Pío Moa

« Castilla e Inglaterra | Principal | "El español excitable y gárrulo" / La infancia de Franco (y de cualquiera) »

Castilla del Pino y Fernández de la Mora sobre Franco

12 de Noviembre de 2009 - 09:13:20 - Pío Moa

Compartir:
Menéame Tuenti

"A Franco lo he odiado durante cuarenta años (...) Gracias al odio, la humanidad ha progresado".

"Francisco Franco Bahamonde ha sido el personaje más nefasto de la historia de España desde el neolítico".

Así decía Carlos Castilla del Pino, psiquiatra, comunista, y no hay más remedio que admirarse de los extraños vericuetos de la mente humana. En parte es lógico que lo creyera nefasto, porque Franco derrotó al comunismo en España, pero de un intelectual se espera una mayor ecuanimidad. Castilla, cuando decía estas cosas, ya no osaba confesarse comunista, había caído el muro de Berlín y estaba de manifiesto lo que esos regímenes habían significado, por lo que la victoria de Franco en la guerra civil solo puede considerarse una hazaña que salvó a España de una pesadilla. Y no fue su único mérito, como sabemos: libró a España de la guerra mundial, otra hazaña invalorable; derrotó al maquis en pésimas condiciones internacionales y en una época de penuria, otro mérito extraordinario cuando tan difícil o imposible se demostró en muchos países vencer las guerrillas comunistas; dejó una España próspera y sin odios... ¿Es que se pueden pasar por alto estos hechos absolutamente objetivos? Ningún otro estadista hizo más por España en dos siglos.

Y en esa España que prosperó como nunca desarrolló Castilla, sin problemas, una notable carrera, a pesar de que su ideología marxista lastró sus obras, haciéndolo un Lisenko de su especialidad como ha ocurrido con tantos historiadores. No tenía ningún motivo de odio racional, salvo lucubraciones sobre la represión y similares, que chocan en un comunista, habiendo sido su ideología la más sangrientamente represora del siglo XX.

Su autobiografía es deprimente, su actitud hacia sus hijos tiene algo de espeluznante. Y era psiquiatra.

****

"No amaba el poder, despreciaba profundamente la politiquería y solo hacía uso de su autoridad cuando era absolutamente necesario. Resolvía después de escuchar diferentes opiniones y de sopesarlas. Era pragmático, objetivo y más bien lento en la toma de decisiones, pero muy seguro (...) Le gustaba delegar y que cada uno se responsabilizara de su propia jurisdicción (...) Si psicología era muy compleja; pero básicamente me pareció un sentimental, más bien tímido, regido por una voluntad de hierro, una razón muy respetuosa con los datos y un coraje sobrehumano. Cuando estaba relajado, que era casi siempre, gustaba de la chanza y la ironía, características de su tierra galaica (...) Aunque ello haya sido malo para España, Franco tuvo la fortuna coyuntural de estar emparedado entre Negrín y Suárez, lo cual ha contribuido, si cabe, a agigantar, por contraste, su alta talla histórica".

"No era un dogmático, ni siquiera un doctrinario, sino un hombre de principios éticos y patrióticos que se plegaba a la realidad como el soldado al terreno. Rectificaba cuando se equivocaba, se adaptaba con mesura a las cambiantes circunstancias y evolucionaba; pero siempre sin caer en el oportunismo, sin abdicar de sus creencias esenciales, la principal el catolicismo".

Es preciso reconocer que este retrato, hecho por Gonzalo Fernández de la Mora, concuerda mucho más con los evidentes méritos históricos de Franco.

---------------------------------------

Cuando hice el viaje por la Vía de la Plata no encontré a nadie más que lo hiciera. No es que la Vía fuera desconocida, pues había varios estudios académicos como el de Roldán Hervás, y también alguno turístico, que destacaba el valor histórico y artístico de ciudades de la ruta, como Zafra, Mérida, Cáceres, Salamanca, Zamora o Astorga, pero eran propuestas para hacer el recorrido en coche. Parece que a muy poca gente se le ocurría la idea de hacerlo a pie, como tampoco por entonces, o al menos unos años antes, casi nadie andaba el camino clásico de Santiago. Hacia 1982 yo salí de Jaca con intención de llegar a Santiago, pero tuve que abandonar en Burgos, harto de marchar por la carretera al lado de coches y camiones, y tampoco encontré a nadie que hiciera la ruta. Entonces escribí algunos artículos en Diario 16 y en ABC proponiendo que se preparase una red de sendas para caminantes, ciclistas y jinetes, que podría dar pie a un turismo cultural de gran interés, pero la idea no tuvo ningún eco. Después de recorrer la Vía de la Plata, elaboré con una arqueóloga un proyecto para convertir las sendas algo dispersas en un camino señalizado, que recuperase trozos de calzada e instalase albergues al modo de las antiguas posadas o mansiones romanas. Es más, proponíamos hacer una red de sendas por todo el país, señalizadas con árboles y siguiendo en lo posible las calzadas romanas, que, como sabemos, fueron los cauces por los que España tomó forma como nación cultural. En diversos países europeos hay desde hace muchos años numerosas sendas señalizadas, generalmente con carácter deportivo, pero en este caso tendrían además un sentido cultural del mayor interés. Presentamos la idea aquí y allá, pero nuevamente sin el menor éxito.      

Sin embargo hoy han cambiado algo las cosas. El camino de Santiago se revitalizó cuando Fraga Iribarne, que entonces mandaba en Galicia, puso mucho empeño en darle propaganda nacional e internacional aprovechando un Año Jacobeo, y hoy la mayor parte del camino transcurre por sendas fuera de las carreteras.

Y he podido constatar que la Vía de la Plata, que es también un camino de Santiago, está señalizada y pasan por ella muchas personas de todas las edades y de muy diversos países. Quizá le faltan posadas, cuyo modelo podían ser los albergues juveniles, pero hay que suponer que todo se andará. En otros países europeos existen desde hace mucho tiempo redes de caminos señalizados, generalmente de carácter deportivo, pero los aquí propuestos tendrían además un carácter cultural extraordinario.

Decía que cuando seguí la Vía de la Plata casi nadie viajaba a pie en España, y cuando hablaba de promoverlo a otras personas les parecía algo absurdo y primitivo, pudiendo irse tan rápida y cómodamente en coche. Y es que el viaje a pie, debe reconocerse que tiene sus incomodidades. Uno tiene que cargar con el equipaje, soportar el cansancio, los soles o los fríos y, sobre todo al principio, las ampollas en los pies, a veces hay que dormir al fresco o seguir andando más de la cuenta si no se encuentra una pensión o fonda donde se esperaba; los bichos tienen más oportunidad de picarle a uno y es fácil también desorientarse, ahora menos, con la señalización. A mí me ocurrieron todas esas cosas y muchas otras. Recuerdo un libro de Gregorio Morán, escritor asturiano afincado en Barcelona y titulado expresivamente Nunca llegaré a Santiago, sobre el que hice una reseña hace tiempo. "La portada nos muestra al muy laico peregrino con una cara que es un poema. Se ve que no estaba habituado a andar y sufría mucho, a pesar de que salió con otra persona. Ya en Pamplona comprenderá que ha cometido un grave error: "No nos consuela nada que los dos curas y una empleada se admiren de nuestra voluntad por hacer la Ruta Jacobea. Incluso se me atraganta la bilis cuando uno de los sacerdotes añora nuestra libertad para poder hacerlo. (...) Me arrepiento de no haberle dicho lo que pensaba, y posiblemente hice bien. No habría entendido nada y se habría escandalizado de que alguien le dijera que se engañaba a sí mismo, o era un cínico, o ambas cosas". No obstante, el viaje tuvo su belleza: "Después de unas horas de marcha no había a nuestro alrededor más que fábricas y talleres y algún descampado con basura". También hallazgos notables, como este cartel ante un minifundio navarro: "Zepo en la tierra si lo pisas te arranca la pierna". Y encuentros novelescos: "Llegamos (...) derrengados y helados hasta las ingles. Tras mucho insistir, al timbre y a las voces aparece un conserje que nos mira con una sonrisa de superioridad y nos espeta (...). "Vagos". Sin mochila y en otro estado le habría dado sin piedad una patada en los cojones. Lo repitió dos veces. "¡Vagos! ¡Vagos!" y añadió como colofón: "¡son las ocho!".

