Pío Moa

« Panorama desde el puente / Reanudación de la historia de España | Principal | La Restauración y la literatura »

Derechos y mandamientos / Tías liberadas

21 de Octubre de 2009 - 09:27:39 - Pío Moa

Compartir:
Menéame Tuenti

A ver esas críticas, y menos pasarse horas discutiendo sobre si a la manifestación fueron diez o fueron veinte.

El sistema de Newton fue con frecuencia interpretado como la negación, o al menos la exclusión de la idea de Dios, a todo efecto práctico, en la comprensión del universo. Y la teoría de Darwin sobre la evolución de las especies vino a extender esas interpretaciones a la propia vida humana.

Darwin ideó una explicación de la vida, que evolucionaría mediante la adaptación de las especies al medio. Algunos (Lamarck) atribuían a los organismos la capacidad de crear, por el contacto con el medio, órganos adaptativos que caracterizarían a las especies, pero Darwin sostuvo que, por el contrario, las especies no estaban capacitadas para tal cosa, sino que, cuando el medio no permitía el crecimiento de una especie, se producían en esta alteraciones ciegas, parte de ellas heredables, y era el medio el que seleccionaba las más aptas para vivir (selección natural), facilitando su reproducción, mientras que los individuos menos aptos tendían a extinguirse. De esta teoría cabía extraer diversas consecuencias sociales, como que el individuo es un producto del ambiente social, el cual determina el éxito o el fracaso de ellos; o que algunas razas humanas son superiores a otras por su capacidad de adaptarse al medio (o de adaptar este a ellas); o que, como en el caso de Newton, sobraba la intervención divina para explicar la vida, pues esta evoluciona por su cuenta, a través de la selección natural y a lo largo enormes períodos de tiempo.   

Manifestación de la ideología es una versión (no la única posible) de las declaraciones de derechos humanos como opuestas a los Diez Mandamientos, clave en la cultura occidental. Los mandamientos no exponen derechos, sino deberes frente la inclinación humana al mal. En cambio la natural bondad humana debía asegurar que de la aplicación de los derechos resultase una buena sociedad sin coerciones, hasta sin ley y sin estado. Sin embargo, aunque dichas declaraciones no lo especificaban, fue preciso limitar por ley los derechos, para evitar la colisión entre los intereses y deseos de los individuos. Como consecuencia, los nuevos estados cimentados en tales declaraciones promulgaban una legislación más minuciosa que nunca, expandían un funcionariado con firme autoridad sobre aspectos antes dejados a la espontaneidad social, y unos aparatos policiales asimismo sin precedentes. Algunas ideologías proponían directamente estados policiales.

---------------------

****Un excelente análisis: http://www.larazon.es/noticia/agora-hipatia-i

****Tías liberadas

¡Hay que ver lo que cambian los tiempos y los lenguajes! Las que en épocas de oscurantismo eran definidas como putillas o putones verbeneros, ahora son llamadas "liberadas" o "emancipadas", y sería un pecado de leso progresismo poner en duda esa liberación. Empresarios de burdeles y pornografía son grandes personajes sociales, es más, las estrellas del porno, quizá las primeras en liberarse realmente, marcan la pauta. Así, las chicas de la política muestran una irreprimible inclinación a exhibirse. Hace poco fue Soraya, ahora es Alicia Sánchez Camacho, nacionalista catalana, o algo así, del PP, que además nos cuenta sus apasionantes secretos: "Los hombres no me han gustado mucho, pero si uno me ha atraído de verdad, he ido a por él" y cosas no menos profundas. A estas chicas hay que votarlas, evidentemente, por su valentía que va abriendo caminos. Todavía parecen algo inhibidas, está claro que no se han liberado tanto como las del porno duro, pero por algo se empieza, y marchan por esa buena dirección. ¡A ver cuándo empiezan a imitarlas sus compañeros, los futuristas de la nena angloparlante, que parece mentira lo vergonzosos y llenos de prejuicios que son! ¡Que no todo es economía, tíos, también cuenta el sexo, tenéis que desinhibiros! Aunque a lo mejor se refieren a que el sexo debe tener una justa retribución económica, si es así, retiro parte de mis palabras. Lo de Alicia y Soraya –cunda el ejemplo– revela además hasta qué punto se adelantan al futuro las chicas del PP, en esto van bastante más avanzadas que las del PSOE, que hasta ahora solo han obsequiado a sus encendidos seguidores con la foto de la vice en bikini y aquel célebre pero, hay que reconocerlo, no demasiado sugerente posado de las ministras para Vogue. Y es que no sé adonde iremos a parar como no acabemos de una vez con tanta represión sexual, herencia del franquismo, que parece mentira lo poco que hemos avanzado desde entonces.

Comentarios (190)

« 1 2 3 4 »

152 Momia, día 22 de Octubre de 2009 a las 18:46
El racismo y la eugenesia modernos se derivan de Darwin. Darwin se hace eco e incorpora a su pensamiento las tesis de Spencer, que aplica el evolucionismo a la vida social, y Galton, que pasa por ser el padre de la eugenesia.

Se trata de intervenir activamente, desde el gobierno y la ciencia médica, para mejorar la "calidad de la raza" e impedir que grupos o individuos defectuosos se reproduzcan.

Estados Unidos es pionero en la legislación y la puesta en práctica de políticas eugenésicas. En la sentencia del Tribunal Supremo sobre el famoso caso "Buck contra Bell" (1927) escribía el juez sionista Holmes: "Es mejor para todo el mundo que la sociedad impida que se reproduzcan los que son claramente incapaces". De todos modos, pronto surgieron reparos, y poco después ese mismo tribunal declaró inconstitucional la esterilización forzosa de ladrones de gallinas y bandidos en general.

La mentalidad racista darwiniana entra en Europa a través de Suiza, de donde se exporta entre otros a la Alemania nazi. De modo paralelo, Stalin -gran lector y admirador de Darwin- crea en los años veinte la "Sociedad Rusa de Eugenesia", uno de cuyos proyectos estrella debía ser la producción de un híbrido entre hombre y gorila, llamado a suministrar mano de obra para la industria y soldados para el ejército.


153 bacon, día 22 de Octubre de 2009 a las 19:01
154 HERNAN, día 22 de Octubre de 2009 a las 19:11
Uno de los grandes problemas del neodarwinismo es precisamente el ser humano. No ha conseguido, a mi juicio, un modelo explicativo convincente.
Se ha achacado el punto de inflexión sucesivamente a la adquisición de la postura bípeda, a la liberación del pulgar de la mano, a la inmadrurez del recién nacido, al crecimiento exorbitante de la capacidad craneal... Pero son hipótesis bastante flacas y metidas a presión.
Por ejemplo la capacidad craneal del homo habilis es de 500 cc, menos de 2 millones de años después el Homo sapiens casi lo triplica en 1350 cc. Esa carrera desenfrenada hasta el Homo sapiens sapiens no está bien explicada por ahora. Según una evolución gradual, los dinosaurios dispusieron de cientos de millones de años para que apereciese un dinosaurio "inteligente", pero no hay evidencias de que eso haya ocurrido. Según una evolución saltatoria, en la carrera del homo tuvieron que ocurrir bastantes mutaciones importantes en tan corto espacio de tiempo que estadísticamente hacen este proceso casual casi imposible.

