El penúltimo raulista vivo

Lo de Saúl es un es-cán-da-lo

- Juan Manuel Rodríguez - 148 comentarios

En el Atleti y alrededores están que trinan con una declaraciones de Karl-Heinz Rummenigge a propósito del sistema de competición de la Champions. El presidente del Bayern, club que posee cinco Copas de Europa, puso hace días como ejemplo de lo que, en su opinión, es una mala organización de la competición, la temprana eliminación de la Juventus, que tiene dos títulos y que ha disputado hasta la fecha seis finales. El error de Rummenigge, a quien se podrá acusar de soberbio o de clasista pero no de que no sepa de fútbol, fue adornar su comentario, que podría ser debatible e incluso interesante, con un lacito de desprecio hacia PSV, Wolfsburgo y Atlético de Madrid: "Vi partidos de octavos que me dieron ganas de apagar la televisión". A mí, por cierto, me pasó lo mismo que a Rummenigge, con la notable diferencia de que yo no represento al Bayern de Munich y puedo decir lo que me dé la real gana.

Consciente de que metió la pata, Rummenigge trató de sacarla el otro día diciendo que el Atlético de Madrid merece todo su respeto y que un equipo que llega a semifinales después de haber eliminado al Barcelona es porque tiene calidad. El presidente del Bayern se equivocó... y rectificó, que es, por cierto, bastante más de lo que ha hecho Diego Pablo Simeone, que afirmó en junio que la Liga estaba peligrosamente preparada para el Real Madrid y que, preguntado después varias veces por tan temeraria, indefendible e injusta acusación, no ha hecho más que pegarle al periodismo crítico (no al de bufanda rojiblanca, claro, que sigue tratando de ocultar el muerto en el jardín) largas cambiadas. Lo que probablemente quiso decir Rummenigge, aunque explicándolo fatal, es que en la Copa de Europa tendría que haber categorías, y que el sistema debería contemplar la inclusión de los cabezas de serie. Eso es debatible, la falta de respeto no lo es. Rummenigge faltó al respeto al Atleti y Simeone ofendió gravísimamente al Real Madrid; el primero rectificó y el segundo sigue en sus trece: hay quien sigue pensando que sólo tienen corazón los aficionados de un club y no los de todos.

Leer más »

¿Dónde estuvo Pellegrini mientras se jugó el City-Real Madrid?

- Juan Manuel Rodríguez - 175 comentarios

No me extrañó que Pellegrini dijera al final del partido que el Real Madrid se había conformado con el empate a cero desde el principio. Aún hoy, transcurridos seis años desde su paso por el banquillo merengue, el ingeniero chileno sigue repitiendo que su temporada en la casa blanca fue muy buena, que hizo un "puntaje" muy meritorio, que trabajó en unas condiciones muy difíciles y que le extrañó mucho la decisión de la directiva de prescindir de sus servicios. Cabe recordar que la temporada tan buena que hizo Pellegrini acabó con el equipo eliminado de la Copa por un Segunda B, el Alcorcón, fuera de la Champions en octavos de final y segundo en Liga por detrás del Barça. Eso sí, el "puntaje" fue la releche en bote. ¿Qué partido vio Pellegrini? ¿Dónde estuvo el entrenador del City mientras se jugaba el encuentro? ¿Tiene Pellegrini un doble que le cubre durante los partidos para que él pueda dedicarse exclusivamente a las ruedas de prensa?... Todo es posible con el ingeniero.

En la primera parte, es cierto, ambos equipos guardaron la viña, pero en la segunda el partido se rompió y, en ese ir y venir, el Real Madrid tuvo al City contra las cuerdas: un cabezado de Jesé al larguero, un disparo de Bale que salió por poco, otro cabezazo de Casemiro, el penalti de Otamendi sobre Lucas que el árbitro no pitó y, sobre todo, el pelotazo de Pepe sobre el cuerpo de Hart cuando en la grada ya se cantaba el gol. Me salen cinco ocasiones claras en 45 minutos... ¿Del City?... No recuerdo ninguna ocasión clara del City, la verdad. Esta vez el Real Madrid sí estuvo sólido atrás y no como ante el Wolfsburgo en la ida o contra el Rayo en Vallecas; esta vez el autobús del Real Madrid sí llegó a tiempo y los jugadores salieron al campo a su hora. En la primera parte aguantó y en la segunda tuvo a punto de caramelo al City hasta el punto de que hoy la prensa inglesa, que sí vio el partido, destaca la actuación de héroe Hart.

