Menú

Acerca de la dichosa norma XV

7

Los responsables de la Plataforma Blanca tardaron un minuto, sólo uno, en recibir por parte de la Sociedad Estatal Correos y Telégrafos S.A. la confirmación de que efectivamente la empresa pública podía participar perfectamente como intermediario en un sistema de voto por correo para las elecciones al Real Madrid. El equipo que dirige Eugenio Martínez Bravo envió esta iniciativa a Ramón Calderón en el pasado mes de noviembre, varias semanas antes de que se celebrara la Asamblea de Socios del 3 de diciembre, y Calderón, simple y llanamente, "archivó" el asunto en la papelera. Más tarde, como todo el mundo sabe, su propuesta de modificación del voto por correo fue noqueada por los compromisarios.

Al anular la dichosa norma XV, la juez está dándole la razón a Calderón en cuanto a que no hay medio de acreditar la identidad del socio que vota por este sistema, al igual que tampoco se establece control alguno acerca de la posibilidad de delegar el voto, cuestión que está expresamente prohibida en los Estatutos del club. En su demanda del 20 de junio, el candidato aseguraba estar a favor del voto por correo directo, pero en contra de que el voto fuera recogido físicamente por las propias candidaturas. No me cabe la menor duda de que, una vez dentro, Calderón criticaría con inusitada fiereza la limpieza del sistema que había sentado en el sillón de presidente a Florentino Pérez y a él mismo en una de las sillas de la junta directiva del Real Madrid.

Tampoco albergo dudas al respecto de que, puesto que hizo caso omiso de la propuesta que le dirigió la Plataforma Blanca, él tendría previsto un sistema de voto por correo más limpio, rápido, sencillo y efectivo que el ofrecido por Correos. El caso es que aguantó seis largos años, seis años de sufrimiento y privación, en aquella directiva de Pérez. Y que posteriormente, desde el 6 de junio, día en que se abrió el plazo de presentación de candidaturas, hasta el 20 de junio, momento en el cual presentó formalmente la demanda de impugnación de la norma electoral XV, dejó que transcurrieran otras dos semanas más. Lo que significa que, desde el 16 de junio de 2000, día en que fue elegido por primera vez presidente Florentino Pérez, hasta el 20 de junio de 2006, día en que puso el grito en el cielo por la ausencia de limpieza en el sistema de voto por correo, Calderón tardó la friolera de seis años y cuatro días en darse cuenta de que algo olía a podrido en Dinamarca. Setenta y dos meses. Doscientas ochenta y ocho semanas. Cerca de nueve mil días. A eso le llamo yo tener unos buenos reflejos, sí señor. 

Tal y como me temía, Calderón se siente mucho más fuerte tras la decisión adoptada por la juez y deduzco que no tiene la menor intención de iniciar un proceso de autocrítica, ni mucho menos anunciar la convocatoria de unas elecciones anticipadas. Otros recurrirán y él, según sus propias palabras, seguirá trabajando. Si lo hace en la dirección actual, independientemente de lo que luego pase con las demandas de Villar Mir y compañía, le auguro a La Cibeles un largo y crudo invierno. Y si reacciona tan tarde en materia deportiva como lo hizo con la norma XV de marras, calculo que Kaká llegará al Real Madrid allá por 2012, cuando tenga más de treinta años. Otro veterano más para Capello.

7
comentarios
Escribir comentario
1 ElSalman, día

Algo bueno tiene todo esto: Abellán tendrá tema para varios programas, y como el inefable Calderón no convocará elecciones, el pretendido neogarcía que dirige los deportes en la Cope podrá seguir investigando directivos e insultarlos soezmente en antena.

Esto es lo que yo me encontré el otro día, cuando tras varios días sin escuchar el programa por higiene mental, tuve la osadía de sintonizarlo en busca de El Radiador. Y ahí estaba Abellán tildando de putero, juerguista y hasta proxeneta a un directivo de cuyo nombre ni me acuerdo. Se burló de su alcurnia, de su capacidad empresarial (a ver si se entera tu jefe, querido Juanma, que se puede ser administrador de cientos de sociedades sin estar al frente de su gestión)... Y todo ello adobado con un pretendido sarcasmo que causaba vergüenza ajena.

Efectivamente, se cotiza muy bajo el kilo de directivo del Madrid. Pero no tanto como el gramo de periodista deportivo. Quiero creer que sentirás un poquito de vergüenza al escuchar ciertas cosas en directo.

2 quique19, día



En el fútbol el nivel está bastante igualado: jugadores, entrenadores, periodistas, aficionados, comentaristas, directivos..., se podría decir que en esto hay una cierta justicia divina.

3 zzzizzzo, día

por favor, no me comparen periodistas que al menos trabajan, con personajes como este, que se dedica a darse comilonas con directivos, pasearse por el palco y gastarse el dinero de todos los madridistas.
va a dejar el madrid como un solar.

