Pío Moa

« Dominicos y franciscanos | Principal | La guerra del destino »

Dificultades de la ley

6 de Marzo de 2009 - 08:45:57 - Pío Moa

Compartir:
Menéame Tuenti

El concepto de leyes de la naturaleza viene a ser una analogía de las leyes políticas: la naturaleza "obedece" a unas "disposiciones" que le permiten funcionar sin hundirse en la nada. Se trata de una analogía, claro está. Pero esa analogía hace que nos perdamos al volver a la sociedad: hay en ella tal disparidad de leyes en el tiempo y en el espacio, que se diría que la sociedad puede sobrevivir y funcionar prácticamente con las leyes más diversas. ¿Es posible reducir el espíritu de todas esas leyes dispares a una ley básica? 

"Ley es la ordenación de la razón encaminada al bien común y promulgada por aquel que tiene el encargo de cuidar la comunidad", decía Tomás de Aquino. Pero en una especie tan individualizada como la humana, con tal diversidad y oposición de intereses, etc., ¿existe solo una razón o muchas razones? ¿Y qué debe entenderse por bien común en tales circunstancias? ¿Y de dónde viene la legitimidad, es decir, el "encargo" de cuidar la comunidad?

----------------------

**** Ángel Viñas: ¿de dónde viene su capacidad, y la de tantos otros, para distorsionar hasta tal punto los hechos históricos (http://www.libertaddigital.com/opinion/pio-moa/los-mitos-de-angel-vinas-48082/)? De una concepción de base evidentemente errónea: considera al Frente Popular, alianza de totalitarios, golpistas, racistas y simples delincuentes, como representante de la república del 14 de abril y de la democracia. De esa idea solo pueden salir monstruosidades, cada mentira debe apuntalarse en otras mentiras, en una red de cadenas sin fin. Su método es fácil, porque en la historia se encuentra de todo. Basta olvidar los hechos clave y centrarse en citas y datos secundarios para crear una "historia" de aparente coherencia. Y sustituir la argumentación contra los contrarios por cuatro etiquetas descalificadoras: franquista o neofranquista, conservador, etc.: con eso basta.

**** Dice Rafael López-Diéguez que coincidimos en muchos asuntos (http://www.alternativaespanola.com/blog1/?p=39) No estoy muy seguro. Coincidimos en el respeto a bastantes cosas, pero, en general, lo que para él son certezas para mí son problemas. Él es un político y debe actuar sobre certezas más o menos fundadas, lo cual no es mi caso.

**** Por redacción imprecisa, parecía que los comentarios de ayer sobre Brassens eran de García Domínguez. Eran míos. Brassens estaba orgulloso de sus simplezas, pero orgullosísimo, y criticaba el orgullo ajeno.

**** Aido y su pandilla de miembras igualitarias deberían proponer que los hombres también pudieran abortar desde los dieciséis años sin permiso paterno-materno. ¿Por qué no van a poder abortar los varones? ¡Eso sí que es una desigualdad intolerable! ¿Acaso no sabemos, desde Simona de Bellover, que las mujeres (como los hombres) no nacen, sino que se hacen, las hacen los prejuicios sociales, en concreto? Y a ver cuándo los del gobierno salen en la tele echando unos casquetes, para liberar y desprejuiciar al personal; y Mariano en tanga, para demostrar su progresismo. No son consecuentes, sino hipócritas. ¿Para cuándo una recogida de firmas exigiéndoselo de forma razonada?

-------------------------------

Tres Europas al terminar el primer milenio

Por el oeste la energía expansiva musulmana se había agotado hacia el año 1000, precisamente en España. Desde las invasiones islámicas, el cristianismo se replegó a Europa, habiendo perdido la ribera meridional y oriental del Mediterráneo, salvo partes de Anatolia. El retroceso se compensó con una expansión hacia el norte y el este que abarcó, en el espacio de seis siglos, a todo el continente europeo. Los pueblos de la actual Alemania fueron bautizándose, y a fines del siglo X comenzaba la cristianización de los vikingos. El proceso alcanzó a varios pueblos eslavos, empezando por los búlgaros. La mayoría eslava pudo haberse islamizado, hasta que Vladimiro, monarca de los rusos de Kíef, optó por el bautismo a finales del siglo X, y el cristianismo se extendió rápidamente mediante una mezcla de prestigio político, predicación pacífica y a veces brutales represiones sobre los paganos persistentes, como había ocurrido también con los germanos y ocurriría con los vikingos. La conversión impulsó un rápido proceso civilizador, y Kíef rivalizó pronto con Constantinopla en prosperidad y monumentos. La forma de cristianismo adoptada por rusos y pueblos afines fue la bizantina, no la latina de los germanos y algunos eslavos (polacos, croatas etc.). Ello tendría la mayor relevancia histórica, debido a las considerables diferencias entre la Iglesia de Roma y la de Constantinopla.

