Menú

Un diez para la afición española

6

Vaya por delante que, en mi modesta opinión, este Mundial lo ha ganado la afición española por goleada. Simplemente invadieron Alemania para ver, en vivo y en directo, a su equipo, a sus jugadores, a su seleccionador. El pago a tanto esfuerzo por parte de la Federación española fue, como ya relaté en su día, el desprecio más total y absoluto. Y supongo que debería funcionar justo al revés. Me explico: si algún equipo podría permitirse el lujo de pasar de su gente, ése tendría que ser Brasil, que lo ha ganado absolutamente todo. El argumento sería el siguiente: "¿Queréis que ganemos otro Mundial, queréis celebrar otro título? Pues dejadnos trabajar tranquilitos y no nos deis la monserga pidiéndonos autógrafos y fotos a cada instante". Pero son precisamente los jugadores brasileños, que tienen todos los títulos repes varias veces, quienes se preocupan más de sus seguidores. La Federación no quiso solucionar lo que pasó en Kamen, y la impresión que vuelvo a llevarme es que la afición rayó a un nivel muy alto y los jugadores a uno alucinantemente bajo.

Luis (que tendría que haber dimitido ya a estas horas) parece que no podrá quitarse jamás el sambenito de racista que le colgaron en su día tras el desafortunado incidente protagonizado con Reyes. Pero es que, no contentos con ello, parece que ahora quieren endilgárnoslo también al resto de compatriotas suyos. Raymond Domenech, ese hombre que desconoce que Cataluña es y seguirá siendo por siempre española, acusa a nuestra afición porque un grupo de tarados, estratégicamente instalados a la llegada del autobús galo al estadio de Hannover donde iba a disputarse el partido, se pusieron a imitar a los monos. Y Franz Beckenbauer (¡qué tremenda decepción!) calificó de antideportiva la actitud de la afición española por silbar a la "Marsellesa". Lo ideal, seguro, sería que, por ejemplo en el España-Francia del otro día, Raúl, Puyol, Cesc y Villa se hubieran puesto a cantar el himno francés, y luego, en justa compensación, Zidane, Thuram, Makelele y Barthez, se hubieran puesto a "lalear" o "tatear" el nuestro. Eso sería lo ideal. Y que no hubiera hambre en el mundo. Y que todos viviéramos como hermanos. Y que no hubiera guerras. Pero, ¿pedir perdón por silbar la "Marsellesa"? ¿A quién? ¿Y por qué? ¿Pidió públicamente perdón, por ejemplo, Angela Merkel cuando se liaron a mamporros los hooligans alemanes y polacos en Dortmund?

Vuelvo a explicarlo. El racismo es un problema. La violencia también. En un estadio de fútbol conviven muchas personas, altas y bajas, flacas y gordas, listas y tontas, amantes del fútbol y gente de relleno. Quienes el otro día, tras ver a Thuram, Vieira o Makelele, se pusieron a imitar a un mono, no es que no representen a España, no, es que no pueden representarse a sí mismos. Y sucede igual con aquellos aficionados alemanes que, en el año 1998, apalearon al policía francés Daniel Nivel, produciéndole un coma de seis semanas. Aquellos criminales no representaban a nadie, y mucho menos a la cordial, respetuosa y amable afición alemana. El sitio de aquellos que imitaron a los monos debería ser el zoológico, y el de esos que golpearon a Nivel la cárcel. Solucionemos antes eso y luego iremos con lo de los himnos. Pero que Domenech y Beckenbauer no quieran ver sólo la paja en el ojo ajeno.

6
comentarios
Escribir comentario
1 yorch, día

Lo de silbar el himno francés si me parece que estuvo fuera de lugar... Por lo demás muy de acuerdo, JuanMa. Me gusta sobre todo esa parte de que Cataluña es y seguirá siendo española, aunque con una vicepresidenta como la que nos ha caído en suerte no sé yo qué decir. (Por cierto, que dicen que se ha casado con una presentadora de TV).

2 BenGrimm, día

De nuevo te adelanto Big... ;)

Fueron los franceses con domenech por delante los que sacaron de nuevo los problemas de racismo. Se tiraron toda la semana molestando e insultando. ¿Y se extrañan de que les silbásemos la marsellesa? Que por si no os acordais o no lo sabeis, nos siguen quemando camiones en los pirineos de vez en cuando...

Y sobre lo de imitar al mono, creo que la mejor solucion es que al que imite el mono le tiren cacahuetes o platanos... Tal vez cuarto y mitad de las bananas aquellas que repartio Giovanni en el Bernabeu el primer año que estuvo Van Gaal...