Leer más »

¡Vamos Bale!

- Juan Manuel Rodríguez - 240 comentarios

Si el mejor partido de Cristiano en el Real Madrid, y ha habido muchos a lo largo de estas siete temporadas, fue el de vuelta de la Champions League contra el Wolfsburgo en el estadio Santiago Bernabéu, el más redondo de Bale ha sido el del sábado en Vallecas contra el Rayo. En el primer caso, el Madrid tenía que remontar en noventa minutos un 2-0 en contra si no quería quedar apeado de la Copa de Europa mientras que en el segundo estaba obligado a remontar en setenta y cinco minutos otro 2-0 si no quería quedarse definitivamente fuera de la quiniela de la Liga. A Cristiano ya le habíamos visto antes en el papel de líder pero Gareth Bale nos descubrió un registro diferente tomando las riendas del equipo, marcando dos golazos, asistiendo de todas las formas posibles, defendiendo y arengando a los suyos.

Bale, que es muy british, respeta los tiempos y el escalafón. Sabe que, por edad, llegará inevitablemente el día que le tocará ascender a lo más alto, y es consciente de que en la plantilla hay dos Generales, que son Ramos y el propio Cristiano. Cuando ellos dos están sobre el campo, Bale da inconscientemente un pasito hacia atrás y adopta un papel más secundario. Lo que hizo el galés este sábado, en un partido que se puso complicadísimo demasiado pronto y en el que no estuvieron esos dos Generales, fue reclamar para sí el rango de Teniente General; lo hizo sin alharacas y sin soberbia, de un modo absolutamente natural, sin estridencia; lo hizo como se suelen hacerse estas cosas en el fútbol, o sea marcando goles, pidiéndola, defendiendo, corriendo y contagiando al resto de jugadores la necesidad de arrancar como fuera los tres puntos de Vallecas.

Leer más »

... Pero, por favor, no hablemos de los árbitros

- Juan Manuel Rodríguez - 115 comentarios

Tal y como demuestra el informe que Guillermo Domínguez publica en Libertad Digital, al Barça le han señalado en Liga más penaltis a favor (19) que a Atlético de Madrid (2), Real Madrid (9), Villarreal (3) y Athletic (4) juntos... pero, por favor, no hablemos de los árbitros. Muchos de esos penaltis pitados a favor del Barça (y no hay más que acudir a la hemeroteca) no fueron tales y restacaron al líder de la Liga de un posible empate o incluso una derrota... pero, por favor, no hablemos de los árbitros. En cuanto a penaltis cometidos, Barça, Atlético de Madrid y Betis son los equipos a los que menos les han pitado, en concreto uno; al Real Madrid, por su parte, le han pitado cuatro penaltis en contra siendo liderada la tabla por el Sporting con diez... pero, por favor, no hablemos de los árbitros. Al Barça se le han concedido ocho goles ilegales por fuera de juego, ocho; el último, el de Luis Suárez frente al Sporting de Gijón... pero, por favor, no hablemos de los árbitros.

25 de octubre de 2015. El Barça va perdiendo por 0-1 en el Camp Nou frente al Eibar; en el minuto 32, Luis Suárez anota el empate tras un clamoroso fuera de juego previo de Sandro... pero, por favor, no hablemos de los árbitros. Frente al Valencia, de nuevo Luis Suárez adelanta a su equipo tras recibir en posición ilegal y Jaime Latre da el gol por válido; los ché consiguen empatar, por lo que si el gol del delantero uruguayo no hubiera subido al marcador se habrían llevado los tres puntos... pero, por favor, no hablemos de los árbitros. Contra el Real Madrid, el 21 de noviembre, Neymar marca el 0-2 tras recibir de nuevo en fuera de juego... pero, por favor, no hablemos de los árbitros. En partido disputado en El Molinón, y pese a que esa no es la Liga de Abelardo, el Sporting aguanta heroicamente el 1-1 hasta que, en el minuto 30, Leo Messi marcó en fuera de juego... pero, por favor, no hablemos de los árbitros.

