Pío Moa

« “Los males de la democracia” | Principal | ¡Qué héroes, pero qué héroes! »

Dos bases interpretativas de la guerra civil

28 de Noviembre de 2008 - 17:50:17 - Pío Moa

Compartir:
Menéame Tuenti


  Hay dos aproximaciones básicas a la guerra civil. Una de ellas insiste en  la cuestión de la democracia: las izquierdas  impusieron una legalidad sectaria, y luego se sublevaron contra ella en octubre de 1934, después de que el pueblo diera la victoria a la derecha en  las elecciones del año anterior. Ello hizo imposible la convivencia, sobre todo porque en 1936 ganaron en diputados –aunque no en votos— los mismos que se habían sublevado contra un gobierno democrático en 1934 o habían apoyado políticamente la sublevación. Todos los cuales volvieron a vulnerar la ley  masivamente haciendo planear de nuevo una creciente amenaza revolucionaria sobre el país. En estas circunstancias, la derecha se vio obligada a rebelarse a su vez, casi a la desesperada. La convivencia se había hundido debido a las  actitudes antidemocráticas de la izquierda, y la causa de la guerra civil no se encontraría en un peligro fascista, sino en el revolucionario.

 
  
La otra aproximación deja la democracia en un plano derivado o secundario, e incide ante todo en la cuestión “social” y económica: la crisis económica o la “injusticia social”  como causa de la inestabilidad y la violencia laboral,  el problema agrario,  el “odio del pueblo” al ejército y al clero,  el hambre etc. Este modo de pensar está muy extendido en la izquierda, y  participa de él muy ampliamente la derecha. Entonces,   los principales responsables de las lacras económicas y sociales del país eran las derechas, cuya resistencia feroz a las reformas  propuestas por la izquierda para mejorar las condiciones de vida de los trabajadores habría terminado cuajando en el levantamiento de julio de 1936. Habría, pues, en la guerra civil, un conflicto fundamental “de  intereses de clase”, y la democracia, en definitiva, sería una cuestión “formal”,  no muy relevante,  cuyo contenido práctico estaba en dichos intereses. Unos partidos representarían  los intereses de  los obreros, o del pueblo, o de Cataluña o Euzkadi, etc.; y otros, los de la oligarquía reaccionaria, la pequeña  o  la media “burguesía”. Enfoque básicamente marxista, y mantenido,  curiosamente, no sólo por  las izquierdas, como he indicado. Ya casi nadie dice, claro está, que la democracia es un simple encubrimiento jurídico de la explotación capitalista, pero en cambio se sostienen las premisas que llevan a esa conclusión. De ahí parte toda la interpretación de los Tuñón de Lara,  Preston,  Jackson,  Juliá y tantos otros, muy aceptada en amplios círculos académicos derechistas, horrorizados de pasar por “reaccionarios”.

  
 
La interpretación “socioeconómica” es, desde luego, radicalmente antidemocrática. Pero eso no sería un defecto  si no fuese, además, radicalmente falsa. No existen  partidos “de la oligarquía”, como tampoco “de la clase obrera” o “del pueblo”. Baste observar que había no menos de cuatro grupos que reclamaban la exclusiva de la representación del proletariado (el PSOE, la CNT, el PCE y el POUM, quizá alguno más), y que entre ellos, como es sabido,  se persiguieron y asesinaron con la mayor brutalidad. O que al partido de la “oligarquía reaccionaria”, la CEDA, le votó una parte del pueblo mayor que a ningún otro partido, tanto en 1933 como en 1936. No es ahora cuestión de desarrollar estos temas, baste señalar que la historiografía cultivada mayoritariamente en los últimos treinta y tantos años en España y otros países está contaminada por ese enfoque, y no saldrá del atasco mientras no lo supere críticamente.

  
 
Un planteamiento más racional sería el siguiente: ante los problemas económicos y sociales característicos de una situación histórica, los partidos y los políticos ofrecen tales o cuales soluciones, cuya validez se revela por sus resultados, y no por metafísicas representatividades “de clase”. Conviene insistir en ello, porque el prejuicio de raíz marxista se sigue manteniendo con extraordinaria fuerza, incluso entre personas que se proclaman antimarxistas, y por supuesto no sólo en relación con la guerra civil. Es un prejuicio que lleva directamente a la destrucción de la democracia, porque la legitimidad de los partidos no estaría en las urnas o en la opinión pública, o en el mantenimiento de las libertades, sino en esas supuestas representatividades “de clase”.

 
 
Otro defecto grave de esa interpretación, en el plano académico, es que destruye el sentido crítico y el respeto a los hechos, los cuales se hacen entrar con calzador en el esquema. Por ejemplo, cualquier observador mínimamente objetivo percibe que las propuestas y soluciones  aportadas por las izquierdas  durante la república invocaban constantemente el interés de los trabajadores, pero no trajeron  casi ningún beneficio a éstos. El paro y el hambre aumentaron con rapidez, y se paralizó la iniciativa privada, empeorando,  en vez de mitigarse, los efectos de la  depresión económica mundial. También es fácil observar el continuo ataque de las izquierdas a las libertades, pese a llenarse la boca de “democracia”. Azaña llegó a la política  con la convicción de que sólo los republicanos de izquierda tenían “títulos” para gobernar, por lo cual  intentó dos golpes de estado al perder las elecciones en 1933, y  cuando volvió al gobierno,  en 1936, anunció triunfalmente que el poder no saldría ya más de  manos de los suyos. Pues bien, Azaña era uno de los políticos más moderados de las izquierdas, lo cual permite imaginar a los otros, y entender por qué la derecha hubo de sublevarse para no sucumbir (Hoy, conocido el resultado de la contienda, parecía predestinado el triunfo de los sublevados, pero no fue así: estuvieron muy cerca de ser completamente aplastados en las primeras semanas, y sin duda lo habrían sido si Franco no hubiera establecido el puente aéreo sobre el estrecho de Gibraltar). Hechos como éstos desmienten tanto la “representatividad popular” de aquellos partidos como el esquema “de clase”.