A mí me parece que las respuestas del neodarwinismo son insuficientes, pero la postura del DI es decir: Lo veis, es la prueba de que existe un diseño inteligente. El DI está siempre a las espera de cuestiones complicadas o en proceso de debate científico, para rellenarlo con el dedo divino.
En el caso del hombre, en el que no hay soluciones satisfactorias proporcionadas por el conocimiento científico, entran en juego "las hipótesis de fe". Es lícito pensar en que se pueda tratar de una excepción y que un "mono" fue tocado por el dedo divino, o creer en cualquiera de las hipótesis suministradas desde la ciencia, pero que ya han traspasado el límite de la ciencia para pasar alterreno de la fe, luego ya no son "científicas".

Como veis, ahora me pelearé con los neodarwinistas...
155 HERNAN, día 22 de Octubre de 2009 a las 19:16
Acusar a Darwin de las consecuencias del darwinismo social es como condenar a Niels Bohr de la bomba de Hiroshima...

Pero qué manía habéis cogido con este hombre... Posiblemente, la misma que hubiérias cogido con Copérnico o Galileo en su época.
156 gorgias_, día 22 de Octubre de 2009 a las 19:17

DeElea me malinterpreta. O más probablemente yo me he expresado mal. No quise decir que Dios fuese una especie de "motor" necesario para que todo funcione. Ni que sea necesario una especie de aliento divino en cada ser vivo para que este viva. No me refería a usted en concreto sino a la tendencia en general de intentar que la hipotesis, o como quiera llamarsele, del "diseño inteligente" intente abarcar más de lo que puede en realidad digerir.

Usted señala muy bien que hay sistemas demasiado "perfectos" y complejos para que se hayan generado por simple azar y que parecen traslucir una voluntad inteligente detras de ellos. Pero es que eso mismo aplicado a todo fenomeno natural resulta cuanto menos arriesgado.

Hay muchisimos fenomenos de complejidad enorme y gran parte de ellos funcionan de forma ejemplar pero muchos otros no tanto. No parece que Dios pueda estar detras de lo que sale bien y en cambio inhibirse en lo que sale mal. Del mismo modo dentro de 10.000 años habrá casi con toda seguridad nuevas especies de seres vivos ¿Debemos pensar que Dios sigue diseñando de forma constante y continua, dirigiendo la evolución en cada nuevo fenomeno que vaya apareciendo? Es obvio que no... del mismo modo es muy dificil achacarle el diseño último no ya de la cascada de la coagulación sino de muchos otros fenomenos aún más complejos.

No se equivoque no es una cuestión de Dios si o Dios no. Como yo lo veo es una cuestión de si lo hizo, como pudo hacerlo. O dicho de otra forma de Determinismo vs Caos. ¿Influye Dios en ciertos momentos claves de la evolución dandole un empujoncito al azar para que este discurra por los cauces adecuados? Y por tanto se limita a una intervención minima en ciertos momentos muy concretos. O bien ya desde un primer momento la creación no pudo sino seguir un camino totalmente predeterminado por ese primer "chispazo" creador. Para mi estas son las dos unicas formas de afrontar el problema. Intentar encontrar a Dios tras cada rendija bioquimica, al menos como yo lo veo no solamente platea MUCHOS más problemas de los que resuelve sino que es muy arriesgado y sobre todo te mantiene siempre a la defensiva de una forma pasiva ¿Y si mañana resulta que se descubre un mecanismo que hace posible la evolución azarosa de sistemas de complejidad similar a los de una cascada enzimatica como la coagulación? ¿Concluiremos que Dios no existe? ¿O intentaremos fortificarnos en el siguiente parapeto?

Por lo demas para mi al contrario que para mucha otra gente el libro del genesis me parece absolutamente perspicaz. Realmente no sabemos quien lo escribió pero quien lo hiciese no solamente era profundamente sabio sino tambien notoriamente inteligente. Una lectura profunda del mismo (lo mismo pasa con la cosmogonía pagana grecolatina) deja traslucir conceptos realmente asombrosos por su modernidad. Fijese solamente en el curso de la creación. Puede parecernos muy intuitivo pero no tiene porque serlo. Como poco a poco de la materia más simple se va creando la más compleja. De lo inerte lo organico y de lo organico el mismo ser humano. ¿No le parece que el mismo acto de la creación aunque sea en clave alegorica ya deja traslucir cierto "evolucionismo"?
157 gorgias_, día 22 de Octubre de 2009 a las 19:21

Estoy de acuerdo con Hernan. Creo que se le tiene demasiada mania a Darwin. Vale que era un hereje y aún peor... ingles.... jeje pero tampoco carguemos las tintas.

Como ya se ha dicho los "malvados" son los que han usado las ideas Darwinistas para negar a Dios. Charles como yo lo veo solo nos da una hipotesis o posible herramienta para explicar la realidad. En realidad la creación divina del mundo no tiene porque contradecirse con la teoria de la evolución. Bien es verdad que a muchos ateos les pueda parecer una idea forzada o superflua y del mismo modo a muchos creyentes el azar ciego algo demasiado increible para que sea cierto. Por eso creo yo que ambas hipotesis pueden combinarse perfectamente sin tener porque excluirse mutuamente....
158 Momia, día 22 de Octubre de 2009 a las 20:17
Como es sabido, el darwinismo en la explicación de la evolución ha sido discutido con especial fuerza a partir de la aparición en los años noventa del movimiento del "Intelligent Design" (ID).

Desde un punto de vista estrictamente científico, y sobre la base de las aportaciones de la bioquímica, los defensores del ID advierten la existencia de un diseño en la naturaleza y niegan que los sistemas complejos puedan haberse formado de manera gradual y evolutiva como afirmaba Darwin.


159 Momia, día 22 de Octubre de 2009 a las 20:20
Michael Behe, en "La caja negra de Darwin", comienza su crítica al darwinismo con un ejemplo que es uno de los preferidos por los creacionistas: el escarabajo bombardero.

Este animal posee un sofisticado sistema defensivo cuyo esquema incluso ha sido estudiado como posible método de propulsión de cohetes. Como ocurre en otros muchos ejemplos de la naturaleza que el autor podría haber elegido, la complejidad que manifiesta este pequeño animal hace muy difícil explicar su aparición siguiendo el esquema darwiniano. A la complejidad que se resiste a ser explicada por el evolucionismo de tipo darwinista, Behe la llama irreductible.
160 Momia, día 22 de Octubre de 2009 a las 20:32
En 1859, Charles Darwin publicaba su obra "El origen de las especies". Su tesis parte de la base de que todas las especies han surgido de una raíz común y se han desarrollado gracias a un lento proceso de transformaciones y selección natural.

Los herederos de Darwin, los neodarwinistas, han ampliado sus aportaciones, hasta llegar a la conclusión de que la evolución sólo puede ser fruto del azar, y que no hay ningún plan previo establecido. Según esta tesis, el hombre también es fruto del azar, y, si existe, es sólo por la conjunción de una serie de factores que han propiciado su evolución a partir del mono.
161 Momia, día 22 de Octubre de 2009 a las 20:45
Consideremos "El Quijote". La posibilidad que una combinación de letras produzca "El Quijote" exige millones y millones de combinaciones erróneas. El ADN transmite verdadera información. Pensar que esta información lógica, precisa y ordenada es fruto del azar, es absurdo.

