El penúltimo raulista vivo

Simeone se juega más que Zidane, el Madrid más que el Atleti

- Juan Manuel Rodríguez - 41 comentarios

Cristiano dijo la verdad: no ganar La Undécima sería un fracaso. Comprendo lo que, en el fondo, quieren decir aquellos que piensan que otro año en blanco no sería un desastre para el Real Madrid, pero... ¿cómo parcelar el éxito o el fracaso?... Trataré de explicarme: entiendo que Zidane, por ejemplo, haga la siguiente reflexión: "Cogí al equipo en enero y estaba hundido, ni los más optimistas del lugar podían soñar ni remotamente con que estuviéramos compitiendo con el Barça por la Liga hasta el último segundo del último minuto, y dentro de tres días vamos a jugar la final de la Champions... ¿Qué más se puede pedir?"... Frédéric Hermel, que es de largo el periodista deportivo que mejor lo conoce, me dijo ayer en El Chiringuito que Zizou jamás ha hecho esa reflexión, pero yo entendería que la hiciera para sus adentros.

Pase lo que pase el sábado, el tramo final de temporada, el que va de enero hasta mayo, reivindica al Zidane entrenador; cogió, efectivamente, al equipo perdido y sin rumbo, con los futbolistas idos; en enero, el noventa y nueve por ciento de los madridistas encuestados daban por amortizada la temporada... y ahora se encuentran ante la posibilidad de conquistar el título más prestigioso de clubes. Pero el éxito o el fracaso no se pueden parcelar, no se puede decir "ganó Zidane, perdió el Real Madrid", no se puede decir "bien el entrenador, mal el equipo". Cristiano, que lleva siete años ahí, dijo la verdad: si el Real Madrid no gana La Undécima será un fracaso. Y la pregunta tampoco puede ser "¿Qué habría pasado si la temporada la hubiera iniciado Zizou?"... Con Benítez, la fase de clasificación del Madrid en la Copa de Europa fue simplemente perfecta.

Leer más »

Volvemos a la acción: Glory, glory Man United

- Juan Manuel Rodríguez - 286 comentarios

Parece inevitable que al final se produzca el esperado y ruidoso choque de trenes en la ciudad de Manchester. Guardiola confirmó hace tiempo que dirigiría al City y Sergio Valentín adelantó hace meses en EsRadio que José Mourinho haría lo propio con el United. La seguridad que mi compañero tenía a la hora de afirmar tal cosa procedía, según nos confesó anoche mismo en El Primer Palo, de la existencia de una cláusula secreta incluida en el precontrato firmado entre el club y el entrenador según la cual, en caso de arrepentimiento, el primero debería compensar al segundo con una suculenta cantidad de dinero, veinte millones de euros creo recordar. Me cuesta creer que Mourinho hubiera cobrado por no trabajar porque ya renunció otras veces a hacerlo, por ejemplo en el Real Madrid o en el Chelsea, pero es cierto que la cláusula estaba ahí y que, más allá del vil metal, su existencia sí corroboraba el interés cierto del prestigiosísimo club inglés por incorporar al portugués.

Así que Guardiola, que huyó de España para no tener que vérselas más con Mourinho, que le dio la vuelta a la Liga como si de un calcetín se tratara, volverá a encontrarse de nuevo con Mou, que conoce la Premier mucho mejor que él. De entrada, la Liga inglesa golea al resto porque vuelve a captar al mayor talento futbolístico actual, José Mourinho, y a su némesis, el sobrevalorado Guardiola: la tensión está garantizada. Ambos tendrán dinero a espuertas para fichar (el City, por ejemplo, acaba de anunciar la incorporación de Gündogan por 26 millones de euros) y la única ventaja de Guardiola es que él dirigía al Bayern de Manchester al mismo tiempo que diseñaba el futuro del City de Múnich mientras que Mourinho siempre tuvo hasta el final la duda de si el United cumpliría su palabra; parece que sí lo hará, demostrando con este fichaje que se acabaron de una vez por todas las bromas y que los Glazer van a por el premio gordo.

