Pío Moa

« Adiós a un amigo | Principal | Hechos e ideas en el siglo XIX »

Chusma política / Católicos en el Frente Popular

14 de Octubre de 2009 - 13:07:30 - Pío Moa

Compartir:
Menéame Tuenti

De los políticos españoles de mediados del siglo XIX decía un embajador inglés: "Son golfos de primer orden, unos petimetres fanfarrones, mediocres alumnos de actores de segunda fila del Theâtre Français". Nos cuenta el "popular" Ignacio Cosidó que el caso Faisán es "la mayor vergüenza, traición e ignominia en la lucha contra el terrorismo". Acosados por el caso Gürtel (por cierto, ánimo a Costa: que los actores de segunda no paguen por los peces gordos), los populares ensayan la farsa, haciéndoses los indignados. ¡No, hombre, no! No ha habido tal lucha contra el terrorismo, sino colaboración con él, y el caso Faisán, con todo lo que revela de putrefacción de algunos jueces y policías y de todos los políticos sociatas, es casi una fruslería al lado de los aspectos políticos de esa colaboración. En la que han participado de lleno Rajoy y su camarilla. ¿Cómo lo han hecho? Desactivando el movimiento ciudadano de protesta e imitando el estatuto catalán, clave de toda la maniobra. Señoritos golfos y actores de medio pelo.

-------------------------

La semana pasada, en Época:

CATÓLICOS EN EL FRENTE POPULAR

El periodista Daniel Arasa ha escrito Católicos del bando rojo, donde descubre el mediterráneo de que también hubo católicos en el bando del Frente Popular; y el político Durán i Lleida ensalza el libro como "muy necesario en una sociedad que ha tenido la costumbre de reescribir la historia según quien gobierna". El señor Durán debe de haber vivido en un país distinto de España, porque aquí la historia predominante en los últimos tiempos del franquismo era la izquierdista, y lo siguió siendo en la transición, bajo UCD, más acentuadamente bajo el PSOE y bajo Aznar, no digamos ahora mismo, en que la historia ha entrado en fase oficial de falsificación pura y dura, quizá más aún en Cataluña que en el resto del país. Bajo Aznar salieron apologías de Azaña, las Brigadas internacionales fueron puestas oficialmente por las nubes, y comenzaron los manejos de la "memoria histórica", con enorme proyección mediática. Excepto por unos pocos que nos hemos opuesto a esa corriente, la historia abrumadoramente mayoritaria ha sido, con cualquier gobierno, la misma que satisface a Durán y a tantos más. Lo que ha ocurrido es que en los últimos años algunas obras contrarias a las versiones de izquierdas han alcanzado gran difusión, la historia digamos oficialista no ha logrado refutarlas, y el señor Durán, afecto a la historia subvencionada, se siente desconcertado.

Se nos informa de que el libro "desmiente el tópico de que todos los católicos apoyaron a Franco en el 36". Un supuesto tópico que nadie sostiene, en realidad, por lo que ya nos ilustra sobre la falsificación de principio. Nadie ignora que hubo muchos católicos soldados, gente común, algunos políticos, militares intelectuales y hasta curas en el bando del Frente Popular. Los primeros, en su mayoría, porque "les tocó" y no pudieron o no quisieron huir, bastantes por no poner en peligro a sus familias y otros, en fin, por razones diversas y a veces llamativas. Estas cosas ocurren siempre, pero lo importante en la historia es el carácter fundamental que toman los hechos, no las excepciones o hechos secundarios.

Y los hechos son que el bando rojo empezó ya en 1931 a quemar iglesias, bibliotecas y centros de enseñanza por el delito de ser católicos. Que durante la república no cesaron las provocaciones, insultos y vejaciones a los católicos. Que en la insurrección guerracivilista de 1934 decenas de clérigos fueron asesinados y más iglesias destrozadas. Que al imponerse el Frente Popular en febrero del 36, los ataques y propaganda contra la Iglesia llegaban a incitaciones al asesinato, con incendio de centenares de templos, joyas artísticas o históricas no pocos de ellos. Que apenas reiniciada la guerra en julio de ese año comenzó una campaña de exterminio del clero, quema sistemática de iglesias y monasterios, incluyendo archivos y bibliotecas invalorables, robo también sistemático de bienes diversos, y hasta destrucción de cruces y lápidas en los cementerios. Esto no es propaganda, son hechos indudables, y no hace falta ser creyente para entender su significado.

