Menú

Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

El espejo de Cristiano

Marca publicaba ayer una noticia con el siguiente titular: "La lista que enfada a Cristiano: fuera del top 5 de los mejor pagados". El asunto tiene su miga y está íntimamente relacionado con el problema que, según yo veo, tiene ahora mismo Cristiano si pretende que un club europeo equipare su sueldo con el del jugador mejor pagado, que es Leo Messi, que cobra 40 millones netos por temporada. Digo que la lista tiene su miga porque de los cinco jugadores que están por encima de Cristiano en la clasificación de los mejor pagados, uno es el citado Messi, otro es el consabido Neymar, que cobra 36 millones en el PSG, y los otros tres o juegan o han jugado, como es el caso de Tévez, en la Liga de China. Lavezzi, que cobra 23 millones, está jugando en el Hebei Fortune; Óscar, que está jugando en el Shanghai SIPG, se lleva 24, y el ya citado Tévez estaba cobrando 38 millones en otro equipo chino, el Shanghai Shenhua.

Quedémonos con Tévez, que es un animal de competición. 38 millones de euros estaba cobrando el Apache en la Liga china y, sin embargo, acaba de volver a su país, Argentina, para fichar por Boca Juniors. A Tévez le están matando en las redes sociales porque acaba de confesar que se ha tirado 8 meses de vacaciones, que cuando saltaba al campo se preguntaba qué hacía allí y que si se ha marchado es porque quiere ganar la Copa Libertadores y sueña con vestir la camiseta de la selección argentina y, quién sabe, también con la posibilidad de proclamarse campeón del mundo en Rusia. Carlos Tévez tiene ahora mismo los años que Cristiano va a cumplir en febrero, 33; es esa edad fronteriza que separa al futbolista decorativo, al prestigiosísimo y carísimo jarrón de la Dinastía Ming, del futbolista que aún se siente con ganas de luchar por títulos y por victorias. No todos somos iguales. Lavezzi, por ejemplo, que tiene 32 años, querrá hacer caja. Y lo de Oscar, que tiene 26, no lo entiende nadie, aunque él aún tiene tiempo suficiente por delante para volver a Europa. Pero Tévez y Cristiano están cortados por idéntico patrón.

Leer más...

Las cinco faltas de respeto de Cristiano

Que Cristiano Ronaldo vea ahora "una falta de respeto" ganar 21 millones de euros es, en el fondo, una falta de respeto. Y no a la sociedad, no, ni tampoco a la gente que sufre o está en el paro, yo no voy a ser un demagogo como la monja Caram o el cardenal Sistach; Cristiano es el mejor futbolista del mundo, tal y como acreditan sus títulos generales (los que ganó el Real Madrid en 2017 gracias, entre otras cosas, a su brillantísima actuación) y también los títulos individuales; su habilidad, su don, su arte y su profesionalidad generan una cantidad de dinero X de la que él tiene que ser generoso partícipe. No digo, pues, que el hecho de que Cristiano considere una falta de respeto cobrar 21 millones de euros sea una falta de respeto a la gente que sufre, no, sino al club que le paga.

Es una falta de respeto porque Cristiano, que es mayor de edad para comprarse un chalet en La Finca, tener 15 deportivos en el garaje, adquirir un hotel, viajar en avión privado o sacar una nueva colonia con su nombre, también debe serlo para responsabilizarse de sus actos. Si hace nada firmó un contrato que mejoraba notablemente sus condiciones en el Madrid, debe respetarlo y no dedicarse a agitar el avispero y menos aún en un momento deportivo tan complicado como el actual. También es una falta de respeto por esto último: a la vista está que el arranque de 2018 no está siendo ni para Cristiano ni para sus compañeros el mejor de sus vidas; Cristiano está en sus peores números desde hace muchísimo tiempo y pedir más dinero ahora, precisamente ahora, supone otra falta de respeto añadida más. Los madridistas esperamos, por supuesto, que, como el Fénix, que cada 500 años se consumía por acción del fuego para luego resurgir de sus cenizas, Cristiano, que también es un mito, aunque en este caso viviente, resucite, pero el hoy anuncia negros nubarrones.