Leer más »

Carlos Herrera: arrepentidos los quiere Dios

- Juan Manuel Rodríguez - 304 comentarios

Ayer escribí en Twitter lo siguiente: "Ojalá gane España". El comentario se refería a la final de la Copa del Rey que jugaban Barça y Sevilla, y todo el mundo comprendió rápidamente que, puestos entre la espada y la pared, yo me quedaba definitivamente con el equipo que llevaba con orgullo la bandera de mi país cosida en su camiseta. Casi al instante, un tuitero me respondió esto otro: "El Barça es español, por mucho que te duela". Pero a mí no me duele, al contrario; a mí me congratula sin duda que el gran rival deportivo del Real Madrid haya elegido dejar a un lado el asunto futbolístico para convertirse en una plataforma independentista, y me agrada porque esta actitud me facilita munición extradeportiva contra un equipo al que las cosas le van muy bien. Hoy, sin ir más lejos, en vez de hablar de la capacidad de sufrimiento del equipo de Luis Enrique para aguantar con uno menos, voy a hacerlo del camino antiespañol que han escogido deliberadamente la directiva y los socios del club azulgrana.

A mí, como decía, no me dolería en absoluto que el Fútbol Club Barcelona volviera a la senda de la normalidad. Hoy por hoy, sin embargo, no puedo decir que considere al Barça un club español; un club que juega la Liga española sí; un club que participa a regañadientes en la Copa de España sí; pero no un club español. Y no puedo considerarlo un club español no porque a mí no me guste o no quiera, como sugería el tuitero, sino porque no les gusta o no quieren la inmensa mayoría de socios culés, que hace nada eligieron entre cuatro candidatos a la presidencia que apoyaban sin fisuras la independencia de Cataluña. El tuitero, pues, debería achacarse a sí mismo, en caso de ser culé, o a sus dirigentes, el que, llegados a este punto, el resto de España elija al rival del Barça cuando juega dentro... e incluso cuando lo hace fuera. A mí, y más aún después de todo lo sucedido durante la semana, se me hace bola decir que considero al Fútbol Club Barcelona un equipo español, se me atraganta, de ahí precisamente que no lo diga.

Leer más »

Esteladas y compromís de país

- Juan Manuel Rodríguez - 973 comentarios

Esto es como el "corre, corre, que te pillo". La policía tratará de impedir que los seguidores del Barça (de los del Sevilla, cuyo equipo lleva con orgullo la bandera de España en la camiseta, no se espera tal cosa) accedan este domingo al estadio Vicente Calderón con banderas esteladas, y habrá aficionados del Barça que intenten camuflar entre sus pertenencias banderas esteladas al objeto de acceder al campo con ellas y exhibirlas durante el partido y, si es posible, cacarear eso de "¡In-de-penden-cia!" en el minuto 17 y 14 segundos. La pregunta es la siguiente: "¿Qué hará la policía si, pese a sus redoblados esfuerzos, hay diez, cien o mil seguidores culés que agitan sus esteladas durante la final copera?... Me temo que la respuesta a esa pregunta es "nada, no hará nada".

Si la policía, tal y como yo creo, no hace nada si finalmente aparecen aficionados que logran mostrar sus banderas esteladas en en transcurso del Sevilla-Barça no sólo no habremos mejorado sino que habremos vuelto a empeorar puesto que se habrá demostrado que aquí se puede vulnerar la ley sin que haya consecuencias. No entiendo las medias tintas habiendo como hay medias enteras. ¿Que se pita el himno nacional español durante la final de la Copa del Rey de España?... Pues se suspende la final. ¿Que se insulta al Rey de España durante la final de la Copa que lleva su nombre?... Se suspende la final. ¿Que diez, cien o mil seguidores del Barça, vulnerando la ley, exhiben banderas esteladas en la final de la Copa del Rey de España?... Se suspende la final. Medias enteras.

