de España... cuando la época de mayor actividad inquisitorial coincidió con la de mayor brillantez intelectual y cultural de España o se establecieron unas líneas de pensamiento pre liberales y pre democráticas muy influyentes en Europa, especialmente la de la escuela de Salamanca. La relación que establecen entre Inquisición y declive intelectual es tan simple y arbitraria  que se vuelve contra ellos: cuando la Inquisición empezó a debilitarse o suavizarse, el auge cultural español se vino abajo. De ser consecuentes tendrían que sacar esta conclusión, no menos simple. Por lo demás, uno creería que, libre de la Inquisición, todos estos señores nos deslumbrarían con su talento liberado. Y no estoy muy convencido de que así sea. 

**** Entrevistada en la SER, Cospedal espera de "todo corazón" que Pachi López sea lehendakari. La Cospedal tiene el corazón entregado a Pachiló. La SER, parte del Sindicato del Crimen, que tanto ayudó a echar abajo el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo, tanto apoyó a la ETA, tanto mintió sobre el 11-m...¡hay que ver la cancha que les da a los futuristas! ¡Y la que le dan, en justa recompensa, los futuristas! Corazones sin fronteras.

**** Aznar acusa a Zapatero de tratar igual "a un líder democrático que a un dictador"

¿Igual? Trata mucho mejor a los dictadores. Zapo sabe quiénes son los suyos.

**** Rajoy no tiene "claro" si conoce a Correa y a Ana Mato no le "consta" que su marido tuviera un Jaguar

No me digan que no son graciosos estos futuristas. En el acoso a Esperanza Aguirre el tiro les está saliendo por la culata a los rajoyes y los zapos. Por contra, en estos otros terrenos la cosa está mucho menos clara.

**** "Ha pasado ya mucho tiempo desde que las mujeres son independientes de sus maridos", dice Cospedal sobre Ana Mato. Pues claro, y los maridos de las mujeres, sobre todo si se trata de políticos. Por eso ninguno tiene ni idea de lo que hace el otro. Quizá sea mejor así, tratándose de quienes se trata.

****Blog, manuelp: ¿Se puede hablar en estas condiciones de que la república tenia medios de resistir? Para mí, sólo cabe hacerlo desde una posición fuera de la realidad".

No era la república, sino el Frente Popular. Y claro que tenía medios, lo que no tenía era voluntad, salvo los comunistas y Negrín, que no pudieron imponer la resistencia porque por dentro se había producido la división, que llegaría a guerra civil entre ellos. Tenían medios para llegar, probablemente, al comienzo de la guerra europea. Cierto que de poco les habría valido cuando Stalin había pactado con Hitler, pero eso no podían preverlo. El ejemplo de Paulus en Stalingrado es lo contrario: si aquí hubieran resistido la cuarta parte que él (sin apenas comida, ni gasolina, escasos de munición, completamente rodeados en un territorio muy reducido, y sometidos a un fuego demoledor... En fin. En el Frente Popular hubo una enorme hambre, pero no para el ejército y la policía, que estuvieron bastante bien abastecidos de comida casi hasta el final). Y la resistencia de Stalingrado no fue del todo inútil para los alemanes: permitió salvar al ejército desplegado hacia el Cáucaso, que pudo haber quedado destruido también, con lo que la catástrofe habría sido definitiva. Desde luego el Frente Popular nunca tuvo el espíritu de las Termópilas. Afortunadamente. 

Comentarios (88)

« 1 2 »

51 manuelp, día 14 de Marzo de 2009 a las 17:15
52 manuelp, día 14 de Marzo de 2009 a las 17:18
# 48 alterego

El desembarco de Mallorca, al mando del capitán Bayo, no fue como usted lo dice. Ahora me voy, si quiere cuando vuelva lo discutimos en profundidad. Es cierto que tenian gran superioridad numerica los frentepopulistas, pero los nacionales tenian algo más que voluntarios y guardis civiles.
53 doiraje, día 14 de Marzo de 2009 a las 17:53
Dos naciones, dos mundos, en efecto.
54 alterego, día 14 de Marzo de 2009 a las 20:16
#49, manuelp, También Francia suministró material al Frente popular.

No pongo la mano en el fuego por los datos, pero tampoco me parece que hay que desecharlos por otros que tienen aún menos fiabilidad.

No pretendo defender que los Alféreces ganaran la guerra, aunque considero que fueron un éxito, en el Frente Popular no existieron unas figuras iguales. Por supuesto los jefes fueron muy buenos, comenzando por el mismo Franco.

En general la oficialidad fue muy buena, no así la del Frente Popular que estaba muy politizada.

352, he resumido la ofensiva de Mallorca en pocas lineas, no he incluido los conflictos internos entre los atacantes como el abandono de las fuerzas procedentes de Valencia debido al caracter imperialista catalán que dieron desde Barcelona al ataque.

Pero esos conflictos se dieron a menudo, y los defensores (cuatro gatos) paraban las ofensivas, si la organización fue un desastre no tiene que quitar méritos a la defensa.

