Menú

Sobre el ERTE culé

Dejando a un lado el hecho de que si yo fuera Lionel Messi presentaría en el Juzgado una demanda por injurias contra L'Equipe por compararme con un auténtico criminal, nada está claro en esta historia del Expediente de Regulación Temporal de Empleo del Barça. Y cuando digo nada es nada. Porque, si yo no lo entendí mal, hace diez días que la directiva propuso a los jugadores una rebaja del setenta por ciento de sus sueldos y así, de entrada, lo primero que dijeron los futbolistas fue que nones. Y supongo que si los futbolistas del Barça dijeron que no a una rebaja del setenta por ciento de sus sueldos no fue porque quisieran rebajárselos un ochenta por ciento o porque, como más tarde se ha sabido por el propio Messi, quisieran completar la rebaja con un plus para ayudar a los empleados del club; imagino que si dijeron que no es porque una rebaja del setenta por ciento les pareció demasiado.

Leer más...

Real Madrid y Barcelona ante el coronavirus: todo está en Samaniego

En plena crisis del coronavirus, y mientras que el Real Madrid es noticia por su donación (hecha pública por la vicealcaldesa de la capital, Begoña Villacís) de 350.000 euros destinados a financiar proyectos de investigación sobre el Covid-19, el Barcelona lo es por el Expediente de Regulación Temporal de Empleo al que pretende someter a sus empleados, empezando, por supuesto, por los más cualificados, que son los futbolistas. Llamémosle X, llamémosle ERTE, IRTE o URTE, pero, sea como fuere, lo que Bartomeu le ha pedido a sus jugadores es que, al menos mientras dure el estado de alarma, que en principio está decretado hasta el 11 de abril, se aprieten el cinturón.

Leer más...

Lorenzo Sanz in memoriam

Esto que voy a decir les sonará a ciencia ficción a muchos jovenes madridistas, a Isaac Asimov o a Ray Bradbury, al Hombre bicentenario o a Fahrenheit 451, pero hubo un tiempo, tampoco demasiado lejano, no, qué va, en el que el Real Madrid no ganaba la Copa de Europa. Sirva mi propio ejemplo: yo, que nací en 1962, viví aunque no sentí ni tampoco comprendí por supuesto la lejanísima Copa de Europa de 1966 y luego, hasta 1998, no volví a saborear de nuevo sus mieles. Ni más ni menos que 32 años de abstinencia, 32 años de espera que nos hicieron reflexionar a los madridistas y cuyo desgaste influyó, para mal, en el prestigio de nuestro club, que se perdió a pasos agigantados. Porque para cualquier otro equipo del mundo, el divorcio de la Copa de Europa era mucho más llevadero, pero no así para el Real Madrid, que ayudó a inventarla y que la ganó tantas veces. Aquel descuido de más de seis lustros nos hizo dudar y sirvió incluso para que se chotearan del club que más Copas de Europa había ganado muchos aficionados de clubes que jamás en su vida la iban a conquistar: la travesía del desierto sirvió incluso como gancho publicitario para un anuncio de coches y, quien más quien menos, se preguntaba lo mismo: ¿Volveremos a ver al Real Madrid ganando una Copa de Europa? Volvimos claro. Volvimos a verlo ganar la Copa de Europa siete veces más, hasta llegar a las trece actuales, aunque la que más dolió, la que más tardó en salir, el parto sin duda más doloroso fue aquel que, como decía, duró treinta y dos años. No salió con la epidural, no.

Leer más...

Paolo Maldini en los mejores onces de la historia

Ayer, a propuesta de Juan Pablo Polvorinos, jugamos en Fútbol EsRadio para confeccionar el mejor once de futbolistas de la historia. Era eso, sólo un juego, porque además los concursantes iban desde los 76 años de José Luis Garci hasta los 40 de Dieter Brandau pasando por los 64 de Luis Herrero o mis 57 y llegando a los cuarenta y pocos del jovenzuelo Brandau. Con esto quiero decir que le visión de Garcia es más amplia, ha visto a mayor número de futbolistas en acción, ha visto a Di Stéfano, a Didí o a Garrincha, y a Paco Gento en su esplendor, mientras que yo, por ejemplo, no recuerdo a ninguno y hablo de oídas o por referencias, aunque éstas últimas sean exactísimas y quienes me las dan son personas de fiar. Me fío de Garci cuando dice que nunca vio un extremo como Gento, y me fío de él porque es un buen amante del fútbol y porque, además, y ahora que estamos celebrando San José, me fié de mi padre cuando me dijo algo similar. Y me fío de quienes aseguran que no ha habido un jugador más completo que Di Stéfano sobre un terreno de juego, un delantero que defendía, que robaba el balón para dárselo al compañero mejor situado, un goleador, un luchador. Me fío de todos, pero como los vi no puedo jugar a colocarlos en mi mejor once de la historia porque estaría haciendo en realidad el mejor once de la historia de otros.

Leer más...

Coronavirus: el COI y el virus de la idiocia

Era un secreto a voces que la Eurocopa de Naciones, tal y como adelantó en El Primer Palo Felipe del Campo, iba a posponerse hasta el verano del año que viene para, así, intentar acabar las competiciones nacionales, si es que se puede, aprovechando precisamente la parte del calendario que se iba a emplear en esos menesteres. El único problema es que para esas fechas estaba prevista la disputa del nuevo Mundial de Clubes de la FIFA, y de todos es sabido que UEFA y FIFA no atraviesan ahora mismo precisamente por su mejor momento, pero en esta ocasión, y sin que sirva de precedente, han sido capaces de encontrar un punto de entendimiento, el del sentido común, del que habitualmente andan tan escasos en el fútbol mundial. También se han retrasado la final de la Champions al 27 de junio y la de la Europa League al 24.