Leer más »

Diego Costa, un auténtico patriota español

- Juan Manuel Rodríguez - 166 comentarios

Pues sí, pienso que Del Bosque tendría que haber convocado a Diego Costa por una cuestión de dignidad y de principios, y me explico: Vicente sometió a un tercer grado al jugador, que es brasileño y de Lagarto, para que se decantara por España, su país de adopción, renunciando a Brasil; repito: Diego da Silva Costa es brasileño, tiene a toda su familia en Brasil, el seleccionador nacional de Brasil, que era Scolari, contaba clarísimamente con él y, para más inri, el Mundial se disputaba en Brasil después de 64 años. Hay jugadores que han vestido más de cien veces la camiseta de la selección nacional española sin sentirla y dudo mucho de que, puestos en la misma tesitura que Costa, hubieran sido tan valientes como él; a Diego le dijeron de todo en Brasil, arriesgó por España sin pensar en las consecuencias... En definitiva, Diego Costa, de Lagarto, se comportó como un auténtico patriota español poniendo, por cierto, en evidencia al afiliado de Guanyarem.

Nadie podrá quitarme de la cabeza que Del Bosque ha dejado a Costa más tirado que a una colilla. Tampoco podrá nadie quitarme de la cabeza que lo que aparta realmente a Costa de la selección no es su estado de forma actual (12 goles en 28 partidos con el Chelsea, que ha hecho una temporada desastrosa; un gol cada 198 minutos) ni tampoco su situación física; lo que ha marcado definitivamente a Diego Costa es su comportamiento dentro de los terrenos de juego, algo que nunca ha gustado al seleccionador. Pero, cuando le insistió para que "traicionara" a Brasil, Del Bosque ya sabía muy bien con quién se "casaba"; Costa ya era así y, pese a todo, Vicente le convocó. Vicente le sedujo y ahora... le deja en su casa: "Estos son mis principios, si no le gustan tengo estos otros".

Leer más »

Torres, Del Bosque y el cobrador del frac

- Juan Manuel Rodríguez - 125 comentarios

Hay tres sorpresas muy agradables, por justas, en la lista de veinticinco (de ahí se caerán dos) que acaba de facilitar Vicente del Bosque para la Eurocopa que empieza en junio: Bruno Soriano, Saúl y Lucas Vázquez. Son agradables, claro, si uno o dos de esos jugadores no acaban cayéndose de la lista definitiva de veintitrés jugadores que el seleccionador nacional tiene que dar justo dentro de dos semanas, este próximo 31 de mayo; son agradables si Del Bosque no utiliza a los jugadores para exhibirlos durante catorce cías y luego no da el paso definitivo; el problema, tal y como yo lo veo, es que Bruno y Lucas Vázquez, que han hecho un temporadón, tienen todas las papeletas para formar parte de esa reducidísima lista de dos que al final se quedará en casa y no viajará hasta Francia.

Lo de Saúl era de cajón porque el chaval ha echado abajo la puerta del seleccionador. Y la ausencia de Diego Costa tiene más que ver con el hecho de que haya elegido a Aduriz, otro que se lo ha ganado a pulso, y con ese aire inevitablemente monjil (para todos salvo, por supuesto, para Piqué) del que se niega a desprenderse Sor Del Bosque. Llaman la atención, por positivas, las presencias de Soriano, Saúl, Lucas Vázquez o Aduriz, y sorprenden las de Bartra, Cesc Fábregas y Pedro; el primero no juega con su equipo y es el cuarto defensa central del Barça mientras que los futbolistas del Chelsea vienen de protagonizar una temporada horrorosa con su club. Lo de Isco tampoco tiene demasiado sentido y lo de Iker... en fin, lo de Iker es lo de Iker, no le demos más vueltas.

