Pío Moa

« El verdadero comienzo de la transición | Principal | El caso Matesa y declaraciones de Juan Carlos al New York Times »

"Azules" y "tecnócratas", "evolucionistas" e "inmovilistas"en 1969

14 de Marzo de 2010 - 09:24:48 - Pío Moa

Compartir:
Menéame Tuenti

Dentro del régimen crecían las desavenencias. Franco había impuesto el Movimiento Nacional por exigencias de la guerra civil, para evitar las indisciplinas y rivalidades, a menudo suicidas, habituales en la derecha. El propio éxito del Movimiento, tras una prolongada paz interna, lo había burocratizado, como probablemente deseaba el Caudillo a fin de limarle aristas de populismo y "revolución nacionalsindicalista". Solo una fracción de la política pasaba por él, y algunos dirigentes tendían a mirarlo como un organismo innecesario o molesto, en el que predominaba la Falange. Durante los años 60 el malestar entre las familias del régimen se acentuó, sobre todo entre los sectores llamados azul (Falange) y tecnócrata, al cual solía identificarse con el Opus Dei. Los tecnócratas iban ganando influencia, sobre todo por el "milagro español" debido a su labor económica. La mala relación se reflejaba en el mismo gobierno. 

El Opus Dei ("Obra de Dios") era una asociación religiosa fundada por José María Escrivá de Balaguer a finales de los años 20, que había cobrado fuerza depués de la Guerra Civil, extendiéndose a muchos países. Su libro de orientación doctrinal, Camino, tenía difusión internacional en varios idiomas. Su orientación se resumía en la "santificación" del trabajo cotidiano, la vida familiar, el "bienestar espiritual y material del mundo", etc., y el Vaticano le había reconocido una prelatura independiente, con sus propios sacerdotes y numerosos laicos, desde la cual realizaba un activo proselitismo. Debido al acercamiento de la orden jesuita a los extremismos de izquierda y al marxismo, el Opus había sustituido en parte el papel de aquella orden. Sus adversarios la acusaban de constituir una secta simétrica de la masonería, que se infiltraba de manera oculta en los órganos de poder. El Opus daba gran importancia a su expansión en la enseñanza superior, el CSIC, etc., y había fundado una universidad propia, la de Navarra, todo lo cual chocaba con las aspiraciones de la Falange, nunca cumplidas, de hegemonizar la enseñanza. En el gobierno, gozaba de la protección especial del almirante Carrero Blanco, considerado la eminencia gris del Caudillo y que, aunque ajeno al Opus, tenía amistad estrecha con el opusdeísta Laureano López Rodó, orientador de la economía desde su ministerio del Plan de desarrollo.

No obstante, ni los ministros del Opus eran mayoritarios en el gobierno --Franco siempre había procurado el equilibrio entre las distintas familias-- ni los tecnócratas pertenecían todos a la institución de Escrivá ni esta era ideológicamente homogénea. Uno de los grupos más activamente críticos con el régimen se expresaba en periódicos como Nuevo diario,  más acentuadamente en el diario Madrid, e incluso en El Alcázar, todos ellos en manos de empresarios o directores opusdeístas. La posición del Madrid, abiertamente contra Franco desde una orientación pro Don Juan, llevaría a su cierre en 1971. Según la versión oficial, el periódico había incurrido en deudas excesivas y e irregularidades financieras, mientras la opinión más extendida atribuyó el cierre a la represión de las libertades. Con todo, seguían saliendo regularmente, aunque recibieran a veces sanciones administrativas, otras publicaciones anti régimen de tinte radical o procomunista, como las revistas Triunfo o Cuadernos para el diálogo, las cuales tenían un público considerable en medios estudiantiles e intelectuales. Por otra parte, la Iglesia no estaba representada solo por el Opus. Había un sector democristiano distanciado de él y también poco afecto a Franco, y otro sector obrerista, además del tradicional pro régimen.

