Pío Moa

« Rajoy | Principal | La importancia de la Constitución »

Club de amigos de la Cheka

17 de Octubre de 2006 - 13:10:22 - Pío Moa

Compartir:
Menéame Tuenti

La banda de intelectuales orgánicos de la Cantante Calva ha regalado a Fernando Marías el premio nacional de literatura infantil y juvenil por una novela política, que el feliz y honrado ganador explica así: “En este momento de tanto historiador falso, de tanta manipulación de la verdad (…) hasta decir (…) que la República no era legítima, que fue algo caótico y corrupto y que tuvo que llegar Franco para salvarnos, son los jóvenes los que más pueden padecerlo y a los que más se les puede confundir”.

La novela se sitúa en la batalla de Madrid, de noviembre de 1936, y es “un homenaje a Madrid y a todos aquellos hombres y mujeres que, a pesar del vértigo de la guerra, nunca perdieron de vista el verdadero sentido de la palabra lealtad”.

¿Homenaje a Madrid? El tío confunde a Madrid con las checas, sin duda. La lucha dentro de Madrid fue obra fundamentalmente de los comunistas, del gran y leal demócrata Stalin, de los organizadores de Paracuellos… Y gracias a esa “lealtad” la guerra pudo prolongarse dos años y medio, con su secuela de sangre y horrores.

Marañón, padre espiritual de la república: “Mi respeto y mi amor por la verdad me obligan a reconocer que la República española ha sido un fracaso trágico”. Azaña sobre aquella república: “política tabernaria, incompetente, de amigachos, de codicia y botín, sin ninguna idea alta”. Pérez de Ayala, otro padre espiritual de lo que terminó degenerando en pesadilla: “Cuanto se diga de los desalmados mentecatos que engendraron y luego nutrieron a sus pechos nuestra gran tragedia, todo me parecerá poco. Nunca pude concebir que hubieran sido capaces de tanto crimen, cobardía y bajeza”. Oigamos, por no largarnos interminablemente, a Besteiro: “Estamos derrotados nacionalmente por habernos dejado arrastrar a la aberración bolchevique, que es la aberración política más grande que han conocido quizás los siglos. La política internacional rusa, en manos de Stalin se ha convertido en un crimen monstruoso que supera en mucho a las macabras concepciones de Dostoyevski y Tolstoi, los hermanos Karamázov y el poder de las tinieblas. La reacción a este error de la república, a dejarse arrastrar a la línea bolchevique, la representan genuinamente, sean cuales sean sus defectos, los nacionalistas que se han batido en la gran batalla anticomintern”.

El simplón, pero aprovechado, “ganador” del premio, podría reflexionar sobre la “manipulación de la verdad” que él practica.

Por cierto, percibo últimamente un recrudecimiento de la campaña contra los “revisionistas”, especialmente César Vidal y un servidor. Ya no se oyen tanto las peticiones de censura e incluso de cárcel para nosotros. Ahora son pequeñas, pero constantes observaciones con pretensiones despectivas, pero siempre en el ruin, retorcido y malévolo estilo chequista. Lo mismo aparecen en la prensa digital que en ABC, en periódicos de provincias, etc., como una granizada de cagaditas. A esta gente, como a Burrianes, cagar es, en definitiva, lo que se le da bien ("Todos somos Burrianes", ya se sabe). Mientras no tengan ocasión de pasar a medidas más drásticas.

Comentarios (445)

« 1 2 3 4 5 6 7 8 9 »

1 silvuplé, día 17 de Octubre de 2006 a las 13:13
Yo me explico por qué la buena gente de izquierdas detesta a Moa: gana su dinero sin subvenciones y sin meter mano a los fondos públicos…¡Intolerable!

2 silvuplé, día 17 de Octubre de 2006 a las 13:15
Un progresista decente habría colaborado con el franquismo cuando Franco vivía, y se dedicaría a combatir ferozmente a Franco después de desaparecido su régimen. Moa en cambio ha hecho todo lo contrario, lo cual me parece una auténtica vergüenza. Un tipo así merecería ir al GULAG. ¡Ah, lástima que se viniera abajo el muro de Berlín!
3 galaico, día 17 de Octubre de 2006 a las 13:16
Yo no leo los libros de Moa porque está claro que dejan en evidencia a la izquierda y a los separatismos, y eso me parece inadmisible.¡A la cárcel con ese tío!
4 hilario, día 17 de Octubre de 2006 a las 13:19
¡C.oño, ahora acusan a Moa de asesinar supuestamente a policías los mismos que dicen que aquellos policías eran torturadores y pistoleros al servicio de una dictadura salvaje y sanguinaria! Vivir para ver.
5 dsede holanda para silvuplé, día 17 de Octubre de 2006 a las 13:20
ja jajajajjaja!!!!

MUY BUENO!!!, Silvuplé
6 venga, tío, día 17 de Octubre de 2006 a las 13:20
Todo menos la honradez:

“La reacción pública a la aparición de estas obras (de Moa) ha sido realmente notable, con ventas relativamente buenas y a veces con diversas ediciones. Entre los historiadores y los reseñistas, sin embargo, lo más destacable de la respuesta a Moa ha sido la ausencia de debate y la negativa a discutir el gran número de temas serios que suscita. Con sólo unas pocas excepciones, ha sido recibida con una hostilidad gélida o furibunda. Con más frecuencia ha sido ignorada o, en caso de reseñarse, rechazada como no merecedora de consideración. Lo cierto es que los comentarios sobre su obra se han visto reducidos a observaciones ad hominem aparentemente sensacionalistas, aunque completamente irrelevantes, sobre su antigua militancia en una organización revolucionaria marxista-leninista en los años setenta”
(S. Payne)
7 venga, tío, día 17 de Octubre de 2006 a las 13:22
“El asunto principal aquí no es que Moa sea correcto en todos los temas que aborda. Esto no puede predicarse de ningún historiador y, por lo que a mí respecta, discrepo en varias de sus tesis. Lo fundamental es más bien que su obra es crítica, innovadora e introduce un chorro de aire fresco en una zona vital de la historiografía contemporánea española anquilosada, desde hace mucho tiempo, por angostas monografías formulistas, vetustos estereotipos y una corrección política dominante desde hace mucho tiempo. Quienes discrepen de Moa necesitan enfrentarse a su obra seriamente y, si discrepan, demostrar su desacuerdo en términos de una investigación histórica y un análisis serio que retome los temas cruciales en vez de dedicarse a eliminar su obra por medio de una suerte de censura de silencio o de diatribas denunciatorias más propias de la Italia fascista o de la Unión Soviética que de la España democrática” (Stanley Payne, Revista de libros, julio-agosto de 2003)
8 salamina, día 17 de Octubre de 2006 a las 13:24
Es que siempre tendemos a olvidar que estamos bajo un gobierno del partido Filesa y el partido GAL. En la introducción a "El iluminado de la Moncloa" comenta Pío Moa:

