Pío Moa

« Observaciones a una ley antidemocrática | Principal | Juanito Valderrama »

Aventura y picaresca

16 de Diciembre de 2006 - 17:22:14 - Pío Moa

Compartir:
Menéame Tuenti

Leido en algún sitio:  el contraste entre la novela picaresca española y la de aventuras británica indica diferencias culturales básicas. Dos tradiciones, con grandes obras y flaquezas. El tosco desencanto moral, el moralismo de pandereta de la picaresca. Sensación melancólica de la aventura: ¿y después? ¿La vuelta a la rutina  vulgar?; mal resuelto el problema en la degradación de las series interminables de aventuras de algún protagonista. Sensación de pesadez.

 -------------------- 

Rajoy quiere matar al cerdo a besos: ha vuelto a ofrecer su apoyo al gobierno “solo para derrotar a ETA”. Entre el mayor colaborador que haya tenido la ETA en su historia y el gaznápiro que quiere ayudarle, buenos vientos para los terroristas.

--------------------

¿Alguien puede creer que Sánchez Manzano obraba por propia iniciativa?

Comentarios (162)

« 1 2 3 4 »

1 ¡Ah, Orcadas!, día 16 de Diciembre de 2006 a las 17:54
De "La república que acabó en guerra civil:

LA ESPAÑA QUE MARCHABA A LA GUERRA
El país al que llegó la república seguía siendo fundamentalmente campesino, con el 70% de la población en núcleos menores de 20.000 habitantes, y el valor de la producción agraria en torno al 60% del total. Vizcaya y Barcelona tenían una potente industria, menor Asturias, Madrid, Valencia, otras provincias vascas y catalanas, Santander y algunas otras; muy escasa la mayoría. Los desequilibrios regionales eran fuertes, destacando por su pobreza varias provincias andaluzas, las gallegas del interior, las canarias y las extremeñas: zonas de latifundio o de minifundio extremo, con mucho analfabetismo y malas comunicaciones, y donde el hambre era una realidad, aunque en rápido retroceso. Algo más de un cuarto de la población (no de la mitad, como a veces se dice) era analfabeta, pero había grandes diferencias entre Álava o Santander, provincias sin analfabetos, y Granada, donde pasaban seguramente del 60%. La mayor riqueza se apreciaba en zonas industriales como Barcelona o Vizcaya, de agricultura moderna, como Valencia, o en centros de servicios, como Madrid.
Aunque tenía zonas muy atrasadas, no era, desde luego, un país de lo que se ha dado en llamar Tercer Mundo, contaba con élites preparadas y emprendedoras, y se encontraba en rápida transformación modernizadora, muy acelerada en los años anteriores a la república, correspondientes a la dictadura -- muy poco dura-- de Primo de Rivera. En conjunto, España se situaba, en no mala posición, dentro del cinturón de países menos desarrollados de Europa, que se extendía desde Irlanda a Finlandia, pasando por el Mediterráneo y el este europeo, casi rodeando a los países más ricos del centro-norte-oeste del continente.
Las imprescindibles estadísticas económicas o sociológicas ayudan a entender una época, pero no recogen, ni de lejos, la inabarcable variedad e intensidad de la vida. Tendemos a comparar otros tiempos con los actuales, caracterizados por el consumo masivo. Casi todo el mundo desea un alto nivel de consumo, pero la vida no puede reducirse a ese índice. Así, nuestra sociedad es probablemente inferior a la de los años 20 y 30 en cuanto a cultura popular, entonces tan variada y sugestiva, y hoy recubierta con un tosco, a menudo soez, barniz homogeneizante hecho con modelos importados. Y en cultura superior, entendiendo por ella la creatividad intelectual y artística, la superioridad de entonces salta a la vista, aun si hoy se “consumen” más libros, conciertos o exposiciones de pintura, y se ha multiplicado la población universitaria.
Aquella España era un país vitalista, lleno de matices y contrastes en la música popular –incluyendo la muy popular zarzuela—, la gastronomía, las fiestas, que seguían el ciclo agrario, etc. En cuanto a las influencias exteriores, predominaba ampliamente la francesa, pero crecían la inglesa y la alemana, y llegaban el cine y las modas de Usa. Tal variedad favorecía la creatividad hispana.

Solo podemos dar aquí unas pinceladas de la sociedad de entonces, que ayuden a captar el trasfondo de los sucesos. Recurriremos a testimonios personales, subjetivos, desde luego, pero ilustrativos, en especial los de dos viajeros foráneos: el soviético Iliá Ehrenburg, que escribió un libro con el título sarcástico España, república de trabajadores, cuando, por primera vez en la historia, iban a cruzarse los destinos de Rusia y España; y el irlandés Walter Starkie, autor de Aventuras de un irlandés en España, donde recoge sus peripecias por el país tocando el violín para ganarse la vida, inspirado por el brillante estudio de Menéndez Pidal sobre los juglares medievales.
Retratar a España como una sociedad agraria tendría mucho de falso sin atender a su acelerado cambio hacia una sociedad urbana, desde principios de siglo y, sobre todo bajo la dictadura de Primo de Rivera. El pulso nacional latía en las grandes ciudades, especialmente Bilbao, Barcelona y Madrid, que atraían a masas de inmigrantes, haciéndose con ello avanzadas y representantes de grandes espacios del país. Las tres albergaban un poderoso movimiento obrerista, muy distinto el de Barcelona, predominantemente ácrata, del marxista de Bilbao y Madrid. Bilbao era la ciudad de la siderurgia y de los grandes bancos, con un paisaje industrial muy característico entre verdes montañas y abierto al mar, lluvioso, con la belleza abrupta de las aristas y el sonido del hierro, y un ambiente compañeril, inquieto y algo bronco. Ambiente perceptible también en las cuencas mineras y metalúrgicas de Asturias. Con su carácter esforzado y un tanto descuidado, su urbanización distaba de ser modélica.
La soleada Barcelona, centro de la industria textil, volcada al suave Mediterráneo, era la mejor urbanizada de las tres, con su famoso Ensanche, debido al plan Cerdá, una novedad en el urbanismo mundial impuesta desde Madrid a un renuente ayuntamiento barcelonés. A juicio de Josep Pla, “Barcelona ha sido siempre una ciudad muy erótica, y quizá sea ésta una de las claves de nuestra historia, tan llena de locura. Esta mezcla tan acusada de vida familiar y vida erótica es una de las características más típicas de Barcelona”.
Madrid, ciudad interior, situada en mitad de la península, tenía un carácter distinto. Siempre según Pla, bastantes madrileños “han estado en Barcelona y han regresado, si no enamorados, al menos llenos de interés. Muchos hablan de Barcelona con una punta de envidia y la ven como una ciudad de confort, de placer, de sensualidad, de vida fácil. Madrid quiso imitar a Barcelona, y bajo la dictadura el centro se transformó, se modernizó. Adquirió un aire absolutamente distinto de aquella ciudad residencial, burocrática y popular, con señoras de mantilla y mujeres de pueblo de mantón negro de Manila de hace trece años. ¡Ya verán los catalanes de lo que también somos capaces! –dijo la clase dirigente--. Este fue un brioso motor de progreso. Al cabo de unos cuantos años habían emergido por entre los techos bajos de color chocolate de Madrid, como hongos monstruosos, los rascacielos. La mediocre placidez de la Castellana y Recoletos se había convertido en una agitación activa y exigente. La transformación de los espíritus era muy visible”.
Madrid representaba muy bien al conjunto del país, por lo que nos extenderemos un poco en ella. Ciudad sobre todo de servicios, la más poblada de España en competencia con Barcelona (en torno a un millón de habitantes cada una en los años 30), no tenía grandes industrias, pero sí innumerables pequeños talleres y fábricas, construcción, ferrocarril, etc., que absorbían la considerable cifra de 112.000 obreros. La población se había duplicado en treinta años. La masa urbana pertenecía a la clase media baja: oficinistas, tenderos, artesanos, empleados diversos y funcionarios. Un porcentaje muy elevado de ella procedía de las dos Castillas, Asturias, Galicia, Extremadura, etc., con grupos numerosos de todas las demás regiones. “Lo que menos hay en Madrid es madrileños”, se decía. La huella del campo, recién abandonado en muchas gentes, y una urbanización irregular, llevaba a los snobs a motejarla de “poblachón manchego”.
2 NASAKI, día 16 de Diciembre de 2006 a las 17:58
Del hilo anterior:

Querido amigo G.d.h. Por supuesto que no estoy de acuerdo en lo de "aborrecible", pero ten en cuenta que nadie se atreve a defender a Franco y la dictadura (Salvo nosotros y Pio moa).

