El penúltimo raulista vivo
> > El penúltimo raulista vivo

Fue la hora de Bale

- Juan Manuel Rodríguez - 101 comentarios

Desde el primer día se estableció un paralelismo, más periodístico que futbolístico y por lo tanto más engañoso que real, entre Cristiano y Messi y Bale y Neymar, los rookies de la Liga. A mí, y ya lo he dicho muchas veces, me pareció un debate falsario porque sinceramente siempre creí que Bale era miembro de pleno derecho de ese grupo de selectos jugadores que pueden optar al Balón de Oro mientras que a Neymar le veía más como un experimento interesante, un jugador con futuro que igual podía salir bien que podía hacerlo disparado por la ventana del despacho de Sandro Rosell. En la historia, inacabada aún por supuesto, sí hay una ventana y también alguien que sale disparado por ella: por la ventana del despacho del padre de Neymar salió disparado el anterior presidente culé y, puesto que es amplia, todo hace indicar que por ella saldrán también Bartomeu, Vilarrubí, Faus y hasta mi amigo Freixa, el experto mundial en cuartos de baño.

Fue la hora de Bale. En ausencia de Cristiano, que sigue siendo el jefe, el galés tomó la responsabilidad y estuvo tan participativo como en otras ocasiones. Porque es por supuesto falso de toda falsesad que Bale esté desconectado del resto del grupo o no entienda de qué va este juego. Que un periodista deportivo diga del mejor futbolista de la Premier que no comprende el sentido del fútbol debe ser algo parecido a que un crítico cinematográfico afirme que John Ford no comprende el lenguaje del cine. Bale siempre ha jugado así, como lo hizo anoche en Valencia, como lo lleva haciendo toda la temporada en el Real Madrid, como lo hizo tantos y tantos años en el Tottenham. Y a mí me encanta. Puede que a algún sesudo intérprete de los textos arcanos del fútbol le resulte poco atractivo pero a mí me parece un espectáculo soberbio comprobar cómo un tipo con 1,83 de altura quema la banda con su Harley y se mete hasta dentro de la portería del equipo rival. Para mí el fútbol es eso y no una tarde de lluvia en San Mamés, qué le voy a hacer si Dios no me regaló mayores entendederas.

Leer más »

Es la hora de Bale

- Juan Manuel Rodríguez - 261 comentarios

A mí que Ancelotti diga que la baja de Cristiano Ronaldo en la final motiva más a todos me suena a chino. Cristiano es el jefe de ese equipo, el jugador franquicia, la estrella. Y sin Cristiano el Madrid no parte sinceramente como favorito en una final contra el Barça, equipo que históricamente ha redoblado siempre sus esfuerzos y ha jugado con el cuchillo entre los dientes cuando de vencer al Real se ha tratado. Es cierto: una victoria sobre los merengues puntúa doble para el equipo catalán, y los de Martino andan ahora mismo necesitados de puntuar doble y hasta triple si les dejan. Para el Barcelona vencer al Real Madrid en una final tiene un valor simbólico adicional al estrictamente deportivo. Del mismo modo, la ausencia de Cristiano tiene un valor simbólico negativo para los madridistas. También es verdad que sin él el Madrid ha ganado e incluso goleado, pero no al Barça ni mucho menos en una final.

Las finales suelen decidirlas los grandes jugadores: Cristiano en el Real Madrid y Messi en el Barcelona. Hasta última hora yo estaba convencido de que el portugués se plantaría en la final "a lo Martín". Cuentan que, lesionado Fernando y vapuleado el Madrid por el Barça en el primer partido del play-off de la Liga 1988-89 disputado en el Palau, el ambiente que se vivía en la concentración madridista era de tanto pesimismo que incluso Petrovic, que era un ganador, le había confesado al doctor Del Corral que sin Martín no había nada que hacer. Aíto García Reneses había definido al pivot madrileño como ese jugador sin el cual el Madrid pierde por 25 puntos. Estaban todos en el comedor del hotel Calderón esperando en silencio el primer plato cuando, de repente, Fernando apareció por la puerta y dijo en voz alta: "¡Pringaos, yo no me levanto de la cama para perder!"... Resulta que el jugador, sin que nadie del club lo supiera y sin tener por supuesto el alta médica, había cogido el Puente Aéreo y viajado en secreto hasta la ciudad condal.