“El grueso de este libro versa sobre la crisis ocasionada al país por la política conjunta del actual gobierno, los separatistas y –en segundo plano, pero muy decisivamente—los terroristas; una extraña alianza que está destruyendo la obra de la transición. Incluye varias respuestas breves en torno a la guerra civil y Franco. Y por una buena razón: la legitimidad pretendida por los enemigos de la Constitución reposa en una versión peculiar del pasado reciente de España. Versión, como todas, discutible, y en torno a la cual he propuesto un debate riguroso
Para mi sorpresa, el debate no solo ha sido rechazado, sino sustituido por auténticas andanadas de insultos personales y exigencias de aplicar la censura a mis libros, negándoseme el derecho de réplica en numerosos medios de masas y silenciándose la convocatoria a mis conferencias en lugares como Barcelona. Me han llegado numerosos correos sobre libreros izquierdistas que desaconsejan mis libros a los clientes, y otros que han recibido amenazas por exponer títulos de César Vidal y míos en el escaparate.
Y aun podía quedar tranquilo con eso. Pero las autoridades han llegado a enviar policía a intimidar a los organizadores de alguna de mis conferencias, y en la universidad dirigida por Peces Barba sufrí el intento de agresión de unos energúmenos protegidos de hecho por el rector; periódicos de gran tirada han propuesto la cárcel para César Vidal y para mí, y varios personajes influyentes han lanzado provocaciones con todos los rasgos de la incitación al asesinato. Trato algunas en este libro.
Esos inquisidores han intentado justificarse con la falacia de que en algunos países está penado negar el Holocausto judío. Así ocurre, por razones obvias, en Alemania, pero no en la mayoría de los países democráticos. Ahora bien, ello nada tiene que ver con el caso de España. El exterminio de millones de judíos en los campos nazis está suficientemente documentado, fue un crimen contra un pueblo entero que no había declarado la guerra a Alemania, y no guarda la menor relación con nuestra contienda y con el franquismo (que, por cierto, salvó de las cámaras de gas a decenas de miles de aquellos).
España sufrió una guerra civil entre una derecha autoritaria y un bloque totalitario de izquierdas y separatistas bajo el control de Stalin. Los dos bandos aplicaron el terror a sus enemigos, y el Frente Popular lo practicó igualmente entre sus propios partidos. La represión al terminar la contienda fue durísima, pero nadie tiene derecho a pensar seriamente que el otro bando hubiera hecho menos: las izquierdas cultivaron un odio sistemático desde antes de la guerra, correligionarios suyos cometieron las mismas atrocidades en otros países, y, si fueron capaces de aplicar la tortura y el asesinato entre ellas mismas, resulta fácil imaginar hasta dónde habrían llegado contra el enemigo común, de haberlo tenido a su merced.
Por desgracia, la mencionada alianza actual entre la izquierda, los separatistas y los terroristas se siente moral y políticamente heredera del Frente Popular, al cual pretende hacer pasar por democrático, y en cuya supuesta legitimidad enraiza sus medidas y acuerdos de hoy. Su contestación al debate intelectual revela su carácter despótico, y también su miedo a la clarificación del pasado. Asistimos a la recuperación de los rencores y al uso espurio de la historia como ariete contra la democracia establecida después de Franco. Este libro trata de todo ello.

9 Pinguino, día 17 de Octubre de 2006 a las 13:25
Qué D.Pio,

Ahora le duele a Usted que le digan cosas malas y se metan con Usted.

Pues, lo siento, pero lleva mucho tiempo diciendo barbaridades de los demás. Acusando de cosas falsas a todos los que no sean de su cuerda, insultando repetidamente (y sin ninguna gracia, por cierto) a todo el mundo. Hoy mismo, y valga como ejemplo, simplón, Burrianes, cantante calva.

Y ahora se va a echar las manos a la cabeza porque hablen de Usted. ¡POR DIOS!

Por ciero, eso de utilizar insultos como los anteriores, sólo demuestra una falta de altura intelectual que asusta.

10 silvuplé, día 17 de Octubre de 2006 a las 13:26
"Nunca había visto un intento más sistemático de ningunear y censurar a una persona que en el caso de Pío Moa. No solo los medios izquierdistas y progres en general, que no se refieren a él más que para injuriarlo, sino los de derecha, exceptuando LD y la COPE. Casi todos los demás le hacen el vacío, y evitan en lo posible referirse a él. No obstante, el autor tiene gran número de defensores, y en Internet está ganando la partida a sus enemigos, porque son verdaderos enemigos, nada de críticos, pues han demostrado muy poco respeto por la democracia y aun menos honestidad intelectual, como ha denunciado el propio Moa. Esa gente está fracasando, lo cual me parece algo muy conveniente para la historiografía y para la democracia.
11 galaico, día 17 de Octubre de 2006 a las 13:27
Es natural que los corruptos y los terroristas de Estado se metan con Moa. O con la COPE. O con César Vidal. ¿Cómo podría ser de otro modo?
12 cree el ladrón..., día 17 de Octubre de 2006 a las 13:28
Dice el Pio: " Mientras no tengan ocasión de pasar a medidas más drástica"

Aquí el único que en algún momento utilizó "medidas más drasticas" has sido tu, terrorista.
13 monsergas, día 17 de Octubre de 2006 a las 13:29
Moa ha venido a tachar y a reescribir lo de los historiadores del franquismo y lo de los historiadores de la democracia. Vamos co.ño, que se vaya a enseñar a freir huevos a su abuela. Lo que pasa es que escribe lo que le gusta a un sector de la poblacion que se siente muy solo despues de la muerte de Franco (que por cierto que pena, 40 años trabajando para la democracia y el pobre se muere un año antes de poder verla, lastima, jo.der, por un año mas que hubiera vivido y hubiera llegado a verla... je,je,je). Pero recordad que el otro sector de la poblacion no tuvo a nadie en esos 40 años, asi que mas solo estaba antes el sector republicano que ahora el vuestro, que leeis a analfabetos funcionales como el moa, pero los leeis
14 monsergas, día 17 de Octubre de 2006 a las 13:31
Y el Vidal encima es un jeta, nadie se cree que escriba un libro cada 2 meses. ¿Quienes son sus negros?
15 votoatal, día 17 de Octubre de 2006 a las 13:31
Hombre, Pingüino, de Moa vienen diciendo barbaridades desde hace muchos años. No creo que él se extrañe enlo más mínimo. ¿Y quién dice esas barbaridades? Pues los chequistas y los ladrones de fondos públicos. O pingüinos como usted.
16 paraqueveas, necio, día 17 de Octubre de 2006 a las 13:33
(12) ¡Cómo, tío! Moa utilizó medidas drásticas en tiempos del franquismo, arriesgando la vida y contra los torturadores, ¿no? En cabio el PSOE ha asesinado a mansalva durante la democracia, ha desprestigiado la democracia, y creyendo que no arriesgaba nada. Seguro que tú tienes algo que ver.
17 en hannhover se ha puesto el sol, día 17 de Octubre de 2006 a las 13:34

hispana

Catalunya es un ente con personalidad propia, y que para nada necesita a España.