Dices que los defensores no estaban sólos, bien, refuerzos de la zona nacional no recibian y Conde Rossi y los cuatro fascistas que le acompañaban sólo aportaban moral, a no ser que los consideres unos supermanes.
55 Escali, día 14 de Marzo de 2009 a las 20:27

Un artículo apasionante, señor Moa. ¿Alguna opinión sobre la homogeneidad o heterogeneidad hispánica?. ¿Sobre el mismo hecho "hispánico" tan vilipendiado por la progresía desde la Revolución Francesa?.
56 gorgias_, día 14 de Marzo de 2009 a las 20:32

Gaditano, perdone usted que se se lo diga, pero sus opiniones sobre la guerra de la independencia distan mucho de ser objetivas. Se nota que la mayoria de sus lecturas adolecen del sesgo "ingles" muy extendido en otro tiempo y que hace mucho que se ha demostrado bastante ridiculo y poco riguroso. Los Napier y compañía solo quieren ver aquello que les da lustre a ellos y de camino se lo quita a españoles y demas meridionales "poco serios".
No intento convencerlo de nada. Solo le doy unos cuantos datos para que reflexione. Imagine lo "poco" decisiva que fué la batalla de Bailén que si el general Castaños llega a ir para Madrid entonces "evacuada" por los franceses en vez de a Sevilla a que le frotasen la espalda, la guerra hubiese tomado un cariz totalmente diferente y los franceses se hubiesen encontrado en un brete considerable.

La actuación de los ingleses perdone que le diga fué en muchos puntos autenticamente bochornosa. Solo le doy una fecha, 1812, hasta ese año Wellington no tuvo los redaños suficientes para entrar en España y se mantuvo con el culo pegado a la costa portuguesa por si había que salir de najas. Solo piense eso... 1812... 4 años!!! desde 1808 en que los españoles sostuvieron casi en solitario el esfuerzo belico contra Napoleón con el quebranto de medios y hombres que le supuso a este la guerra en España. Solo cuando el corso inicia su campaña rusa y deja muy tocadas en medios y hombres las guarniciones españolas el "valeroso" Wellington se decide a actuar y aún así está alguna que otra vez al borde del abismo. Y menos mal que dispuso de carne de cañon portuguesa a tutiplen (como en Arapiles) que si no igual tiene que embarcarse para la Gran Bretaña antes de tiempo.

Dicho de otro modo, justamente lo que usted niega con tanta vehemencia es lo que se acerca a lo que realmente sucedió. Los ingleses solo le dieron la puntilla a un ejercito frances bastante maltrecho por AÑOS de guerra. Las bajas, el desgaste y quebranto que le produjo a los franceses la guerra total en España fué a la postre mucho más decisiva que cualquier actuación inglesa casi al final de la guerra, que por cierto ya estaba muy cruda para Napoleón aunque no hubiesen intervenido ellos. Despues de la hecatombe rusa, España como Italia o cualquier otra conquista francesa estaban cogidas con alfileres. Pero claro esto es lo mismo que la famosa batalla de Waterloo. Al final los prusianos como si no hubiesen existido, fué el ingles Wellington en que se arroga todo el merito. Y claro la derrota de Napoleón en Leipzig apenas supuso nada, aquí lo que de verdad cuenta es Arapiles y Vitoria....

Por cierto Wellington personaje antipatico donde los haya y que dista mucho de ser como usted lo pinta. Pero bueno eso ya es otro tema.

Malos consejeros estos ingleses en cuestiones de historia. Si es posible sería conveniente que leyese algo quizas de algun historiador español, que hay muchisimos y mejores que sus colegas ingleses, o incluso algun italiano o frances. Así igual ve las cosas de otra forma. No es que sea lo que ha leído o no, pero como resulta que casi suscribe punto por punto las tesis "racistas" y clasistas de Charles Napier que ya tienen unos cuantos cientos de años, intuyo que su bibliografia es más anglosajona que otra cosa.

Se nota que respecto a Bailén su fuente principal es Charles Esdaile, un caradura y un sinvergüenza donde los haya.
57 manuelp, día 14 de Marzo de 2009 a las 20:34
# 54 alterego

Mire, el 18 de julio de 1936, en Mallorca existian las siguientes fuerzas del ejército regular:

Regimiento de infanteria de Palma nº36.
Grupo mixto de artilleria nº 1
Grupo mixto de zapadores y teléfonos nº 1

Ademas la comandancia nº 5 de carabineros y fuerzas de asalto y guardia civil.

En total se puede considerar que la inferioridad numerica de los nacionales, era alrededor de 1 a 2, pero en cambio estaban mandados y encuadrados profesionalmente, ante la absoluta anarquia de las fuerzas del frente popular.
De hecho, la batalla no tuvo color, los frentepopulistas reembarcaron abandonando muchísimo material y prisioneros.
58 manuelp, día 14 de Marzo de 2009 a las 20:59
Ciertamente si Napoleón no hubiese sacado algunos de los mejores regimientos de sus tropas de España, para la invasión de Rusia, Wellington lo hubiese tenido crudo para derrotar en campo abierto al ejército francés. No fue hasta la batalla de Leipzig, cuando los enemigos de Napoleon hallaron la fórmula de derrotarle, gracias a los consejos de quien habia sido mariscal francés y ahora rey de Suecia, Bernadotte, que era la misma que empleaba él, es decir, atacar por todos los lados y descargar el golpe decisivo dónde se produjese una debilidad del enemigo.
Wellington, como buen inglés práctico, si se distinguió por evitar al máximo exponer a sus tropas inútilmente, en posiciones estáticas y descubiertas al letal fuego de la artilleria francesa, pero aún así, tácticamente era inferior a Napoleón y en Waterloo si no hubiesen llegado los prusianos de Blücher, con toda seguridad hubiese perdido la batalla.
59 Gorucho, día 14 de Marzo de 2009 a las 21:08
En fin. En el Frente Popular hubo una enorme hambre, pero no para el ejército y la policía, que estuvieron bastante bien abastecidos de comida casi hasta el final

No es eso lo que decían mis familiares que tuvieron que servir durante la guerra en el ejército republicano.