Sabemos, y saben, que una GC era inevitable, Habia que sacar a España de la desolación ejercida por los frente populistas y toda la "caterva" que campaba a sus anchas, haciendo burradas y desmanes, con aprobación del gobierno.
Tambien sabemos, y saben, que si Franco no hubiese ganado la guerra, ahora estaríamos como cualquier país que ha sido satelite de la URRSS. Una república bananera, con cuatro personajillos llenos de riquezas, y los demás, muriendonos de hambre.
Yo posiblemente no existiría ( habrian depurado a toda mi familia) y tal vez tu tampoco, por la misma razón.
Pero lo importante, amigo, es que veladamente, a pesar de no estar de acuerdo con Franco( el articulista), lo añora y echa de menos... La paz, el bienestar, el trabajo etc etc... Pero jamás diran que estan de acuerdo con Franco !! Eso es politicamente incorrecto!!!

Pero odian y odiaran aún más, a Rodriguez Zapatero y caterva.
Saludos.
3 Ah Orcadas, día 16 de Diciembre de 2006 a las 17:58
Cont.

El campo estaba presente en la ciudad, prácticamente en el mismo centro: desde el Palacio de Oriente, sede de la presidencia de la república, se divisaba muy próxima la mancha oscura de los encinares extendidos hacia la sierra, nevada buena parte del año, con sus grandes bosques de pinos y espectaculares puestas de sol, y la limpia atmósfera que Velázquez captó en sus cuadros. “Las afueras de Madrid constituyen una serie de paisajes de los más sugestivos de España. La zona del norte y el oeste, con su muralla del Guadarrama, es noble y majestuosa. La parte este y sur es el páramo castellano, con sus cerros monótonos en el horizonte y el cielo ardoroso y desolado”, describe Pío Baroja. Esos paisajes, como las considerables oscilaciones climáticas, concentran algo de la gran variedad del país.
Varios grandes parques rodeaban en buena parte a la capital: Dehesa de la Villa, la Casa de Campo, el Parque del Oeste, el Retiro. Las calles de sus ensanches y de barrios espaciosos y modernos, como el de Salamanca o el de Argüelles, con sus olmos, plátanos y acacias, eran de las mejor arboladas de Europa. Su casco antiguo, bello y sugestivo por sus recuerdos históricos, aunque no muy bien conservado, apenas tenía grandes monumentos. Nadie adivinaría por sus edificios que fue la capital de uno de los mayores imperios del mundo, pues los reyes de entonces no la dotaron de universidad ni de catedral. Era proverbial su carácter liberal, acogedor y poco pretencioso.
Laín Entralgo rememora: “Menestrales con su listado delantal verde a las puertas de sus tiendas, guardias municipales más peripatéticos que agresivos, oficinistas en quienes el vicio de la tertulia cafeteril, vicio llegaba a ser, era todavía más fuerte que la sacra –o execrable— auri fames, obreros que se gobernaban a sí mismos y que de sí mismo querían y sabían esperar, gentes en cuyas almas la prisa, la polución atmosférica y la desconfianza no habían hecho habitual el mal humor, escaparates donde se juntaban la pierna ortopédica y el quinqué de porcelana, rótulos comerciales involuntariamente nostálgicos o surrealistas… ¿Visión idílica y manriqueña de aquel Madrid? No; simple recuerdo de una ciudad compleja, abarcable y grata”. Pese a su crecimiento, Madrid retenía bastante de “la gran aldea cordial”, como la vio el dirigente anarquista Abad de Santillán hacia 1916, de “aquel Madrid familiar, delicioso [con su] agradable barroquismo bohemio y burgués”, que rememora E. Zamacois. Todavía el dictador Primo de Rivera paseaba por la calle Alcalá cultivando la vieja costumbre de piropear a las mujeres, o entraba a su tertulia del café “La Granja del Henar”, saludando de paso a la tertulia de su incondicional enemigo, el escrito Valle Inclán…
Ehrenburg, algo en la línea de Pla, observa otros contrastes: “La capital de España. Palacios, rascacielos, oficinas, cafés literarios, redacciones, los debates, las bellas mujeres, el gentío de la calle Alcalá, los señoritos tomando el fresco a la sombra de los árboles de La Castellana… Todo esto es a la par la felicidad y la desgracia, la delicia y la vergüenza…. Mientras [los señoritos] matan el tiempo, el país se muere de hambre”. Frases algo chocantes en boca de quien llegaba de la URSS, con sus gigantescas hambrunas, y, desde luego, exageradas. Pero, aunque el país estaba lejos de morir de hambre, esta formaba parte del paisaje cotidiano, sobre todo en Extremadura y Andalucía. Cada año había por encima del centenar de muertes directamente por inanición, cantidad más que duplicada al cabo de dos años de república. En Madrid mismo, los mendigos y pequeños delincuentes componían un nutrido submundo de miseria y picaresca, objeto de la atención de los novelistas, desde Galdós a Baroja.
El tono de la vida madrileña lo daba en buena medida la Puerta del sol, “el foro de la ciudad”, dice Baroja, donde “hervía la multitud de día y de noche; se comentaban las noticias, se conspiraba, se citaba la gente, se hacían negocios, se preparaban manifestaciones, se vendían periódicos, décimos de lotería, se daban citas amorosas (…) La Puerta del Sol fue siempre un lugar alborotado, y los que sabían un poquillo de historia recordaban que en ella había estado el café de Lorencini, uno de los primeros centros revolucionarios españoles; que allí, delante de la puerta del ministerio de Gobernación, habían matado al general Canterac en época de revuelos y algaradas y que, muy cerca, había estado la célebre Fontana de Oro, el club más popular en tiempos de las reuniones que se llamaban patrióticas (…) Algunos cafés de la Puerta del Sol y Fornos quedaban abiertos durante toda la noche (…) Esto daba al pueblo un aire de turbulencia y de misterio y de alegría. Mucha gente rica y de clase media era noctámbula. Algunos cafés tenían su especialidad. La decoración por dentro era muy característica. En casi todos ellos había grandes espejos con marcos dorados, mesas con el tablero de mármol y grandes divanes rojos”. También había sido asesinado allí, por un anarquista, el jefe de gobierno liberal, Canalejas.
Para Starkie, “bien puede decirse que es el ombligo del mundo español (…) Algunas veces la Puerta del Sol fue testigo de trágicas escenas de muerte y asesinato; otras, de famosos lances de carnaval. Fue también campo de acción de la epopeya, como cuando el 2 de mayo el pueblo se Madrid se levantó, inerme como estaba, contra los franceses invasores. Hoy, la Puerta del Sol es motivo de desilusión para los turistas extranjeros que no saben ver más que la superficie de las cosas: “¿Es esta la célebre Puerta del Sol? (…) Nos habían dicho que era la plaza más hermosa del mundo…” A lo cual cabría responder: “Ustedes han equivocado el viaje (…) La Puerta del Sol es un valor espiritual, un centro vital de España; todos los caminos parten de allí. Se trata de una posada gigantesca, abierta día y noche a todo el mundo, lo mismo a ricos que a pobres; un salón lleno de sol, donde el tullido haraposo que va cojeando con su bastón y el rico opulento pueden solazarse y vagar placenteramente”, y donde pasean “muchachas encantadoras”, poseedoras de “una cortesía natural que muchas señoras envidiarían”.
Madrid era quizá la capital más jaranera y trasnochadora de Europa, lo cual sorprendía a los visitantes, no siempre para su agrado: “El día toca a su fin. Empezó a mediodía y ya cantan los gallos. Es hora de acostarse (…) Se acabó el día, este hermoso día madrileño, bajo un cielo de montaña hecho para canciones pastorales, para la soledad. Un día más, bullicioso y hueco. Uno de tantos días liquidado, vencido, despachado. Los españoles son, en rigor, un pueblo poco alegre. En medio del bullicio y de las luces de los cafés se nota el hastío, un hastío que es como una charca de lodo que se va tragando al hombre”. De nuevo la visión pesimista, pero de ninguna manera obtusa, de Ehrenburg.
El ambiente de las tertulias –casi perdido hoy—prestaba un tinte peculiar a la vida española. Algunas tenían un alto nivel intelectual y la actividad literaria estaba muy ligada a esta clase de comunicación, tan de ágora, tan mediterránea. Starkie la ensalza: “Ninguna institución más característicamente española que la tertulia. A ella debe Madrid la reputación de ser la ciudad donde más se habla (…) En 1924 me hicieron miembro de varias tertulias de café, frecuentadas por hombres de letras. Al citarle este hecho a un amigo mío, inglés, me felicitó con tanta efusión como si me hubieran elegido miembro de un club londinense.
--¿Cómo son esos clubs de Madrid? –me preguntó.
-- Son salones bulliciosos. Salones incómodos donde se reúnen grupos de amigos alrededor de unas mesas para tomar café.
La tertulia posee inmensas ventajas sobre el club británico (…) Los madrileños, tan parecidos a los irlandeses, de los cuales el doctor Johnson observó elegantemente: “Son un pueblo justo: nunca hablan bien unos de otros”, se reúnen en tertulias. Con la excepción de Dublín, en ninguna ciudad de Europa se derrocha en la conversación tanta mordacidad como en Madrid (…) El extranjero que se arriesga a decir una palabra a favor de la dramática española es al momento rebatido:
--El teatro español no tiene nada que ver. No tenemos nada que enseñarle…”.
Cuando hasta pequeñas ciudades de provincia, como Orense, vivían una especie de esplendor intelectual, Madrid era el centro de la cultura española, y no extraña que las figuras más representativas de la llamada Generación del 98, allí asentada y la más conocida entre los grupos literarios del siglo XX, fueran tres vascos (Unamuno, Baroja y Maeztu), dos andaluces (los Machado), un gallego (Valle Inclán), un valenciano (Azorín) y un madrileño (Benavente). Había un fuerte interés por la cultura extranjera, y a su vez pensadores como Unamuno u Ortega ejercían influencia en Europa e Hispanoamérica, y se difundían en muchos países las obras de los mejores escritores españoles; surgía una poesía excelente, una gran pintura y una música notable y tomaba cuerpo la Escuela de Madrid de filosofía. Hablando de la Facultad de Filosofía y Letras, dirá Marías: “Era simplemente maravillosa, la mejor institución universitaria de la historia española, por lo menos después del Siglo de Oro (…) Enseñaban a la vez Ortega, Morente, Zubiri, Gaos, Besteiro, Menéndez Pidal, Gómez Moreno, Obermeier, Ibarra, Ballesteros, Pío Zabala, Américo Castro, Claudio Sánchez Albornoz, Asín Palacios, González Palencia, Ovejero (…) Pedro Salinas, Enrique Lafuente Ferrari, Montesinos, Lapesa (…) ¿Se podía renunciar a esto, a lo que probablemente era la mejor Facultad de Europa?”.
4 ¡Ah, Orcadas!, día 16 de Diciembre de 2006 a las 18:01
Cont.