   
 
Las derechas se habían dejado arrebatar, desde 1930, la bandera de la democracia liberal, y en 1936 habían llegado a la conclusión de que la misma no podía funcionar en España. De ahí la prolongada dictadura posterior. Pero quien había saboteado violentamente  la democracia y las libertades desde el comienzo mismo de la república habían sido las izquierdas, y las derechas habían defendido la legalidad republicana en octubre de 1934 frente a una intentona revolucionaria y separatista. El fracaso de las libertades no provino del “carácter del pueblo español”, como muchos concluyeron precipitadamente, sino del carácter mesiánico y totalitario de unas ideologías izquierdistas encubiertas con mucha fraseología de libertad.

  
 
Fue, pues, la actitud de los partidos ante los problemas de la época, y no los problemas “sociales” mismos, lo que causó el derrumbe hacia la guerra civil.  Cuando esto no se tiene  lo bastante en cuenta, la historiografía se convierte en un venero de errores, conscientes o inconscientes.


---------------------------------------------

Un "fuerte" himno ruso: "Al ponerse en marcha":
 

http://www.youtube.com/watch?v=_jqOGpzNrg4&feature=related


------------------------------------------

De  Viaje por la Vía de la Plata:

El cielo está despejado, el sol calienta sin empeño, una brisa suave ameniza la marcha. Antes de una hora, el caminante ha alcanzado la Punta del Sebo, nombre vulgar para la unión de los ilustres Tinto y Odiel. Allí se yergue un pétreo y gigante Cristóbal Colón sobre un pedestal aligerado a media altura, en las esquinas, por oportunos relieves. Fue donado en 1929, durante la dictadura de Primo de Rivera, por el gobierno norteamericano de Hoover. Su escultora, llamada Whitney, petrificó un descubridor sombrío, que a un tiempo levanta los brazos de una gran cruz y descansa sobre ellos, mientras otea el mar desde sus hundidas cuencas de quimerista. Dentro del pedestal, una sala con las estatuas de los Reyes Católicos y unalápida conmemorativa. La autora -- debía de ser feminista-- concedió a Isabel una actitud más varonil, adelantada y con su mano derecha sobre la izquierda de Fernando.

  
  
Apoyado en la cerca del monumento, a la orilla del agua,el viajero contempla, con la mente casi en blanco. Las ondas mecen unas barcas próximas, y él deja que le

sature el olor a mar, portador de consuelo. Después  come pan y fruta y camina hacia el largo puente por encima del río Tinto. Apenas hay tráfico ahora, y sigue llegándole

el rumor de las fábricas, semiapagado por la lejanía.Muelles y petroleros, a distancia no lo bastante respetuosadel sagrado lugar.  Aún no ha empezado la tarde y bajo el inmenso cielo reina una soledad calma. El viajero anda por el puente escuchando el sonido

rítmico de sus pisadas y de su bastón al golpear el pavimento. De vez en cuando da una patada a alguna piedrecilla, procurando que caiga al agua dentro de su ángulo de visión,

y mira las ondas sin acortar el paso.

  
 
Al otro lado, en la ribera oriental, sobre las altas copas de los pinos mansos, destaca una torre o monolito con una bola en lo alto y una cruz encima. Entre los árboles, manchas de blancura delatan los edificios. Ahí está el monasterio de La Rábida acomodado sobre un montículo chato, cuyo pie se extiende en dunas mal cubiertas por esmirriados tojos o aliagas, y retamas cargadas de flores amarillas
y blancas. En tiempos no lejanos, las dunas debieron de llegar hasta el mismo monasterio, hoy rodeado de pinares, césped y campos deportivos que expelen gritería.


La Rábida
domina un extenso panorama de tierra y mar, y si el verdor ameniza  hoy la colina,  mengua en cambio su dramatismo, esa cualidad indefinible que sacralizó el paraje desde la noche de los tiempos. Los fenicios y los cartagineses, parece,

erigieron aquí un templo a Baal, divinidad solar, y después los romanos otro a Proserpina, la Perséfone griega, raptada por Plutón cuando recogía flores por los prados y hecha soberana de los muertos en el reino de las sombras, de donde retornaba unos meses a la luz. Por alguna razón, los latinos encontraron este sitio propicio para la diosa, como antes los púnicos para su dios, tan denostado por profetas de Israel. Al cristianizarse la península, el viejo templo debió de adaptarse al nuevo culto. Tras la invasión muslim permanecería como  ermita mozárabe para terminar, a juzgar por su nombre, La  Rábida, en ribat, lugar de culto, o acaso atalaya, o quizá monasterio-fortaleza de órdenes guerreras almohades. La mística sufí de esas órdenes influiría en los templarios, tan envueltos en hermetismos. A mediados del siglo XIII volvió a poder cristiano, y precisamente de los templarios, a quienes quedaba poco tiempo hasta su aniquilación  en toda la Cristiandad. Tales noticias ha leído aquí y allá el caminante, y el sitio las merece.

