Pío Moa

« ¿Estafa de Vidarte? Informa un agente de Negrín / Plan Marshall y franquismo | Principal | “Reconcentración” cultural / Araquistain y su mujer en París / Peces-Barba amenaza »

Cultura y creatividad cultural / Destrucción de la justicia / Manejos achacados a Portela

22 de Enero de 2011 - 13:41:14 - Pío Moa

Compartir:
Menéame Tuenti

Sin mucho esfuerzo puede usted, amable lector, multiplicar por 10 y más la difusión de este blog, haciéndolo llegar a otras personas y foros

                                               ***

   Solemos llamar cultura al conjunto de formas que caracterizan la sociedad humana. En definitiva, cultura y sociedad vienen a ser sinónimos. También empleamos el término para referirnos a  conocimientos e inquietudes de orden intelectual y espiritual más elevadas que las comunes. Las sociedades o culturas evolucionan de dos modos relacionados: por la interacción espontánea y en gran parte inconsciente de sus individuos y por la acción consciente y deliberada de élites y personajes “cultos” que, bien recogen la experiencia acumulada por la interacción social, bien proponen o inventan caminos nuevos. En realidad, todos los cambios sociales tienen “padre”, nacen de individuos, pero solo tienen efecto si la sociedad los acoge. Por otra parte, la consciencia o deliberación de los cambios es siempre parcial, pues nadie puede prever las consecuencias últimas de ellos (las “fuerzas oscuras” que tanto influyen en la historia son, en realidad, esas interacciones nunca del todo previsibles ni siquiera bien conocidas; y no personas o sociedades secretas, que tampoco pueden prever bien los efectos de sus conspiraciones).

   Dejando eso aparte, creo que convendría emplear palabras distintas para conceptos distintos como son el de cultura como sinónimo de sociedad humana y como conjunto de saberes,  inquietudes  e iniciativas por encima de la media. En este sentido suele hablarse de “alta cultura” (arte, ciencia, etc.),  es decir, de creatividad cultural, pero convendría un vocablo más adecuado al concepto, que dejo a la inventiva de los lectores.

    Cuando hablamos, por ejemplo, de la cultura española en el siglo XVI, entendemos de modo mezclado las dos cosas: la abundancia de personajes excepcionalmente creativos, y la llamada “cultura popular”, también muy rica. Cuando hablamos de decadencia nos referimos principalmente a lo mismo, y no solo ni ante todo a la pérdida de la hegemonía político-militar, como desde Quevedo suele interpretarse. La cuestión es: ¿puede impulsarse una sobresaliente “alta cultura” por medios como la versión de CLJ sobre la “gimnasia española”, o ello depende de imponderables (“el espíritu sopla donde quiere”, si se  quiere interpretar así la frase)? He aquí un problema interesante.   

 --------------------------

Sugerencias:

Dos estudios, uno histórico y otro político, que podrían abordar historiadores o intelectuales interesados:

a)      Una historia de la violencia política en España desde principios del siglo XX, excluyendo la guerra civil: en los períodos de paz, la izquierda ha asesinado a miles de españoles.

b)      Un trabajo sobre los candidatos a las próximas elecciones: “Esos personajes que piden su voto”. Se puede hacer un buen análisis político de ellos basándose en sus declaraciones y acciones públicas, comparándolas con los problemas que han surgido en estos años. 

 -------------------------

 La destrucción de la justicia

****El fiscal dice que los ataques de Villarejo al Supremo son "autocrítica". O sea, que Villarejo es fascista y torturador. El juez, del grupo de Garzón, ha dado la razón al fiscal. Bien, en adelante podremos llamar a esos jueces fascistas y cómplices de los torturadores. Y de los asesinos etarras.  Esas expresiones “no son ultrajantes ni aparecen como objetivamente injuriosas de forma clara e inequívoca”. Por lo menos en el caso de esos jueces “progresistas”, más que injuriosas suenan veraces. 