Ello vuelve muy curiosa la actitud de los políticos, intelectuales y hasta curas católicos del bando rojo. Suele mencionarse el caso del general Aranguren como "fiel a su juramento a la república". Al parecer no se enteró de que la legalidad republicana fue asaltada en octubre de 1934 y concienzudamente arruinada en 1936. Y que lo fue precisamente por el bando rojo al que sirvió. Al parecer, una de las persecuciones más sanguinarias de la historia no impresionaba demasiado a ninguno de esos católicos, ni les daba motivo suficiente para caracterizar a los perseguidores. ¿Qué maravillas verían en ellos? Posiblemente las mismas que ven ahora en la ETA determinados obispos y curas, sobre todo en Vascongadas. O que han llevado a tantos clérigos a apoyar el comunismo, el separatismo y otros movimientos "liberadores".

-------------------------- 

Carta abierta de Vidal-Quadras a Rubalcaba

"El motivo por el que te dirijo estas breves líneas es formularte una pregunta apoyándome en la conocida afirmación de Claude Lévi-Strauss de que la sabiduría no consiste en proporcionar las verdaderas respuestas, sino en formular los verdaderos interrogantes.

Así, tú y yo, tanto si tienes a bien contestarme como si optas por no hacerlo, saldremos de este lance un poco más sabios. Hoy he leído con estupor en titulares unas declaraciones tuyas en las que sientas la tesis siguiente: "Lo que España no puede hacer es negar la decisión de un Parlamento democrático elegido por los catalanes". Es decir, que la soberanía indivisa del pueblo español consagrada en la vigente Constitución de 1978 con inequívoca rotundidad en su artículo 1.2 no es tal y que, por el contrario, son las asambleas autonómicas las que han de prevalecer en sus decisiones sobre la voluntad general de la Nación, perfectamente definida, sin ambigüedad alguna, en el artículo 2, donde, también de forma clara y precisa, se establece que soberanía y autonomía son cosas distintas. La primera, asociada al poder constituyente, corresponde en exclusividad a la Nación española en su conjunto, mientras que la segunda, expresada en los correspondientes Estatutos, queda obviamente subordinada a la primera.

Tú eres una persona de sólida formación y probado rigor intelectual –no en vano procedes, como yo, de las ciencias "duras"– y, por tanto, eres absolutamente consciente de que al situar a la soberanía nacional, de la que es depositaria la ciudadanía española en su totalidad, sin que quepa fragmentarla o distribuirla en compartimentos, por debajo de las resoluciones adoptadas por un parlamento autonómico, estás diciendo un disparate monumental y faltando a las solemnes promesas que hiciste, tanto al tomar posesión de tu cartera ministerial como de tu escaño de Diputado en el Congreso. A partir de estos hechos indiscutibles, mi pregunta es:

¿Por qué has pronunciado públicamente unas palabras que hacen un daño inmenso a la Nación a la que te has comprometido a servir y que sabes sin ningún género de duda que son falsas?

Espero con impaciencia tu respuesta o tu silencio. La una me permitirá comprender hasta qué punto has perdido cualquier escrúpulo moral, el otro revelará que te queda una sombra de vergüenza".

Comentarios (106)

« 1 2 3 »

101 bacon, día 15 de Octubre de 2009 a las 11:24
Escribe Moa en el texto de Época:
"El señor Durán debe de haber vivido en un país distinto de España, porque aquí la historia predominante en los últimos tiempos del franquismo era la izquierdista".

Eso es algo que los jóvenes suelen ignorar y que, desde luego, nunca se va a contar en esa multitud de documentyales sobre el franquismo y temas relacionados, que siempre caen del mismo lado.
Y ese predominio de la izquierda en ambientes intelectuales y muy especialmente en la universidad ocurría ya diecitantos y quizás veinte años antes de la muerte de Franco. Otro tanto sucedía con el nacionalismo catalán. Franco ganó la guerra, pero en la guerra de la propaganda, la izquierda triunfó sin ninguna duda.
102 alruga, día 15 de Octubre de 2009 a las 11:29
:-)))))))))))))))))))))))))))

El presidente Fundador del PP ha recalcado que los políticos deben tener una "moral indestructible", algo que Fraga ve claramente en el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón.