Con tantas emociones, el autor persiste en su dura marcha, y el lector agradece ese tesón casi heroico, pues le proporciona bastantes carcajadas, levemente culpables porque es bien visible que el caminante no busca en absoluto hacer gracia. Morán, que ha escrito varios libros interesantes de historia reciente, es un descreído, no le sobra humor ni ánimo aventurero, y su sensibilidad choca con la tradicional del camino. Sólo en León se da por vencido, y tomando el autobús, deja a un lado Santiago y termina en Finisterre. Real como la vida misma. Y uno se pregunta entonces cómo pueden estar entre sus mejores recuerdos los viajes a pie que ha hecho.

Y es que las compensaciones son muy superiores a las incomodidades. Cuando uno echa a andar por campos y montes, sin otro objeto que llegar a algún lugar a una hora poco concreta, sale de lo cotidiano con mucha más fuerza que cuando va de vacaciones. Parece como si entrase en otra dimensión, el espacio y el tiempo se perciben de un modo muy distinto, y se experimenta una sensación de libertad que no existe en los viajes en coche, o en tren, o programados. Uno se siente en cierto modo dueño del paisaje percibe con mucha más agudeza el paso de las horas, la marcha del sol, la llegada de la tarde y el caer de la noche. Cada jornada parece una vida a pequeña escala, desde el entusiasmo y la fuerza juvenil de la mañana hasta el cansancio por así decir senil del atardecer, con el ocaso del sol como símbolo de otros ocasos.

A mi entender conviene hacer estos viajes en solitario. Por supuesto, se pueden hacer en compañía, lo cual tiene muchas ventajas, pero el carácter del viaje cambia entonces. Yo fui solo la mayor parte de ellos: la sensación de libertad es mayor, uno paga sus propios errores y no los ajenos, las sensaciones del entorno son más nítidas y los encuentros ocasionales más vivos. Claro que a veces es más aburrido, y no es aconsejable para las personas que no soportan la soledad.

Me aficioné a este tipo de viajes después de leer el Viaje a la Alcarria, de Cela, una verdadera obra maestra. Cela hizo buena parte del viaje en compañía, pero el libro está escrito como si hubiera ido solo todo el tiempo, un truco literario que, en definitiva, le da mayor viveza. Luego leí otros libros de viajes suyos que ya no me parecieron tan buenos. En todo caso, como digo, me aficioné e hice bastantes más viajes por el estilo, aparte del que relato en el libro que ahora presento...

**** Empresas contra la libertad

La empresa que gestiona el monopolio de la publicidad en los autobuses urbanos de La Coruña ha rechazado nuestra oferta de contratación, conforme a su tarifa de precios, de una campaña por la cooficialidad lingüística -que es la regla general- también en la toponimia -que es la excepción. Una excepción carente de justificación-.La campaña llevaría el lema "La Coruña, con L de Libertad", y en ella se explicaría que lo que pretendemos, con el respaldo de asociaciones de vecinos, comerciantes, cívicas en general y ciudadanos a título singular, es la cooficialidad de los nombres en los dos idiomas, allí donde existen, y no, como hicieron los normalizadores compulsivos,sustituir el nombre oficial actual, por el expulsado de la cooficialidad. No es una campaña revanchista, sino reparadora. Pero no ha sido posible: el que manda en la publicidad de los autobuses públicos -una extensión directa del poder municipal- ha dicho que nada de política antes de las elecciones.

En el archivo anexo lo relatamos.

Gracias por su interés.

http://www.corunaliberal.es/

Pilar Pato, presidente de Coruña Liberal.

**** Aído gasta 845.000 euros en "investigaciones feministas". Convertir la ideología en negocio (con dinero público) ha sido el gran hallazgo de esta gente. Las "investigaciones feministas" son desde hace décadas un fuente considerable de ingresos para unas cuantas y unos cuantos, en las universidades. La tiorrilla va a impulsarlas más aún. Nunca les llega el dinero que, según afirman, "no es de nadie".

Comentarios (103)

« 1 2 3 »

1 briganti, día 12 de Noviembre de 2009 a las 09:49
Hay muchas biografías sobre Franco, pero no conozco estudios psicológicos.
A mi me parece que Franco tenía mucho de puritano; es decir, el hecho de haber tenido un padre mujeriego, bebedor y pródigó que amargó la existencia a su familia le marcó para siempre.
De ahí, por ejemplo, como respuesta, su valor físico en Africa, su odio al juego, y su rechazo a los líos de faldas y a sus protagonistas.
Ese estudio sería verdaderamente interesante.
2 Contable, día 12 de Noviembre de 2009 a las 10:04

Franco: un Triunfador nato.

3 Hegemon1, día 12 de Noviembre de 2009 a las 10:38
Este pasado octubre, aprovechando que el tiempo era aún excelente, casi veraniego, busqué por internet alguna ruta por las montañas de León y Asturias que no durara más de 5 horas y que fuera circular.La verdad es que hay bastante afición a las rutas de montaña y de senderismo. Algunas páginas Web son del Ayunmtamiento de alguna comarca o de la junta de Catilla y León o de la Comunidad de turno. Otras son de particulares, aficionados al montañismo y al disfrute del paisaje. El caso es que entre las muchas opciones que me ofrecían, me incliné por la ruta del nacimiento del rio Sil, como digo en las montañas entre León y Asturias, en la comarca de Babia (León). Creía yo que iba a estar sólo o que como mucho vería a algún pastor, vecino de algún pueblin pequeño. Me equivoqué. Me encontré desde parejas, familias enteras que iban a pasar el día en el campo hasta expertos montañeros que por la indumentaria se les notaba que no era la primera ni la más dificil ruta que hacían. El caso es que después de 3 horas, mi mujer, que había estado de mal humor desde el principio porque esto de las rutas no lo ve claro, dió por cumplida la misión y dijo "a dónde quieres llegar, a Asturias?....¿y por que no?"...

Asturias se alcanzaba a golpe de vita pero el llegar caminando y a través de las montañas ya era otro cantar. Aquí estoy de acuerdo con Moa, es mejor hacerlo sólo y andar lo que te apetezca, sin cargar con nadie que no disfrute del paisaje y que no lo aprecie. Después de la breve experiencia, me he propuesto hacer la misma ruta pero esta vez con la intención de llegar a alguna parte, tal vez a algún pueblo de Asturias para volver en autobus con unos cuantos días en las piernas sobreviviendo en el impresionante paisaje de esa zona de España.

Las rutas a las que se refiere Moa también me atraen. El Gobierno del Principado, con esto del Camino de Santiago, no se quiso quedar atrás y consiguió meterse en el negocio con los dos caminos hacia Santiago que existen en Asturias. Saliendo de Léón hacia Oviedo en una caminata de 4 días, pasando por el Puerto Pajares, para visitar la catedral y seguir camino a Galicia por la ruta costera o la inerior. No se deciros cuál es la más espectacular, pero merecen la pena. En estas dos rutas te puedes encontrar albergues o se pasa por algunos pueblos con hostal y hoteles.

La que quiero hacer de primero es la que va de León a Oviedo.
4 Contable, día 12 de Noviembre de 2009 a las 11:16

El poco ingenioso y muy obtuso hidalgo Don Zoquete de la Moncloa, ha encontrado en el depuesto Zelaya a su princesa Micomicona.