Desde muy pronto Roma aspiró, como sede de San Pedro, a presidir la cristiandad, pero en el siglo VI Justiniano creó cinco sedes máximas o patriarcados, iguales entre sí (pentarquía): Jerusalén, Antioquia, Alejandría, Constantinopla y Roma. Solución inestable, resuelta en parte por las invasiones árabes, que conquistaron Alejandría y Jerusalén, y neutralizaron Antioquía. Creció luego una rivalidad soterrada entre Roma y Constantinopla, agravada por el poder que se atribuían los emperadores bizantinos ("Igual a los Apóstoles" era uno de sus títulos) sobre obispos y patriarcas, a quienes nombraban y podían revocar, ejerciendo lo que se ha dado en llamar cesaropapismo. El patriarca de Constantinopla aceptaba la autoridad imperial, pero esta incomodaba a Roma. Desde el año 727 el malestar creció, al imponer los emperadores la iconoclastia. Al final ganaron los partidarios de las imágenes, pero entre tanto el papa Zacarías (741-51) había roto la costumbre de someter su nombramiento al refrendo de Constantinopla, y había buscado el apoyo del rey franco Pipino el Breve. Así se forjó una estrecha alianza entre el papado y los reyes francos, que con Carlomagno llegó a una intimidad similar a la de Bizancio. Hacia 778 los papas habían empezado a invocar la "Donación de Constantino", un documento falsificado según el cual este emperador romano había cedido a la Iglesia la propiedad de Italia y de los países occidentales. La protección franca convirtió al papado en un estado que ocupaba la Italia central, mientras Francia era distinguida como "hija primogénita de la Iglesia", por ello y por ser el primer reino bárbaro convertido al catolicismo.

Entre mediados del siglo IX y mediados del XI había transcurrido la "edad de hierro" del papado – con poca repercusión en España, concentrada en otras luchas–. Con intermitencias, el papado había degenerado en juguete de las facciones oligárquicas romanas, que nombraban, destituían o asesinaba a papas, siendo varios de estos no mucho más que rufianes. Esa larga etapa coincidió con la crisis abierta en toda Europa por las invasiones vikingas y magiares, las ataques árabes por y desde Sicilia (en 846 una flota musulmana saqueó la propia Roma) y por la fragmentación y feudalización del poder político. La combinación de esta crisis y la del papado pudo haber destruido la cristiandad latina, pero esta resistió, en gran medida gracias a la red de monasterios extendida por el continente, con su irradiación religiosa, también cultural, política y económica. Y no se interrumpió el proceso de conquista espiritual sobre los conquistadores bárbaros, propulsado fundamentalmente desde Roma.

Esta época oscura terminó con la elección del papa León IX, en 1054. Pero entonces la discrepancia con Constantinopla llegó al cisma –casi había ocurrido ya en el siglo IX–, y la Iglesia bizantina, regida por el patriarca Miguel Cerulario, rechazó la autoridad de Roma y trató de hereje al papa. El choque provino de la introducción del término Filioque ("y del Hijo"), por el cual el Espíritu Santo procedería del Padre y del Hijo, y no directamente del Padre, tesis originada en España e impuesta por los francos, pero negada por Constantinopla; la cual reclamaba, además, igualdad con el papado, considerándose la segunda Roma, continuadora del Imperio y residencia de los emperadores, mientras que la decaída primera Roma solo presidía un mundo caótico y empobrecido. También diferían en el idioma: Roma había estatuido al latín como la lengua eclesiástica, convirtiéndola en factor de unidad cultural en los ámbitos latino y germánico sobre las intensas discordias étnicas y políticas. Bizancio, a su vez, privilegiaba el griego, aunque aceptó adaptar su liturgia a las leguas eslavas y crearon el alfabeto eslavón o cirílico (por San Cirilo), hoy el de Rusia y varios países eslavos. Asimismo difería algo la liturgia, más pomposa la bizantina, más sobria la latina. Otro rasgo relevante era la escasa difusión de la esclavitud en la Europa occidental.

A efectos políticos e históricos, la diferencia mayor consistió en la relación entre el poder espiritual y el temporal. En Bizancio ambos estaban casi tan identificados como en el islam o entre los judíos, y de hecho el patriarca se subordinaba al emperador. Su historia y posteriormente la de Rusia, estaría marcada por esa identificación. En Europa occidental existió, salvo el período carolingio, dualidad y a menudo oposición entre ambos poderes, muy diversificado el político y de tendencia universalista el espiritual. El papa trataba de afirmar su supremacía, mientras que el emperador hacía valer su legitimidad como heredero del Imperio romano y usaba su poder material para controlar al estamento eclesiástico e influir en la definición dogmática y la vida religiosa, como en Constantinopla. De ahí una tensión permanente, nueva en la historia, con difícil armonía y frecuentes conflictos, sin que ninguno de los dos poderes llegara a imponerse del todo. Esa tensión iba a facilitar la libertad espiritual y política y a obrar como fuente de individualismo en un grado que no parece haberse dado en ninguna cultura o civilización anterior

