Pío Moa

« Posibilidades de regeneración | Principal | Por qué perdieron la guerra »

Claves de dos nacionalismos sucios

13 de Junio de 2006 - 10:11:00 - Pío Moa

Compartir:
Menéame Tuenti

Prat de la Riba: “Son grandes, totales, irreductibles las diferencias que separan Castilla y Cataluña, Cataluña y Galicia, Andalucía y Vasconia. Las separa, por no buscar más, lo que más separa, lo que hace a los hombres extranjeros unos de otros, lo que según decía San Agustín en los tiempos de la gran unidad romana, nos hace preferir a la compañía de un extranjero la de nuestro perro, que al fin y al cabo, más o menos nos entiende: les separa la lengua”.

Sabino Arana: “Ni parece que haya maketos y bizcaitarras, sino que todos somos hermanos”; “El euskeriano y el maketo, ¿forman dos bandos contrarios? ¡Cá! Amigos son, se aman como hermanos, sin que haya quien pueda explicar esta unión de dos caracteres tan opuestos, de dos razas tan antagónicas”; “El bizkaíno tiene por suyas las glorias patrias de los españoles, por decadencia patria la de España, ríe y se regocija con el español, y con él se entristece, piensa y obra como el español. Lo estamos viendo todos los días”. Por lo tanto, “debemos desterrar de nuestra mente y nuestro pecho toda idea y todo afecto españolista”, sentir que “pesaría sobre nosotros como la mayor de las desdichas el que España prosperara y se engrandeciera”.

Tarea difícil, pero quizá no del  todo imposible… con la pasividad o la colaboración de Madrid. Y aún.  

Comentarios (313)

« 1 2 3 4 5 6 7 »

1 odiseus, día 13 de Junio de 2006 a las 10:14
La importancia de organizarse.
Decía Tocqueville que la manera de oponerse al despotismo de nuevo estilo consiste en la vertebración de la sociedad en asociaciones de todo tipo, puesto que los individuos aislados nada podrían frente a las ansias omniabarcantes de un estado manejado por mafias.
España es uno de los países de Europa con menos asociaciones. Este déficit se completa con otro: gran número de las asociaciones existentes apenas funcionan. Generalmente esto ocurre porque no saben bien qué hacer, e inmediatamente surgen las peleas internas por el “poder”, el “prestigio” o lo que sea.
De ahí la gran importancia de crear asociaciones que funcionen. En todas las localidades deben surgir grupos locales de Ciudadanos por la Constitución, muy autónomos, coordinados ideológicamente por el blog, y que se planteen una actividad constante, centrada, en los próximos meses, en la difusión del blog y del manifiesto. Un trabajo, sencillo, pero coordinado, unas asociaciones en buena medida informales, que funcionen en torno a tertulias o reuniones semanales y orientadas siempre a la acción.
2 larumbe, día 13 de Junio de 2006 a las 10:15
"Por lo tanto, y según la nueva doctrina, un catalán podría preferir la compañía de su perro a la de un gallego, o castellano o vasco o andaluz. O más bien debería, pues en la realidad, bien conocida de Prat y poco agradable para él, los idiomas catalán, gallego y castellano estaban muy estrechamente emparentados, se podían leer mutuamente con un pequeño esfuerzo, y el castellano, a cuya formación y desarrollo habían contribuido todas las regiones, oficiaba de idioma común en el que normalmente podían entenderse y se entendían todos o casi todos los españoles".
3 odiseus, día 13 de Junio de 2006 a las 10:16
"Como observaba alguien el otro día, es un logro notable que apenas salidos del cascarón seamos capaces de coordinar la difusión de decenas de miles de manifiestos en forma directa, además de por internet. Pero al mismo tiempo debemos reconocer los fallos y tratar de corregirlos. Ayer se difundió gran número de manifiestos en la concentración de la AVT, pero debió haberse formado un grupo especial para la prensa y los políticos que andaban por allí.
En una discusión interesante ayer, entre Salamina, Lars, y otros, se planteaban nuevas formas de “agitación y propaganda”, aprovechando una iniciativa ya en marcha. Desarrollando sus ideas, una forma muy efectiva de trabajar sería ésta:

a) grupos de tres o cuatro, con una pequeña mesilla, que se instalan en una plaza o calle muy concurrida. Junto a la mesa, una pancarta, que puede decir simplemente “POR LA CONSTITUCIÓN”.Sobre la mesa, un número de manifiestos y dos indicaciones. Una: INFORMACIÓN. Y otra: COGE Y DIFUNDE EL MANIFIESTO.
b) Una persona se ocupa de la mesa y de informar a quienes se acercan. Conviene, además de la información de palabra, dar unas hojas en que consten nuestros objetivos y modos de actuar, y la dirección del blog y una dirección postal (puede ser un apartado. Esto hay que prepararlo todavía)
c) Otras dos o tres personas se ocupan de repartir directamente los manifiestos por el entorno.
d) Habría que combinar el reparto de manifiestos “masivos” con los que podría llevar cada grupo, imprimiéndolos o fotocopiándolos.
e) Se pueden hacer hojas también para que la gente firme, pues muchos, al repartírselo, ya se han ofrecido a firmar
f) Grupos de ese tipo podrían formarse muchos. Las mesas podrían servir para conseguir nueva gente y formar más grupos, extendiéndolos como una mancha de aceite.
g) Cada uno de ellos podría actuar así una vez por semana, o más, según las posibilidades.
h) Podrían difundirse, además, otras hojas, como la “Carta abierta al Consejo de Europa”.
i) Alguno o algunos de estos grupos pueden constituirse con otra pancarta para glutinar la presencia de otras personas que estén allí durante media hora, por ejemplo, en defensa de la Constitución. Se avisaría a los medios, y es probable que cada vez se sumaran más a estas concentraciones.