   
Sin tardar mucho, los franciscanos ocuparían el extraordinario rincón, y con esos monjes se gestaría allí uno de esos raros sucesos que parecen marcar un antes y un después en la borrascosa historia de los humanos.

  
  El viajero avanza hacia el monasterio de pardos muros de ladrillo. Un ciprés sobresale de las tapias blancas de un edificio anexo. El  edificio fue reconstruido después del terremoto de Lisboa, pero con arreglo,  seguramente, al que Colón conoció. El viajero fuerza la fantasía para intentar percibir al personaje alto y pelirrojo,
acompañado de un hijo de corta edad,  acercándose al monasterio un día presumiblemente frío de invierno de 1485 u 86. Sobre estos mismos suelos caminaría, llamaría a la puerta y aguardaría a que le abriesen, iniciando así  su extraordinaria aventura en este lugar mínimo bajo los cielos. Llegaba con manías de grandeza y  planes extravagantes, desdeñados en otros lugares;  pero aquí dos frailes, Pérez y Marchena, competente astrólogo el segundo, le  tomarían en serio: «Nunca en todo este tiempo se  halló piloto ni marinero ni philosopho ni de otra ciencia que todos no dijesen que mi empresa era falsa... salvo dos frailes, que siempre fueron constantes». Gran casualidad.

   
 
Desde aquel año, el paraje, con toda la Tierra, ha girado quinientas veces en torno al Sol, surcando espacios que no caben en la mente, y entretanto aquel fugitivo, los frailes, los reyes y cortesanos, sus ansias, planes, burlas y alegrías,  se han disuelto
en el vacío, o así  nos parece. El barro transfigurado en sus cuerpos y personalidades ha vuelto a absorberlos como si nunca hubieran existido, como  hará con cuantos ahora parecemos  tan estable, tan sólidamente reales.

  
El viajero, de pie cerca de la entrada, prueba a sentir tales cosas y le acomete un ligero vértigo. Retrocede entonces hasta un banco en el parque circundante y deja la mochila en el suelo, aguardando a que abran la puerta para la visita de las cuatro. Puede oír pasablemente la charla de tres caballeros en un banco próximo.


—Nacería en Génova, quién sabe... español por nacionalidad. Si no... sus títulos, sus empresas, su lengua. No habló ni escribió en italiano... Sí, en español con dejes portugueses... Tantos premios Nobel norteamericanos, que nacieron
fuera... Bueno, hispano-genovés o genovés-español...

—Bah... patrioterías... ¿Qué más da de dónde fuera?... Si él no va a América, otro habría ido...

---Imposible que fuera genovés.  Y no sería igual si hubieran llegado los franceses o los ingleses.

—Podría haber sido mejor...

—Los italianos se toman muy en serio a su Cristóforo... Una película para difusión internacional... Dejan mal a los españoles...

—Un error de España, haberle adoptado a él y sus proyectos...

—Bueno, en Estados Unidos, América la descubrieron los italianos.

—Sí, todo el mundo habla italiano en América...

—Una desgracia... Un esclavista. Una casualidad y luego un genocidio... Una vergüenza...

  
 
Vieja y pesada discusión. Uno de los hablantes menciona a Auschwitz, a Hiroshima, al Gulag: «Los autores de esas cosas en el moderno siglo  XX son los que peor nos ponen a nosotros por crímenes antiguos y no demostrados», dice con voz
fuerte e irritada.


 
El viajero siente ganas de intervenir, pero no ganas suficientes para abandonar su banco. El trío termina por irse,  hablando de tomar unos vinos. Al poco, el viajero recoge su  macuto y les imita, para dar una vuelta por los edificios  universitarios. Universidad de La Rábida. Parece poco utilizada y casi desierta. Un centenar de escolares corretea y chilla por la arboleda. Resuenan sus voces: «¡OTAN no, bases fuera!». Y  la torpona canción: «Los hermanos—Pinzones—eran
unos—mariiii-neros». Ésta les hace mucha gracia.

Un muchacho irrumpe
sobre una moto petardeante, rompiendo brutalmente la calma de la hora. El viajero le da un grito, y el otro para a escuchar, creyéndose preguntado por algún dato. En su inconsciencia no entiende el daño que hace allí con su maldito trasto. Al

enterarse, por las palabras poco amables del viajero, da un par  de vueltas más para salvar la cara, pero se va enseguida.

  
 
A las cuatro, un fraile abre el portalón. Sólo entra el de la mochila y una señora francesa  ignorante del  castellano. El fraile, que oficia muy someramente de guía, sabe

otro tanto de francés.

   
La sugestiva modestia del exterior del edificio permanece en al interior. Modestia en el ladrillo del claustro mudéjar, en los cuartos, las capillas, el refectorio, la sala capitular, que quizá conserve, inhallables, los ecos de las explicaciones y decisiones tomadas en días remotos. Las ventanas permiten contemplar el océano y los llanos, las
factorías lejanas...