El éxito de la relativa liberalización económica auspiciada por los tecnócratas no satisfacía tampoco a la Falange, desde su oirigen partidaria de una fuerte intervención del estado en la economía y, parte de ella, deseosa de la "revolución pendiente", que incluía entre sus puntos la nacionalización de la banca y un sistema corporativo. La Falange había surgido en 1933 con una ideología de combate frente a los avances de los extremismos de izquierdas, en especial el PSOE, la CNT y los comunistas. Tenía muchas similitudes con los movimientos fascistas europeos de la época, atemperadas o desvirtuadas por su catolicismo. Según la Falange, el Opus despolitizaba la sociedad y la alejaba de los ideales originarios del régimen. El problema cobraba especial relieve en la universidad, donde los tecnócratas sostenían que los estudiantes debían concentrarse en el estudio y prescindir de la política. Ello, por una parte, arrinconaba al falangista SEU (Sindicato Español Universitario), poco querido por Carrero Blanco, por los ministros próximos al Opus Dei y por los democristianos, y por otra parte abría la puerta a una politización izquierdista, muy minoritaria pero sumamente combativa, que promovían los grupos comunistas.  

Las discrepancias llevaron la cuestión al terreno de las asociaciones políticas, que entrañaban de un modo u otro una transición posfranquista aún nebulosa. En 1967 se había aprobado en referéndum la Ley Orgánica del Estado, que contemplaba la posibilidad de formar asociaciones políticas dentro del Movimiento, para superar el monolitismo burocrático de este. Dentro del propio régimen reinaba la incertidumbre al respecto. Carrero y bastantes más veían en tales asociaciones el embrión de los indeseados partidos políticos, que terminarían por romper el régimen desde dentro. Otros, como algunos falangistas, querían aumentar el pluralismo e imponer el sufragio universal como único medio para remozar las estructuras. Ya en 1966 un sector falangista había propugnado, en unas Conversaciones sobre el futuro político de España una mayor representatividad de los organismos, mayor autonomía de las Cortes y descentralización política y administrativa, control del poder por los parlamentos y creación de un sindicato de los asalariados aparte de la patronal. Con apoyo de tales reformistas se fundó en el mismo año 1969 el Club Siglo XXI, que tendría considerable protagonismo en la transición. Según uno de los reformistas, José Miguel Ortí Bordás, también relevante en la transición, se trataba de relacionar a políticos y militares con vistas a asegurar una sucesión estable a Franco, facilitar la relación de los partidarios de Juan Carlos con los demás políticos del régimen, y estrechar las diferencias entre los reformistas y los renuentes a la reforma. "Nuestros propósitos fundamentales eran dos: colaborar a que la sucesión tuviera lugar de acuerdo con la ley, con orden y tranquilidad ciudadana; y posibilitar la apertura de un proceso de democratización que nos condujera a la modernización política de España".

La Falange no era homogénea, y estos proyectos fueron vistos con recelo por los ministros "azules" José Solís Ruiz, secretario general del Movimiento, y Manuel Fraga Iribarne, de Información y Turismo. Otros falangistas rechazaban a cualquier cambio de alguna entidad, en el que veían un peligro para la continuidad del régimen. Casi todos estos sectores compartían la aversión a los tecnócratas y al Opus Dei.  

No era posible, realmente, un sucesor de Franco con carácter de Caudillo, y en el fondo se planteaba, aun si de forma oscura, el dilema implícito en el régimen desde su propio nacimiento: ¿debía considerárselo una superación definitiva de las alternativas socialista, comunista o liberal, o bien como una respuesta excepcional a una crisis excepcional, revolucionaria, que debía concluir antes o después en un sistema similar a los demás de la Europa del oeste? Sorprendentemente, varios de los más reticentes a la liberalización política eran tecnócratas promotores de la liberalización económica, mientras que algunos de los más reformistas se hallaban en el sector azul, de siempre intervencionista.

Existía, además, una brecha generacional. Los viejos eran más conscientes de los avances del comunismo; el "mayo francés", los disturbios juveniles y obreros en los países occidentales, más la expansión de la droga, la pornografía, la irreligiosidad y el antimilitarismo, les mantenían reacios a cualquier cambio susceptible de engendrar peligros. "Los bárbaros esperan fuera de las murallas" comentaría con pesimismo Carrero Blanco, al presidente useño Nixon, en 1970. A los jóvenes, incluso los que hacían carrera dentro del régimen, la guerra civil les parecía remota, máxime cuanto que, contra lo que se ha dicho a menudo, el régimen mismo tendía a olvidarla, salvo ciertas retóricas. También veían lejanas las guerras presentes propiciadas por el comunismo o las tensiones en Europa occidental, de cuyas modas participaba poco la juventud española. Por tanto encontraban menos peligros en las medidas reformistas o aperturistas, pensando que el régimen se esclerotizaría peligrosamente si no iba adaptándose al entorno europeo. Diversos políticos jóvenes, falangistas, democristianos y también opusdeístas, se impacientaban pensando que el tiempo apremiaba, que la muerte de Franco podría originar una crisis sin salida, y acusaban de "inmovilismo" a quienes preferían marchar con pies de plomo. Estos, aun así, habían pedido en 1962, la entrada de España en el Mercado Común europeo, rechazada entonces por incompatibilidad política, aunque en 1970 lograrían un acuerdo comercial muy favorable para España. 