***

Encontramos, pues, dos Europas cristianas, separadas por diferencias quizá de matiz, pero de grandes efectos históricos. En Occidente, y por encima de la diversidad casi caótica de poderes políticos, surgió en el siglo XI un movimiento de unidad cultural que se llamaría más tarde románico. Como arte, fue tomando forma simultáneamente en el norte de Italia, en la España de las futuras Cataluña y Aragón, en Alemania y en Francia. Pero solo se normalizaría a partir de esta última, de la abadía benedictina de Cluny, en Borgoña, convirtiéndose durante más de dos siglos, incluyendo la fase de la reforma cisterciense –por el monasterio de Citeaux, Cistercium– en el siglo XII, que defendía el rigor benedictino, la pobreza y el trabajo manual frente al lujo de Cluny, en un fenómeno de vasto alcance desde Escandinavia a Sicilia y desde Polonia a Irlanda o a la Galicia del reino de Oviedo, que se llenarían de monasterios, ermitas, iglesias, catedrales y palacios de un nuevo y vigoroso estilo. En un sentido amplio, el románico abarcaba la liturgia y la teología, la moral, el pensamiento y todas las artes, superando enormemente al precedente carolingio, mucho más limitado en el espacio, más restringido socialmente y de envergadura cultural muy inferior. La cultura de Europa occidental fue fundada en gran medida por los benedictinos.

Cluny y el Císter dependían directamente del papado, sirviendo a este de instrumento contra la presión imperial. Cuando el papa alemán León IX dejó atrás la época de hierro, planeó reformas como la prohibición de compraventa de cargos eclesiásticos (simonía), la reafirmación del celibato sacerdotal y de la autoridad papal en la elección de dichos cargos, frente a la pretensión de los emperadores de "investir" ellos a obispos, abades y otros. Esta línea de independencia de la Iglesia culminaría con Gregorio VII, papa italiano de origen humilde y ex monje de Cluny, que proclamó la superioridad papal sobre cualquier otro poder, incluido el emperador. A ello siguió la "Querella de las investiduras", comenzada en 1073, entre los papas y los emperadores germánicos, y terminada, tras medio siglo de invasiones de Roma, excomuniones y revueltas, con un compromiso (el concordato de Worms, de 1122). La reforma gregoriana buscaba liberar a la Iglesia de las normas feudales, de efecto corruptor sobre ella.

La época del románico, con una Europa occidental ya a salvo de sus enemigos de siglos pasados, fue de auge demográfico y económico, amplia difusión del arte y del comercio y mayor interrelación de todo tipo. Terminaba una edad azarosa de seis siglos, de monasterios y recobro de elementos de la cultura grecolatina, de conquista de los conquistadores bárbaros por el cristianismo, de tormentas históricas en las que se había forjado, a veces al borde del naufragio, la nueva civilización eurooccidental.

Pero los factores unitarios en la Europa occidental, harto distinta de la bizantino-eslava, no impedían una diferenciación, de gran repercusión histórica, entre la parte central del continente, políticamente homogénea dentro de su feudalización, y las regiones más al oeste y al norte, donde surgían nuevos estados, naciones e idiomas.

Durante el siglo X la dinastía carolingia, dispersa en varios estados que habían disuelto el imperio, dio paso a reyes no carolingios y a una situación política confusa, hasta que en 962 –cuando Alhakén II sucedía a Abderramán III en Al Ándalus y los reinos españoles entraban en un período de discordias internas– nació una nuevo imperio en la parte más germánica e italiana del antiguo dominio de Carlomagno. La nueva entidad, bendecida por el papa, se proclamó heredera del Imperio Romano de Occidente, fundando el que sería llamado Sacro Imperio Romano-Germánico, desde el centro de Italia a Dinamarca, y desde Bélgica y el este de la Francia actual hasta las Polonia y Chequia de hoy. El poder imperial era electivo y bastante difuso, pues dependía de los señores regionales, muchos de ellos obispos-nobles, muy autónomos; pero fue lo bastante efectivo para impedir la formación de estados nuevos en su ámbito. Pese a su precaria unidad, el imperio iba a mantenerse hasta el siglo XVI y, ya en crisis permanente, hasta finales del XVIII, determinando la historia del centro de Europa.

***

Un proceso distinto se abría en el extremo oeste y norte del continente, donde se conformaba una Europa diferente de la eslava, pero también de la imperial. En esas regiones tomaban o retomaban forma varias naciones llamadas a ejercer profundo influjo en los destinos de Occidente y del resto del mundo: Francia, Inglaterra y España. Los reinos escandinavos siguieron una historia hasta cierto punto marginal del conjunto.