  
  
Al visitante le alegra la sencillez del sitio, la ausencia de monumentos grandilocuentes: sólo una especie de columna feorra  entre los árboles,  no demasiado grave. En 1835, la Desamortización de Mendizábal expulsó del monasterio a
los frailes, el edificio sufrió depredaciones y ruina, y la licitación pública no atrajo pretendientes. Veinte años después, ilustrados estadistas al timón de la nave del estado, calculando los gastos inútiles originados por la rehabilitación y mantenimiento del edificio, concibieron una solución de elegante simplicidad: demolerlo y alzar en su lugar un sólido monolito. Total, que allí se gestara un nuevo mundo tampoco tenía especial interés, y en cierto sentido no dejaba de ser una vergüenza para España. Tan perfecta solución no llegó a cumplirse porque una autoridad local, Alonso del Castillo, rechazó cumplir, incomprensiblemente,  la racional y económica orden.


  
A comienzos de la guerra del 36 sucedió la penúltima vicisitud del lugar. Personas de ideas avanzadas procedieron a impulsar la emancipación social mediante la destrucción de imágenes, pinturas y enseres allí conservados, entre ellas una antigua imagen de la Virgen, de alabastro.

Comentarios (73)

« 1 2 »

1 mescaler, día 28 de Noviembre de 2008 a las 18:20
opq5 dijo el día 28 de Noviembre de 2008 a las 17:54:
mescalero

Por lo que se vé a determinada izquierda parece no importarles el hecho terrorista en si, ni los cientos de muertos y posiblemente ni los miles de héridos.

Lo verdaderamente importante para los mescaleros de turno, es a la hora en que Espsranza Aguirre salió de Bombay. Genial.


Un interpretación muy personal y, por supuesto, falsa.
2 manuelp, día 28 de Noviembre de 2008 a las 18:36
A mi lo primero que me empezó a llamar la atención de la guerra civil española, fue el maniqueismo absoluto que se profesaba en los ambientes en los que me movia, a pesar de que cualquiera que tuviese ojos en la cara se daba cuenta que no todos los "trabajadores", ni mucho menos, eran unos proletarios modelos. Además, curiosamente, en los años sesenta y setenta la izquierda no alardeaba en absoluto de la guerra, sino que adoptaba la actitud que ahora adopta el PP- hay que olvidar el pasado, etc-, y creo que era porque no tenía los suficientes escritores dispuestos a pregonar sus "méritos", lo contrario que ahora.
Se ve que el ganarse los garbanzos es algo que ayuda mucho a adoptar uno u otro punto de vista en historiografía.

Este himno ruso, creo que es más "fuerte": "La guerra sagrada".
3 manuelp, día 28 de Noviembre de 2008 a las 18:37
4 denebola, día 28 de Noviembre de 2008 a las 18:58

Buenas tardes:

potentes himnos si señor, tanto el que trae D. Pío como el que apunta manuelp. Aquí, ya puestos, dejo otro que no está mal:

http://www.youtube.com/watch?v=9Q-OzsOmi00&fea...
5 doiraje, día 28 de Noviembre de 2008 a las 19:08
Las mentiras de la izquierda continuan siendo de una solidez casi inexpugnable. Aún siguen viéndose aquellos que se identifican con ella como los grandes valedores de los desfavorecidos, de ahí su vivencia de superioridad moral genuinamente sentida por no pocos.

Pero la mentira de la izquierda reside en esa visión extremadamente pobre de ver las cosas desde el más primario materialismo, sobre el que se apoyan para erigirse en dueños y señores de lo bueno y lo malo. Un falso racionalismo ciego para reconocer sus propias limitaciones, hace de las mismas la dinámica de todos sus errores. Cuando uno cree que toda realidad depende de variables simples y manipulables, la metodología y las conclusiones que se seguirán serán falsas por definición, pues falso es la concepción de la que parten.

Ni el Estado nos liberará de nuestra naturaleza humana haciéndonos mejores de lo que somos; ni nos dará la felicidad más plena la redistribución de la riqueza material; ni la sociedad evoluciona bajo las leyes del progreso infinito debido a las cualidades materiales de la misma; etc. Pero es un hecho que aún se siguen creyendo a pies juntillas por multitud de personas y estratos sociales todas estas fantasías propias de un pensamiento intelectualmente pueril.
6 manuelp, día 28 de Noviembre de 2008 a las 19:19
# 5

Me parece que la "solidez inexpugnable" de las mentiras de la izquierda se vendrá muy facilmente abajo el día en que el presupuesto para sostener cátedras, publicaciones y cargos se acabe.
Ya digo como hace cuarenta ó cincuenta años los partidarios que tenía en España eran bastante escasos. No hay más que ver la trayectoria de los Haro Tecglen, Cebrián,etc.
7 opq5, día 28 de Noviembre de 2008 a las 19:22
mescalero

Vivímos en un mundo de interpretaciones en donde la única verdad suele ser la interpretación que damos a los "fenómenos exteriores", usando la terminología tanto de Kant como de su discípulo Schopenhauer.

Pero después de la retahila de post de otros medios de comunicación, que nos ha puesto en el hilo anterior, todos ellos contrarios a Esperanza Aguirre y a su salida de Bombay y sin ver ninguna condena del terrorismo en ninguno de ellos, salvo omisión, no me negará usted de que la única interpretación razonable era la que he expuesto en el post que usted reproduce en el #1 y en la que me reafirmo.
8 doiraje, día 28 de Noviembre de 2008 a las 19:25
#6 manuelp

Por supuesto. Es que la "moralidad" izquierdista es muy inmoral. Es lo que tiene el aferrarse al materialismo: la pela es la pela...
9 mescaler, día 28 de Noviembre de 2008 a las 19:52
#7 opq5, tampoco hay ninguna condena en los mensajes de los demás, y no hago una interpretación tan rara como la que hace usted.
10 denebola, día 28 de Noviembre de 2008 a las 20:21

Belloch se gasta medio millón de euros en acondicionar el despacho. Hace pocas semanas, Ibarra 300.000 en lo mismo. 272.000 Carod en una fiestilla. En Andalucía, Chaves usa los recursos del capitalismo salvaje para especular con 6.000 millones robados a los andaluces... Estos son los rojos. No hay otros.