Es España quien necesita a Catalunya para reafirmarse y saberse alguien.


18 Ignacio Zubeldía, día 17 de Octubre de 2006 a las 13:34
¡Que grande eres,Pío!
19 salamina, día 17 de Octubre de 2006 a las 13:35
La ideología progre se sintetiza en tres palabras: "Comer, F.ollar y C.agar". Es la ideología CFC. Pero lo único que realmente se les da bien es cagar. Lo otro solo lo hacen con mucha tosquedad. Y utilizando fondos públicos.
20 rufus, día 17 de Octubre de 2006 a las 13:35
D. Pio, como lector suyo que soy, sólo le ruego una cosa: continúe Ud. en la senda que inició con "Los orígenes de la guerra civil", haciendo libros serios, documentados y en gran parte irrefutables, porque esta incapacidad para la refutación retrata claramente a sus detractores, refuerza sus conclusiones y anima a quienes somos ya nietos de los protagonistas de aquella tragedia a seguir huyendo de estereotipos, consignas y eslóganes.

Sólo una sugerencia: en los últimos tiempos noto que, en ocasiones, se abandona a la defensa rápida contra sus detractores lo que le hace caer en su trampa. Con todo el respeto que me merece su bien leída obra, opino que hay títulos suyos que no le hacen honor al conjunto de su erudita obra (Vgr "contra la mentira"...etc) No se contagie en su lucha del paleto estilo de sus enemigos y continúe publicando libros con documentos, citas y datos. Esto es lo que más perjudica a sus enemigos.

Gracias
21 desde holanda, día 17 de Octubre de 2006 a las 13:37
Todavía no entiendo que los libros de Moa no estén traducidos a otros idiomas.
Cuanto cuesta crear una editorial??
Leon Noel, sería una iniciativa seria juntarnos algunas personas, conseguir derechos de traduccion, distribuir en el extranjero, y hacer una editorial como El Ruedo Iberico, pero de signo contrario??
Incluso voy más lejos, una productora de cine o videos o cortos educativos, de capital privado o con la Iglesia, o con quien sea que tenga los mismos ideales.
La izquierda se lo montaba así. Y vaya si funcionó en los años 80,s!!
Que Dios nos guarde
22 aprende, chico, día 17 de Octubre de 2006 a las 13:38
Ya lo han puesto, pero describe la realidad:

"Real:
"--Pues a cuenta de eso, deberías leer "Los orígenes de la guerra civil", de Pío Moa.
-- Eso, ni de coña. De ese tipo no leo ningún libro, y si veo alguna intervención suya, me la salto.
-- ¿Por qué?
-- Pues porque es un facha.
-- No digas sandeces. El libro es excelente.
-- Además, es un ex terrorista
-- Pero, ¿qué c.oño tiene que ver eso? ¿Y Mario Onaindía? ¡Hombre, y el gobierno actual, es del partido que montó el GAL, j.oder...!
-- Yo no leo ningún libro de ese mi.erda, y se acabó. El tío escribe sin haber investigado, es todo propaganda franquista.
-- Muy bien, lo lees y después me lo cuentas.
-- ¡Que no lo pienso, leer, co.jones, y ya está!
-- ¿Tanto miedo te da?
-- Mira, vete a tomar por el c.ulo..."
23 monsergas, día 17 de Octubre de 2006 a las 13:38
Si, rufus moa es irrefutable, igual que newton con sus postulados o que gauss y sus teoremas, que no hay dios que los discuta y este en contra.
24 illustrator, día 17 de Octubre de 2006 a las 13:39
"La guerra civil española ha sido uno de los grandes mitos del siglo XX. Empleo aquí la palabra mito en un sentido negativo, en el sentido en que podría emplearla Paul Johnson cuando dice que esta guerra ha sido uno de los sucesos sobre los que más se ha mentido. A su vez el mito general se compone de otros mitos parciales. Quizá los más difundidos de ellos hayan sido la batalla de Madrid, la matanza de Badajoz y el bombardeo de Guernica. Comentaré brevemente los tres, por su significación especial.
A los ojos de millones de personas, la batalla de Madrid en noviembre de 1936 se convirtió en una epopeya de las izquierdas y los demócratas, que habrían conseguido detener a los fascistas a infligirles una derrota decisiva por vez primera en Europa. Hasta Mao Tse-tung pide imitar el caso de la capital española en su libro Sobre la guerra prolongada. Según él la revolución china necesitaba unos cuantos Madrides.
Hoy conocemos con bastante precisión lo ocurrido. Las tropas de Franco fueron, efectivamente, detenidas ante la ciudad, pero tal hecho no puede considerarse una hazaña épica. Los atacantes eran muy pocos, en torno a 20.000, y sin apenas armamento pesado. Los defensores disfrutaban de ventaja táctica y estaban mejor armados, pues ya habían llegado los tanques, los aviones y la artillería soviéticos, de calidad superior a la de sus enemigos. Llegaron asimismo las primeras brigadas internacionales, reclutadas por la Comintern, y asesores militares soviéticos de primera clase, como acreditarían luego en la II Guerra Mundial frente a los alemanes. En tres ocasiones los defensores de Madrid intentaron valerse de su gran superioridad para envolver y destruir a las tropas atacantes, y en ninguna tuvieron éxito. Tampoco Franco logró tomar la ciudad, y el resultado final para él fue un fracaso, pero no una derrota, pues retuvo la iniciativa militar.
El relativo éxito izquierdista de la batalla de Madrid se debió fundamentalmente a la intervención soviética, y tiene una profunda marca comunista en todos sus aspectos. Fueron las armas y las brigadas internacionales mandadas por Stalin las que dieron su mayor ventaja a las izquierdas, y, sobre todo, las que elevaron su moral de lucha, pues sin una moral alta la superioridad material sirve de poco. Y fueron las nuevas unidades militares, exigidas por los stalinistas para sustituir a las irregulares columnas milicianas, las que contuvieron a las columnas de Franco, cuando ya el gobierno había huido a Valencia. También la intensísima agitación y propaganda entre la población durante las tres semanas de la batalla tuvieron un carácter marcadamente soviético, y lo mismo el terror de retaguardia: se produjo, por ejemplo, la mayor matanza de prisioneros ocurrida en la guerra, la de Paracuellos del Jarama.
La creación del mito de la batalla de Madrid fue a su vez una obra maestra de la propaganda comunista, apoyada en todo el mundo por el aparato de la Comintern dirigido por Willi Münzenberg. Siguiendo la táctica de los frentes populares aprobada en el VII Congreso de la III Internacional, esa propaganda resaltaba el papel de los comunistas y de la URSS, pero no de forma abrumadora. Ante todo atribuía al “pueblo madrileño”, a “la unidad de los antifascistas” o de “las fuerzas de la democracia y el progreso”, el mérito por la trascendental e histórica victoria,
Varias consecuencias cruciales tuvo la batalla de Madrid. En primer lugar volvió mucho más masiva la intervención extranjera, ya que, a resultas de la intervención soviética, se creó la Legión Cóndor, y algún tiempo después vinieron las tropas italianas, aumentando el riesgo de conflagración europea. En segundo lugar la guerra se había hecho hasta entonces sólo con pequeñas columnas, unidades irregulares de unos miles de hombres, pero desde esa batalla se transformó en guerra regular con movilización general y ejércitos de más de un millón de soldados cada bando. En tercer lugar, la contienda pudo haber terminado en unas pocas semanas, pero iba a prolongarse casi dos años y medio más. Esta fue la consecuencia más trascendental. Vistas las cosas con esta perspectiva, no sé si hay para felicitarse mucho de aquella defensa de Madrid, no especialmente heroica por lo demás.
25 NASAKI, día 17 de Octubre de 2006 a las 13:40
Hay algunos por aquí, que no saben entenderle D. Pio.
El no se queja de las críticas, sino de "la manipulación de la verdad"
¿Como se puede decir que en noviembre de 1936 en Madrid, "no se perdió de vista el verdadero sentido de la palabra lealtad..." Cuando ´fué uno de los meses en los que se "visitaban" las checas, de día y de noche con sus correspondientes sacas... Más de 7.000 asesinados por los "amantes de la libertad", para robarles sus posesiones y por ser de derechas. ¿ Eso es para homenajear a Madrid en esas fechas?... ! por favor! que indecencia.
26 Viva la dictadura, día 17 de Octubre de 2006 a las 13:40
Aquí se censura, he puesto un comentario en el que no he insultado a nadie y se ha borrado. Menudo retrato de vosotros mismos.
27 illustrator, día 17 de Octubre de 2006 a las 13:41
Otra gran leyenda de la guerra fue la matanza de Badajoz por las tropas de Franco que acababan de conquistar la ciudad. Voy a detenerme un poco en ella porque, después de la publicación de mi libro Los mitos de la guerra civil, he podido comprobar cómo políticos e historiadores de izquierda, españoles y extranjeros, se aferran a ese mito con increíble tenacidad, lo tratan como artículo de fe y me acusan, sin ninguna prueba, de falsear los hechos.
Badajoz fue tomada el 14 de agosto de 1936 por fuerzas al mando del teniente coronel Yagüe. Y al día siguiente, según la versión más difundida de la leyenda, sintetizada por un periódico izquierdista de Madrid, “Yagüe hizo concentrar en la Plaza de Toros a todos los prisioneros milicianos y a quienes, sin haber empuñado las armas, pasaban por gente de izquierda. Y organizó una fiesta. Y convidó a esa fiesta a los cavernícolas de la ciudad, cuyas vidas habían sido respetadas por el pueblo y la autoridad legítima. Ocuparon los tendidos caballeros respetables, piadosas damas, lindas señoritas, jovencitos de San Luis y San Estanislao de Kotska, afiliados a Falange y a Renovación, venerables eclesiásticos, virtuosos frailes y monjas de albas tocas y mirada humilde. Y entre tan brillante concurrencia fueron montadas algunas ametralladoras. Dada la señal –suponemos que mediante clarines—se abrieron los chiqueros y salieron a la arena, abrasada por el sol de agosto, los humanos rebaños de los liberales, los republicanos, socialistas, comunistas y sindicalistas de Badajoz. Confundíanse los viejos y los niños. También figuraban mujeres: jóvenes algunas, ancianas otras; gritaban, gemían, maldecían, increpaban, miraban con terror y odio hacia las gradas repletas de espectadores. ¿Qué iban a hacer con ellos? ¿Exhibirlos? ¿Contarlos? ¿Vejarlos? Pero pronto, al ver las máquinas de matar con los servidores al lado, comprendieron. Quisieron retroceder, penetrar nuevamente en los chiqueros. Pero fueron rechazados, a golpes de bayoneta y de gumía, por los legionarios y los cabileños que estaban a su espalda. Y se apelotonaron, lívidos, espantados, esperando la muerte. Yagüe estaba en el palco, acompañado de su segundón, Castejón. Le rodeaban, obsequiosos y rendidos, terratenientes, presidentes de cofradías, religiosos, canónigos, señoras, damiselas vestidas con provinciana elegancia. Levantó un brazo y sacó un pañuelo. Y las ametralladoras comenzaron a disparar”.
Ésta es, básicamente, la leyenda de la matanza de Badajoz, adornada a menudo con detalles como el toreo de los presos y otras torturas. Habrían muerto en aquella “fiesta” entre 1.200 y 5.000 presos, según autores.
La exposición vista, que tanto ha circulado, tiene de entrada, un error considerable: los chiqueros son corrales estrechos en los que se retiene a los toros antes de sacarlos al ruedo. En una plaza de segunda categoría, como la de Badajoz, no debía de haber más de cuatro chiqueros, y en ellos cabrían, muy apiñados, no más de un centenar de personas. Pero los lectores suelen pasar por alto estos fallos cuando la prosa empleada logra crear una fuerte emocionalidad. Leer tales relatos, expresados en tono solemne y seguro, moviliza nuestros sentimientos de justicia ultrajada a favor de las víctimas y contra los presuntos verdugos.
Hoy sabemos –y sin duda lo sabían entonces los creadores del mito -- que no hubo tal “fiesta” en la plaza de toros, el 15 de agosto ni el día siguiente, y seguramente ninguno. El día 15 el periodista portugués de izquierdas Mario Neves escribe en sus crónicas para el periódico lisboeta O Seculo: “Nos dirigimos enseguida a la plaza de toros, donde se concentran los camiones de las milicias populares. Muchos de ellos están destruidos. Al lado se ve un carro blindado con la inscripción “Frente Popular”. Este lugar ha sido bombardeado varias veces. Sobre la arena aún se ven algunos cadáveres. Todavía hay, aquí y allá, algunas bombas sin estallar, lo que hace difícil y peligrosa una visita más pormenorizada”
En esas condiciones el espectáculo descrito por la leyenda es imposible. Pero corrió el rumor, en la muy próxima frontera portuguesa, de que en la plaza fusilaban gente, y Neves volvió el día 16. Allí vio “algunas decenas de prisioneros que aguardan su destino. Pero la plaza no tiene un aspecto diferente del que observamos ayer, lo que nos lleva a suponer que el rumor es infundado. Los mismos automóviles destruidos y los mismos cadáveres, que ayer tanto me impresionaron y que aún no han sido retirados”.
La creación del mito no se debe en este caso a los comunistas, aunque éstos lo aprovecharían muy a fondo. Su principal autor fue un periodista useño, llamado Jay Allen, muy ligado a la propaganda del Frente Popular, a quien nunca habían impresionado las matanzas de derechistas ocurridas en Madrid. Allen fue a Badajoz (o dice que fue), al día siguiente de una masacre perpetrada por las izquierdas en la Cárcel Modelo madrileña, el 22 de agosto. Esta matanza causó fuerte impresión fuera de España, pues entre las víctimas se contaban intelectuales y ministros republicanos de tendencia centrista. Allen informó al diario Chicago Tribune, de una “carnicería de 4.000 personas en Badajoz”, de fusilamientos acompañados de banda de música, y de la arena de la plaza de toros empapada de sangre en más de un palmo de profundidad. Desde luego no pudo ver nada de lo que cuenta, pues habría llegado una semana más tarde, pero, sorprendentemente, asegura que le informaron las propias autoridades responsables de los crímenes. Esto suena muy improbable. A decir verdad cabe dudar de que Allen haya estado en Badajoz. Un mes antes había publicado una entrevista con Franco, expresándose en tonos insultantes hacia el general, y no parece fácil que después de ello se atreviera a volver al territorio franquista. Y menos aún que los jefes franquistas le hicieran confidencias tan perjudiciales para ellos mismos, o le dieran las facilidades de movimiento que asegura haber tenido. Al parecer, aquellas autoridades deseaban confirmar al mundo, y ampliar, lo que decía de ellas la propaganda enemiga. El testimonio de Allen, por indirecto e improbable en cuanto a las fuentes, resulta por lo menos dudoso, pero de él han derivado las versiones posteriores, más o menos enriquecidas por la fantasía de cada comentarista.
Se me ha acusado de negar que hubiera alguna matanza en Badajoz. La acusación es tan falsa como el espectáculo de la plaza de toros. Como he señalado, muchos presos fueron fusilados en esa ciudad entre agosto y noviembre, igual que en otras muchas poblaciones de los dos bandos. El número total lo ha estudiado el historiador de derechas Martín Rubio, a partir de los registros, estimándolo en medio millar. Autores de izquierda ecuánimes, como el profesor Sánchez Marroyo, elevan la cifra al triple, suponiendo deficiencias en las inscripciones registrales, aunque no aclara bien cómo obtiene el número. Otros autores, más adictos a la propaganda que a la veracidad, suben las cifras a 5.000 y hasta a 9.000.
Cabe concluir, pues, con casi total seguridad, que no tuvo lugar el famoso espectáculo de la plaza de toros que ha dado lugar al gran mito de Badajoz. Sí hubo numerosos fusilamientos de presos o de personas de izquierdas en los días y meses siguientes, un hecho por desgracia repetido en otras ciudades. Pero el mito necesitaba mucho más, pues quería retratar la inmensa maldad de los llamados fascistas y encubrir los crímenes realizados por las izquierdas, que en comparación parecerían menores y justificados. En fin, la leyenda no dejaba de ser un acicate para asesinar a las derechas y a los católicos, pues ¿qué otra cosa merecerían semejantes sádicos? En tal sentido la siguen utilizando diversos políticos, historiadores y periodistas que, con ayudas económicas oficiales, se dedican en España a la dudosa tarea de desenterrar las mentiras y los rencores del pasado so pretexto de recuperar, dicen, “la memoria histórica”.