Leer más »

Pellegrini, otro filósofo de la nada

- Juan Manuel Rodríguez - 241 comentarios

No parece demasiado inteligente, ni habla tampoco muy bien de su capacidad de aprendizaje, que parece más bien lenta, que el entrenador de un equipo que ha llegado por primera vez en toda su historia a unas semifinales de la Copa de Europa afirme sin rubor que el martes que viene jugarán "contra el rival que queríamos", un rival, por cierto, que disputará su vigésimo séptima semifinal, la sexta consecutiva, y que ha ganado ni más ni menos que diez veces la competición. Manuel Pellegrini sangra por la herida de su despido y, tenaz, insiste en destacar como un hecho reseñable el que, con él aposentado en el banquillo merengue, el equipo batiera el record histórico de puntos en la Liga, el tristemente famoso "puntaje". Así que, efectivamente, el chileno se fue del Real Madrid tal y como llegó, o sea in puris naturalibus, cual tabula rasa; o, lo que viene a ser lo mismo, sin enterarse de la misa la media y en pelotilla picada. Pellegrini entró en el Real Madrid pero el Real Madrid no entró en Pellegrini.

Hay entrenadores de fútbol, en su mayoría bastante clasistas, que miran por encima del hombro y con cierto desdén a aquellos colegas de profesión que ganan muchos títulos y muchos partidos. Suelen ser, en general, los entrenadores de fútbol que pierden muchos títulos y muchos partidos. Pondré un ejemplo gráfico: Ángel Cappa decía el otro día en Onda Cero que "cuando oigo que hay que ganar, ganar y ganar, me echo a temblar"... ¿Y por qué decía eso Cappa?... Sencillo: porque él, a lo largo de su trayectoria como entrenador profesional, ha perdido muchas más veces de las que ha ganado y, metido ahora en labores de fino analista, se ve en la obligación de rodear la derrota, que en el deporte profesional no suele estar demasiado bien vista, con un falso halo de misticismo. ¿Por qué Cappa, o el propio Valdano, odian por ejemplo a José Mourinho?... Pues por la sencilla razón de que le ven como un paracaidista, un advenedizo que no fue una estrella del fútbol como jugador y que, sin embargo, como entrenador no hace más que ganar, ganar y ganar; y por eso se echa a temblar Ángel Cappa.

Leer más »

Sospechosos en la España de la posesión

- Juan Manuel Rodríguez - 146 comentarios

El modelo es ganar. Según yo lo veo no existe nada delictivo en el hecho de ganar, de hecho en el deporte profesional es bastante recomendable hacerlo. Incluso en los Estados Unidos de América, nación adelantada donde las haya, perder no está demasiado bien visto y cuando un entrenador no gana acaba siendo despedido. De un tiempo a esta parte, que alguien diga que el modelo es ganar le convierte a uno en sospechoso: "¿Ganar? ¿Cómo que ganar? ¿Ganar de qué modo? ¿Ganar por ganar?"... No, hombre, no; hay que ganar tratando de jugar bien. Y, en el fútbol, ganar jugando bien siempre llevó implícito hacerlo marcando el mayor número de goles posible. También desconozco en qué momento exacto de nuestra conversación dejaron de tener importancia los goles en el fútbol: "¿Muchos goles?... Ya, ya, pero... ¿cuántos títulos?" Hasta ahora siempre había pensado que era complicado que un equipo que marcara muchos goles no jugara bien al fútbol y que los títulos serían al final consecuencia de ambas cosas, pero ya veo que yo estaba equivocado y que lo realmente importante es... ¡la posesión!

El Real Madrid alcanzó ayer en su partido contra el Villarreal, cuarto en la tabla, la cifra de cien goles en la Liga. El gol de Modric, precioso, fue el número ciento uno. El equipo blanco es el único de los cinco grandes campeonatos que lleva los últimos siete años superando la centena de goles, el único. El dato, demoledor por sí solo, es más significativo aún si cabe si se añade otro más: sin Cristiano, el Madrid sólo superó una vez ese registro a lo largo de su historia; en los siete años de Cristiano... lo ha hecho en las siete ocasiones. El mérito del club blanco es doble o incluso triple puesto que todo esto lo ha logrado huérfano de la figura de un director deportivo. Como decía antes, sacar todos estos datos a colación en la España de la posesión resulta peligrosísimo y te convierte de repente en sospechoso de alta traición; y, además, los filósofos se revuelven y, transformándose por un instante en resultadistas, te preguntan: "¿Y cuántos títulos?"... Pero, ¿no habíamos quedado en que lo importante era el modelo?... El modelo del Real Madrid Club de Fútbol consiste en ganar muchos partidos marcando muchos goles. Es simple.