Otros problemas:
No nos ha sido posible todavía coordinar a bastantes personas de distintas localidades que nos lo han pedido. También ha sido imposible llegar a otras porque nuestros mensajes han sido rechazados por sus correos.
El método empleado ha demostrado ser poco eficaz. En breve dispondremos de una página web destinada precisamente a que los voluntarios se coordinen entre sí de forma más ágil, rápida y autónoma. Recordemos que no tratamos de crear un partido, sino una asociación lo más informal y con la mínima infraestructura, pero que actúe constantemente en torno a dos ideas básicas: defender la unidad de España y la democracia con el fin de impedir el proceso de disgregación y descomposición social con que nos amenaza la Infame Alianza.
4 ciudanox, día 13 de Junio de 2006 a las 10:25
Cualquier español que no sea un fanático tiene que estar en contra de semejantes desvaríos nacionalistas de la misma manera que los aficionados al futbol debemos rechazar las actitudes de los grupos ultras. El problema es que los españoles nos comportamos exactamente igual cuando hablamos de politica que cuando hablamos de futbol: queremos que gane nuestro equipo aunque sea jugando mal, en el último minuto y de penalti injusto. Es decir, en vez de a razones respondemos a emociones, y eso es lo que utilizan todos los demagogos de uno y otro bando que pretenden azuzar nuestros más bajos instintos en su provecho particular. La tragedia nacional es que somos rehenes de nuestros sentimientos en vez de pensar por nosotros mismos.
5 Lois, día 13 de Junio de 2006 a las 10:25
Chiflados como Dimas dan la razón a los otros cretinos de la izquierda. Es una competencia de cretinismos. ¿Qué es eso de "unidad de destino en lo universal?" ¿Es que los que no son católicos no pueden ser españoles? Chorradas así las decía Sabino Arana de los "bizkaínos"
6 illustrator, día 13 de Junio de 2006 a las 10:34
"Como en el caso de Arana, sería el año 1898 el que marcaría el verdadero despegue del nacionalismo catalán. En esta y en otras cosas coincidían ambos próceres, si bien había entre ellos diferencias de interés. Arana puede considerarse como fundador, prácticamente inventor casi en solitario del nacionalismo vasco, del cual prácticamente no había antecedentes, fuera de ideas no desarrolladas del jesuita Larramendi, del siglo XVIII, o del francés Chaho, vascómano romántico y ocultista. Prat, en cambio, actuaba en un clima regionalista bastante denso, con algunas manifestaciones, sobre todo en Almirall, muy próximas ya al nacionalismo. En ese sentido, Prat viene a ser un sistematizador. Menos innovador que el vasco, Prat no creó una nueva corriente en brusca ruptura con el medio, pero aportó sustancia teórica y política a unas corrientes previas, reencauzándolas en la dirección a su juicio oportuna.
No obstante, Prat (con Cambó, como veremos) marca un antes y un después. Una tendencia reciente en la historiografía nacionalista catalana niega la frontera, calificada de “un juego de palabras o un sofisma” (Borja de Riquer, p. 252), entre nacionalismo y regionalismo. Pero hay una diferencia decisiva entre unas especulaciones de grupos marginales o de tertulias y un movimiento sistemático, como la hay entre unas ideas mejor o peor hilvanadas que no aspiraban a disgregar España y unas doctrinas que implicaban tal aspiración, aunque pudiesen derivar en una pragmática resignación a la unidad estatal. Ambas cosas, movimiento sistemático y nacionalismo consciente, sólo aparecieron con Prat de la Riba y Cambó, y así lo percibió todo el mundo. De hecho, especulaciones y hasta movimientos regionalistas los hubo en otros lugares, sin llegar a cuajar en nacionalismos.
7 illustrator, día 13 de Junio de 2006 a las 10:36
El método de ambos líderes también difiere. Arana no dudó en enfrentarse de manera franca y ruda a un ambiente hostil, mientras que Prat obró en todo momento de forma “oportunista”, en sus propia palabras: “Pusimos toda la nueva doctrina, omitiendo sólo la terminología propia, sustituida por la terminología más generalizada entonces: bajo los nombres viejos hicimos pasar la mercancía nueva, y pasó”. “Evitábamos todavía usar abiertamente la nomenclatura propia, pero íbamos destruyendo las preocupaciones, los prejuicios, y con calculado oportunismo insinuábamos, en sueltos y artículos, las nuevas doctrinas” (5).
De los dos próceres, Arana era poco dado a leer y mucho a reflexionar y a construir sus opiniones, a menudo sobre bases muy precarias, insistiendo en ellas enérgicamente más que teorizándolas. Prat, en cambio, era un estudioso siempre rodeado de libros, y en sus escritos busca precedentes o apoyos en pensadores europeos, y trata de teorizar a su vez sus propias posiciones. No obstante, aunque ensalzado como filósofo por sus seguidores, escribió poco, apenas algunos folletos divulgativos. Como pensador era menos original que Arana, en la medida en que ambos pudieran llamarse pensadores. Impulsó también el periódico La Renaixença”.
Pese a sus esfuerzos, y a escándalos como el suscitado por su folleto agitativo El catecismo catalanista, del que, en un gran esfuerzo propagandístico, se repartieron cien mil ejemplares, o por su Mensaje al rey de los helenos, el nacionalismo arrastraba una vida precaria hasta el desastre del 98. Prat de la Riba supo aprovechar el impacto de esta derrota para dar un nuevo impulso a su movimiento, apoyándose en Cambó, otro joven político extraordinariamente hábil, que despuntaba por aquellos años.
Desde entonces los éxitos iban a sucederse, oscurecidos sin embargo por el auge del anarquismo y de un nuevo movimiento, el republicano de Lerroux. En 1901, teniendo 31 años, Prat fundó, junto con Cambó y otros, la Lliga Regionalista de Catalunya, de la que fue elegido secretario. Siguiendo su tendencia “oportunista”, el nuevo partido evitó llamarse nacionalista, para no asustar a los catalanes conservadores a quienes aspiraba a atraerse, y para disimular ante el poder central. También se hizo diaria la revista La Veu de Catalunya, que él pasó a dirigir. Al año siguiente, por un artículo juzgado subversivo y contra la paz pública, Prat fue detenido durante cinco días, y poco después debió abandonar la vida pública durante casi dos años, a causa de una enfermedad de tiroides (enfermedad de Basedow) o de tuberculosis en otras versiones.
8 illustrator, día 13 de Junio de 2006 a las 10:37
"Prat opinaba que su época se caracterizaba por el paso a primer plano de los derechos colectivos nacionales, después de haberse conseguido los individuales a lo largo del siglo: “El principio de las nacionalidades. A cada nación un Estado; ésta es la fórmula sintética del nacionalismo político”. Se trata de una construcción puramente analógica y apenas desarrollada, similar a la de los partidos obreristas, según los cuales la nueva era pasaría de la igualdad política a la igualdad económica.
Prat concebía su novedad con acentos mesiánicos, de liberación mundial: “Quisiera que Cataluña (…) comprendiera la gloria eterna que conquistará la nacionalidad que se ponga a la vanguardia de los ejércitos de los pueblos oprimidos. Yo quisiera que esa nacionalidad fuera mi patria (…) Decidle que las naciones esclavas esperan como la humanidad en otro tiempo que venga el Redentor que rompa sus cadenas; haced que sea el genio de Cataluña el Mesías esperado de las naciones”. La pretensión suena algo megalómana, pero él advertía con el ejemplo de naciones pobres como la Grecia clásica u otras pequeñas, pero influyentes en la marcha del mundo: “No lo olviden los pueblos humildes, y del hecho de no haber volado aún no hagan razón de aislamiento, de encogimiento. Llenen el corazón de ideal, enciendan en el alma el fuego de la confianza en su venturoso porvenir, y dejen crecer poco a poco las alas”. “El genio y el heroísmo colectivo precisan el ambiente de los grandes ideales colectivos”, y en ese ambiente florecerían los “grandes pensadores, estadistas, generales, diplomáticos, etc.”
Se hallaba bajo la seducción del profeta del dinamismo useño: “No puedo leer a Emerson, el filósofo de los norteamericanos, sin sentir sus palabras, vibrantes de salvaje individualismo, como otras tantas fórmulas vivas de nacionalismo, de imperialismo”. Para Prat, imperialismo y nacionalismo no eran contrarios, como veremos*.
9 illustrator, día 13 de Junio de 2006 a las 10:39