Francia, bajo la dinastía de los Capetos, se hallaba dividida en poderes regionales cuya fuerza superaba a veces a la del propio monarca. Este estaba nominalmente por encima de todos, pero la obediencia a él era exigua. No obstante, el poder real iría afianzándose en constante pugna con los poderosos nobles, y pronto rechazaría la pretensión englobadora del Imperio Romano-Germánico. Su territorio incluía parte de Bélgica pero por el este se estrechaba con relación a la Francia actual. Un cuerpo algo extraño dentro de él era la Normandía, creación de los normandos o vikingos que allí se habían asentado a principios del siglo X, con vasallaje formal al rey francés.

Inglaterra, repartida en varios reinos rivales desde la conquista anglosajona, había sido sometida en gran parte por vikingos daneses, en el siglo IX. Los anglosajones, antes cristianizados y civilizados por monjes irlandeses y misioneros de Roma, habían hecho a su vez una gran labor cristianizadora en el continente y la harían después en Escandinavia. En el último tercio del siglo IX, los daneses habían sido frenados por Alfredo el Grande, un rey guerrero y culto, que fundó escuelas y tradujo él mismo obras del latín para facilitar su comprensión a la gente común. Unido el país en la primera mitad del siglo X, se había rehecho la cultura monástica, casi arrasada por los daneses, y acogido amplias influencias culturales de Francia y Alemania. Tributario de los vikingos, y tras una matanza de estos ordenada por un rey inglés, los daneses volvieron a dominar el país, hasta que en 1042 volvió a Inglaterra una dinastía sajona. Situación pasajera, pues catorce años más tarde los normandos del norte de Francia, mandados por Guillermo el Conquistador, invadieron la isla, la reorganizaron según el modelo normando-francés, cambiaron las leyes y desplazaron a la nobleza local. Los tres siglos siguientes dominaría el país una pequeña aristocracia normanda de lengua francesa, que aportaría al inglés gran número de palabras latinas. La etapa normanda reforzó el poder del monarca sobre el de la oligarquía nobiliaria, como ocurriría en Francia, apoyándose en principios en parte originales de Isidoro de Sevilla. Y aseguró la unidad estable del país (con pretensiones sobre Gales y Escocia); en este sentido puede considerarse a los normandos franceses los auténticos fundadores de Inglaterra.

Caso especial es el de Italia, dividida entre un norte incluido en el Imperio Romano Germánico; en el centro los estados pontificios; y en el sur, ducados y principados independientes, zonas vueltas a Bizancio, más Sicilia, islámica desde dos siglos antes. A mediados del siglo XI, los normandos se instalaron a su vez en la isla, se impusieron en la Italia meridional y hostigaron al papado hasta ser reconocidos por este. Los italianos constituían un pueblo cultural e idiomáticamente bastante homogéneo, pero no lograrían unificarse en una sola nación política hasta ocho siglos más tarde.

Por lo que hace a España, su evolución difería considerablemente de las demás, aun siguiéndola en líneas generales. Primer país europeo en alcanzar una unidad cultural y política, perdida con la invasión islámica, trataba de recobrarla en circunstancias que propiciaban más bien la división de la península en varios estados y naciones.

Así, sobre una base religiosa común, había tres Europas en torno al año 1000: la eslavo-rusa al este, la del Imperio en el centro y, más al oeste y en Escandinavia, la que podríamos llamar de las naciones. En rigor, empezaba en Europa una edad nueva, cuya divisoria podría establecerse en 1054, con el fin de la época oscura del papado y el cisma de la Iglesia bizantina, y con la implosión del califato de Córdoba en España. En torno a esa fecha cobran forma otros fenómenos decisivos, como la expansión del románico, la evangelización de los vikingos y de Rusia, o la formación de naciones occidentales. Superados los extremos peligros anteriores, la nueva edad, del románico y después el gótico, pasaría de la cultura de los monasterios a la de las ciudades y universidades, a una elaboración filosófica y religiosa más problemática y refinada, a técnicas superiores y relaciones internacionales más complejas. Las dos edades suelen distinguirse como Alta y Baja Edad Media, pero ya el nombre de Edad Media resulta poco satisfactorio. Llamaremos a la primera, provisionalmente, Edad de Formación (de Europa), y Edad de Asentamiento a la segunda, que durará unos cinco siglos.

Comentarios (178)

« 1 2 3 4 »

151 lead, día 7 de Marzo de 2009 a las 00:59
[Método de validación: Experimentación]

En el método científico, el método de validación es la adecuación a los hechos mediante experimentación:

A partir de observaciones particulares, se construye una teoría explicativa (lo que implica conceptos a priori, según Kant, en la mente del que observa y formula la teoría); se diseñan experimentos confirmatorios con predicción de los resultados; se realizan los experimentos:

= si los resultados (los hechos) son los predichos, la teoría queda confirmada.

