Menú

Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

El Barça vuelve a ser el Barça

La revista World Soccer acaba de publicar la lista de los 500 futbolistas más influyentes del mundo; hay 47 jugadores españoles y 66 de nuestra Liga y, por supuesto, la clasificación la encabeza el vigente campeón español, europeo y mundial, el Real Madrid. Un total de 19 jugadores merengues, la práctica totalidad de la plantilla, aparecen en dicho ranking: Keylor, Carvajal, Ramos, Varane, Pepe, Nacho, Marcelo, Casemiro, Kroos, Modric, Isco, Asensio, Kovacic, James, Cristiano, Bale, Benzema, Morata y Vallejo. Llama la atención la inclusión de éste último, el internacional sub 21, que aún no ha debutado con el primer equipo y ya está sin embargo en la lista de los futbolistas más influyentes del mundo. Es fácil deducir que el influyente no es tanto el jugador como el club en el que milita: ¿aparecería, por ejemplo, Kovacic en esa lista si siguiera vistiendo la camiseta del Inter?... lo dudo. En líneas generales, uno es influyente porque juega en el Real Madrid.

Al Real Madrid le sigue en la lista el Bayern de Munich con 14 jugadores, y luego aparece un grupeto de tres compuesto por Juventus de Turín, Barça y Chelsea con 13. Está claro que es sólo un juego pero, aún pasando el rato y sólo por divertirnos, podríamos deducir que mientras que los futbolistas del Real Madrid se han revalorizado, la plantilla del Barça ha perdido valor de mercado. Messi, Neymar y Suárez serán siempre futbolistas influyentes pero lo que, en el fondo, nos transmite el ranking de World Soccer es que hay una plantilla muy por encima del resto y que, hoy por hoy, el Barça vuelve a no ser rival para el Madrid. Todos los movimientos del Real son meditados y dan en el clavo: Asensio antes, Vallejo y Llorente después, M'Bappé próximamente, Vinicius en barbecho, quién sabe si Ceballos o el mismísimo Sandro... El Real Madrid hace las cosas con sentido, ficha gente joven, vende bien y compra mejor y cuando tiene que hacerlo mientras que el Barça parece tocar de oído.

Leer más...

Arbeloísmo en vena

Álvaro Arbeloa anunció el sábado que deja el fútbol. Por el palmarés deportivo del magnífico defensa salmantino vendería su alma al diablo el noventa y nueve por ciento de los futbolistas profesionales: dos Copas de Europa, una Supercopa, un Mundial, una Liga, dos Copas y una Supercopa con el Real Madrid y un Mundial y dos Eurocopas con España, su selección. Y digo "su selección" porque, a diferencia por ejemplo de Pep Guardiola que salió disparado gritando que él era independentista en cuanto colgó las botas, con Álvaro no corremos ese riesgo: Arbeloa es español, se siente español, quiere a España, se ha manifestado en innumerables ocasiones a favor de nuestra nación y de nuestra selección y, en unos tiempos tan alocados como los que nos ha tocado vivir en los que da igual todo y no se sabe si el personal sube o baja, esa significación también le ha pasado factura a ojos de los antiespañoles, que suelen ser antimadridistas.

Por el palmarés de Álvaro Arbeloa vendería su alma al diablo el noventa y nueve por ciento de los jugadores profesionales de fútbol y por su calidad lo haría el cien por cien. Porque uno ha de ser bueno, muy bueno, extraordinariamente bueno para jugar 8 temporadas en el Real Madrid y dos en el Liverpool. Entre esos dos equipos suman 17 Copas de Europa y el inglés ya tenía 4 cuando el Barça continuaba siendo virgen. Pase que de la calidad de un futbolista como Arbeloa dude un odiador de Internet, uno de esos innumerables personajes absurdos que proliferan por las redes sociales y cuya única misión es insultar a todo el mundo, pero... ¡que lo hiciera otro jugador profesional!... Cuando Gerard Piqué llamó despectivamente "cono" a Arbeloa cruzó todas las líneas rojas de la decencia y del buen gusto: Piqué odia a Arbeloa porque le teme y le teme por la sencilla razón de que Álvaro representa lo contrario que él.

Leer más...

Hay que enterrar en títulos al antimadridismo

A la buena marcha deportiva y económica del doce veces campeón de Europa contribuyen, sin duda, la gran gestión de su presidente, Florentino Pérez, que ha situado la marca Real Madrid en lo más alto del escalafón, y la genialidad de Zinedine Zidane, el auténtico inventor del fútbol moderno, a la hora de utilizar a la mejor plantilla del mundo. Pero también colabora, y muy estrechamente además, la mediocridad del antimadridismo, que vuelve una y otra vez, erre que erre, como la burra al trigo, al escenario del crimen: debe ser que no vieron nunca la serie de Miss Marple. Resulta llamativa su contumacia en el error, ese bobalicón desparpajo al insistir siempre en lo mismo y con idéntico resultado, su tontez sin brillo y el vano intento por hacerle pupa a un gigante arrojándole garbancitos.

