Menú

Un Barça mágico

17

Parafraseando al ingenioso hidalgo Don Bill Shankly de Glenbuck, East Ayrshire, Escocia, si alguien, por una apuesta pongamos por caso, hubiera decidido conservar uno de aquellos viejos televisores en blanco y negro de hace tantísimos años, con el único objeto de seguir un día la transmisión, que no retransmisión, entre el Barcelona y el Werder Bremen de ayer, lo habría tenido muy fácil para saber cuál de los dos equipos era el Barça: el que llevaba el balón. Así de sencillo. Y me refiero, naturalmente, a la primera parte, que fue en realidad la única que importó. Con el 2-0 en el marcador y Klose en el campo, el Barcelona se replegó, lo que no quiere decir en modo alguno que llegara a pasar apuros. El Barça, como no podía ser menos, ataca con el balón en los pies pero, y esta es su indudable grandeza, defiende de la misma forma; o sea, cuando defiende lo hace atacando a su oponente. El equipo de Rijaard sólo sufre cuando no controla el balón, aunque en ocasiones también pierda partidos sin tenerlo en su poder.

Para quien siga preguntándose a estas alturas de la película, cuando ya están a punto de salir los títulos de crédito, a qué le llamo yo exactamente jugar bien al fútbol, la respuesta está en la primera parte que pudimos presenciar ayer en el Nou Camp. No soy en absoluto original, ni aporto nada nuevo; todo el mundo le llama a eso jugar bien al fútbol. El Barça perderá partidos, sí, pero sólo cuando traicione su estilo, bien por miedo al rival o bien por falta de confianza. Porque al fútbol se juega bien así, como lo hizo ayer el Barcelona, entrando por las bandas, con pases largos, con pases cortos, con desmarques continuos, con regates, con jugadores en permanente movimiento, con velocidad y, por fin, con faltas tan inteligentes y redondas como las que lanzó ese genio de la lámpara llamado Ronaldinho. Eso es jugar bien al fútbol en mi opinión, y hacerlo mal es justamente todo lo contrario: no emplear las bandas salvo para salir en camilla, no desmarcarse jamás a menos que lo recete el médico, no intentar la acción individual por temor al qué dirán, jugar despacio o no siquiera moverse cuando el compañero lleva el balón.

La tradición del mejor fútbol europeo nos dice que los grandes equipos juegan siempre al ataque, mandando, dirigiendo, templando, llevando la batuta. Eso fue, al menos, lo que aprendimos de nuestros mayores. Naturalmente que al fútbol se puede ganar de otras formas, pero sólo los equipos con fantasía logran pasar a la historia. Este Barcelona lo hará, este Barça pasará a la historia. Y lo hará sencillamente porque sus futbolistas mantienen siempre viva la llama de la ilusión, advirtiendo a sus seguidores que, cuando menos lo esperen, surgirá un momento único, irrepetible y mágico que inevitablemente tendrán que contarle a sus hijos, al igual que sus padres les contaron a ellos otros instantes similares. Por desgracia hay otros equipos que ganan, sí, pero que generan en quienes lo ven el mismo efecto que podría transmitirles un balance contable. ¿Hay un balón por medio? Sí. ¿Un árbitro y dos jueces de línea? También. ¿Once jugadores por equipo? Claro. ¿Es fútbol?... Repetiré mi pregunta: ¿es fútbol?

17
comentarios
Escribir comentario
1 wasabiba, día

Y sin Etoo ni Messi. Ni Saviola.

Fijate que rebuscados somos algunos en esto del morbo. Unos prefieren que gane su equipo sin importarles lo que hagan los demás. Otros disfrutan viendo perder al equipo rival incluso más que si el suyo gana.

Yo me relamo pensando en la cara de todos aquellos madridistas que sentaron delante del televisor esperando la derrota del Barça y se quedaron con un palmo de narices.

Y encima jugando de cine.

y sin Etoo ni Messi. Ni Saviola.

VISCA EL BARÇA I VISCA CATALUNYA!

2 BenGrimm, día

Ya ves chico... Algunos están aun como si estuviesen siendo digeridos por el monstruo Sarlacc...

De todas maneras, aun no es el momento de echar las campanas al vuelo... Hasta el rabo todo es toro.

¡Visca el Barça; bizco, el president! :P

3 PBL, día

Una vez más se confunde jugar bonito con jugar bien al fútbol. Valdés no se desmarca, no regatea, no hace desmarques continuos ni cae a banda ¿no juega al fútbol? Para Puyol lo mismo, ¿no juega al fútbol? Que el Barça se replegara ayer en la segunda parte ¿fue que dejara de jugar al fútbol? Yo creo que eligió hacer lo fácil, proteger un resultado que bastaba e intentar machacar a la contra, y eso también es jugar al fútbol.
El Chelsea ¿no juega al fútbol? ¿o es que el Barça no quiere jugar ante el Chelsea? Que no, que hay un rival enfrente, y cuando te domina, aunque no juegue bonito, está jugando un partido mejor que tú, punto pelota.
El Barça tiene el juego más bonito de toda Europa, y además lo hace efectivo, pero si el Milán de los ochenta, que no jugaba ni la mitad de bonito, no jugaba bien al fútbol, que venga Dios y lo vea. Y tus mayores, majo, perderían de paliza con el Bremen, porque el fútbol de entonces y el de ahora son como el día y la noche.
Laudrup era elegante, tenía un regate bonito, mientras que Figo nunca lo ha tenido ¿no jugaba bien al fútbol? Te confundes...