"En suma, la nacionalidad “es fruto de las leyes a que Dios ha sujetado la vida de las generaciones humanas”, y constituye “una unidad de cultura, un alma colectiva con un sentir, un pensar y un querer propios”. Por desgracia, la mayoría de los catalanes tenía un pensar y un querer bastante distintos de los de Prat, y ello había ocurrido durante largos siglos, si es que no siempre. Los catalanes, como casi todo el mundo, consideraban a España una nación, y así lo hace también Sabino Arana, aunque la presente como nación enemiga. Prat, por el contrario, opina que a España no le corresponde la dignidad ni el derecho de nación, y en una carta llega a sostener: “Bien mirados los hechos, no hay pueblos emigrados, ni bárbaros conquistadores, ni unidad católica, ni España, ni nada”, o sostenía que “España es seudónimo de Castilla”. Ya en 1890 se felicitaba de que “Hoy ya, son muchos los que ven claro que España no es una Nación, sino un Estado”. Esto resultaba un tanto exagerado, pero sin duda llegaría a convencer de sus tesis a muchos catalanes.
De esa concepción surgió entre los nacionalistas catalanes el tópico de España como “ficción”. Y aunque la realidad les haría chocar a menudo con la densa realidad de la supuesta “ficción”, siguieron empeñados en sustituirla por un “ideal ibérico”, éste sí inventado y ficticio desde el mismo nombre: los iberos sólo ocuparon un tercio de la península llamada Ibérica con alguna impropiedad, y en un sentido, desde luego, meramente geográfico, al revés que España.
10 illustrator, día 13 de Junio de 2006 a las 10:41
"Ahora bien, ¿cómo había podido vivir todo el mundo engañado durante tanto tiempo sobre lo que Prat venía a aclarar? Para explicarlo, Prat remonta su nación a brumas históricas casi tan remotas como las de Arana para los vascos, aunque con más detalle. Los catalanes eran, en definitiva, los antiguos iberos, o la parte más caracterizada de ellos. Los vascos, creía Arana, se habían mantenido puros frente a los romanos y a los demás pueblos, mientras que los catalanes habían sido sometidos una y otra vez. Pero eso no importaba, porque la nación es una “sociedad integral, natural, espontánea”, que “asentada sobre hondas capas de granito inconmovible, ve caer y pasar sobre sí imperios y civilizaciones (…) sin mudar de sustancia, siendo siempre ella misma”. Y así, los largos siglos del imperio romano pasaron sobre la nación catalana sin afectarla gran cosa. A su juicio, “Cuando ya el poder político de Roma había saltado hecho pedazos, salieron a la luz de la historia los viejos pueblos soterrados, cada uno hablando su lengua, y la vieja etnos ibérica, la primera hizo resonar los acentos de la lengua catalana desde Murcia a la Provenza, desde el Mediterráneo al mar de Aquitania. Ligures, gaélicos y tartesios, griegos y fenicios, cartagineses y romanos, no habían hecho retroceder ni un palmo de tierra a nuestro pueblo. Las fronteras de la lengua catalana eran las mismas [de la} etnos ibérica”. Más aún, “La transformación de la civilización latina en civilización catalana es un hecho que, por sí sólo, sin necesidad de ningún otro, demuestra la existencia del espíritu nacional catalán”.
Aparte de diversas imprecisiones, esta versión, como la citada sobre las diferencias idiomáticas y espirituales, resulta algo desconcertante. La impronta latina sobre Hispania tuvo tal profundidad que al caer el Imperio romano ya no se hablaba ninguna lengua ibérica. El derecho, el arte o la organización social tampoco tenían relación con los íberos, y los catalanes nunca se hubieran identificado como tales antes de avanzada la Edad Media (una etimología probable de la palabra Cataluña, es la de “tierra de castillos”, como Castilla, ligada al esfuerzo de reconquista frente al Islam). Además, si el mismo idioma –neolatino, no neoibero-- se habló en todo Levante al caer el Imperio romano, ¿por qué llamarlo catalán y no valenciano, o, más en general, levantino? Prat no estima oportuno entrar en estas disquisiciones, quizá porque creía en las virtudes de un imperialismo catalán.
11 illustrator, día 13 de Junio de 2006 a las 10:43
"Por lo tanto, la nacionalidad catalana persistía desde la noche de los tiempos para encontrar su más feliz realización durante algunos siglos de la Edad Media… si bien como dependencia del imperio carolingio, al principio, y después como una parte –la más dinámica-- del reino de Aragón. Y sin olvidar que se consideraban también parte de España, aunque en un sentido no directamente político. Lo último era inevitable, dada la fragmentación de los núcleos reconquistadores impuesta por la ola islámica, que cubrió toda la península y parecía imponer la definitiva fragmentación política del país. Por qué incluso entonces, en época de plenitud nacional, según Prat, no optaron los catalanes por una clara independencia, tampoco queda aclarado.
Pero al final de la Edad media se habría reabierto para Cataluña un período de desgracias a raíz del “criminal” Compromiso de Caspe. Muerto sin sucesión el rey aragonés Martín I, se cernió sobre el reino la amenaza de guerra civil, y para impedirla y decidir entre los numerosos candidatos a la corona, se reunieron en Caspe, en 1412, compromisarios de Aragón, Cataluña y Valencia, tres por cada. En la votación final, por el conde de Urgel o por el corregente castellano Fernando de Antequera, seis compromisarios prefirieron a Fernando, de la dinastía Trastámara, se abstuvo uno de Valencia, y dos catalanes votaron por el de Urgel, si bien uno de ellos advirtió que consideraba más útil a Fernando. La decisión evitó la guerra y abrió la vía a la futura unión de los reinos de Aragón y Castilla. Para Prat, la influencia de Vicente Ferrer y del papa o antipapa Benedicto XIII prevaleció “sobre el derecho y las costumbres de la tierra”. “La dolorosa impresión de tamaña injusticia entró muy al fondo del corazón de las gentes de Cataluña, tanto que muchos años después aún no se había borrado de la memoria de los hombres y seguía vivo como nunca su recuerdo, porque todos veían venir las consecuencias de aquel crimen”.
12 larumbe, día 13 de Junio de 2006 a las 10:45
Realmente hemos dejado --el PP ha dejado-- avanzar mucho a estos criminales, y ahora habrá que hacer un esfuerzo mucho mayor por hacerlos retroceder. Pero no importa, lo conseguiremos.
13 illustrator, día 13 de Junio de 2006 a las 10:47
"Cumplía, a tal efecto, erradicar del alma catalana algunos vicios. Los catalanes “no veían la separación [con el resto de España], no la sentían”, y por eso “La fuerza del hábito, del ambiente y de la educación dejaban en el espíritu de muchos [prohombres de la Renaixença] un poso extraño, una segunda naturaleza sobrepuesta de elementos exóticos, que les impedía ver con claridad la obra propia, los propios sentimientos”. Los románticos “lloraban los males de la lengua catalana, y en su casa hablaban castellano; enviaban a los Juegos Florales hermosas composiciones maldiciendo trágicamente los males de Cataluña, y fuera del recinto de los Juegos ya no se acordaban de Cataluña y se aliaban con sus enemigos, con los que la dominaban”. Algo peor: “Admitíamos la monstruosa coexistencia de las dos culturas, de las dos psicologías superpuestas de inferior a superior, y hasta queríamos hallarle un fundamento. El fundamento (…) es la armonía de la unidad y la variedad. Argumento espigado en los campos de la estética alemana, impregnado de sabor teológico, con analogías buscadas en el dogma católico de la Trinidad, no salía de una vaga y estéril poetización”.
Lamentaciones muy similares a las de Arana, y similar también el aviso de los males derivados de tal situación, pues “Invocando el supremo interés de España (organismo total), podía exigírsele el sacrificio de lo privativo y especial de Cataluña: riqueza, lengua, costumbres, instituciones… y el sacrificio podía llegar hasta la amputación”. En la realidad estaba ocurriendo exactamente lo contrario. Bajo el “supremo interés de España” la riqueza de Cataluña crecía como nunca, y su lengua, costumbres e instituciones estaban reafirmándose, con pocos roces con otras regiones o con el poder central. Eso sí, todo ocurría en un tono regionalista, y no nacionalista.
14 illustrator, día 13 de Junio de 2006 a las 10:48
"Aquella situación resultaba a Prat tan penosa como a Arana la “ceguera” de sus paisanos, capaces de ver “hermanos” en los maketos: “Debía acabar de una vez esta monstruosa bifurcación de nuestra alma, debíamos saber que éramos catalanes y sólo catalanes”. Esta obra no iba a hacerla “el amor” a la tierra, sino “el odio” a la causante de las insuficiencias patrias: “La obra de reconstrucción topaba siempre con el mismo obstáculo, los males de Cataluña venían siempre del mismo lado (…) La fuerza del amor a Cataluña, al chocar con el obstáculo, se transformó en odio, y dejándose de odas y elegías a las cosas de la tierra, la musa catalana, con trágico vuelo, maldijo, imprecó, amenazó. La reacción fue violenta: con esa justicia sumaria de los movimientos colectivos, el espíritu catalán quiso resarcirse de la esclavitud pasada (…) Rebajamos y menospreciamos todo lo castellano, a tuertas y a derechas, sin medida”. Ese espíritu crearía, como en Vasconia, un empeño extremado por cultivar las diferencias.