Y allí que te va con su escudero Borrachinos, éste bien empapado en espirituosos caldos, por los riscos de Sierra Morena, liberando galeotes y haciendo otros quebrantos.
5 sinrocom, día 12 de Noviembre de 2009 a las 11:43
? Y la de la Vega?, ?De la Verga?, no, mas bien la del "Acantilado"

Eso ya es el colmo del sociolistismo. Mandar traer a esos desgraciados somalies, para crear aqui mas cortinas de humo, poniendo en peligro la vida de toda la tripulacion, y causando una pasadilla y la tremenda incertidumbre de las pobres familias.
Ese delito... con grilletes de por vida en una celda con ratas.
6 tigrita, día 12 de Noviembre de 2009 a las 11:59
¿Gustaba del poder?, Los hechos parecen confirmarlo, despreciaba profundamente la politiquería y solo hacía uso de su autoridad cuando era absolutamente necesario que era casi siempre. Resolvía después de escuchar diferentes opiniones y de sopesarlas. Era pragmático, objetivo y más bien lento en la toma de decisiones, pero muy seguro. Le gustaba delegar y que cada uno se responsabilizara de su propia jurisdicción. Si psicología era muy compleja; si bien reservado, estaba informado por una voluntad de hierro y un coraje sobrehumano. Cuando estaba relajado, que era casi nunca, gustaba de la chanza y la ironía. De lo acertado de su política, los hechos cantan. Un país como Rusia, con un atraso de siglos, convertirla en veintitres años en la poderosa Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, y todo ello en medio de una guerra de exterminio, fue un milagro. Lo siento Arrov, pero tigrita está convencida que este ser superior era un enviado del cielo para combatir a Satanás encarnado, y vencerle fue un hecho milagroso, y sin esta intervención milagrosa, seguramente la historia de Europa sería otra. Qué la URSS haya vuelto a ser la vieja Rusia, me reafirma en esta opinión, y contribuye a resaltar aún más, la alta talla histórica y providencial del personaje.

No era un dogmático, ni siquiera un doctrinario, sino un hombre de convicciones que se plegaba a la realidad como el soldado al terreno. Rectificaba cuando se equivocaba, se adaptaba con mesura a las cambiantes circunstancias y evolucionaba; pero siempre sin caer en el oportunismo, sin abdicar de sus creencias esenciales, la principal el comunismo.
7 sinrocom, día 12 de Noviembre de 2009 a las 12:05
Jo tigrita. Estas rayada.

El problema mas grave en tiempos presentes es que este pais esta infectado de tigritas y de mescaleres(otro isulto). Vaya peste.
8 LaPiedra, día 12 de Noviembre de 2009 a las 12:07

“Mi padre opinaba del Rey que era un hombre de corta inteligencia, sin referencias morales y aquejado de codicia” G FERNÁNDEZ DE LA MORA


9 jjvr, día 12 de Noviembre de 2009 a las 12:07
[Sobre la escuadra del Almirante cervera]

Aquí:

http://ia311340.us.archive.org//load_djvu_applet.p...

dejo el enlace al libro, "La Escuadra Española en Santiago de Cuba, diario de un testigo" de Francisco Arderius, ayudante de ordenes de D. Fernando Villaamil a bordo de Furor.

El librito, de apenas 200 paginas y con letra grande, se lee de un tirón por su interés y su buena prosa, tiene la viveza del relato de un testigo presencial que durante los hechos estuvo próximo a uno de los protagonistas de la debacle de la escuadra de Cervera.

Aclara mucho de las circunstancias que rodearon el desgraciado viaje de Cervera a Las Antillas, así como lo referente a las circunstancias que hicieron que la escuadra no escapara de Santiago con el bloqueo aún no formalizado y de que no se llevase a cabo una salida nocturna.

Por supuesto que, a quien ya tenga formada una opinión certera del asunto le sobrará tanto este libro como cualquier otra cosa.

El comienzo del libro con nombre: En un café, narra el encuentro del autor en una cafetería de Madrid con un sabio de tertulia al que oye decir, "¡Si la escuadra hubiera salido por la noche, otro gallo nos cantara!..... a partir de aquí comienza el autor su relato arrancando en unas cartas a familiares y amigos y continuando el relato en primera persona con citas a las confidencias que le hacía su jefe y amigo Fernando Villaamil. Si el libro gusta y engancha, en una tarde se despacha, si no gusta pues basta con no leerlo.

Un saludo y hasta más tarde
10 manuelp, día 12 de Noviembre de 2009 a las 12:20
# 9 jjvr

En primer lugar felicitarle por su tenacidad en la busqueda de datos y referencias que , aunque a determinadas personas dogmáticas no les sirvan de nada, a otros si nos interesan.

Por cierto en ese enlace no se ve más que una pagina en ingles de Google, ¿Como hay que hacer para ver el libro?.

Saludos
11 DeElea, día 12 de Noviembre de 2009 a las 12:23
JJvr

http://blogs.libertaddigital.com/presente-y-pasado...

Sinceramente podríamos pasarnos una eternidad poniendo citas de marinos o aproximados. contra las de los amigos y CIA del Tito podemos poner otras muchas de marinos de más renombre que el amigo Tejeiro (Lead ha puesto algunas) diciendo precisamente lo contrario. Y de aquí no pasaríamos nunca.

Yo preferiría empezar por el principio de todo y seguir las fazañas de este simpático traidor, uno mas entre los liberales amigos de Sagasta y CIA. Pero como parece que usted se empeña en empezar por el final no tengo inconveniente de poder terminar este asunto de la salida diurna y dominguera del Tito.

Parece ser que una de las primeras versiones ya la hemos descartado, y por lo visto históricamente la descartaron con igual rapidez.

La salida diurna y dominguera del Tito para sorprender a los Yankees en los oficios religiosos (en Misa) no fue entonces ni una orden del General Linares ni un consejo del mismo. Al igual que la historiográfica regimental sumerjámosla en el olvido de las indiscreciones pasajeras.

Sobre los focos. Como ha quedado patente, en Santiago existían baterías de costa, (aunque no como las de la Habana) suficientes para anular los focos o, al menos, su extrema proximidad. La escusa de que no disparaban para no delatar sus posiciones, es, aparte de indigna, ridícula, pues las posiciones las conocían hasta las sardinas del lugar. La escusa de no disparar para ahorrar munición es cierta, pero así usada nuevamente indigna. Pues munición había y usar las baterías y la munición para ayudar a la escuadra a salvarse o combatir no es precisamente malgastarla. Vale que no se tire munición en un bloqueo que tirar por tirar no es plan. pero aducir como escusa esto, para negar un apoyo a una operación es no solo ridículo y grotesco sino inmoral. Por otro lado, con las distancias que manejan los Titobrother hubiese bastado un experimentado Sargento de Grumetes cebolleta con Mahuser y plastilina, como ya se ha visto, para no dejar un foco sano.

Ahora nos trae como escusa con X las de el señor Muller Teijeiro, que arguye que no se salio de noche principalmente por lo complicado de la salida de la boca del puerto. Y pone de ejemplo no se que de la compañía Trasatlántica y de que no fondeaban sus barcos allí y similares excusas. Bien pues los barcos de la compañía trasatlántica si fondeaban en Santiago. A lo mejor el señor Tejeiro se refería a alguna circunstancia especial o lo mismo se refería a la época del bloqueo…. si es así, decir, aparte de que es un cachondo mental, que antes del bloqueo entraban y salían y después de él también.

Hubiese sido realmente más fácil señalar las dimensiones, distancias y calados de la boca del puerto, canal y bahía de Santiago, no se si el señor Teijeiro lo hace, al menos en estas excusas que enlaza no.

Lo mismo, lo mismo es, porque la lectura de estos datos no se corresponde con las excusas baratas del señor Tejeiro, ni con los conocimientos del “sustituto” del practico del puerto, que lo mismo era un enchufadillo y no sabia contar ni en metros ni en pies, ¿o si?..... Pues va ser que no. Y no solo tenía razón Bustamante sino que incluso se quedaba corto. Nueva excusa, nueva farsa y nueva infamia.

Corríjame si me equivoco.


Un saludo.
12 kufisto, día 12 de Noviembre de 2009 a las 12:36
BB

buenos días señores

loado sea el señor
13 Perieimi, día 12 de Noviembre de 2009 a las 12:36
Foto del 10 de noviembre de 2009. En el "Día del Veterano".