Cada día lo tengo más claro, tanto por lo que respecta al psoe como a cualquier otro partido de izquierdas: cuadrilla de ladrones que ha descubierto que constituyéndose en partido pueden robar más y con menor riesgo. No importa cuánto se gane ni cómo: hay gente que siempre se comportará como si fuesen muertos de hambre. Porque no me digan que no es vulgar hasta el asco y más allá recubrir el despacho con maderas africanas...



11 egarense, día 28 de Noviembre de 2008 a las 20:25
#10 denebola...
Es mucho más que eso. Es críminal y susceptible de castigo...
12 Momia, día 28 de Noviembre de 2008 a las 20:30
Además de la interpretación a que hace alusión Don Pío, existe otra interpretación fundamental de la Guerra Civil del 36 que no creo que nadie pueda poner en duda: fue una guerra en defensa de la Iglesia, de los católicos y contra la agresión de genocidas masones y marxistas stalinistas. Así lo recoge la Carta colectiva del Episcopado Español de 1 de julio de 1.937, así como de las declaraciones de muchos obispos, y del reconocimiento explícito de Pontífices como Pío XI y Pío XII.
13 doiraje, día 28 de Noviembre de 2008 a las 20:31
Son gente muy pobre, denebola, no materialmente desde luego, pero sí como personas: necesitan ensalzarse a sí mismos con el lujo y el despilfarro para sentirse alguien; en verdad, están corroídos por un enorme vacío interior. Y como "el dinero público no es de nadie", pues oye... a forrar las paredes de mi chiringuito con caoba y ébano.
14 egarense, día 28 de Noviembre de 2008 a las 20:32
Lo extraño es que el pueblo pagano, (de pagar impuestos) no se levante contra ellos... Si lo hicieran tendrían todo el derecho del mundo...
15 egarense, día 28 de Noviembre de 2008 a las 20:34
Es más, no solo tienen el derecho, sino la obligación de hacerlo para defender su patria y sus libertades... En cualquier sitio donde la tiranía campe a sus anchas como en España...
16 denebola, día 28 de Noviembre de 2008 a las 20:35

egarense, espero que los nuevos parados socialistas tomen nota. A lo mejor alguno que otro abre los ojos. Y sí, la cárcel tendría que ser el horizonte natural para esta gentuza. Pero como cuenta Salustio en su Guerra de Yugurta, cuanto más audaces son sus crímenes más seguros se sienten.

17 doiraje, día 28 de Noviembre de 2008 a las 20:36
#12 Momia

Como ya dije en otra ocasión en este mismo blog, me siento muy agradecido al general Franco por salvarnos del horror estalinista. Y a medida que el tiempo pasa y a medida que se suceden los gobiernos de extrema izquierda del PSOE, más crece mi agradecimiento.
18 denebola, día 28 de Noviembre de 2008 a las 20:37