15 dore, día 13 de Junio de 2006 a las 10:50
5) Lois

No es suficiente con soltar lastre en un mensajito y además en este foro. Hay muchos más mensajes de apoyo y comprensión a esas ideas y a sus consecuencias en este mismo foro y que no se han borrado.
16 illustrator, día 13 de Junio de 2006 a las 10:51
Más aún, nacionalismo no se opone a imperialismo. Al contrario, éste corona a aquel, “es un aspecto del nacionalismo, un momento que sigue al de plenitud de la vida interior”, una vez la nación ha desarrollado una “Cultura nacional intensa, interés general de la civilización, fuerza suficiente para sostener una y otra”.
Llegar al imperialismo impondría una primera etapa, la de “ser uno mismo” y “No recibir la ley de fuera”, antes de pasar a “ampliar la vida nacional a fórmula y camino de una empresa de civilización, de un interés de humanidad”. Sin embargo esa plenitud, expresada en frases tan vagas, no sería común: “No todos los pueblos pueden llegar al bello momento de la eclosión imperialista”. Aunque tendieran a ello, pocas lograrían hacerse “naciones-imperio”. “La gradación de naciones hacia el imperialismo triunfal es tan rica y compleja como la gradación de talentos hacia el genio. Nacionalismo es vida nacional inflamada por un ideal (…) y eso es ya una conciencia de imperio”
Más o menos eso estaba ocurriendo ya en Cataluña, y ese afán de imperio explicará el inesperado paso de Prat a favor de una “España grande”. Si los espíritus nacionales de Cataluña, Castilla, Vasconia, etc., eran tan profundamente distintos y aun opuestos, si la historia común podía reducirse a un proceso de opresión y esclavización de los catalanes, la conclusión lógica habría sido exigir la plena independencia y ruptura con el estado y la nación esclavizadores, como exigía Arana. Pero Prat afirma: “El nacionalismo catalán, que nunca fue separatista, que siempre ha sentido intensamente la unión hermanadora de las nacionalidades ibéricas en la organización federativa, es la aspiración elevada de un pueblo que (…) marcha con paso seguro por el camino de los grandes ideales progresivos de la humanidad”.
En suma, Prat aspiraba a un Imperio ibérico dirigido por Cataluña: “Si el nacionalismo integral de Cataluña avanza en esta empresa y consigue despertar con su impulso y su ejemplo las fuerzas dormidas de todos los pueblos españoles; si puede inspirar a estos pueblos fe en sí mismos y en su porvenir, los levantará de la actual decadencia, y el nacionalismo catalán habrá cumplido su primera acción imperialista. Entonces será la hora de trabajar por reunir a todos los pueblos ibéricos, de Lisboa al Ródano, en un solo Estado, en un solo Imperio; y si las nacionalidades españolas renacientes saben hacer triunfar ese ideal, saben imponerlo como la Prusia de Bismarck impuso el ideal del imperialismo germánico, podrá la nueva Iberia elevarse al grado supremo del imperialismo: podrá intervenir activamente en el gobierno del mundo con las otras potencias mundiales, podrá otra vez expandirse sobre las tierras bárbaras y servir a los altos intereses de la humanidad guiando a la civilización a los pueblos atrasados e incultos”. En fin, “Las potencias cultas tienen el deber de expandirse sobre las poblaciones atrasadas” “La guerra que somete a los pueblos bárbaros a los civilizados, es una obra de paz y de civilización” .
Tal propuesta suena entre ingenua y provocadora, y sólo podía generar graves tensiones, incluso guerras, en Europa. La alusión a Bismarck no tranquilizaría a nadie, y Portugal y Francia, en particular, rechazarían sin duda el ideal de Prat. Pero éste, con respecto a Portugal, muestra un optimismo extravagante: bastaría que los portugueses percibieran el modo ejemplar como se realizaba la federación imperial española para que se unieran a ella con entusiasmo. Del problema con Francia no habla.
17 Lois, día 13 de Junio de 2006 a las 10:54
Illustrator: Es sorprendente lo poco que se sabe en España sobre estos "nacionalismos sucios". Empezando por los políticos de Madrid, cuya ignorancia abruma.
De todas formas, Dore, el tradicionalismo de los Dimas no es apenas un peligro, ni se dedican a asesinar ni a hundir la ley, como los mamporreros del terrorismo. Hay que distinguir también en eso.
18 titolivio, día 13 de Junio de 2006 a las 10:57
Es inadmisible, en cualquier sistema democrático, aceptar, y menos justificar, las acciones de los bárbaros antiespañoles que agreden y trabajan para cerrar la boca de los opositores a sus ideas.
La responsable del Orden Público en Cataluña, ademas de no haber pedido disculpas del infundio que lanzó sobre el golpe de Estado que patrocinaba el P.P. el 14-M(según manifestó) ahora "estimula", aprueba y no combate las manifestaciones totalitarias de los nacionalistas.
En un pais democrático, debería dimitir de inmediato y la Justicia debería exigirle responsabilidades.
19 illustrator, día 13 de Junio de 2006 a las 10:58
"Para entender lo anterior debe recordarse el antes aludido influjo del “salvaje individualismo” emersoniano, inspirador de Prat: “Allá donde estás, está el eje de la tierra (…) eres el centro de todas las cosas (…) Sé tú mismo y por ti mismo, y serán tributarios de tu yo los que no son ellos ni por ellos”. Ese “eje” y ese “yo” eran Cataluña, o más bien el nacionalismo catalán. Con esa visión, no parecía inalcanzable un objetivo tan descomunal y ya por entonces anacrónico.
Es más, Prat ya percibía que, pese a no haber alcanzado aún la plena soberanía, primera etapa de su plan, “ya el nacionalismo catalán ha empezado la segunda función de todos los nacionalismos, la función de la influencia exterior, la función imperialista”. A su juicio, “El arte, la literatura, las concepciones jurídicas, el ideal político y económico de Cataluña, han iniciado la obra exterior, la penetración pacífica de España”. Pos ejemplo, “El criterio económico de los catalanes en las cuestiones arancelarias hace años que ha triunfado. El arte catalán comienza, con la literatura, a irradiar por toda España*. Nuestro pensamiento político ha emprendido su lucha con las concepciones dominantes, y los primeros combates hacen augurar bien próxima la victoria”. Todo ello tenía bastante de cierto, pero venía de antes, como efecto natural del empuje catalán y de su inclusión en España, y sin necesidad de nacionalismo.
La llave que abriría la puerta al imperio sería el federalismo, sistema favorecido también por republicanos y anarquistas. Por no haber seguido el principio federal, la historia española habría sido hasta entonces un completo desastre, como insistirá en marzo de 1916, en el “Manifiesto de los parlamentarios regionalistas [seguía con esa denominación engañosa] al país”, titulado “Por Cataluña y la España grande”: “El problema fundamental de España es el problema de su constitución. Cuando los Reyes Católicos juntaron en sus manos todos los reinos peninsulares, no supieron dar al nuevo imperio una constitución que garantizase aquel “tanto monta, monta tanto, Isabel como Fernando”. Y así, “falta de estructura y coordinación, y por tanto de cohesión espiritual, la historia de este imperio, que habría podido eclipsar al de Roma, es la historia de una decadencia, con un séquito insuperable de inepcias diplomáticas, derrotas gloriosas, vergüenzas administrativas y desmembraciones inacabables: todo el proceso de liquidación de un grandioso patrimonio acumulado por un casamiento y el azar afortunado del descubrimiento de América”.
Visión histórica un tanto sorprendente. El descubrimiento de América, en la medida en que pueda reducirse a un “azar afortunado”, habría quedado tan sólo como un aislado hecho glorioso si no hubiera dado lugar al inicio de un imperio, y no a su “liquidación”, como sugiere con extraña cronología. Tampoco calificaría nadie de “grandioso” el patrimonio “acumulado” por el casamiento de Fernando e Isabel, pues era bastante precario todavía, en particular el procedente de Cataluña, región bastante empobrecida y despoblada por entonces. Sólo contaba con medio millón de habitantes, en comparación con los seis millones del reino castellano. La Castilla que “impone” su hegemonía tiene algo así como el 70% de la población y el 80% del territorio. (J. Nadal, La población española (siglos XVI a XX) Barcelona, Ariel, 1966, p. 54), lo cual indica una desigualdad inevitable, que los nacionalistas gustaban cargar como un pecado de opresión o arrogancia castellana. Fue el reino de Castilla, incluso en su región propiamente castellana, el principal creador del “inmenso patrimonio”, y también el que salvaría a Cataluña, como parte de España, del acoso turco, amparado desde la vecina Francia aliada de Constantinopla. Difícilmente podía haber sido de otro modo. Y también fue Castilla la que más duramente sufrió los costes del imperio y su pérdida, ésta posterior en siglos a los Reyes Católicos, como nadie podía ignorar.
20 illustrator, día 13 de Junio de 2006 a las 11:00
"En todo caso Prat opinaba que “fundar la Constitución de España en el respeto a la igualdad de derechos de todos los pueblos que la integran es dar el primer paso hacia la España grande (…) Este imperio peninsular de Iberia que ha de ser el núcleo primero de la España grande…” (30) Pero un imperio era sólo la etapa superior de la nación, y si no existía nación española, como aseveraba el pensador nacionalista, la “Espanya gran” no pasaba de ser una entelequia, y lo mismo, o peor aún, una “Iberia” imperial.
Fuera como fuere, a la objeción de que el federalismo disgregaría al país u obstruiría la acción común, Prat oponía el ejemplo de uno de los bandos contendientes en la guerra que asolaba entonces a Europa: “Nadie puede dejar de ver en la acción de los imperios centrales el ejemplo de unidad, de coordinación, de aprovechamiento de todas las energías más formidable y maravilloso que la historia haya registrado hasta ahora. El máximo de cohesión coincide con el máximo de federalismo. Entre Alemania y Austria-Hungría suman más parlamentos, más asambleas legislativas que todos los demás Estados juntos de Europa” “Esta guerra es el triunfo del valor unitario, cohesivo, del nacionalismo y la autonomía”. No fue buen profeta.
Además, el ejemplo no podía extenderlo al caso catalán. De creerle, la ruina de los paisos catalans, rubricada en el Compromiso de Caspe, provendría justamente de una especie de federalismo, causa y efecto de un “individualismo que imposibilitó a los países de lengua catalana el constituirse en unidad política nacional y los hizo caer en gran parte bajo el dominio de otro pueblo”.
Tampoco podía recurrir a un ejemplo español reciente, la I República de 1873, pues el federalismo entonces aplicado había tenido efectos algo alucinantes, estando España cerca de desaparecer como nación o como cualquier otra cosa.
Y si los paisanos de Prat eran, según éste había decidido, “catalanes y sólo catalanes”, ¿a qué venía esa “unión hermanadora” con los demás pueblos de España y no con los de Francia, por ejemplo, máxime cuando en el pasado habría recibido Cataluña tan mal trato de los primeros? Además, ¿qué autoridad moral podían esgrimir los catalanes “sólo catalanes” para dirigir o aconsejar a los tan ajenos y aun opuestos castellanos? La pretensión implicaba una vuelta a aquella “bifurcación monstruosa de la conciencia”, herencia difícilmente evitable de la historia real.
21 zapep.to, día 13 de Junio de 2006 a las 11:01
Sigue en pie mi desafio. Que alguien, por favor, me demuestre que en el franquismo sufrieron las lenguas vernáculas una persecución más feroz que la que sufre ahora el español en Cataluña. Tendré mucho gusto en refutarlos con documentos en catalán, gallego y vascuence desde los años cuarenta del siglo XX.
22 felipe, día 13 de Junio de 2006 a las 11:03
Magnífica lección, Illustrator.
Otra cosa. Estoy llegando a la conclusión de que a los de la Alianza no habrá otro remedio que aplicarles, finalmente, su misma medicina. Es la única que entienden estos "desalmados mentecatos", como los llamaba Pérez de Ayala.
23 FRATERNIDAD, día 13 de Junio de 2006 a las 11:03
13 de junio de 2006
San Antonio de Padua

Sr.Dn. Pío Moa

De mi mayor consideración:
Ayer un breve comentario mío fue desterrado/censurado por Vd.o quien tenga atribuida la función.
En ella le sugería que cerrase este blog para evitar que se fuese desarrollando el insulto,el rencor,la intolerancia,que en esas estamos.
Decía que algunos (BRES,por ejemplo,llegaban a extremos inaceptable de falta de respeto).
Muchos ,la mayoría,son jóvenes ,algunos muy desocupados que bien harían en "desenganchar" y contribuir a la manutención de sus familias.Perdón,si me excedo.Pueden tambien emplear el tiempo sobrante en meditar o rezar,ad libitum.
Construyen su vehemncia en conocer algo de los años 30 y 40 de nuestro próximo pasado,generalmente mal conocido.
Deberán transcurrir cuarenta años,más o menos,y llegar a mi edad,más leídos--por el transcurso del tiempo--más experimentados o viajados,por lo mismo y sabrán que la maldad,crueldad,el error y el destino no son patrimonio ni de derechas ni de izquierdas (por este lado existe una bacanal en estos tiempos azuzada por los caricatos e "iletradísimos" que gobiernan la cosa).Realmente¿existe in toto un varadero a cada lado de la política en 2006 ? ¿Aprobaría el Sr. Iglesias,Don Pablo cuerpos de armario de 120 unidades modelo Versace o así,para una Vicepresidenta acaecida en política desde el cuarto turno,eso y lo que me callo porque no puedo demostrar y para eso soy inflexible?.

