El penúltimo raulista vivo
> > El penúltimo raulista vivo

De Gea: el Real sale tocado pero el error fue del United

- Juan Manuel Rodríguez - 5 comentarios

A las dos y media de la tarde, tal y como anunció Libertad Digital y confirmé yo mismo en Fútbol Es Radio, David de Gea era nuevo jugador del Real Madrid y Keylor Navas se iba al Manchester United. Desde las dos y media de la tarde hasta las doce de la noche, todos y cada uno de los medios de comunicación importantes tanto de España como de Inglaterra confirmaron nuestra información, algunos de ellos hablando incluso de duración y coste de la salida de uno y la llegada del otro. Si la operación tardó tanto en ponerse en marcha no fue por culpa del club blanco, que llevaba con ella desde hace dos meses, sino del United, y en concreto de su entrenador, Louis Van Gaal. El entrenador holandés era plenamente consciente desde hacía mucho tiempo de los deseos del portero español: por muchos motivos, la decisión de David era jugar en el Real.

El Real Madrid hizo su trabajo... cuando pudo. En cuanto el United (o sea, Van Gaal) se bajó del machito y aceptó negociar, el Real Madrid negoció. Y negoció tan rápidamente que, tal y como dije al principio, a las dos y media de la tarde del 31 de agosto ya tenía resuelto el contrato de De Gea y había convencido a Keylor de que tenía que irse. Incluso estaba redactado el discurso de Florentino Pérez y establecida la presentación, a la una en el palco del estadio Santiago Bernabéu. Todo el mundo ganaba: el Madrid ganaba un porterazo, Van Gaal otro, el United ingresaba un dinero importante por un futbolista que quedará libre dentro de un año y el Real, que tenía dos porteros excepcionales, pasaba a tener dos porteros extraordinarios. Incluso ganaban los Tattaglia y también Alfredo el malo, que después de ningunear al costarricense durante todo un año podían explayarse a gusto y homenajearle tan tranquilos.

Leer más »

Keylor, Casillas, De Gea...

- Juan Manuel Rodríguez - 143 comentarios

A Keylor Navas, revelación de la Liga con el Levante y probablemente el mejor portero del Mundial, estuvo a puntito de merendárselo ese estatus especialísimo del que llegó a disfrutar Iker Casillas. A diferencia de otros años en los que el club fichaba medianías, el Real Madrid decidió contratar primero a Diego López, que también salió herido de la contienda, y más tarde a Keylor. Navas era de los mejores, indiscutible e indiscutido, y aún así tuvo que esperar todo un año sentadito en el banquillo. Aguantó, apretó los dientes, decidió que quería triunfar en el Madrid y luego, cuando tuvo la primera ocasión, la cogió al vuelo. Por lo demás, Keylor no alzó jamás la voz ni mostró su disgusto por no ser titular o por no jugar un poco más. El Madrid había fichado un jugadorazo, sí, pero después de una temporada virgen de portería cabía la duda de si aquel guardameta excepcional habría encogido con el paso del tiempo.

Keylor ya había respondido adecuadamente a esa pregunta durante la pretemporada pero resulta que este sábado, y por si aún quedaba alguna duda al respecto, corroboró que su barbecho no ha hecho otra cosa que aumentar su crédito, ayudarle a madurar y transformarle en un portero que está a la altura de la inmensa exigencia de un club como el Real Madrid. Ese sufrimiento del costarricense y el hecho de no haber cuestionado en público la titularidad de Casillas, ha sido, al parecer, bien acogido por la plantilla: tras el 5-0 ante el Betis y después de un par de paradones antológicos, y entre ellos el de un penalti, Marcelo, a quien se le preguntó por su gol favorito, quiso destacar la actuación del portero del equipo. Sintomático.

Leer más »

"¿Debe saludar Casillas a Mourinho?"