----------------------------------------

**** Felipe González carga contra "el ganao" que hay en la Justicia

Pues sí, mucho "ganao". Gracias al entierro de Montesquieu que él y Mienmano iniciaron.

****Los socialistas vascos elogian a García Hidalgo, imputado por el chivatazo

Siempre que mantenga la boca cerrada, se sobreentiende. La mafia protege a los suyos.

**** Zapatero, al PP: "Hagan algún sacrificio, que no lo han hecho en la vida"

Pues tiene razón: ni el PP ni el PSOE han hecho ningún sacrificio. Al contrario, el programa de ambos consiste en cargar los sacrificios sobre la población.

**** Rajoy ridiculiza el pacto anticrisis de Zapatero por "chapuza y broma"

Un buen par de bromistas.

**** Torrevieja anula un concierto de Bosé: "No es digno de venir a esta tierra"

Una reacción digna. Aún más digna por lo infrecuente.

Comentarios (69)

« 1 2 »

51 bacon, día 14 de Marzo de 2010 a las 20:48
Madriles 50
No, desde hace tiempo, el tripartito había contratado la corriente con el diablo, y es que... le habían dejado de pagar los recibos...
52 Madriles, día 14 de Marzo de 2010 a las 20:54
LA FALANGE Y EL OPUS DEI.

Cuando Franco y Eisenhower firman los acuerdos de cooperación, España entra en la recta del desarrollismo, y ni los carlistas, ni la falange, ni los propagandistas, ni mucho menos el ejército, estaban en condiciones de liderar la nueva etapa y facilitar una clase política tecnocrática. Los tecnócratas del Opus Dei, sí, esa es la verdad, en todo caso, el error estuvo en que todos los tecnócratas fueran del Opus Dei, ¿no había más tecnócratas que los del Opus Dei?

A partir de ese momento se instaló una contradiccion fundamental en el interior del régimen, entre los sectores de la Falange -no específicamente conservadores, sino dotados de ideales patrióticos y sociales- y los tecnócratas del Opus Dei. Todos ellos, como los carlistas, propagandistas y militares, eran "franquistas" en el sentido de que el adaptacionismo de Franco, permitió que en unos momentos del régimen se jugara con una alineación y en otros con otra; o incluso que en el mismo tiempo unos peones fueran puestos a trabajar en unas posiciones y otros en otra.

Pero todas estas vivas muestras de pragmatismo y adaptacionismo, no pueden eludir el hecho fundamental que entre la Falange y el Opus Dei existía una contradicción metafísica que hacía de ambos, quintaesencias de dos principios opuestos: el elemento guerrero y el religioso, lo solar y lo lunar, que se manifestaron nuevamente e imprimieron carácter a esos años.

53 jjvr, día 14 de Marzo de 2010 a las 20:55
Y sobre las intervenciones en el blog que deben y no deben ser .... Imagino que cada uno tendrá sus gustos, pero al final el que manda es el huésped. Como alguno dijo una vez, habría que verlo (el blog) como un tablón donde se ponen cosas que es optativo leer o no, al hilo o no también estas cosas de las entradas de Pío Moa. También se pueden mantener conversaciones asíncronas, cosa siempre interesante.

Si algún comentario no gusta, pues se contesta y en paz, y si alguna vez un miserable se pasa de la raya, pues se le pegan unos pescozones dialécticos y a lo mejor aprende algo y todo. En cualquier caso yo me he hecho el propósito de no discutir con psicópatas, todo se pega.

Un saludo
54 bacon, día 14 de Marzo de 2010 a las 20:59
Menciona el texto de Moa las "asociaciones", precursoras en el franquismo de los partidos políticos. Debe recordarse el nombre de Manuel Cantarero del Castillo, ministro que hizo la "ley de asociaciones". En una entrevista expresó una opinión sobre el opus -otro de lo asuntos del texto de Moa- con la que estoy de acuerdo:

http://exopus.wordpress.com/2007/08/02/manuel-cant...