"Tiene mucho futuro en el partido. Tiene gran capacidad de liderazgo", ha opinado Fraga.

103 jjvr, día 15 de Octubre de 2009 a las 11:32
alruga chiquillo, ¿por que no nos haces la exégesis de la carta de tu admirado Sastre?
104 alruga, día 15 de Octubre de 2009 a las 11:39
Las empresas de Díaz Ferrán tiene deudas con la Seguridad Social, impagos a trabajadores, embargos…

Un líder de los empresarios… incapaz de mantener a flote sus propios negocios


El líder de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán reclama al Gobierno a través de la patronal desde la intervención pública ante las dificultades económicas de empresas privadas hasta una suntanciosa reducción en las cotizaciones a la Seguridad Social. En el trasfondo de estas peticiones se encuentran las propias dificultades de sus empresas, acuciadas por las deudas a la Seguridad Social, los impagos e incluso los embargos. Los problemas de gestión en sus empresas le restan capacidad de negociación con el Gobierno cuando representa a la CEOE, como ocurrió en uno de sus encuentros con Gobiernos y sindicatos en los que uno de los participantes le espetó: “¿Y tú por qué pides rebaja en las cotizaciones de la Seguridad Social si no las pagas?”.
105 alruga, día 15 de Octubre de 2009 a las 12:11
El cuarto pilar del bienestar
VICENÇ NAVARRO

En las elecciones legislativas a las Cortes españolas del año 2000, el candidato a la presidencia del Gobierno español, Josep Borrell, me pidió que dirigiera la dimensión social del programa electoral de su campaña. Al reunirnos para hablar de las propuestas que debieran incluirse en su programa, Borrell me pidió mi opinión sobre los mayores déficits existentes en el Estado del bienestar español, a lo cual respondí que uno de los mayores era el escasísimo desarrollo de los servicios de ayuda a las familias, tales como escuelas de infancia para niños de 0 a 3 años y servicios domiciliarios para personas con discapacidades y dependencias. En España se pone retóricamente a las familias en un pedestal para luego olvidarse de ellas. España es uno de los países europeos que provee menos políticas públicas de apoyo a sus familias.

En la mesa donde estábamos había una silla rota, con solo tres patas. Le indiqué a Borrell que nuestro Estado del bienestar era como aquella silla: es decir, tenía tres patas. Teníamos el derecho de acceso a los servicios sanitarios, el derecho a la educación y casi el derecho a las pensiones (con el establecimiento de las pensiones no contributivas). Pero nos faltaba la cuarta pata: el derecho de acceso a los servicios de ayuda a las familias. De ahí que, utilizando el símil de la silla a la cual le faltaba la cuarta pata, utilicé la expresión de que nos faltaba “el cuarto pilar del bienestar” que garantizara tal derecho. Así fue, pues, como surgió el término, que ha hecho amplia fortuna. Borrell, uno de los políticos con mayor sensibilidad social en España, aceptó mi sugerencia e incorporó la propuesta en su programa, que Joaquín Almunia, que le sustituyó, hizo también suya. Y cuál fue mi sorpresa al comprobar que, en un caso de mimetismo oportunista, apareció también en el programa del PP, utilizando incluso el mismo término de cuarto pilar del bienestar.

Aunque se utiliza ampliamente el término, se ha reducido su significado, incluyendo sólo los servicios de dependencia, habiéndose eliminado de tal derecho el acceso a las escuelas de infancia, lo cual es un gran error. La evidencia científica existente señala que la educación de los infantes a esta edad es de una enorme importancia para su posterior desarrollo intelectual y emotivo. En España no parece haber conciencia de este hecho puesto que incluso se llama a tales centros guarderías, como si su función fuera la de guardar o aparcar a los niños mientras los padres trabajan. Y mientras
que esta función de guardar a los niños es muy importante, facilitando la integración de la mujer en el mercado de trabajo, la función de tales centros debiera ser educativa además de guardería. Y en España estamos muy retrasados. Como promedio, sólo el 10% de los infantes en España tiene acceso a las escuelas de infancia públicas. En Suecia es el 58%. El establecimiento del derecho de acceso a tales servicios es de una enorme importancia y urgencia. En España, cuando decimos familia, queremos decir mujer. Y el escaso desarrollo de los servicios de ayuda a la familia se debe al escaso poder de la mujer en España.