Leer más...

Hamburguesas de Zidane a las finas hierbas

A Bill Shankly se le atribuye la siguiente frase: "La directiva ideal está compuesta por cuatro hombres, tres muertos y un agonizante". Shankly estuvo quince años en el Liverpool, club que cambió de arriba a abajo, pese a lo cual, aún siendo un mito, siempre receló de sus jefes. El mejor entrenador del Real Madrid es aquel que ya no está ni tiene trazas de volver jamás (ahora, de repente, se reclama la vuelta de Mourinho, a quien se apuñaló por la espalda), aquellos que, desafortunadamente, abandonaron para siempre el mundo de los vivos (Muñoz, Molowny) y alrededor de los cuales, y puesto que ya no se pueden "defender" de sus aduladores, se entreteje impunemente un falso misticismo, y los que están siempre por llegar (Pochettino, Klopp...) a lomos de su caballo... blanco, por supuesto.

Uno ya accede moribundo al puesto de entrenador del Real Madrid y, como el reo de muerte que conoce el momento exacto en el cual será ajusticiado y va tachando los días en el calendario, sabe que con cada nuevo entrenamiento se le escapa la vida. Tampoco te vale para mucho haberlo ganado todo, ni siquiera La Séptima después de 32 años de travesía por el desierto: se accede al puesto de entrenador sabiendo que estará en el cargo, como muchísimo, tres años. La diferencia entre Zidane (y, curiosamente, también Mourinho) y el resto es que mientras todos tratan de evitar lo inevitable y hacen mil y una piruetas personales y deportivas para intentar alargar en vano su experiencia, que, pese a todo, debe resultar placentera, el francés no va a mover ni un solo dedo para "vivir" en el Madrid más allá de lo estrictamente necesario.

Leer más...

Florentino, Zizou y lo que yo creo que va a pasar

Para sus detractores Zinedine Zidane no ha dejado nunca de ser un "gestor de egos". Una Champions después lo seguía siendo, dos Champions después lo es, y si el Real Madrid conquistara en Kiev La Decimotercera, cosa que aún está por ver, lo volvería a ser. Es el modo despreciativo que el sector más petulante y hortera del periodismo deportivo español tiene de dirigirse al entrenador que ha encabezado el mejor año de la historia del mejor club del siglo XX según la FIFA. Es, trasladado al banquillo, aquel "atletas" de Pep Guardiola, otro engreído, dirigido a los futbolistas del Real Madrid que troleaban sobre el terreno de juego a sus trabajadísimos equipos. En las buenas, como hasta hace medio minuto, Zidane ha sido un gestor y no un entrenador de fútbol; en las malas, que ya están aquí, se necesita urgentemente un entrenador, uno que se gaste 500 millones de euros.

Lo que yo creo que va a pasar es lo siguiente: si el Real Madrid acaba firmando un mal año y gana "sólo" Mundial y Supercopas, Zidane presentará su dimisión. No creo siquiera que ponga su cargo a disposición de Florentino Pérez porque eso sería darle una mínima opción al presidente del club, me parece que Zidane optará por entregar su propia cabeza en bandeja de plata. Si, a los tres títulos anteriormente citados, Zidane añade la Copa, la situación será la misma, no cambiará nada. Y si al Real Madrid se le ocurriera ganar su tercera Champions consecutiva, entonces deberemos ir todos con flores a la casa de Zizou. Lo más probable es que, ante una dimisión cerrada, Florentino reaccione no aceptándola y sugiriéndole a su amigo que acepte una serie de incorporaciones al primer equipo: si Zidane acepta seguirá y si Zidane se cierra en banda... habrá que buscar otro entrenador.

Leer más...