= si los resultados son diferentes a los predichos, la teoría no queda validada y hay que retocarla (si los resultados no son muy diferenes a los predichos) o descartarla. La teoría es refutada.
152 Oswald, día 7 de Marzo de 2009 a las 01:02
Egarense, sobre el tema del pronunciado descenso de la natalidad en el Islam, síntoma de la creciente unificación del mundo entero en una única civilización universal (pero de origen occidental), ahí va un interesantísimo artículo de alguien que usa el seudónimo de "Spengler" (por cierto, de estas cosas no nos informa la "maravillosa" prensa española):

http://www.atimes.com/atimes/Middle_East/KB24Ak02....

Espero que su inglés sea bueno.
153 DeElea, día 7 de Marzo de 2009 a las 01:13
Lead.

“A partir de observaciones particulares, se construye una teoría explicativa (lo que implica conceptos a priori, según Kant, en la mente del que observa y formula la teoría)”

¿Conceptos a priori? Le decía yo antes: “Pero en mi opinión para que una hipótesis pueda ser validada, antes deben existir los “absolutos” que validen los métodos de validación.”


http://www.e-torredebabel.com/Historia-de-la-filos...
154 Oswald, día 7 de Marzo de 2009 a las 01:19
Hablando de coincidencias entre nosotros, egarense: tuve noticia de Du Plessis y de su libro sobre el vaticinio de una inminente III Guerra Mundial hará unos seis o siete años. No leí el libro pero sí reseñas sobre el mismo. Me sentí identificado con la tesis de Du Plessis, porque entonces yo era spenglerianamente catastrofista. Hoy soy bastante más optimista, si es ser optimista creer que no nos dirigimos a un choque de civilizaciones sino al triunfo universal de la espiritualmente inane posmodernidad consumista. Aunque el lado bueno de la moneda es el logro del ideal cosmopolita ilustrado. Ahora empiezo a creer que era Fukuyama el mejor encaminado. Valga el éxito (pese a todo) de Iraq como muestra.
155 DeElea, día 7 de Marzo de 2009 a las 01:25
Si eso fuese verdad, que no lo veo, aunque si intuyo las fuerzas que lo empujan, seria el principio de la mas total de todas las tiranías que la historia de la humanidad ha conocido.
156 DeElea, día 7 de Marzo de 2009 a las 01:26
el anterior se refería al 154#
157 egarense, día 7 de Marzo de 2009 a las 01:33
#152 Oswald...
No es muy bueno mi inglés, pero aun así algo he entendido. Siempre es mejor escrito que escuchado. De todas formas soy un recien llegado al "mundo" de Spengler & Huntington, o de las Ciencias Socio-políticas. Para darte una opinión con base. Aun así, y en gente con la base suficiente, en esto como en todo, hay diferentes opiniones. Llegados a este punto, y utilizando la intuición como motor, no tengo muy claro que sea como dices. De todas formas ahora no es momento de hacer predicciones, por lo menos hasta que veamos a donde nos lleva la crisis actual. Puede ser un factor determinante.
A mí me cuesta pensar que la civilización occidental vaya a imponerse cuando hay un montón de parámetros que indican lo contrario. Además desde el punto de vista más romántico, casi prefiero que sea así. Sería muy monótono lo contrario. De hecho Huntington se pasa todo el libro intentando demostrar precisamente eso, que la civilización occidental va en retroceso. Sí es cierto, y volviendo al tema intuitivo, me da la impresión de que algo ha de ocurrir, inesperado, hoy por hoy, que cambie esa dinámica. Esperemos los próximos cuatro años...
158 egarense, día 7 de Marzo de 2009 a las 01:41
#154 Oswald...
Pues yo empiezo a pensar que no coincidimos tanto. No veo ese triunfo que dices del posmodernismo consumista, quizás es que tampoco lo quiero. Ultimamente me veo a mi mismo vestido como un monje, con capucha y todo. No veo ese triunfo no porque no haya indicadores de ello. Sino porque no lo veo viable. Sería como una huída hacia delante, como una especie de auto-destrucción. Solo hay futuro, si volvemos al origen, espiritualmente hablando. Ha habido un periodo de unos cientos de años en que el hombre se ha buscado a sí mismo desde el punto de vista individual, haciendo incapié en lo que se refería a lo propio. Él y el resto del mundo. Creo que esa etapa está llegando a su fin. Debe llegar a su fin además. No sé como vamos a organizarnos, ni si estarémos preparados, pero más vale que lo asumamos porque sino no habrá futuro. O si lo hay, será muy complicado y a costa de muchísimas vidas...
159 DeElea, día 7 de Marzo de 2009 a las 02:00
Si lo que dice Oswald se consumase seria el triunfo total del quinto y peor de los gobiernos degenerativos de los que nos hablaba platón en el libro VIII de la Republica. Lo que si sospechásemos cíclicamente sería preocupante, y si fuese lineal y por “edades”, sería aterrador. Es en este sentido, ese capitulo de la republica sino “profético” si consecuente en relación de las causas con sus efectos.