Uno de mis tíos me contaba que todas las noches se guardaba un trozo del chusco diario (sólo le daban uno al día) para comérselo con el café del día siguiente (eso llamaban a lo que le daban para desayunar) y era tal el hambre que tenía que no podía dormir pensando en el pedazo de pan. El caso es que nunca pudo tomarse el pan con el café. Este familiar, en un permiso volvió a su casa, y no lo reconocieron sus hermanos hasta que habló con ellos. Estaba totalmente desnutrido, sucio, y sin vigor.

Mi familia estuvo toda la guerra en la zona republicana. Pasaron verdadera hambre y escasez y, por lo que me cuentan, los soldados, al menos los que estaban por la retaguardia andaluza, no parecían mucho mejor alimentados que ellos.

Saludos.
60 egarense, día 14 de Marzo de 2009 a las 21:08
He visto el especial 11-M, de "La Hora de Federico" en LD, y me ha parecido "excelente". Hay que darle la enhorabuena, una vez más, a FJL y su equipo, por la labor que realizan cada día, en favor de España. ¡Muchas gracias, Federico! Quienes queremos la España de los valores, queremos a Federico, y a LD...
61 gaditano, día 14 de Marzo de 2009 a las 21:10
No, gorgias, mi fuente sobre Bailén no puede ser ese autor que vilipendias porque nunca he leido nada que no sea de algún manual o artículo de prensa sobre Bailén.
Tampoco he leido a Napier, así que tranquilícese.He leido una biografia bastante reciente de Wellington y desde luego sean cuales sean las virtudes y defectos del personaje no lo reconozco en la descripción que haces.
Pero pensar que sin Wellington los franceses se hubiesen ido de España por las guerrillas y por lo de rusia es pura ciencia-ficción o tomar nuestros deseos patrióticos por la realidad.
Sí, yo soy bastante anglófilo. He vivido en la "oprimida" Irlanda y en Inglaterra y aunque en general me parece que todos los paises son un más o menos,no me parece que en instituciones políticas y comportamientos cívicos los españoles seamos muy superiores...pero eso no es lo que debatimos, sino la guerra contra Napoleón.
En cuanto a las feas cosas que hicieron los ingleses en esa guerra, pues como los franceses y españoles.
Además ¿de donde saca manuel p que Bailén fuese la primera derrota francesa en la época napoleónica? Dejando de lado la, esa sí, decisiva de Trafalgar de 1805, algún mariscal de Napoleón fue derrotado antes.
62 manuelp, día 14 de Marzo de 2009 a las 21:16
A ver ¿que mariscal de Napoleon fue derrotado antes de Bailén?.
63 manuelp, día 14 de Marzo de 2009 a las 21:18
# 59 gorucho

Diga usted que sí. A mi padre, cuando estuvo en Madrid, a finales de 1938, le daban dos chuscos al dia y me contaba, que nunca llegaba a su casa (donde vivia su madre) con los dos enteros, porque era tal la misera de la calle que siempre tenia que dar algo.
64 Perieimi, día 14 de Marzo de 2009 a las 21:26
Memoria Histórica. De los inocentes II, continuación # 41. Ni perdón ni piedad.

Claro, que de haber ganado el Frente Popular hubiera sido peor. Las promesas de Largo (pensamiento Moa).

El Doctor Juan Peset

Juan Bautista Peset Aleixandre (Godella,1886 - Paterna, 24 de mayo de 1941) fue un médico, catedrático de universidad y político español. Fue fusilado por las autoridades franquistas tras el final de la Guerra Civil.

Fue condenado a muerte ”por algo que a mi juicio no pasaba de ser una apariencia de delito (Pedro Laín Entralgo, Descargo de conciencia, pág. 279)

Juan Peset nació en 1886. Era hijo del eminente médico valenciano Vicente Peset Cervera, exponente de la edad de plata de la medicina en Valencia.

Con apenas 22 años, había completado cinco carreras: era doctor en Medicina, Ciencias y Derecho, así como perito químico y mecánico. Su trayectoria profesional se decantó por la Medicina, siendo uno de los máximos exponentes de la medicina experimental o de laboratorio en España y liderando un importante grupo experimentalista en la Universidad de Valencia.

Dirigió la revista La Crónica Médica, referencia obligada de la medicina experimental. Llegó a ser catedrático de Toxicología y Medicina Legal en la Facultad de Medicina de la Universidad de Valencia, siendo decano de aquella entre 1930 y 1931. Tras el advenimiento de la República, Peset sería sucesivamente vicerrector de la Universidad (entre 1931 y 1932) y, tras la dimisión del rector por ser nombrado magistrado del Tribunal Supremo, rector (entre 1932 y 1934 (tras el triunfo de las derechas en las elecciones de noviembre de 1933, Peset dimitió, aunque su dimisión no fue aceptada hasta el 28 de mayo de 1934). Durante su mandato y el de su antecesor, trató de impulsar la democratización de la universidad, con la representación de auxiliares y estudiantes y la mejora material de las instalaciones. También fue uno de los impulsores de la creación del Instituto Cossío de Valencia, "un mismo de renovación docente". Como responsable de salud pública del ayuntamiento de Valencia, dirigió campañas de vacunación para acabar con las epidemias.

Presidente de Izquierda Republicana en Valencia, fue candidato del Frente Popular en las elecciones de febrero de 1936, resultando elegido diputado (fue, con 84.106 votos, el candidato más votado en la circunscripción). En mayo de 1935 había participado en el mitin de Manuel Azaña en Valencia, en el que reunieron más de sesenta mil personas.