Su ruta,Sr Moa,en lo histórico reciente,me parece incompleta puesto que cojea por una pata:
la falta de testimoniaje in situ y real,vid.Brennan o Gabriel Jackson--éste se hartó de xagerar,todo hay que decirlo.
No obstante,nada me sorprende ni me espanta,es normal.Ni su censura/destierro.
Por mi parte termino afirmando con atrevimiento pero convencido que en mi nación,España,no se conoce la democracia más que en dos periodos cortos de Aznar y González,no en todo sus mandatos.
Desde Cánovas,Sagasta,Silvela,Canalejas,Moret y muco más acá y más allá,se llama democracia a una forma social-formal de conducir la gobernación.Nada más

Me guataría extenderme más pero no puedo.
Deseo que la juventud se anime a tomarse los temas del espíritu con la misma pasión con que se toma lo improbable aleación deseos-realidad de nuestra vieja España.
Si son budistas,hiduístas,jainistas,bueno.Quizá se sosieguen.
Si aman al prójimo y a Dios,mejor.

Dios le guarde
24 Zapaterovéte, día 13 de Junio de 2006 a las 11:08
En la base de las construcciones nacionalistas que asolan a España, no se amontona más que un aldeanismo atizado por ciertos grupos chantajistas. Se manipula descaradamente el sentimiento natural de afecto a la región que a uno le ha visto nacer para exacerbar los ánimos. ¿Qué fue si no estúpido aldeanismo el que llevó al levantamiento cantonal en armas contra el Estado a pueblos como Béjar, Chinchilla o Loja? Y lo mismo se puede decir hoy día de las autonomías que pretenden despojar sin ningún pudor al Estado de sus competencias. ¿No se antoja estúpido aldeanismo que un tío como el Chaves proclame la nación andaluza, o que otro como Otegui "negocie la paz" con España, o que un borrachín en Cataluña nos maree a todos con un "estatuto" independentista? No es serio.
25 roberto, día 13 de Junio de 2006 a las 11:08
Esta gentuza se ha hartado de pegar tiros en la nuca, y ahora Zapo les da el gran premio. Alguna vez habrá que ir a por ellos, de frente y por directo. Se lo están buscando.
26 felipe, día 13 de Junio de 2006 a las 11:09
El libro de Moa "De un tiempo y de un país" es probablemente el mejor libro de memorias sobre aquella época que se haya escrito, por cierto.
27 dario, día 13 de Junio de 2006 a las 11:10
La "democracia según moa"

Esta gentuza se ha hartado de pegar tiros en la nuca, y ahora Zapo les da el gran premio. Alguna vez habrá que ir a por ellos, de frente y por directo. Se lo están buscando.