28 fastidiado, día 17 de Octubre de 2006 a las 13:43
Socialismo es corrupción y mentira. Y asesinato, cuando se tercia. Siempre lo fue y siempre lo será.
29 Pinguino, día 17 de Octubre de 2006 a las 13:44

Votoatal,

¿Yo soy chequista porque lo dice Ud?

Por cierto, ¿los chequistas son los que pagan con cheques? Porque oigo mucho esa palabra pero yo no conozco ninguna cheka, como se entendía antes de que estos señores revisionistas cambiaran por sus narices el significado de una (otra) palabra.
30 No se de lo que hablas, día 17 de Octubre de 2006 a las 13:44
(16) Yo no he dicho nada del PSOE a su favor, sólo he dicho que Pio Moa fue terrorista. Para mi tiene el mismo respeto que Yosu Ternera en la mesa de derechos humanos del Congreso o que Rubalcava como ministro del Interior. Deberias mirartelo si defiendes a un tipo de terrorista, no deberías defender a ninguno, digo yo.
31 CASTELLANO DE PURA CEPA, día 17 de Octubre de 2006 a las 13:44
Hannover:
Sólo se me ocurre... !VETE A LA P.UTA MIER.DA!
32 illustrator, día 17 de Octubre de 2006 a las 13:45
"¿Por qué han tenido tanto éxito estas propagandas? Creo que porque corroboran otro mito más fundamental: que esta guerra consistió en la lucha entre la democracia y el fascismo, entre el progreso y la reacción, entre la libertad y el oscurantismo. Cuando se cuestionan los mitos parciales parece hundirse el mito general, y eso resulta inaceptable para mucha gente. Sin embargo es ese mito general el más endeble de todos.
El bando supuestamente demócrata se componía de comunistas, anarquistas, socialistas, republicanos de izquierda, nacionalistas catalanes y separatistas vascos. ¿Podemos creerlos defensores de la libertad, etc.? Pocos sostendrán hoy en serio que el anarquismo o el stalinismo tengan algo de demócratas, pero mucha gente tiene la errónea impresión de que los socialistas y los republicanos de izquierda sí lo eran. En cuanto a los republicanos conviene advertir, de entrada, que apenas tuvieron peso en el Frente Popular de la guerra. Se trataba de partidos pequeños, mal organizados y muy rivales entre sí, y, como indica su líder principal, Azaña, la mayoría de sus jefes procuró salir del país en cuanto empezaron los tiros. Por su poca influencia, no podían dar carácter al Frente Popular. Pero además nunca fueron realmente demócratas. Una causa clave de la guerra civil fue que estas izquierdas no admitieron la victoria electoral de la derecha moderada en 1933, respondieron a ella con maniobras golpistas, y terminaron aliados con las izquierdas más extremistas y revolucionarias. Para ellas la democracia consistía en su propio poder, sin admitir alternancia.
Mucho peor fue el caso del PSOE. Este partido había colaborado con la dictadura derechista de Primo de Rivera en los años 20, y por eso había llegado a la república como el partido más numeroso, disciplinado y mejor organizado de la izquierda. Aunque afiliado a la II Internacional, su política desde 1933 se acercó a la de los comunistas, y su jefe, Largo Caballero, recibió el mote elogioso de El Lenin español. Largo y otros líderes, en especial Prieto, marginaron a los socialistas moderados de Besteiro, y organizaron la insurrección armada, concibiéndola, textualmente, como una guerra civil, para imponer la dictadura del proletariado. La intentaron en octubre de 1934, causando 1.400 muertos, y fueron derrotados. Ello apenas les hizo cambiar de actitud, y en 1936 volvieron a crear un proceso revolucionario. El PSOE fue el núcleo decisivo de las izquierdas españolas hasta que los comunistas lo desplazaran en el curso de la guerra. Era un partido marxista, no democrático, y el principal causante del hundimiento de la democracia en España.
Quedan como posibles demócratas los nacionalistas catalanes y los separatistas vascos. De los primeros puede decirse lo mismo que de los socialistas: se declararon en pie de guerra contra el gobierno legítimo de derecha moderada salido de las elecciones de 1933, y utilizaron los medios legales del estatuto autonómico para organizar la rebelión. En octubre de 1934 participaron en el asalto a la legalidad republicana al mismo tiempo que el PSOE, los comunistas y parte de los anarquistas. En 1936 volvieron al poder e impusieron lo que su dirigente Companys llamaba “democracia expeditiva”, y que Azaña tradujo, acertadamente, como “despotismo demagógico”.
Los nacionalistas vascos, más separatistas que los catalanes, se inspiraban en un racismo obsesivo, según el cual la raza superior de los vascos estaba oprimida por la inferior española. Al mismo tiempo consideraban católicos, casi por raza, a los vascos, y acusaban a los demás españoles de no haber asimilado nunca el catolicismo. Debe recordarse que los vascos, como los catalanes, se habían sentido tradicionalmente españoles, y por ello los secesionistas habían desplegado un enorme esfuerzo de propaganda para hacerles creer lo contrario, sin haber convencido nunca a la mayoría. El Partido Nacionalista Vasco obtenía un tercio de los votos emitidos en las tres provincias vascongadas, menos aún en relación con el cuerpo electoral Y muchos lo votaban no por sus doctrinas, sino por ser el partido que mejor había defendido allí a los católicos de los ataques izquierdistas. Los nacionalistas, vascos o catalanes, aspiraban a usar los estatutos de autonomía para, desde el poder regional, imponerse radicalmente sobre la masa de población ajena a sus ideas.
33 galaico, día 17 de Octubre de 2006 a las 13:46
"¿los chequistas son los que pagan con cheques?"