En fin. Buenas noches y que Dios guarde a España y a los españoles.
160 lead, día 7 de Marzo de 2009 a las 03:26
[Conceptos o categorías a priori]

DeElea #153

Como decía yo en mi post #127:

"Se me ocurre, para entender el párrafo como coherente, que, quizá, lo que quiere decir es que la observación de la naturaleza y la interpretación de lo observado, según el método empirista o aristotélico, exige en el observador unas categorías a priori, es decir, que el observador no es un ente pasivo, una especie de cámara fotográfica que graba la realidad, sino un ser humano racional que adapta lo que ve a un esquema previo.

Si el observador es un arrogante racionalista, el esquema previo a priori se impone sobre la realidad observada (fenómeno típico, por ejemplo, de los totalitarismos modernos, desde el jacobinismo francés hasta el marxismo). Si el observador es un empirista, la evidencia de lo observado le hace cambiar sus ideas previas (o prejuicios, porqué no llamarlos por su nombre). Así, por ejemplo, los esquemas institucionales modernos anglosajones donde, pragmáticamente, lo que no funciona se cambia."


Es decir, los apriorismos no son inmutables (aunque así lo creyera Descartes): SE CAMBIAN SEGÚN LO DICTE LA EXPERIENCIA, es decir, según lo dicte la realidad, la evidencia. Lo contrario es arrogancia (inútil, por otra parte).
161 imoen, día 7 de Marzo de 2009 a las 10:17
El artículo habla de leyes. Ley la que tendría que sacar ZP para evitar lo que pasa en los ruedos y fuera de ellos. Se dan medallas al arte de torear y se devuelven a capricho por esos que dicen entienden de este arte. Menos medallitas para gente exclusiva y más potenciar, premiar e incentivar a investigadores y gente con iniciativa para descubrir y producir. Si me permiten la osadía y ya que el término arte unos los usan según les place a ellos:Meterse en un laboratorio y salir años después con un logro. O tener una idea y ser lo suficientemente talentoso para llevarla a cabo, crear una empresa y dar trabajo a otros...para mí eso es ser un artista..artista en el laboratorio..artista en los negocios.
Que salten al ruedo estos que se llaman toreros sin sangrar al toro. Hablan de valentía ante el toro y yo lo llamo cobardía. Pinchan y agotan a un animal que únicamente tiene como arma de defensa unos cuernos y su fuerza.Cuando ya lo tienen debilitado y exhausto ahí le dan la puntilla y lo rematan. Menudos cobardes y encima algunos lo llaman arte. ZP una ley para que estos salten al ruedo únicamente con la toalla del baño.. A ver cuantas medallitas se dan.
162 tigrita, día 7 de Marzo de 2009 a las 11:22
El gurú Nouriel Roubini, profesor de la Universidad de Nueva York, lo tiene claro. El debate no gira en torno a la nacionalización bancaria en EEUU, sino en si ésta debe ser total o parcial, ya que las grandes entidades quebrarán. El proceso podría comenzar en seis meses, afirma. ¡VIVA EL LIBERALISMO¡
163 Arsbin, día 7 de Marzo de 2009 a las 11:56
SOBRE "DIFICULTADES DE LA LEY"

Repasando un manual de Derecho Penal, en concreto un apartado relativo al bien jurídico y al control social, tras leerlo detenidamente y pensar un poco (no demasiado) he llegado a la conclusión de que habiendo bienes individuales (p.ej. vida, libertad, salud, alimento) y sociales (seguridad jurídica y democracia por poner un ejemplo)podemos concebir una idea de justicia que pone por encima los bienes individuales u otra que ensalce los bienes colectivos.

La realidad es que el hombre existe antes que cualquier comunidad política y que la única institución social simultánea a la realidad del ser humano es la familia, que es una institución natural.

Lo demás fue inventado o transformado por el hombre para dar satisfacción a sus necesidades individuales, de forma justa o injusta, pensando en el bien común de todos o en el bien particular de uno mismo.

Lo importante es resaltar que nadie (salvo excepciones que confirman la regla) hace algo para perjudicarse (si piensa en él) o perjudicar a todos (si piensa en todos), sino que lo hace para dar satisfacción a las necesidades del hombre.

Por ello considero que los bienes individuales deben prevalecer sobre los colectivos y que éstos (los colectivos) deben ser protegidos (mediante leyes, costumbres, instrumentos, usos sociales, tradiciones, cultura, instrucción...) en la medida que sean garantía de los anteriores (los individuales).