Ehrenburg, pese a su talento literario y dotes de observador, sufre el yugo de sus prejuicios ideológicos: “En otros tiempos, España dio al mundo sabios ilustres. Hoy, en las bibliotecas de las universidades no se ven más que traducciones. En las obras trabajan ingenieros alemanes, en la administración de los Bancos y en las sociedades anónimas hay técnicos ingleses y americanos. España tuvo arquitectos notabilísimos; la arquitectura española contemporánea asombra por su falta de vigor. Es difícil imaginar nada más chabacano que los palacios de los ricachos españoles. Los antiguos conquistadores se han convertido en héroes del Rif, con docenas de condecoraciones por cada desastre. En los cafés madrileños se imita cuidadosamente la última moda de París. ¿Quién podría reconocer en estos vástagos a los descendientes de Cervantes?”
Demasiado negativo. Las derrotas en el Rif habían terminado definitivamente, y de hecho, el país llevaba viviendo dos décadas de su mejor época cultural desde mediados del XVII. Ahí estaban sus pensadores y ensayistas Ortega, Unamuno, Marañón, Maeztu, Madariaga, o figuras destacadas en las vanguardias europeas: Picasso, Gris, Dalí, Buñuel, Miró, García Lorca, etc. El profesor Laín Entralgo señala “lo mucho que nuestra ciencia y nuestras letras --de Cajal a Fernando Castro o Miguel Catalán, de Valle Inclán y Machado a Lorca y Alberti, de Menéndez Pidal a Ortega, de Dámaso Santos a Xavier Zubiri, de Asín Palacios a García Gómez—habían llegado a ser.” Y las abundantes traducciones no eran mal síntoma.
Starkie lo vio distinto: “Madrid es una de las pocas ciudades donde el extranjero encuentra un equilibrado e imparcial punto de vista con respecto a los problemas europeos. Esto es debido principalmente al tremendo influjo de la moderna cultura europea en España. Examinando los numerosos puestos de libros, encuentro ediciones baratas de traducciones del inglés, francés, alemán y hasta de los más nuevos autores rusos”. Y recuerda el filósofo Julián Marías, joven por entonces: “nuestro país, por aquellas fechas, era probablemente el menos provinciano de Europa. Nuestros maestros se habían nutrido de la cultura europea con mayor amplitud que los de aquellos países que, por tener mayor densidad y riqueza, podían hacer el intento de atenerse a su propio ámbito, o al de su lengua. Seguía vigente un conocimiento muy difundido del francés, de la cultura francesa, pero en las minorías intelectuales era normal el alemán, en menor medida el inglés y el italiano. Las traducciones de los libros capitales de Alemania se habían hecho mucho antes que en los demás países de Europa. Brentano, Husserl, Scheler, Freud, luego Dilthey, andaban en todas las manos. Spengler había sido lectura difundidísima; Keyserling, demasiado olvidado hoy, era popular”
Con menos entusiasmo se expresa el antropólogo J. Caro Baroja, haciendo un juicio de los años 20 extensible a los 30: “Si las lecturas filosóficas del momento no me atrajeron nada o muy poco, las clases de filosofía de la universidad me produjeron menos interés”. “Todo lo que floreció con esplendor en aquella época en artes y letras, en política y costumbres, me produce aun hoy repugnancia o aversión”. “Fue la época en que alcanzó sus mayores triunfos el fascismo de Mussolini y en que se afianzó el stalinismo. Fue la época en que Inglaterra y Francia tuvieron los políticos más flojos que pueda imaginarse; fue cuando se hicieron por primera vez los infames bloques de arquitectura cubista y funcional; cuando la prosa española se convirtió en puro trabajo de marquetería o en gorgorito presuntuoso”.