También, también. Por ejemplo, los que pagaban los cheques a Amedo, Domínguez y muchos otros... ¿O les daban el dinero en maletines? No recuerdo bien.
34 Disidente, día 17 de Octubre de 2006 a las 13:46
La cacería represora de los bolcheviques del PSOE y demás tontos inútiles de la izquierda, contra los que no se someten al poder tiránico, liberticida y dictatorial de la checa infame mafiosa etarrosocialista, continúa. Ayer eran unos líderes del PP a punto de ser linchados por los ultras de la izquierda proetarra socialista, que después tuvieron (los agredidos) que pedir perdón por poner las costillas, violentamente, contra los pacíficos puños de estos sinvergüenzas socialistas en progresión golpeadora contra las indignas costillas de los representantes del pueblo del PP; posteriormente, agresiones verbales (y físicas, evitadas por una exigua fuerza pública) contra Manuel Fraga que, en uso de su legítma libertad de expresión, pretendía dar una conferencia, a la cual los más que nazis del PSOE $ C. deseaban reventar a toda costa, porque esto de las libertades, a estos cachorros del socialfascismo de izquierdas no les va mucho, salvo para excarcelar etarras con varias decenas de crímenes genocidas. Hoy, el intento (a-legal) de reprobación del Defensor del Pueblo, o la sorprendente publicidad institucional (pura exaltación del odio racial-religioso contra los católicos españoles. Esa sangrienta historia ya la conocemos) de una fotografía donde se invita al fusilamiento (¿quema?) de iglesias católicas, a ser posible con los fieles dentro. Estos criminales represores del PSOE & ETA, en la conciencia de que España es su cortijo-campo de concentración, y de que ellos son los guardianes de las esencias asesinas de la criminal II República y posterior (y afortunadamente perdida) Guerra de Liberación (perdón, Guerra Civil -es que fui un mal estudiante de la basura didáctica adoctrinadora y mentirosa de las escuelas-secta del PSOE-), se han propuesto repetir los mismos desmanes persecutorios de la tan exaltada por ellos (analfabetos, demócratas de cartón) II República española. No deja de ser significativa la reproducción casi mimética, de los modos represores bolchevicoides en militantes y líderes políticos del PSOE, aleccionados por un residual y de criminal memoria PCE-IU. Parece que estamos reviviendo el clima de vesania represora roja de aquellos tiempos. Con una diferencia, hoy no hay una fuerza de oposición dispuesta a no dejar que la exterminen. La oposición del PP a estos antidemócratas de la izquierda filoetarra es de dulce. Así nos va. Como no nos plantemos de una vez, nos devoran a todos, menos ellos.
35 Si, bueno, vale, de acuerdo, día 17 de Octubre de 2006 a las 13:47
¿Y porque se quedó Paco 40 años pisando con la bota militar las libertades de los españoles si tan demócrata y liberal era y sólo venía a salvar a España de los demonios comunistas? Eso es lo que hay que preguntarse. Igual es que era un fascista, no se, no se...
36 silvuplé, día 17 de Octubre de 2006 a las 13:48
“En mi opinión, el libro de historia realmente decisivo en España durante los últimos veinte años, por lo menos, es “Los mitos de la guerra civil”, de Pío Moa. Y no lo digo por sus cifras de ventas, pues eso no indica mucho sobre la calidad de un libro. Lo digo porque en los casi cuatro años pasados desde su aparición, nadie ha conseguido refutar ninguna de sus tesis fundamentales, a pesar de haber recibido innumerables ataques. Muchos de ellos ataques realmente furiosos. El libro ha puesto también en evidencia la escasa calidad polémica de los historiadores de izquierda y de otros intelectuales, lo que no deja de ser una pena”.
Emilio Llorente Guix.
37 CASTELLANO DE PURA CEPA, día 17 de Octubre de 2006 a las 13:48
pINGÜINO:

"yo no conozco ninguna checa"...

Usted desconoce lo mas elemental. ¿ Como va a saber lo que es una checa?
!Váyase a leer al WC y hace dos cosas a la vez, si puede, claro
38 visitante, día 17 de Octubre de 2006 a las 13:49
Cuánto odian los progres a Moa. Y cuánto admiran a Josu Ternera. ¿Por qué será?
Y los del GAL --quizá también del 11-M-- sentando cátedra de ética.
39 salamina, día 17 de Octubre de 2006 a las 13:52
Hay que recordarlo una y otra vez. Las que sean precisas:


"Para ver hasta qué punto la oposición antifranquista, y no sólo la declaradamente comunista, simpatizó con el totalitarismo soviético, y por ello no puede considerarse democrática, vale la pena reseñar su reveladora respuesta a unas declaraciones de Solzhenitsin en Madrid, ¡en 1976!
Solzhenitsin, uno de los grandes testigos de la barbarie totalitaria en el siglo XX, declaró en la televisión española: “¿Saben ustedes lo que es una dictadura? (…) Los españoles son absolutamente libres para residir en cualquier parte y de trasladarse a cualquier lugar de España. Nosotros, los soviéticos, no podemos hacerlo en nuestro país. Estamos amarrados a nuestro lugar de residencia por la propiska (registro policial). Las autoridades deciden si tengo derecho a marcharme a tal o cual población (…)
“Los españoles pueden salir libremente de su país para ir al extranjero (…) En nuestro país estamos como encarcelados. Paseando por Madrid y otras ciudades (…) más de una docena, he podido ver en los kioscos los principales periódicos extranjeros. ¡Me pareció increíble! Si en la Unión Soviética se vendiesen libremente periódicos extranjeros se verían inmediatamente docenas y docenas de manos tendidas y luchando por procurárselos (…)
“También he observado que en España uno puede utilizar libremente las fotocopiadoras (…) Ningún ciudadano de la Unión Soviética podría hacer una cosa así en nuestro país.
“En su país –dentro de ciertos límites, es cierto—se toleran las huelgas. En el nuestro, y en los sesenta años de existencia del socialismo, jamás se autorizó una sola huelga. Los que participaron en los movimientos huelguísticos de los primeros años del poder soviético fueron acribillados por ráfagas de ametralladora”
Y tras poner algunos otros ejemplos, el gran escritor concluía: “Si nosotros gozásemos de la libertad que ustedes disfrutan aquí, nos quedaríamos boquiabiertos”
Estas frases provocaron una reacción increíblemente furiosa, una auténtica explosión de sinceridad, por así decirlo, no sólo en medios abiertamente comunistas, sino en representantes intelectuales o políticos de la oposición como Juan Benet, que escribió: “Yo creo firmemente que, mientras existan personas como Alexandr Solzhenitsin , los campos de concentración subsistirán y deben subsistir. Tal vez deberían estar un poco mejor guardados, a fin de que personas como Alexandr Solzhenitsin no puedan salir de ellos”
En la prensa progresista se multiplicaron las acusaciones a la televisión por haber organizado “un escándalo”. Aquello era “una vergüenza”: “¿Quién habrá pagado el spot de don Alexandr?” El premio Nobel ruso quedó cubierto de improperios canallescos: “paranoico clínicamente puro”, “Es un Nobel por nada (…) Miente a cada instante”; “Habrían debido hacer de manera que Solyenitsin contase todo esto al estilo de music-hall, rodeado de lindas muchachas del ballet Set 69. Este caballero tiene pasta de showman”; “La barba de Solzhenitsin parece la de un cómico de pueblo (…) El escritor ruso hace reír al gallinero”; “Multimillonario a costa de los sufrimientos de sus compatriotas”; “Solzhenitsin está contra toda Europa (…) Pájaro de mal agüero”; “enclenque”, “chorizo”, “mendigo desvergonzado”, “bandido” “hipócrita”, “siervo”… En el indecente torneo de ultrajes contra quien osaba decir simplemente la verdad, andaban mezclados muchos de los más conspicuos intelectuales de la progresía y otros bastante más a la derecha.
No fue una anécdota trivial: Sozhnenitsin atacó a un totalitarismo muy querido o respetado por aquella oposición, y eso no podía consentirse. Con tal campaña aquella gente se retrató indeleblemente. Y se retrató, de modo involuntario, con las mismas tintas que usaron Gregorio Marañón, Pérez de Ayala u Ortega y Gasset para describir a los “republicanos” de otro tiempo.
Aquella oposición seguía sin ser, desde luego, una alternativa al franquismo. Uno sólo puede preguntarse qué habría ocurrido si ella hubiera dirigido la transición a la democracia mediante su “ruptura”.
(De "FRanco, un balance histórico", de Moa. Lectura imprescindible)
40 Flash, día 17 de Octubre de 2006 a las 13:53

Que desvergüenza la de Fernando Marías, la lealtad dice....En Madrid los chekistas del Frente Popular robaron, torturaron y finalmente asesinaron a decenas de miles de inocentes, hombres, mujeres y niños...hay que ver...yo a este fulano le pasaría el libro de Felix Shyaler para que se entere del TERROR que promovían sus imaginados chekistas tan leales a las ordenes de Stalin, el mayor genocida de la historia.

Y los que quedaron vivos de milagro, ahora tiene que aguantar las declaraciones de toda esta comandita criminal sobre los chekistas...puf¡¡¡

Desde luego buena parte de los actores, escritores etc, representa a la España mas cutre, oscurantista y anti occidental. Fernando Marías es solo un ejemplo de esa actitud “colaboracionista” con la ocultación de los crímenes masivos contra la población civil por parte del Frente Popular.
41 illustrator, día 17 de Octubre de 2006 a las 13:53
Además de poco o nada democráticos, estos partidos conglomeradas durante la guerra diferían tanto entre sí que no podían conciliarse. La presión del enemigo común no bastó a impedir los continuos sabotajes y crímenes entre ellos. Hubo intensos odios entre comunistas y los anarquistas, o entre socialistas y comunistas, mientras los nacionalistas vascos y catalanes intrigaban lo mismo en Roma y Berlín que en Londres y París, para traicionar a sus aliados. Estas querellas producirían detenciones ilegales, torturas o asesinatos en el frente y en cárceles de partidos, culminando en dos pequeñas guerras civiles entre las izquierdas, la de mayo de 1937, en Barcelona, y la de marzo de 1939, en Madrid. De la primera salieron perdedores los socialistas de Largo Caballero, los anarquistas, los nacionalistas catalanes y quedó aplastado el pequeño partido marxista POUM. Ganaron los comunistas y también, aunque sólo momentáneamente, los socialistas de Prieto y los republicanos de Azaña. La lucha de Madrid, en marzo del 39, tiene aún más significado. Lucharon los partidarios de rendirse a Franco contra los comunistas y negrinistas, que querían resistir hasta enlazar con la guerra europea, lo cual habría multiplicado el número de víctimas. Ganaron los primeros, después de sangrientos choques y numerosos fusilamientos mutuos. Y de este modo tan revelador terminó la guerra civil española.
Para apreciar el carácter de las izquierdas debemos atender a otro rasgo crucial de ellas: su sumisión a Stalin, el gran defensor de la democracia española, si hubiéramos de creer a la propaganda. Quienes equiparan las intervenciones de Hitler y Mussolini con la de Stalin cometen un grueso error de perspectiva, en dos sentidos. El fascismo de Mussolini había sido poco sanguinario, y Hitler no se había revelado todavía como el genocida de la guerra mundial, mientras que nadie podía dudar de la crueldad exterminadora de Stalin, cuyas víctimas sumaban ya millones.
Y, por otra parte, los dos dictadores fascistas nunca dominaron a Franco ni mermaron de modo significativo la soberanía española, mientras que Stalin fue el auténtico jefe del Frente Popular español. La independencia de Franco quedó de relieve en la crisis de Munich de septiembre de 1938, cuando declaró su intención de permanecer neutral si estallaba la guerra entre las democracias y los regímenes fascistas, provocando la indignación de Roma y de Berlín. Por el contrario, la autoridad de Stalin sobre el Frente Popular se aprecia, entre otros muchos datos, en éste: los políticos izquierdistas españoles, por poderosos que parecieran, fueron barridos del gobierno en cuanto obstaculizaron las directrices emanadas del Kremlin. Así le pasó a Largo Caballero, llamado hasta hacía poco el Lenin español, a los anarquistas, a los nacionalistas catalanes y luego a Prieto. Sólo siguió en el poder el socialista Negrín, ligado indisolublemente a Stalin por el envío de las reservas de oro españolas a Moscú. Un envío que puso el destino del Frente Popular en manos de los soviéticos, convertidos en amos de los suministros para la España izquierdista.
Estas razones destruyen, en mi opinión, las pretensiones de que las izquierdas defendían la democracia. Pretensiones realmente grotescas cuando examinamos de cerca los sucesos. Pero debe reconocerse que la persistencia de esta falsedad durante decenios, su entronización en libros de historia y discursos políticos en medio mundo, constituye uno de los logros propagandísticos más notables del siglo XX. El mérito, si así lo queremos llamar, de ese logro debe acreditarse sobre todo a los comunistas, precisamente la fuerza más antidemocrática de ese siglo.
42 hilario, día 17 de Octubre de 2006 a las 13:54
Aquí algunos leemos a Moa, muchachos progres, y sabemos de qué hablamos. Vosotros no.
43 esperteyu, día 17 de Octubre de 2006 a las 13:54
Cuba se mueve y América latina también, hacia otra dirección diferente de la de gorilas rojos (con cara de mono), Evos, zapateros y dictadores asesinos como castro