El propio Benedicto XVI ha abogado en favor del diseño inteligente, y alerta sobre aquellas personas que «cegadas por el ateísmo que llevan dentro, imaginan un universo desprovisto de orden y dirección, a merced de la casualidad y del absurdo».

En palabras del Papa, recogidas por L’Osservatore Romano, «con las Sagradas Escrituras, el Señor despertó las razones adormecidas y nos dijo: Al principio, hubo la palabra creadora. La palabra creadora, ésta Palabra que lo creó todo y creó ese proyecto inteligente que es el cosmos, es también amor. No somos el producto casual y sin sentido de la evolución. Cada uno de nosotros es querido por Dios, cada uno es necesario en la Creación».



162 cotran, día 22 de Octubre de 2009 a las 21:12
Las mutaciones provocadas en la mosca del vinagre, la famosa Drosophila, se conocen casi desde principios del siglo XX. En 1915 se encontró una mutación que transformaba el cuerpo de la mosca. Cambiaba la parte anterior del tercer segmento del tórax (que suele poseer unos pequeños órganos capaces de estabilizar el vuelo, llamados halterios) por una copia del segundo segmento, que es donde van las alas. El genetista que descubrió esta mutación, Calvin Bridges, la llamó bithorax. Cuatro años más tarde encontró otra mutación, la bithoraxoid, que hacía lo mismo pero con la parte posterior de dichos segmentos. Pues bien, la combinación de ambas mutaciones daba lugar a una mosca con cuatro alas en vez de dos y ocho patas como las arañas. Una verdadera pesadilla para los neodarwinistas.

Los genes del tipo bithorax donde se producen tales mutaciones reciben el nombre de genes Hox y actualmente se conocen ya docenas de ellos. Se ha descubierto que su función principal es regular a otros genes y que están dispuestos en el cromosoma en fila y en el mismo orden que las partes del cuerpo sobre las que actúa cada uno de ellos.

Pero lo más extraordinario y que ha dejado perplejos a los investigadores es que tales genes no son exclusivos de la mosca Drosophila sino que existen en todos los animales y en el ser humano. El orden de estos genes es siempre el mismo en todas las especies, a la izquierda los que especifican la cabeza, después los del tronco y a la derecha los del abdomen. Además se ha comprobado que son intercambiables entre especies. Un gen Hox llamado Deformed especifica la cabeza de la mosca, pero también la de un sapo, un ratón y un hombre. Esto significa que un gen Hox humano puede curar a una mosca que tenga el suyo mutado, pero no le producirá una pequeña cabecita humana sino una de mosca. Estos genes no crean estructuras, sólo seleccionan aquellas que tiene disponible cada especie animal.

Este descubrimiento constituye la mayor sorpresa para los biólogos en los últimos cien años. Desde Darwin se había creído que todas las estructuras de los seres vivos, incluidos los genes, evolucionaban desde lo simple a lo complejo. Los animales primitivos debían tener genes primitivos. Según tal criterio, era de esperar que una mosca tuviera genes mucho más simples que un ser humano ya que su cuerpo es también mucho más sencillo. Además lo lógico sería esperar profundas diferencias entre los genes de seres tan alejados entre sí en la escala evolutiva. Cientos de millones de años de mutaciones y selección natural habrían impedido que genes de mosca y de hombre pudieran siquiera parecerse lo más mínimo. Sin embargo, los genes Hox vienen a decir que todo esto era erróneo y que el darwinismo es incapaz de explicar el genoma de las especies vivas.
163 cotran, día 22 de Octubre de 2009 a las 21:13
El biólogo evolucionista, Javier Sampedro, lo expresa así: “Se trata en mi opinión, del conjunto de hechos más sorprendente y enigmático que la genética ha descubierto en toda su historia, porque revela que toda la deslumbrante diversidad animal de este planeta, desde los ácaros de la moqueta hasta los ministros de cultura pasando por los berberechos y los gusanos que les parasitan, no son más que ajustes menores de un meticuloso plan de diseño que la evolución inventó una sola vez, hace unos 600 millones de años. Y que, sin embargo, es tan eficaz y versátil que sirve para construir casi cualquier cosa que uno quiera imaginar, nade corra vuele o resuelva ecuaciones diferenciales. Nadie, absolutamente nadie, se hubiera imaginado una cosa semejante hace 20 años, no digamos ya en tiempos de Darwin.” (Sampedro, Deconstruyendo a Darwin, Crítica, 2002: 98) .

Los genes Hox no se han ido gestando lentamente a lo largo de 600 millones de años de evolución gradual, ni se han producido por macromutaciones o según el equilibrio puntuado: estaban ahí desde el principio de la creación.

Si uno de estos genes Hox procedente de un hombre es capaz de curar a su equivalente en la mosca, es evidente que los genes Hox han conservado muy bien su función y no han cambiado a lo largo de las eras.

Las alteraciones en dichos genes producen cambios importantes en los animales que en vez de mejorarlos les perjudican notablemente. Las moscas con cuatro alas y cuatro pares de patas son organismos deficientes incapaces de dejar descendientes fértiles que mejoren la raza. Quien se empecine en no ver la mano de una inteligencia superior detrás de los genes Hox y quiera seguir apelando a la imposible evolución ciega de la materia, allá él con su conciencia. Pero que no pretenda acusar de fanatismo religioso a quienes concluyen que la lógica y la sensatez de los hechos observados imponen el diseño y no el azar. También hay fanatismo en el seno de la ciencia.
164 HERNAN, día 22 de Octubre de 2009 a las 21:24
El cáncer como ejemplo de evolución adaptativa.

Me imagino que la mayoría no conoceréis como es el mecanismo de la oncogénesis. Intentaré resumirlo sucintamente.

El cáncer nace en una sola célula "madre" en algún punto del organismo, debido a una mutación en un gen importante del ciclo de división celular. Esta mutación provoca inestabilidad en el ciclo celular, aumentando por tanto la posibilidad de aparecer nuevas mutaciones.
En estas primeras fases estas células "inestables" no son un cáncer en sí y están sometidas a la vigilancia inmunológica. Si estas células subsisten, continuan apareciendo mutaciones, unas favorables a su supervivencia y otras no (algunas provocan el suicidio celular o apoptosis), formándose así clones (poblaciones hijas) diferentes, unos abocados a la extinción y otros que continuarán multiplicándose.
En esta acumulación de mutaciones podemos reconocer mutaciones pequeñas (puntuales) que producen proteínas alteradas y otras mutaciones mayores (afectan a muchos genes) con duplicación de cromosomas o pérdidas de grandes partes de cromosomas. Estas células van acumulando mutaciones favorables sobreviviendo aquellos clones más adaptados al medio. O sea es el medio donde se desarrollan quien determina que clones celulares sobreviven y produzcan un cáncer.

Este proceso encaja perfectamente en la teoría neodarwinista: selección por el medio de los clones más adaptados, mutaciones génicas pequeñas (evolución gradual) y mutaciones cromosómicas grandes (evolución saltatoria). Y supone una especie de microevolución acelerada que podemos estudiar y observar.