Así, por tanto, llego a la conclusión de que el bien común es aquel bien común a todos y cada uno de los integrantes de la comunidad política pero siempre desde la perspectiva de las necesidades naturales (no estrictamente vitales) de cualquier hombre.

Y creo que la mayor parte de la humanidad, independientemente del contexto histórico, considerará que es bien común a todo hombre dignos de ser protegido el derecho a que nadie pueda disponer de tu propia vida y a poder llevar una vida conforme a tus propias convicciones y creencias.

En la medida que es bien común, podemos extraer dos normas que pongo en primera persona:
a) Yo tengo derecho a que los demás respeten mi vida y mi forma de vivir y a que me dejen hacerlo con libertad, tanto pública como privadamente.
b) Y yo tengo la obligación de respetar la vida de los demás (de todos y cada uno) y su forma de vivir, tanto privada como públicamente.
c) Tan importante es a) como b): son normas correlativas, es decir, no pueden ir la una sin la otra.
164 Arsbin, día 7 de Marzo de 2009 a las 12:03
160 lead

Totalmente de acuerdo en esto que has escrito:

Si el observador es un arrogante racionalista, el esquema previo a priori se impone sobre la realidad observada (fenómeno típico, por ejemplo, de los totalitarismos modernos, desde el jacobinismo francés hasta el marxismo). Si el observador es un empirista, la evidencia de lo observado le hace cambiar sus ideas previas (o prejuicios, porqué no llamarlos por su nombre). Así, por ejemplo, los esquemas institucionales modernos anglosajones donde, pragmáticamente, lo que no funciona se cambia."


Es decir, los apriorismos no son inmutables (aunque así lo creyera Descartes): SE CAMBIAN SEGÚN LO DICTE LA EXPERIENCIA, es decir, según lo dicte la realidad, la evidencia. Lo contrario es arrogancia (inútil, por otra parte).
165 denebola, día 7 de Marzo de 2009 a las 12:06
#145,lead

Sí, si lo entiendo. Lo que apunté fue que eso implica considerar fuera de la Naturaleza a los entes abstractos, mientras que el platonismo los considera como parte de ella, puesto que existen. No desde luego en el sentido en que existe una taza de café, pero existen. Y en ese sentido, las Matemáticas son ciencias de la Naturaleza.
166 denebola, día 7 de Marzo de 2009 a las 12:07
"Y yo tengo la obligación de respetar la vida de los demás (de todos y cada uno) y su forma de vivir, tanto privada como públicamente."

Ese es el resquicio por el que penetra el "nosotras parimos, nosotras decidimos".
167 tigrita, día 7 de Marzo de 2009 a las 12:11
Tigrita cree que un gobierno socialista debe o debería sentir mucha vergüenza al ver como sus proletarios hambreados van a comer a los comedores de la Iglesia (su enemiga de siempre) porque las políticas sociatas les llevan al hambre y a la miseria, al mismo tiempo que la nomenclatura política y sindical, se hace la Psv, los chales, los áticos, viste de Armani, se codea con la crem de la crem y encima subvencionan a la banca y a las grandes constructoras con el dinero del contribuyente, mientras que a los pobres les compran bombillas chinas tóxicas porque son más baratas. Y todo esto ocurre mientras nos paseamos por Europa diciendo que somos los primeros de la champión ligue, que estamos adelantando a Italia en renta per cápita y que pronto muy pronto alcanzaremos a Francia. Hay que tener mucha jeta para ligar con todo eso.

168 denebola, día 7 de Marzo de 2009 a las 12:13
"Tigrita cree que un gobierno socialista debe o debería sentir mucha vergüenza..."

Tigrita, todo gobierno socialista que en el mundo ha sido ha llevado al hambre y la pobreza. Ninguno ha sentido vergüenza, al contrario. Así que el "debería" igual procede de una mala comprensión de lo que es el socialismo...
169 tigrita, día 7 de Marzo de 2009 a las 12:15
Dicen en LD, que Aznar y San Gil se reunieron con la oposición venezolana. Hombre, desués de la ostentórea boda donde los multimillonarios y sus escuderos mediáticos lucían las mejores galas, no vamos ahora a reunirnos con los pobres de Venezuela, estaría bueno.
Sobre el aborto a menores sin consentimiento paterno:
Sí para cualquier actuación médica tienes que firmar el consentimiento exonerando al facultativo de cualquier responsabilidad, ¿Quién exonera al abortista ante cualquiera complicación qué pueda surgir? ¿ La menor?
170 Arsbin, día 7 de Marzo de 2009 a las 12:17
166 denebola

No, no es ese, sino olvidarsde de c), es decir, olvidarse de que de todo derecho de uno se derivan obligaciones para los demás y de que de las obligaciones de uno se derivan derechos para los demás.