Durante la guerra, prosiguió sus labores humanitarias, ayudando asimismo a perseguidos por las milicias en la zona republicana, llegando a refugiar a gente en su propia casa. Fue comisario civil del Ejército y responsable de varios hospitales, lo que compaginó con su labor de diputado. Asistió a la última sesión de las Cortes republicanas en Figueras el 1 de febrero de 1939, pasando la frontera francesa poco después. Sin embargo, volvió a la España republicana, tratando de mediar en el golpe de Estado del coronel Casado. Tras finalizar la guerra, trató de embarcarse en Alicante (no debía ser “saqueador” cuando no le dejaron sitio, pensamiento Moa) y partir al exilio, pero no lo consiguió y fue detenido por los franquistas. Comenzó un peregrinaje por campos de concentración y cárceles (campo de concentración de Albatera, campo de concentración de Portaceli, cárcel del mismo nombre) hasta que el 15 de enero de 1940 fue internado en la Cárcel Modelo de Valencia. Mientras tanto, mediante una orden publicada el 29 de julio de 1939, Juan Peset, colectivamente con otros muchos docentes, había sido separado de su cátedra por ser “pública y notoria la desafección [...] no solamente por sus actuaciones en las zonas que han sufrido la dominación marxista, sino también por su pertinaz política antinacional y antiespañola en los tiempos precedentes al Glorioso Movimiento Nacional”.

Fue sometido a dos consejos de guerra, en marzo de 1940. En el primero, ante la denuncia hecha por los médicos falangistas Francisco Marco Merenciano (psiquiatra), Ángel Moreu González-Pola y Antonio Ortega Tena, fue condenado a muerte, recomendando sin embargo la propia sentencia la conmutación por una pena de reclusión de treinta años. Dos días después de emitirse el odontólogo José Roca Meca reclamó un nuevo juicio, enviándole al auditor de guerra el texto de una conferencia que Peset había impartido en 1937, en la que éste criticaba la sublevación calificándola de respuesta inadecuada de los que no habían aceptado que habían perdido las elecciones, logrando una segunda sentencia en la que ya no había ninguna recomendación de gracia.

En mayo de 1941 el Ministerio del Ejército certificaba el "enterado" de Franco –otro desmentido a la intervención directa del Caudillo en las penas de muerte, no sé si manchadas de chocolate- y poco después fue fusilado en las tapias del cementerio de Paterna (donde según el estudio de Vicente Gabarda “Mort a Paterna”, fueron fusiladas 2.238 personas tras la Guerra Civil).

65 Perieimi, día 14 de Marzo de 2009 a las 21:31
Hablando de escasez, de mención obligada, acervo guerracivilista español:

"Las píldoras del Dr. Negrín"
66 manuelp, día 14 de Marzo de 2009 a las 21:33
Que eran las lentejas cocidas en agua sola.
67 Perieimi, día 14 de Marzo de 2009 a las 21:41
Y, adermás manuelp, las familias se reunían entorno a las mesas de camilla, y con un montoncito cada uno iban limpiándolas, porque no venían como ahora, y podías encontrar de todo...

No se sabe muy bien si este ejercicio calmaba el hambre, pero en lo que sí está de acuerdo los cronistas es que estas reuniones fortalecían mucho la cohesión familiar.
68 Gorucho, día 14 de Marzo de 2009 a las 21:56
Piermini:

Mi madre me cuenta que no limpiaba las lentejas, las que tuvieran "bicho" también iban a la olla, y con proteína.
69 manuelp, día 14 de Marzo de 2009 a las 22:03
Perieimi

Eso lo he hecho yo y no en la guerra, sino en los años 60. El limpiar las lentejas, con mi madre y mi hermana.
70 Perieimi, día 14 de Marzo de 2009 a las 22:07
Más sabor, claro. Y, ya se sabe, "lo que no mata engorda".

Todavía le he oído contar a Arguiñano que por su pueblo iba uno con un hueso de jamón y una cuerda. Se ganaba la vida sumergiendo el hueso en el agua de los pucheros. Y así de una casa a otra. Cobraba según el tiempo de inmersión del esqueleto, claro.

Los niños recibían alborotados al "nutriente", con el grito: "¡Ya viene la fuerza!, ¡ya está aquí la fuerza, mamá!"
71 manuelp, día 14 de Marzo de 2009 a las 22:12
# 70

Pues en las bodegas de Navarra y La Rioja, para darle "fuerza" al vino, se le echaban jamones enteros a las cubas de mosto cuando estaban fermentando y no quedaba de ellos ni el hueso. Tambien lo hacian mis abuelos maternos en su pueblo riojano.
72 alterego, día 14 de Marzo de 2009 a las 22:26
#57, manuelp, Al parecer las fuerzas que organizó el TCol. García Ruiz eran de 1.400 soldados, a los que añadió 2 reemplazos y voluntarios hasta superar los 3.000 soldados.

Bayo, que habia discutido con Uribarri motivo por el cual éste se había vuelto a Valencia, disponía de 1 columna de desembarco (marinos), 2 batallones del regimiento Mahón, la columna anarquista "rojo y Negro", la columna socialista-comunista "López Tienda", Guardia Civil, Guardias de Asalto y Carabineros. en total unos 10.000 soldados.

Hay que decir que, exceptuando las tropas de África, los Guardias de Asalto, Carabineros y Guardia Civil disponían de mejor material y mayor entrenamiento que el ejército.