Tres Champions en los últimos cuatro años, dos consecutivas por primera vez en la historia, una Liga, una Supercopa y un Mundial hacen mucha pupa, eso es cierto. Pero es que el panorama resulta desalentador para el antimadridismo, que se resiste a permanecer en la cueva, con lo fresquito que se está allí. El Real Madrid vuelve a ser favorito para conquistar la Supercopa europea a primeros de agosto y también para ganar el Mundial que se disputará allá por el mes de diciembre. En caso de confirmarse los pronósticos, el club blanco ganaría tres Supercopas y tres Mundiales en los últimos cuatro años. Por eso, y como la bruja de Blancanieves, el antimadridismo aparece con una manzana que absolutamente todo el mundo sabe ya a estas alturas de la película, repetida mil veces, que está podrida y llena de gusanos.

Leer más...

Entre el Real Madrid y Cristiano, yo me quedo con el Real Madrid

Si aún hoy, después de todo lo que ha pasado, Cristiano Ronaldo, tal y como publica el diario Marca, tiene previsto reunirse con Florentino Pérez nada más acabar la Copa Confederaciones para ponerle delante una oferta del PSG, es que o él o su "entorno", o ambos, no han aprendido absolutamente nada de nada. Aquí no hay término medio, no hay equilibrio posible: o estás con el club o estás con el jugador. El jugador es muy importante, importantísimo. Es tan importante el jugador que probablemente estemos hablando del futbolista más importante del Real Madrid desde que se marchara don Alfredo di Stéfano. Pero el club es más importante que cualquier futbolista y seguirá estando ahí y continuará ganando títulos cuando hayan pasado 25 años desde que Cristiano haya colgado las botas.

La intención de Cristiano de presentarle a Florentino Pérez una oferta del PSG es sólo eso, una intención. Primero porque el dueño del equipo francés y el presidente del Real Madrid tienen una "amistad cordial" y el jeque no quiere enemistarse con el equipo blanco; en cualquiera de los casos, el PSG no haría nunca un movimiento a espaldas del Madrid. ¿Una oferta de cuánto dinero?... Dicen que el PSG está dispuesto a entrar en la puja por MBappé y que lo haría como un elefante en una cacharrería, ofreciendo 140 millones de euros y un jugador. Pero MBappé tiene 18 años y su fichaje es amortizable. ¿Cuánto ofrecerían por uno de 32 años que el próximo febrero cumplirá los 33? ¿150?... Inaceptable para el Madrid. Si Cristiano o Mendes fueran inteligentes se ahorrarían esa oferta y pedirían perdón, pero hay mil ejemplos de futbolistas muy inteligentes dentro del terreno de juego y muy torpes fuera de él.

Leer más...

CR7 y el color de la fumata

Cristiano Ronaldo se va a quedar en el Real Madrid por varios motivos esenciales: en primer lugar porque hace muy poco que amplió su contrato hasta 2021 y no creo que ningún club de élite (United, PSG, City...) pueda garantizarle sinceramente que vaya a quedarse hasta los 36 años; en segundo lugar porque, desde el punto de vista económico, la operación sería complejísima y arriesgadísima incluso para cualquiera de los clubes anteriormente citados, que tienen el dinero por castigo: Cristiano cobra entorno a los 421.000 euros semanales y ahora mismo es el futbolista mejor pagado de Europa, por encima de Leo Messi; tercero porque sus ingresos publicitarios quedarían inevitablemente afectados: con la empresa estadounidense Nike firmó un "contrato de por vida" que, si nos fiamos de los ingresos de LeBron James, podría reportarle unos beneficios de 1.000 millones de dólares.

El último motivo (o el primero) por el cual creo que Cristiano se quedará es porque en el Real Madrid está rodeado de los mejores, que juegan para él, y porque tiene sentado en el banquillo a un entrenador que le dosifica y que le lleva entre algodones: aquí tiene garantizado un proyecto deportivo ganador y hecho a su medida, conoce a sus compañeros y ellos le conocen a él y se ha reencontrado gracias a Zidane pero en cualquier otro sitio tendría que volver a remar desde el principio y su nuevo entrenador (ya fuera Mourinho, Guardiola o Emery) querría exprimirle lógicamente todo el jugo: se acabaría el descanso en los partidos menos importantes porque habría que "exhibir" a la estrella, que tendría a su vez que demostrar a santo de qué tanto revuelo y una inversión tan descomunal. La otra opción es China.

