Menú

Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

Zidane le da la razón a Mourinho

Algo tiene que pasar aquí, efectivamente, para que el entrenador más exitoso y tranquilo del fútbol mundial, el hombre al que ni siquiera un batallón de periodistas entrenados para sacar de quicio al santo Job pueden hacer perder los nervios, diga eso de que "ahí pasa algo". Parece que para mañana hay prevista una pañolada en el estadio Santiago Bernabéu contra la sanción de cinco partidos contra Cristiano, una iniciativa popular que está siendo criticadísima en ciertos sectores de la prensa antimadridista, esto es, en casi todos los sectores, para qué vamos a engañarnos. Es curioso: se critica una pañolada, que es el modo más tradicional e inocente que el respetable tiene de mostrar su enfado durante un partido de fútbol, pero se mira con cobarde reiteración hacia otro lado cuando se trata de criticar a la afición que pide la independencia de España. Esto último es "libertad de expresión", lo otro son ganas de armar bulla.

Pongamos las cosas en su justo sitio. Es cierto que, de no habernos mostrado Cristiano su cuerpo Danone quitándose la camiseta tras su golazo, el que supuso el 1-2, el lamentable De Burgos Bengoechea no habría podido sacarle la segunda cartulina amarilla, CR7 no habría sido por lo tanto expulsado y no habría reaccionado poniéndole la mano encima al dios arbitral, que es lo que, al final, provoca 4 de los 5 partidos de castigo. Cristiano no estuvo listo pero yo he visto celebraciones bastante peores que la suya y mucho más insultantes, y entonces no pasó nada. Mal, pues, Cristiano, pero rematadamente mal De Burgos Bengoechea, que ya ha demostrado otras veces que no es un árbitro fiable y que los partidos grandes le superan ampliamente. Hubo hace poco otra jugada similar con Messi como protagonista pero en aquella ocasión el árbitro de la contienda no vio materia punitiva suficiente o restó importancia al cadencioso empujoncito del argentino y, por lo tanto, a el no se la castigó: ¡Hay que ver que mala suerte tiene el Madrid!

Leer más...

Zidane y el periodismo deportivo serio

El otro día leí un interesantísimo artículo de mi amigo Roberto Palomar en el diario Marca... con el que no estoy demasiado de acuerdo. Si tus amigos, querido Roberto, te preguntan de qué equipo eres es por la sencilla razón de que, salvo rarísimas excepciones, los periodistas deportivos somos de algún equipo. Esto es: nuestros lectores, oyentes o telespectadores nos han calado y nos colocan, mal que nos pese, delante de un espejo del que huímos despavoridos porque nos asusta la imagen que nos devuelve. Batallo desde hace años contra la perversa idea de que "periodismo deportivo" es en España todo aquello que ataque desaforadamente, y en ocasiones hasta el paroxismo del odio, al Real Madrid, y concluyo que esta actitud contra el mejor club deportivo de la historia, del que deberíamos sentirnos sumamente orgullosos y que nos nutre profesionalmente hablando de información y opinión a raudales, sólo puede nacer, crecer y reproducirse en un entorno tan viciado como el nuestro, una burbuja en la que los antimadridistas que ejercen el periodismo deportivo con las camisetas de sus respectivos equipos puestas se sienten a sus anchas al ser considerados "periodistas serios", en detrimento de aquellos periodistas menos serios que combatimos, yo creo que con argumentos sólidos, todas y cada una de las memeces que los "anti" van soltando por ahí.

Tomemos como ejemplo a Zinedine Zidane y lo que periodistas teóricamente serios de los que, al parecer, yo debería aprender muchísimo, dijeron en su día del entrenador francés cuando Florentino Pérez tuvo la brillante idea (porque a la vista está que fue brillante, aunque no se le reconozca) de elegirlo para el puesto de entrenador del Real Madrid. Ayer se supo extraoficialmente que Zidane había renovado con el Real Madrid por tres temporadas más, concretamente hasta el año 2020. No encuentro en la prensa deportiva española, ni en la seria ni en la otra, ni un solo reproche a la decisión de ratificar al entrenador francés en su puesto, y esto es probablemente debido a que, como nuestro periodismo deportivo es esencialmente ventajista y resultadista (a Mourinho le siguen llamando, despectivamente, "el semifinalista"), no hay ser humano capaz de sostener con un mínimo de credibilidad que sea malo ampliar el contrato de un caballero que ha ganado dos Champions, dos Supercopas europeas, una Liga y un Mundial de clubes en un año y siete meses.

Leer más...

Los cinco 'peros' de Mbappé

Ahora se asegura que Mbappé habría llegado a un acuerdo con el PSG y que dicho acuerdo incluiría un sueldo de 17 millonazos de euros brutos al año, que es lo mismo que cobra Falcao en el Mónaco y que su actual club no estaría dispuesto a darle. Kylian también viene con el papá de fábrica, en este caso el señor Wilfrid, que entendería que su hijo tendría más opciones de progresar en el equipo parisino que en el Real Madrid, donde habría sugerido la "limpia" de uno de los componentes de la BBC. Y luego está lo del fair play financiero, que uno no sabe dónde acabará. En resumidas cuentas, no tengo claro que Mbappé tenga claro a su vez dónde va a jugar, ni mucho menos me creo que haya firmado ya con el PSG, rival del Mónaco. Me parece que la historia aún podría dar alguna vuelta más. Pero...

Primer pero: Mbappé es buenísimo y me gustaría mucho verlo con la camiseta del Real Madrid pero... no creo que se pueda pagar ese dineral por un niño de 18 años.