Leer más...

El (no) método de Zidane

El próximo 28 de abril saldrá a la venta en España "Zidane", la biografía autorizada del entrenador del Real Madrid que corre a cargo del periodista Frédéric Hermel. En Francia ha sido un éxito de ventas y supongo que aquí, en nuestro país, seguirá idéntico camino porque resulta goloso conocer el día a día, el intriungulis, de un deportista de élite tan complejo como Zizou, el primer jugador, que yo recuerde, capaz de renunciar a un año de millonaria soldada porque ya no se reconocía sobre el terreno de juego y también el primer entrenador de la historia que, después de ganar tres Copas de Europa seguidas, fue capaz de anunciar que se iba sin encomendarse ni a Dios ni al diablo, de repente y sin previo aviso. Y hay también ganas de saber en qué consiste el famoso "método Zidane", la verdad, aunque yo creo que nos quedaremos con eso precisamente, con las ganas, porque no me da a mí la impresión de que haya un método que diferencie a Zidane del resto de aquellos entrenadores que deciden apostar por sus jugadores hasta el final y con todas las consecuencias. Zidane es de esos, de los que mueren con las botas puestas, incapaz de reprochar defectos en público o individualmente.

Leer más...

Diego Costa, ¡qué bobo eres!

El martes que viene la UEFA decidirá si se suspenden las competiciones de clubes hasta nuevo aviso, la Champions y la Europa League. Pese a la anormalidad demostrada por los uefos en ocasiones precedentes, lo más normal incluso para ellos es que el máximo organismo del fútbol continental se decida por la suspensión aunque se necesite el apoyo de todas las federaciones nacionales, y digo que lo más normal es que esto sea así porque, de otro modo, carecería de sentido suspender el City-Real Madrid y el Juventus-Olympique de la semana que viene esperando que dentro de quince días se haya resuelto el problema de la pandemia del coronavirus. Es inevitable que esta situación acabe afectando también a la celebración de la Eurocopa, que ahora mismo está en el aire; ya se habla de que podría jugarse en el verano del año que viene aunque el problema es que la FIFA, que está enfrentada con la UEFA, tiene prevista la puesta en marcha del Mundial de clubes precisamente para esas fechas.

Leer más...

Y ahora es cuando explico más detenidamente por qué me la sopla esta final de la Copa

Aún con la absoluta certeza de que no servirá absolutamente para nada y que el convencido seguirá estándolo y quien no lo está no lo estará jamás, voy a tratar de explicar por qué hoy he escrito en el diario Marca un artículo titulado "Por qué me la sopla esta final de la Copa". En primer lugar lo he escrito, y ahora estoy sosteniéndolo aquí, porque puedo. No es este un asunto baladí, no, qué va, porque hoy, ahora, en España hay mucha gente que querría escribir este artículo pero no puede o podría hacerlo pero no quiere, y si no quieren aunque puedan es porque decir algo así públicamente te puede acarrear problemas. Yo puedo escribirlo porque trabajo en medios de comunicación en los que tengo absoluta independencia para hacerlo y, además, quiero escribirlo porque me parece que estamos en un momento histórico en nuestro país en el que alguien tiene que poner pie en pared.

Leer más...

Hoy, ahora, en este momento, Bale bostezando es más futbolista que Vinicius

Hoy es muy madridista decir que Vinicius es el nuevo Pelé y Bale un ex futbolista, y a mí no me lo parece. No me parece que Vinicius sea otro Pelé ni me parece tampoco que a Bale se le esté sacando todo el talento que el futbolista galés ya ha demostrado que tiene dentro. A propósito de esto, acerca del talento, decía Montesquieu que era un don que Dios nos hacía en secreto y que nosotros revelábamos sin saberlo. Por supuesto que el talento se perfecciona con el trabajo pero o lo tienes o no lo tienes y, si no lo tienes, si careces de él, ya puedes tirarte trabajando de sol a sol que te dará absolutamente igual. Además, y es algo muy injusto que ya nos explicarán ahí arriba cuando muramos, el talento es discriminatorio, no todo el mundo lo tiene y, sin embargo, hay quien va por ahí derrochándolo y lo tiene para una disciplina o incluso para varias a la vez.

Leer más...

No nos vale el abuelo de Higuaín, no nos vale...

Preguntado por el rumor sobre un posible interés del Athletic Club de Bilbao en el delantero argentino Gonzalo Higuaín, el director deportivo del club bilbaino, Rafa Alkorta, señaló ayer en Onda Cero que el abuelo no valía. Resulta que el bisabuelo de Higuaín era vasco y cuando, hace ya mucho tiempo de esto, se vinculó a Federico, el segundo de sus hijos, con la Real Sociedad, Jorge, el padre de Gonzalo, reconoció que su padre siempre le decía que el abuelo le había enseñado que los vascos no son ni españoles ni franceses, "solo vascos". Así que si ahora Alkorta dice que el abuelo de Higuaín no vale no es en absoluto porque esté dudando de su valía personal ni de su capacidad mental o de su laboriosidad sino porque un pariente vasco tan lejano no ayudaría al Athletic a sustentar esa filosofía de la que tanto presume el club. De hecho Alkorta sentencia textualmente que "si Gonzalo hubiera nacido o formado aquí", por Bilbao, no habría problema alguno. Y añade: "No sé si algún día, pero ahora el abuelo no vale". Ahora.

Leer más...

Herramientas