Leer más »

No sacaban a pasear a Cabeza desde los tiempos de Akenatón

- Juan Manuel Rodríguez - 153 comentarios

No había vuelto a saber absolutamente nada del doctor Alfonso Cabeza desde que Akenatón ascendió a corregente de Amenhotep III. Cabeza, médico forense, ex director del hospital de La Paz y polémico tertuliano televisivo y radiofónico (llegó incluso a dirigir, según recuerdo, un programa en la Ser), sucedió en la presidencia del Atlético de Madrid a don Vicente Calderón, todo un señor y un caballero de la cabeza (y no precisamente la del apellido del vigésimo tercer presidente del club colchonero) a los pies. La presidencia de Alfonso Cabeza no se tradujo en nada práctico ni nada bueno para el Atleti y tal y como vino acabó marchándose por la puerta de atrás después de haber utilizado al club para forjarse una falsa imagen de nuevo James Dean y tras haberse pegado dos años asegurándonos a todos que tarde o temprano acabaría tirando de una manta imaginaria bajo la cual, al parecer, estaba escondido un gran montón de basura del que él, desafortunadamente para todos, no pudo aportar ni una sola prueba.

En definitiva, Alfonso Cabeza fue un presidente ridículo que hizo pasar vergüenza ajena a los buenos atléticos pero a cuyo demagógico carro hubo quienes no tuvieron demasiados reparos en subirse para hacerle el mayor daño posible al Real Madrid. Que conste en acta que estoy hablando de los años ochenta del siglo pasado y aún no estaba José Morinho en el banquillo merengue. Años más tarde, Jesús Gil repetiría exactamente la misma táctica que Cabeza aunque con mucho más dinero que el doctor, y de nuevo hubo entonces quienes se arrojaron sin miramientos en sus brazos para luego, casi al final, acabar renegando de él... hasta hoy. Antes decía que no había vuelto a saber nada de Alfonso Cabeza desde los tiempos de Akenatón, allá por el 1.300 A.C., pero hoy lo ha rescatado, y ni más ni menos que para la portada de su página web, el diario As. Más delgado y con más canas, el bubiercano Alfonso Cabeza Borque sigue diciendo exactamente las mismas chorradas que antaño. Las mismas.

Leer más »

Luis Enrique, el botones Sacarino de Messi

- Juan Manuel Rodríguez - 106 comentarios

El chistecito fácil de Luis Enrique jugando con el apellido (Malo) de un periodista que se limitó a hacer una respetuosísima (y pertinente) pregunta sobre el estado físico del Barça es sólo la punta de un inmenso iceberg de inseguridad e inexperiencia a partes iguales. Esta caída libre del líder de la Liga, eliminado en cuartos de final de la Champions cuando el hombre del tiempo culé no hacía otra cosa que vaticinarnos a todos el triplete, constata un hecho, enmascarado hasta ahora por las victorias de los jugadores: a Luis Enrique le tocó la lotería con la llamada de Bartomeu y definitivamente no es entrenador para un equipo tan grande; nadie como él para pilotar en las rectas pero cuando vienen curvas siempre acaba derrapando. Eso sí, no puede negársele a Luis Enrique que es tan desagradable en la victoria como en la derrota.

En el periplo del asturiano en ese banquillo hay, como todo el mundo sabe, un "antes" y un "después" de la primera crisis ante la Real Sociedad; hasta aquel partido, Luis Enrique fue él mismo, tomó sus propias decisiones y luchó por ser el líder prometido en rueda de prensa: "El líder de mis equipos soy yo"; después de aquel partido, Luis Enrique se ha dedicado a ser el botones Sacarino de Messi, a quien, como hace todo el mundo en este Barça, entregó sin rechistar las llaves del vestuario. Al Tata Martino, que estuvo un año y se fue sin ganar nada, hay que reconocerle que trató en vano de cambiar el statu quo existente y, cuando se dio cuenta de que era imposible y que no contaba con el respaldo del club, optó por coger las maletas y marcharse.