Me dio una gran alegría que, por fin, las Cortes españolas aprobaran la Ley de Dependencia. Y que bajo la hábil dirección del ministro de Trabajo de entonces, Jesús Caldera, se estableciera a lo largo del territorio español. Ha sido una muy buena ley, pero, como consecuencia de las políticas liberales del equipo económico del Gobierno socialista, ha estado subfinanciada. Ha existido una enorme insensibilidad de los sucesivos gobiernos españoles (tanto conservadores como socialistas) hacia la importancia de la inversión social para mejorar la calidad de vida de la ciudadanía y también para mejorar la eficiencia económica.

En España, la inversión pública se ha entendido primordialmente como inversión en infraestructuras físicas (transporte y comunicación, por ejemplo) y educativas, pero raramente se ha tenido una concepción más amplia, incluyendo, por ejemplo, inversión en el cuarto pilar del Estado (escuelas de infancia y servicios domiciliarios), y ello a pesar de que invertir en tales servicios facilitaría la integración de la mujer al mercado de trabajo, la intervención social más importante para mejorar la economía del país. Si España tuviera el mismo porcentaje de mujeres en el mercado de trabajo que tiene Suecia (donde existe tal derecho), tendríamos tres millones más de creadores de riqueza y pagadores de impuestos y cotizaciones a la Seguridad Social, realidad que la mayoría de diseñadores de las políticas económicas ni siquiera entienden. Contribuye más a la riqueza del país invertir en tales servicios que reducir el tiempo de viaje de Madrid a Barcelona (con el AVE).

Otra consecuencia del escaso desarrollo del cuarto pilar del bienestar (no sólo servicios de dependencia sino también escuelas de infancia) es que España tiene la fecundidad más baja del mundo, en contra de los deseos de las familias, que nos dicen, a través de las encuestas, que, de poder escoger, les gustaría tener dos niños por familia. Hoy tienen, como promedio 1,3, uno de los más bajos de la UE. La mujer joven española retrasa formar una familia y cuando tiene niños tiene menos de los que desea debido a las condiciones del mercado de trabajo y a la ausencia de aquellos servicios que le permitirían compaginar sus responsabilidades familiares con su proyecto profesional laboral. La mujer española lo tiene muy difícil en nuestra sociedad; cuida de los infantes, de los jóvenes (que viven en casa hasta que tienen, como edad promedio, 32 años), de los esposos o compañeros y de los ancianos; además, el 52% trabaja en el mercado laboral. Y todo ello con muy escasa ayuda del Estado (y del hombre cuyo apoyo a las tareas familiares es de los más bajos de la UE). No es de extrañar, por lo tanto, que la mujer española tenga tres veces más enfermedades debidas al estrés que el hombre. Estas son las consecuencias del machismo en España.

Vicenç Navarro es catedrático de Políticas Públicas de la Universidad Pompeu Fabra y director del Observatorio Social de España
106 alruga, día 15 de Octubre de 2009 a las 12:14
Qué celebran el 12 de Octubre
Hoy son compañías petroleras, bancos y telecomunicaciones. Ayer fueron la Pinta, la Niña y la Santa María. Hoy llegan en aviones, internet y mentiras que apoyan silentemente golpes de estado. Ayer fueron barcos y religión

Cuando llega esa fecha, aparece en mi memoria lo que muchos y muchas indígenas del continente padecieron y sufrieron durante siglos con la llegada de los invasores. No dejo de pensar en los millones de víctimas inocentes: niños, mujeres, ancianos, hombres que dieron su vida por defender su territorio, su lengua, su cultura, en definitiva por defender su identidad, que como pueblos mayas, incas, aztecas y un sinfín de identidades humanas se hallaban en esas tierras del «nuevo continente» y el invasor hizo todo lo posible por desterrar. Sabían que un pueblo sin cultura y sin identidad, es mucho más «sumiso». Los que llegaron impusieron a base de torturas, mentiras, espadas, cañones... una lengua, una religión, una forma de vida y cultura diferentes a las que había en aquellas ciudades y pueblos.