Leer más »

El caso Courtois visto desde Stamford Bridge

- Juan Manuel Rodríguez - 125 comentarios

Hay quien puede permitirse el lujo de tener una visión romántica del fútbol y quien no puede. ¿Quién puede?... Por ejemplo yo. Yo puedo permitirme el lujo de tener una visión romántica e ir por ahí hablando de las "cláusulas del miedo" para referirme a aquellas cláusulas que impiden a un futbolista que está cedido por un club a otro jugar en éste último contra su legítimo propietario. Yo puedo, los profesionales no. Romántico es quedar con los amigos para jugar al fútbol en un campo de tierra un sábado a primera hora de la mañana porque te ha retado el equipo de la urbanización de enfrente, y hacerlo además cuando te has acostado a las cinco de la madrugada. Romántico es comprobar que, pese al frío que hace y el sueño que aún tienes, nadie falta a la cita, ni uno solo. La Champions no es romántica, la Champions es fútbol profesional de alto nivel y hay mucho en juego.

Ir por ahí afirmando que Mourinho le puso una cláusula al Atlético de Madrid por Courtois es reducir al absurdo un hecho real al objeto de desacreditar al portugués. En primer lugar no fue Mourinho quien estableció esa cláusula sino el Chelsea. Cuando Courtois se marchó cedido al Atlético, Mou estaba dirigiendo al Real Madrid, en el banquillo del equipo rojiblanco estaba Gregorio Manzano y, sinceramente, el Atleti no daba miedo como ahora. Y en la cláusula de seguridad, que no del miedo, establecida por el club londinense yo veo una lógica aplastante: "Oiga, yo ficho por 9 millones de euros a un futbolista de 19 años que no es nadie, lo contrato por 5 temporadas y con la vista puesta en el futuro, creo que Courtois será un pedazo de portero pero ahora mismo aquí no va a jugar y se lo cedo amablemente a usted con estas condiciones y bajo estas premisas".

Leer más »

Los chicos de Rosell nunca rotan

- Juan Manuel Rodríguez - 167 comentarios

En el Barça nadie se da por aludido y así resultará más complicado. Todos, desde Martino hasta Bartra, parecen contagiados del virus de Xavi. La nula capacidad de autocrítica que exhibe impúdicamente un día, y otro, y otro más el capitán culé, cuyas jocosas excusas pasaron hace bastante tiempo a convertirse en motivo de burla de las redes sociales y con las que el personal disfruta cada día más, se materializa unos días en el césped, que unas veces está demasiado alto y otras demasiado bajo, otros en la humedad del terreno de juego, otros en el modo de jugar del rival y algunos simple y llanamente en la mala suerte. O la posesión, la famosa posesión. El miércoles, justo después de que el Atleti le pasara por encima a su equipo, Hernández se mostró incapaz de reconocer lo que resultaba evidente para cualquiera, lo que todos habíamos podido presenciar; alguien con auténtico mando en plaza, y no me refiero por supuesto al entrenador sino por ejemplo al gran Puyol, tendría que haberle dicho a este chaval que por ahí ya no se iba a ningún sitio, que ya no engañaba a nadie. Pero Puyol, como Valdés y el propio Tata, están yéndose y no tendrán el cuerpo para líos.