Más, ¿ Quiénes son esos hombres que se adueñaron de la República? Unos hombres llenos de maldades, sanguinarios, de una avaricia sin límites, monstruos a la vez de perversidad y de orgullo, hombres que trafican con la lealtad, el honor, la religión; en una palabra, con todo lo qu es justo y con todo lo que no lo es. Se escudan, para su defensa, unos en el asesinato de vuestrso tribunos; otros, en las persecuciones arbitrarias que practicaron contra vosotros; la mayor parte, en vuestra sangre que ellos derramaron. De esta suerte, cuanto más culpables son, más seguros viven; el temor que sus crímenes debían inspirarles, os lo hacen sentir a vosotros por vuestra apatía; el fundamento de su unión estriba en la conformidad de sus deseos, de sus odios y de sus temores. Pero, sabedlo bien, esta unión entre gentes de bien se llama amistad, entre gentes de mal recibe el nombre de conspiración. Y, a la verdad, si vosotros os preocupáseis por vuestra libertad con el mismo celo que ellos despliegan por su despotismo, no estaría la República, como lo está hoy, desolada, y los cargos por vosotros conferidos, recaerían sobre los más dignos, y no sobre los más osados... (Gayo Salustio Crispo. Guerra de Yugurta)
19 Momia, día 28 de Noviembre de 2008 a las 20:41
Fue el pueblo cristiano con sus obispos a la cabeza, el que supo ver y declarar el sentido de la Guerra Civil del 36. Es muy indicativo lo que el mismo Franco decía en abril de 1.937 en un discurso de Radio Nacional: "Estamos ante una guerra que reviste, cada día más, el carácter de Cruzada, de grandiosidad histórica y de lucha trascendental de pueblos y civilizaciones".
20 egarense, día 28 de Noviembre de 2008 a las 20:51
El utilizar dinero público de forma abusiva, despilfarrándolo, amparados en su posición de poder, es el mayor crímen que puede cometer un político que se llame demócrata... Quiebra las libertades del ciudadano, desmoraliza al pueblo, convierte cualquier sistema en una tiranía... Y además en una época de crisis económica mundial, es doblemente grave. La cárcel es lo mínimo que merecen estos sinvergüenzas...
21 Momia, día 28 de Noviembre de 2008 a las 20:53
La Reconquista fue también, en cierto sentido una guerra civil, pues aunque los musulmanes fueron ciertamente invasores, muchos de éllos acabaron integrándose como pobladores de Hispania. Entre moros y cristianos había una contradicción de orden político, institucional y cultural, pero lo fundamental fue la guerra contra infieles que perseguían y mataban a los "perros cristianos". A la Reconquista debe España su permanente carácter católico.
22 doiraje, día 28 de Noviembre de 2008 a las 20:53
En verdad fue así, Momia. Pero ya sabe que hoy llevar un rosario colgado en el espejo retrovisor de su coche es una provocación. Hoy estamos inmersos en otra Cruzada, pero al revés: la de liquidar la Cruz definitivamente. Hoy como ayer, pero con otro estilo, mucho más peligroso por cierto porque pasa más desapercibido. Menos mal que tenemos a Jesús a nuestro lado, como nos recuerda en el evangelio de hoy: "El cielo y la tierra pasarán, mis palabras no pasarán." (Lucas 21, 33).
23 egarense, día 28 de Noviembre de 2008 a las 20:57
#22 doiraje...
El occidental que no comprenda que ha de ir con el crucifijo y la Biblia a todas partes, está condenado a desaparecer... Es cuestión de tiempo...
24 doiraje, día 28 de Noviembre de 2008 a las 21:05
Así es, Miguel Ángel. En verdad, ya están desaparecidos en vida. Realmente la Europa relativista y nihilista que nos ha tocado sufrir parece un alma en pena que vaga, eso sí, por despachos de caoba. Como decía antes, nada como el lujo para consolarnos del tremendo vacío espiritual en que "vivimos".
25 egarense, día 28 de Noviembre de 2008 a las 21:07
#24 doiraje...
No me refiero a eso. Voy más alla hermano. Hablo de desaparecer físicamente... Claro que no mañana ni pasado, pero será cuestión de tiempo...
26 doiraje, día 28 de Noviembre de 2008 a las 21:11
Lo sé, Miguel, había captado el sentido. No sé que resulta más triste, si la desaparición física o la espiritual. Yo me encuentro cada día a cantidad de zombies por la calle.
27 egarense, día 28 de Noviembre de 2008 a las 21:16
¿Qué fuerza le hace a uno seguir adelante en este mundo sino es la Cruz? Respóndanme a eso amigos. Y disculpe el que no crea, como manuelp... Todo lo que hacemos es como una oración a Él... ¿Qué otro sentido puede tener la vida? Si algo siento de bueno, es cuando pienso en Él... Sin Él, creyentes o ateos estamos perdidos...
28 Otero, día 28 de Noviembre de 2008 a las 21:20
Cuando la corrupción es tan grande y la economía no daría para alojar en cárceles a todos los candidatos en caso de que los jueces sirviesen para su labor, solo quedaría una solución, llevarlos a los faroles, por aquello del ahorro.

Pero, me parece que esta plebe de la Expaña está demasiado podrida para eso.

Saludos
29 Otero, día 28 de Noviembre de 2008 a las 21:27
Es la cruz que tenemos en esta ¿Democracia? O sea, tenemos lo que nos merecemos, tanto estando en el bando de la corrupción como en el de los borregos.

Saludos
30 doiraje, día 28 de Noviembre de 2008 a las 21:27
Otero, hemos llegado a un punto en que los gobernados no son mejores que los gobernantes. Si no estamos aún en una situación apocalíptica es porque una enorme cantidad de gente moralmente despreciable es socialmente irrelevante.
31 egarense, día 28 de Noviembre de 2008 a las 21:33
De hecho de todos los errores, darle la espalda a la Cruz, es el más grave... Peor que cualquier otro. Por poner un ejemplo... Sería preferible que en las escuelas de Cataluña solo ondeara la Senyera, pero con el crucifíjo en la pared... Y creo que no soy sospechoso de separatista. Entiendan lo que quiero decir...
32 doiraje, día 28 de Noviembre de 2008 a las 21:33
#27 egarense

La vida como oración... Realmente qué cerca está usted del Señor. Le envidio.
33 egarense, día 28 de Noviembre de 2008 a las 21:39
Es más; la angustia que sentimos hoy en día, esa sensación de vacío que siente casi todo el mundo, la ignorancia que nos invade, viene sobre todo: No por los socialistas en sí, no por la crisis económica, no por esto o aquello, aunque también. Viene sobre todo por la falta de Cristo. Si pusieramos al Padre en nuestras vidas cambiaría todo 180 grados... España necesita a Dios para sobrevivir...
34 doiraje, día 28 de Noviembre de 2008 a las 21:40
Por cierto, denebola, si no llega a poner la referencia de la cita al final del texto, hubiera casi creído que se trataba de una crónica de actualidad.
35 denebola, día 28 de Noviembre de 2008 a las 21:42
#34,doiraje

Estos clásicos nunca mueren. Desgraciadamente, tampoco aprendemos lo que nos dicen.