- Juan Manuel Rodríguez - 227 comentarios

Creo que el debate propuesto anoche por la Ser era el siguiente: "¿Debe Casillas saludar a Mourinho?"... Y todo porque, en el sorteo de la Champions cocinado ayer por la UEFA (que a finales del mes de abril tuvo la feliz ocurrencia de cambiar el método de composición de los bombos con el notable perjuicio que ello ha supuesto para, por ejemplo, el Real Madrid) al Chelsea le tocó en el mismo grupo que al Oporto. Yo ardía en deseos porque el Real Madrid quedara emparejado con el campeón de la Premier para que alguien volviera a hacerme la misma pregunta de siempre: "¿Y tú, quién quieres que gane?", pero no, el premio fue para el equipo de Lopetegui... y de Iker. Así que regresemos al principio, al profundo debate propuesto por la emisora del grupo PRISA. Así, de entrada, la pregunta implica que Mourinho le hizo algo malo a Casillas y que, debido a ello, el ex capitán del equipo blanco debería hacerle la cobra. Si la Ser creyera que Iker y Mourinho acabaron mal porque uno y otro se hicieron la puñeta, la pregunta sería: "¿Deben saludarse Casillas y Mourinho"... A mí, que soy un mourinhista convencido, jamás en la vida se me ocurriría plantear un debate tan lelo como "¿Debe Mourinho saludar a Casillas?"... Que saluden a quien quieran, que ya son mayorcitos.

Por lo demás, la pregunta es perdonavidas porque da por hecho que a Mourinho le importa una higa que Casillas le salude o le deje de saludar y que le ofendería en lo más hondo del corazón que no lo hiciera. Mou tiene a sus espaldas una larga lista de desafectos, casi todos ellos fruto precisamente de su paso por la Liga española, y yo le veo feliz y dichoso. Un presunto desplante de Iker a Mou, como al contrario, no demostraría nada más que la mala edudación por parte del ofensor y en ningún caso que uno u otro tuvieran más o menos razón por sus cuitas del pasado. Yo preferiría que ni se cruzaran, más que nada por evitar el espectáculo, pero si lo hacen no tengo la menor duda de que se estrecharán la mano... y a otra cosa mariposa. Aún así, y del mismo modo que al antroplólogo le llama la atención el comportamiento de los bosquimanos del Kalahari, a mí me sigue resultando curioso el lenguaje bélico que un sector del periodismo deportivo español, por suerte no todo, sigue empleando con Mourinho, que hace más de dos años que nos dejó. Está en cuestión si Mou se merece que Casillas le salude, y Adán, que en breve visitará el Bernabéu, es un "juguete roto" del portugués. Pues no: Adán, que juega en Primera, no supo o no pudo aprovechar la gran ocasión que se le dio. O eso o Illarramendi es un juguete roto de Ancelotti.

Leer más »

Piedras

- Juan Manuel Rodríguez - 122 comentarios

El pasado lunes cometí un error profesional infantil y un pecado personal imperdonable. El error profesional fue emplear el verbo "apedrear" para definir lo que unos pocos seguidores del Sporting de Gijón hicieron el domingo con el autobús del Real Madrid cuando yo aún no había visto las imagenes de lo sucedido. Lo hice, eso sí, guiado por las informaciones del diario Sport o del As, que citaban (y aún hoy siguen citando, puesto que la noticia sigue colgada en Internet) una información de la Cadena Ser; leo textualmente: "El autobús del Real Madrid fue apedreado en Gijón a su llegada al estadio de El Molinón, según señaló la Cadena Ser". Esa información fue rebotada, entre otros, por EcoDiario o Atresmedia, y ahí continúa el rastro en la red para quien lo quiera seguir. Cometí un error profesional infantil al fiarme de otros y otro más de diccionario al emplear, como digo, el verbo "apedrear" cuando quien esto suscribe no ha visto aún que nadie arrojara una piedra. El pecado personal, que tiene explicación, consistió en no rectificar inmediatamente ese verbo y, puesto que efectivamente sí se violentó y agredió el autobús del Real Madrid arrojándosele objetos indeterminados, sustituirlo por otro; fue, en parte, una cuestión de falso orgullo y, creo yo, de esperanza porque, al fin, aparecieran unas imagenes que pudieran ratificar que efectivamente el autobús merengue fue apedreado y yo no estaba equivocado.