Segurola y la Stasi

El periodismo antimadridista siempre ha sido muy cariñoso con el madridista. El otro día, por ejemplo, Santiago Segurola dijo en Onda Cero que "la Stasi" quería vender que en el Real Madrid no pasaba nada. Ellos son así, cuando se quedan sin argumentos recurren directamente al insulto personal. Dejando a un lado el hecho de que yo dude mucho que Segurola sepa qué fue y a qué se dedicó la Stasi, lo que algunos (no todos, somos minoría) decimos no es que en el Madrid no pase nada, claro que pasa; en el Madrid pasa que el equipo está jugando mal al fútbol y que, fruto de ese mal juego y del arreón arbitral inicial y decisivo que se le dio al Barça, el vigente campeón español, europeo y mundial y supercampeón nacional y continental se encuentra a 16 puntos del campeón de Copa. Eso es lo que pasa. Pero también pasa que este entrenador, a quien Segurola, por cierto, trituró antes de sentarse en el banquillo del equipo blanco, y estos jugadores, han ganado tres de las últimas cuatro Copas de Europa, dos de ellas de forma consecutiva, y han conseguido ocho títulos en menos de dos años. La Stasi no sé, Segurola tampoco, pero yo sí tengo memoria.

Algo parecido sucede con el fabulador Diego Torres, hijo putativo de Segurola. Torres está utilizando contra Zidane exactamente las mismas armas nauseabundas que en su día empleó contra Mourinho, esto es meter a la familia por medio, en concreto a uno de sus hijos. A Zizou le están intentando echar toda la basura posible a la cara por lo de Kepa, a quien no quiere como portero antes del 30 de junio, en una doble dirección profesional y personal: según estos maestros del periodismo deportivo moderno, que Zidane no quiera a Kepa es un pulso a Florentino Pérez; también he escuchado que el interés por Kepa era una forma de provocar a Zidane por parte de la directiva para que éste presentara su dimisión... ¿Por qué?... Pues porque Luca, el hijo del entrenador, es ahora mismo el tercer portero y la contratación de Kepa supondría relegarle de nuevo al Castilla. Mi pregunta es: ¿Se puede ser más miserable?... Se puede, claro que se puede, y lo veremos en los próximos días.

Leer más...

Creo en la BBC, en la música y el viento, en la paz y en el amor

Anoche nos pidieron en El Chiringuito que apostásemos por nuestro tridente atacante para el Real Madrid de la próxima temporada. Yo aposté por la BBC, pero, debido a la premura (el mensaje de watshapp de Juanfe Sanz fue claro: "Un vídeo horizontal de 10 ó 12 segundos", y el mío se fue a los 20) intentaré razonar mi votación:

1) Lo primero que me llama la atención es que ya se pueda hablar de tridente atacante sin que nadie se te tire al cuello ni diga que jugar con un 4-3-3 va en contra de la estabilidad del equipo. También me llama la atención que Isco, que era, según todos los especialistas, el mayor perjudicado de ese esquema de juego, recibiera ayer poquísimos votos; y lo realmente sorprendente es que Gareth Bale, que hasta hace medio minuto era el enemigo público número uno, saliera como el más votado, por encima incluso de Neymar (2º) y el propio Cristiano (3º). Me pregunto: ¿La presencia de Bale responderá acaso a sus últimas actuaciones?... Por el contrario, si Bale no hubiera sido determinante en los últimos partidos, ¿habría aparecido siquiera entre los tres primeros?

Leer más...