Leer más...

Cristiano no es tonto

Lo que empezó siendo una broma, un rumor veraniego, un chascarrillo del que no había que hacer demasiado caso, habladurías sin sentido, quizás un berrinche, a lo mejor un primer paso en la estrategia de una hipotética defensa posterior o puede que un modo de presionar al club, ha adquirido ya la forma de un asunto serio, un problema crucial para el futuro deportivo inmediato del vigente campeón español, europeo y mundial. Si fuera cierto que Cristiano no quiere regresar a España ni atado, y él no lo ha desmentido hasta ahora, el Real Madrid tendría que planificar cuanto antes las próximas temporadas sin su concurso y buscar por lo tanto a alguien que supliera al mejor futbolista del mundo. Y utilizo el verbo "suplir" y no "sustituir" porque Cristiano es insustituible.

Ya dije el otro día lo que, llegado el hipotético caso de una acusación formal, no veremos jamás: no veremos al Real Madrid apoyando por las redes sociales una campaña a favor del jugador y en contra de Hacienda, que en teoría deberíamos ser todos; no veremos a Sergio Ramos acusando al palco del Camp Nou de estar moviendo los hilos judiciales en contra de CR7; no veremos a Florentino Pérez diciendo que hay una mano negra catalana; no veremos a aficionados madridistas yendo a las puertas del Juzgado para aplaudir a un futbolista. Hoy añado algo más: tampoco veremos al Real Madrid tratando de construir un País de Nunca Jamás para Cristiano, intentando recrear para él un mundo imaginario, una realidad paralela, una España de ciencia ficción. O lo que es lo mismo: no veremos al Real Madrid haciéndole la pelota a Cristiano como sí hizo el Barça con Messi. Quien la haga que la pague.

Leer más...

Por qué se quedará Cristiano

El futbolista juega donde quiere jugar. Y, puesta la oración por pasiva, no juega donde no quiere hacerlo. Si, además, el futbolista en cuestión es un crack de la dimensión de Cristiano o de Messi, será muy difícil ir contra su voluntad. Nada más conocerse su condena (porque conviene volver a recordar que a Leo, a diferencia de Cristiano, le condenó la Audiencia Provincial de Barcelona y, posteriormente, el Tribunal Supremo) el "entorno" de Messi dejó caer que se iría de España por el maltrato al que había sido sometido por Hacienda. Si Leo hubiera querido realmente irse lo habría hecho, pero este condenado a 21 meses de prisión seguirá en el Barça... ¿Por qué? ¿Por qué seguirá Messi en el Barça? ¿Por amor a unos colores?... No se lo cree ni él. Messi seguirá en el Barça fundamentalmente porque le interesa... a Leo Messi.

Efectivamente, en el hipotético caso de que Cristiano hubiera decidido ya irse del Real Madrid sería muy complicado retenerle aquí. Muy complicado. Ni, si el portugués tiene realmente tomada la decisión, sería tampoco interesante que el club blanco se desgastara demasiado tratando de convencerle de lo contrario. Pero yo no creo que Cristiano haya decidido ni mucho menos marcharse y pienso que si se ha encargado de transmitir al exterior su molestia a través de un medio afín como A Bola es porque ya ha empezado su estrategia de defensa ante una posible acusación de la jueza. ¿Por qué no creo que Cristiano vaya a irse?... Fundamentalmente porque no le interesa... al propio Cristiano.

Leer más...

Cristiano, A Bola y las hipótesis del verano

No entendí a Pepe cuando, el otro día, dijo que el club no le había defendido de sus problemas con Hacienda. De hecho, en ese preciso instante me enteré de que Pepe había tenido unos problemas con Hacienda. Pero, repito, no lo comprendí. De los problemas que con Hacienda tengan los futbolistas Pepe, Luis o Juan tienen que defenderles sus respectivos asesores y abogados, que los tendrán y muy buenos. Lo que los clubes de Pepe, Luis o Juan deberán hacer es pagar al día y hacerlo, por supuesto, ateniéndose a la legalidad. El futbolista de élite vive en Futbolandia, un país en el que uno no hace jamás la compra, come gratis en todos los sitios, se le busca un domicilio y se le pone un coche a su disposición. El futbolista de élite vive en un mundo imaginado sólo para ellos, irreal para el resto de mortales: únicamente debe preocuparse de jugar al fútbol y elegir correctamente a sus asesores áulicos, nada más.