Ayer sustituí "apedrear" por "violentar" y "acosar", que es efectivamente lo que se produjo. Se arrojaron objetos contra el autobús del Real Madrid, que debiera tener el estatus de embajada volante, pero yo no puedo afirmar que dichos objetos fueran piedras. Otros medios siguen insistiendo en que el autobús fue apedreado pero yo, que no soy "otros", trabajo con las palabras y tengo que ser más minucioso. Tarjeta amarilla, creo yo, aunque habrá quien pida para mí la roja. Sustituí, como digo, el verbo "apedrear" por otros y, en general, la reacción que se produjo en Twitter fue la siguiente: "El daño ya está hecho". Omito, claro, insultos y amenazas personales. Y el daño, efectivamente, ya estaba hecho: el autobús del Real Madrid había sido acosado y unos individuos habían arrojado objetos sin determinar contra él, con los jugadores dentro, sin que ninguno de los aficionados que les rodeaban en ese momento les llamara la atención. Escondidos entre la masa, refugiados en el anonimato, protegidos por el grupo, varios individuos arrojaron objetos (que yo no puedo asegurar que fueran piedras) contra el autobús del equipo rival sin que absolutamente nadie hiciera nada. Es más, transcurridos cuatro días desde entonces, no se ha producido tampoco reacción oficial alguna al respecto. Se está otorgando así normalidad institucional a un hecho absolutamente reprobable.

Leer más »

Illarra y la milonga del director deportivo

- Juan Manuel Rodríguez - 160 comentarios

Illarramendi, que deslumbró como líder de la selección nacional sub 21 y que apuntaba maneras de auténtico crack, regresará, si no sucede nada extraño, a la Real Sociedad, su club de procedencia. La lista de futbolistas que, como Asier, apuntaban, sí, pero que cuando llegaron al mejor club de fútbol del siglo XX según la FIFA se quedaron sin pólvora, debe ser casi tan extensa como la de los indultos que Ángel Villar ha regalado al Fútbol Club Barcelona. Illarramendi es muy buen jugador, es millonario gracias al fútbol y jugará sin problemas en Primera División hasta que, dentro de muchos años, decida colgar las botas, pero el Real Madrid es otra cosa distinta. Aquí, desde 1902, se ha visto a perlas oscurecer, a genios del dribling durar un año o a internacionales indiscutibles con España quitarse de encima el balón para no tener que sufrir en sus propias carnes el murmullo asesino del estadio Santiago Bernabéu, capaz de noquear a los mejores y más exitosos pesos pesados del mundo. El Madrid se equivoca más que los demás por la sencilla razón de que su nivel de exigencia es incomparable al del resto.

Aprovechando el fiasco de Illarra, el diario As de Alfredo el malo vuelve a la carga: "Illarramendi: el 18º fichaje fallido de Florentino Pérez en el Madrid". ¿De Florentino? ¿Seguro?... Al presidente del club blanco se le acusa falsamente de no consultar con nadie los fichajes y de contratar jugadores con el método del "pinto, pinto, gorgorito". Y todo ello debido a que no tiene un director deportivo que le guíe, un "hombre de fútbol" que le alquile la brújula y aclare al fin el panorama, tan negro. Pero no es verdad que el Real Madrid no haya tenido nunca director deportivo con Florentino Pérez como presidente. Veamos: Jorge Valdano fue director deportivo del Real Madrid hasta junio de 2004; Arrigo Sacchi fue director deportivo de diciembre de 2004 a diciembre de 2005; Miguel Pardeza fue nombrado director deportivo el 1 de junio de 2009 siendo rescindido su contrato en junio de 2014. A Pardeza, por cierto, lo trajo Valdano, que, lejos de desaparecer, fue ascendido a los altares de la Dirección General de Presidencia, puesto que abandonó en mayo de 2011 tras haberse comido, eso sí, el sapo verde y jugoso de la presentación como nuevo entrenador merengue de su archienemigo José Mourinho. Enséñame el dinero...