Leer más »

Desde que Cruyff se cargó el invento

- Juan Manuel Rodríguez - 247 comentarios

Ciento catorce años de vida dan para mucho. En el caso del mejor club deportivo de la historia, que es el Real Madrid, para alegrías y tristezas y también para rachas buenísimas, malas, muy malas y desesperantes. Por ejemplo: habrá mucha gente que no recuerde que el Real Madrid se tiró veinte años sin ganar una Liga (desde 1933 a 1954); tuvo que venir Alfredo di Stéfano para solucionar aquello y, desde su llegada, el club ganó ocho en once años. Incluso a aquellas Ligas le quitaron valor los antimadridistas, metiendo al franquismo por medio; el hombre que ganó 16 de las 32 Ligas que tiene el Real Madrid, Santiago Bernabéu, a la sazón responsable del fichaje de Di Stéfano, acabó al final de sus días renegando de los propios madridistas y diciendo que el mayor error de su vida había consistido precisamente en ser presidente del Real Madrid.

El Real Madrid, que hoy tiene 10, se tiró 32 años sin ganar la Copa de Europa. Los más jóvenes del lugar no lo recordarán pero el choteo era mayúsculo y los antimadridistas, aficionados de equipos que no la habían ganado jamás y que jamás la ganarían, bromeaban con el blanco y negro. Luego llegaron la séptima, la octava, la novena y la décima, y entonces el objetivo de la burla pasó a ser otro porque lo único que no ha cambiado desde 1902 es lo que tan acertadamente expresó Bernabéu: "Al ser España un país de envidiosos, todos nuestros males vienen de haber sido tantas veces campeones". Hoy, en referencia a la superioridad del Real Madrid en la Liga, escribe Roberto Palomar en Marca: "Luego llegó Cruyff y se cargó el invento". Veamos: Johan Cruyff llegó al Barça en 1988 y, desde entonces, el club catalán ha ganado 14 Ligas... por 9 del Real Madrid: ¿Cinco Ligas de diferencia es "cargarse el invento"? ¿Y no era una anormalidad que un club con 500 millones de euros de presupuesto como el Barça, un club considerado como un grande de Europa, tuviera tan pocas Ligas?... Por cierto: de las cuatro Ligas que ganó Cruyff, dos las perdió el Real Madrid en Tenerife en el último partido.

Leer más »

La Liga que estaba peligrosamente preparada para el Madrid y que extrañamente acabó ganando el Barça

- Juan Manuel Rodríguez - 245 comentarios

Esta Liga pasará a la historia por la sandez que dijo Simeone en el mes de junio, aquello de que estaba peligrosamente preparada para el Real Madrid, y por el favor arbitral del que, una vez más, pero en esta ocasión con algunos records históricos en su haber, se ha visto beneficiado ampliamente el campeón, el Barça. Tal y como estaba el patio a primeros de abril, con el equipo de Zidane hundido en la clasificación, a diez puntos de los culés, y con el periobarcelonismo haciendo sus cuentas sobre cuándo debería hacérsele el pasillo, al Real no cabe exigírsele más; únicamente cabe la duda de saber hasta dónde habría llegado el equipo blanco si, en lugar de haberlo hecho en enero, Florentino Pérez hubiera destituido a Rafa Benítez en noviembre. Porque, como a Felipe González en las elecciones de 1996, al Real Madrid le faltó un debate, sólo uno, para darle un vuelco milagroso a la clasificación.

El tiro de gracia definitivo se lo dio el otro día al Real Madrid, club que nunca se queja, que jamás protesta, el vicepresidente de la federación española de fútbol, Joan Gaspart. La mejor Liga del mundo no puede consentir que, desde la atalaya de la federación, que en teoría debe velar por la defensa de todos y cada uno de los clubes españoles, uno de sus directivos, y ni más ni menos que el vicepresidente, ataque de esa forma al Real Madrid. Esas declaraciones, como las que en su día hizo otro vicepresidente culé, Alfonso Godall, hablando en público y sin tapujos de "saldo arbitral", no deberían haber pasado sin pena ni gloria... pero lo hicieron. También se consintió que el entrenador del tercero en discordia dijese, sin venir a cuento, que todo estaba preparado para el Madrid. Pues o lo prepararon mal o quien tenía que prepararlo no se enteró correctamente de las instrucciones.