Andrés Iniesta, que es un tipo habitualmente cabal y que tiene los pies en el suelo, sobrevoló la realidad para acabar diciendo tras la derrota en Los Cármenes que al Barça con media ocasión le hacían un gol. Martino, por quien ya doblan las ventajistas campanas del periobarcelonismo, iba incluso más allá explicando que "lo normal hubiera sido ganar por cuatro o cinco goles". Pues sí, ciertamente eso habría sido lo normal pero el caso es que el equipo catalán perdió ante el Granada, que luchará hasta el final por eludir el descenso, y los Messi, Neymar y compañía convirtieron a Karnezis el griego, que disputaba por cierto su segundo partido en la Liga, en el improvisado héroe de la noche. El bueno de Orestis decía, casi pidiendo perdón, que él no le había robado nada a nadie y que se había limitado a hacer su trabajo. Pobre. ¿Y qué decir del crochet de franqueza de Lucas Alcaraz, acostumbrado a fajarse con presupuestos de auténtico hambre para lo que se estila en Primera, diciendo eso de que si por el potencial fuera el Barcelona tendría que haber ganado el partido en la primera media hora?...

Leer más »

La tortura del Bayern

- Juan Manuel Rodríguez - 118 comentarios

A mí, lo confieso, me produce una mezcla de perplejidad, vergüenza y tristeza tener que escucharle decir a un entrenador del Real Madrid que el otro equipo es el favorito. A cualquier entrenador. Y de cualquier Real Madrid. Por mucho que el otro sea el Bayern. Por mucho que el otro sea el Bayern de Guardiola. Por mucho que el otro sea el Bayern de Guardiola cuya cantera se extiende hasta el último confín del universo mundo. Lo entendería si la UEFA hubiera incluido en su nuevo reglamento un artículo según el cual al equipo de aquel entrenador que dijera antes que el otro que su rival era el favorito se le anotaría instantáneamente el primer gol sin saltar al campo, de lo contrario no lo entiendo, no me cabe en la cabeza. Y menos aún lo entiendo cuando tu equipo tiene un presupuesto de 500 millones de euros y acaba de fichar como quien dice a un jugador que costó 91 millones y punto.

A mí me apetecía el Bayern en semifinales. Con el Chelsea se habría producido demasiado ruido. Y el Atleti está tan excitado y cree tanto en lo que propone Simeone que ahora mismo me parece un rival dificilísimo. El Bayern también lo es pero si el Madrid quiere ganar la Décima tendrá que ir eliminando a los mejores, digo yo. Y el mejor de los mejores de la competición reina del fútbol europeo a nivel de clubes es el Real Madrid, no el Bayern. Por eso me suenan a derrota las palabras de Ancelotti. Y, ya puestos, también las de Emilio Butragueño, que el pobre parecía la avanzadilla de la Santa Compaña. Mientras el Buitre decía que el Bayern era el rival que menos les apetecía en Munich empezaban a imprimir camisetas con la leyenda de "La bestia negra".

Leer más »

El triunfo de una idea

- Juan Manuel Rodríguez - 238 comentarios

El éxito del Atlético de Madrid es esencialmente el triunfo de un entrenador que tiene una idea. La idea de Simeone es que sus futbolistas jueguen muy juntitos, presionando constantemente al rival, desgastándole tanto física como psicológicamente, atosigándole, cerrando todas sus salidas. La idea que el Cholo tenía para este equipo con estas circunstancias y con estos futbolistas estaba clara pero al final no habría servido de nada si los jugadores, que son los encargados de traducirla sobre el campo, no le hubieran hecho caso. Simeone es muy bueno tácticamente (el que Messi lleve tanto tiempo sin marcarle un gol no es fruto de la improvisación o la suerte) y lo es más desde el punto de vista de la motivación. El jugador tiene que dejarse guiar, fiarse del técnico o, si no se fía o no le respeta, limitarse a obedecerle.

Hoy todos los jugadores del Atlético confían en Simeone porque les ha llevado a lo más alto pero puede que alguno de ellos no las tuviera todas consigo cuando le vio aparecer por primera vez en el entrenamiento: a esos jugadores no les queda otra que obedecer como en el ejército: "¡Señor, sí señor!"... Habrá quien diga que es más sencillo hacerse obedecer con jugadores de perfil bajo pero yo veo triunfando a Simeone en el Milan, el United o el Real Madrid, ¿por qué no?... A Messi, que lleva encerrado más tiempo en la jaula colchonera del que estuvo prisionero el conde de Montecristo en el castillo de If, no le frenó ayer su estado de ánimo o que estuviera pensando en el Mundial sino una idea futbolística ejecutada a la perfección.