Más sagaz parece el escritor soviético cuando caricaturiza: “Entre nosotros, el comunismo es imposible, no somos como los rusos. Nosotros somos individualistas. Así lo afirma cualquier abogadillo principiante. Pero esto no impide soñar [a los “individualistas”] obsesionados con una cosa: entrar cuanto antes al servicio del Estado. Todos los señoritos, o son empleados del Estado o unos fracasados que sueñan día y noche con el butacón de las oficinas ministeriales”. El espíritu emprendedor estaba poco extendido, si exceptuamos en parte a Vascongadas y Cataluña.
¡El “señorito”, parasitario, soberbio, inepto, figura característica! Acaso una degeneración aristocrática, achacable a cualquier persona de oficio no manual. Al señorito por excelencia, el andaluz, lo retrató un pintoresco viajero inglés del siglo XIX, G. Borrow: “Los andaluces se clase alta son, probablemente, los seres más necios y vanos de la especie humana, sin otros gustos que los goces sensuales, la ostentación en el vestir y las conversaciones obscenas. Su insolencia solo tiene igual en su bajeza y su prodigalidad en su avaricia. Las clases bajas son por lo general más corteses y, con seguridad, no más ignorantes”.
Pero cada región tenía su figura particular de “señorito”: Félix Lorenzo, Heliófilo, director de El Sol, señalaba al tipo bilbaíno: “Señoritos ociosos, hartos de millones adquiridos por la iniciativa y el esfuerzo ajeno; señoritos cuya única preocupación, aparte de ser católicos y monárquicos, consiste en pertenecer a muchos consejos de administración y en [no perder] las dietas que, sumadas a fin de año, valen más que el haber de un centenar de familias de obreros y empleados”. El republicano federalista E. Barriobero, da un toque más colorista del tipo catalán: “¡Qué distancia entre los nobles y los menestrales que formando una piña valerosa fueron a Oriente, y los que, antes del 18 de julio, para saciar su juvenil lujuria, tenían entre cuatro una mantenida y con frecuencia, al hacer el prorrateo, le descontaban el jornal correspondiente a los días que le había durado la menstruación. ¡Estos señoritos acabarán con Cataluña!”.
El mismo Ehrenburg describe: “Barcelona está cerca de la frontera y los pedantes locales no se cansan de vanagloriarse: “Nosotros no somos españoles, nosotros somos casi franceses”. Al anochecer, terminado el trabajo, el burgués pasea por las Ramblas, que son los bulevares elegantes de Barcelona. A veces, los huelguistas llegan con sus cánticos y sus pistolas hasta las Ramblas. Y entonces, como por encanto, se evapora el gentío de paseantes. Sólo quedan, frente a frente, las gorras y los tricornios. Una hora más tarde, los señoritos elegantes vuelven a su trajín. Se agolpan aquí hasta las tres de la noche. Según los francófilos locales, aquello es un verdadero Montmartre”. En Madrid, “el señorito sabe aburrirse de veras. Cuando bosteza siente uno escalofríos. Su expresión favorita es matar el rato. Matar el rato es una operación complicadísima, que exige una experiencia de muchos años, una tradición de siglos”.
Mucho mejor parece el pueblo llano al intelectual soviético: “La terraza de un gran café en la Gran Vía de Madrid. La una de la noche. Han terminado los espectáculos. El público empieza a reunirse; es el público que se llama distinguido: comerciantes, abogados, periodistas, señoritos. Alrededor de las mesitas revolotean los vendedores de periódicos, los limpiabotas y los mendigos. Una mujerona morena vende billetes de lotería. Otra mujer le trae un niño de pecho. La vendedora de lotería coge con tranquilidad una silla, se desabrocha la blusa y amamanta al niño. Es una mendiga. En las mesas se ven caballeros elegantes. Los camareros de los cafés de París se hubieran echado sobre la mendiga como una jauría furiosa. En Berlín, su comportamiento parecería tan inaudito que la someterían a un psiquiatra. Pero ¿aquí? Aquí la cosa parece lo más natural del mundo”. Y razona el escritor: “No hay que creer que este sentido democrático haya nacido de la burguesía. Aquí la pobreza no ha llegado todavía a ser un deshonor. El pobre de Francia se avergüenza de los agujeros de sus pantalones, del brillo hambriento de sus ojos, de pernoctar en un banco de los bulevares. En España, el pobre rebosa dignidad. Tiene hambre, pero es orgulloso. Él fue quien obligó al burgués a respetar sus andrajos”. “Conozco bien la pobreza humillada y envidiosa. En cambio, no encuentro palabras para cantar como se merece la pobreza noble de España”. Quizá por la tradición católica o las costumbres hidalgas, aunque Ehrenburg no opinaba así.
España, concluye, “es un gran país que supo conservar su ardor juvenil a pesar de los esfuerzos que hicieron por apagárselo los inquisidores, los parásitos, los Borbones, los caballeros de industria, los pasteleros, los ingleses, los matones, los mercenarios y los chulos blasonados”. Venía a coincidir con Ortega y Gasset, para quien “en España, lo que no ha hecho el pueblo ha quedado por hacer”. Véase, no obstante, al escéptico Josep Pla: “Todo lo que se ha hecho en España, poco o mucho, lo han hecho los caciques”.
Numerosos viajeros foráneos han visto a los españoles dignos, valerosos y alegres aun en medio de la pobreza. Otros los han tachado de fanáticos, intolerantes y haraganes. La crueldad española tiene una buena literatura detrás, pero también se ha apreciado su talante liberal e igualitario. En fin, algo de todo ello debe de haber, lo difícil es saber en qué proporción, que quizá varía también según las épocas. El llamado carácter nacional existe, sin duda: basta pasar de Francia a Inglaterra o de España a Francia para apreciarlo. Sólo que cuando esa evidencia quiere racionalizarse y precisarse, difícilmente se evita caer en el tópico insustancial o en la tontería.
5 ¡Ah, Orcadas!, día 16 de Diciembre de 2006 a las 18:04
Y fin:

"Al lado de esa vida intensa y llena de facetas, cundía una extrema politización, cuyos lados positivo y problemático observa el optimista Starkie: “Un crítico me dijo que España era un país de pandereta y nada más; añadiendo que, por tanto, era absurdo esperar de un pueblo semejante la menor capacidad para el estudio de los problemas del Estado y de gobierno, ni tampoco que se tomase interés por ellos. Si ese crítico pasase una noche en la Puerta del Sol tendría otra cosa muy distinta que contar. Jamás he visto un interés tan apasionado por la política… La dificultad de gobernar tal pueblo no reside en su apatía, sino en lo contrario: en su actitud pasional hacia la política”.
En efecto, bajo la restauración la masa del pueblo se desentendía de la política y, sobre todo en los últimos años, miraba a los profesionales de ella como “politicastros”, ineptos y demagogos, de los que se sintió liberado por Primo de Rivera. Pero al llegar la república cundió, probablemente por oscilación pendular y por influjo de lo que ocurría en Europa, la creencia supersticiosa de que la política lo arreglaría todo, si se seguían la recetas ideológicas que cada cual defendía. El liberalismo sonaba a cosa vieja, y los partidos y la prensa cultivaban inmoderadamente tales ilusiones.
Una cuestión de la mayor importancia en la época fue la religiosa. En su gran mayoría, los españoles se reconocían católicos, si bien poco practicante el grueso de ellos. Un sector creciente y activo se consideraba anticristiano y anticlerical, formando el núcleo militante de las izquierdas. El principal partido de éstas era el PSOE, gracias a su sindicato UGT, con entre 400.000 y 700.000 afiliados, según los momentos; otros tantos pertenecían a la anarcosindicalista CNT, aunque las cifras habituales elevan las cifras en los dos casos, exagerándolas hasta 1,5 millones. De los republicanos, ninguno llegaba, ni de lejos, al Partido Radical, de Lerroux, centrista y con más votos que todos los republicanos de izquierda juntos. El partido más votado en general fue la CEDA, de derecha católica y moderada. Los monárquicos alfonsinos y carlistas tenían mucho menos peso, mientras que los comunistas y falangistas o fascistas constituyeron minorías muy débiles hasta 1936. Existían potentes fuerzas nacionalistas o separatistas en Cataluña y Vascongadas.
En aquellos años el país se polarizó. Los revolucionarios consideraban a los conservadores un rebaño de necios y serviles manipulados por una oligarquía privilegiada y explotadora, una barrera para la liberación integral del ser humano; los conservadores veían en sus adversarios una masa embrutecida y embaucada por jefes sin escrúpulos, dominados por la envidia y el resentimiento, y lo bastante enloquecidos para sacrificar la civilización en aras de unas ambiciones quiméricas.
Caminando hacia su ocaso la república, anotaba el escritor Ramón Gómez de la Serna, alma de una célebre tertulia en el café Pombo: “Ya durante este año y el pasado mi predicación a los jóvenes ha intentado evitarles esa caída y prevenirles contra los ambiguos y los revolucionarios políticos”, predicación no muy efectiva, pues “he visto oscilar a muchos de los jóvenes, venir en compañías suspectas, probablemente sentir el empuje repugnante de la pistola en el bolsillo de atrás del pantalón…” Por eso, “A la musa de mis días, a mi mujer, se lo decía al volver de los sabáticos aquelarres: “Estoy por clausurar Pombo (…) ¿Qué se envuelve en la nube negra del invierno que avanza?”
En aquellos días, unos se entusiasmaban con la proximidad emancipadora de “la lucha final”, como decía el himno marxistas, que debía liberar al género humano y erradicar la religión, la democracia motejada de burguesa y el sistema económico de la propiedad privada. Otros resolvieron salvar, si no la democracia, que en 1936 ya no existía, la civilización cristiana, por considerarla en inminente peligro de naufragio. En las elecciones de 1936, las opciones más moderadas apenas recibieron votos.
6 El Zorro, día 16 de Diciembre de 2006 a las 18:05
Y tan buenos tiempos para los terroristas, que se han rearmado, reorganizado, y dentro de poco volverán a matar españoles. ¿Qué les diremos a las víctimas entonces, que el gobierno socialista del 11-M estaba negociando con ETA, y que el Rajoy se pasaba el tiempo haciéndoles ofertas pueriles? Todos son culpables, el PP de Rajoy, también.
7 voivoda, día 16 de Diciembre de 2006 a las 18:14
¿Los ingleses aventureros, los españoles pícaros?
8 BUBIERCA, día 16 de Diciembre de 2006 a las 18:25
¿Hay alguien que pueda evaluar los perjuicios que se ocasionan por estar vicegobernados por una practicante del tribadismo?
9 Manu, día 16 de Diciembre de 2006 a las 18:32
Josefa Egibar, político del PNV, padres de la banda asesina dice: “ETA tendría razones, excusas para volver a la lucha armada”.
Otra; “ETA tiene el gran poder de hacer tambalear al Gobierno”
Pregunta ¿Cómo el del 11-M?
¿Qué diferencia de este individuo pensador activo político al del Nazismo de Hitler?
10 cepe, día 16 de Diciembre de 2006 a las 18:34
(de antes)