-------------
Quienes despachan a Falange como un partido de extrema derecha pueden sorprenderse de lo que decía el falangista Cantarero en vida de Franco.
55 Madriles, día 14 de Marzo de 2010 a las 21:05
La oposición de la Falage al Opus Dei -según el Opus Dei-.

http://www.opusdei.es/art.php?p=31531
56 Cox, día 14 de Marzo de 2010 a las 21:05
D. Pío:
Al igual que hace referencia a "Triunfo" y a "Cuadernos para el Diálogo" no debiera olvidarse del papel de "Índice". Igualmente habría que evaluar el papel que ejerció en su momento "SP", tanto en su versión diario como semanario que en cierta manera pudo personificar al falangismo más crítico e incluso moderno. Probablemente el estudio de este proyecto editoria pondría en evidencia las luchas de las distintas corrientes del franquismo.
57 Madriles, día 14 de Marzo de 2010 a las 21:10
58 pedromar, día 14 de Marzo de 2010 a las 21:26

Lo acabo de enviar a mi lista de correo.

BEATERÍA, ENVIDIA Y MALA FE

Por de pronto ya he sacado de mi lista de contactos a este imbécil de Enrique de Diego, que me enteré ayer de que le gustaba alternar con la plana policial del 11-M. Fantasmón, cretino. Ha escrito un panfletucho de adolescente, "El manifiesto de las clases medias", y debe creerse algo así como Guicciardini. Todos los días recibo correos de él sobre el dichoso librito de las clases medias en otra cuenta de correo que tengo. Pelmazo de tío, oye. Incluso pretende nada más y nada menos que un movimiento social:
http://www.google.es/#hl=es&q=enrique+de+diego...

Ya en su día la emprendió contra César Vidal sin otra explicación que los celos. El amigo de la cúpula policial del 11-M defiende, cómo no, la versión oficial de la mayor masacre terrorista de Europa Occidental. Lo que van a leer refleja al personaje y su catadura moral, propia de toda la beatería histórica, defensora con uñas y dientes de cualquier orden social donde ellos puedan medrar.

Es un arquetipo de esa derecha también histórica, la del PP, para la cual la política no es más que un puesto burocrático de relumbrón, obsesionados con que otros, envidiosos ellos, le quieren quitar su puesto.

Son cancerígenos, y naturalmente piensan que los demás son de la misma condición que ellos. Ya saben: “piensa el ladrón que todos son de su condición”. Este es uno de ellos.

Ahí lo tienen, un pepero mediático como Dios manda, un periodista de los que tanto gusta a nuestra derecha política: Aznar, Rajoy...

Esto que leen es lo propio de nuestra prensa católica.
http://www.periodistadigital.com/periodismo/prensa...

Y aquí más de lo mismo. La voz oficial del PP. Y es que los hay con pelos en el estómago que votan PP.

RECUERDEN QUE LA DESTRUCCIÓN DE PRUEBAS SE HIZO CON EL PP EN EL GOBIERNO, en funciones pero en el gobierno.

Esteban González Pons, Vicesecretario de Comunicación del Partido Popular. (Les subrayo la hipocresía más infecta, aunque acabaría antes si subrayara lo que no huele tan mal)

No se pierdan los comentarios. Mero antes coman algo, no sea que les pille con el estómago vacío y entre el asco y la ira se pongan ustedes mal. Este es el país que tenemos. Las bases de la derecha también están dispuestas a rezar, llorar por las almas de los que murieron en los trenes y así, todos de la mano y todos llorando, nos vamos a casita a cenar y a ver a Enrique de Diego en Intereconomía. Pero que dejen a los muertos descansar en paz y a mí que me dejen de conspiranoias, que yo soy persona de orden, de derechas de toda la vida:

http://www.pp.es/blogosfera/estebangonzalezpons/bo...
59 LeonAnto, día 14 de Marzo de 2010 a las 21:31
#45 bacon: Y las siglas de Falange Española, "F.E.", los "chistosos" las convirtieron en "Funeraria Española".

#54 bacon: Cantarero del Castillo nunca fue ministro de Franco, pretendía un falangismo socialista. El que impulsó las Asociaciones Políticas fue Arias Navarro con su denominado "Espíritu del 12 de febrero" (1974).