Leer más »

Un irreflexivo Real Madrid

- Juan Manuel Rodríguez - 167 comentarios

En los errores defensivos cometidos por Pepe e Illarramendi hay algo de obsceno. No me pareció que el Borussia de Dortmund fuera un equipo especialmente agresivo ni pienso tampoco que tuviera demasiada fe en remontar el 3-0 del partido de ida, nada que ver en cualquier caso con los Bayern, Hamburgo o Kaiserlautern de antaño, pero el Real Madrid se comportó con el equipo alemán como el buen samaritano. Empeñado en darle agua al sediento, y el Dortmund lo era hasta un punto de desesperación tal que ya empezaba a ver oásis por el córner, erró de un modo tan reiterativo que confieso que me pasó raudamente por la imaginación la posibilidad de que algunos futbolistas ya estuvieran trabajándose a Klopp de cara a la próxima temporada.

Los futbolistas del Real Madrid, que no su entrenador, decidieron jugar a la ruleta rusa con la eliminatoria. Porque, ¿alguien me puede decir qué culpa tiene Ancelotti en los fallos infantiles de Pepe e Illarramendi? ¿Cómo se entrena eso?... A mí tambien me sorprendió que el elegido para lanzar el penalti fuera Di María pero, ¿cómo impedir su resbalón en uno de los momentos clave de la temporada?... ¿Cristiano?... Cristiano no pudo jugar, de acuerdo, pero sin él se paseó el otro día el Madrid en Anoeta y con él perdió la temporada pasada por 4-1 en el campo del Borussia dejando otra vez la eliminatoria en el nivel "milagro de Juanito". Seguro que Ancelotti insistió a sus jugadores en que no debían confiarse y estos... se confiaron. No hay entrenador de fútbol en todo el mundo capaz de convencer a sus jugadores de que no son tan extraordinarios como ellos se piensan. Bueno, sí, hay uno, José Mourinho. Y sólo si los jugadores son lo suficientemente humildes como para dejarse convencer. Ahí está el Chelsea.

Leer más »

Gracias Xavi

- Juan Manuel Rodríguez - 212 comentarios

A mí no me inquieta que Xavi Hernández diga que Busquets no pisó a Pepe y que ahí están las imágenes que lo demuestran. Xavi forma parte del Fútbol Club Barcelona, convertido de un tiempo a esta parte en una gran factoría de la mentira, del engaño. Como los niños, el jugador no hace más que imitar a sus mayores. Si Xavi observa cómo mienten Rosell y Bartomeu sobre el contrato de Neymar, cómo el actual presidente engañó miserablemente a Abidal o cómo desde el club se protege a los responsables de que la FIFA les castigue por haberse saltado la normativa de los jugadores menores de edad y en ninguno de los casos no sólo no se produce ninguna consecuencia sino que la vida sigue adelante sin más es normal que imite ese comportamiento. Xavi miente, sí, pero lo hace porque el entorno se lo consiente y es proclive a ello y, no conviene que nos olvidemos, al final lo hace para proteger a un compañero.

Si para algo sirve la mentira de Xavi defendiendo a Busquets es para demostrar cómo José Mourinho tenía más razón que un santo... otra vez. Deberían servir también estas declaraciones para que Casillas se diera cuenta de una vez por todas del tremendo error que supuso que llamara a este chico precisamente cuando la batalla deportiva entre ambos clubes había alcanzado su punto de ebullición. Luego Xavi llegó al vestuario culé, contó su conversación al resto de jugadores y aquello empezó a circular por la calle como un reguero de pólvora. El enfado del entrenador del Madrid fue lógicamente monumental. Iker fue, para que nos entendamos, el tonto útil de aquella historia, y lo peor de todo es que de sus últimas declaraciones deduzco que aún no se ha enterado de la misa la media.