¡Qué pobres que resultan muchos de los comentarios de la derecha!

Frecuentemente da la sensación de que no creen en la ley o en todo caso, que creen en una ley de derechas justa y una ley de izquierdas injusta y que es Dios quien manda que se aplique la ley justa de derechas.

Cuando esto era imposible de conseguir democraticamente en los años 30, dieron un golpe de estado para establecer su ley por la fuerza y ejercieron su fuerza de dominación sobre una gran parte de la población, y una represión brutal. Setenta años después de esto, todavía no se atreven a condenar aquella acción, confirmando por tanto que volverían a hacerlo. Sin embargo, acusan a los demás, -a los que gobiernan sin censura alguna por parte de organismo que pudieran hacerlo-, de ser totalitarios.

El echo de que bastante más de la mitad de los españoles estén de acuerdo con las acciones de gobierno, no significa nada para la derecha a la hora de pensar que esa ley que se está aplicando no vale, que hay que poner las suyas.

Una cosa es crticar la ley que nos de la gana y otra diferente acusar al gobierno de ilegal. Si nos ponemos así, ilegal será el PP por no condenar el franquismo como hicieron todos en el Parlamenteo Español, o en el Europeo, o en la ONU.

11 Breogan, día 16 de Diciembre de 2006 a las 18:37
El PP versión 2007, o como un mari.cón y muchos cobardes hacen el juego de los marxistas masones.
12 sinro, día 16 de Diciembre de 2006 a las 18:40
10
Que pesado el cepe este de los c.ojones... y dale con el erre que erre..
Que cuando os vais a enterar que los republicanos perdieron la guerra, que los nacionales, bajo el mando de Franco, ganaron..
¿Cuanto les cuesta a estos ceporros aprender este simple hecho?...
13 cepe, día 16 de Diciembre de 2006 a las 18:42
sinro, lo pasado pasado está.
Ahora cuenta el presente y también el futuro.
14 CATOLICO, día 16 de Diciembre de 2006 a las 18:44
La situación de Oriente Próximo es muy negativa desde 1.947 y la solución a este problema requiere imaginación y valentía, algo que nunca tuvo la clase politíca ni occidental ni musulmana.
La solución sería:
Formación de un estado palestino en Gaza y Cisjordania, sin Jerusalen Este ni Belén y la desaparición de la entidad sionista, es decir el actual estado de Israel y la formación en su territorio de una nueva entidad, denominada Tierra Santa, dependiente de la Santa Sede, donde su Jefe de Estado nominal sería su Santidad eL Papa y los habitantes de este nueva entidad, serían ciudadanos vaticanos.
Un representante del Papa sería el gobernante de esta entidad y estaría asesorado por un Consejo Consultivo, formado por representantes de la Unión Europea y una conferencia interreligiosa formada por representantes de los cristíanos (católicos, ortodoxos, armenios, coptos, protestantes, etc...), judíos y musulmanes.
Los habitantes musulmanes de Tierra Santa, así como los cristíanos de etnia árabe, tendrían doble ciudanía vaticana-palestina.
La Defensa del territorio de Tierra Santa la llevaría sobre todo las Fuerzas Armadas de las principales naciones europeas con mayoría católica, es decir, Francia, Italia y España, aparte de contigentes de otras naciones europeas con mayoría católica, como Lituanía, Irlanda, Bélgica, Luxemburgo, Austría, Hungría, Eslovaquía, Polonia, Portugal, Malta, Eslovenía y Croacía.
Con esta nueva entidad, conseguiríamos reforzar la posición católica en el plano internacional, tener los Santos Lugares en control católico y conseguir una armonía entre judíos y palestinos, algo que no se ha dado desde 1.947 y yo diría desde la desaparación del reino cristíano del Jerusalen.
Un saludo a todos.
15 Manu, día 16 de Diciembre de 2006 a las 18:49
¿Por qué hay una llamada “memoria histórica” de la neo izquierda nacional socialista?
Alicia en el país de las maravillas ZP, tiene fijada la “niña” Republica de 1.931, ¿No será por que a esta izquierda de “memoria democrática” no le conviene recordar su pasado violento asesino?
El 13 de Julio de 1.936 y no por una banda de incontrolados pistoleros, sino por una sección de guardias de Asalto a las órdenes del ministerio de la Gobernación, quienes asesinaron a Calvo Sotelo.
Es inadmisible decir que aquella Republica que había aparecido en el bosque sin romper un plato, que llevaba leche, miel a su abuelita nos la quieran disfrazar de virgen ahora.
16 Manu, día 16 de Diciembre de 2006 a las 18:51
breogan enterate,
Vade Retro, Satano

Ipse Venena Bibas
17 raimondo, día 16 de Diciembre de 2006 a las 18:52
Católico dijo:

La solución sería:
Formación de un estado palestino en Gaza y Cisjordania, sin Jerusalen Este ni Belén y la desaparición de la entidad sionista, es decir el actual estado de Israel y la formación en su territorio de una nueva entidad, denominada Tierra Santa, dependiente de la Santa Sede, donde su Jefe de Estado nominal sería su Santidad eL Papa y los habitantes de este nueva entidad, serían ciudadanos vaticanos.


Es decir, una nueva reedición de las cruzadas, al menos, esta vez, a través de la diplomacia: la definitiva victoria de los cristianos sobre los infieles. Una Tierra Santa bajo control cristiano o, mejor dicho, católico.

Pensar que estamos en el siglo XXI y esas son las soluciones que se nos ocurren son para echarse a temblar.

