Menú

Auge y caída de Gerard Piqué

Gerard Piqué ha sido durante años el mascarón de proa culé. Durante años. El barcelonismo le ha reído las gracias durante años y durante años también se ha jugado con la idea de un Fútbol Club Barcelona presidido por él. Durante años. Durante años le han considerado el líder, durante años ha sido el símbolo perfecto, durante años le han aplaudido sus bravatas cuando hablaba de Ligas compradas, sorteos amañados, bolas calientes, los hilos del palco, la alargada sombra de Florentino. Durante años a Piqué se le ha llevado en Barcelona a la sillita de la reina, aupado por la afición cuando se mofaba por ejemplo del Español. Durante años ha faltado al respeto a compañeros suyos de profesión como es el caso de Álvaro Arbeloa. Y durante años ha ninguneado a los periodistas sin que ninguno moviera un solo músculo: ¡Qué gracioso es Piqué, qué divertido! También ha sido durante años el cartel electoral de un sector más o menos amplio del barcelonismo, ese que comulga abiertamente con el secesionismo. Durante años se ha convertido en el bad boy de La Masía, el chico malo que no tenía inconveniente en poner en solfa a la mismísima vicepresidenta del Gobierno. Y como, durante todos esos años, a Piqué se le ha agasajado, se le ha tutelado, se le ha consentido y se le ha mimado, Gerard Piqué se ha crecido. Lógico. Normal.

Leer más...

Con Florentino en vez de Bartomeu, Arthur volvía nadando de Brasil

Hace aproximadamente un mes, el 29 de junio para ser exacto, quien estaba llamado a ser el nuevo Xavi Hernández, Arthur Melo, escribía el siguiente tuit: "Ahora enfocados en el presente, tenemos objetivos importantes en Barcelona y voy a seguir hasta el final dándolo todo por mis compañeros y todos los aficionados". Seguir hasta el final dándolo todo, eso decía Arthur Melo, quien ahora acaba de declararse en rebeldía y no piensa volver de Brasil para disputar el tramo final de temporada que le queda a su equipo, que sigue siendo el Barcelona. El futbolista ya le ha comunicado al club que no piensa jugar más esta temporada y que no va a volver de su país, en el que se encuentra de vacaciones. De modo que ese final de "lo daré todo hasta el final por la afición y por mis compañeros" se ha convertido en un "lo daré todo hasta que a mí me salga de las mismísimas narices".

Leer más...

Tebas, coge tus cosas y vete

Más de siete días después, Javier Tebas pidió perdón... al Fuenlabrada. Al Elche, que junto al equipo madrileño es el mayor damnificado, no. No al Deportivo de La Coruña. Al Numancia tampoco. Más de siete días después, y tras sugerir la directiva del club fuenlebreño que acatarían la decisión trasladada al Comité de Competición por parte de la Liga de no jugar el partido por causa de fuerza mayor, Javier Tebas pidió perdón. Y lo hizo vía Twitter. Insisto, pidió perdón a uno de los implicados perjudicados y no a todos, de modo que, hasta el tramo final, Tebas se ha mostrado especialmente cariñoso con uno de sus cuarenta y dos jefes. Por cierto que en ese tuit del domingo, el presidente de la Liga dice que el fútbol le debe una al Fuenla y que esa oportunidad llegará: está el horno ahora mismo como para que Tebas dé a entender que, tarde o temprano, el Fuenlabrada subirá a Primera. Si, como reconoce el propio Tebas, él es el único responsable de que el Fuenlabrada viajara hasta La Coruña, ¿no debería el presidente de la Liga asumir de algún modo práctico dicha responsabilidad? En el mundo occidental, y cuando uno comete un error que además no tiene inconveniente en reconocer, se dimite, del verbo dimitir. Dimita, Tebas, dimita.

Leer más...

El ADN del Barça y otras chorradas

El ácido desoxirribonucleico, más conocido popularmente por las siglas ADN, es un ácido nucleico que contiene las instrucciones genéticas usadas en el desarrollo y funcionamiento de todos los organismos vivos. En lo que se refiere a los humanos nuestro genoma es el del Homo sapiens, es decir la secuencia de ADN contenida en 23 pares de cromosomas en el núcleo de cada célula humana diploide. La mayoría de los genes son iguales en todas las personas pero una pequeña porción de ellos (menos del uno por ciento del total) varía un poco de una persona a otra. Un poco. Cada persona es distinta, pero no debido a su raza puesto que el noventa y cinco por ciento de la variabilidad genética actual existía ya cuando nació la especie, antes de que hubiera etnias diferenciadas. La eugenesia, o sea la aplicación de las leyes biológicas de la herencia orientadas al perfeccionamiento de la especie humana, nos lleva directamente a Hitler, luego a Mengele y por último a los campos de concentración nazis. Y aquí, en España, a los independentistas. Cuando Quim Torra dice que los españoles somos hienas con una tara en el ADN está sugiriendo que los catalanes son una raza superior. Cuando Arzallus decía que el RH negativo confirmaba que el pueblo vasco tiene raíces propias, tres cuartos de lo mismo.

Leer más...

Y mira que te lo advirtió el Cenizos F.C., Javier Tebas...

Hubo quien comparó ayer vía Twitter al presidente de la Liga de Fútbol Profesional, Javier Tebas, con aquel Carlos Sainz que se quedó con su Toyota Corolla a escasos quinientos metros de cruzar la línea de meta del Rally de Inglaterra. A Sainz le valía con llegar para proclamarse campeón del mundo pero no pudo hacerlo, no pudo apagar el fuego que surgía de debajo del capó. La frase desesperada de Luis Moya, su copiloto, dio varias veces la vuelta al mundo: "¡Trata de arrancarlo, Carlos. Trata de arrancarlo, por Dios!". Ajeno a todo, Tommy Makkinen, su rival por el título, concedía en ese preciso instante una entrevista en el hotel cuando de repente recibió una llamada de su hermano diciéndole lo que había pasado y que el destino le regalaba otro Mundial.