El verdadero desprecio del "A16" es para Atlético y Valencia

En Barcelona pareciera que sólo existe el Real Madrid. En Madrid no es así, en Madrid existen el Bayern, el City, el United, el PSG... y el Barcelona, pero en Barcelona sólo existe el Real Madrid. Y, con el Real Madrid a 16 puntos en la Liga, sólo se habla en la prensa deportiva catalana del famoso A16, como si la Liga fuera sólo un mano a mano entre el Barcelona y el Real Madrid. Para el Barça tener a 16 puntos al Madrid ya es un título mientras que para el Madrid tener a 16 puntos al Barça no significa nada si no se acaba ganando la Liga. El "A16" es, en el fondo y también en la forma, un modo de despreciar a los equipos que, matemáticamente hablando, tienen ahora mismo más posibilidades de arrebatarle la Liga al Barça, que indiscutiblemente es el gran favorito. El "A16" es un desprecio al Atlético de Madrid, que está A9, y es un soberano ninguneo al Valencia, que está A11. El &"16" es un "los demás no contáis para mí", el único que cuenta es el que está A16.

Y, al final, si nos damos cuenta, esa obsesión empapa todas y cada una de las actividades del Barça. Históricamente ha sido así. Para obviar el hecho de que el Real Madrid tiene 12 Copas de Europa, desde Barcelona se distingue entre Copas de Europa y Champions, cuando en realidad son lo mismo. Se desprestigian las Copas de Europa anteriores al modelo Champions, que eran aquellas en las que sólo participaban los campeones de Liga, porque como el Barça no ganó ninguna no existen en el ideario culé. Y cuando el Real Madrid tiene también más Copas de Europa modelo Champions que el Barça, entonces se recurre a la suerte que el Madrid tiene en los sorteos. Y cuando el Madrid tiene mala suerte en los sorteos, entonces son los arbitrajes. Y cuando el Madrid tiene mala suerte con los sorteos y el árbitro le perjudica, entonces es la flor. Y cuando no es ninguna de esas cosas, el Barça se inventa que el fútbol empezó cuando Cruyff llegó al banquillo. Y cuando resulta que el Real Madrid acumula más Copas de Europa que el Barça en el último cuarto de siglo, entonces hay que contar desde que Messi llegó al Barça. Y cuando Cristiano consigue ganar tres Balones de Oro en los últimos cuatro años, entonces es que el Balón de Oro está amañado... Y así podríamos estar hasta el final de los tiempos: excusas, excusas y más excusas.

Leer más...

La insoportable imperturbabilidad de monsieur Zidane

No es que hoy, a dieciséis puntos del Barça en la Liga, Zinedine Zidane tenga claro que no va a estar diez años dirigiendo al Real Madrid. Eso es lo que dice en la entrevista que France Football acaba de hacerle con motivo de su premio como mejor entrenador francés del año 2017: "Sé que no me quedaré diez años". Es que eso mismo lo lleva repitiendo Zizou desde que llegó al banquillo madridista hace ahora dos años. Zidane siempre ha tenido claro que el club blanco es resultadista, que la afición madridista no tiene memoria y que si no ganas... lo más probable es que al presidente, al actual y a cualquier otro, no le quede más remedio que ponerte de patitas en la calle. Si aún ganándolo todo se ha cuestionado a Zidane, ¿cómo no van a revolverse contra él ahora que las cosas no funcionan y el fútbol brilla por su ausencia? El circo reclama carne nueva.

Una cosa es que Zidane haya tenido siempre claro que no va a estar diez años en el Real Madrid y otra muy distinta es que haya dicho que sólo le quedan seis meses. No es así, no lo ha dicho. Digo esto porque, a raíz precisamente de su entrevista francesa, ayer se jugó malintencionadamente con una frase del entrenador del Real Madrid para sugerir que ya tenía asumido que la actual sería su última temporada como responsable de la primera plantilla blanca. Y eso es mentira. Lo que dice Zidane es, textualmente, lo siguiente: "Si me quedan diez días aquí, bueno, vive esos diez días a tope; si son seis meses, vive esos seis meses a tope". ¿Por qué hubo quien jugó ayer con los seis meses y obvió la frase referida a los diez días?... Fácil: porque quedan seis meses para que acabe el curso futbolístico y ese período de tiempo encajaba con sus deseos, que no con la realidad de los hechos.

Leer más...