28 locarno, día 13 de Junio de 2006 a las 11:12
La democracia según dario: Que los pistoleros de ETA asesinen a quienes quieran, y después se les dé el premio.
29 Shermenegildo, día 13 de Junio de 2006 a las 11:25
(1) ERC tiene su origen en ESTAT català, antes de denominarse ERC. Siendo Estat català, fundada por Francesc Macià un partido militar nacional-socialista. Con su correspondiente doctrina de la raza catalana, con sus camisas negras desfilando y su xenofobia a los "no catalanes". Que decir que se considera Estat català el único partido nazi que ha existido en España en el siglo XX.
Los orígenes del pensamiento racial catalán arrancan de la década de 1880, en plena Renaixença, con la aparición de los primeros estudios etnográficos y raciológicos de Sampere i Miquel, J. M. Batista i Roca y especialmente Pompeu Gener. Para el historiador, Joan- Lluís Marfany, uno de los mejores conocedores de este periodo, el catalanismo no se aparta de la pauta marcada por el resto de nacionalismo de finales del XIX, «el racismo los impregna a todos, como impregna toda la cultura de la época». (1)
Ya en la obra de Valentí Almirall Lo catalanisme (1886) se elabora una distinción de las diferencias entre el «carácter» castellano y catalán que se aproxima mucho a la «teoría racial de la nación catalana» que Pompeu Gener sería el primero en enunciar en su influyente libro Herejías (1887). Existe una raza catalana, de origen ario-gótico, superior al resto de pueblos peninsulares, de raíces semíticas. Mientras los catalanes reconquistaron pronto sus territorios y entraron bajo la benéfica influencia aria de los francos, Castilla pasó largos siglos dominada por los semitas «árabes y bereberes» lo que explica la radical diferencia y la incompatibilidad de ambos pueblos. Joaquim Casas-Carbó en 1891 en sus Estudis d´etnografia catalana utilizará argumentos filológicos para demostrar el irrefutable origen ario de los catalanes. (2)
Unas ideas que pasan a formar parte del corpus doctrinal del naciente catalanismo. En marzo de 1899 se produce un gran escándalo que recuerda vivamente al que un siglo después ha protagonizado Barrera; además, ambos se suceden en el mismo escenario del Ateneo Barcelonés. El doctor en medicina Bartomeu Robert, recientemente nombrado alcalde de Barcelona por designación real, a instancias del político catalanista Durán i Bas y del primer ministro conservador Francisco Silvela, pronunció el día 13 en la citada institución la primera de una serie de conferencias tituladas La rassa catalana. En una sala abarrotada, el doctor Robert disertó sobre la heterogeneidad racial de la Península motivada por las invasiones germánicas y semitas. Utilizando los métodos de la frenología sobre las medidas del cráneo tan de moda en la época, distinguió tres áreas raciales: braquicéfalos de cabeza redonda de las regiones del Atlántico, dolicocéfalos o cráneo alargado de las regiones mediterráneas y mesicéfalos, mezcla de ambos en la España central. Se desencadenó una fuerte polémica en la prensa madrileña y catalana sobre el tema, que los medios catalanistas atribuyeron a una interpretación maliciosa del discurso del doctor Robert, cuyas palabras no habían querido ofender, ni mucho menos enfrentar, a Castilla y Cataluña por la cuestión del cráneo. Una polémica, además, decían que atizada interesadamente por la oligarquía centralista y corrupta de Madrid para desacreditar el catalanismo. Finalmente, la segunda conferencia del médico-político, aunque estaba anunciada en los diarios, fue suspendida. (3)
Lo cierto es que en las publicaciones nacionalistas de la época como Tralla, Cut-cut, La Esquella de la Torratxa, La Nació Catalana... abundan artículos y cartas titulados «Moros mal qu´els pesi», «Sí, hi ha rasses», «Contra´ls els semites» o firmados «Un que li repugnen els castellans»; la lista es inacabable. Los castellanos son calificados de «bereberes de la Península», cuyo temperamento muestra su «afinidad con todos los pueblos semitas», y que resulta incompatible con las características «europeas» de la raza catalana, una dominación que estrangula las posibilidades de desarrollo económico de la patria. Otro prócter del catalanismo, Joan Bardina, dedicó una larga serie de conferencias divulgativas sobre el tema donde se va conformando la imagen de una España «africana» agrícola, burocrática y semita, frente a una Cataluña «europea», industrial y aria; para Domingo Martí i Juliá resulta una cuestión «de higiene social» impedir la entrada de «elementos personales, intelectuales, morales y políticos degenerados y producto de razas inferiores y además decadentes».
Marfany cree que la principal función del racismo catalanista, como en todos, es denunciar la presencia de miembros de otra «raza», causante de todos los males de la sociedad. El catalanismo «se inventa un problema castellano y divulga la teoría de una inmigración castellana» que viene a Cataluña para vivir a expensas de una riqueza que no han contribuido a crear y, lo que es más grave, a causar unos problemas sociales que de otro modo no existirían. Sobre este humus ideológico, Enric Prat de la Riba, el arquitecto del catalanismo político, reformulará estas ideas, puliendo sus aristas más biológicas y racistas; así, los catalanes no son una «raça antropológica», sino una «raça histórica». Las naciones son distintas porque la raza, pero sobre todo la historia, las han hecho diferentes. La «castellanización» de Cataluña sólo es «una costra sobrepuesta, una costra que se cuartea y salta, dejando salir intacta, inmaculada, la piedra indestructible de la raza».
En el análisis de Marfany, la categoría tierra es la que da sentido a todo, «un auténtico fundamento sólido e inmutable» y donde nacen o van a parar «todas las teorizaciones de la nación catalana (...) Es la tierra, en definitiva, la que hace la nación». Bonaventura Riera en 1899 desarrollará este tema en el artículo L´anima del catalanisme. La tierra es como una esponja que recoge las razas, asimila a los hombres y les informa de una misma fisonomía, una tierra que hace hablar a los hombres la misma lengua y tener las mismas costumbres. Así, siguiendo esta lógica, «si fuera posible hoy exterminar a todos los catalanes poblar nuestra tierra de gente de otros países, dentro de un plazo más o menos remoto volvería a existir el pueblo catalán» tal y como lo conocemos ahora».(4)
Demografía e inmigración
Paralelamente, a finales del XIX, una serie de tratadistas y médicos de orientación higienista y natalista, católicos y antimaltusianos como Escudé Bartolí, García Faria, Joan Viura, Josep Blanc, A. Planelles... alertan sobre los peligros del descenso de la natalidad y fecundidad catalana. Según Josep Termes estos tratadistas consideran la baja natalidad un síntoma de decadencia moral y la inmigración como algo inevitable, pero sin «connotaciones étnicas y lingüísticas». La obra de P. Nubiola (1906) marca la transición, un cambio que se verifica con R. Boquet (1916), que defiende «la regeneración de la raza y de la estirpe catalana» y se completa con la obra de otro médico, el doctor E. Puig i Sais, El problema de la natalitat a Catalunya. Un perill gravíssim per a la nostra pátria (1915), que apunta los riesgos de que la inmigración pueda descatalanizar el país y defiende la necesidad de aumentar el número de «catalanes de raza pura» (5).
La oleada inmigratoria de los años 20 y 30 procedente de Murcia y Almería suscitó un intenso debate político, social y sindical. Un tema recurrente en los diarios de sesiones del Ayuntamiento de Barcelona, en el Parlament de Catalunya, en la prensa y en todo tipo de publicaciones y que, generalmente, plantean un diagnóstico negativo sobre el impacto de la iinmigración sobre la lengua y cultura catalana. Un ejemplo extremo de ello es el radical Daniel Cardona; en el artículo La ocupació castellana concibe la inmigración como arma de una guerra contra Cataluña y por ello cada patriota debía llevar «una browning en cada bolsillo para hacer respetar nuestro derecho y nuestra dignidad de catalanes ofendidos por una sumisión vergonzosa». (6)
Otra muestra notable de este clima es el manifiesto Per la preservació de la raça catalana (1934) firmado por prohombres del catalanismo como Alcobé, Batista i Roca, Pompeu Fabra, Jaume Pi i Sunyer, Nubiola, Puig i Sais o Vandellós, entre otros y que alerta de los peligros de la inmigración, cuyas graves consecuencias «nos pueden hacer pensar en la transformación o retroceso de la capacidad genética». Una inmigración incontrolable, y como no se puede impedir «la mezcla de razas» -en el sentido político de la palabra-, se propone sentar las bases de una política catalana de población a través de la Societat Catalunya d´Eugénica que estudie las características de la «mezcla» y los mecanismos de «defensa de la nostra raça».(7)
En la obra de Pere Mártir Rosell i Vilar se hallan las posiciones más racistas y xenófobas. Veterinario de profesión, director de los Servicios de Ganadería de la Mancomunitat y posteriormente diputado al Parlament como representante del ala radical de ERC, publicó en 1917 el folleto Diferéncies entre catalans i castellans. Les mentalitats específiques donde se deduce de las grandes diferencias entre ambos pueblos que la mezcla conduce a la degeneración biológica. La exposición sistemática de su pensamiento se halla en su obre cumbre, Raça (1930); la raza constituye la única fuente de cultura y debe mantenerse pura evitando el mestizaje que propicia la inmigración. Rosell i Vilar intenta construir una teoría política del hecho nacional catalán donde la raza es el factor fundamental de cohesión colectiva y donde cualquier alteración racial constituye un peligro, y acaba exponiendo su plan de mejora de la raza catalana, como subrayan Malló y Martí, tomado directamente de sus experiencias sobre la mejora genética del ganado.
30 Comentario, día 13 de Junio de 2006 a las 11:26
Hay que pensar que es lo que hicimos mal los españoles en cuanto a las lenguas vernáculas. Los franceses consiguieron hacerlas desaparecer.
31 Shermenegildo, día 13 de Junio de 2006 a las 11:27
(2) El economista Josep Antonio Vandellós i Solá es el autor más destacado del nacionalismo catalán sobre la inmigración. Primero en su serie de artículos en La Publicitat entre 1927 y 1933 y después en sus libros Catalunya, poble decadent y La inmigració a Catalunya, ambos de 1935, realiza una interpretación global e ideológicamente sesgada de los dos grandes hechos fundamentales de la demografía catalana: la baja natalidad y la fuerte corriente migratoria procedente del resto de España. Las estadísticas muestran que si siguen estas tendencias se llegará a la esterilización de la «raza» catalana. Ciertamente, la inmigración es imprescindible para el desarrollo industrial; sin embargo, a nivel cultural y racial ésta amenaza con diluir el patrimonio espiritual de Catalunya. Vandellós distingue entre la población de Valencia, Baleares y Aragón, fácil de asimilar por sus afinidades culturales y lingüísticas de la procedente de Murcia y Andalucía, que suponen un peligro de «descatalanización de la patria». Ante esta situación, el autor plantea una propuesta que recuerda vivamente a la que ahora ha formulado ERC: el gobierno autónomo, que lamentablemente no tiene competencias en el tema, debe seleccionar y regular los contingentes de mano de obra inmigrada.
Tampoco la izquierda catalana de estos años se libra del discurso xenófobo y racista. Antoni Rovira i Virgili, considerado uno de los pioneros del catalanismo de izquierdas, en sus artículos en La Publicitat de los años 20 y 30 y en su libro La nacionalització de Catalunya (1914) plantea que la relación entre Cataluña y Castilla (por España) está marcada por «una irreductible oposición espiritual», con dos visiones del mundo antagónicas. La inmigración resulta un factor objetivo de «descatalanización» y propone una decidida política de defensa de la lengua y la asimilación lingüística de los inmigrantes para esquivar este peligro. Otro nacionalista de izquierdas como Aymá i Baudina distingue «entre los obreros auténticos que pasan hambre en silencio» y «los vagos forasteros que hablan siempre en castellano», contra los que propone «vigilancia a la entrada de la ciudad y energía por parte de las autoridades». [8]
Gabriel Alomar, fundador de la Unió Socialista de Catalunya (USC), escribe en 1932, refiriéndose a estos inmigrantes: «Son los que fuerzan una igualdad hacia abajo, los que por falta de necesidades superiores se contentan con cualquier salario y llenan el trágico vacío interior con truculencias negroides. Son la base del lerrouxismo y para la labor paciente y constructora no son útiles». Comunistas heterodoxos como Jordi Arquer o Joaquim Maurín, que fundarán el Bloc Obrer i Camperol (BOC), también alertan sobre los peligros del proletario inmigrante analfabeto poco formado políticamente, proclive al anarquismo y alejado del hecho nacional catalán. Así Arquer escribe en 1932: «Todos esos jabalíes -ninguno catalán- sólo especulan sobre la masa española que vive en Cataluña (...) gentes no educadas políticamente y cargadas de prejuicios sobre la cuestión catalana y que aún no han tenido tiempo de ser asimilados. Pero esas masas no son un peso específico ni es posible con ellas formar una organización sólida». Un punto de vista semejante al de Maurín, en 1928: «El ascenso del anarcosindicalismo a partir de 1917 es debido principalmente a la afluencia de peonaje a Barcelona atraído por la prosperidad industrial. Los fenómenos morbosos que posteriormente se producirán son producto de esta circunstancia. El proletariado catalán, que no tiene nada de anarquista, fue incapaz, ante el alud, de asimilar toda la gran masa. Fue impotente para dominar la invasión. El número se impuso a la calidad (...) No es casualidad que los «ases» del anarquismo en Barcelona, los Pestaña, Buenacasa, Picos, Rico, etc., no sean catalanes» (9).
Son raras las excepciones que escapan a esta profunda corriente. Desde la izquierda, puede rastrearse en la obra de Rafael Campalans, de la USC, que, en 1923, publicó El socialisme i el problema de Catalunya, un alegato a favor de la integración cultural de la inmigración. La nación catalana es «el grupo de hombres que viven en Cataluña y tienen una voluntad colectiva de convivencia y progreso, vengan de las tierras que vengan (...) a los que son hijos de Cataluña y los que han nacido sometidos aún a la esclavitud del caciquismo». Desde la derecha el canónigo tradicionalista Carles Cardó escribía en 1934: «Destruido el mito de la nacionalidad como un hecho de orden racial fundado en la unidad de la sangre y establecido que la nacionalidad es un fenómeno cultural que puede unir perfectamente individuos de las razas más distintas (...) es preciso reforzar nuestra potencia asimilatoria. Entonces veríamos que no sólo no perderíamos nada, sino al contrario, ganaríamos mucho (...) el cruce de razas y culturas diversas da resultados magníficos» (10).