4 hirvalui, día

De nuevo disiento BenGrimm.

Me parecería aún peor ser digerido en el estómago del novio de Marta, el de coffeelat. O como se escriba.

5 BenGrimm, día

¿Quién es esa Marta? ¿La del Marcapasos?

6 baudilio, día

¿Marta?¿Cofeelat?¿Fumais algo antes de colgar vuestro comentario?¿O estoy totalmente fuera de onda?

Vayan por delante las disculpas pues veo que Juanma no está de puente: Juanma te disculpo.

El partido del Barça no lo ví. La verdad es que me estoy acostumbrando al estilo Capello y pasa como con las hamburguesas, que te acostumbras a la doble whoper y luego no te pasa el guijuelo de cinco bellotas.

Pero nos queda lo de Le Monde. ¿Habrán visto estos tíos algún partido del Madrí de la era Luxemburgo/López Caro o de la Queiroz/G. Remón? La verdad es que el trotecillo gorrinero que practicaban, eso los que más corrían, era totalmente incompatible con cualquier tipo de dopaje, a no ser que éste hubiera consistido en dosis masivas de Orfidal o de Valium. A no ser que nuestra estricta menestra de sanidad haya incluido en la lista de sustancias dopantes, lo que se sirve en El Buda y otras discotecas de moda. A lo mejor va la cosa por ahí.

7 incredul, día

Topicazo lo del "estilo Capello"... a aquellos que tengan "Real Madrid TV" les invito a ver partidos de la primera etapa de Capello, de hace 10 años. Por ejemplo echaron el Real - Athletic (claro que vaya diferencia con lo de ahora). Si eso que veis no es fútbol de calidad venga Dios y lo vea.

Capello tiene defectos -hombreee!!!- pero ahora mismo se sienta en el banquillo blanco uno de los entrenadores con mejor palmarés del mundo. Desde Del Bosque hasta Capello no hubo mas que el conjunto vacío en lo que a entrenadores se refiere. Todavía visualizo el duelo Arsène Wenger vs. López Caro del año pasado en la Champions. ReDios.

8 hirvalui, día

BenGrimm y Baudilio

No sé si la COPE emitirá en vuestras zonas el anuncio del "coffeelat", producto revolucionario.

El anuncio va más o menos así:



Apañero: "Oye Paco, tu novia Marta me ha comentado que has acabado con tus problemas para ir al baño".

Paco: "Pues sí. Desde que tomo coffeelax lo hago con toda regularidad".

Lo sorprendente no es que Paco conteste a la pregunta. Lo sorprendente no es que el apañero le pregunte. Lo sorprendente de narices es ¿qué demonios hace la novia de Paco haciéndole esas confidencias al apañero? ¿De qué otras cosas hablarán esos dos?

Lo vengo oyendo desde hace un tiempo y estoy bastante perplejo.

9 BenGrimm, día

Ah si... Ya se a lo que te refieres.

Lo que hace(mos) la gente por bajar unos gramos... ¡Echale fructosa al café de la oficina, que ya es medio laxante de por si, y ya verás como te vas por la pata abajo, compañero!

Menos mal que yo nunca he tenido de esos problemas ;). Pero en el caso de tenerlos, desde luego, no dejaría que mi novia los fuese contando por ahi... Que comienza contando los problemas de regularidad y termina dios sabe como... Claro que tampoco tendría una novia como esa, que es tan discreta como el azerolado personajillo que presenta y disfruta "Aqui hay tomate", al que me han dicho que no le apasionan las piñas, precisamente... ;)

(Nota: Ver Little Nicky para comprender la broma).

10 hirvalui, día

Pues sí BenGrimm a Hitler tampoco le gustaban... aunque puede que sí a carateta.

11 BenGrimm, día

Jejejejjejejejeej... Esa es la escena que mas me gusta de la pelicula, cuando aparece Hitler con uniforme de doncella francesa... :P

12 UrbanMin, día

La contabilidad es cierta. Y la ensoñación del artículo de hoy parte de una contabilidad falsa: sobre el campo habría un equipo de 11 jugadores, los árbitros y circunstancias. ¡Qué ordinariez eso de que haya dos equipos!

A mí, lo de que haya dos equipos por partido con posibilidades reales de ganar ambos, me parece hasta política y socialmente deseable. En todo caso es. Y dos que existan no pueden llevar ninguna batuta.

Como madridista me gusta ganar a alguien, lo cual implica la posibilidad de perder y también que a veces se pierde. También implica, independientemente del resultado, que el contrario puede "dominarte", como en el Madrid 2 Barcelona 0 de hace poco, o dominar tú al contrario, como en el Madrid 1 Celta 2. El Real Madrid no es el centro del universo (el Barcelona tampoco).