Qué tiene que decir el DI ante el proceso oncogénico? Qué al dedo divino se le olvidó blindar el ciclo celular? Qué así es la naturaleza humana y que no puedo jugar a ser Dios? Qué soy un ateo encubierto que viene a socavar la fe de las almas puras?... pero en el terreno científico qué puede decir el DI? Mejor que no diga nada...

Con respecto a Benedicto XVI, al que respeto como papa de mi iglesia, si me demuestra el proceso oncogénico mediante el DI, abjuraré del neodarwinismo, mientras tanto que no mezcle la fe con la ciencia, ni churras con merinas. Esas declaraciones no me parecen acertadas y me retrotraen a otras épocas (no tan lejanas, 1950)en las que había que creerse que la Virgen fue llevada en cuerpo y alma al cielo, y todo porque a Pío XII se le metió entre ceja y ceja. Y el que no se le crea... excomulgado. Por cierto... creo que sigue vigente...
165 HERNAN, día 22 de Octubre de 2009 a las 21:50
cotran

Los genes Hox no se han ido gestando lentamente a lo largo de 600 millones de años de evolución gradual, ni se han producido por macromutaciones o según el equilibrio puntuado: estaban ahí desde el principio de la creación.

Me imagino que en este caso cuando habla de creación se refiere a la aparición de la vida en la Tierra y no al inicio del Universo (si es que tiene inicio).
Y hablando del inicio de la vida, le debo indicar que éste no es objeto de estudio de la evolución. Ya que ésta sólo trata de los mecanismos por lo cuales la vida cambia en la Tierra a lo largo de millones de años, y no en cómo se originó. El origen de la vida sigue siendo un enigma y todavía no hay una teoría, ni siquiera experimental, suficientemente contrastada.
Según comenta, imagino que Dios colocó (diseñó, fabricó) una serie de genes HOX en la orilla del mar que contenían toda la información necesaria generadora de vida y de su posible evolución.
En principio su hipótesis no contradice la teoría neodarwiniana, porque la evolución de esos genes HOX divinos puede producirse a través de mutaciones adaptativas.
No sé porqué se empeña en decir que los genes HOX contradicen la teoría neodarwinista y validan la DI. A lo largo de muchas especies hay
genes que se conservan bastante constantes, como la albúmina... y qué. La naturaleza favorece lógicamente a aquellos genes enormemente favorables y se mantienen bastante inalterados a lo largo de la escala filogenética, porque si esos genes mutaran de manera importante, los individuos portadores de esa mutación estarían destinados a la extinción.

Terminando con el origen de la vida. Realmente no sé si fue el dedo divino (por qué no?) o fue materia orgánica procedente de un meteorito, pertenece en el campo de la fe... Pero lo que sí le digo es que no voy a supeditar mi fe a esa circunstancia.
La fe es una mezcla de voluntad y experimentación. Cuando uno experimenta el Evangelio y comprueba que es verdad, entonces de qué sirven los demás contrafuertes y parches pseudocientíficos. Dejemos a la ciencia en su terreno y a la fe en el suyo, juntos pero no revueltos.

Saludos
166 Timoteo, día 22 de Octubre de 2009 a las 22:25
Me parece que si se considera que la creencia en la existencia de un poder creador y ordenador del universo es cuestión de fe más que de razón y no de ciencia, tendremos que admitir, en consecuencia, que la creencia en que la nada y el azar son ese poder creador y ordenador es cuestión de fe absoluta y absolutamente contraria a la ciencia y a la razón (ateniéndonos al significado de los términos nada y razón).
167 DeElea, día 22 de Octubre de 2009 a las 22:25
Gorgias.

Mire para serle sincero los argumentos que esgrimen me parecen además de pobres prejuiciosos. El intentar meter de tapadillo asuntos o pensamientos “religiosos” con el fin de confundir sobre lo que se esta realmente tratando me parece una aptitud tan penosa como superficial. Pero veo que en esta discusión es prácticamente uno de los pocos argumentos que manejan (a parte de una serie de cuentos chinos llenos de palabras y conceptos técnicos e inconexos tanto entre ellos cono con el nudo argumental) y me temo que no tienen intención de dejar de utilizarlo por lo que he podido comprobar en los últimos mensajes por ejemplo del señor José Tomás de la genética.

Eso sin entrar en las soflamas, y encima victimistas, con Galileos y todo, de alguno que se pasa el día como el Kevin Costner ese Bailando con Genes. Que por cierto termina contando la historia al revés. Pues de poder compararse a Galileo con alguien sería precisamente con el señor Behe o con el señor Dembski, ya que estos son los heterodoxos científicos que son criticados y calumniados por los ortodoxos del stablimenst oficialista. Desgraciadamente para ellos (los burócratas oficialistas del saber) les esta ocurriendo como a los burócratas oficialistas de la “memoria histórica” y de la “historia progresista” con inminente quiebra incluida y todo.

Así que para intentar desligar la cuestión de esos apósitos que pretenden imponerle a la misma, o de que se generalice el uso de cierta y confusa pedantería cientificista en la que parece querer sumirla alguno, intentare comenzar a tratar el asunto desde el Principio, dando mi humilde y limitada opinión. Y el principio es eso, el principio, al menos hasta donde la limitada capacidad humana pueda llevarnos.

Dice usted:

“Fijese solamente en el curso de la creación. Puede parecernos muy intuitivo pero no tiene porque serlo. Como poco a poco de la materia más simple se va creando la más compleja. De lo inerte lo organico y de lo organico el mismo ser humano.”

Y Yo le pregunto a usted ¿es esto ciertamente así y en el origen nos encontramos los elementos mas simples posibles (y eso si somos tan osados de llamar simple a una molécula) o por el contrario, nos encontramos en el mismo principio ya con los elementos mas complejos de la creación el ADN, el ARN, las enzimas y proteínas…?

168 DeElea, día 22 de Octubre de 2009 a las 22:32
Dice Hernan:

“Terminando con el origen de la vida. Realmente no sé si fue el dedo divino (por qué no?) o fue materia orgánica procedente de un meteorito, pertenece en el campo de la fe... Pero lo que sí le digo es que no voy a supeditar mi fe a esa circunstancia.”

Pues para Fe, Fe y dogmática esto otro:

Dice Hernan:
“Me imagino que en este caso cuando habla de creación se refiere a la aparición de la vida en la Tierra y no al inicio del Universo (si es que tiene inicio).”

Impresionante como se puede acusar y pecar de lo acusado tan groseramente en el mismo mensaje.
169 Timoteo, día 22 de Octubre de 2009 a las 22:34
Error en el anterior post166.