36 doiraje, día 28 de Noviembre de 2008 a las 21:44
Quien vive a espaldas de Dios vive a espaldas de sí mismo. Fuera de Dios no cabe nada más que la muerte. Suscribo todas sus palabras, certeras y bellísimas, Miguel Ángel.
37 egarense, día 28 de Noviembre de 2008 a las 21:53
El problema de la corrupción en España, ya no es un tema de izquierdas o derechas. De socialistas o conservadores... Es un problema de unos ciudadanos que se creen con derecho a abusar de la confianza de los demás. Ese complejo de superioridad que tienen nuestros políticos acabará con ellos y con nosotros. Nuestros políticos no son superiores a nosotros, y aunque así fuera deberían brindar su capacidad al servicio de los más débiles o inferiores... Y no como hacen ahora, robándonos la cartera y el alma... No tienen derecho... En cambio, nosotros los gobernados, el pueblo, sí podemos exigirles que cumplan con su obligación, de lo contrario, lo mismo que confíamos en ellos podemos acabar con ellos también...
38 denebola, día 28 de Noviembre de 2008 a las 21:57
Cierto que darle la espalda a Dios es dársela a sí mismo y es también una afirmación del libre albedrío, que le debemos a Él. Pero no dejo de preguntarme por esa ceguera hacia Dios que yo mismo sufrí un tiempo. ¿De dónde sale? ¿Por qué es tan fuerte? ¿Por qué se defiende con tanta ferocidad de la luz? Yo sigo haciendo lo que hacía. No he perdido competencia en mi trabajo y me siguen interesando más o menos las mismas cosas. Sigo con casi los mismos amigos y mi vida familiar no ha cambiado mucho. Pero todo es distinto y mejor. Parece que no hubiese ganado en el cambio pero la ganancia ha sido increíble. Es algo que cualquiera que haya experimentado puede ratificar.

39 egarense, día 28 de Noviembre de 2008 a las 22:06
#38 denebola...
Si el reino de Dios fuera fácil de conquistar, no sería el reino de Dios. O... ¿Qué mérito tendría su conquista?... Esa satisfación que tú sientes, y que sólo es un ínfimo vislumbre del que, algún día, llegaremos a vivir, requiere de un esfuerzo, de un gran esfuerzo. Has de vencerte a tí mismo, o mejor, a tu ego... Ya dijo el Rabí, que nadie vería el reino de los cielos sin haber vuelto a nacer. Pues bien. Ese victoria que a tu ego que has de conseguir, ese vencerte a tí mismo, es volver a nacer. Volver a nacer como un hijo de Dios, algo más auténtico que antes. Ya los velos de la materia se han hecho más sutiles. Ya tu luz interior, puede alumbrar un poquito tu mente... Nos queda a partir de entonces, un largo camino; pero ya uno no se siente solo más...
40 doiraje, día 28 de Noviembre de 2008 a las 22:13
#38 denebola

La pregunta que formula es de muy difícil contestación. Como una expresión más de su infinito amor por nosotros, Dios nos hizo libres. Libres incluso para rechazarle, pues no hay amor si no hay libertad. Pero en el rechazo se implica el orgullo de creerse la criatura como el Creador; es más, de prescindir de Él, siendo como Él o incluso superándole. Así comienza la historia humana en la Biblia desde el Genésis. Y este es un rasgo de nuestra naturaleza que se repite generación tras generación, si bien hoy esta actitud es sancionada oficialmente por el poder político y cultural en que vivimos. El amor es un misterio, como entregarse al mal es otro. El amor a Dios exige entregarse a algo que uno no puede comprender ni abarcar; ¿cómo fiarme de "algo" que no puedo conocer con mis propias fuerzas? Sin embargo, cuando uno se atreve a dar el salto, es como lo va conociendo. Y es un conocimiento a la medida de nuestras posibilidades en cada momento. Dios nunca nos abruma; nos da a conocer aquello que podemos ir digiriendo poco a poco. Para amar hay que tener valor, y hoy apenas logramos salir de nosotros mismos.
41 Momia, día 28 de Noviembre de 2008 a las 22:28
Cuando bajo el Imperio Romano la sociedad se hizo comúnmente cristiana, los tiranos pasaron a considerarse con un "no reconocimiento" que les ilegitimaba, y pasó a ser aceptada la legítima defensa como remedio contra los tiranos. Así, en la sublevación del 36, la autoridad de la Iglesia declaraba que aquel gobierno marxista revolucionario anticristiano era ilegítimo, ya que no cumplía el mandato encomendado por la sociedad para mantener el orden social recibido, y en aquel entonces no se trataba ya que fuera un orden injusto, sino de que no era en absoluto orden.


42 doiraje, día 28 de Noviembre de 2008 a las 22:31
Me temo que lo he de dejar. Aunque participe poco, no les pierdo la estela, amigos. Por cierto, el domingo comienza el adviento. Qué grandísimo misterio: el Dios infinito y omnipotente se hace niño y se hace nacer de una humilde muchacha hebrea en un rincón del Imperio romano poblado por gente de baja estofa. Lo infinito se hace pequeño para que nosotros, pequeños, nos hagamos infinitos en Él. Preparémonos a la llegada de la más bella de las noticias: Dios con nosotros.

Buenas noches a todos.
43 egarense, día 28 de Noviembre de 2008 a las 22:38
#41 Momia...
En efecto, esto es lo que he estado tratando de decir estos últimos días. Estamos ante un gobierno ilegítimo...
#42 doiraje...
En efecto, tenemos la oportunidad un año más de vivir el adviento, para mí, la época más bonita del año. Pero debemos intentar vivirlo desde la espiritualidad, no dominados por el consumismo que suele conllevar estos días... Debemos meditar sobre el significado de ese "Dios con nosotros" que usted decía. Yo el año pasado tuve la satisfación de asistir a la misa del gallo de Notre Dame de París, y fue bellísimo. ¡Cuanto añoraré París estos días! No tanto el frio que hace, por cierto. Bueno la idea es esa, meditar, orar y ayudar a alguien si se puede...
44 Hegemon1, día 28 de Noviembre de 2008 a las 22:41
¡¡Es impresionante!!