Es curioso el complejo que sentía el Santo (no de mi devoción) fundador del Opus respecto a Joseantonio, en realidad se llamaba Escriba o Escriva, pero no cejó hasta alcanzar llamarse Escrivá de Balaguer, como Primo de Rivera o Fernández de Córdoba, etc.. Después de la Guerra se comenzó a llamar a José Antonio, Joseantonio, y "voilà" el otro no paró hasta hacerse llamar Josemaría.
60 bacon, día 14 de Marzo de 2010 a las 21:48
LeonAnto 59
"Cantarero del Castillo nunca fue ministro de Franco, pretendía un falangismo socialista. El que impulsó las Asociaciones Políticas fue Arias Navarro con su denominado "Espíritu del 12 de febrero" (1974)."

parece ser que tienes razón -en ambas cosas- y yo estaba confundido, estoy viejo para tirar de memoria.
----------------
Uno que estuvo tanto en Falange como en el Opus fue Fernando Herrero Tejedor, padre de Luis Herrero y protector de Suárez
61 LeonAnto, día 14 de Marzo de 2010 a las 22:02
#60 bacon: Hola bacon, tampoco soy yo joven, recordaba lo del 12 de febrero, porque en aquel entonces tenía yo 17 años, nadie, en general, pensaba que Franco se fuera a morir al poco, y, aquello hacía vislumbrar una esperanza de evolución y democratización. Es nada más una opinión, pero creo que si hubiéramos partido de aquel proyecto y no de la transición, como, al final, se hizo, otro gallo nos cantara.

Había mucha gente del Opus que se proclamaba falangista, sin ir más lejos Laureano López-Rodó, aún recuerdo sus protestas de fe joseantoniana y falangista, en las postrimerías del régimen anterior.
62 DeElea, día 14 de Marzo de 2010 a las 22:27
Bacon y compañía échenle un vistazo a esto:

http://www.yamaguchy.netfirms.com/7897401/smith/fo...

Ande andará el eje…. de mi carreta.
63 1132CPCF, día 15 de Marzo de 2010 a las 00:17
LA GACETA
RIGUROSA EXCLUSIVA: LA CARA DEL ‘CASO FAISÁN’

José María Ballesteros: éste es el policía que dio el ‘chivatazo’ a ETA.

http://www.intereconomia.com/noticias-gaceta/polit...
64 lead, día 15 de Marzo de 2010 a las 00:39
[La revista Triunfo y el nazi belga Jo Linten, del grupo rexista de Leon Degrelle: la creación de la nueva "izquierda" española]

Dice hoy Moa:

... otras publicaciones anti régimen de tinte radical o procomunista, como las revistas Triunfo o Cuadernos para el diálogo, las cuales tenían un público considerable en medios estudiantiles e intelectuales.

Tiunfo, más que una revista anti-Régimen era una transmutación, otra más, de una publicación de hombres pro-Régimen que se empezaban a poner delante de las potenciales masas "izquierdistas" para pastorearlas en una futura democracia española. Los pasados 6 y 9 Enero 2010 hablamos de estos asuntos que se están tratando ayer y hoy. Conviene recordar la participación de Jo Linten, del grupo del notable nazi-fascista belga Leon Degrelle, un protegido del franquismo, en la fundación de Triunfo, esa revista "izquierdista":

185 lead dijo el día 9 de Enero de 2010 a las 17:14:

[Creación, bajo el franquismo, de la "izquierda" española]

Valekien #176

Lo que se cuenta en el post (entiendo que hoy bastante conocido) es coherente con lo de la revista Triunfo (menos conocido) que contaba [César Alonso de los Ríos en su "Yo tenía un camarada", título del hilo de] Moa del pasado 2 de Enero y que yo trataba en mis posts #259 y #276 del pasado 6 de Enero:

259 lead dijo el día 6 de Enero de 2010 a las 22:24:

[Los fascistas crean la "izquierda" española]

NsIbero en #208:

Y por cierto, si tan malos eran los nazis, por qué Franco los guardó y les proporcionó ayuda tras la guerra, dando asilo y protección a "tan malvados genocidas".


