El penúltimo raulista vivo
> > El penúltimo raulista vivo

Florentino llamó a Aznar, que llamó a Gallardón, que llamó a la UEFA

- Juan Manuel Rodríguez - 228 comentarios

Curioso. El diario sensacionalista Sport salía ayer contando en su portada un "Confidencial". El "Confidencial" no consistía en otra cosa que en decir que los jugadores y el cuerpo técnico del Barcelona preferían que les tocase el Bayern en semifinales de la Champions. Hasta ahí todo correcto. La primera bolita que sacó Riedle fue la del Barça y, tal y como apuntaba en su edición del viernes el periódico culé que preferían en su vestuario que sucediera, la segunda fue la del Bayern. Uno supondría una reacción de cierta satisfacción, de gran jolgorio, de tranquilidad en suma... Pues no. Al poco de conocerse el emparejamiento por el que soñaban los futbolistas culés salió uno de los redactores jefe del citado periódico diciendo la siguiente majadería: "Lo que demuestra el sorteo es que Florentino Pérez manda mucho y Bartomeu muy poco".

De ser eso cierto, de ser verdad esta teoría conspiranoica, pueblerina y un tanto enfermiza según la cual el presidente del Real Madrid tiene tanto poder como para manipular él solito un sorteo de semifinales de la Copa de Europa para que así al Barça le toque jugar contra el Bayern, y de ser verdad también el apasionante "Confidencial" (un auténtico scoop informativo que nos dejó ayer embobados a todos) que aparecía en la portada del periódico para el que trabaja este periobarcelonista, Luis Enrique y los jugadores culés, desde el primero hasta el último, tendrían que estarles eternamente agradecidos a Florentino Pérez por haber cumplido con sus deseos de medirse contra el equipo alemán y deberían estar también muy molestos con su presidente por ser tan inútil como para no tener el suficiente poder para cambiar un sorteo y que tenga que venir el mandamás del Real Madrid a solucionarle la papeleta.

Leer más »

"Chicarito"

- Juan Manuel Rodríguez - 108 comentarios

Hasta hace sólo dos días, cuando se refería a él, Carlo Ancelotti decía "Chicarito": "Chicarito ha estado bien", "Qué bueno es Chicarito", "Chicarito" por aquí, "Chicarito" por allá... El miércoles, después de haber marcado un gol que vale 20 millones de euros y que supone un balón de oxígeno, el entrenador del Real Madrid pronunció bien por fin el apodo por el que se conoce popularmente en todo el mundo a Javier Hernández Balcázar, "Chicharito"; y, al finalizar el partido que clasificaba al Real Madrid para las semifinales de la Champions, nada más acabar con una de las peores rachas de resultados del equipo blanco ante el Atleti, tras hacer añicos la pandemia merengue conocida como Cholo, le susurró al oído un "te lo mereces".

Se lo merecía, claro que sí; me atrevería a decir incluso que se lo merecían los dos, el antiguo "Chicarito", el "Chicarito" ficticio que jamás existió, y el Chicharito real, el futbolista de carne y hueso que, pese a la escasez de minutos, tuvo la necesaria profesionalidad, la suficiente fe y el imprescindible amor propio como para acudir a Valdebebas en todas y cada una de las jornadas de descanso decretadas por el entrenador. Es cierto que colocando a Sergio Ramos en el centro del campo Ancelotti ha enviado un mensaje claro a dos o tres jugadores: "Vosotros no estáis para esto, os viene grande". Pero, yendo un día, y otro día, y otro más a esos entrenamientos, haciéndolo alejado de las cámaras y sin que nadie lo supiera hasta ahora, Chicharito se mandó a sí mismo un mensaje en el pasado... que le llegó el miércoles materializado en el gol probablemente más importante de toda su carrera.