La diferencia entre lo que dijo Pepe y lo que publica hoy A Bola sobre Cristiano es esa precisamente: sé que Pepe estaba molesto con el Real Madrid porque lo dijo él. Lo dijo, claro, cuando ya tenía los dos pies fuera del club; lo dijo porque estaba dolido y porque no le habían ofrecido los dos años más de contrato que pedía; lo dijo despechado, de acuerdo, lo dijo para hacer daño... pero lo dijo. Pepe lo dijo, Cristiano no. Es A Bola quien dice que, en la línea de Pepe, CR7 estaría disgustado con el club al no haberse sentido protegido y que podría meditar marcharse del Madrid. "Estaría", "podría"... demasiadas hipótesis para mi gusto. Sé qué pensaba Pepe, no sé lo que piensa Cristiano. La información de A Bola puede ser cierta... pero también puede ser mentira. De ser mentira, nada más que añadir. Ahora bien, ¿jugamos a partir del tercer párrafo a dar por buenas todas las hipótesis? Pues, ¡a jugar!...

Leer más...

Más diferencias entre Cristiano y Messi

A propósito de los comunicados que hicieron públicos el Fútbol Club Barcelona, en su día, y el Real Madrid, hace 24 horas, en apoyo de Leo Messi y Cristiano Ronaldo respectivamente, diré que tampoco son lo mismo. En el del Barça puede leerse lo siguiente: "El F.C. Barcelona expresa todo su apoyo a Leo Messi y a su padre, en relación con la condena por fraude fiscal que ha dictado contra ambos la Audiencia Provincial de Barcelona en la sentencia que se ha conocido hoy"... etcétera, etcétera, etcétera. Es decir: al poco de conocerse la sentencia condenatoria para el jugador, el Barça, que podría haber optado por correr un tupido velo, no sólo no pasa palabra sino que se alinea del lado de su jugador... ¡y en contra de la Justicia! No recuerdo que Gestha dijera nada entonces, ni por supuesto he encontrado su comunicado criticando al Barça por no hacer pedagogía.

Así que el Barça emitió un comunicado en apoyo de un jugador condenado por la Audiencia Provincial, condena que posteriormente fue ratificada por el Tribunal Supremo, mientras que el Real Madrid emitió ayer otro comunicado en apoyo de un futbolista que no sólo no está condenado sino que ni siquiera sabemos si se sentará en el banquillo de los acusados. Quien no quiera ver que el momento procesal (el Barça al final y el Madrid al principio) es distinto será única y exclusivamente porque no tenga interés en hacerlo. El Barça estuvo desastroso antes, durante y, como estamos comprobando, incluso después. Lo que hizo ayer el Real Madrid, en un comunicado de todo punto irreprochable, fue manifestar su confianza en que Cristiano ha hecho las cosas bien, expresar su deseo de que acabe demostrando su inocencia y pedir que se haga justicia cuanto antes.

Leer más...

¡Despertad, culés, despertad!

Hay una frase que hoy viene especialmente a cuento: "A Noé le vas a hablar de la lluvia"; un dicho popular que, trasladado al asunto que nos ocupa, sería más o menos así: "Al Barça le vas a hablar de acusados, investigados e imputados". La negativa racha judicial culé, que ha tratado de espantar desde dentro sus problemas, los que han generado sus directivos o sus jugadores, poniendo el ventilador en marcha y acusando de conspirar contra ellos tanto a la justicia española como a la justicia deportiva internacional, es inacabable y la lista resulta interminable y, como es de todos conocida, correré un tupido velo sobre ella. Sería estúpido pensar que es imposible que el Real Madrid haga las cosas mal o que la hagan mal sus jugadores, lo que sí resulta impensable es que el club blanco reaccione ante la adversidad como lo ha hecho el club azulgrana.

Anoche, en El Primer Palo, rescatamos un sonido de Josep María Bartomeu alusivo a la peliaguda situación judicial de Leo Messi, que acabó en una condena a 21 meses de prisión por fraude fiscal. No recuerdo si las declaraciones del presidente del Barça fueron durante el proceso judicial o al final del mismo, una vez conocida la sentencia, pero el argumento esgrimido por la cabeza visible del barcelonismo fue tan patético, tan repleto de victimismo, tan difamatorio para el Estado de Derecho o para la Justicia, que sólo por esa declaración debería haberle obligado el socio culé a presentar su dimisión. No fue así, por supuesto. Es más, Agustí Benedito, con quien charlamos el otro día, está tratando infructuosamente de recoger firmas para iniciar una moción de censura contra el actual inquilino del sillón presidencial culé. Y digo que está intentando recoger firmas en vano porque, según parece, hasta la fecha le han votado tres y el del tambor.

Leer más...

Herramientas