Los sobrevivientes del campo de concentración de Belene miran un poster con fotos de víctimas del campo, durante una exposición en Sofía, Bulgaria. Cientos de "enemigos del régimen" murieron entre 1949-59 en este campo.


http://www.washingtonpost.com/wp-dyn/content/galle...
14 manuelp, día 12 de Noviembre de 2009 a las 12:37
La autobiografia de Castilla del Pino, en dos volúmenes, "Pretérito imperfecto" y "La casa del Olivo", no me parece deprimente en absoluto. Especialmente el primer volumen es bastante interesante.
En sus últimos tiempos Castilla no se declaraba comunista en absoluto y, cerca de su muerte, fue firmante del "Manifiesto en defensa de la lengua común", lo que le colocaba en una posición bastante alejada del comunismo.
En mi opinion, fue uno de tantos "compañeros de viaje"- objetivamente tontos útiles- en aquellos años sesenta y setenta cuyo ambiente , a nivel mundial, era un caldo de cultivo para el "progresismo" imperante.
Como verá el que lea su mencionada autobiografía, su familia sufrió la represión y el asesinato de varios de sus miembros en los primeros dias de la guerra por parte de las fuerzas republicanas y él mismo formó parte del requeté combatiente con sólo quince ó dieciseis años.
Creo que fue uno de tantos ejemplos de la mayoría de personas, por no decir todas, que cumplimos lo que dice Arthur Koestler- otro desencantado del comunismo- en su autobiografia, algo así como que en un campo de fuerzas polarizado, en teoria es posible permanecer neutral, pero en la practica es imposible.
15 manuelp, día 12 de Noviembre de 2009 a las 12:42
Nadie nacemos enseñados.

Era por entonces un franco estatista, en plena consonancia con los tiempos. Pero leyó, en las navidades de 1903, los Principios de Economía de Carl Menger, fundador de la Escuela Austríaca, y aquello le cambió la vida. Posteriormente dirá que su lectura hizo de él un economista; pero no fue algo inmediato, ya que adquirió su primera formación como tal en el seminario de Eugene von Böhm-Bawerk, discípulo de Menger, que arrancó en 1905.

http://historia.libertaddigital.com/ludwig-von-mis...
16 kufisto, día 12 de Noviembre de 2009 a las 12:43
BB

mis felucitaciones a briganti. has dado en el clavo.
a los historiamomias:
dejen en paz al almirante Heineken. me va a reventar la olla. en serio.
17 manuelp, día 12 de Noviembre de 2009 a las 12:56
Según la patética "tesis" expuesta en # 1, la salvación de la humanidad es sencillísima. Basta con que todos los padres de familia sean mujeriegos, bebedores y pródigos para que los hijos salgan valientes, económicos y fieles.
Como lo prueba, a más abundamiento, el refrendo autorizadisimo y solvente de # 16.
18 manuelp, día 12 de Noviembre de 2009 a las 13:01
En realidad, la principal oposición que tuvo el régimen, la que lo debilitó más desde mediados de los años 60, fue aquella parte de la Iglesia que adoptó tales posiciones y relegó a los sectores más tradicionales. Ello tuvo un efecto demoledor para el régimen porque la Iglesia, salvada del exterminio físico por el franquismo, había sido uno de los pilares esenciales de este, si no el más esencial. Y ese pilar se tambaleaba en el último decenio de vida de Franco, causando el mayor desconcierto en las filas del régimen.

La razón de este cambio de postura, inspirado por el Vaticano en tiempos de Pablo VI, es bien clara: se consideraba que el franquismo no podría durar ya mucho, y que las fuerzas progresistas del mundo harían pagar muy caro a la Iglesia su colaboración con él, arriesgando incluso una caída conjunta.

Ese cálculo eclesial fue tan oportunista como desatinado: no cosechó la más mínima gratitud de sus beneficiados, le hizo perder muchos fieles, vocaciones y religiosos, y ni siquiera puede consolarse arguyendo que así ayudó a traer la democracia, pues quienes gozaron de su generoso apoyo fueron los peores enemigos de la libertad, mucho peores que el franquismo.


http://historia.libertaddigital.com/la-principal-o...

Efectivamente, sr. Moa, pero no hay que olvidar que la única institución humana que ha durado dos mil años, debe entender bastante de como manejarse en aguas agitadas.
19 kufisto, día 12 de Noviembre de 2009 a las 13:08
BB

señor der perpetuo cabreo.
como siempre, no se entera usté de ná
20 Perieimi, día 12 de Noviembre de 2009 a las 13:20
El final de qué Historia (“End of Whose History?”, por KISHORE MAHBUBANI, en NYT, 11/11/09).

SINGAPUR — Acaba de celebrarse el 20º. Aniversario de la Caída del Muro de Berlín. Para muchos, este acontecimiento trascendental marcó el llamado fin de la historia, y la última victoria de Occidente. Esta semana, Barack Obama, el primer presidente negro de la, una vez, superpotencia triunfante de aquella competición de la Guerra Fría, viaja a Pekín para reunirse con los banqueros de América —el Gobierno Comunista chino—, una perspectiva impensable hace 20 años. Seguramente, este cambio de los tiempos será un buen punto de partida para examinar, precisamente, hacia dónde ha ido la historia durante estos dos últimos decenios.

Permítanme comenzar con un punto extremo y provocativo, para, a continuación, seguir con la argumentación: El célebre ensayo de Francis Fukuyama, “El Final de Historia” [“The End of History”], puede que haya provocado un daño cerebral serio en las mentes occidentales, en los años 1990 y más allá.

Fukuyama no debería ser culpado de esta lesión cerebral. Él escribió un ensayo sutil, artificioso y matizado. Sin embargo, pocos intelectuales occidentales han leído el ensayo en su totalidad. No obstante, el único mensaje que ellos retuvieron eran dos frases, a saber: "El final de la historia" es igual al “triunfo de Occidente."

El orgullo occidental se condensaba en el ambiente por entonces. Yo lo experimenté. Por ejemplo, en 1991, oí a un alto funcionario belga, que hablaba en nombre de Europa, decir a un grupo de asiáticos: “la Guerra Fría ha terminado. Han quedado sólo dos superpotencias: los Estados Unidos y Europa.”

Este orgullo también explica por qué las mentes occidentales dejaron de prever que, en vez del triunfo del Oeste, los años 1990 verían el final de la dominación occidental en la historia mundial (pero no el final del Oeste), y la vuelta de Asia.

No cabe duda de que Occidente ha contribuido a esta vuelta de Asia. Varias sociedades asiáticas han tenido éxito porque finalmente entendieron, absorbieron y pusieron en práctica, los siete pilares de la sabiduría occidental, a saber: economía de libre mercado, ciencia y tecnología, meritocracia, pragmatismo, cultura de la paz, imperio de la ley, y educación.

Adviértase lo que falta en la lista: El liberalismo político occidental, a pesar de la afirmación de Fukuyama de que “el triunfo del Oeste, de la idea Occidental, es evidente, en primer lugar, por el agotamiento absoluto de alternativas sistemáticas viables al liberalismo Occidental.”

La conclusión general de las mentes occidentales, después de leer el ensayo de Fukuyama, era que el mundo se haría, de una manera u otra, más occidental. En cambio, ha sucedido exactamente lo contrario. La modernización se ha extendido a través del mundo, pero ha ido acompañada de la des-occidentalización.

Fukuyama reconoce esto hoy. “La vieja versión de la idea de modernización era Eurocéntrica, reflejando el propio desarrollo de Europa,” dijo en una entrevista publicada recientemente. “Esto contenía, realmente, atributos que pretendían definir la modernización de un modo bastante estrecho.”

En la misma entrevista, tenía razón al enfatizar que los tres componentes de la modernización política eran: La creación de un Estado eficaz que hiciera cumplir las normas, el imperio de la ley que obliga al soberano, y la responsabilidad. En efecto, éstos son los mismos rasgos de modernización política que muchos Estados asiáticos aspiran a conseguir.

Los asiáticos seguramente estarán de acuerdo en que ningún Estado puede funcionar, o desarrollarse, sin un Gobierno eficaz. Les damos la razón en esto, en particular, después de la crisis financiera reciente. Un motivo por el que los Estados Unidos sufrieron era la convicción ideológica, profundamente arraigada en la mente de políticos americanos clave, como Alan Greenspan, de que Ronald Reagan estaba en lo cierto, al decir que “el Gobierno no es una solución a nuestro problema; el Gobierno es el problema.” Por suerte, los asiáticos no fueron víctimas de esta ideología.