Casi estoy tentado de decir que lo hizo para ayudar a crear desde el Régimen la futura izquierda de la futura democracia española, a la vista de lo que recordaba Moa el otro día en el hilo "Yo tenía un camarada", título del libro de César Alonso de los Ríos donde éste informa al personal mal informado o desinformado de que un nazi como Leon Degrelle dotó a la "izquierda" de un medio de expresión en medio del franquismo: la revista Triunfo (una de mis lecturas favoritas de hace casi 40 años):

Y ¿quién era o había sido Jo Linten? Un periodista de la confianza política de León Degrelle que un buen día pudo escapar de Bélgica, aterrizó en la Concha de San Sebastián y se acogió a la protección del régimen de Franco. Paradójicamente, iba a ser un antiguo rexista el que impulsara el cambio de contenidos de Triunfo y favoreciera el deslizamiento de la publicación hacia la izquierda. Movierecord necesitaba dar una imagen abierta, no franquista, en las convenciones europeas e internacionales. También fue posible el cambio gracias al equipo de técnicos que asistía a Linten, y que respiraba por la izquierda: Álvarez, Ducay. Así que Triunfo no fue un terminal del PCE, ni la estrella de cinco puntas tuvo el más mínimo simbolismo. Fue un ex nazi, en los buenos tiempos todavía del franquismo, el que hizo posible la creación de la revista cultural de la izquierda. Triunfo es una prueba de la capacidad del sistema para la metamorfosis.

http://findesemana.libertaddigital.com/yo-tenia-un...

NOTA: Tampoco hacía falta un fascista belga para crear, recrear, más bien, la "izquierda" española; aquí había muchos voluntarios para hacerlo, comenzando por el inefable Juan Luis Cebrián, un caso perfecto, de libro, de chaqueterismo nacional.


276 lead dijo el día 7 de Enero de 2010 a las 00:08:

[Triunfo: forma tardía del Pacto germano-soviético]

Sherme #272

Muhas gracias por el enlace a la revista Triunfo. Intuyo que su lectura hará las delicias de tigrita (mientras no se entere de que los nazis como Leon Degrelle estaban detrás; otra forma del pacto nazi-comunista o germano -soviético)

Un saludo (y, en efecto, hemos tenido una tarde "plural", hasta con elogios a las dictaduras moderadas como alternativa; cosas de Oswald...Spengler).
65 lead, día 15 de Marzo de 2010 a las 01:19
[La secta de la Zeja prepara una reedición del "No a la guerra" contra...¿el PP?]

Dice hoy Libertad Digital:


Al acto se esperaba una presencia masiva de artistas, publica La Razón. Nada menos que el Gran Wyoming, Pilar Bardem, Willy Toledo, Alberto San Juan (estos dos últimos prefirieron pedir la despenalización del “Top Manta), Almudena Grandes, José Sacristán, Rosa Regás, Bebe, Miguel Ríos, Carmen París, Juan Diego BOTTO, Cristina Rota, Eduardo Mendicutti, José Luis Sampedro, José Sacristán, Juan Diego, Luis García Montero, Luis Pastor, Mónica Cruz, Natalia Dicenta. Ninguno de ellos se ha unido a la marcha encabezada por el líder de IU, Cayo Lara.
:

http://libertaddigital.com/mundo/los-de-la-zeja-de...

Veamos: Durante los 6 años del Zapaterato, España se ha ido implicando de forma creciente en la guerra de Afganistán, liderada por los EEUU; nadie, desde los grupos de la "izquierda", ha dicho ni mu. De pronto, el grupo de militantes social-comunistas y supuestos artistas que le organizó a Aznar el montaje agit-prop del "No a la guerra", grupo convertido durante el actual Zapaterato en la secta (subvencionada) de la Zeja, empieza a mover, de nuevo, la máquina de aquel montaje.

¿Qué ha ocurrido, qué puede ocurrir para que se prodzca ete movimiento? Me malicio que la reedición del montaje no es contra Zapatero, su patrono protector (con dinero contante y sonante)...sino contra el PP, si éste ganase las futuras próximas elecciones (adelantadas o en su plazo, dentro de 2 años). Así, un PP convertido en Partido de Gobierno (y que mantendría el compromiso militar español en Afganistán) se encontraría con un ya maduro y creciente movimiento de "No a la guerra", como el que ayudó a derrotarle (junto con el atentado del 11-M) en 2004.