La última palabra razón debe sustituirse por azar.
170 DeElea, día 22 de Octubre de 2009 a las 22:39
166#

No solo eso sino que racional y científicamente bajo el “concepto Dios” cabe un sentido y explicación lógica y racional pero bajo el concepto nada y azar no cabe explicación ninguna sino pura fe o en su defecto puro sectarismo. Parece sorprendente pero es realmente así.
171 Godot, día 22 de Octubre de 2009 a las 23:01
Muy cierto cotran, cada vez es más claro que la información genética sustantiva es previa a la evolución, que esta es solo el despliegue de esa información previa, y eso es completamente incompatible con las fantasías darwinistas.
Si persiste como ciencia es porque como afirma Dawkins, solo desde Darwin es posible ser un ateo intelectualmente satisfecho. Esa satisfacción que les produce está resultando muy perjudicial para la ciencia.
172 DeElea, día 22 de Octubre de 2009 a las 23:07
¿para la ciencia? ….. ¡y para la humanidad!
173 HERNAN, día 22 de Octubre de 2009 a las 23:10
Timoteo

Me parece que si se considera que la creencia en la existencia de un poder creador y ordenador del universo es cuestión de fe más que de razón y no de ciencia, tendremos que admitir, en consecuencia, que la creencia en que la nada y el azar son ese poder creador y ordenador es cuestión de fe absoluta y absolutamente contraria a la ciencia y a la razón (ateniéndonos al significado de los términos nada y azar).

Eso no tiene sentido. Creer en un poder creador y ordenador del universo no es contrario a la razón y la ciencia. Igualmente tampoco es contrario a la razón y a la ciencia creer que se debe al azar y todo surge de la nada.
Las dos posturas son razonables, aunque ninguna puede ser validada nio refutada por parte de la ciencia.
Lo que sí es irracional, por ejemplo es creer que el origen del universo es una cucaracha que hay en mi casa.

DeElea

Obviando sus jocosos e irrespetuosos comentarios sobre mi formación científica y mi trabajo habitual, le sacaré de esa duda que tanto le atribula:

Una cosa es el origen de la vida en la Tierra y otra cosa es el origen del universo.
En cuanto al primero (se calcula que comenzó hace unos 2000 millones de años), ya he comentado que la ciencia no tiene una respuesta clara, por lo que es lícito creer en lo que cada uno quiera, siempre que sea racional; es cuestión de fe.

En cuanto al origen del universo hay varias teorías:
-Teoría del Big-bang: hace alrededor de 13.500 millones de años (según los últimos cálculos) nace el Universo a partir de una partícula virtual. A partir de ese momento, el Universo no para de expandirse.
-Teoría de la contracción-expansión: el universo estaría expandiéndose hasta un momento a partir del cual se contraería hasta la partícula inicial, que volvaría a producir otro Big-bang y así en ciclos sucesivos y eternos. En este caso el Universo no tendría ni principio ni fin.
Según los físicos, esto depende de la masa del universo, algo que por el momento no se ha podido calcular.

Alguna contradicción?

Mejor será que se despache una tortillita de lexatín...

Saludos
174 Godot, día 22 de Octubre de 2009 a las 23:11
Lo que afirma DeElea es muy cierto y no tiene sentido ir a la defensiva, como afirma el famoso filosofo Anthony Flew:
Creo que los orígenes de las leyes de la naturaleza, de la vida y del universo señalan claramente a una fuente inteligente. La carga de la prueba recae sobre los que argumentan lo contrario.

http://evolucion-y-darwinismo.blogspot.com/2009/08...
175 cotran, día 22 de Octubre de 2009 a las 23:21
La teoría de un diseño inteligente puede convertirse en un nuevo paradigma científico capaz de revolucionar la ciencia en el tercer milenio. A partir de ahora, si se abandonan los principios de Darwin, quizá será posible plantear experimentos que permitan demostrar qué sistemas biológicos fueron diseñados originalmente por el Creador y qué otros pudieron aparecer por mecanismos derivados de esa primera planificación.

La aceptación del diseño inteligente será sin duda capaz de hacer avanzar el conocimiento científico de los orígenes, tema que durante muchos años ha permanecido prácticamente estéril. Esto no significa que, de repente, todos los científicos tengan que volverse creyentes en el Dios de la Biblia (¡ojalá fuera así!), sino que de la misma manera en que es posible estudiar un meteorito que hace miles de años impactó con el planeta, analizando los elementos químicos que dejó esparcidos en un determinado lugar de la superficie terrestre, también resulta posible para la ciencia comprobar los efectos que un diseñador inteligente dejó patentes en los organismos vivos.

Es cierto que ninguna teoría científica puede imponer la creencia en Dios por la fuerza de la razón. La detección del diseño en el mundo natural no es capaz de facilitar información acerca del carácter del diseñador. Los investigadores ateos o agnósticos seguramente continuarán creyendo que la inteligencia creadora surgió de misteriosos alienígenas, que sembraron la Tierra con esporas vitales en una “panspermia dirigida” (lo cual no hace sino retrasar el problema del origen de la vida), o en cualquier otra hipótesis, mientras que los creyentes, como es obvio, preferiremos aceptar que el diseñador fue el Dios personal que se revela en la Escritura. Pero, a pesar de que la identidad del diseñador es ignorada por la ciencia, lo cierto es que ésta se abre por completo a la necesidad de su existencia. La gran revolución que debe asumir la comunidad científica en el siglo XXI es que la vida no procede de simples leyes naturales como se pensaba hasta ahora, sino de un diseño realizado por un agente inteligente. Y para los cristianos, desde la perspectiva de la fe, tal agente seguirá siendo Dios.
176 DeElea, día 22 de Octubre de 2009 a las 23:24
La teoría de un universo inerte y eterno o de una materia inerte y eterna (vienen a ser lo mismo) sin principio y fin es simplemente un dogmatismo irracional entre otras cosas por indemostrable. Impropio de alguien que crítica precisamente eso mismo en los demás. Por lo demás y si aceptamos las leyes de la termodinámica la entropía lo hace imposible.
177 HERNAN, día 22 de Octubre de 2009 a las 23:49
cotran

...mientras que los creyentes, como es obvio, preferiremos aceptar que el diseñador fue el Dios personal que se revela en la Escritura.

Por favor, no nos meta a todos los creyentes en el saco de los diseñistas... o es que hay creyentes de primera (diseñistas) y de segunda (neodarwinistas amigos de los ateos y agnósticos)...

Ya que se os ha acabado la argumentación científica del DI (realmente no hay mucho más...), pasáis a la elucubración metafísica y a la conversión de todos los pecaminosos científicos, os recordaré que "la Verdad os hará libre" y que "sólo se llega al Padre a través del Hijo". Flaco favor haceis a los que se quieran acercar al Evangelio.

DeElea

Lo que dice es falso. Sólo tiene que ir a la wikipedia, no hace falta un tratado de física, para saber que existe una teoría de la expansión-contracción, y que según los físicos depende de a masa del Universo. Además, si Dios es eterno, tampoco le vendría mal a vuestra fe impuesta. Con un poco de suerte uno de estos años lo declaran dogma, y lo tengo defendiendo la teoría de la expansión-contracción con uñas y dientes!!

Saludos
178 DeElea, día 23 de Octubre de 2009 a las 00:11
Dios no es sinónimo de Materia, no se líe.

Un saludo.
179 cotran, día 23 de Octubre de 2009 a las 00:12
Se cree que en África, cerca del Lago Turkana (Kenia), aparecieron unas veinte especies distintas de Australopithecos cuyos restos han sido encontrados en estratos pertenecientes al Plioceno y datados entre los 2.5 y los 4.5 millones de años de antigüedad, según la cronología evolucionista. No se aprecia en ninguna de estas especies el más mínimo cambio evolutivo que permita deducir que poco a poco se convirtieran en alguna otra especie distinta. Lo mismo cabe decir de los demás homínidos, de aquellos fósiles que se clasifican en el género Homo, que aparecen en Etiopía y coexisten con los Australopithecus durante casi un millón de años.