Como ocurriría en más ocasiones, la victoria de los sublevados se debió a su buena organización y capacidad de defensa, y a las diferencias entre los atacantes que se dispotaban el mérito e la victoria antes de conseguirla.
73 Perieimi, día 14 de Marzo de 2009 a las 22:27
¡Qué despilfarro, pudiéndoselo comer! Una de dos, o buena posición o sacrificio por el negocio. ¡Anda que no se han hecho guarrerías para alargar el rendimiento de los alimentos! ¿Qué es lo que bebían como vino, entonces?

Lo tuvieron que pasar mucho más crudo en las ciudades que en el campo.

En Sueca (Valencia), me contaba mi padre su sorpresa al ver a la venta en los puestos de la plaza de ratas desolladas, colgadas como si fueran codornices, que la gente se llevaba para las paellas con el reclamo de que eran "ratas de arrozal". Y decía mi padre: -"sí, sí..., vete tú a pedirle el carnet de identidad a la rata para ver de donde es".
74 quasimod, día 14 de Marzo de 2009 a las 22:41
mnuelp #71... y anteriores

Lo del jamón al cono de mosto para mejorar el vino, también lo he escuchado en otros lugares. Pero no de jamones enteros, sino el hueso sin aprovechar mucho.

En cuanto a las lentejas, un delicioso plato. Nutritivo, ligero y fácil de cocinar. Las he limpiado tambiuén muchas veces. Y sólo, pues mi hermana falleció antes de que pudiera ayudar en esas tareas, apenas dos añitos.

En cuanto a alterego y algún otro cobloguero, no se moleste, pues no hubo reconquista, los musulmanes eran máscultos que los hispanorromanos, el Frente Popular era la esencia de la democracia, y la última guerra civil -por ahora y quiera Dios que para siempre- la ganaron los rojos.
No se moleste, hombre, no merece la pena.

en cuanto al título del hilo de hoy, totalmente de acuerdo: dos naciones, dos mundos.

75 manuelp, día 14 de Marzo de 2009 a las 22:47
# 73

El echar jamones al vino era una practica muy común, yo mismo he bebido vinos de las Alpujarras así hechos y tienen una "fuerza" extraordinaria, te calientan el cuerpo que no veas.

Antiguamente nuestros abuelos echabon trozos de carne o ovejas enteras al vino cuando este estaba en plena fermentacion,(con el trascurso de la fermentacion no quedaba ni huella de la carne ) ellos decian que asi alcanzaba mas grado alcoholico o que tenia mas fuerza, bueno pues si tenian razon. El vino fermenta por la accion de unas levaduras que contiene la uva, que degradan los azucares conviertiendolos en alcohol, pero estas levaduras para que rindan mas necesitan un aporte extra de compuestos nitrogenados, pues bien la carne contiene muchas proteinas y estas contienen nitrogeno que es el necesario para llevar acabo una fermentacion completa.Hoy en dia ya no se recurre a estos metodos pero si que se seleccionan distintas levaduras que degraden mejor el azucar y asi tener un mejor rendimiento.

http://frine.wordpress.com/2007/03/26/

76 manuelp, día 14 de Marzo de 2009 a las 22:52
# 73 Perieimi

Pues mi padre, en la guerra, harto de un francés de su batallón, que estaba siempre muerto de hambre y que no hacia más que decirle: "Manuel, vamos a comegnos un gata", cogíó y le puso la condición de que le cortara la cabeza y se la comieron tan panchos.
77 Perieimi, día 14 de Marzo de 2009 a las 22:56
No sé si más por el "fuego amigo" o por las...¡Ovejas enteras! Me está empezando a dar miedo...Parece un relato de terror Poe o el "Love"; me recuerda lo de "Las dos tinajas"
78 lead, día 14 de Marzo de 2009 a las 22:56
[Bailén, Napoleón, Wellington]
gaditano #13
manuelp #26/40/58
gorgias_ #56

Me incorporo al blog. Fuera de onda me gustaría añadir un par de pinceladas a partir de lo que se habló de este asunto el año pasado y de las conferencias a las que asistí sobre aspectos particulares de la Guerra de la Independencia. La semana pasada también tuve la oportunidad de escuchar al historiador Fernando Gª de Cortázar sobre lo que supuso la derrota de Trafalgar en Octubre de 1805 para despertar la conciencia nacional española en el sentido emocional, lo que racionalmente después cristalizó en la Constitución de 1812.

Este debate sobre la Guerra de la Independencia ya lo tuvimos en Mayo pasado, con gaditano , gorgias_ y yo mismo (y creo que también manuelp) tratando varios de los temas involucrados.

Bailén Hay diversos testimonios de la época que avalan lo que dice manuelp: el impacto que causó en Europa, incluyendo Prusia y Rusia, esa 1ª derrota del Ejército napoleónico en un campo de batalla ante otro Ejército regular demostró que Napoleón no era invencible, lo que facilitó los planes de oposición militar al Emperador.

El saqueo de España por las tropas napoleónicas fue uno de los factores que facilitó la derrota del general Dupont por el general Castaños: la lentitud y torpeza con que se movía el Ejército francés era debido a las pesadas carretas llenas a rebosar con todo lo que habían podido robar esas tropas de Napoleón que procedían de Andalucía, adonde habían ido a intentar ayudar al Almirante Rosilly, en Cádiz al mando de la escuadra hispano-francesa que quedaba tras el desastre de Trafalgar tres años antes (los españoles de esta escuadra se hicieron con la flota francesa en un golpe de mano con fuerzas "sutiles").

Wellington Tiene razón gorgias_ (creo que manuelp también lo indica) en recordar que la retirada en 1812 de miles de soldados de la Grande Armée del frente español de Levante para atacar Rusia favoreció las victorias del Ejército combinado anglo-hispano-portugués al mando de Wellington que durante 4 años sólo había practicado desde Portugal la táctica de hit and run (golpea y retírate), de mero desgaste del ejército contrario, táctica similar al hit and run de los guerrilleros, pero inútil a corto plazo para derrotar a un enemigo poderoso.