Leer más »

No te rajes Chicharito

- Juan Manuel Rodríguez - 425 comentarios

La vida te da sorpresas. En septiembre de 1994, con 33 años y a punto de arrojar definitivamente la toalla para regresar a la casa de sus padres en Lexington, Kentucky, a un actor con pocas ofertas de trabajo le llega de repente la noticia de que están realizando un casting para una serie de televisión; con la maleta hecha y el último alquiler del apartamento pagado, nuestro protagonista se pregunta en voz alta "¿Y por qué no?", y le dice a su representante que sí, que anule por el momento el billete de avión. La NBC emitió su serie ER, conocida en España como Urgencias, durante quince temporadas, y la casa que Nick y Nina siguen teniendo en Lexington, Kentucky, se ha convertido en un objeto de culto porque allí nació su hijo, George Timothy Clooney, uno de los hombres más poderosos de Hollywood.

El fútbol también te da alguna sorpresa de vez en cuando. Por ejemplo: el futbolista número veintidós escogido por Azeglio Vicini para confeccionar la lista de convocados del Mundial del 90 fue Salvatore Schillaci. Totó era clarísimamente un jugador de relleno puesto que tenía por delante ni más ni menos que a Vialli, Carnevale, Baggio, Mancini y hasta a Serena pero debido al bajo estado de forma de los dos primeros, que eran titularísimos, Salvatore tuvo su oportunidad, entró en el minuto 75 del primer partido contra Austria... y acabó convirtiéndose en el sorprendente máximo goleador del Mundial. Hoy, fuera de Italia, a Schillaci se le sigue llamando Totó pero dentro todo el mundo le conoce como Il salvatore de la patria.

Leer más »

La hora de los valientes

- Juan Manuel Rodríguez - 287 comentarios

Y ahora es cuando, con Modric y Bale lesionados, Benzema renqueante y Marcelo injustamente sancionado, me vienen de repente a la cabeza las cuatro, cinco y hasta seis clarísimas ocasiones que el Real Madrid tuvo para sentenciar la eliminatoria de Champions en el Calderón y sin embargo no lo hizo. Un calco casi exacto del partido de Liga del Camp Nou en el que fue mejor que el Barça, tuvo contra las cuerdas al equipo de Luis Enique... y acabó perdiendo. Si el Real Madrid no hubiera perdido aquel partido de Liga y este otro de Copa de Europa, dos encuentros en los que fue mejor y tuvo más ocasiones que sus rivales, hoy sería líder de Primera y, con o sin bajas, el encuentro del miércoles sería protocolario. Pero, como digo, infiel a la tradición que le convirtió en el club de fútbol más grande de la historia, el Madrid hizo prisioneros y estos se le revuelven ahora.

Oigo por ahí que el Madrid ha protestado por esto o por aquello otro... Falso. Nadie del Real ha torcido el gesto (al menos no en público) o ha salido para quejarse de su mala suerte. A Ancelotti le preguntaron el otro día por las bajas y él respondió. Punto. Si no lo hubiera hecho, si no hubiera respondido, también le habrían criticado por ello. Lo que ni Ancelotti ni nadie en su sano juicio puede hacer es mostrarse feliz, descorchar una botella de Moët & Chandon y ponerse a repartir Cohibas Siglo VI entre todos los asistentes porque se te acaba de caer el eje del equipo en vísperas del partido más importante de la temporada. Aún así, acabo de entrar en la página web oficial del club blanco y no se ha emitido ningún comunicado de suspensión del encuentro, que se disputará en la fecha y hora estipuladas por la UEFA.

Leer más »

Pepe, Varane y los profetas del pasado

- Juan Manuel Rodríguez - 254 comentarios

El otro día oí en la Cadena Ser cómo, para defender a Jorge Valdano, arreaban a Mourinho por haber fichado en su día a Khedira y a Coentrao. Es cierto que, paralelo al de que el ex director general desconocía la mala situación de Özil en el Werder Bremen, también corrió como un reguero de pólvora el rumor de que Jorge no sabía quién era Khedira. Ahora que Khedira no juega y que tiene los dos pies y los dos brazos fuera del Real Madrid se ha convertido en un objetivo fácil, aún así estos colegas periodistas no resolvieron la pregunta: ¿Es cierto que Valdano no tenía controlado a un internacional fijo con Alemania?... Aunque el repentino palo de la Ser a Mourinho (sin venir a cuento y justo antes de arrancar un partido de Liga) pudiera estar humanamente justificado porque se trataba de defender a un contertulio del Grupo Prisa de las garras del malvado Belcebú setubalense, el periodista fue incapaz de resolver la cuestión: ¿De verdad el ex director general de un club como el Madrid desconocía quién era un tipo con más de cincuenta internacionalidades con Alemania?...