La gentuza de la izquierda, que, de acuerdo con la base materialista de sus filósofos de cabecera, carece de principios morales ("residuos de tipo religioso de la pequeña burguesía reaccionaria"), tiene, sin embargo, muy desarrollado el oportunismo político, procedente del leninismo, para explotar, a su favor, las "contradicciones" de sus enemigos políticos. Ahora, que puede ganar el PP, "todos y todo contra el PP".

66 Sherme, día 15 de Marzo de 2010 a las 09:49
http://www.abc.es/20100315/opinion-firmas/bose-obr...

Bosé, un obrero cubano

Por ALBERTO SOTILLO Lunes , 15-03-10

En 1933 un grupo de 130 escritores soviéticos visitaron las obras del Canal del Mar Blanco, construido por presos políticos y comunes condenados a trabajos forzados. Unas 100.000 personas murieron en la obra. Pero la entonces denominada «Brigada de los Escritores» aplaudieron el proyecto con entusiasmo, como ejemplo del «humanismo revolucionario» de Stalin. El escritor Mijail Zoschenko cantó una oda a la «regeneración» de un ratero a quien vio empujar una carretilla. Varios años después, Solzhenitsin clamaría contra Zoschenko y compañía: «¡Ay, humanólogos!, ¿sabéis vosotros lo que es arrastrar una carretilla sin más alimento que una ración de castigo?»

Aquella Brigada de Escritores tenía al menos la coartada del miedo en un régimen en el que nadie se atrevía a ser el primero en dejar de aplaudir cuando Stalin acababa de pronunciar un discurso. Más incomprensible parece la crueldad de la farandulera «intelligentsia» española, que se solidariza con Willy Toledo, y al disidente cubano muerto en huelga de hambre Orlando Zapata -negro, pobre, olvidado y albañil-... que le den. Aunque tal vez se explique esa crueldad porque, como la Brigada de los Escritores, nuestros solidarios actores tampoco saben lo que es empujar la carretilla con una ración de castigo.

Lo que, por otro lado, tiene fácil solución: ¿Por qué Miguel Bosé o Willy Toledo no hacen la experiencia de vivir un par de meses en Cuba como negros albañiles? La solidaridad parte del conocimiento de la verdad. Las lisonjas de corte, el alejamiento de la realidad, en cambio, nos puede hacer muy crueles. Presupongo que nuestros solidarios actores son cinéfilos. Y para un cinéfilo no es la ideología lo que cuenta, sino lo que predican Renoir, Ford o Rosellini, progresistas o reaccionarios, como quieras, pero fanáticos de la verdad, que no dudarían en mandar a Bosé y Toledo a empujar la carretilla.
67 Hegemon1, día 15 de Marzo de 2010 a las 09:50
Vengo leyendo a Moa este fin de semana con estos dos artículos sobre el regimen de Franco. Hace referencia a una obra de Ansón que leí hace muchos años sobre Don Juan. Añado yo, buen perillán. El día que su hijo se proclamaba Rey o era desigando sucesor (no recuerdo), él cogió una barca y se fué a pescar para lamerse las heridas. Su cabreo era monumental y fué su mujer el que le hizo recapacitar, según recuerdo, que no estoy seguro.

Don Juan en una figura dudosa que se guiaba por su ambición y la de sus consejeros. Al final no se si por patriotismo o por que ya no había remedio, dijo aquello de "Por España, todo por España, Viva España, viva el Rey".

También tuvo contactos con los socialistas y según cuenta Ansón fué él, hablando con Guerra, creo recordar, el que les dijo "para que la Monarquía en España se asiente es necesario que lo haga con un Gobierno socialista"..."Entonces usted no es reacio a un Gobierno del PSOE"..."Todo lo contrario, será muy beneficioso para mi hijo"


El hijo es el actual Juancar, más dedicado a las carreras de F1 que brindar el último homenaje a uno de nuestros grandes escritores como es Delibes.
68 Sherme, día 15 de Marzo de 2010 a las 10:04
http://www.abc.es/20100315/nacional-inmigracion/tr...

