Menú

La furia de España; la furia de Xavi y Puyol

4
Imagínense si es inoportuno Carod Rovira que, a la hora de elegir un candidato a la victoria final en el Mundial de 2006, elige precisamente a Polonia, la única selección que ya tiene hechas las maletas para regresar de vuelta a su país. Fíjense si tiene poca sensibilidad futbolística el líder de Esquerra que, en lugar de quedarse con la "Polonia buena", la Polonia de Boniek, Lato, Smolarek o Zmuda, aquella selección polaca que hizo historia en el Mundial del 82, opta por la "Polonia mala", la Polonia vulgar de Zurawski, Jelen y Bosacki, un equipo al que no hace falta empujar demasiado porque se derrumba él solito sin tocarle. Al menos Joan Saura, que probablemente tampoco vaya con España, tiene el suficiente tino de "jugársela" con Brasil, aunque, visto lo visto, el fútbol más brillante y más vistoso lo haya puesto en práctica hasta la fecha mi selección nacional, la selección nacional española.
 
A Munich nos llegan algunos aullidos, y eso me conduce a pensar que tenemos que estar cabalgando a la fuerza. Está bien. Me imagino que si el hijo del guardia civil ha elegido Polonia como su selección favorita habrá sido por el simple hecho de que el miércoles a las tres de la tarde vio un equipo español fuerte, compacto y cuyo único objetivo es el de regalarnos a todos, al fin, una gran alegría colectiva. Lo que reconcome realmente a los independentistas es que la furia de España sea la furia de Puyol, y también la furia de Xavi. Tras haberle sido solicitado un análisis del partido contra Ucrania, Maragall, que continúa sin enterarse de la película, destacó sólo la labor de los dos jugadores del Barça. Que nadie se engañe, el presidente de la Generalidad va por un lado y el Mundial, y me atrevería a decir que el mundo entero, van por otro bien distinto. Con el equipo español jugaron Pernía y Senna, un argentino y un brasileño recientemente nacionalizados. Nadie es tan torpe aquí como para irle pidiendo por ahí el DNI de los jugadores. Eso está gagá.
 
Disfruto, como siempre, leyendo a Federico Jiménez Losantos. Y espero sinceramente que, a la vuelta de este Mundial, nos quede todavía un pedacito de España. Un algo de Madrid y un trocito de Tenerife donde pienso pasar parte de mis vacaciones de verano. Yo, como le sucedió a Federico, también sufrí a la espera de que Bussaca nos la armara en cualquier momento, o que expulsaran a Luis García, o que Villa cayera fulminado por un rayo teledirigido desde el despacho de Joseph Blatter. Lo esperaba, receloso, hasta que Torres marcó el cuarto y definitivo de la tarde. Entonces salió el sol. Tengo tanto miedo y estoy tan escarmentado que, por ejemplo, no me gustó en absoluto que el suizo nos regalara un penalti que no fue. Si tienen que ayudarnos que lo hagan en el cruce de cuartos de final. Aunque, como dice hoy uno de los lectores de este blog, España puede con todo; incluso con la presencia en el palco del secretario de lo que nos queda de Estado para lo que nos queda de Deporte. Superado con creces el "factor Lissavetzky", no será un polaco de adopción y un tocapelotas profesional quien frene ahora las expectativas del equipo de todos los españoles... ¿No les parece?...
 
Fotos desde Alemania

 

 

 

 

 

4
comentarios
Escribir comentario
1 yorch, día

Antes de empezar el Mundial quería que ganara España. Visto el partido ante Ucrania veo menos motivos para soñar que la mayoría, y sigo pensando que el camino va a ser muy difícil, empezando por el cruce de octavos (hasta ahí creo que deberíamos llegar).

Pero a la vista de las declaraciones de Carod voy a ponerle velas a San Antonio, a San Pancracio y a toda la corte celestial, solo por ver la cara que se le queda al hijo del Guardia Civil viendo otra vez a España campeona del mundo. (Digo otra vez porque el año pasado ganamos el Mundial de balonmano en Túnez :-D ).

2 Petrus, día

Fernando Baquero concentrado en el ordenador me acojona.

Me pregunto qué estaría viendo.

3 BenGrimm, día

y yo, y yo...

Esas salchichas no tienen mala pinta... Pero de todas formas, Juanma, habría que haber seguido el ejemplo de nuestros mayores, y haberse llevado las horteras y los capazos llenas de alimentos tradicionales... ¿Quien no recuerda a Paco Martínez Soria cuando llevaba el chorizo, el salchichon, el jamon, dos quesos y dos pollos vivos en la cesta en "La ciudad no es para mí"?

Por cierto... Esos filetes tan malos, ¿son importados o deportados? ;)

4 mengibar, día

Apreciado Juan Manuel:
Te pido que nos pongas algunas fotos de cómo estáis haciendo los programas en directo desde Alemania, me han gustado mucho las fotos que has puesto y, por su puesto, lo estáis haciendo genial. Muchas gracias por ser como sois! Abrazos!!!

Herramientas