Menú

Palabra de 'O Rei'

6

Aún reciente la entrega del Balón de Oro, que fue a parar a Modric, que fue el que más lo mereció, queda serenar los ánimos de los illuminati de Leo Messi, que cada año, desde 2015, que fue el último que lo recibió, convierten en una cuestión personal y de Estado el hecho de que a su ídolo no se le conceda el más prestigioso trofeo individual siempre y hasta que se retire. Apoyan la tesis de que Messi es el mejor de la historia muchos que no vieron jugar a Di Stéfano, a Eusebio, a Kopa, a George Best, a Johan Cruyff, a Zidane o a Ronaldo. En realidad no saben si es o no es el mejor de la historia, lo único que saben es que juega en el Barça. Son, por cierto, los mismos que ensalzan a Riqui Puig, que al parecer es el nuevo Platini, y se mofan de Vinicius, cuando Puig tiene 19 años y no ha salido de casa y Vinicius tiene 18 y ha cambiado de equipo, de país, de idioma, de amigos y hasta de alimentación.

Pero volviendo al principio: todos los años se organiza la misma tangana, y siempre están los mismos en el origen. Yo no me atrevería a decir jamás que Cristiano es el mejor futbolista de la historia pero sí puedo afirmar sin temor a equivocarme que es el máximo goleador histórico del Real Madrid; sin embargo, aficionados del Barça que no vieron jugar a Gento, a Kubala o a Garrincha afirman sin rubor que Messi ha sido el mejor, es el mejor y, atención, será siempre el mejor. Fanatismo en estado puro. Para avalar esta endeble teoría se apela habitualmente a la opinión de ex futbolistas profesionales, cuando el premio The Best lo votan, entre otros, jugadores que están en activo en la actualidad. Las opiniones, ya se sabe, son como los culos, todos tenemos uno, pero se sacralizan las de Rio Ferdinand, que, con todos mis respetos, no fue un superclase precisamente, y se minimizan otras.

Sin Di Stéfano ni Cruyff, que desgraciadamente nos dejaron, hay otros dos jugadores vivos que aparecen siempre en el póker de los mejores de todos los tiempos y son Pelé y Maradona. Al ser mayor que los demás, es posible que Pelé, que no es argentino sino brasileño, que no tiene por lo tanto un interés personal y que sí ha visto jugar a todos, tenga una perspectiva mejor. Pues bien: preguntado por si Messi es mejor que Maradona, O Rei ha dicho lo siguiente: "Messi sólo tiene una pierna y un regate y no cabecea, Maradona era mucho mejor". Así que, si Messi ni siquiera ha sido el mejor futbolista argentino según Pelé, probablemente no haya que preguntarle si ha sido el mejor jugador de todos los tiempos, ¿no?... Yo hago caso del criterio de aquellos que lo tienen y que, además, han visto jugar a todos. La historia es extensísima, es muy larga, cien años de historia en el fútbol dan para mucho. Yo hago caso de Pelé, que dice que Maradona fue mejor que Messi; coincido con él, para mí también fue mejor, pero mi voto, a diferencia del suyo, no es de calidad. Y hago caso a los que saben, como el profesor Amorós, que, aunque madridista, es amante del buen fútbol por encima de todas las cosas; para Andrés, el mejor de todos los tiempos ha sido Alfredo di Stéfano.

Por supuesto que son otros tiempos pero, según yo lo veo, eso favorece al Pelusa y no a Messi. Hoy hay mil cámaras, un árbitro, dos asistentes, otro en la banda y hasta un VAR que fiscaliza hasta el menor empujoncito. Quiero decir que a Messi le pueden dar una pero difícilmente dos mientras que a Maradona... a Maradona le daban todas, una detrás de otra: Fenwick, Gentile, Clausen, Flores, Jung Moo, Goicoetxea, Camacho, Akem... Cualquiera de esas entradas, cualquiera, tendría que haber sido tarjeta roja directa... pero ninguna lo fue. Hoy a Messi le soplan y al defensa le obligan a transmitir en directo su perdón por la televisión. Lo mismo con Pelé, con Di Stéfano, con Cruyff, con Gento... Eran otros tiempos, claro que lo eran. Los de antes bastante más duros y violentos que los de ahora. Pelé tiene razón. Palabra de O Rei.

6
comentarios
Escribir Comentario
1 panyvino, día

2 Sorprendido, día

3 rey1952, día

4 rey1952, día

5 UnGusano, día

6 rey1952, día

Herramientas