Por consiguiente, en el siglo veintiuno, la historia se desplegará exactamente en sentido contrario a lo que los intelectuales occidentales esperaban en 1991. Veremos cómo ahora "el retorno de la historia" equivale a "la retirada del Oeste." Una predicción que puedo hacer con seguridad es que la huella occidental en el mundo, que era enormemente grande en los siglos XIX y XX, se borrará considerablemente.

Esto no significará un retraimiento de todas las ideas occidentales. Muchas ideas clave, como la economía de libre mercado y el imperio de la ley, serán acogidas aún más extensamente. Sin embargo, pocos asiáticos creerán que las propias sociedades occidentales son las mejores en la realización de estas ideas. En efecto, la asunción de la competencia en la forma de gobierno y dirección occidental, será sustituida por la conciencia de que el Oeste ha sido completamente inepto en la gestión de sus economías.

Un nuevo hueco se desarrollará. El respeto por las ideas occidentales permanecerá, pero el respeto por las prácticas occidentales disminuirá, a menos que la interpretación occidental de la forma de gobierno no mejore de nuevo.

Desafortunadamente, en todos los debates recientes sobre "el final de historia," pocos comentaristas occidentales se han orientado hacia el agujero más grande de la práctica occidental. La conclusión fundamental de la tesis de “El final de la historia" era que el Oeste permanecería de almenara para el mundo de la democracia y los derechos humanos. En 1989, si alguien se hubiera atrevido a predecir que, pasados 15 años, la almenara principal se convertiría en el primer Estado occidental en introducir de nuevo la tortura, todos habrían gritado: "¡imposible!".

Pocos en el Oeste comprenden lo que el trauma de Guantánamo ha supuesto para las mentes no occidentales. De ahí, que muchos se queden perplejos de que los intelectuales occidentales sigan describiéndose, ellos y sus países, como modelos a seguir cuando hablan al resto del mundo sobre derechos humanos.

Esta pérdida de autoridad moral es, precisamente, el resultado opuesto a lo que muchos habitantes del Oeste esperaban cuando celebraron la caída del Muro de Berlín, en 1989.

¿Esto significa que deberíamos perder la esperanza? ¿Será el mundo un lugar más triste?

Probablemente, pocos en Occidente recuerden el último párrafo del ensayo de Fukuyama. Él escribió: “El final de historia será un tiempo muy triste. La lucha por el reconocimiento, la disposición a arriesgar la vida de alguien por un objetivo puramente abstracto, la lucha ideológica mundial que provocó la audacia, el coraje, la imaginación y el idealismo, será sustituida por el cálculo económico, la resolución interminable de problemas técnicos, las preocupaciones medioambientales, y la satisfacción de demandas de consumo artificiales. En el período posthistórico no habrá ni arte ni filosofía, sólo el vigilante perpetuo del museo de la historia humana.”

Aquí, también, cuando el siglo veintiuno se despliega, veremos el resultado exacto contrario. El regreso de Asia será acompañado por un renacimiento asiático asombroso, en el cual muchas culturas asiáticas diversas descubrirán, de nuevo, su herencia perdida de arte y filosofía.

No hay ninguna duda de que los asiáticos celebrarán la vuelta de la historia. La única duda es: ¿Se unirá Occidente a ellos en estas celebraciones, o esperarán a que llegue el final?
____________________________
Kishore Mahbubani es el decano de la Escuela “Lee Kuan Yew” de Política Pública en la Universidad Nacional de Singapur, y autor de “El Nuevo Hemisferio Asiático: el Cambio Irresistible del Poder Mundial hacia el Este.” [“The New Asian Hemisphere: The Irresistible Shift of Global Power to the East.”]
21 FerCadiz, día 12 de Noviembre de 2009 a las 13:29
El problema de estos tiempos que corren, tiempos de memoria histórica y de demagogia, por cierto, es que tratan de hacernos creer a los españoles una determinada historia de España a gusto del consumidor, es decir, como le hubiera gustado que hubiese sido a la progresía que nos gobierna y nos domina desde distintos ámbitos de la vida nacional. Son incapaces de valorar la historia española en su justa medida y de entenderla, imbuidos, como están, por su sectarismo. No se trata, por supuesto, de defender al régimen de Franco, pero hay que reconocer, al menos, que nos libró del comunismo y de caer en la órbita de la Unión Soviética, ahí radica su principal contribución. Aunque para ello, desgraciadamente, hubiese una guerra civil, guerra provocada, ho hay que olvidarlo, por la propia izquierda.
22 briganti, día 12 de Noviembre de 2009 a las 13:30
#17 Mi comentario no era ninguna tesis, y la salvación de la humanidad que deduces no sería posible porque, en su caso, sólo serviría para una generación. La siguiente, compuesta de hijos de padres "valientes, económicos y fieles" ya no tendrían un mal ejemplo que les marcase.
Siempre me ha gustado el lema de Simenón: "Comprender, no juzgar", y me resulta extraño que no se hayan estudiado las circunstancias personales que influyeron en la ideología de Franco.
23 kufisto, día 12 de Noviembre de 2009 a las 13:31
BB

grande el decano Késol Mamoneo de la escuela " el pato gordo", totem del pensamiento "in", gracias señor por proporporprocionarnos estos lumbreras. qué sería de nosotrostrostros sin sus chispeantes cerebrosbros ginebrescos?

ALABADO SEA EL SEÑOR. DIOS DEL UNIVERSO
24 sinrocom, día 12 de Noviembre de 2009 a las 13:34
Kufis... Ya le estas dando a herbolario.
25 manuelp, día 12 de Noviembre de 2009 a las 13:35
# 22

Buen argumento el del ciclo generacional alternativo, ¡ya no tenemos salvación de la humanidad!. Las circunstancias personales de Francisco Franco, fueron las mismas que las de Nicolas Franco y que las de Ramon Franco y que las de Pilar Franco y cada uno de ellos tenía una ideología y unas características personales diferentes.
26 kufisto, día 12 de Noviembre de 2009 a las 13:39
BB

grave erratatata en mi comentario 23
donde dice:
"ALABADO SEA EL SEÑOR. DIOS DEL UNIVERSO"
debe decircir:
"ALABADO SEA EL SEÑOR. DIOS DEL UNIVERSO MUNDIAL"

gracias por vuestra comporromponpónpresión
27 kufisto, día 12 de Noviembre de 2009 a las 13:44
BB

otra errata amigos míos. mecachís, como diría mi general Francocoricó.
donde dice:
"gracias por vuestra comporromponpónpresión"
debe leerse:
"gracias por vuestra comporromponpónpreNsión"
excusadme por mi paupérrimo bokavulharyo amigos míos.
España y yo somos asín, señora
28 kufisto, día 12 de Noviembre de 2009 a las 14:01
BB

demos gracias señor por tener un presidiariente como Zetampón, que se preocupa por el grave problema que, desde siempre, es el pandemonium de la Umamaquevieneelnegronidá:
cómo machacársela

GRACIAS SEÑOR
29 gaditano, día 12 de Noviembre de 2009 a las 14:14
Tesis positiva: Franco salvó a España del comunismo. Cierto.
Tesis negativa o antítesis: Franco no salvó a España
del franquismo.
Como no soy hegeliano no hallo la síntesis...

En cuanto a Castilla del Pino, por muy de izquierdas que fuese en macropolítica, se valore eso como se valore, en cuestiones profesionales psiquiátricas no pasaba de practicar una psiquiatría médica tan convencional y burda como la de lópez Ibor.Es decir sin mucha capacidad de explorar las VIVENCIAS familiares de infancia y adolescencia que son el caldo de cultivo de las patologías mentales. Daba pastillas- quizá electrochoques también, no lo sé- y era un eficaz burócrata de la psiquiatría represiva y coactiva que sigue dominando el mundo.
He tenido un paciente que pasó por su consulta y como psicoterapeuta no me impresionó nada lo que me contó.