¡Salud!
18 CATOLICO, día 16 de Diciembre de 2006 a las 18:56
Para Raimondo:
No persigo una reedición de las Cruzadas, simplmente digo que los Santos Lugares esten en manos cristíanas y conseguir una armonía entre judíos y musulmanes.
19 CATOLICO, día 16 de Diciembre de 2006 a las 18:58
Por otra parte, raimondo, creo que esta solución sería mucha más aceptada por los palestinos y todos los musulmanes que por los judíos, porque recuerda que significaría la desaparición del estado de Israel.
20 prisa, día 16 de Diciembre de 2006 a las 19:20
Treinta años después de la Transición de 1.978, Zapatero rompe con todo, provoca enfrentamientos y divide a la sociedad. Volvemos de nuevo a la famosa frase de………..un tal Ángel Galarza Gago, socialista ““La violencia puede ser legitima en algún momento. Pensando en su señoría, encuentro justificado todo, incluso el atentado que le prive de la vida”, dirigiendose a Calvo Sotelo.
Visto lo visto día a día, nos acercamos a ello. Luego vendrá otro Franco a lomos de este individuo del país de Alicia, y con el horror
a cuesta. Y ya se sabe, cristiano de hoy si. Pero cuidadito armado, no lo olvideis
21 raimondo, día 16 de Diciembre de 2006 a las 19:27
si, católico, pero no olvides que tu solución no sería más que seguir con el transfondo religioso que hay detrás del conflico en Oriente Medio, esta vez metiendo una tercera religión de por medio. Una religión que también tiene intereses en esos lugares supuestamente santos. O sea, lo que faltaba.

¡Salud!
22 rodericus, día 16 de Diciembre de 2006 a las 19:33
Se olvida casi siempre que el primer objetivo de los asesinos el 13 de julio de 1936 era Gil Robles, que se libró por estar fuera de Madrid, creo que en Biarritz.
Por tanto, el objetivo de guardias de asalto y militantes socialistas era eliminar a todos los líderes políticos opositores (Primo de Rivera llevaba varios meses encarcelado).
Hay quien sigue pensando que las izquierdas de la época eran democráticas.
23 Españolazo, día 16 de Diciembre de 2006 a las 19:39
Con todos mis respetos, el señor Mariano Rajoy peca en demasiadas veces de ingenuo o buena voluntad.

¿ Cómo pretende pactar con Zapatero la derrota de ETA cuando Zapatero ha sido quién ha salido en su auxilio rompiendo el existoso pacto por las libertades y contra el terrorismo ?

Rajoy , sea más claro, con los enemigos de la democracia, de las victimas del terrorismo, de la libertad y de españa no hay ambiguedad o medias tintas que valgan.
24 sinro , día 16 de Diciembre de 2006 a las 19:56
Estos aprendices a politicos, se tendrian que dar una vuelta por aqui por el RU, a que se den cuenta de como se lleva una democracia, la de tuercas que hay que apretar y lineas que marcar, para que nadie las pase...
DEMOCRACIA NO SIGNIFICA DICTABLANDA.. ok?
25 Soren73, día 16 de Diciembre de 2006 a las 20:06
Exáctamente Católico, ¿por qué crees que los judíos aceptarían quedarse sin nación?
26 desde holanda para torturas, día 16 de Diciembre de 2006 a las 20:08
Tortura,
La página que das me ha decepcionado de verdad.
Como no presumo de ninguna clase de caridad cristiana, y como hablo el mismo lenguaje, con los mismos fundamentos éticos y políticos que los vascos simpatizantes de ETA, que los grupos musicales apologistas de ETA, que los mismos terroristas de ETA que disfrutan viendo las caras desencajadas de las familias de los inocentes asesinados y torturados por ETA, como pienso como ellos y vosotros -pero en sentido diametralmente opuesto-, tengo que reconocer que esperaba haber visto algo desagradable que me hubiera hecho disfrutar tanto como a un etarra ante la sangre inocente.
No lo hay. Lástima.
Mi caridad, cristiana o no, no va ni en una ínfima fracción para los asesinos torturadores. No soy tan imbecil.
Así es que por mi, o me traes sangre etarra, o no vuelvas.
27 Ficcíón abertzota, día 16 de Diciembre de 2006 a las 20:11
Me encantan las novelitas esas de animales que se ponen cachondos oliendo carne humana quemada y que ahora alegan heber sido "torturados". Pobrecitos hitlerianos
28 desde holanda para tortuga mental, día 16 de Diciembre de 2006 a las 20:17
Tortuga mental,
Sigue contando historias, me alegra saber que también hay etarras que sufren, aunque sea sólo unas horas, y no sabes cuanto sufro yo pensando en que no come durante tres o cuatro horas y en que su hijo no la verá durante unos dias...QUE PASA CON LAS FAMILIAS DE MIL PERSONAS, EH, QUÉ PASA CON LOS QUE NUNCA MÁS VERAN A SUS SERES QUERIDOS ASESINADOS CRUELMENTE , TORTURADOS, SECUESTRADOS, POR LA PEOR BANDA ASESINA DEL PLANETA????? QUÉ PASA CON LOS QUE TRABAJAN PARA PAGAR A UNA MAFIA DE LADRONES Y ASESINOS, EH, QUÉ PASA CON ELLOS SI NO PUEDEN ESCAPAR DEL INFIERNO VASCO???????
29 desde holanda para tortuguita mental, día 16 de Diciembre de 2006 a las 20:25
Tampoco la declaración de inocencia de un tribunal dice nada.
Si la Policia o la Guardia Civil suponen tánto que son culpables de algo, hay más posibilidades de que si lo sean a que no lo sean.
Y sobre amnistia internacional, cuando se tome en serio todos los temas posibles, y no solo aquellos en los que las supuestas victimas son de izquierdas, como actualmente ocurre, y cuando se tome en serio las torturas a que somete ETA a sus victimas, sólo entonces podrá presentarse ante el mundo con un poco de vergüenza.

Mientras tanto, y después, toda, TODA MI SIMPATIA Y APOYO PARA LA GUARDIA CIVIL.
PASA ALGO CON ESO?????????????
30 vicente, día 16 de Diciembre de 2006 a las 20:27
Una técnica que han utilizado siempre los terroristas es denunciar que eran sistemáticamente torturados. En ocasiones es cierto que lo han sido, pero en la inmensa mayoría de los casos, no. Esas denuncias no persiguen establecer la verdad y corregir abusos, sino desacreditar a la policía y a quienes persiguen a los asesinos. Es importante tenerlo en cuenta.
31 desde holanda, día 16 de Diciembre de 2006 a las 20:28
Completamente de acuerdo, Vicente.
32 lector, día 16 de Diciembre de 2006 a las 20:30
"La verdad de la “liberación” etarra aparece igualmente en la represión que sufre. En su historia ha tenido 173 muertos, de ellos 37 a causa de bombas que les explotaron cuando iban a matar con ellas, 18 por suicidio, y un número similar en ajustes de cuentas entre sí o con ex militantes (recordemos el caso de Pertur por su especial vileza: sus camaradas, tras secuestrarlo y matarlo --nunca se halló su cuerpo--, acusaron del crimen a “la represión franquista”, mediante una prolongada campaña. Lo mismo hicieron tras la matanza cometida por ellos en la calle del Correo, en Madrid). En torno a 40 han muerto por contraterrorismo ilegal del gobierno (sobre todo del GAL) o por venganzas de particulares. Muy pocos han caído en enfrentamiento, o siquiera en intento de huida, prefiriendo la inmensa mayoría, quizá dos millares a lo largo de 30 años, entregarse sin lucha. Su escasa resistencia no tiene secreto: pese a las incesantes y ruidosas denuncias de torturas, y a la existencia ocasional de ellas, los terroristas saben bien que, entregándose, disfrutarán de sólidas garantías legales; que en prisión tendrán comodidades superiores a las de otros reclusos; que, por una legislación viciada, que parece calculada para hacer barato el crimen y aumentar el pesar de las víctimas, muy pocos pasarán más de quince años en prisión por monstruosos que hayan sido sus delitos, bastantes menos años en la mayoría de los casos, y con prontos beneficios penitenciarios si dan con un o una juez “comprensivo”, cosa no muy rara. El “heroísmo” de esos “gudaris” queda así bien retratado.