Tampoco hay señales de transición gradual entre Homo habilis y Homo erectus ya que ambas especies aparecen en los estratos casi a la vez. No se conoce transición alguna entre Homo erectus y cualquier otra especie de ese género (H. ergaster, H. sapiens, H. neanderthalensis, H. antecessor, H. rhodosiensis u H. heidelberguensis). Los árboles evolutivos y las relaciones entre especies se construyen de manera hipotética pues están basados en meras conjeturas o asunciones previas. La realidad es que las especies siempre permanecen estables durante millones de años, nunca se observan evidencias de transición entre una especie y otra. ¿Qué significa todo esto? Más que el dibujo de un árbol de familia, los fósiles indican islas en medio de un océano oscuro y nebuloso.

En la prestigiosa revista Nature, en marzo del 2002, el evolucionista molecular Alan Templeton, de la Universidad de Washington hizo público un estudio acerca de las comparaciones de ADN en los seres humanos actuales. Sus conclusiones revolucionan completamente la antropología. Ya no se habla de huesos fósiles, sino de genes presentes en los humanos actuales que se consideran fósiles del pasado. Si Templeton tiene razón, todas las especies fósiles conocidas, tales como Homo erectus, Homo antecessor, Homo heidelbergiensis, Homo neanderthalensis y Homo sapiens, son en realidad la misma y única especie humana.

Esto supone un cambio fundamental de paradigma dentro de la antropología ya que confirma que los pretendidos eslabones fósiles no eran más que variedades humanas. En otras palabras, no existe evidencia de que el hombre halla evolucionado a partir del primate. Las personas siempre han sido personas y los monos monos.
180 Timoteo, día 23 de Octubre de 2009 a las 00:32
HERNAN 173,

Gracias por tu atención a mi post.

Por lo que afirmas en tu respuesta,”Creer en un poder creador y ordenador del universo no es contrario a la razón y la ciencia. Igualmente tampoco es contrario a la razón y a la ciencia creer que se debe al azar y todo surge de la nada. Las dos posturas son razonables, aunque ninguna puede ser validada ni refutada por parte de la ciencia”, entiendo que no tenemos un concepto coincidente del significado de las palabras “nada “ y “azar” y que partiendo de esta divergencia de conceptos básicos es lógico que lo que comentemos sobre ellos nos parezca recíprocamente carente de sentido.

Un cordial saludo. Buenas noches.
181 HERNAN, día 23 de Octubre de 2009 a las 01:11
cotran

Usted parece más educado y por lo menos trae alguna información sobre la que debatir.

En el primer párrafo hace referencia a los denominados pre-homínidos, una especie de simios que solían deambular por la sabana.
Cronológicamente después aparece el género Homo (homo habilis...) que ya anda con los 2 pies bastante bien y utiliza herramientas.
Y hace bastante poco tiempo (200.000 años) apareció un tipo de ese género Homo el Homo sapiens. Una "buena noticia" para usted es que hace poco un estudio de ADN mitocondrial ha apoyado fuertemente el origen monogenista del homo sapiens-sapiens; o sea que todos los homo sapiens del planeta proceden de un homo sapiens africano; lo cual es compatible con la hipótesis de la primera "Eva" como madre de todos los sapiencitos.

La Antropología actual hace tiempo que abandonó la búsqueda de los eslabones perdidos. El registro fósil es enormemente poco representativo: menos de 1000 fósiles (la mayor parte son dientes y fragmentos) para un periodo de alrededor de 5 millones de años. Los estudios de paleogenética han demostrado que los fósiles de las distantes especies "humanoides" no se sustituían unas a otras, sino que convivían y se producían cambios en algunos individuos que la mayoría no pueden ser detectados por el registro fósil.

Imagínese que dentro de 7 millones de años buscando fósiles de vaca encuentran el fósil de un watusi (una de esas vacas con cuernos larguísimos) y encuentran también un fósil de una vaca retinta pero datada 500.000 años después. Se podría deducir (erroneamente) que las vacas evolucionaron de vacas de cuernos largos a vacas de cuernos cortos. Se saldría del error si encontráramos el fósil de una vaca retinta contemporánea de una watusi.
La paleogenética evita este tipo de errores y ha modificado la visión sustitutiva entre especies de la Antropología clásica.

Creo que de los hallazgos de Templeton no se deducen necesariamente sus conclusiones. Si Dios puso su dedo para crear al Hombre es más probable que lo hiciera sobre un homínido que sobre un mazacote de barro.



Para acabar

Me parece estupendo que haya creyentes que crean que la evolución está diseñada por el dedo divino. En cierta medida lo considero una postura admisible racionalmente. Aunque el motivo sea porque es la más le gusta al papa. Ya se puedan poner toneladas de evidencias encima de la mesa, que no; hasta que la SMI no dé el plácet no se puede creer.

Y es que la verdad, eso de demostrar la existencia de Dios de modo científico... es muy tentador.

Imaginarse a ese buen Dios, probablemente barbado, uniendo moléculas de fósforo, nitrógeno y carbono en un precioso atardecer de la primigenia Tierra es digno de powerpoint...
También era preciosa la creencia de que la Tierra era el centro de toooodo el Universo. Y ya veis... no hubo suerte.

A Darwin lo que es de Darwin y a Dios lo que es de Dios.

Hasta otra amigos.
182 Criti, día 23 de Octubre de 2009 a las 07:18
Plas Plas PLas!!! BRAVO Don Pío por su artículo de hoy sobre nuestras políticas y políticos peperillos y desinhibidos.

Siga así, que un servidor le encanta sus artículos, no sólo temas serios e intelectuales, dénos la suerte de poder disfrutarle como comentarista político o como periodista en un debate informal.

¡¡¡Gracias Don Pío por abandonar de vez en cuando el debate serio y formal para poder brindarnos con estos artículos tan divertidos, originales y desinhibidos!!!!!
183 Hegemon1, día 23 de Octubre de 2009 a las 08:40
149# HERNÁN:

Totalmente de acuerdo con usted.
184 DeElea, día 23 de Octubre de 2009 a las 10:37
“Lo que dice es falso. Sólo tiene que ir a la wikipedia, no hace falta un tratado de física, para saber que existe una teoría de la expansión-contracción, y que según los físicos depende de a masa del Universo. Además, si Dios es eterno, tampoco le vendría mal a vuestra fe impuesta. Con un poco de suerte uno de estos años lo declaran dogma, y lo tengo defendiendo la teoría de la expansión-contracción con uñas y dientes!!”

No, lo que digo es cierto, lo que pasa que yo no he dicho lo que usted propone que he dicho (parece ser su proceder habitual) Yo no he dicho que no he exista tal teoría, lo que he dicho es que tal teoría es un dogmatismo para creyentes forofos o sectarios y que se encuentra en contradicción con las leyes de la termodinámica en concreto con la de la entropía.

Le reproduzco mis mensajes sobre el asunto por si alberga alguna duda de lo que le digo ahora.