Leer más »

Zubi, otro que se hace el sueco

- Juan Manuel Rodríguez - 68 comentarios

Hace quince horas que Andoni Zubizarreta (otro que se hace el sueco) desmintió que hubiera presentado su dimisión por el escándalo de la sanción de la FIFA que impide al club fichar hasta junio de 2015. Pues bien: hace un rato acabo de leer unas declaraciones de Bartomeu diciendo que sí, que efectivamente el bueno de Zubi le dijo que si él era el problema se marchaba pero que todo quedó en esa conversación. Lo primero que conviene decir es que Zubizarreta va a convertirse a este paso en el ejecutivo del mundillo del fútbol con el récord de dimisiones no aceptadas. ¿Cómo que si yo soy el problema me voy? ¿Acaban de castigar a tu club y no vas a poder contratar jugadores durante más de un año y aún te preguntas si tú eres el problema?... Claro que eres un problema, por supuesto que eres un problema, pero por encima hay otro problema aún más gordo que el tuyo y es el del propio presidente, de ahí que no quiera aceptarte la dimisión.

¿Me pasa a mí sólo o hay alguien más que tenga la sensación de que cuando se pilla al Barcelona en un asunto "poco claro" existe en un sector del periodismo deportivo español la necesidad imperiosa de extender como sea un manto de duda sobre el resto de clubes y concretamente sobre el Real Madrid?... Messi defrauda presuntamente a la Hacienda pública pero eso lo hacen todos los jugadores. El Barcelona trocea presuntamente el contrato de Neymar pero esa es una práctica habitual. Ahora el club azulgrana se pasa presuntamente por el arco del triunfo una normativa de la FIFA cuyo objetivo es proteger a los menores de edad pero en el futuro saldrán más casos. Hay en España tal complejo de inferioridad con respecto a todo lo que venga desde Cataluña y tenemos tan profundamente instalado ese chip de que debemos estarles muy agradecidos por seguir con nosotros que igual te sale Montoro hablando de la "locomotora económica" (cuando si hay alguna locomotora esa es indudablemente la madrileña) o, para compensar y que nadie se moleste, se deja entrever que todos los clubes están más o menos pringados.

Leer más »

Los suecos del Barça

- Juan Manuel Rodríguez - 72 comentarios

Jamás en mi vida vi una junta directiva más irresponsable y cínica que la presidida hoy por José María Bartomeu y ayer por Sandro Rosell. Este del Barça es sin duda alguna el grupo de personas adultas menos autocríticas con sus propios actos, con su propia gestión, que he tenido ocasión de echarme a la cara. Estos caballeros se hacen los suecos con una naturalidad tal que da auténtico miedo. Y viene de largo. Por ejemplo: José María Lindström Bartomeu asegura que Eric Abidal renovará su contrato cuando vuelva a jugar y cuando el francés se recupera de su grave enfermedad tiene que irse del Barça porque el entonces vicepresidente simplemente se niega a cumplir su palabra. Un sueco. Por ejemplo: Carles Magnusson Vilarrubí afirma que si un jugador suyo pisara a un rival pediría para él una sanción y cuando nuestro Busi le pisa la cabeza a Pepe no sólo no pide sanción para él sino que ni tan siquiera le obligan a pedir perdón. Otro sueco.

Sandro Olofsson Rosell no tiene ninguna duda sobre la inocencia completa de Messi en su affaire con Hacienda. "Inocencia completa". Pero cuando el jugador argentino se ve obligado a pagarle a la Hacienda Tributaria 10 millones de euros en declaraciones complementarias del IRPF por sus derechos de imagen correspondientes a los ejercicios fiscales de 2010 y 2011 no dice ni pío. El tercer sueco. El anterior presidente del club insiste en que Neymar ha costado "57,1 millones y punto" y luego sale el actual y dice que ha costado 88,2 y a ninguno de los dos se les cae la cara de vergüenza. Es más, tanto uno como otro alimentan con total impunidad y descaro y con el imprescindible aliento del periobarcelonismo el bulo de la conspiración madridista sin que pase absolutamente nada y nadie exija en la ciudad condal dimisiones en cadena.

Leer más »

Suscripción

Herramientas