Son ya más de tres millones los extranjeros que pueden votar

Se incorporan al censo 1.942.113 nuevos votantes, que se suman al 1.183.496 que ya podían votar en 2007

PALOMA CERVILLA | MADRID

El pasado jueves, el Pleno del Congreso de los Diputados aprobaba el convenio de reciprocidad con Bolivia, que supone que 191.925 residentes de este país en España podrán votar en las próximas elecciones municipales, que se celebrarán en marzo de 2011. Este convenio hacía el número diez, de los doce que el Gobierno de Rodríguez Zapatero, hasta ahora con el apoyo de los grupos parlamentarios, ha impulsado en este legislatura para que los residentes de Colombia, Perú, Paraguay, Nueva Zelanda, Islandia, Cabo Verde, Bolivia, Chile, Ecuador y Trinidad Tobago, puedan votar en España, siempre y cuando se permita también a los españoles hacerlo en estos países. La condición es acreditar que llevan cinco años residiendo de forma permanente en territorio español, y que lleguen a inscribirse en el padrón municipal.

La incorporación de los bolivianos al padrón municipal español supone que son ya 1.045.836 nuevos votantes mayores de 16 años que, en virtud de estos diez convenios, pueden votar en las elecciones. Una cifra muy determinante y que, en algunos municipios, pueden provocar un auténtico vuelco electoral. Además, si el Congreso ratifica en los próximos meses los convenios aprobados ya por el Consejo de Ministros con Burkina Fasso (unos 854 ciudadanos mayores de 16 años) y Corea (3.718), el número de nuevos votantes como consecuencia de estos convenios, sumará 4.572 personas más.

A este millón hay que sumar los 675.124 rumanos que, como consecuencia de su incorporación a la Unión Europea, ya votan automáticamente en las municipales; así como los 141.153 bulgaros, que también votan en aplicación de este mismo criterio. Para redondear la cifra, el Gobierno decidió este año que iba a conceder la doble nacionalidad a los hijos y nietos de exiliados, en aplicación de la Ley de Memoria Histórica. Hasta el 14 de enero, 161.463 personas habían solicitado la nacionalidad española, según datos de Exteriores, de las que el 50 por ciento han sido aprobadas, unas ochenta mil. Otras fuentes apuntan que, a día de hoy, podrían ser 300.000 las solicitudes que se están tramitando.

En definitiva, y aunque las cifras pueden variar algo, a día de hoy, si sumamos al 1.183.496 extranjeros que pudieron votar en las anteriores elecciones municipales, 1.942.113 de nuevas incorporaciones, la cifra total supera claramente los tres millones, en concreto, 3.125.609.

Camino difícil

Con estos datos en la mano, el Gobierno consigue su objetivo de aumentar el padrón en un considerable número de nuevos votantes. Pero el camino para llegar hasta aquí no ha sido fácil para el Ejecutivo, ya que el PP, junto a otras formaciones políticas, como CiU, frenó la intención del Gobierno de Zapatero y de los partidos de izquierda de extender el derecho al voto, sin que hubiera un acuerdo de reciprocidad para los españoles residentes en los países, como señala a ABC el representante del Grupo Popular en la Subcomisión para la reforma de la Ley Electoral del Congreso, Jose Antonio Bermúdez de Castro.

El freno que han puesto los populares y otras formaciones políticas, ha impedido que dos convenios, los que el Gobierno ha aprobado ya con Argentina (118.220 ciudadanos de más de 16 años) y Uruguay (42.051), pasen el filtro del Parlamento. No hay reciprocidad para los españoles residentes en estos dos países, que tienen numerosas trabas para poder votar.

Al margen de estos dos países, hay otro, como es el caso de Venezuela, con el que el Gobierno no ha podido cumplir su objetivo. Pero con el país de Chávez las cosas son muy distintas, ya que ni siquiera ha respondido a la petición del Gobierno español. No está interesado en que los españoles voten en su país, ni que los 52.450 venezolanos mayores de 16 años residentes en España puedan ejercer aquí su derecho al voto.

---------

Como dice mi mujer... a ver si le sale a zETApé el tiro por la culata, porque podrán ser pobres pero no tontos (¿o sí?)
69 Selma, día 17 de Marzo de 2010 a las 12:15
El reconocimiento de la prelatura al Opus Dei se produjo mucho más tarde, Don Pío, hacia principios de los años 80 bajo el pontificado de JP II.
Durante el tardofranquismo el Opus Dei no gozaba todavía de esa trascendente (y exlusiva hasta hoy) consideración organizativa canónica.

Y es que canónicamnete no es lo mismo ser un instituto de vida consagrada, que una asociación de fieles, que una prelatura. La diferencia es esencial y, como digo, en la época que Ud. refiere el O.D. no era prelatura personal.

Un detalle en todo caso.

Saludos.

« 1 2 »

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899