176#:

La teoría de un universo inerte y eterno o de una materia inerte y eterna (vienen a ser lo mismo) sin principio y fin es simplemente un dogmatismo irracional entre otras cosas por indemostrable. Impropio de alguien que crítica precisamente eso mismo en los demás. Por lo demás y si aceptamos las leyes de la termodinámica la entropía lo hace imposible.

178#:

Dios no es sinónimo de Materia, no se líe.


Un saludo.
185 tigrita, día 23 de Octubre de 2009 a las 10:57
El Universo: la teoría de la expansión contracción entra en contradicción con la misma ciencia, un objeto que se expande sin fuerza que se le oponga, por inercia se expandirá indefinidamente, no habrá contraccion.
El Universo está conformado por todo el conjunto de cuerpos celestes. Si estos se esfuman por el sumidero del infinito adios Universo.
Todas los cuerpos celestes que conforman el Universo están en rotación, y si el Universo debe su existencia a estos cuerpos celestes y esos están en rotación, debemos concluir que también el Universo está en rotación. Y si el Universo está en rotación como hemos demostrado, es obligado que rote en torno a un eje que no puede ser más que el eje creador, el átomo primigenio, la singularidad o como la ciencia le quiera llamar. Los creyentes le llamamos ¡Dios!

186 josecho6, día 23 de Octubre de 2009 a las 11:03
Sr. Hernán (149) y por extención, sr Hegemon. Es obvio que Darwin no inició ninguna revolución. La revolución la inició la genética. La genética es una ciencia, es experimental, pueden probarse sus asertos o no. El Darwinismo no es una ciencia puesto que no es experimental. No se puede llamar ciencia a algo que no se puede probar mediante la experiencia. Podemos meter en el mismo saco a Darwin y a Freud (igual de científico que el anterior) y posteriormente tirarlos a río. Creo que ambos han supuesto un freno y un lastre para la verdadera ciencia. El tiempo pone a cada uno en su sitio.

Es imposible estar un rato con un darwinista de estos sin que saquen a colación al papa, venga o o a cuento. ¡Que poco saber estar y qué pocos argumentos!.
187 jjvr, día 23 de Octubre de 2009 a las 11:11
tigrita, eres la Zapatera de la "nueva física". Y también la de los "nuevos creyentes"
188 Perieimi, día 23 de Octubre de 2009 a las 12:12
Lo que Darwin no sabía (“Something Darwin Didn't Know”, por Rick Weiss, Jueves, 12 de febrero de 2009, en TWP.)

Charles Darwin no era nadie sin un método. Cuando consideró la idea del matrimonio, dividió una hoja de papel en dos secciones, “Matrimonio” y “No Matrimonio”. Debajo del título, en el primer renglón, anotó: “un amigo en la vejez…mejor que cualquier perro.” En el segundo enumeraba los inconvenientes: “quizá, peleas,” se preocupaba, y “menos dinero para libros.”

El compromiso de Darwin con el peso de los hechos, aun cuando el tema fuera emocional, serviría a abogados competentes de la ciencia y la religión con su explicación innovadora de la teoría de la evolución; ahora el mundo celebra el 200 aniversario del nacimiento del gran naturalista hoy [12.02.09], y el 150 aniversario de la publicación de su "El Origen de las Especies." Si bien, el propio Darwin nunca consideró sus conclusiones como pruebas definitivas contra la existencia de Dios, muchas personas de fe han sacado esa conclusión de su trabajo. Como resultado, el hombre que primero captó gran parte del concepto de unidad de la biología es hoy generalmente demonizado como enemigo de la iglesia; mientras que muchos científicos y otros cometen un error similar al invocar a Darwin en su rechazo de todo lo teológico.

Darwin era ante todo un Anglicano bíblico al pie de la letra cuando salió a navegar en su famoso viaje a bordo del “Beagle.” Como muchos americanos hoy, creía que Dios creó el mundo tal y como era, con todas sus innumerables especies intactas desde el principio. Pero los estudios de rocas y fósiles le abrieron los ojos hacia la inmensidad del tiempo geológico. Y sus entusiastas observaciones sobre las adaptaciones y variedades de la vida sembraron las semillas de su revelación final de que esas mutación y selección natural, actuando sobre formas de vida sencillas, deberían tenerse en cuenta para toda la diversidad biológica.

Por supuesto, la comprensión de las ideas básicas de Darwin amenazaba algunas creencias religiosas tradicionales. Si los humanos compartimos antepasados con los simios –y si estamos aquí a fuerza del mismo largo camino de “prueba-y-error” como las demás especies de la Tierra- entonces, es mucho más difícil ser los favoritos de Dios, creados con cariño a su imagen. Y, sí, con el tiempo, Darwin rechazó una lectura literal de la Biblia, concluyendo que, como texto de historia, “no merecía más confianza que los libros sagrados de los hindús, o que las creencias de cualquier salvaje.”

Pero a Darwin también se le reconoció que su pretenciosa teoría de la evolución convertía en una broma la importante cuestión de la creación -el misterio de la creación del universo en movimiento y qué fuerza o fuerzas lanzaron la vida en su magnificencia, incluido el recorrido de sus ramificaciones: ¿Era obra de Dios? ¿Existiría Él aún?

Como con el matrimonio, Darwin consideró rigurosamente la cuestión. En el lado positivo, ciertamente sentía el diseño de un plan divino. Pero apreció que esto era subjetivo, y quizá una medida no fidedigna. “La inmensa cantidad de sufrimiento a lo largo del mundo” –no menos que el suyo mismo, reflejo de la muerte de su hija de 10 años- argumentaba contra un creador benevolente, escribió (con red social y con fanatismo, mantuvo correspondencia con unos 2.000 amigos, incluidos 200 clérigos). Al mismo tiempo se le acorraló, parecía de locos rechazar las afirmaciones de muchos “hombres intelectualmente capaces” que “creían en Dios por completo”.

Al final, consiguió que ninguna persona razonable dijera: Él pateó. “La conclusión más prudente parece ser que el sujeto absoluto está más allá del alcance del intelecto del hombre”, concluía Darwin. ¿Existen el cielo y el infierno; la vida eterna sigue a la muerte? “Cada hombre,” escribió, “debe juzgar por sí mismo, entre vagas y contradictorias probabilidades.”

La humildad de Darwin respecto a la insuficiente evidencia –su disposición para decir “Yo no sé” - es una lección importante que cualquiera puede encontrar en los textos de biología hoy. No sobre “la enseñanza de la controversia” –Darwin fue muy certero en su explicación de la teoría de las especies, incluidos los humanos, y cualquier texto moderno de la teoría de la evolución únicamente viene a reforzar sus conclusiones. Pero, también hay sitio de sobra para Dios en la cumbre, más arriba de los asuntos de la biología.
Los soldados de las guerras culturales de hoy, con cuellos negros o batas blancas de laboratorio, deberían seguir un consejo de Darwin en su bicentenario. Le gustaba el mundo de la naturaleza, “tan bello como maravilloso”. Y supo lo suficiente como para no meterse en lo que ignoraba.

[El autor es alumno del Centro para el Progreso Americano (Center for American Progress)]





189 bacon, día 23 de Octubre de 2009 a las 12:26
En cuanto a Newton y Darwin, los comentarios se han centrado en el segundo; recordemos el desaguisado que los "científicos sociales" perpetraron a raiz de las teorías del primero.