Ellas (y ellos con ellas) dicen "nosotras parimos, nosotras decidimos", alegando el derecho a disfrutar del bien libertad, pero ignoran sus obligaciones (de todo derecho se derivan obligaciones y viceversa), en concreto la de respetar la vida y la libertad de los demás.

También olvidan que un ataque contra la vida de otro no es ya un ataque contra un bien sobre el que pueden ejercerse derechos, sino un ataque dirigido a destruir (no sólo a disponer, p.ej. trata de esclavos) a un ser humano.

Olvidan que el ser humano no es mercancía, sino mercader.
171 ArrowEco, día 7 de Marzo de 2009 a las 12:24
VV

Buenos días nos dé Dios

¿Por qué no aceptamos humildemente que somos un pedazo de estiércol? Observad la infinidad de galaxias que hay allí arriba y maravíllaros de la obra de Dios. Dejaros de reproches y lloriqueos e id a su encuentro.
172 tigrita, día 7 de Marzo de 2009 a las 12:25
Desengáñate Denébola, el futuro será socialista o no habrá futuro. ¿Como será este socialismo? No lo sé, pero nadie puede pretender que unos pocos muy ricos muy ricos, tengan en propiedad mientras medio planeta y el resto (Miles de millones) se mueran de hambre. Esto ni lo sueñes Dene.
173 denebola, día 7 de Marzo de 2009 a las 12:25
#170,Arsbin

Alguien comentó hace algún tiempo (no recuerdo ya quién) que una vez dijo Aristóteles que si alguien trataba de argumentar la legitimidad de pegarle a una madre, lo que procedía no era rebatirlo, sino azotarlo.

Desgraciadamente, a los matarifes de los abortorios no podemos ni siquiera azotarlos. Menos aún a sus valedores en la cloaca conocida por parlamento. Y a los ciegos que han perdido el discernimiento entre el bien y el mal ¿cómo abrirles los ojos, si los han cerrado voluntariamente?
174 denebola, día 7 de Marzo de 2009 a las 12:26
#172,tigrita

Pues entonces, en lugar de haber medio planeta hambriento, habrá un planeta entero hambriento.
175 Arsbin, día 7 de Marzo de 2009 a las 12:33
Siguiendo con mi reflexión, considero que los proabortistas y "etuanasistas" reducen al hombre, al ser humano, a mera mercancía objeto de compraventa, consumo, o deshecho (basura).

Anoche un tertuliano del gato al agua, creo que fue "de Prada" dijo que el gobierno está jugando con la situación emocional de muchas mujeres y sus familiares y amigos que ya han abortado, planteándoles la ley del aborto libre como un desahogo por el crimen que saben han cometido, en el sentido de que al no estar penado va a dejar de serlo. Eso es un error.

De todas formas lo que en mi opinión hay que hacer es decirles a estas mujeres y a sus familiares que lo hecho, hecho está y ya no hay vuelta atrás, pero que sin embargo deberíamos de ahora en adelante plantearnos solucionar estos problemas de una forma mucho más humana y constructiva: protegiendo a la mujer embarazada. Realmente creo que es mucho más edificante que aún no siendo deseado el niño, siga adelante con el embarazo y una vez dé a luz lo deje en adopción. Estaría haciendo dos cosas buenas: proteger la vida de su hijo y dejarlo a una familia que está deseando tener un hijo y no puede. Es una solución mucho mejor que abortar, empezando por ella misma y por sus allegados.

176 Arsbin, día 7 de Marzo de 2009 a las 12:40
Lástima que no pueda subir un reportaje que tengo de la serie "desafíos de la vida" en la que salen unos pingüinos de la Antártida en pleno invierno.

Los pingüinos carecen de lugar alguno donde guarecerse del frío y del viento gélido además de tener que estar incubando los huevos.

Para protegerse se reúnen todos en un punto y cuando un pingüino cae, otro que no tiene huevo que incubar ocupa su puesto.

Las imágnes, el reportaje, es impresionante y da mucho que pensar.
177 tigrita, día 7 de Marzo de 2009 a las 13:00
174.. Denebola, es una opinión desde luego que no comparto puesto que en estos momentos estamos asistiendo a una de las crisis del capitalismo liberal, que antaño se decían cíclicas y ahora por su persistencia se están transformando en crónicas. Vamos a ver: ¿Tú consideras normal que miles de personas tengan que comer de la beneficencia, o esten rebuscando en los contenedores algo con que subsistir? Desengáñate,una economía que funciona sobre estos esquemas, es inviable.
178 tigrita, día 7 de Marzo de 2009 a las 13:16
¿Y por qué es inviable Dene?
Pues porque la crisis es de ¡CONSUMO¡ a ver si nos enteramos de una vez, que hay gente que carece de todo y no puede comprar porque no tiene dinero, de aquí la necesidad de repartir mejor. ¡EL SOCIALISMO EN SUMA¡

« 1 2 3 4 »

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899