33 galaico, día 16 de Diciembre de 2006 a las 20:31
A los asesinos les encanta hacerse las víctimas. Y siempre encuentran un amplio coro de simpatizantes.
34 CATOLICO, día 16 de Diciembre de 2006 a las 20:35
Como católico no me gusta que los Santos Lugares esten en poder de no-cristíanos; Mi propuesta beneficiaran a todos, a cristíanos, a judíos y musulmanes.
Para Soren 73.
35 NASAKI, día 16 de Diciembre de 2006 a las 20:39
Torturado;

Todo lo que has contado SON MENTIRAS ¿ pOR QIEN ESTAS PAGADO?

Son fotos que ni siquiera se saben quienes son, es mas, podrian ser gente con Psoriasis, si hijo si, gente con psoriasis, o en su defecto de algun lugar que no es España.

En cuanto a las "historietas que cuentas... decididamente son MENTIRAS. HACE MUCHOS AÑOS QUE LOS ETARRAS CAMPEAN POR LAS CÁRCELES A SUS ANCHAS... ¿ Que como lo se?... eso no te lo voy a decir... sabrías más que yo, aunque lo dudo.

Vete de aqui con tus MENTIRAS, ahora quew pienso... ! lo teneis mal los zETAp para tener que hacer tanta comedia!!!... Pues os queda poco, pronto se sabrá la verdad y toda la verdad de la MASACRE.
36 Aventuras a escote;, día 16 de Diciembre de 2006 a las 20:39
Tengo que reconocer que es bueno leer con orientación. Se aprende mucho leyendo:

"""4.-El republicano federalista E. Barriobero, da un toque más colorista del tipo catalán: (...) tenían,
entre cuatro, una mantenida (mujer) y con frecuencia, al hacer el prorrateo, le descontaban el jornal correspondiente a los días que le había durado la menstruación.
¡Estos señoritos acabarán con Cataluña!”.
“Barcelona está cerca de la frontera y los pedantes locales no se cansan de vanagloriarse: Nosotros no somos españoles, nosotros somos casi franceses”."""

Uno sabe que una mujer sin dote y poco trabajadora, es muy esforzado mantenerla, pero nunca se le había ocurrido esta idea catalana: a escote entre cuatro.
37 ladediós, día 16 de Diciembre de 2006 a las 20:42
La agonía de la credibilidad

LUIS DEL PINO

El Ministerio de Interior ha decidido, por fin, destituir a Sánchez Manzano. Veintiún meses después de que saltara el primer escándalo de ocultación de datos al juez Del Olmo (la de una radiografía de la mochila de Vallecas) y dos días después de que conociéramos la penúltima irregularidad del 11-M (la falsificación de la hora de entrada de la furgoneta Renault Kangoo en las dependencias policiales en la mañana de la masacre), Alfredo Pérez Rubalcaba ha decidido dar por perdida la pieza.


Veintiún meses de revelaciones. Veintiún meses de lenta agonía de la credibilidad, a lo largo de los cuales hemos ido conociendo una serie de episodios que sitúan la figura de Sánchez Manzano bajo el foco de todas las sospechas. Las actuaciones inexplicables en el 11-M en las que aparece involucrada la unidad de los Tedax dirigida por él son tan numerosas que lo más inexplicable a estas alturas es que se le haya podido mantener en el cargo tanto tiempo.

Los análisis de los trenes

En la mañana del 11-M, los restos recogidos en los focos de explosión de los trenes hubieran debido ser llevados en primer lugar a la Brigada Provincial de Información, como marca el protocolo. Sin embargo, aquellos restos lo fueron a la unidad dirigida por Manzano, tal como denunció un tedax ante el juez Del Olmo.

El análisis de esos restos recogidos hubiera debido ser realizado por la Policía Científica, como también marca el protocolo. Sin embargo, los restos se analizaron en el laboratorio de la unidad dirigida por Manzano y esos análisis no fueron enviados al juez, sino que, en su lugar, Manzano sólo le envió a Del Olmo un informe resumen redactado seis semanas después de los atentados.

No acaban ahí las ocultaciones. En ese informe resumen se omitieron los nombres de los componentes químicos que se encontraron en los focos de explosión de los trenes. El único dato del que disponemos lo constituye, precisamente, unas palabras de Manzano en su comparecencia ante la Comisión 11-M: a preguntas de los comisionados, el jefe de los Tedax declaró por dos veces que en los focos de explosión había aparecido nitroglicerina. Sólo hay un problema: la nitroglicerina no forma parte de la Goma 2 ECO, así que si Manzano dijo la verdad en la Comisión, entonces toda la versión oficial se viene abajo.

Desde el Gobierno se intentó arreglar el entuerto diciendo que Manzano se había equivocado en su declaración ante la Comisión 11-M, porque no es experto en explosivos. Pero la negativa del Gobierno a exhibir los informes originales de análisis no hace sino corroborar las sospechas: en los trenes estalló algo distinto a lo que la versión oficial afirma.

La furgoneta de Alcalá

Los episodios de ocultación en los que aparece el nombre de Manzano no afectan sólo a los explosivos de los trenes, sino también a dos de las pruebas fundamentales de la versión oficial del 11-M: la furgoneta de Alcalá y la mochila de Vallecas.

En la furgoneta apareció un resto de Goma 2 ECO que Manzano sí que envió a analizar a la Policía Científica, junto con una muestra patrón extraída (según él) de un cartucho de este explosivo. El resultado de este análisis arrojó una conclusión curiosa: el resto encontrado era, en efecto, Goma 2, pero estaba contaminado con metenamina, un componente que se usa, entre otras cosas, para preparar explosivos militares.

Pero lo más extraño es que la muestra patrón enviada por Sánchez Manzano también estaba contaminada por ese mismo componente. La lógica nos dice, por tanto, que el resto encontrado en la furgoneta Kangoo y la supuesta muestra patrón no eran más que dos trozos de un mismo cartucho de explosivo. Sánchez-Manzano ocultó esta contaminación al juez Del Olmo, haciéndole creer que la metenamina forma parte de la composición de la Goma 2 ECO.

Sabíamos ya hace mucho que lo más probable era que el resto de Goma 2 ECO encontrado en la furgoneta de Alcalá habría sido introducido en dependencias policiales, porque los perros no lo detectaron mientras estuvo en Alcalá. Hace dos días se publicaba la noticia de que se falsificó la hora de entrada de la furgoneta Kangoo en el complejo policial de Canillas. La furgoneta entró en dependencias policiales una hora antes de que diera comienzo la inspección ocular oficial. Durante esa hora, la furgoneta estuvo, según los testigos, aparcada en la unidad dirigida por Manzano. ¿Fue ahí donde se pudo introducir ese resto de Goma 2 ECO, extraído probablemente de algún cartucho que los propios Tedax tuvieran como muestra patrón?

La 'mochila de Vallecas'

Con respecto a la mochila de Vallecas, se ocultó al juez Del Olmo durante cuatro meses una radiografía que mostraba que no podía explotar porque tenía dos cables desconectados. La existencia de esa radiografía fue denunciada al juez por el mismo subordinado de Sánchez Manzano que le alertó de la violación del protocolo en la mañana del 11-M.

Durante cuatro meses, Sánchez Manzano le había estado diciendo al juez que no se sabía por qué esa mochila de Vallecas había aparecido intacta, ya que todos los elementos funcionaban correctamente. Sin embargo, la radiografía hecha a la mochila antes de desactivarla mostraba que existía una conexión mal hecha: estaba preparada para no explotar.

Manzano tampoco alertó al juez de otro dato importante: el modelo de teléfono utilizado en la mochila de Vallecas no garantiza la corriente suficiente para que estalle el detonador del explosivo.