Leer más...

Bale hizo clic, Barnett hizo clac

El Real Madrid tiene un problema con Gareth Bale, y no puede decirse en absoluto que sea un problema inesperado, más bien todo lo contrario, es un problema esperadísimo puesto que Zinedine Zidane no ha hecho el más mínimo esfuerzo a la hora de disfrazar o de ocultar que no cuenta para nada con él. Si Gareth Bale tuviera entre una de sus prioridades vitales la de jugar al fútbol, Bale tendría un problema con Zidane, pero (y a las pruebas me remito) ese no parece ser el caso del galés. No creo que a Bale no le guste el fútbol, le gusta, seguro que le gusta, pero entre catorce millones de euros netos por cada una de las dos temporadas que tiene firmadas con el Real Madrid y el fútbol, a Bale parece que le gustan más los catorce millones, que son veintiocho para él, para Emma, su mujer, y para Nava Valentina Bale, Axel Charles Bale y Alba Violet Bale, sus tres retoños, que además están en edad de crecer y comen un montón.

Leer más...

Unai Bustinza, un monumento al ganador

El discurso más ganador que he escuchado a lo largo de toda esta extraña, atípica y, esperemos, única Liga del coronavirus lo protagonizó curiosamente ayer el capitán de un equipo de Primera, con unos jugadores, un entrenador y una afición de Primera pero, que por esas cosas que tienen el fútbol y la vida, jugará desde septiembre en la Segunda División. Y decía que el discurso más ganador lo habría protagonizado curiosamente el capitán de un equipo que acababa de descender porque en la sociedad actual solemos vincular los discursos ganadores con aquellos que ganan y no con aquellos que pierden o, como es el caso que nos ocupa, logran empatar ante un campeón de Liga que venía de ganar sus últimos diez partidos. Y no es así, se puede ganar perdiendo, se puede dar una lección de vida batallando hasta el final, se puede emocionar a todo un país con un discurso como el que anoche protagonizó el capitán del Leganés, el bilbaino Unai Bustinza, justo al final de un partido que, aunque por los pelos y probablemente de un modo muy injusto, certificaba el descenso de su equipo a la Segunda División.

Leer más...

Cuando el gran tiburón blanco huele la sangre...

Está claro que, con un fútbol más o menos brillante, más o menos atractivo para el espectador, el que mejor se adaptó a las extraordinarias circunstancias de una Liga partida en dos por la pandemia fue el Real Madrid. Tan claro está eso como que quien mejor leyó esas especiales circunstancias fue Zinedine Zidane, que armó un equipo de atrás hacia adelante, acaso consciente de que si se impedía que el rival marcase al final, tarde o temprano, acabarían haciéndolo Benzema, Ramos, Kroos, Vinicius o Casemiro. Desde el punto de vista psicológico, y al más puro estilo de Bilardo con aquella selección de Argentina en la que sólo destacaba Maradona pero que acabó siendo campeona mundial, Zidane también ha sabido blindar al vestuario y utilizar las críticas hacia el VAR o los presuntos favores arbitrales como un pegamento de cara al exterior. Hay jugadores en esa plantilla (Hazard, Vinicius...) que no entendían, y aún hoy siguen sin entender, las críticas hacia el Madrid: Zidane utilizó a su favor el cerco al equipo y quienes acabaron al final cercados fueron aquellos que reducían al simplismo más absoluto y total la obtención de una Liga que consta de 38 partidos.

Leer más...

De perros, gatos y Karim Benzema

Durante muchos años el Real Madrid vivió de las paradas de Iker atrás y de los goles de Ronaldo o Cristiano adelante. En un equipo plagado de estrellas, el perniciosamente llamado Madrid de los galácticos, se sacaron multitud de puntos en la Liga y eliminatorias en la Champions gracias a los goles que evitaba un portero con indudable estrella y dos goleadores de dimensión mundial. Porque, siendo por supuesto importantísimos Beckham, Figo o Zidane, lo cierto es que, en la hora de la verdad, Casillas y Ronaldo o Cristiano se quedaban solos delante del delantero o el portero rivales y si ese día, por cualquier motivo, no estaban inspirados, el balón iba dentro, abajo, o fuera, arriba. Ese milímetro que marca la diferencia entre el éxito o el fracaso.

Leer más...

Barcelona, un siglo por detrás del Real Madrid

Hasta la fecha, y que yo sepa, el único directivo del fútbol español (y me atrevería a decir que incluso mundial) que ha reconocido abiertamente prebendas arbitrales a favor de su equipo por el apoyo a un presidente federativo, en este caso Ángel María Villar, ha sido el ex vicepresidente del Barcelona Alfonso Godall. Godall, que ahora mismo no recuerdo si compartió o no junta directiva con Toni Freixa, habló textualmente de saldo arbitral favorable y relacionó dicho saldo arbitral favorable con el apoyo de Joan Laporta a Villar. El apoyo de Laporta a Villar se produjo en solitario, de un modo absolutamente insolidario, puesto que la Liga de Fútbol Profesional había decidido votar por Gerardo González. Joan Laporta rompió aquel pacto, votó por debajo de la mesa con Ángel Villar y no hace falta ser Pitágoras para acreditar que aquel saldo arbitral favorable al que se refería Godall se produjo, vaya que si se produjo. De hecho se ha estado produciendo hasta hace bien poco tiempo.

Leer más...

Herramientas