¿Historia? ¿Tenerife? ¿Memoria histórica jejeje? Lo cierto es que en el banquillo había un tal Floro y manifestaciones de protesta de 1.400.000 cuando hablaba del saque de banda o de la similitud fonética entre el japonés y el castellano (lo de "fonética" se quitaba que no es cuestión de dar demasiada cultura al votante).

Creo que el Madrid acabó con 54 puntos y el St. Dream Team con 55 o algo así. Cualquier electricista sabe que 54 voltios son total y absolutamente inocuos aunque te los metan adrede mediante electrodos, y que acercarse a menos de 200 km de donde haya 55 voltios produce la electrocución-desintegración total e instantánea. Y eso es menos que la diferencia que había entre el Dream Team y el Floro Team. Porque lo dice la fantasía esa o algo así.

David Gistau (El Mundo) es muy malo escribiendo sobre fútbol. En política sí me gustaba, abordaba las cosas desde puntos de vista realistas y originales, pero en fútbol... ¿qué digo de un tío que piensa que los delanteros son los buenos y los defensas los malos? Casi desde el punto de vista moral, ojo. A propósito del balón de oro a un defensa. Espero que no caigamos en ésas.

13 MarioG, día

Yo a Rodríguez lo veo un poco gagá. Los que quieran seguir las reacciones al affaire del dopaje, que no se olviden de visitar:

http://fansdelmadrid.blogspot.com/

14 baudilio, día

Joer Hirvalui, ya lo creo qe he oído ese anuncio, el cual, por cierto, también me deja perplejo y me carga bastante. Simplemente no lo relacionaba sumido en este ambiente pelotero.

Y no es ya lo malo que la novia ande en esas confidencias, sino el tono socarrón y burlón del amigo; ante tal situación yo mandaría a hacer puñetas a amigo y novia. Es más, de esta última me despediría por correo electrónico. No se merece otra cosa.

UrbanMin: vaya lío te has hecho con los 54 V.

15 rafikk, día

Pues que la Fed. Catalana de futbol se inscriba también en Sudamérica y se vaya a jugar por allá. Y de camino que se lleve también al FC Barcelona.

16 UrbanMin, día

Lo de los 54 y 55 voltios era para poner, sarcásticamente, ejemplos extremos. Tal vez me quedó feo el de 54 V, pero la existencia y consecuencias de un accidente eléctrico dependen entre otras cosas de la forma de contacto. Una vez leí que la muerte con voltaje menor fue con 43 V, que coincide con lo que se alimentaban los teléfonos antiguos (no sé si se sigue haciendo pero me suena que los chismes actuales necesitan mucho menos). Seguramente un caso tan extremo o más como ése que circula sobre la elaboración del menú de apagado de Windows Vista.

Lo que quería decir es que la diferencia entre 55 y 54, o la actual entre 30 y 29, no puede expresar nunca una diferencia radical, esencial, cualitativa, ontológica. Lo único que expresa es que alguien tiene que ganar (y si hubiese empate a puntos se aplicarían coeficientes aún más circunstanciales y alejados de las diferencias de mérito), y ese alguien lo merece sólo un poco más que el siguiente. Un poco más, y el título es 100% legítimo, pero sólo un poco más.

Sobre estética: yo nunca torearía ni domaría un león, no quito méritos ni riesgos a estas actividades; pero ésas son bestias, esta vez sí, radical, esencial, cualitativa y ontológicamente inferiores al torero o domador. Y el espectáculo consiguiente, radical, esencial, cualitativa y ontológicamente distinto al de la competición deportiva, fútbol o lo que sea. Esto implica que tan bonito es el caño como la carrera que impide un centro como la que lo permite, aunque no resulte muy bueno.

No firmo nada sobre la doble whopper y la XXL, pero una hamburguesa de proteínica carne magra (es que me lo habéis puesto a huevo :-p ), preparada con grasa vegetal de calidad si es necesaria alguna grasa que no lo sé, energético pan, vitamínicas hortalizas y poca o nada salsa (tanta como al jabugo, o todos moros o todos cristianos, o no sé cómo decirlo), es un alimento muy completo y apetecible, mucho más que el jamón. Con una naranja adicional, el summum.

17 UrbanMin, día

El fútbol también es una suma o más precisamente integración de cosas muy diferentes, complementarias unas con otras. Pero cuando llega la hora de vender (pasa también con los productos más industriales, es un vicio del marketing muy actual que igual te lo encuentras en una tarjeta gráfica para PC que en la prensa y por tanto opinión deportiva), es más cómodo concentrarse en sólo una faceta. En el caso del fútbol, lo circense.

Y como los técnicos y jugadores se juegan las habichuelas y saben mucho más que nosotros, el resultado final es una realidad virtual sostenida mediante la ley del embudo. Eso es exactamente lo que está ocurriendo con el Madrid y el Barcelona. Y no es nuevo, no.

Herramientas