En cuanto a la España de Franco de los cincuenta y sesenta un par de anécdotas que me contaron unos marineros gallegos anteayer en un homenaje nocturno a los náufragos de la Costa de la Muerte: En el año 1955 naufragó el mercante francés Olympie en Punta Boi, Camariñas y el padre del marinero que me lo contaba entró a bordo a saquear lo que pudiese. Lo pil´´o la guardia Civil y en el cuartelillo le dieron la paliza de su vida. (Justicia franquista de 1955).
El otro me contó que naufragó en el Mar del Norte en 1968. Les rescató un gigantesco pesquero/factoría ruso dotado de medios muy modernos, incluidos médico y rayos X a bordo. Al volver a Camariñas el marinero se fue al bar y empezó a contar las maravillas del enorme pesquero soviético. Le escuchaba una pareja de la Guardia Civil que al oirle se lo llevaron retenido durante varias horas para interrogarlo como si fuese un espía o un delincuente: ésta era la libertad franquista tardía del año 1968, no lo olviden.
Tigrita: Bates todos los récords mundiales de confusión y psicopatía intelectual.
30 LeonAnto, día 12 de Noviembre de 2009 a las 14:22
#1 briganti: Creo recordar que hay un libro de estudio psicológico sobre Franco, cuyo autor era José Mª Fontana Tarrats.
31 gaditano, día 12 de Noviembre de 2009 a las 14:28
Sobre Franco y su infancia hay una biografía que creo que toca el tema, pero no la he leido, de Enrique González Duro:


"Francisco Franco Bahamonde gobernó España con puño de hierro durante cuarenta años, pero ni siquiera su círculo de íntimos se atrevía a decir que lo conocía realmente. Tuvo una infancia marcada por la figura de un padre mujeriego y una madre fuerte; una juventud en la que distintos complejos sociales y físicos dejaron en él una huella clara; una edad adulta donde la ambición, la tenacidad y la capacidad de trabajo se convirtieron en pilares de su personalidad...



¿Qué se escondía tras la imagen del héroe militar de la guerra de Marruecos? ¿Cómo se forjaron sus obsesiones sobre la masonería, el poder o la patria? ¿Cómo podía dar muestras de sensibilidad y sufrir por la miseria en los suburbios y al mismo tiempo ordenar feroces represiones o firmar sentencias de muerte? Enrique González Duro, uno de los psiquiatras más prestigiosos de nuestro país, ha realizado un impresionante trabajo de análisis. Aúna el rigor del dato histórico, y sus amplias investigaciones sobre la vida del que se hacía llamar «Caudillo», con la mirada penetrante del profesional de la psiquiatría para desvelar las claves ocultas en los gestos y los detalles. Franco. Una biografía psicológica es una obra escrita con el pulso narrativo de un gran literato,

imprescindible para todos los que quieran comprender la historia de España en el siglo XX.





Psiquiatra español nacido en La Guardia (Jaén), Enrique González Duro lleva más de cuarenta años de carrera profesional. Colaborador habitual de diferentes medios de comunicación, ha escrito libros, artículos y comunicaciones. Entre sus obras destacan Psiquiatría y sociedad autoritaria: España, 1939-1975, Historia de la locura en España, La locura y los derechos humanos,

La neurosis del ama de casa, Biografía psicológica de Felipe González, Biografía interior de Juan Ramón Jiménez, El miedo en la posguerra, Demonios en el convento, Qué queda del franquismo en España y Biografía del miedo (Los temores en la sociedad contemporánea). En la actualidad ejerce sus funciones en el Hospital Gregorio Marañón de Madrid."


32 gaditano, día 12 de Noviembre de 2009 a las 14:35
Lo que dice Alice Miller, de manera forzosamente esquemática, en un artículo sobre los dictadores y sus infancias: Hitler, Stalin, Mao, Ceaucescu...(aunque en el caso de este último le reprochase en otro texto que prohibiese el aborto, actitud de Miller que no comparto en absoluto)

"Dictators and the dynamics of cruelty

Every dictator torments his people in the same way he was tormented as a child. The humiliations inflicted on these dictators in adult life had nothing like the same influence on their actions as the emotional experiences they went through in their early years. Those years are "formative" in the truest sense: in this period the brain records or "encodes" emotions without (usually) being able to recall them at will. As almost every dictator denies his sufferings (his former total helplessness in the face of brutality) there is no way that he can truly come to terms with them. Instead he will have a limitless craving for scapegoats on whom he can avenge himself for the fears and anxieties of childhood without having to re-experience those fears. Here are some examples.

Adolf Hitler's father Alois was an illegitimate child. He was suspected of being the son of a Jewish merchant from Graz because his mother, Maria Schickelgruber, became pregnant when she was in his domestic employ. The suspicion was not easy to disprove because Adolf Hitler's grandmother received alimony from the merchant for a period of 14 years. Alois must have suffered greatly from this social stigma; the fact that his name was so often changed (Heidler, Hydler, etc.) is a clear indication of the fact. For him, the opprobrium of being both illegitimate and of Jewish descent was a source of unbearable shame. But there was no way he could rid himself of this humiliation. The easiest way for him to vent his pent-up resentment was to take it out on his son Adolf in the form of regular, merciless floggings. I have given a detailed account of this in my book "For Your Own Good" and I return to it in my two latest books "Paths of Life", Pantheon, 1999 and "The Truth Will Set You Free", Basic Books, 2001. In the entire history of anti-Semitism and persecution of the Jews, no other ruler had ever hit upon the idea that, on pain of death, every citizen in his country must provide proof of non-Jewish descent extending back to the third generation. This was Hitler's OWN PERSONAL BRAND OF MANIA. And it is traceable to the insecurity of his existence in his own family, the insecurity of a child constantly living under the threat of violence and humiliation. Later millions were to forfeit their lives so that this child - now a childless adult - could avenge himself by unconsciously projecting the grim scenario of his childhood onto the political stage. We have an instinctive reluctance when it comes to acknowledging that the activity of our bodily and emotional memory is independent of our consciousness. This is understandable, not only because these insights are new and unaccustomed but above all because we have no control over the way that memory operates. But accepting the existence of these phenomena can in fact improve the control we have over their effects and afford better protection against them. The average mother who gives her child an "involuntary" smack will not be aware of the fact that the reason she does so is that her body and its memories are prompting her to. (Mothers not beaten as children do not normally slap their children "involuntarily.") But if she knows the reason, she will be better able to cope with it. Her self-control will be greater and she will spare both herself and her child the suffering that comes from such treatment.

Like Hitler, Stalin was exposed to immense brutality as a child and had no helping witness to turn to. He did not know that it was his body memory that forced him to play out his own childhood tragedy on the stage of the Soviet Union. Had he known, he would have been better able to control his unconscious anxieties, and millions would have been spared. If this knowledge had been in general currency at the time, the governments of the world might have devised suitable strategies over the last 50 years to prevent the dangerous accumulation of power in the hands of one person for the purpose of reducing their personal childhood traumas to silence. Very little has been done in this connection. Stalin was an only child. Like Hitler he was the first child to survive after three siblings who had died in infancy. His irascible father was almost always drunk and laid into his son from an early age. Despite the fame and power he later achieved, Stalin suffered throughout his life from a persecution mania that drove him to order the killing of millions of innocent people. Just as the infant Stalin lived in fear of sudden death at the hands of his unpredictable father, so the adult Stalin lived in fear even of his closest associates. But now he had the power to fend off those fears by humiliating others.

Mao was the son of a "strict" teacher who attempted to instill obedience and wisdom in him by means of severe physical correction. We are only too familiar with the "wisdom" Mao set out to drum into the huge population of his country, naturally with the "best of intentions." The methods he used to do so cost the country 35 million lives. Ceaucescu grew up sharing a room with ten brothers and sisters. His delayed response to this was to force Romanian women to have unwanted children.

The examples are endless. Unfortunately we refuse to look these facts in the face. If we did, we might learn how hate comes about. And if we took its origins seriously we would be less prone to think that there is nothing we can do about it."