Leer más »

Pedro o la soledad de un campeón mundial

- Juan Manuel Rodríguez - 143 comentarios

Lo que Xavi y Alba, entre otros, criticaron de la despedida de Iker Casillas del Real Madrid no fue que en su adiós no estuvieran arropándole sus compañeros sino la soledad institucional: "En el Barça habría sido distinto", venía a ser el mensaje. Sobre lo primero hay que decir que Iker se despidió el 12 de julio y sus compañeros habían iniciado la gira un día antes, el 11, cuestión que complicaba bastante la presencia física de futbolista alguno; sobre lo segundo hay que insistir en que Casillas pidió estar solo y el club, yo creo que erróneamente, lo consintió; a Iker se le despidió un día o dos más tarde en el estadio Santiago Bernabéu, en un acto presidido por el primero de los madridistas, Florentino Pérez, rodeado de sus títulos y con la presencia de los aficionados que tuvieron a bien trasladarse hasta el campo, y, como suele ser habitual, al Real Madrid se le afeó tanto la primera despedida, la solitaria, como la segunda, la coral.

Llamaban mucho la atención tan descaradas palabras por parte de Xavi y de Alba, más aún teniendo en cuenta la patada a seguir que le dieron a Abidal, recuperado de un cáncer de hígado, tras haberle asegurado Bartomeu que el club contaría con él en cuanto lograra recuperarse. Pero ha querido la casualidad que, casi un mes y medio más tarde, el españolísimo Pedro haya tomado la decisión de irse al Chelsea de José Mourinho, el entrenador más antiespañol que jamás conoció la historia del fútbol mundial, en busca de los minutos que le negaba Luis Enrique, quien, si hiciéramos caso de la "filosofía tattagliesca", no estaría haciendo otra cosa que alinear a Messi, Neymar y Luis Suárez para evitar el rayo fulminador presidencial. Por supuesto que las personas no son comparables: Casillas llegó al Real Madrid con 9 años y Pedro aterrizó en el Barça con 17; Casillas ha ganado 18 títulos con el Real Madrid y Pedro 20 con el Barça, pero, títulos arriba o años abajo, de lo que hablamos es de la soledad no querida de un campeón mundial. Ni un vídeo de homenaje. Ni un título. Ni una cartita de Xavi desde la enigmática Qatar. Nada. Aquí te pillo, aquí te mato.

Leer más »

Crónica de un autobús acosado

- Juan Manuel Rodríguez - 137 comentarios

Ayer violentaron el autobús del Real Madrid a su llegada al estadio de El Molinón de Gijón. "Cuatro locos", sí, de acuerdo, pero "cuatro locos" de Gijón, salvo que Alfredo Relaño llegue a la conclusión, que todo se andará, de que el acoso fue llevado a cabo por aficionados madridistas residentes en Gijón y molestos por el traspaso de Iker Casillas al Oporto. Después del acoso a la llegada, la afición del Sporting a la que pertenecían esos "cuatro locos" que recibieron al autobús del Real Madrid fue catalogada como modélica desde el perfil de Twitter de algunos relevantes periodistas deportivos, como es el caso de Manolo Lama. En líneas generales estoy de acuerdo con Lama porque a la afición del Sporting no puede achacársele la reacción de "cuatro locos", pero... ¿ni una sóla referencia al acoso del autobús? ¿Ni un reproche? ¿Nada?... Ganas de quedar bien, supongo.