Las Damas de Blanco galardonadas con el Premio de Derechos Humanos 2006,

que otorga la fundación Human Rights First



---------------------------------------------------------



La opinión pública internacional no escatima a la

hora de reconocer la gran labor de las Damas de Blanco, pese a los intentos del gobierno de Cuba por acallar sus humildes voces.



El premio Sajarov 2005 o la candidatura al Nobel de la Paz han sido, junto con el reciente galardón, algunas de las apuestas más relevantes que las organizaciones pro-derechos humanos han hecho para apoyar la labor humanitaria y pacífica de las Damas



Noticia completa en : http://www.solidaridadconcuba.com/


44 Disidente, día 17 de Octubre de 2006 a las 13:57
Parece que la escoria política socialocomunista quiere volver a las andadas de represión, exterminio genocida y crimen.



Junta de Andalucía subvenciona volantes contra la Iglesia, denuncian cristianos socialistas

ANDALUCÍA, 17 Oct. 06 (ACI).- El Partido Solidaridad y Autogestión Internacionalista (SAIn) y el Movimiento Cultural Cristiano (MCC) denunciaron la distribución de volantes en donde se ve a un hombre disparando contra un templo mientras que unos espectadores le animan a seguir, en clara instigación a la hostilidad contra la Iglesia Católica.

Al respecto, la nota de prensa explica que "la Junta de Andalucía gobernada por el PSOE, acaba de revelar qué mentalidad hay detrás de su iniciativa de desenterrar a los muertos de la Guerra Civil: justificar y resucitar la violencia contra la Iglesia".

Estos volantes sirven para promocionar el "Festival de la Creación Joven" en Córdoba y son distribuidos por la Consejería para la Igualdad y Bienestar Social, organizadora del evento.

"En el reverso (del volante), para no dejar lugar a dudas sobre la intencionalidad de la ‘obra’, figura impreso su título: ‘Hombre disparándole a una iglesia con una escopeta de cañones recortados mientras algunas personas aplauden a su alrededor’", explican

Además, precisan que "semejante incitación a la violencia callejera adquiere tintes de juzgado de guardia cuando viene publicada por una Consejería del propio Gobierno Andaluz. Parece que la ideología progre de la ‘tolerancia’ incluye ahora también la tolerancia ante el asesinato".

Además de la Junta de Andalucía, otros patrocinadores de este evento fueron el Ministerio de Cultura, el Ayuntamiento de Córdoba, la Fundación Antonio Gala, la Cadena SER, el Ayuntamiento de Valladolid y la Embajada de Francia. Como patrocinador aparecía Cajasur, en cuyas Salas de Exposiciones tuvo lugar el evento.
45 Siempre con lo mismo, día 17 de Octubre de 2006 a las 13:57
(38) Sois tan patéticos que que para defenderos decís que los "progres", que ya me explicarás quienes son esos (seguro que contestarás diciendo que algo así como que son los asesinos y ladrones del PSOE -¡muy original!), defienden a Yosu Ternera. Que no macho, que nadie defiende a los terroristas, ni a Yosu ternera ni a Galindo ni tampoco a Pio Moa. Bueno si, tu defiendes a uno de ellos. Os lo teneis que hacer mirar que estais enfermos.
46 en hannhover se ha puesto el sol, día 17 de Octubre de 2006 a las 13:59

31-castellano de pura cepa (o sea ceporro).


Castilla/Espanya desprecia quanto ignora. Machado dixit.


47 Bravo!, día 17 de Octubre de 2006 a las 14:01
(39) Acabas de demostrar que la dictadura Sovietica era peor que la española. Bravo, plas, plas, eres mi idolo de la libertad, paladín del libre albedrio y de los derechos humanos. Bravo! plas, plas, la dictadura sovietica era horrible, así que, magicamente, la de Franco se convierte, por comparación, en la Utopiía a la que todo ciudadanos libre ansí llegar. Bravo! plas, plas, eres el mejor tio. Te lo repito: EL MEJOR!
48 feeee, día 17 de Octubre de 2006 a las 14:02
No sabia yo que habia tanto terrorista suelto ...porque el que sigue con tanto enfasis a un fascista -terrorista como pio moa ,,demuestra ser tan asqueroso como esa gran basura del anormal del moa
49 Jack, día 17 de Octubre de 2006 a las 14:05
48
feeee dijo el día 17 de Octubre de 2006 a las 14:02:
No sabia yo que habia tanto terrorista suelto ...porque el que sigue con tanto enfasis a un fascista -terrorista como pio moa ,,demuestra ser tan asqueroso como esa gran basura del anormal del moa

Aquí la única basura que olemos (y bastante mal) es la de un etarra cobarde como tú (y toda la ralea de los rojos asesinos del psoe y demás kk ultra), pura escoria política de izquierdas.
50 Jack, día 17 de Octubre de 2006 a las 14:09
Aquí tenemos (feee, mejor beee, de borrego analfabeto, lo que este inútil es) a un típico y tópico subnormal sifilítico, propio de la cobarde izquierda que, bajándose los pantalones para que el sangriento miembro etarra se adueñe de sus repungantes bajos socialistas, tiene la osadía de insultar al mejor historiador de España, que no se somete a la dictadura asesina de los rojos de hoy. Increíble.

« 1 2 3 4 5 6 7 8 9 »

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899