Wellington, además, aplicó fielmente las instrucciones que tenía de destruir la planta de estructuras económicas españolas, para que España no emergiera de la guerra como una potencia (lo que se evidenció en el lamentable trato que recibimos en le Congreso de Viena de 1815).

Napoleón. Como señalé el pasado Mayo:

El punto de vista del propio Napoleón, en su destierro de Santa Elena, es más próximo al de gorgias_ que al anglófilo gaditano.. Napoleón habló de la "úlcera española" para justificar la derrota de su proyecto continental, enmendando, así, la opinión de su antiguo Ministro de Exteriores, Talleyrand, que la situaba en la desastrosa campaña de Rusia.

Esa "úlcera que nunca se cerraba", aludiendo Napoleón a que, por muy brillantes que fueran las victorias de su Grande Armée, no había ninguna autoridad española, dispersa en múltiples Juntas, que se rindiese, recomponiéndose las tropas españolas y siguiendo los guerrilleros su "guerra de desgaste": "De victoria en victoria, hasta la derrota final".


Napoleón cometió el mismo error en Rusia: avanzó en fulgurante proto-blitzkrieg hasta Moscú (que los rusos habían abandonado e incendiado). En Moscú, la capital del Imperio Ruso, esperó a que alguna autoridad rusa firmara la capitulación (sistema que le había funcionado en el resto de Europa, excepto España: ocupar la capital y ciudades importantes y controlar a la familia real; en España había secuestrado a la familia real, pero en Rusia, ni eso). A la vista de que, como en España, nadie firmaba rendición alguna, Napolén emprendió la retirada, la desastrosa retirada en medio del invierno ruso. Perdió Rusia...y perdió España...y perdió todo.



79 alterego, día 14 de Marzo de 2009 a las 23:09
#74, quasimod, Me rebelo contra la imagen democrática del F.P. y su "victoria" escribiendo como podían haber evitado su derrota o al menos haber buscado una salida pactada (basado en Vicente Rojo y sus causas de por que gano Franco):

1- Si no hubieran amañado las elecciones.
2- Si no hubieran creado el terror contra todos sus opositores.
3- Si no hubieran pactado con la URSS la conversión de España en una R.P.
4- Si no hubieran organizado la revolución.
5- Si no hubieran respondido a la sublevación con el terror rojo.
6- Si no hubieran llenado España de chekas.
7- Si no hubieran implicado a toda la izquierda (desde azañistas a anarquistas pasando por los nacionalistas).
8- si no hubieran destruido la legalidad republicana.
9- si no hubieran armado a los sindicatos y partidos de izquierda.
10- Si hubiesen respetado al pueblo español.
80 manuelp, día 14 de Marzo de 2009 a las 23:15
# 78 lead

Además de que en el ejército de Wellington estaban incorporadas numerosas fuerzas regulares españolas y apoyado en todo momento por las partidas de guerrilleros que atacaban a las comunicaciones y formaciones francesas.
Desgraciadamente, la familia real española, se comportó indignamente, inclinándose ante Napoleón y traicionando al pueblo que luchaba en la patria.
81 Gorucho, día 14 de Marzo de 2009 a las 23:28
A propósito de lo de echar jamones en las cubas de vino, hay una película de 1964 en la que aparece esta costumbre. Se llama El extraño viaje y la vi no hace mucho en televisión. Es española y sucedía en La Mancha, creo.

Saludos.
82 denebola, día 14 de Marzo de 2009 a las 23:35

Buenas noches:

paso hoy fugazmente por el blog sólo para dejar un enlace:

http://www.ua.es/personal/jms/hc/analisis.htm

Es un desmontaje concienzudo y demoledor de la visión "romántica" de Al-Ándalus. Este es un historiador serio y erudito. Vamos, una rareza. El "desmontaje" está apoyado por miles de notas bibliográficas y documentos tanto cristianos como árabes.

Saludos.
83 Perieimi, día 14 de Marzo de 2009 a las 23:43
El egregio despilfarro

Me contaba un amigo de Santiago que:

En la “Costa da morte”, a poco de acabar la Guerra Incivil, y tras gravísima marejada, solo comparable y mucho después con la que hundió el Prestige, encalló una embarcación. Y, como era de costumbre, los aguerridos y avizores mozalbetes se dedicaron al arte de requisa de tamaños frutos marinos, que la naturaleza les presentaba esparcidos por la playa, ésta vez con forma cilíndrica de lata de conserva y no sin maca roqueña, dado lo abrupto del litoral. Según identificación improvisada de esta técnica “del bote” por un lugareño de origen vigués que paraba por allí. Tastaron un ejemplar de la carga y, tras ruda apertura, descubrieron un sabor, a pesar de amelazado y dulzón hasta el empalago y de un color amarillento, nuevo.

Llevaron tan extraordinario cargamento a sus hogares, y tras aseada apertura y mezcla hídrica para dilución de viscosidad, procedieron a pintar, como si de cal se tratara, sus hogares por fuera y por dentro, que ya iba siendo hora. La sospecha de su adherencia no vaticinó el hedor agrio que días después inundaría toda la parroquia.

Así descubrieron en esta zona los botes de leche condensada.

No sé si es una leyenda marina-urbana. Algún gallego podría confirmarnos su veracidad. Mi amigo me lo contó como cierto.

Dramatización: Perieimi.
Screenplay: el mismo.