La pregunta es la siguiente: ¿Nos preocupa realmente la violencia en el deporte o lo que nos preocupa es la escenificación de la preocupación por la violencia en el deporte? ¿O nos preocupa más la violencia en el deporte ejercida sobre unos que la cometida sobre otros? ¿Cuál habría sido la reacción, por ejemplo, del diario As si ayer el autobús violentado hubiera sido el del Sporting y los "cuatro locos" pertenecieran al Real Madrid?... No lo sé. Lo que sí conocemos es la reacción del As hoy, después del acoso del autobús del Real Madrid por "cuatro locos" del Sporting; el titular es el siguiente: "¿Qué gritos tuvo que escuchar Florentino Pérez a su llegada a Gijón?"... Los gritos, supongo que de "cuatro cuerdos", que tuvo que escuchar el presidente del Real Madrid fueron los de "¡Iker, Iker, Iker!"... Pero del recibimiento al autobús ni una línea. El Sport, por ejemplo, sí recoge la información pero llevándola a su terreno: "Trolean el autobús del Real Madrid con el escudo del Barça y lo apedrean". Podría haber sido peor, Sport podría haber titulado así: "Trolean el autobús del Real Madrid con el escudo del Barça, que como todo el mundo sabe es más que un club y que es el actual campeón de Liga, Champions, Copa y Supercopa de Europa, y que tiene a Leo Messi, que es de largo el mejor jugador del mundo, y lo apedrean".

Leer más »

Qatarí, que te vi... otra vez

- Juan Manuel Rodríguez - 255 comentarios

Un periodista del As, Moisés Llorens, dice hoy que la "presión social", así, entre comillas, la "presión social" lleva a valorar Rakuten por Qatar. ¿Presión social? ¿Es que ha habido manifestaciones en las puertas del Camp Nou en contra de Qatar sin que yo me haya enterado? ¿Acaso un grupo de socios ha emitido algún comunicado del que no estemos informados los medios de comunicación?... El Grupo Rakuten es la tienda on line más grande de Japón y tiene cerca de 50 millones de usuarios registrados, y el aspecto de Rakuten que empezará a valorar probablemente en el futuro el club catalán no será tanto el moral o estético sino el puramente económico: Mundo Deportivo, periódico que, como Sport, se ha caracterizado por su docilidad ante este y otros asuntos espinosos, actuando la mayoría de las veces más como gabinete de prensa culé que como medio independiente al servicio de la verdad, ya dijo en su día que Qatar pagaría 60 millones de euros anuales a partir de 2016, y parece que Rakuten podría poner más. Sencillo, ¿no?...

No hablamos de una cuestión de imagen, que a la vista está que a casi nadie importa mientras que a Messi le dé por seguir metiendo el baloncito entre los tres palitos, ni de prestigio internacional; hablamos de que "la pela es la pela", una frase que, a diferencia del "me cago en tu puta madre", sí podría definirse como típicamente catalana. No sé a qué presión social se refiere exactamente el colega del diario deportivo madrileño. En diciembre de 2010, hace ya casi un lustro de aquello, el Barça llegó a un acuerdo por cinco temporadas con Qatar Airways a razón de 34 millones al año; el pasado mes de junio, y antes incluso de que se celebraran las elecciones a la presidencia culé, José María Bartomeu amplió el acuerdo con su actual patrocinador hasta el año 2019, y luego, en el mes de julio, los socios hablaron en las urnas apoyando de un modo aplastante la candidatura del hombre que había suscrito dicho patrocinio. A quien golpeó de veras el peso de la "presión social" fue al pobre Agustí Benedito, el único que aseguró tener otro sponsor sustitutivo del de Qatar y que recibió un pírrico, ridículo y sonrojante 7% de los votos.