*****
1. Marfany, Joan-Lluís. La cultura del catalanisme. El nacionalisme catalá en els seus inicis, Ed. Empúries, Barcelona, 1995.
2. Marfany, op.cit. pp.196-97.
3. Jardí, Enric. El doctor Robert i el seu temps. Ed. Aedos, Barcelona, 1969. pp 73-75.
4. Marfany, op. cit. pp195-200.
5. Termes, Josep. La inmigració a Catalunya: Política i cultura, del libro Reflexions critiques sobre la cultura catalana. Departament de Cultura de la Generalitat, Barcelona, 1983.
6. Antoni Simón i Tarrés. Inmigración y nacionalismo catalán, Enciclopedia del nacionalismo. Ed. Tecnos, Madrid 1997. p.246-47.
7. Diari de Sabadell, 17 de mayo de 1934.
8. Citado por Izquierdo Escribano, Antonio, Prensa y opinión pública. Un modelo de análisis sociológico: la experiencia catalana, Ed. Mitre, Barcelona, 1985, p.96.
9. Citado por Termes, op. cit. p.224.
10. Citado por Termes, op. cit. p.229.

32 dirty nationalist, día 13 de Junio de 2006 a las 11:37
Visca Catalunya lliure!!!

Gora Catalunya askatuta!!!
33 Flash, día 13 de Junio de 2006 a las 11:38
Estupendas aportaciones de Illustrator, shermenegildo etc...
Así da gusto el Blog.
Sólido.
34 Flash, día 13 de Junio de 2006 a las 11:50
Duran Lleida sobre el ataque a Rajoy: "Quien siembra vientos recoge tempestades"
Señor Duran ¿qué significa eso?¿Cree usted razonable que alguien que no este de acuerdo con su ideario nacionalista le parta la cara por Travesera de Gracia?¿avala ese tipo de acciones?
35 Deborah, día 13 de Junio de 2006 a las 11:53
¡¡¡¡Stop a la batasunización de Cataluña!!!!
36 Indiana Jones, día 13 de Junio de 2006 a las 11:53
55# escribió: Los nacionalistas no es que hayan aumentado en número, siguen sacando los mismos escaños en el parlamentod desde hace varias legislaturas.

Pero hay que tener en cuenta que en Cataluña, ERC sacaba el 8% y en las últimas elecciones sacaron el 15%, o sea son los mismos pero más ambiciosos.
37 El Critico, día 13 de Junio de 2006 a las 11:58
55# escribió: Los nacionalistas no es que hayan aumentado en número, siguen sacando los mismos escaños en el parlamentod desde hace varias legislaturas.

Pero hay que tener en cuenta que en Cataluña, ERC sacaba el 8% y en las últimas elecciones sacaron el 15%, o sea son los mismos pero más ambiciosos.

----------------

No, el conjunto de nacionalistas-separatistas sigue siendo el mismo a nivel estatal. Simplemente y es cierto lo que comentas que ha habido un pequeño traspaso de votos en los partidos catalanes. Pero el número total de nacionalistas-separatistas sigue siendo el mismo.

El problema es que el PSOE está actuando de una forma inmoral en el Pais Vasco y de una forma irresponsable en Cataluña.

Están alimentando a los separatistas más feroces, a los proetarras, porque es la mejor forma de eliminar al PP del Pais Vasco y Cataluña y así poder crear un problema en la nación.

Están diciendo que el PP va contra cataluña y una serie de majaderias enfrentado a los catalanes con el restod e la nación.

Es la vergonzosa actitud del PSOE en Pais Vasco y cataluña, la que ha hecho cambiar la situación.
38 Joselin, día 13 de Junio de 2006 a las 11:59
Rajoy además de gritos de insultos también tuvo que aguantar las críticas de empresarios.

Una de las críticas fue su postura de impasibilidad cuando se inició un boicot a los productos catalanes.

El PP se ha automarginado en Cataluña y Ciutadans de Cataluña quiere ocupar el espacio de centro que le deja el PP

39 Graenero, día 13 de Junio de 2006 a las 12:00
Internet escribe, escribe y escribe de todo, lo censura todo pero su obsesión es contra quien defienda la sensatez de España unida.
Por otro lado, y con toda humildad literaria quiero recordar varios puntos que aclara Pio Moa:

Lerroux republicano esforzado recoge un dicho de la Restauración: “no todos los republicanos son canallas, pera casi todos los canallas son republicanos”.
Ortega y Gaset, Marañón y Pérez de Ayala, padres espirituales de la República, firmaron un manifiesto antimonárquico en apoyo de la República, pero siete años después tuvieron el valor de sentirse amargados por lo que se había conseguido.
Cambó no acepto convertirse a la fe republicana y replicó "que del nuevo régimen solo podía esperarse una era de convulsiones". (¿No es también así ahora?)
Ortega y Gaset criticaba ácidamente "la frivolidad de los intelectuales extranjeros firmantes de adhesiones a una imaginaria democracia española de la que ignoraban casi todo". (Nuestros “intelectuales” teatreros se adhieren… ¿pero saben a qué? Sí, a las premisas rojas y republicanas de la destrucción de España como Nación. Esta es la mayor frivolidad porque es la de mantener el estómago lleno y la cabeza contra España, y si no es así que hagan un manifiesto por la Constitución y España unida asumiendo toda su Historia)
Marañón expresa aún algo más: "¡Que gente! Todo es en ellos latrocinio" (Hoy Filesa, Rumasa), "locura" (Hoy los Gal), "estupidez". (Rendir el estado ante Eta). "Bestial infamia de esta gentuza inmunda".(Incumplir el juramento de cumplir y defender la Constitución). "Tendremos que estar varios años maldiciendo la estupidez y la canallería de estos cretinos criminales"…(los mismos del Gal están en el Gobierno de nuevo) "Horroriza pensar que esta cuadrilla hubiera podido hacerse dueña de España. Y aún es mayor mi dolor por haber sido amigo de tales escarabajos". (Se repite la historia, ¿quienes son hoy los escarabajos?) (No discutan conmigo, sino con Marañón)
Pérez de Ayala escribía con dureza: "Cuanto se diga de los desalmados mentecatos que engendraron y luego nutrieron a sus pechos nuestra gran tragedia, todo me parecerá poco. Nunca pude concebir que hubieran sido capaces de tanto crimen, cobardía y bajeza".
Crimen: ¿Los Gal y ahora su sumisión a los asesinos de Eta que pueden llegar al Gobierno de España como aliados?
Cobardía: engañan con casi todos los medios de comunicación a un pueblo para hacerlo ignorante y así sin libertad, ensuciando la palabra bella de PAZ por rendición del Estado.
Bajeza: combaten a las victimas que dieron su vida por España y dialogan con los asesinos a los que se les dará más precio político que el que ellos mismos piden.
La pregunta es : ¿ Es insensatez del Gobierno o ocultamiento de algo vergonzoso?
Queremos paz, con justicia, queremos un Gobierno de alternancia en la democracia que no quiera destruir a su propia Nación.
40 Flash, día 13 de Junio de 2006 a las 12:06
Y Piqué haciendo de Piqué, hasta la derrota total.

Que buenos sonnnn
los listos de Génova tre-ceee
que buenos sonnn
que nos clavan un Piconnn.

¡¡¡Animo Josep, los necios son tus aliados¡¡¡
¡¡¡El futuro es tuyo¡¡¡
¡¡¡Cuanto menos de este timo sacas la Creu de Sant Jordi por servicios prestados a la Socialvergencia¡¡¡
41 angel, día 13 de Junio de 2006 a las 12:08
El PP también tiene su parte de culpa

Aznar permitió que Cataluña tuviera su propia policía. La policía es una característica de cada país. ¿qué va a pensar un turista americano que visita Madrid y después Barcelona? pues que son dos países diferentes.
42 esperteyu, día 13 de Junio de 2006 a las 12:09
Alejandro Campoy difunde una carta explicando sus motivaciones