4 baudilio, día

¡Tantos años de sufrimiento! ¡Pobre Calderón! Si es que no puedo contener las lágrimas; tengo que dejarlo.

Buaaaaaa

5 taros, día

Para que no se me malinterprete:

1.- Creo que Calderon debería convocar elecciones para el final de temporada y así acabar con la inestabilidad y mala imagen que vive el club.

2.- Creo que la gestión de Calderón en general no está siendo buena. Capello, Mijatovic, como se está llevando las bajas de algunos ilustres, determiadas declaraciones, todo eso no me gusta.

3.- No me gusta como juega el Madrid, no me gusta que me prometan fichajes y luego no se cumplan, no me gusta que la plantilla del madrid en este momento sea mediocre porque le falta una o dos estrellas que carguen con el peso del equipo (cuando hablo de peso no me refiero a Cassano) y que marquen diferencias.

Pero dicho todo esto percibo cierto tufo a persecución porque la jueza no ha fallado lo que determinados periodistas querían. Me parece que una vez más se ha vivido un pulso periodístico entre rivales de la comunicación y noto a los que esta vez no se han llevado el gato al agua resentidos.

No se que me parece peor, que Prisa apoye al psoe y ataque al pp y la cope al revés como si aficionados (fanaticos) de un club de futbol se tratara, es decir prisa es del psoe y lo defiende lo haga bien o mal, y la cope al revés, o es peor que hayan llevado esta rivalidad a cualquier asunto, y mancillen también el deporte con sus p... rencillas.

Lo he dicho ya, Capello traiciona (otra vez) las raices del madridismo, Calderón creo que no está siendo un buen presidente, pero todo lo que leo me parece resentimiento porque una jueza ha cometido la traición máxima de no hacer caso a un periodista (o varios de un mismo grupo) que sabe más que nadie de todo. Y al final el periodista tiene el gran poder de dirigir y cambiar la opinión de un montón de borregos que le leen.

Por cierto, aunque no cambie mi opinión, me incluyo entre los borregos y leo a Juanma porque su opinión la mayoría de las veces coincide con la mia, pero creo que esta vez está resentido. ¿Cómo osa la jueza en no hacerle caso?

6 UrbanMin, día

1/2

Buen artículo, muy informativo. Lo que ocurre es que yo tengo puesto el liston muy bajo en cuanto a actitudes personales y vitales de directivos, no digamos técnicos y con los jugadores ya el acabose.

Mis razones, con algunos ejemplos. Según leo el ministro Caldera es austero y buen deportista, a la ministra Trujillo en cambio parece gustarle el lujo pagado por los contribuyentes, cosa que irrita a Caldera. Según me contaban, casi todos los jugadores del Madrid iban en coches de lujo a los entrenamientos pero una excepción era Butragueño, que iba en un Fiat Tipo.

Si estuviese por las altas esferas políticas o deportivas estos detalles me podrían dar pistas sobre la personalidad, pero como ciudadano y aficionado me son un tanto irrelevantes. Si Trujillo por ejemplo pinchara la burbuja inmobiliaria, me manifestaría para que ampliaran su despacho :-) . Y el coche de Butragueño, incluyendo lo que dé a entender sobre su personalidad, me la repanchinfla del todo.

La comilona de Calderón tiene un toque macarra, pero me gustaría que fuese tan "macarra" como era Hugo Sánchez en lo suyo. No dudo de que lo esté intentando.

Por desgracia, el problema de que muchos tiburones usen cualquier razón, incluyendo las más legítimas y defendibles (como la abolición de la norma XV) y eventualmente venciendo con ellas, pero en pie de igualdad a priori con las razones más bastardas, es algo muy extendido en el deporte y en la política.

En lo inmobiliario es el ABC. Por ejemplo "el Pocero", un listillo con influencias que pretende fundar una ciudad en medio de la nada cerca de Seseña (Toledo) y venderla en forma de pisos para forrarse, está haciendo cosas que, si el mercado inmobiliario fuese libre y por tanto sus precios legítimos y creíbles, serían perfectamente normales.

7 UrbanMin, día

2/2

Volviendo al tema que nos ocupa, lo más interesante del artículo está en su primer párrafo. ¿Qué es la Plataforma Blanca? ¿Qué inconveniente tiene Calderón con su sistema basado en la Sociedad Estatal de Correos y Telégrafos (que creo que es la que se ocupa del voto por correo en las elecciones políticas)? ¿Qué inconveniente tenían los compromisarios con el sistema propuesto por Calderón? Yo sospecho que ambos eran buenos pero que las partes citadas no querían dar bazas a las demás. Prueba de que las razones bastardas se toman en consideración al mismo nivel que las razonables. Pues bien, que se acabe ya el tiburoneo, ¿no?

Herramientas