33 gaditano, día 12 de Noviembre de 2009 a las 14:41
En el caso del camino de Santiago el mayor mérito no fue de Fraga sino del párroco del Cebrero-Lugo- Elías Valiño, que cogió un bote de pintura y pintó las famosas flechas amarillas desde Francia a Santiago por primera vez, aparte de escribir una tesis doctoral sobre el Camino.

http://www.diocesisdelugo.org/ocebreiro/elias.html

Les dejo. Buenas tardes.
34 Perieimi, día 12 de Noviembre de 2009 a las 14:59
# 32

De algo tienen que vivir los psicólogos ("Every dictator torments his people in the same way he was tormented as a child"). Prefiero las cartas astrales, son más divertidas.
35 sinrocom, día 12 de Noviembre de 2009 a las 15:03
Bonito pueblo ese.. La Gardia. Lo conozco, gadi.
Empiezo a sentir verguenza de ser jienense. La cantidad de socioslitos vendepatrias que esta dando la tierra.
O sea que ahora no hay problemas psiquicos, que la preocupacion por no tener una actividad laboral con la que tener un sustento no es el mayor factor para que la gente se coma el tarro,y termine trastornada. Que el neurotismo que nos ha traido la democracia, dando como resultado un pais con el maximo nivel de drogadiccion, alcoholismo, tabaquismo y morbo sexual, eso tu admirado doctor se lo pasa por el forro. Que la inseguridad y el abuso estatal que esta gentuza golpista ejerce sobre la poblacion, tampoco constituye un elemento de preocupacion, como tantos otros.
Me da la impresion que en Espanha hay mucha gente viviendo en su nube dorada, y no son capaces nisiquiera de mirar a su alrededor. Alomejor gadi, usted es uno de ellos.
36 Sorel, día 12 de Noviembre de 2009 a las 15:13
Buenas tardes.

Interesante artículo del señor Moa en el suplemento de Historia de LD.

La principal oposición al franquismo

[...] En realidad, la principal oposición que tuvo el régimen, la que lo debilitó más desde mediados de los años 60, fue aquella parte de la Iglesia que adoptó tales posiciones y relegó a los sectores más tradicionales. Ello tuvo un efecto demoledor para el régimen porque la Iglesia, salvada del exterminio físico por el franquismo, había sido uno de los pilares esenciales de este, si no el más esencial. Y ese pilar se tambaleaba en el último decenio de vida de Franco, causando el mayor desconcierto en las filas del régimen. [...]

http://historia.libertaddigital.com/la-principal-o...

Vemos, de nuevo, el papel fundamental del Catolicismo como factor esencial de la unidad de España. Ya lo decía el maestro Menéndez Pidal.

Puede parecer exagerado el título de Cruzada que se dió a la Guerra Civil. Pero es inobjetable que la religión jugó un papel decisivo en la contienda.

Y puestos a hacer ucronía, ¿qué hubiera sucedido si la II república no hubiese atacado a la Iglesia y a los católicos?


37 Sorel, día 12 de Noviembre de 2009 a las 15:14
Perdón: quise decir Menéndez Pelayo.
38 lead, día 12 de Noviembre de 2009 a las 15:53
[El requeté Castilla del Pino vira a la izquierda...por odio...contra los que hicieron posible, con su Alzamiento, que los "rojos" matasen a sus familiares]

manuelp en #16:

Como verá el que lea su mencionada autobiografía, su familia sufrió la represión y el asesinato de varios de sus miembros en los primeros dias de la guerra por parte de las fuerzas republicanas y él mismo formó parte del requeté combatiente con sólo quince ó dieciseis años

Recuerda Moa lo que dijo Castilla del Pino:

"A Franco lo he odiado durante cuarenta años (...) Gracias al odio, la humanidad ha progresado".

Si lo sabrá él, que era psiquiatra. Carlos Castilla del Pino era, en nuestros años mozos, allá por los 60, uno de los referentes intelectuales de la inquieta juventud discrepante. Yo, por entonces, no sabía lo de su familia víctima de los "republicanos" (más correctamente, militantes frentepopulistas partidarios de la "dictadura del proletariado", poco republicanos, la mayoría de ellos, por no decir ninguno). Pero debí haber sospechado cómo era posible la presencia pública de Castilla del Pino en una sociedad supuestamente bajo un yugo dictatorial si no era por su pertenencia al franquismo sociológico, como el de Benet, Pradera, Aranguren, Sánchez Ferlosio, etc., es decir, los hijos (por no decir, ellos mismos) de las élites franquistas, los "hijos de Franco", que se aprestaban, con sus poco peligrosos juegos intelectuales, a ocupar la "izquierda" del espectro político con vistas al post-franquismo.

En ese sentido, Castilla del Pino, como Javier Pradera, era un oportunista (aunque pretendiera no saberlo) que aprovechaba su pertenencia a sectores no sospechosos para desarrollar una carrera bien vista por los llamados a suceder al franquismo (siendo, también, franquismo; es como Vladimir Putin, el antiguo coronel del KGB, que dirige la Rusia post-comunista desde la pertenencia al establishment de la nomenklatura comunista):

En 1949 hizo unas oposiciones en las que fue nombrado jefe de los Servicios Provinciales de Psiquiatría e Higiene Mental de Córdoba, cargo en el que continuó hasta su jubilación en 1987.

http://es.wikipedia.org/wiki/Carlos_Castilla_del_P...

¿Qué clase de Dictadura es ésa que no manda a las tinieblas exteriores a sus supuestos enemigos?

Psicológicamente, si es que puedo atreverme a opinar en ese campo, a Castilla del Pino le ocurrió lo mismo que al después tradicional editorialista de El País, Javier Pradera, nieto del protomártir de la Cruzada Víctor Pradera, asesinado por los "rojos", al igual que su hijo y padre de Javier: que le echaron la culpa a Franco del asesinato de sus familiares, por haberse alzado contra el gobierno del Frente Popular (esta tesis psicológica no es mía sino de Moa -creo- que la tomaría, supongo, de algún experto en la materia). De hecho esa reflexión de Castilla del Pino sobre el odio (totalmente desatinada en cuanto a atribuirle la más mínima capacidad de hacer "progresar" a la Humanidad) está en esta línea; algo así como: "a mi padre lo ha matado un ladrón, pero yo odio no a éste sino a los policías que le perseguían y que le acorralaron".

39 lead, día 12 de Noviembre de 2009 a las 16:19
[Franco, ¿reacción contra el padre?]

gaditano #31

Como bien señala manuelp en su #25:

Las circunstancias personales de Francisco Franco, fueron las mismas que las de Nicolas Franco y que las de Ramon Franco y que las de Pilar Franco y cada uno de ellos tenía una ideología y unas características personales diferentes.

La mujer del historiador británico Paul Preston, psiquiatra ella, también ha intentado hacer un retrato psicológico de Francisco Franco a partir de la biografía del padre. Pero, como muy acertadamente apuntó Moa, tal explicación no vale, por lo que apunta manuelp: Nicolás fue un bon vivant, como no era Francisco, Ramón, un masón y conspirador pro-republicano, como no era Francisco, y Pilar, una madre de 10 hijos que vivió de la benefactora sombra de su poderoso hermano sin destacar en ningún sentido, excepto por ser algo dicharachera, como no era Francisco.