A Mourinho le critican (ahora) los fichajes de Khedira y de Coentrao pero se olvidan de que también fue quien trajo a Özil y a Di María. El argentino fue el primer fichaje de la era Mourinho y, como no podía ser menos, al portugués se le dio hasta en el cielo del paladar por alentar a Florentino para que pagase por él 35 millones de euros; luego, en el que ha sido hasta la fecha el mejor negocio del club blanco en toda su historia, el Madrid vendió a Di María al Manchester por 75 millones para que así el chico pudiera ser feliz de una vez por todas y triunfar en otro sitio, pero de esa plusvalía de 40 millones nadie dijo nada. Mourinho trajo a Khedira y a Coentrao, sí, pero también a Özil y Di María, y cuando Zidane le dijo que en el Racing Club de Lens había un chaval de dieciocho años llamado a ser uno de los mejores defensas centrales del mundo, el ex entrenador del Madrid confió en él: palos para Mourinho, más palos para Zidane y colección de palos para Raphaël Varane, que es el chico del que estamos hablando.

Leer más »

Ancelotti, Iker, el odio y un par de escenas de Ben-Hur

- Juan Manuel Rodríguez - 112 comentarios

En una escena de Ben Hur, la película que Ancelotti estuvo viendo el otro día mientras se jugaba el Sevilla-Barça, el almirante Quinto Arrio le dice a Judah lo siguiente después de azotarle la espalda con el látigo: "Tu impulso es devolver el golpe, pero tienes la sensatez de contenerte; tus ojos están llenos de odio, eso te ayuda, se sobrevive con el odio, da fuerzas para resistir". Hay quien sostiene la peregrina teoría de que aquellos que pitan a Casillas (pero sólo a él) lo hacen porque le odian. Así que a Iker le pitan porque le odian (que fue también, por cierto, el motivo por el que Mourinho le sustituyó por Diego López) y al resto no, a los demás les pitan... ¿por qué?... En el estadio Santiago Bernabéu se ha pitado a todo el mundo, desde Di Stéfano hasta Raúl pasando por Butragueño, Zidane o Cristiano Ronaldo, a todos. Y el primero de la lista, don Alfredo di Stéfano, también consiguió alguna cosilla para el Real Madrid. Cuenta Paco Gento que, estando él en la grada durante un partido, su vecino de asiento no hacía más que meterse... ¡con Paco Gento!: "¡Qué malo eres, Gento, retírate ya!"... Paco Gento: seis Copas de Europa.

¿Odiaban los madridistas a Di Stéfano? ¿Odian ahora a Cristiano, a quien también han pitado? ¿O Di Stéfano y Cristiano sí se merecían los pitos del público e Iker nunca se los merece? De acuerdo, Mourinho sentó a Casillas porque le odiaba... ¿Y por qué le sentó Ancelotti, que venía a pacificar?... Ancelotti sentó a Casillas y alineó a López y, a renglón seguido, un sector del público del Bernabéu empezó a pitarle también a él: ¿Le pitaban porque le odiaban por haber aceptado su titularidad?... Ha pasado el tiempo, Mourinho ya no está, hay otro entrenador, se ha ganado La Décima, el club viene de hacer la mejor temporada de su historia... y esa herida no se cierra. ¿Por qué no se cierra la herida?... A Iker, que lo ha ganado todo varias veces y que no necesita que ningún bufete de abogados dé la cara por él, insisten en protegerle el grupo más bobo y poco preparado del periodismo deportivo español. No es odio a Casillas, no, sino puro repelús por aquellos que, después de un fallo del mejor portero de la historia del Real Madrid, salen diciendo que lo suyo ha sido una actuación memorable. A Casillas no le odia nadie, lo que se odia en el Bernabéu es la tontez de quienes aseguran sin rubor que es de día cuando es noche cerrada.