Leer más »

Primas, tías y demás parentela futbolística

- Juan Manuel Rodríguez - 294 comentarios

Que en el mundo del fútbol, y en el deporte en general, siempre ha habido primas y tías por ganar, y cosas bastante peores, es algo público y notorio. Pero, sin tener que viajar hasta el Paleolítico, que es lo que pretendió anoche Petón en El Chiringuito, y todo con tal de responsabilizar al Real Madrid nuevamente de la muerte de Manolete, lo que me parece que aportan las famosas Ligas perdidas en Tenerife en el último partido es el reconocimiento de los tomantes, o sea de los capitanes del equipo isleño, de que efectivamente de los cielos descendió, como Mary Poppins con su paraguas, un empresario con un regalito debajo del brazo, y no precisamente una barra de pan. Estas cosas se pagan, se cobran y se callan, pero el hecho de que Toño, que por aquel entonces era el capitán del equipo, dijera que sí, que hubo premio por apretar al Real Madrid, convierte lo sucedido en Tenerife en algo distinto, diferente.

Los jugadores del Tenerife tuvieron su premio, pero al Barcelona, que ganó aquellas dos Ligas, le tocó sin duda el gordo de la lotería. Hubo también un par de arbitrajes rarísimos, extrañísimos; todo se volvió en contra del Real Madrid, todo, incluso el viaje. Alfonso Pérez Muñoz nos confirmó ayer en El Primer Palo que uno de los aviones tuvo que regresar a Madrid y que algunos jugadores perdieron mucho peso, entre tres y cinco kilos, debido a los 60 grados de temperatura que se vivieron dentro del aparato. Ojalá que la Liga de Fútbol Profesional pudiera investigar las primas a terceros con carácter retroactivo porque es muy posible que el Real Madrid tuviera alguna Liga más en sus vitrinas. Es una pena que el titular del Sport, el de "¿Maletines?... no gracias", no apareciese por aquel entonces o cuando, más recientemente, Messi se mostró a favor de pagar para que el Mallorca le quitara otra Liga al Madrid de Capello.

Leer más »

Zidane y el modelo de ganar

- Juan Manuel Rodríguez - 136 comentarios

Ahora Zinedine Zidane es, y citaré textualmente al director adjunto de El País, Juan Cruz, "la pasión del fútbol", pero cuando Florentino Pérez tomó la decisión de destituir en enero a Rafa Benítez y poner en su lugar al entrenador del Castilla, todo el mundo dijo que el presidente del Real Madrid se había vuelto loco y, recién iniciado el año 2016, el periodismo deportivo dio por embarrancado el proyecto. Nada más llegar, Zidane, como siempre, sonrió y dijo que las cosas irían bien, pero el filial del Real Madrid encadenó varias victorias consecutivas e inmediatamente salieron los agoreros de siempre a decir que el entrenador bueno de verdad no era Zizou sino Luis Miguel Ramis. Es más, en defensa de lo errónea que era la decisión de echar a Benítez para colocar a Zidane llegó a esgrimirse que, lejos de disminuir, la distancia entre el Barça y el Real había aumentado. No oigo ni leo a nadie ahora hablando de esa distancia, que se ha reducido hasta la mínima expresión.

El fútbol es ventajista e interesado. Pondré un ejemplo: nadie le dijo a Ancelotti en la rueda de prensa inmediatamente posterior a la conquista de La Décima que eso de ganar la Copa de Europa no estaba nada mal pero que se echaba de menos un modelo, un método, una guía, un director deportivo... Sí se le preguntó sin embargo a Florentino Pérez, no logro recordar el momento exacto, cuando, en una de esas crisis diarias en las que hay que cerrar el estadio Santiago Bernabéu, alguien le preguntó algo así como "¿quién ha fichado a este jugador?", a lo que el presidente del Real Madrid respondió, con tino, esto otro: "El mismo que ganó La Décima". Ahora se reivindica a Zidane como un hombre del fútbol que ha sabido conectar con su plantilla, ni más ni menos que "la pasión del fútbol", pero si, Dios no lo quiera, el equipo no gana nada... surgirá el Diego Torres de turno para hablar del modelo.

Leer más »

Suscripción

Herramientas