He ido al Congreso de los Diputados y depositado en el escaño del Sr. Presidente del Gobierno, D. Jose Luis Rodríguez Zapatero una foto de Miguel Ángel Blanco, dos rosas blancas y he vaciado un bote de mercromina sobre ellas. Creo que el simbolismo del gesto no merece mayor explicación. Pero sí quizás el motivo que me ha llevado a hacerlo.
Tengo 42 años, estoy jubilado y soy padre de cuatro hijos. Me importa poquísimo que los medios afines a ciertos sectores me tilden de ultraderechista, fanático o todo lo que ellos quieran. No se trata de mí, ni mucho menos. No tengo ninguna imagen pública que proteger, ningún prestigio profesional que defender, ninguna honra personal que salvaguardar. Ya fui despojado de todo eso hace tiempo. Bienvenidos sean los insultos y la satanización si sólo me tocan a mi. Se trata de nosotros, los españoles. Y a todos los españoles ofrezco estas breves reflexiones.
Jamás creí que llegaría a ver un momento en que unos españoles se vuelven contra otros con odio feroz, cuando casi todos creíamos enterrada para siempre esa espantosa guerra entre hermanos, entre vecinos, entre paisanos.
Jamás creí que llegaría a ver campañas organizadas de criminalización de media España contra la otra media. Creí que habíamos aprendido de la historia.
Jamás pensé que traíamos a nuestros hijos al mundo para lanzarles en un país de odios cainitas y de oscuros y sombríos caminos hacia olvidadas guerras.
Jamás albergué ningún tipo de odio hacia nadie, tengo excelentes amigos socialistas, nacionalistas catalanes, vascos y gallegos. Admiro a todos aquellos que son coherentes con sus ideas y las expresan sin doblez, como Julio Anguita, Rosa Díez, Gotzone Mora, Maite Pagaza, Nicolás Redondo, Rosa Aguilar y tantísimos otros que dejaré de mencionar.
Jamás sospeché que llegaría un momento en que no fuera posible tomarnos unas cañas juntos y discutir sobre nuestras diferentes ideas sin ningún tipo de problemas.
Jamás olvidaré aquél fin de semana de julio del año 1997, en que casi ahogado, sin aire, esperaba junto a toda España ¡¡TODA ESPAÑA JUNTA, UNIDA COMO UN SOLO HOMBRE!! el fatal desenlace del chantaje que los criminales del terror pretendían imponernos a todos, mientras el tic-tac del reloj marcaba los últimos instantes de la vida de Miguel Ángel Blanco.
Jamás olvidaré, aunque me condenaran a vivir tanto como Dios, el terrible grito de rabia y dolor que yo mismo y España entera proferimos tras esos dos secos disparos que acabaron con la vida de un inocente cuyo único delito fue el haber soñado.
Y hoy ya no puedo soportar más. La convivencia en mi país se está quebrando, se rompe, la mentira y la anulación de las conciencias se extienden como una mancha de aceite por toda la sociedad española. España está en manos de un hombre enfermo. Y España debe despertar y reaccionar.
¡NO HAY NINGÚN PROCESO DE PAZ!. ¡No nos dejemos engañar! ¿Cuántos policías, militares, guardias civiles y en general, miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado fueron masacrados antes de que por fin nuestras conciencias despertaran? ¿Acaso sus vidas eran de segunda categoría? ¿Por qué tuvimos que esperar a que empezaran a caer políticos, periodistas, civiles en general para tomar las calles? ¿POR QUÉ, ESPAÑA? ¿DÓNDE ESTÁ TU CONCIENCIA?.
¡NO HAY NINGÚN PROCESO DE PAZ! No se trata de luchas partidistas, de rivalidades por el poder, se trata de que la paz no puede conseguirse renunciando a la libertad, renunciando a la dignidad, renunciando a la justicia.
¡NO HAY NINGÚN PROCESO DE PAZ! Ningún país puede permitirse el derribo de todas sus leyes para contentar a un grupo criminal que pretende conseguir sus fines mediante el chantaje y la violencia.
¿Acaso Miguel Ángel Blanco fue asesinado PARA NADA? ¿POR NADA?. Entonces el Estado le dijo a los terroristas que NO. ¡¡NO!!. Y con ello se firmó la sentencia de muerte de Miguel Angel. ¡¡España, HAY QUE SABER DECIR QUE NO!!
Es esa sangre de Miguel Ángel Blanco la que deposité a través del simbolismo del betadine en el escaño del Presidente del Gobierno. Esa sangre es la que este hombre, al que la historia juzgará de forma implacable, ha tirado por el inodoro. Sus propios compañeros de partido se levantan, organizan la resistencia, se pronuncian asombrados contra un estado de cosas de locura y demencia colectiva. Este hombre ha manchado sus manos de sangre, y debe a los ciudadanos españoles muchas explicaciones todavía.
Termino. Cuando la policía presente en el Congreso de los Diputados me acompañó para tomarme declaración, pude intuir en algunos de ellos signos de comprensión. Su comportamiento fue ejemplar, en todo momento me trataron con una atención y educación exquisitas, y no puedo por menos que mostrarles desde aquí mi más profundo agradecimiento y reconocimiento público a su labor callada, oscura, sacrificada y tantas veces criticada por la ignorancia o los intereses bastardos de determinadas facciones. No todo es trigo limpio, claro, pero hay muchos héroes y mártires desconocidos entre ellos.
Por ellos, por todos los asesinados o mutilados por la mafia criminal, por España, el 10 de Junio ¡MANOS ROJAS POR LA LIBERTAD! ¡POR LA MEMORIA, LA DIGNIDAD Y LA JUSTICIA! ¡ESPAÑA, EL 10 DE JUNIO DEBES LLENAR TODAS LAS CALLES DE MADRID!
43 Mi, día 13 de Junio de 2006 a las 12:13
Los del PP no se enteran de las manipulaciones de Convergencia y Unió. Ellos impusieron a Piqué en el PP de Cataluña y Piqué sólo hace política para hacer perder votos al PP y además crear enfrentamiento en sus filas. Ahora se ha creado Ciutadans de Cataluña que con la excusa de su no-nacionalismo van a quitar votos al PP. Seguro que es otra maniobra de los convergentes.

A ver cuando los del PP en Cataluña abren los ojos
44 Flash, día 13 de Junio de 2006 a las 12:18
¿Parte de culpa dices?

Angel, lo que ha hecho estos últimos años el PP en Cataluña de análisis forense.

El chico se tiro por la ventana, justo antes de que pasara el tranvía y lo atropellase, se levanto algo confundido y metió la lengua en un enchufe creyendo que le aportaría energía, tras el consiguiente carbonización trato de calmar la sed con una botella de lejía, lo que le produjo abrasamiento interno que trato de aliviar con un vaso de vinagre...etc

Y la gente aplaudía por el espectáculo...

En fin...
45 El Critico, día 13 de Junio de 2006 a las 12:20
Lo que sucede en cataluña es por las políticas de sumisión y de bajo perfil que allí se han llevado por parte del PP.

Ahora hay un debate entre las altas instituciones del dentro-derecha sobre si seguir una linea moderada u otras más contundente.

Miren como está cataluña y piensen a que se debe. Y que si en el resto del estado actuan igual acabaremos como en Cataluña.
46 felipe valencia, día 13 de Junio de 2006 a las 12:30
ultimamente he leido muchos post de gentuza:nazis izkierdistas,comunistas y demas calaña que se estan intentando colar en el mayor blog del mundo.No les tenemos que hacer caso,a mi me repudia mas k a nadie que esten aki,pero lo mejor es ignorarlos,solo son calaña.Olvidemonos de estos personajes que solo quietren confundirnos y centremonois en lo que mas nos imprta,derribar este estupido gobierno.Tenemos que crear asocianes,tenemos que movilizarnos.SOLON CON PEQUEÑAS ACCIONES DE INDIVIDUOS AISLADOS PODREMOS HACER POSIBLE UNA UNICA LIBRE GRAN ACCION.
El dia 22 de marzo se la banda asociada del prisoe ETA dijo el alto el fuego indefinido(despes de matar a 192 personas????).Os suena esta fexa,a mi si,es el doble del 11(11-M) y ademas en marzo.Tenemos que crear mas presion para que se esclarezca el mayor sunto de nuestra democracia.Si llegaramos a la conclusion de que todo estaba preparado por el prisoe y la eta podriamos enviarlos a tomar por culo.
47 Flash, día 13 de Junio de 2006 a las 12:30
A mi Piqué ya me importa poco.
Sus intereses personales no son ocultos. (para quien no vaya con la venda en los ojos).
Es como Gallardon, son ambos fotos ya muy vistas.

El problema es Génova 13.
Hemos constatado que no tenian valor para cambiar al candidato a la Xunta de Galicia.
Aun siendo seguro que la renovación hubiese recuperado esos 15 mil votos aburridos y hastiados.

Lo mismo va a pasar con Piqué o Gallardon.
Desaparecerá en Cataluña y perderán el Ayto de Madrid.
Punto.

Es el tragala.
La “pequeña política”, el “calculo mezquino” frente a la actitud responsable ante los problemas graves de Estado.

Los afiliados, simpatizantes y votantes del PPC llevan muchooooo tiempo pidiendo el discurso claro, diáfano y sólido de Vidal-Quadras....¿pero que sabrán esos “marmolillos” que nos votan de “alta política”? dicen los rebobos de Génova 13.

Y es que son tan listos....
48 esperteyu, día 13 de Junio de 2006 a las 12:33
Y por fin, después de 9 años, se va a juzgar al asesino.
El 19, 20 y 21 de Junio a las 10:30 en la Audiencia Nacional
El día 19 de Junio desde las 10:00 de la mañana frente a la Audiencia Nacional, concentración, en memoria de Miguel Ángel Blanco y como apoyo a su familia en un día tan duro, y tan importante a la vez.

Contamos contigo


CUANTOS MAS SEAMOS, MEJOR

PASALO!
49 GoooooooooN, día 13 de Junio de 2006 a las 12:35
esperteyu, pero con cuidado, porque el apoyo bien intencionado a familiares y amigos se puede tambien interpretar como una intromision en la justicia si se va de las manos.
50 Mi, día 13 de Junio de 2006 a las 12:37
El Critico en 72# dice: Ahora hay un debate entre las altas instituciones del dentro-derecha sobre si seguir una linea moderada u otras más contundente.

Este debate no es visible pero es necesario.

En cuanto a Flash en 74#, hace referencia a Vidal-Cuadras, creo que forma parte de ese debate necesario, no sé si sería conveniente echar gasolina al fuego.

Quizás sea cierto que con Vidal-Cuadras el PP nunca sacó tantos diputados en el Parlamento Catalán, pero también es cierto que ahora se ha radicalizado mucho más y sufriría un fracaso aún mayor que el que cosechó mayor Oreja en el País Vasco.

« 1 2 3 4 5 6 7 »

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899