Leer más »

En la fiesta de Oblak

- Juan Manuel Rodríguez - 293 comentarios

El plan B que tanto le reclamaban a Ancelotti para jugar contra el Atleti no consistió en un cambio de jugadores sino (por fin) en la correcta lectura del guión que siempre, una y otra vez, invariablemente propone Simeone. Lo que me parece sorprendente es que el Real Madrid, que tiene mejores futbolistas, haya tardado tanto tiempo, casi dos años, en traducir un texto futbolístico que en realidad es bastante simple. Desde que el fútbol es fútbol, la presión se ha eludido con más velocidad (que no precipitación), precisión y movimientos sin balón; ese dos contra uno que al Cholo le ha salido siempre a pedir de boca hasta la pimera parte de ayer, la sensación que hemos tenido últimamente de que en el campo había más jugadores vestidos de rojiblanco que de blanco, se la quitó de encima el Real defendiendo con el balón en los pies, buscando y encontrando los espacios en ataque y, sobre todo, tratando de no regalar nada en defensa.

El Atleti de Simeone saca habitualmente oro negro de las segundas jugadas, de los córners... Cada rechace se convierte para ellos en una guerra de guerrillas que hay que librar... y que hay que ganar como sea. A lo largo de todos y cada uno de los noventa minutos que dura un partido el equipo de Simeone va conquistando primero un montículo, luego una colina, después una playa, y, como en el Risk, cuando el árbitro pita el final del partido Simeone se dedica a sumar países, a hacer recuento de un botín que casi siempre le es favorable. Para ganarle al Atleti en ese tablero y con esas reglas tienes que haber interiorizado previamente un espíritu combativo y un ardor guerrero que no todos los equipos poseen; como con el Barça de Guardiola, el error con el Atleti de Simeone consiste precisamente en jugar a lo que él quiere e ir a la batalla aceptando sus normas, que es justo todo lo contrario de lo que hizo Ancelotti ayer.

Leer más »

Ancelotti contra el laboratorio del Cholo

- Juan Manuel Rodríguez - 202 comentarios

Parafraseando al dramaturgo británico Tom Stoppard podría decirse que el fútbol es un juego de probabilidades terribles. Por ejemplo: durante 14 largos años, que es justo el doble del tiempo que Edmond Dantés permaneció encerrado en If, el Atlético de Madrid fue incapaz de ganar al Real Madrid. Circularon bromas de todas las clases y memes de todos los colores e incluso apareció una pancarta, aquella que rezaba "Se busca rival digno para derbi decente", parodiando la falta de punch de los colchoneros. Seamos sinceros: ¿Qué posibilidades reales de escapar podría tener un humilde e inocente marino del siglo XIX injustamente encerrado en un apartado castillo tras la conjura traidora urdida por un grupo de amigos?... Ninguna. Pues, como en la novela de Alejandro Dumas II el Atlético de Madrid huyó y, de la mano de Simeone, regresó ni más ni menos que convertido en el Conde de Montecristo para vengarse del Real Madrid.

La situación es ahora precisamente al revés. El Atleti lleva un tiempo metiéndole mano al Madrid y las viejas pancartas burlonas sobre la falta de dignidad del rival han surgido ahora en el estadio Vicente Calderón. Los colchoneros se agarran al cambio de tendencia como si de un clavo ardiendo se tratara... pero los madridistas toman como referencia la final de Lisboa, aquella que acabó, casi al final del sueño, con un cabezazo y un coscorrón de Sergio Ramos. Más allá de sus últimos ataques de "entrenadoritis aguda", y pese a que sigo pensando que el Cholismo es una asignatura maría de Primero de Mourinhismo, a Simeone hay que reconocerle que tuvo el coraje necesario para ponerse a excavar en su celda, que luego contó con la inmensa fortuna de dar con un abate Faria, que huyó con gran ingenio haciéndose el muerto, que tuvo la fe necesaria como para creer en el sueño de un loco y viajar hasta Montecristo y que, por último, cuando ya casi nadie creía que el Atlético de Madrid pudiera regresar, retornó para vengarse.