No cabe duda que en este blog también se hace intrahistoria.

84 lead, día 14 de Marzo de 2009 a las 23:48
[Wellington: la Batalla de Vitoria]

manuelp #80:

En efecto, por eso me he referido en mi post al combinado "anglo-hispano-portugués"; como dices, la parte hispana se componía de tropas regulares y de guerrilleros, éstos por su cuenta.

La catitud destructiva y saqueadora de las tropas de Wellington se vio, una vez más, en la Batalla de Vitoria, que menciona gaditano y tan celebrada en Europa. Como se dice en este enlace (y es muy bien sabido) Wellington no aplicó en Vitoria la última y decisiva fase de todo combate militar:la explotación del éxito. Derrotados los franceses (con José Bonaparte al frente), que se llevaban un importante botín, las tropas de Wellington se dedicaron a repatirse el botín, dejando que las tropas francesas escapasen; el mismo Wellington se quedó con importantes obras pictóricas (de Velázquez y otros) que, posteriormente, el granuja de Fernando VII le regaló (obras que están en la casa Welesly, nombre de familia del Duque de Wellington, en Londres):

Miles de soldados se lanzaron sobre el cuantioso botín que los imperiales se llevaban a Francia: oro, plata, joyas, sedas, valiosos vestidos, orfebrería, etc. Los aliados (en especial los británicos) abandonaron toda persecución de los franceses y se entregaron al reparto del botín, lo que irritó a Wellington, quien escribió: "The British soldier is the scum of the earth, enlisted for drink" (El soldado británico es la escoria de la Tierra, se alista por un trago).

El colapso de la disciplina en las filas aliadas, que permitió saquear tanta riqueza, implicó que los franceses, a pesar de sufrir 10.000 bajas entre muertos, heridos y prisioneros, pudieran escapar para luchar otro día.


http://es.wikipedia.org/wiki/Batalla_de_Vitoria

Para los europeos, Wellington y los británicos fueron los vencedores de los franceses; ni mención a España y Portugal. Así lo musicó Beethoven en 1813:

http://www.youtube.com/watch?gl=ES&hl=es&v...

(la Parte 2 de la obra, en el primer video de la derecha).

La obra de Beethoven "La batalla de Vitoria- La victoria de Wellington", compuesta para celebrar la victoria de las tropas hispano-británicas, mandadas por el Duque de Wellington, sobre la Grande Arméede Napoleón en Vitoria (aunque ningún tema español aparece en la obra, la cual le fue encargada por Malzel, el inventor del metrónomo; en ella se puede oir en la 1ª parte, aparte de los cañonazos (como los de la obertura 1812, de Tchaikovsky), el Rule Britannia, el himno popular nacional británico, así como el muy popular For he's a jolly good fellow (que los españoles cantamos como "Es un muchacho excelente" y que procede de la canción popular francesa "Malborough s'en va t-en guerre" que Beethoven incluye para presentar a las tropas francesas). En la 2ª parte (a la derecha, en videos relacionados como he señalado), el himno que se oye es el oficial God save the king.

Descripción de la obra en Wikipedia:

http://es.wikipedia.org/wiki/La_Batalla_de_Vitoria

85 lead, día 15 de Marzo de 2009 a las 00:00
["Es un muchacho excelente"]

Variaciones sobre el tema For he's a jolly good fellow, interpretada por Narciso Yepes con su guitarra de 10 cuerdas:

http://es.youtube.com/watch?v=K-i_eIHWvEo&feat...

En relación con esta canción popular francesa:

http://losdunviros.blogspot.com/2008/03/mambr-se-f...
86 IdeA, día 15 de Marzo de 2009 a las 00:48
San Sebastián, 31 de agosto de 1813

"El Duende de los Cafees", periódico gaditano, en su ejemplar del día 27 de septiembre, en artículo confeccionado a modo de carta entre dos parientes, comenzaba diciendo:

Mi querido tío: en mis últimas cartas he indicado a Vm. alguna cosa acerca de la cruel conducta que han tenido nuestros caros aliados en esta para siempre desgraciada ciudad...

A las cuatro de la tarde del 31 ultimo tomaron posesión de la plaza las tropas inglesas y portuguesas. Podían a continuación hacerse también dueños del castillo, entrando en el en pos del enemigo, que con el mayor desorden se refugiaba a este asilo; pero los conquistadores se contentaron por el momento con lo conseguido hasta allí, deslumbrados por el oropel que les presentaba la idea de un pronto saqueo.

...El día 1º del que rige se apoderaron de un espíritu de furia: ultrajes, asesinatos y violación de mugeres eran cometidos por todos los puntos de la ciudad. Las casas se llenaron de cadáveres. La muger que oponía esfuerzos superiores al sexo, perdía la vida en el acto; y no se libertaba de esta violencia la niña de 10 años ni la anciana de 60.

No podré señalar a Ud. los que fueron víctimas de la furia de este segundo día, por ser demasiado grande el número de ellos; pero le nombraré alguno de sus conocidos. Los sacerdotes septagenarios Goicoechea y Egaña: Xaviera la ama del cura Eriz. la suegra de Echaniz: Brevilla, el platero: el posadero de la Cárcel vieja: el chocolatero que tenia tienda en la casa de Izaramendi: el otro chocolatero casado con la criada de la conocida por LA BUENA MOZA, y en fin otros muchos que no nombro por no ser difuso.