 

**La Fiscalía no recurrirá la absolución de los cargos de 'Udalbiltza'. Negociaciones, es decir, colaboración

 

**'Financial Times' pide al Gobierno "repatriar" a los presos de ETA Un periódico pro terrorista y contra el estado de derecho… en España. La manía inglesa de decir a otros lo que tienen que hacer, a pesar de la cadena de fracasos británicos desde la II Guerra Mundial. Nuestros “amigos”.

 

**Dos jueces afectos al PSOE y al ilegal estatuto catalán, dirigen el Tribunal Constitucional. Jueces contra la Constitución.

 

**”El fiscal compara el caso Garzón con el caso Liaño”. Equipara la inocencia con la prevaricación clamorosa.

 Por algo la institución judicial está tan desprestigiada. Estas cosas y tantas más son naturales en quienes se consideran herederos del Frente Popular. He tratado en algunos libros algo de la destrucción de la justicia bajo aquel régimen a partir de febrero del 36. Debe recordarse asimismo la decisión del PSOE, tan pronto llegó al poder,  de “matar a Montesquieu”.   Mirar al pasado enseña muchas lecciones. Olvidarlo garantiza repetir viejos errores.

 

****Chamosa: "Me falta conocimiento y un cuerpo como el de Claudia Schiffer" ¡Mujer, las dos cosas les faltan a todas las diputadas y ministras!  Y a los diputados y ministros, salvando lo de Claudia Schiffer. Está usted en su ambiente, no se acompleje.

 

****Blog: Es preferible opinar sobre los asuntos concretos que sobre las personas que opinan. Lo último lleva a peleas personales y pueriles, sin el menor interés para el tema ni para la inmensa mayoría de los lectores. Las insolencias e insultos no sustituyen a los datos y argumentos, pues aunque con estos no se convenza al discrepante, siempre serán apreciados por el lector corriente, y así mejorará la calidad del blog. Sobre el 11-s sería conveniente no insistir: todos han puesto sus enlaces y argumentos muchas veces y cada interesado puede haberse hecho su idea perfectamente.

 ****La Armada en peligro: http://www.defensa.com/index.php?option=com_content&view=article&id=3002:la-armada-en-peligro&catid=69:reportajes&Itemid=195

 

 **** Manejos atribuidos a Portela Valladares

   París, 10 de febrero de 1937

  Querido D. J. He visto que la Prensa, parte del Gobierno y no escaso número de diputados, muchos de ellos socialistas, acogen la vuelta a España del señor Portela Valladares (aunque sólo ha vuelto por unas horas)  con grandes muestras de satisfacción. Es imposible suponer que se ignore lo que el señor Portela Valladares ha hecho antes de tomar esta decisión. El señor Portela Valladares, a poco de haber logrado salir de Barcelona, en los primeros días del levantamiento del pueblo contra el ataque faccioso, escribió a Franco felicitándole por su gesto y poniéndose a su disposición, a disposición del salvador de España, según palabras casi literales de su carta, de la que circularon copias por París. De esa carta, indudablemente, los facciosos harán uso un día u otro, al ver que al ex presidente del Consejo se le toma en serio entre nosotros. ¿Qué ha pasado desde entonces para que el señor Portela Valladares cambie de opinión, es decir, para que abandone al salvador de España y se ponga al lado del Gobierno, que antes debía ser para él, lógicamente, el perdedor de España? Lo que ha pasado es muy sencillo de explicar. A aquella carta de adhesión a Franco,  de adhesión total y sin reservas (que me sorprende que Franco no la haya dado ya para que se publique, al ver que Portela ha ido a Valencia), el señor Portela Valladares no ha recibido contestación. No se aceptó, sencillamente, el ofrecimiento que de sí mismo hacía el señor Portela, para que se le usara como se creyera conveniente. Ahora bien, el señor Portela tiene intereses en Galicia. No contestarle Franco era para él terrible; era como decirle que aquellos intereses estaban en peligro. Tal vez su adhesión no significaba otra cosa que el deseo de salvar aquellos intereses; al no ser tenida en cuenta, he aquí que todo se iba a tierra; el señor Portela pasó unos meses muy malos, sin saber qué hacer ni qué pensar. Agravaba esta situación personal del señor Portela el hecho de que, pasados los primeros meses de lucha, aunque el Gobierno iba perdiendo territorio, se veía que, por una multitud de circunstancias, al final era posible que obtuviera la victoria. Había, por tanto, que inclinarse del lado del Gobierno, pensando en el futuro. Pero inclinarse del lado del Gobierno era despedirse totalmente de aquellos intereses de Galicia, ya en peligro desde el momento en que Franco no había ni siquiera contestado a su entusiástica carta. Repetir la adhesión, cuando era posible que el Gobierno ganara la guerra, habría sido inhábil; ponerse del lado del Gobierno, habiendo por medio aquellos intereses, no podía ser. ¿Y si el Gobierno, a pesar de las apariencias, ganaba la guerra?