Leer más »

A mí tampoco me gustan los lunes

- Juan Manuel Rodríguez - 139 comentarios

Iba a escribir sobre el derbi, otro más. Y luego iba a darle un repasito al gesto desairado de Neymar hacia su entrenador, también otro más. Pero el artículo de Roberto Palomar en Marca sobre Gareth Bale me ha hecho recapacitar y volveré sobre una de mis especialidades, la tirria que un sector del periodismo deportivo español le tiene a Bale, y por un motivo además radicalmente opuesto al que ese mismo sector odiaba a José Mourinho: Bale, perfil bajo, Mou demasiado alto; Bale cortés, Mou bravucón; Bale silencioso, Mou parlanchín. Si los Tattaglia explicaran al menos cómo han de comportarse las personas para así desentrañar el modo correcto de regatear sus fobias, si editasen por ejemplo un manual de autoayuda para presidentes, jugadores y entrenadores del Real Madrid a través de cuya lectura pudiesen ellos sustituir el duro palo por la suculenta zanahoria... Pero quiá. Esto es un cajón de sastre en el que lo mismo te pegan por subir que te arrean por bajar, y así no hay quien se entere del modo correcto para ganarse el cielo de la prensa.

Yo sí he echado en falta a Bale, y mucho. Y también el cien por cien de los seguidores madridistas con los que he podido hablar. El motivo de preocupación era doble: la ausencia de uno de los cinco mejores futbolistas del mundo, el jugador llamado a sustituir a Cristiano Ronaldo, y la alarma que empezó a extenderse por toda España cuando un simple golpe en el dedo de un pie se convirtió de repente en rotura, más tarde en gangrena y por último en amputación. La gente, eso es cierto, estaba bastante más inquieta por el estado de salud de Bale y por si podría salir vivo de esta que por su posible ausencia con el Eibar en Liga o mañana ante el Atleti en Champions. Y es comprensible porque desde que llegó a nuestro país a Gareth han intentado asesinarle con el candelabro en la cocina, con la soga en el vestíbulo y con el veneno en el teatro en lo que al final ha terminado por convertirse en un inacabable, insaciable e insufrible Cluedo deportivo en el que ni la rotonda de Valdebebas parece ya del todo segura para el galés.

Leer más »

Qué ilusión, ¡sonó la flauta de Competición!

- Juan Manuel Rodríguez - 152 comentarios

Ha sido muy celebrada la decisión del Comité de Competición de quitarle a Cristiano Ronaldo la tarjeta amarilla que le mostró López Melero en Vallecas. No contento con no pitar el clarísimo penalti cometido por Amaya sobre el portugués, el árbitro amonestó al delantero del Real Madrid por tratar de engañarle dejándose caer dentro del área. Melero no vio penalti y sí fingimiento mientras que el resto de la población mundial, incluido por supuesto el propio defensa rayista, se dieron cuenta de que la caída de CR7 fue fruto de la falta del bueno de Amaya. ¿Por qué, si todo el mundo vio claramente que Cristiano no se había dejado caer, que el jugador del Rayo había cometido penalti y que Melero había errado doblemente, ha sido tan festejada la decisión del Comité de Competición de darle la razón al Real Madrid?... La respuesta es sencilla: por inesperada y por novedosa. Nadie esperaba que el Comité aceptara las alegaciones del club blanco por la sencilla razón de que nunca lo hace, ni siquiera en jugadas más claras que la del miércoles pasado.

El Real Madrid no recurrió buscando justicia (entre otras cosas porque los comités federativos no están para eso sino para hacer política) sino que sonara la flauta, y sonó. ¿Y por qué? ¿Por qué sí sonó la flauta del comité de competición precisamente ayer y no lo hizo otras veces y con jugadas tan claras o más aún que la de Vallecas?... No seré yo por supuesto quien, como hace Guardiola, critique un acierto: Competición estuvo bien ayer. Pero lo que me mosquea es el método: ¿Qué método siguen los comités a la hora de decidir?... Abogados tan buenos o mejores que los de los comités tiene en nómina el Real Madrid, juristas experimentados y con el colmillo retorcido en mil juzgados, profesionales que antes hicieron alegaciones razonadísimas y siempre, una y otra vez, fueron tumbadas, y en ocasiones incluso con cierta sorna y choteto... ¿Entonces?... Yo creo que Competición le dio la razón al Madrid con el calendario de Liga en la mano y viendo que el próximo partido era contra el Eibar y en el estadio Santiago Bernabéu.

Leer más »

Suscripción

Herramientas