...La mañana del primero se dio principio al incendio, empezando por una de las esquinas de la calle Mayor. Por la tarde pegaron fuego a la calle de la Escotilla; la mañana del dos a la del Puyuelo: en su tarde a la de Juan de Bilbao y a la plaza Nueva; en una palabra, la ciudad ha sido incendiada metódicamente, y a medida que se hacía la limpieza interior de las casas. El enemigo no ha hecho fuego ninguno en todo este tiempo; es decir en todo el que medió desde que se refugió al castillo, hasta la ruina total de la ciudad. Sin embargo se ha libertado de las llamas una acera de casas de la calle de la Trinidad, y estas son las que sirven en la actualidad de quarteles..." (La acera que se salvó del incendio fue la del lado del castillo)

Con aquel lenguaje decimonónico, los publicistas de la época supieron señalarnos que: "... las únicas casas que se salvaron eran las de la calle de la Trinidad, donde se albergaban los oficiales británicos y donde en un gran caserón mantenían abierto un hospital de sangre...".

Otro periódico, "La Gazeta extraordinaria", del 7 de septiembre (dos días antes), dice: "Mientras las armas española se inmortalizaban en la parte de Irún, los aliados derramaron su preciosa sangre en el asalto de la plaza de San Sebastián..."

Como quiera que puede ser considerado prolijo hacer una más detallada descripción, nos limitaremos solamente a exponer la "CUENTA DE AGRAVIOS", que presentó el Ayuntamiento en su día (pinchar en el enlace).

Que el holocausto donostiarra fue debido a los aliados, se evidencia tras la lectura de las actas de las tres Juntas Municipales desde Zubieta, celebradas los días 8 y 9 de septiembre, por consiguiente aún recientes los hechos y no perdida la memoria de ellos, y que dan lugar al envío de un memorial a Wellington.

Otros documentos que lo avalan son: El Manifiesto de la ciudad, de fecha 16 de enero de 1814 y su Suplemento del 16 de febrero. Los testimonios de 79 testigos y que se refieren a la conducta mantenida por los británicos. Más tarde seguirán las tres Representaciones del Ayuntamiento Constitucional, dirigidas a la Regencia.

¿Qué motivos pudieron tener para también allí, en San Sebastián, cometer acciones similares a las que ya les vimos en los días primeros de la guerra, cuando la marcha permanente del general Moore? ¿Qué ocurrió con la Real Fábrica de lozas madrileña? ¿Qué ocurrió con tantas y tantas acciones emprendidas en lugares en los que hallábamos industrias competitivas? ¿A que podían obedecer estas casualidades?

El general francés Lamiraux, cuando trata el tema del sitio de San Sebastián, dice:

"Verdaderamente la única disculpa que debieron ofrecer los ingleses y sus partidarios a tan horrenda conducta para con una ciudad cuyos hijos les esperaban, como suele decirse, con los brazos abiertos y los aclamaban al penetrar en las calles como libertadores suyos y de la patria; la única disculpa, repetimos, era la de la mortandad que en los dos sitios les había causado el valor de los defensores. El segundo, al que estamos ahora refiriéndonos, había costado, en efecto, a los sitiadores sobre 500 muertos, entre ellos muchos oficiales de nota como el coronel Sir Richard Fletcher, Crawford y otros muy recomendables también, y 1.500 heridos, entre ellos lo fueron los generales Leith, Oswald y Robinson, los coroneles Hunt, Cameron Campbell y algunos más que hemos tenido ocasión de citar por tan entendidos como valerosos. Eso podría explicar en parte el furor de las que habían dejado su camino cubierto de sangre tan generosa y perdida la dirección de jefes tan acreditados y que tantas veces, además, los habían guiado a la victoria. Se comprende, empero, que ese furor se hubiese ensañado en los que les causaran tantas y tales bajas; pero, ¿qué les habían hecho los que salían de su morada a recibirlos con el gozo pintado en su rostro, y las mujeres, los ancianos y los niños que desde los balcones y ventanas de las casas los saludaban con sus pañuelos y aclamaciones."

http://www.1808-1814.org/colabora/oflodor.html


87 lead, día 15 de Marzo de 2009 a las 02:10
[Wellington: destruir la capacidad productiva de un competidor]

IdeA #86: Del documento que reproduces sobre la destrucción de San Sebastián en 1813:

¿Qué motivos pudieron tener para también allí, en San Sebastián, cometer acciones similares a las que ya les vimos en los días primeros de la guerra, cuando la marcha permanente del general Moore? ¿Qué ocurrió con la Real Fábrica de lozas madrileña? ¿Qué ocurrió con tantas y tantas acciones emprendidas en lugares en los que hallábamos industrias competitivas? ¿A que podían obedecer estas casualidades?

Como digo en mi post #78:

Wellington, además, aplicó fielmente las instrucciones que tenía de destruir la planta de estructuras económicas españolas, para que España no emergiera de la guerra como una potencia (lo que se evidenció en el lamentable trato que recibimos en le Congreso de Viena de 1815).




¿Qué motivos pudieron tener para también allí, en San Sebastián, cometer acciones similares a las que ya les vimos en los días primeros de la guerra, cuando la marcha permanente del general Moore? ¿Qué ocurrió con la Real Fábrica de lozas madrileña? ¿Qué ocurrió con tantas y tantas acciones emprendidas en lugares en los que hallábamos industrias competitivas? ¿A que podían obedecer estas casualidades?

88 denebola, día 15 de Marzo de 2009 a las 09:38

Buenos días:

doy un repaso a las intervenciones de ayer y, aunque la discusión haya tomado otros derroteros, no está mal recuperar un enlace de hace algún tiempo (no recuerdo quién lo puso):

http://embajadorenelinfierno.blogspot.com/2007/07/...

Está claro ¿no?

« 1 2 »

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899