3 SolHab, día

Estimado Juanma,

En primer lugar, aunque el número de mensajes decrezca (sin duda por el desinterés que nos va minando al vernos fuera del mundial), recibe mi enhorabuena por los simpáticos ratos que he pasado leyendo tu blog, sobre todo viendo "la que se nos viene encima".

Como alemán-español que soy me permito opinar de ambas aficiones con conocimiento de causa. Y mi conclusión es que los mamarrachos (independientemente de las estúpidas actitudes de los seleccionados a los que todos pagamos con nuestros impuestos, y a mí el Estado no me pone jacuzzy ni me da masajes al acabar el día) son los políticos y demás "representantes y consortes del Estado". Y alguno debería tener cuidado, no vaya a ser que no herede porque a los españoles se nos hinchen del todo las narices y acabemos de una vez por todas con autodeterminaciones, autonomías, coronas y representantes de la soberanía.

Volviendo al fútbol, hecha la criba, ahora sí podremos disfrutar de buenos partidos. Esta tarde, sin ir más lejos, el primero.

Felicidades y ánimo en tu labor.

4 darthie, día

Juanma, si queremos "grandeza" y eliminar nuestros complejos a la hora de ganar hay que fijarse en los ganadores: Nadal, Alonso, los chicos de Balonmano etc. Y LA AFICIÓN QUE LOS SIGUE, son deportistas extremadamente educados con el adversario, lo que no les impide ir a muerte en la pista.

Lo de los silbidos al himno equivale a ponerse al mismo nivel de la selección española durante muchas fases del partido. Es decir, paupérrimo.

Tararaemos nuestro himno (y que se concentren en hacerlo bien, pues en ninguno de los partidos se dieron cuenta de que en este caso era estrofa-estrofa-estribillo-estribillo, no como la versión oficial corta estrofa-estribillo) o cántelo aquellos que le ponen letra (yo hago un mix entre las letras de Marquina y Pemán [estrofa para el primero, ligermamente adaptado/modificado] estribillo para el segundo], haciendo alusión a nuestra forma de Estado (monarquía parlamentaria, con soberanía popular) y al día Nacional (el descubrimiento de América).

Por si a alguien le interesa, yo lo canto así (y nadie me puede rechistar, pues como digo hago alusión a lo que somos y a nuestra fiesta oficial).

Estrofa: "Viva, Viva, corona de España, soberana luz, que es oro en nuestro honor"

Estribillo: "Gloria a la patria que supo seguir sobre el azul del mar el caminar del sol"

Y paso de silbar a los infantes de la patria, mi triunfo es un respetuoso silencio.

O sea que dejémoslo en notable bajo....SE NECESITA MEJORAR

5 Svensk, día

Hola Juanma.
Hace tiempo quería contactar contigo para comentarte y contestarte tu "planfeto" o carta abierta a tu compañera Manoli Chico, donde con bastante chulería y no menos mala baba ninguneabas a Sevilla y sus 2 aficiones.
Como no quiero que mis comentarios parezcan algo mal sonantes a las personas que visitan ésta tu casa, me gustaría tuvieses a bien colgar la tal carta abierta para conocimiento del personal, de manera que puedan comprender mi respuesta.
Un saludo y gracias anticipadas....Paco.

6 AupaES, día

Estuve en Heysel en Octubre y en Hannover el martes pasado. Tanto esfuerzo y sacrificio para estar allí que la decepción fue inevitable. Están abusando de nuestra confianza... y de las de los pueblos amigos. Me decía mi familia que en la tele se veían muchísimos españoles - pues no, españoles seríamos 7.000 pero el 70% del estadio, que eran alemanes, vestían nuestros colores.

Nuestros "jugones" son unos niñatos maleducados y su "míster", que de señor tiene poco, un impresentable, incapaz de darles las más mínimas pautas de comportamiento (pero digo yo que tampoco vas a pedirle peras al olmo...)-. Hora y media desgañitándonos y no fueron ni para despedirse -sólo Casillas se dignó-.

Se nos va la fuerza por la boca y pecamos nuevamente de fanfarrones.
¡No nos merecen! Yo, para celebrarlo y para que no quede, tuve un contra-ataque de españolismo (ya podían haber tenido uno de esos nuestros 11 durante el partido) y paseé con mucho orgullo mi bandera española a guisa de capa "Superwoman" por todo Hannover despues del partido. España (desde un punto de vista deportivo) no es afortunadamente sólo la selección de fútbol sino también la de balonmano, Nadal, Indurain, Alonso o Juan de Dios Jurado (acaba de ganar los 800 m. en el Europeo de Málaga)... que gracias a Dios nos dan más alegrías. ¡Aupa España!

Herramientas