Asimismo, Sánchez Manzano ocultó al juez otro dato relativo a los análisis químicos. Cuando la Policía Científica analizó el explosivo encontrado en la mochila de Vallecas, se detectaron los cinco componentes básicos de la Goma 2 ECO, sin rastros de contaminación alguna. Aquello planteaba un problema: el explosivo de la mochila de Vallecas era diferente del explosivo supuestamente encontrado en la furgoneta Kangoo, porque aquél no estaba contaminado y éste sí. ¿Cómo se solventó la discrepancia? Muy sencillo: Manzano le envió al juez un informe diciéndole que en el explosivo de Vallecas también había aparecido metenamina.

Un cese anunciado

Desde que saltó el escándalo de la nitroglicerina, antes del verano, estaba claro que Sánchez Manzano tenía los días contados al frente de la Unidad Central de Desactivación de Explosivos y NBQ. La opinión pública comenzaba a exigir respuestas. Todos los sindicatos policiales habían exigido su cabeza. Sin embargo, Interior prolongó su agonía hasta antes de ayer.

Esa destitución no detiene, por supuesto, la exigencia de respuestas. Se aproxima el juicio del 11-M, que debería dar comienzo en primavera. Y, durante ese juicio, los abogados de las defensas y de las acusaciones tendrán que preguntar a Manzano. Quizá tengamos entonces la oportunidad de conocer algunas respuestas a los interrogantes que sus actuaciones han planteado. Él sabe mucho de lo que sucedió inmediatamente después de los atentados. La complicada trama de pruebas falsas desplegadas tras la explosión de los trenes se tambalea.

No es la credibilidad de Sánchez Manzano lo que se ha agotado, sino la de la versión oficial.
38 NASAKI, día 16 de Diciembre de 2006 a las 20:46
"...El juez Del Olmo ha dictado un auto en el que fija UNA FIANZA DE 150.000 EUROS a un policía por hablar, presuntamente, con un periodista de El Mundo.

Una fianza superior a la que se ha impuesto a presuntos sinvergüenzas a los que se acusa de montar una lucrativa trama de corrupción en Marbella.

Una fianza TRES VECES MÇÁS ALTA que la que EL juez le ha impuesto a Otegui.

Para Del Olmo, que un policía mienta en el sumario del 11-M sale gratis, pero ¡ay de él como hable con un periodista!

La instrucción del 11-M ha demostrado que Del Olmo está incapacitado para ocupar un puesto en la Audiencia Nacional, pero allí sigue(...)
LdP.
39 Soren73, día 16 de Diciembre de 2006 a las 20:47
católico,

Resulta que para los judíos, Jerusalén es su tierra santa y su tierra prometida. Supongo que a ellos tampoco les hace gracia que sus santos lugares estén en manos de otras confesiones.

No cuenta sólo tu punto de vista.

Respecto al de las torturas, cuando empiecen a condenar y a dejar de asesinar; quizás en ese momento la sociedad empiece a creerse alguna historia de vejaciones. por otro lado, de lo que ha contado, excepto de los electrodos (que tampoco sabemos si realmente es cierto o se lo han inventado) me ha recordado a las novatadas en los colegios mayores. en definitiva, que os zurzan, terroristas.
40 NASAKI, día 16 de Diciembre de 2006 a las 20:50
No tiene nada que decir LA ASOCIACIÓN PROFESIONAL DE LA PRENSA acerca de que dos policías estén en prisión por hablar con un periodista?

No tiene LA ASOCIACIÓN PROFESIONAL DE LA PRENSA nada que decir a que un "juez" que quiere huir a Murcia incluya el teléfono privado de un periodista en un Auto judicial?

No tiene nada que decir la ASOCIACIÓN PROFESIONAL DE LA PRENSA a que solicitan la más alta fianza (150.000 €) jamás impuesta en un supuesto delito de este calibre y muy inferior a la impuesta a sospechosos (es un decir) de terrorismo?
41 fin., día 16 de Diciembre de 2006 a las 20:53
alguien puede decir a que asociacion de jueces pertenecen los jueces del Olmo y el que lleva el caso corrupción de Marbella?
42 Demócrata liberal de centro, día 16 de Diciembre de 2006 a las 21:03
Ni PPs, ni Rajoys , ni Aznáres, ni Zapateros, ni Gonzálezs...

Lo que España necesita es a gente regenerada para la democracia, con principios y convicciones como Don Pío Moa.
43 La Momia, día 16 de Diciembre de 2006 a las 21:05
Con los de ETA y los del PRISOE no se puede negociar nada, son terroristas y delincuentes. Cadena perpetua en tiempos de paz, y pena de muerte en tiempos de guerra.
Han sido éllos. Han sido ETA y el PRISOE. Zapo, gobierno ilegítimo. Zapo ante la Justicia. Queremos saber la verdad, toda la verdad, y nada más que la verdad del 11-M. Del Olmo al trullo por prevaricador.

44 .1, día 16 de Diciembre de 2006 a las 21:06
cepe dijo el día 16 de Diciembre de 2006 a las 18:34:
(de antes)
por que tanto empeño en que otros condenen? tu condenas algo de lo mucho que tu tienen que condenar? empieza dando ejemplo por que tener tienes. y lo sabes, mas y peor mucho peor reconoce Carrillo lo de paracuellos y lo condena? y tu lo condenas?, yo no tengo nada que condenar, tu si incluso cosas de la democracia y lo sabes, todos no somos iguales que es a lo que vas tu, no te digo lo que tienes que condenar de la democracia por que lo sabes, empieza condenando y despues no me pidas que yo condene sobre lo mio, según tu, que no tengo nada de que arrepentirme ni rajoy tampoco.
45 Lala, día 16 de Diciembre de 2006 a las 21:07
42Demócrata liberal: JJAJAJAJAJAJA....
MUY BUENO.
46 fin, día 16 de Diciembre de 2006 a las 21:10
Demócrata liberal de centro dijo el día 16 de Diciembre de 2006 a las 21:03:
Ni PPs, ni Rajoys , ni Aznáres, ni Zapateros, ni Gonzálezs...

Lo que España necesita es a gente regenerada para la democracia, con principios y convicciones como Don Pío Moa.

Pio Moa no es Dios, eres muy negativo, ni todo es blanco ni todo es negro.
usado la caneza se puede encontrar razones de por que se hacen determinadas cosas.

47 NASAKI, día 16 de Diciembre de 2006 a las 21:13

Agencia oficial de noticias iraquí `made in Spain´

http://blogs.periodistadigital.com/periodismo.php/...
................................................

!!!Lo que nos faltaba!!!
48 La Momia, día 16 de Diciembre de 2006 a las 21:16
Lo del Del Olmo clama al cielo, lleva casi tres años tomándonos el pelo a los españoles y a las víctimas del 11-M. Hay que salir a la calle contra los jueces farsantes y prevaricadores. Todos contra Garzón y Del Olmo: están imputando a inocentes para proteger al PRISOE.
49 NASAKI, día 16 de Diciembre de 2006 a las 21:19
MEMORIA HISTÓRICA O EL ARTE DE MIRAR PARA OTRO LADO

¡Pero cuantísima jeta!
Mientras negocian con ETA
el futuro de los vascos
y qué va a ser de Navarra...
echan por alto los cascos
y se suben a la parra
con historietas de Ayer...

Y es que hace falta tener
una cazuela de morros:
El país hecho unos zorros...
la Transición, a paseo
(por imponer el modelo
de Zapatero y su abuelo...)
Yo lo veo y no lo creo:
Una Ley de la Memoria...
Estos se creen de veras
que somos Tontos de Coria.

Por Monsieur de Sans-Foy .
50 Satanás, día 16 de Diciembre de 2006 a las 21:41
El gordo es un masón asqueroso que ha mandado matar a mucha gente absolutamente inocente. Ahora tiene una metástasis que se lo está comiendo por dentro. Me lo voy a llevar al infierno para toda la eternidad, y allí me limpiará el trasero con su lengua todos los días. JAJAJAJAJAJAJAJAJAJA!!!

« 1 2 3 4 »

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899