Leer más »

Qatar, el antiespañol Mourinho y una expresión típicamente catalana

- Juan Manuel Rodríguez - 216 comentarios

El circo de Piqué es, en el fondo, el circo del Barça. Por un retuit de Victor de la Serna me entero de que, a través de su ministro de Asuntos Exteriores, Qatar, patrocinador del club catalán y sede del próximo Mundial, ha reconocido formalmente sus lazos con Estado Islámico, un grupo terrorista próximo a Al Qaeda. El único candidato a la presidencia del Fútbol Club Barcelona que se tomó en serio este asunto, que a mí me parece central, fue Agustí Benedito, que dijo sin tapujos que Qatar estaba detrás del terrorismo yihadista y que dejaría de ser patrocinador en 2016 si él ganaba las elecciones. Benedito propuso una bebida energética para sustituir al actual patrocinador, y el resultado es sobradamente conocido por todos: Bartomeu obtuvo el 54,63% de los votos, Laporta el 33,03% y el susodicho Benedito el 7,16%. Por cierto que acaba de saberse la última "heroicidad" de Estado Islámico: hace pocas horas han decapitado al arqueólogo Jaled Asaad, uno de los expertos en antigüedades más detacados de Siria. Valors.

Por supuesto que al lado de esta gravísima noticia, que no supondrá reacción alguna por parte de la directiva azulgrana, que ya es conocedora de que al menos a 25.823 narcotizados socios culés sólo les importa que Messi introduzca cuantas más veces mejor el baloncito dentro de los tres palitos del porterito del equipo rivalito, el surrealista recurso por la sanción de Piqué pasa a un segundo plano. ¿Cómo no van a ser capaces de alegar en defensa de su jugador que "me cago en tu puta madre" es una expresión típicamente catalana los mismos directivos que vendieron a Qatar la camiseta azulgrana?... Son capaces de eso y de mucho más. Por cierto que en el recurso del Barça está la prueba de que el futbolista insultó efectivamente al asistente del árbitro: ¿Para qué perder el tiempo alegando que "me cago en tu puta madre" es una expresión típicamente catalana si Piqué nunca insultó? Porque no insultó, ¿no?... Cada vez está más claro que quienes prepararon el recurso son los mismos que redactaron el contrato de Neymar.

Leer más »

Bale y aquella vieja cancioncilla del capitán Quint

- Juan Manuel Rodríguez - 169 comentarios

El Bernabéu recibió bien a Ramos y despidió mal a Bale. En cuanto al recibimiento de la afición al nuevo primer capitán del equipo, que ya digo que fue razonablemente buena, aunque tampoco sin aspavientos, te da una sensación precisa de la verdadera influencia de Twitter, que es más bien escasa por no decir que ninguna. Nada más conocerse que seguía, y cobrando más como él pretendía inicialmente, a Sergio empezaron a cocinarle un mal recibimiento, que afortunadamente no se produjo. Agazapados en las esquinas de las redes sociales, refugiados tras el anonimato, los asustaviejas ansiaban que Ramos pagara el pecado de haber coqueteado con el United, pero el público real, que no el virtual, decidió pasar página... y empezar a disfrutar del fútbol, que es algo que al parecer son incapaces de hacer estas moscas cojoneras tuiteras. Para bien o para mal, y yo me inclino por lo primero, Sergio Ramos va a ser futbolista del Real Madrid al menos hasta el año 2020, y pitarle en agosto de 2015 no figura, creo yo, entre las cien mil mejores ideas de un madridista sincero.

El Bernabéu recibió bien a Ramos y despidió mal a Bale precisamente porque la influencia mediática de los asustaviejas es poca mientras que la de los Tattaglia es mucha y mientras que los primeros viajan en patera los segundos tienen a su disposición la Acorazada Brunete. Que en el estadio blanco se despida con pitos a las primeras de cambio, y cuando casi no ha empezado ni a rodar la pelota, a uno de los futbolistas que más dinero le ha costado al club, a un chaval de Cardiff que tenía colgada en la pared de su habitación un póster del Real Madrid y cuyo sueño era vestir de blanco, es una idea casi tan buena como la de Matt Hooper queriendo meterse a toda costa en la jaula antitiburones con "nuestro gran blanco" dando vueltas por ahí. Al oír los primeros pitos a Bale de la temporada verano-otoño, casi me dieron ganas a mí también de cantar aquella vieja cancioncilla del capitán Quint: "Ya me marcho de aquí, vieja dama española, me voy para nunca volver"...

Leer más »

Suscripción

Herramientas