Leer más »

El Madrid no estaba muerto, estaba de parranda

- Juan Manuel Rodríguez - 122 comentarios

Cinco partidos de Liga. Quince puntos en juego. Y aquí, y lo vengo diciendo desde hace tres semanas al menos, ya da igual a quién recibas, contra qué equipo juegues o su situación en la clasificación general: hay un equipo, el Barça, que está metido en un pozo negro y sin fondo, y otros dos, Atlético de Madrid y Real Madrid, que llegan al tramo final de la competición con el ánimo por todo lo alto y seguros de sí mismos. La ventaja de los dos primeros clasificados sobre el tercero es objetiva y constatable: tienen más puntos; la ventaja del Madrid, sin embargo, es que, a diferencia de sus máximos rivales a quienes se ha lisonjeado sin reparar en gastos, llega curtido en el desprecio contínuo y la falta de respeto abismal. Pero, como en la canción, el Real Madrid no estaba muerto, estaba de parranda.

El sábado, a la conclusión del partido contra el Getafe, Zidane ya no firmaba tablas, o sea ganar la Champions a cambio de perder Liga. Ojalá fuera tan sencillo, ¿verdad?... Y eso que hubo un momento en que Zizou ofició clandestinamente su entierro. Pero el Barça la ha desenterrado con su mal de altura. De Simeone hace tiempo que nadie se cree ya nada, ni siquiera los propios atléticos, y seguro que aparecerá próximamente diciendo eso de que el objetivo de la permanencia ya está asegurado. Menudo personaje el Cholo. De los tres entrenadores, Simeone es el que menos tiene que perder porque, haga lo que haga, el periodismo deportivo le tratará como a un auténtico héroe; y a Zidane lo veo muy tranquilo porque, de repente, yo creo que inexplicablemente incluso para él mismo, se abre ante él la posibilidad de luchar por una Liga que estaba perdida.

Leer más »

Messi ya no camina sobre las aguas

- Juan Manuel Rodríguez - 183 comentarios

La risa va por barrios. Y también la sonrisa. La de Messi andan buscándola estos días por las esquinas los periobarcelonistas: "Tu sonrisa es la nuestra", titula hoy en portada el diario Sport. Si Messi es un dios, si Messi es infalible, si Messi está por encima del bien y del mal, si Messi camina sobre las aguas y gana a sus rivales con el freno echado, ¿cómo es posible que Messi lleve cinco partidos sin marcar un gol ni dar una asistencia?... De repente, al quinto partido seguido sin marcar y después de la eliminación (¡en cuartos!) de la Champions, en Barcelona descubren... ¡que Leo está jugando tocado!... Acabáramos. Todo cuadra. El bajón del dios del balón tiene una explicación lógica, Leo tiene otra vez coartada. Y ahora descubren (Oliveros en la Cope, por ejemplo) que los futbolistas llevan advirtiendo desde enero al cuerpo técnico de un posible bajón físico en abril: el periodismo acude al rescate de la causa culé, no existe para ellos causa más honorapla que esa.

Con el Real Madrid empezó todo. La victoria madridista en el Camp Nou, un partido intrascedente convertido en el gran homenaje a Johan Cruyff, encendió las alarmas. Allí iban los jugadores del Madrid como los corderos al matadero. Y del sacrificio se pasó al K.O. técnico con diez jugadores sobre el campo, de ahí a la derrota en Anoeta, el tembleque de la ida ante el Atleti y la posterior eliminación de la Champions. Así que podría decirse perfectamente que con el Real Madrid empezó todo porque ya, pase lo que pase, nada será igual esta temporada, la de la ascensión a los altares de la MSN. Sólo hay un futbolista que ha mostrado públicamente que el desplome azulgrana se la trae al pairo, Dani Alves. Veinticuatro horas después de la eliminación de su equipo, el brasileño apareció travestido y con peluca en un vídeo imitando a su novia y tomándoselo todo a cachondeo... Bartomeu sigue meditando sobre si debe sancionarlo o no. ¿Qué habrían dicho los componentes del grupo musical Los Brotones si en lugar de Alves el del pelucón hubiera sido, por ejemplo, Cristiano?... ¡Oh, la, la!...

Leer más »

Suscripción

Herramientas