   Con semejantes dudas vivió el señor Portela varios meses. Al fin, ducho en recursos que podríamos llamar de granujilla, encontró una solución para su problema, una solución magnífica: divorciarse. No sé dónde se habrá tramitado el divorcio. Las causas de él han sido que el señor Portela es “rojo” y su mujer fascista. No podían, por tanto, seguir viviendo juntos. ¿No está la misma España dividida por esa razón? Tramitado ya el divorcio, la ex señora Portela partió, como fascista, para la zona fascista, es decir, para Galicia, a hacerse cargo de los intereses tan caros al señor Portela. Y salvados éstos, el señor Portela ha podido ponerse al lado del Gobierno, posible triunfador mañana, con lo que también  se salvarán entonces los intereses del señor Portela, porque entonces, es cosa convenida, terminada la guerra, el señor Portela y su mujer se reconciliarán. ¿Por qué habían de seguir él y su mujer separados, reinando ya la paz en España?

   Perdone usted, querido D. J., el tono de este informe. No hay manera de hablar en serio de esas cosas del señor Portela Valladares.

   Voy a terminar en tono que merece más perdón aún. No creo, sin embargo, que deba dejar este informe incompleto, aunque lo que sigue sea del género del vodevil francés. Verá usted. La señora Portela ha salvado en Galicia los intereses del matrimonio Portela, que era de lo que se trataba; pero si ella goza allí de la posición que aquellos intereses permiten, no así el señor Portela en París: a su señora le es imposible ayudarle. Se descubriría todo. Con su sueldo de diputado, el señor Portela no puede vivir decentemente en la capital de Francia. Aunque recoja alguna que otra migaja en la Delegación Financiera de España en París, a la que va casi diariamente desde que se puso al lado del Gobierno, eso no remedia totalmente la situación. Tal vez, si el señor Portela estuviera solo, podría salir adelante; pero el señor Portela no está solo: tiene una querida. Un hombre como el señor Portela no puede prescindir de tener una querida. Había, pues, que encontrar también una solución para este conflicto. El señor Portela la ha encontrado: ha casado a un sobrino suyo con la querida. Resuelto el asunto de una manera tan elegante, a esperar, pasando más o menos apuros, pero sin el cuidado ya de atender a los gastos de la querida, el final de la guerra.

   Con un hombre así (no era cuestión de hacer historia de su pasado, privado y público, que todo el mundo conoce) se ha entusiasmado la Prensa, parte del Gobierno y no escaso número de diputados, muchos de ellos socialistas. Francamente, como dice el lenguaje popular, tan sabroso, no hay derecho.

   Reciba usted mis atentos saludos de siempre.  

Comentarios (202)

« 1 2 3 4 5 »

201 egarense, día 25 de Enero de 2011 a las 13:20
Los verdaderos rusos
Decenas de moscovitas ayudan a las víctimas del atentado en Domodédovo
http://www.youtube.com/watch?v=P9jUZ03Si4Y&fea...
202 egarense, día 25 de Enero de 2011 a las 13:27
Últimos datos: 180 afectados en el acto terrorista de Domodédovo
http://www.youtube.com/watch?v=BumGJtt3KT8&fea...

« 1 2 3 4 5 »

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899