Algunos historiadores arguyen que antes de la llegada de los invasores en esas tierras ya ocurrían masacres y asesinatos... incluso llegan a decir que algunos pueblos dieron las gracias al invasor por haberlos liberado. Argumentan que lo mismo hacían los imperios azteca, maya e inca. Sin embargo, y a estas alturas, no podemos olvidar que la historia que conocemos, la que leemos en los escritos que dejaron, cómo no, los escribas de los invasores, es el punto de vista del vencedor. No conocemos, por tanto, casi nada de cómo vivían y se relacionaban esas culturas antes de la llegada de los invasores. Quienes escribieron la historia estaban al servicio de quienes ordenaban y orquestaban los saqueos y asesinatos, ellos tenían una ideología y una teología, y su teología y su ideología permitían -¿permiten?- y justificaban -¿justifican?- el exterminio.

El indio no tenía alma desde el punto de vista de la teología de entonces. Eran y vivían como animales; por tanto, contra ellos valía todo. Es más, otro de los argumentos que encontramos en esos escritos es que Dios había puesto las riquezas en aquél continente para que, precisamente, los invasores llegaran a por ellas, porque su dios así lo había querido desde el principio de los tiempos.

No fue, pues, un encuentro, ni un descubrimiento. La imposición de una lengua a quienes sobrevivían a tan horrendos crímenes se convirtió en el método eficaz para hacer prevalecer la voz y la religión del imperio. También, por si alguien tiene dudas de ello, los invasores fueron los primeros en utilizar en aquel exterminio las enfermedades. Manera sutil de asesinar. Hoy lo conocemos con el nombre de guerra bacteriológica, guerra química o como armas de destrucción masiva.

Los españoles llevaron a aquel continente ciertas enfermedades, y al principio los invasores no eran conscientes de que los que allí vivían, ante esas nuevas enfermedades como la gripe, varicela, sarampión, etc. los «indios» no tenían defensas. Al darse cuenta de ello, sin embargo, los invasores, empezaron a utilizarlas como arma más barata para exterminar a los pueblos.

Hoy no se celebra el encuentro de culturas, como muchos creen. Es más, para que podamos entender y ver la pomposidad imperial, ellos celebran este día que han dado en llamarle Día de las Fuerzas Armadas. De ello podemos concluir que lo que subyace en este día es regodearse en cómo exterminaron a millones de indígenas de Abya yala (América latina). Eso es lo que trajo consigo esa fecha del 12 de octubre.

Sólo así entendemos por qué hoy celebran el Día de las Fuerzas Armadas y no el «encuentro de culturas». Sólo así podemos entender cómo y porqué es el día no de la «hispanidad», sino el día de las armas. Hoy son tanques, aviones, metrallas, «soldados profesionales» los que desfilan... ayer fueron la espada, cañones, caballos y religión y ladrones y delincuentes a quienes obligaban a embarcarse los que desfilaban por encima de cuerpos sin vida de niños, mujeres, ancianos.

Hoy son compañías petroleras, bancos y telecomunicaciones. Ayer fueron la Pinta, la Niña y la Santa María. Hoy llegan en aviones, internet y mentiras que apoyan silentemente golpes de estado. Ayer fueron barcos, religión y sacerdotes que argumentaban que su dios les bendecía con toda clase de parabienes con tal de quitarle a los indios sus tierras y sus riquezas. Mientras escribo suena la canción del cantautor mexicano Gabino Palomares «La maldición de Malinche». «Hoy les seguimos cambiando oro por cuentas de vidrio y damos nuestras riquezas (...) Hoy nos siguen llegando rubios y les abrimos las puertas y los llamamos amigo, pero si llega cansado un indio de andar la sierra lo humillamos y lo vemos como extraño. Hipócrita que te muestras humilde ante el extranjero pero te vuelves soberbio con tus hermanos del pueblo».

« 1 2 3 »

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899