Tras el trabajo de Newton, quedó claro que conociendo la posición y el momento de una partícula en un instante dado y conociendo las fuerzas que actuaban sobre ella se podría conocer su estado en cualquier estado futuro. Como ello vale para cualquier partícula, también vale para conjuntos de partículas, es decir, para cualquier porción de materia. Muy bien. Eso es física. Ni bueno ni malo, ni a favor ni en contra de la religión ni del Sporting de Gijón.
Pues bien, de ello se ha pretendido deducir:

1) Que puesto que los tipos de fuerzas que pueden actuar sobre cualquier partícula eran también de natualeza perfectamente conocida; a saber, gravitatoria o electromagnética, (a las que luego se añadieron nuclear fuerte y nuclear débil), y que éstas se describían matemáticamente de un modo perfectamente claro, no quedaba, en el s. XIX, nada esencialmente nuevo por descubrir. Así, puesto que, dada la naturaleza atómica de toda la materia, todas las ciencias como química o biología podrían últimamente reducirse a física, sólo se trataba de trabajar más y calcular "los siguientes decimales".
Esta postura, que llegó a estar generalizada al final del s. XIX, muestra la soberbia y estupidez de la que el hombre ha llegado a ser capaz. La propia ciencia se encargó de demostrarlo cuando al principio del s. XX la teoría de la relatividad y la mecánica cuántica cambiaron la física por completo.
2) Que, del mismo modo, debían existir en el comportamiento de los hombres y en el de las sociedades unas leyes que debía ser posible reducir a ecuaciones y modelos matemáticos, lo que haría que la política y la economía llegasen a ser un día como la física. Este modo de pensar dio lugar a la creencia de que determinadas ideologías eran científicas, y así se llegó a hablar de socialismo científico o comunismo científico, lo que daría risa si no fuese por las cifras de víctimas las que tales elucubraciones dieron lugar.
Nótese sobre todo que la afirmación "debían existir en el comportamiento de los hombres y en el de las sociedades unas leyes que debia ser posible reducir a ecuaciones y modelos matemáticos..." o cualquiera de las muchas variantes en que fue formulada es absolutamenta acientífica, por no estar basada en ninguna evidencia en absoluto. Es, por el contrario, un ejemplo del llamado pensamiento analógico, base de la magia.
3) Que como el estado futuro podía ser conocido conociendo las condiciones iniciales, entonces todo "estaba escrito" y realmente no existía, por ejemplo, libre albedrío, ni sitio para el azar. Se dijo por ello que la mecánica newtoniana era determinista (por cierto que ésta es una de las características de la física que cambió con la llegada de la mecánica cuántica). Como si el hecho de que la caída de una moneda obedece unas leyes físicas conocidas eliminase algo de incertidumbre del resultado, cara o cruz. Naturalmente, los "científicos sociales" llegaron a hablar de predestinación y qué sé yo cuántas cosas más.
------------
Para quienle interesa leeer algo sobre las burradas que cometen los "cientificos sociales" cuando usan lenguaje científico de modo inapropiado, se ha publicado recientemente el libro Imposturas Intelectuales, escrito por Alan Sokal y Jean Bricmont.
190 berdonio, día 24 de Octubre de 2009 a las 16:47
Comprender el funcionamiento del Universo sin necesidad de apelar a la intervención divina permanente no implica negar a Dios. Los modelos de Newton o Darwin no contradicen la idea de Dios, como la medicina, capaz de explicar las enfermedades sin requerir la acción de malos espíritus, tampoco lo hace. La ciencia intenta desvelarnos cómo es el Universo, no su causa. Pretender que los avances científicos suponen un argumento a favor del ateismo es no saber deslindar la ciencia de la metafísica. La ciencia, desde luego, puede desmentir afirmaciones concretas y particulares sobre Dios (puede desacreditar las doctrinas religiosas que se arrogan, vía revelación, detallados conocimientos del todo punto fantasiosos e inconsistentes), pero no puede atacar ni confirmar la idea esencial y abstracta de Dios. Dios es científicamente incognoscible, o, dicho de otra manera, la ciencia es agnóstica, no atea ni religiosa. Quien pretenda confrontar, en el sentido que sea, ciencia y religión abstracta está cometiendo un fraude. No se puede sacar conclusiones contra la ciencia o la idea de Dios tras cotejarlas entre sí, porque tratan asuntos diferentes.

Por otra parte, Moa somete a crítica extrañas afirmaciones, como que el darwinismo dictamina que el individuo es un producto del ambiente social o que algunas razas humanas son superiores a otras. El individuo es el resultado de la presión selectiva medioambiental (conjunto de factores externos físico-biológicos) actuando sobre el azar e interactuando con el conjunto de individuos. Se trata de un proceso complejo que requiere superpoblación, variabilidad y herencia, y muchísimo tiempo. Afirmar que el individuo es un producto del ambiente social es sumamente equívoco, simplista e inexacto. Más bien sería al revés: el ambiente social es el resultado de la selección individual; es decir, el entorno (que no el medio social, subproducto más efecto que causa) “escoge” al candidato más idóneo, pero no lo diseña; el ambiente no produce individuos, los selecciona, que no es lo mismo. Confundir el proceso diacrónico de la presión selectiva del ambiente con condicionantes socioculturales sincrónicos es el colmo de la confusión, porque conduce al absurdo de que el darwinismo es ambientalista.

En cuanto a lo de la superioridad de algunas razas humanas, se trata de un juicio de valor absolutamente extrínseco al darwinismo y que no puede encontrar ningún fundamento en él. Todas las razas y especies existentes han sido igualmente capaces de adaptarse al medio, o sea, de existir. Es una simple redundancia.

Ahora voy a la ocurrente correspondencia –que no sé qué tiene que ver con el darwinismo- entre la maldad humana y los mandamientos religiosos frente a la interpretación de unos derechos humanos inspirados en la creencia de la bondad natural del hombre que, se dice, ha llevado paradójicamente a la implantación de estados policiales. La idea es sugerente pero falsa. La dicotomía maldad humana vs. bondad es espuria y debería estar ya superada, porque es obvio que se trata de un sinsentido o discusión bizantina. Los derechos humanos se pueden sintetizar en uno solo: el derecho a no ser agredido. Si pensamos que los seres humanos no tendemos a la agresión, no hay necesidad de establecer tal derecho, bastaría con determinar cuál es el factor externo que nos induce a la agresión y eliminarlo. Luego, no es cierto que la declaración de derechos humanos derive de creencias en bondades humanas –es un “non sequitur” evidente-. Por otra parte, todo derecho de alguien es un deber pasivo de otro y viceversa. Esa adscripción de deberes y derechos a males y bienes es totalmente gratuita.

Tampoco existe colisión entre derechos fundamentales: el derecho a no ser agredido sin motivo de uno no puede chocar con idéntico derecho de otro. Los que colisionan y dan lugar a estados policiales son los derechos de segunda y tercera generación con este derecho básico a no ser agredido. Esto último se explicaba muy bien hace poco en un excelente editorial de LD.

« 1 2 3 4 »

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899