Así que Francisco Franco, ni bon vivant, ni masón, ni conspirador pro-republicano, ni dicharachero, era hijo del mismo padre y de la misma madre que sus hernmanos. ¡¡Qué ridículo el de la esposa de Paul Preston!! Claro que el marido tampoco es mucho mejor: se limita a forzar la interpretación de hechos y situaciones para que encajen a martillazos en el retrato robot de Franco hecho por la progresía (gran parte de ella, la más influyente, proveniente de las filas del franquismo sociológico, es decir, hijos de destacados miembros del aparato del Rágimen, como los de ahora).
40 gaditano, día 12 de Noviembre de 2009 a las 17:04
Bueno lead y sinrocom.
Son ustedes un poco primarios a la hora de pensar como psicólogos vivenciales.
Ni Alice Miller, ni yo, ni me imagino González Duro pretendemos explicar de una manera determinista la ideología, por ejemplo, de una persona adulta por sus vivencias infantiles.
Lo que sí pretendemos explicar es ciertos rasgos de carácter, cosa muy distinta. Así Hitler podía haber sido comunista y Stalin nazi, por ejemplo, o ambos ser apolíticos y haber desahogado sus traumas por las palizas paternas contra sus familiares o subordinados laborales o de mil otras maneras, en caso de que las circunstancias históricas no les hubiesen permitido acceder al poder absoluto.
Hay muchas personas con rasgos de carácter parecidos a Hitler o stalin que nunca tendrán poder político alguno, o mucho menos del que ellos tuvieron.
Además, como ha señalado una experta en el efecto del ambiente familiar sobre la personalidad de los hermanos: Se podría decir que los hermanos, genéticamente, tendrían caracteres aún más diferentes de los que tienen y que es el ambiente familiar el que los hace parecerse más, les da ese aire de familia en sus rasgos de personalidad.
Finalmente, aunque evidentemente los hermanos que crecen con un mismo padre y madre sufren o disfrutan de un ambiente afectivo parecido, sería un error creer que este ambiente es idéntico para todos ellos, pues los padres, por ejemplo, a veces favorecen afectivamente a unos hijos frente a otros, hacen atribuciones y proyecciones inconscientes diferentes sobre unos y otros y ,por eso,se puede decir que no hay dos hijos que tienen el "mismo" padre y la "misma" madre.
En cuanto a los Franco, naturalmente que, como en cualquier familia pudieron desarrollar creencias e ideologías muy diferentes, pero si conociésemos más a fondo detalles de sus infancias también veríamos cómo respondieron en su personalidad a las influencias paterno/maternas.
En fin, que las cosas son complejas, pero que lo sean para nada refuta el valor de una psicobiografía suficientemente sofisticada y profunda.
Aunque eso apenas si existe todavía, ni dentro ni menos fuera del ámbito de la psicologia y psiquiatría.
¿Cuántos biógrafos tienen datos o la menor idea de la importancia de la primera infancia?
Yo apenas conozco alguno.
41 ArrowEco, día 12 de Noviembre de 2009 a las 17:12
VV

Buenas tardes nos dé Dios.

Lo que los hermanos del Generalísimo no tuvieron que vivir fue la guerra cuerpo a cuerpo. Hay una patología relacionada con ella comúnmente denominada neurosis traumática. En mi modesta opinión, Su Excelencia asumió sus vivencias traumáticas con una tolerencia digna del mayor reconocimiento.
42 gaditano, día 12 de Noviembre de 2009 a las 17:17
Por darles un dato: En mi puesto de trabajo más reciente he tenido el privilegio de hacer sesiones de psicoterapia de una o de dos horas con unas 200 personas de la tercera edad, mujeres en su mayoría.
Todas estas personas padecían o habían padecido depresiones, o ansiedad o diversos males psicosomáticos y eran atendidas durante años por médicos y psiquiatras de la SeguridadSocial o/y privados.
¿Saben cuántos de estos profesionales les habían preguntado por sus infancias para ponerlas en relación etiológicamente con sus dolencias?
Ninguno. El 0%.
Así está todavía hoy la realidad médico-psicológica en España y, me temo, fuera de España.
NADIE había intentado relacionar dolencias con vivencias infantiles y juveniles, y CASI nadie con las posteriores.
43 tigrita, día 12 de Noviembre de 2009 a las 17:19
29... Gaditano, y finalmente la masonería liberal, le birló la cartera... esta es la síntesis que buscabas.
44 tigrita, día 12 de Noviembre de 2009 a las 17:31
42.. Es por eso que para estos casos se han habilitado estos talleres donde se practica el onanismo, para que la tercera edad se deshiniba y con un poco de ayuda por parte de la abuela vuelva a vivir plenamente el socialismo.
45 lead, día 12 de Noviembre de 2009 a las 17:32
gaditano en #40:

Ni Alice Miller, ni yo, ni me imagino González Duro pretendemos explicar de una manera determinista la ideología, por ejemplo, de una persona adulta por sus vivencias infantiles.
Lo que sí pretendemos explicar es ciertos rasgos de carácter, cosa muy distinta


De acuerdo. Me quedo con esas vivencias infantiles (ya muy descritas y conocidas) de Hitler, Stalin, Mao y Ceaucescu y su efecto, no sobre su ideología, sino sobre su comportamiento, cruel y despótico con sus súbditos, independientemente de la ideología (colectivista, en cualqiier caso pues es la que permite tales comportamientos; una democracia liberal y pluralista, en régimen de opinión pública, no permite desplegar esos comportamientos). Pero quien pretenda extender esas explicaciones al caso de Francisco Franco, como se ha hecho, patina lastimosamente, por el claro ejemplo en contrario, en muy contrario, de sus otros tres hermanos. La ciencia, si lo es verdaderamente, es hija de la evidencia empírica.
46 manuelp, día 12 de Noviembre de 2009 a las 17:36
gaditano

Estoy leyendo un libro que me recomendó mi mujer, que es psicóloga, del profesor Richard Wiseman, psicólogo inglés, y que se llama "Rarologia" y que trata de cosas raras- como sus propio nombre indica- y describe un experimento que ilustra a la perfección su tesis-la de usted.

El autor sacó de un libro de astrología barata una linea perteneciente a cada signo del Zodiaco y las puso juntas, después se lo dió a un montón de estudiantes y les preguntó si definían su personalidad, obteniendo un altísimo porcentaje de respuestas afirmativas.

La enseñanza de este experimento es que un montón de generalidades charlatanescas convencen a un montón de gente que prefiere engañarse a si misma antes que enfrentarse a la realidad, es el "efecto Barnum ó Forer".

http://es.wikipedia.org/wiki/Efecto_Forer
47 lead, día 12 de Noviembre de 2009 a las 17:50
[Intenciones vs Resultados]

gaditano #32. Del texto de Alice Miller:

We are only too familiar with the "wisdom" Mao set out to drum into the huge population of his country, naturally with the "best of intentions."

Con motivo del 20 aniversario de la Caída (por derribo intencionado) del Muro, Cristina Losada hacía una acertada crítica de los apologetas (más "jetas" que otra cosa) del marxismo que exculpaban al comunismo soviético por haber siguen afirmando que la experiencia resultó mal porque los soviéticos no aplicaron bien la teoría marxista que, para los jetas aplogtas sigue siendo válida).

Hace 250 años el escocés Adam Smith dejó escrito en su "Teoría de los Sentimientos Morales" que

LO QUE VALE NO SON LAS INTENCIONES, POR BUENAS QUE ÉSTAS SEAN, SINO LAS CONSECUENCIAS.

Pues, lo dicho: Que se metan los jetas apologetas marxistas las intenciones por donde les quepan que lo que valen (según dijo el economista de cabecera de Marx, Adam Smith) son las consecuencias, los resultados.

La intenciones, ¿qué son las intenciones? ¿no son acaso racionalizaciones para justificar las peores acciones? Se lo dejo a gaditano y a otros psycological-oriented people para que nos lo expliquen más técnicamente: la ideología (las intenciones) como excusa para acciones interesadas en el propio beneficio.
48 lead, día 12 de Noviembre de 2009 a las 17:55
Mi post #47 [A veces parte del texto desaparece (??)]

La 3ª línea debe decir:

...que exculpaban al comunismo soviético por haber hecho lo que hicieron; otros marxista siguen...
49 tigrita, día 12 de Noviembre de 2009 a las 17:58
Gadi, tús comentarios estimulan las neuronas de tigrita que a su vez, necesita recomentarlos. Hitler y Stalín, tu que eres psicólogo te darás cuenta que al escribir Stalin con minúscula, has cometido un lapsus freudiano que tigrita ha captado enseguida, el bueno en este caso para tí es Hitler. No pasa nada, hay muchos que sienten inclinación por el personaje. Era racista, exterminador, un verdadero saitán para la maldad y hasta en Alemania, su patria adoptiva, lo tienen prohibido. Y Stalin en cambio fue el enviado por la providencia para combatirlo, porque Europa en quince días la tuvo rendida. ¿O Había acaso algún país o gobernante que pudiera hacerle frente en aquellos momentos? Porque tigrita no lo encuentra.
50 lead, día 12 de Noviembre de 2009 a las 18:01
Mis posts #47 y 48 (no acabaremos nunca con estas fugas de texto). Debe decir:

...que exculpaban al comunismo soviético por haber hecho lo que hicieron, en cualquier caso con la mejor de las intenciones; otros marxistas siguen...

« 1 2 3 »

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899