Los mismos secatrios y fascistas, zimmie y alruga, que insultan a todo lo que se mueve, acusan a los demás, a mi, que les insulto y más estupideces.

El fascista catalán zimmie, fué el primero que emepezo a faltar de forma que dejaba ver su racismo negando nuestros orígenes y tachándonos de apátridas porque España nunca existió. Se le replica, SIN INSULTAR, y el resultado son más intropedios sobre que "Castilla" y no se que más victimismos catalufos. Como se le planta cara SIN INSULTAR y con argumentos irrefutables, él fino catalufo zimmie, totalmente desbordado ye irritado, deja ver ahora su sectarismo fascista y nos llama franquistas encubiertos. Eso en si no es un insulto aunque lo utilice como tal o más como estigma para señalar a los que no son de su cuerda para que sean dianas andantes. De ahí que le llame nazi, por eso y por más cosas.

El alruga, el mentecato, me acusa de insultarle cuando me quedo sin argumentos el mismo que me ofende y se caga en mi Dios y muchas cosas más graves. Al final, descolocado el bobo, me dice que soy obtuso.

En fin señores, que a mi ningun fascista me va a hacer callar y menos estos dos peones del totalitarismo.
45 Momia, día 28 de Noviembre de 2008 a las 22:43
De ahí que la Masonería esté empeñada en descristianizar a la sociedad española cuanto antes, con matanzas y golpes de Estado como el del 11-M, con el objetivo de formar una sociedad de sentimiento anticatólico cuanto antes, para que al faltar el criterio objetivo de moralidad, y quedar ésta al arbitrio del relativismo moral, las leyes queden alejadas de todo criterio moral, y tener vía libre para cometer toda clase de crímenes con total impunidad.
46 Hegemon1, día 28 de Noviembre de 2008 a las 22:58
Yo veo normales los ataques a Esperanza Aguirre. Ahora mismo Espranza es la buque insignia de la derecha liberal. Preside el gobierno más eficaz y con un apoyo electoral abrumador y humillante para la izquierda. En vez de estar a la defensiva está al ataque porque los hechos y los logros de su Gobierno la avalan. Esperanza Aguirre hace una política que es la mayor amenza para la izquierda sectaria, es el arma que puede acabar con la inmoralidad de la izquierda. Es la prueba real y tangible de que el liberalismo supera en todos los campos, a las doctrinas caducas de la izquierda.

Lo que hubieran deseado la gentuza de la izquierda es que la hubieran asesinado. Otro 11M que les quitara de un plumazo obstáculos para llegar al poder.
47 Hegemon1, día 28 de Noviembre de 2008 a las 23:11
Estoy empezando a darme cuenta que puede haber una alternativa al bipartidismo que sufrimos en España. Escuchando a Rivera o a Rosa Diez se oyen palabras, ideas que hace mucho tiempo ninguno de los dos partidos grandes no dicen y si lo dicen hace tiempo que para muchos españoles dejarón de creer en esas palabras pronunciadas por gente de estos partidos. Ciudadanos y UPyD aún están verdes y en la base pero no me extrañaría que estos dos partidos disfrutaran de un apoyo electoral que dejara al PP y al PSOE un tanto sonados.

La gran amenaza de la izquierda es preciosamente la democracia no la alternacia en el poder.
48 Momia, día 28 de Noviembre de 2008 a las 23:14
La expresión histórica más clara de pérdida de un criterio de objetividad moral, quedando las leyes alejadas de criterios morales se produjo con el protestantismo, es la ley del imperativo categórico kantiano.

Kant consuma la construcción más clara del subjetivismo protestante, congruente incluso con el subjetivismo metafísico de Descartes; la existencia pasará a depender del pensamiento individual y la moralidad dependerá de la conciencia personal por encima de toda norma moral.

La famosa regla kantiana de "obra de modo que tu conducta sirva de regla general", es una descarada entronización de la conciencia subjetiva individual sin norma moral objetiva. No hace falta mucha imaginación para comprender que con este imperativo categórico toda objetividad moral queda destruida. Y la ley de Dios aparcada por completo, y el orden moral se hace imposible: ya tenemos la filosofía masónica de los siglo XIX y XX.
49 Hegemon1, día 28 de Noviembre de 2008 a las 23:16
Decía el otro día Inger Enkvist que muchos personajes de la izquierda son un fraude y que se aprovechan de una situación para sacr tajada. Algunos de estos personajes son Rigoberta Menchú de la cual dijo que se había autonominado como la representante de los indigenas sin que hubiera habido un proceso democrático para esa elección ni un apoyo o consenso para ello.
50 Hegemon1, día 28 de Noviembre de 2008 a las 23:25
Moa menciona a Jackson entre aquellos escritores del rebaño izquierdista. Jackson ante las quemas de iglesias y conventos en el 31 comenta que fueron casos aislados (¡¡más de 100 iglesias quemadas!!) y que en realidad el hecho tuvo más relevancia por la propaganda y la utilización de los hechos por parte de la derecha. "Ningún católico salió a la calle como muestra de proetsta" dice dando a entneder que si los católicos no se manifestaron los hechos son irrelevantes y exagerados.

« 1 2 »

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899