Zidane: de la flor a la impopularidad

La ventaja (o desventaja) de llevar tanto tiempo dedicado a esto es que ya lo he oído casi todo. De modo que, en situaciones similares, también todo me suena a hueco y sin sustancia real, lugares comunes, frases hechas... Una Liga (o una Copa o una Champions o cualquier partido de fútbol o de lo que sea) no "se tira". A ver, ¿cómo se tira una Liga? ¿Los vigentes campeones de Liga se ponen de acuerdo al comienzo de la temporada para tirarla, para perder adrede los partidos? ¿Es eso lo que estamos diciendo? ¿Los jugadores del Real Madrid han querido estar a 16 puntos del vigente campeón de Copa? ¿Y cómo es eso de que un futbolista se queda "sin hambre"? ¿O sin ilusión?... Lo dicho: demagogia y lugares comunes. Esto es fútbol, señores, y unas veces se gana y otras se pierde. Y otras se pierde jugando tan mal como lo viene haciendo últimamente el Real Madrid.

Sé que nada de lo que diga o escriba convencerá a quien ya está convencido de antemano de que hay que echar a Zidane, traer cinco o seis futbolistas nuevos y convocar cuanto antes elecciones a la presidencia. Hoy Bale es buenísimo porque ayer marcó dos goles en Balaídos, ayer era un cojo a quien había que enviar cuanto antes a la Premier. El seguidor de un equipo quiere verlo ganando partidos y jugando muy bien, el seguidor del Real Madrid quiere ver al Real Madrid ganando y jugando muy bien... siempre. Y el caso es que resulta difícilmente explicable cómo es posible que el mismo equipo, el mismo, que bailó a la Juve en la final de la Champions, al United en la Supercopa europea y al Barça en la española se haya desmoronado en la Liga de semejante modo. Los mismos futbolistas. El mismo entrenador. El mismo preparador físico...

Leer más...

El "caso Kepa" terminará... cuando se acabe

Como a mi amigo Paul Tenorio, a mí también me llama mucho la atención que haya periodistas deportivos que critiquen a la Grada de Animación del Real Madrid, que se diga de ella que apoya al dictado o que sus cánticos son fingidos, y que, sin embargo, esos mismos periodistas miren concienzudamente (porque uno debe querer no mirar) hacia otro lado con la cantidad de ultras que aún campan por sus respetos por los campos de España sin que nadie mueva un dedo. Ni uno. No me extraña tanto que los ultras expulsados en su día del Bernabéu se mofen de sus "herederos" tildándolos de infantiles o acusándolos de trabajar para Florentino Pérez, sí me extraña empero que un sector del periodismo deportivo español compre esa mercancia aún a sabiendas de que está caducada. Bueno, en realidad nada de lo anteriormente expuesto me extraña lo más mínimo porque de un tiempo a esta parte (25-30 años) todo vale contra el Real Madrid, todo, también el asunto de la violencia y el fútbol.

Por eso tampoco me extraña que, después de haber reconocido que se está negociando en mitad del campeonato con el entorno de Griezmann, que es el jugador franquicia de uno de sus competidores por la Liga y que además tiene contrato en vigor, el Barça quede exonerado y al Real Madrid quieran dejarle en evidencia por el "caso Kepa". Mucho menos me extraña que, después de que el director deportivo del club catalán se hiciera una foto con un futbolista de Gremio, en este caso Arthur, otro jugador con contrato en vigor, vistiendo la camiseta azulgrana, de aquello no quedara ni rastro y sea ahora el Real Madrid culpable de la mayor felonía del fútbol mundial por el "caso Kepa". Tampoco me extraña que hayan tenido poco vuelo en España (ya se sabe que nosotros ponemos la lupa donde nos interesa) las acusaciones de Klopp contra el Barça por el acoso a Coutinho y que sea sin embargo el Real Madrid quien deba responder de inmediato por su interés por Kepa.

Leer más...

Herramientas