Leer más...

De los barros de Messi, los lodos de Neymar

Parece que no hay vuelta atrás. Quien mantuviera aún viva la llama de la esperanza de que, en el último minuto, el padre de Neymar le pidiera al PSG otra comisión más, el jeque se negara en redondo y el futbolista volviera al Barça para formar de nuevo la imbatible y amigable MSN, vería rotos ayer sus sueños. La Grada de Animación del Camp Nou, que hasta ayer mismo jaleaba al jugador, le deseó anoche la muerte a grito pelado, quién sabe si en un adelanto exprés de lo que hace nada pidió veladamente que sucediera el vicepresidente de la federación española de fútbol, el siempre equilibrado Joan Gaspart, cuando el jugador, si es que le toca, regrese al Camp Nou: "Su bienvenida puede ganar a la de Figo", dijo en El Larguero de la Ser... y ahí sigue, tan tranquilo, ocupando su cargo como si no hubiera pasado nada.

Así que los deseos mostrados por parte de un sector de la afición culé de que la parca visite cuanto antes a Neymar parece que dan definitivamente al traste con los planes de Piqué, que dijo, vía Twitter, que su amigo se quedaba. Porque, pese al fichaje de Ney por el PSG, el brasileño y Gerard siguen siendo amigos, ¿verdad?... Lo digo, más que nada, porque estando siempre tan pendiente Piqué de los valores que transmite el Real Madrid y habiendo expresado en alguna que otra ocasión que no le gustan demasiado, resultaría ciertamente ejemplarizante que Gerard diera su opinión acerca de algo que sí le incumbe realmente. Mi pregunta, si pudiera hacérsela, sería la siguiente: "¿Qué piensas, Piqué, sobre que aficionados de tu equipo deseen la muerte de tu amigo Neymar?". Y otra más: "¿Son esos los valores que tú crees que debe transmitir el Fútbol Club Barcelona?"...

Leer más...

Cristiano se queda por lo mismo que se va Neymar

Resulta hasta cierto punto comprensible que el periobarcelonismo, que aún anda grogui por los pasillos después del Neymarazo que, según Alves, estaba planeado desde hacía más de un mes, esté desesperado por repetir la jugada con el Real Madrid. De hecho, se las prometían muy felices con Cristiano, que no se va, que se queda, que acaba de regresar a los entrenamientos y que viaja con el resto del equipo hasta Macedonia con el objetivo de traerse para aquí la segunda Supercopa de Europa consecutiva. ¿Por qué se queda Cristiano?... Pues Cristiano se queda en el Madrid por los motivos que ya expliqué aquí mismo el pasado 17 de junio en un artículo titulado precisamente así, "Por qué se quedará Cristiano". Sin novedad en el frente.

Podría decirse que Cristiano se queda en el Madrid más o menos por lo mismo que se va Neymar del Barça. Cristiano se siente menos importante que el club, sabe que en el Real es la estrella, que nadie le discute y que está rodeado de jugadorazos que le van a hacer la vida más fácil sobre el terreno de juego; Cristiano tiene claro que no va a encontrar en ningún sitio otro entrenador como Zidane, que le cuida, que le dosifica, que planifica para él una temporada a su medida para que así pueda llegar al mes de abril en un estado de forma letal; Cristiano sabe que el reconocimiento lo tiene aquí y que el Real Madrid tampoco se va a volver loco si un día llega con una oferta de 200 millones de euros de otro club; y Cristiano es consciente de que, si se marcha del Madrid, bajará al instante un escalón deportivo. Por eso se queda Cristiano. Por eso se fue Neymar.

Leer más...

Neymar y la "Operación Despiste"

Habrá que estar muy atentos a la próxima homilía del arzobispo de Barcelona, Luis Martínez Sistach. Si de una operación, la que acabó con Cristiano en el Real Madrid por 96 millones de euros, don Luis dijo que se trataba de un "dispendio descomunal" y entonces nos pidió a todos que valorásemos "más el ser que el tener, dominar el instinto desmedido de ganancias y de posesión", supongo que algo dirá de los 222 millones que el Barça acaba de recibir del Paris Saint Germain por Neymar, ¿o no? ¿O el tener y el ser sólo afectaba al Real Madrid?... Permaneceremos, como decía, muy atentos a lo que tenga que decir al respecto el cardenal presbítero de San Sebastián de las Catacumbas, a quien le cuesta un montón salir de la ídem cuando no se trata de la casa blanca futbolística.

Nos encontramos, al fin, en la tercera fase del "caso Neymar". La primera fase fue la de la negación absoluta de la noticia: el "se queda" de Piqué, el "al 200 por ciento" de Josep Vives, el "no lo contemplo" de Robert (o) Fernández... Tras la confirmación de la noticia, la descalificación del jugador, que volvió inmediatamente a ser tratado por el periobarcelonismo como un "mohicano": "los Neymar son los Dalton", "este chico no ha estado nunca bien de la cabeza", "paga y véte"... Y, tras el "ridiculé", ahora alcanzamos la tercera fase, que será la más duradera en el tiempo: la del bombardeo editorial sobre lo positivo de haber "vendido" a Neymar por una cantidad sideral de dinero, que valdrá para contratar al menos a tres jugadores de un nivel similar si no superior.

Leer más...

Neymar, el jugador capicúa: "mohicano", delfín de Messi y "mohicano"

Como era de esperar, el periobarcelonismo está dando la patada (simbólica, por supuesto) al "traidor Neymar". Estoy seguro de que a más de uno le gustaría darle también la otra patada, la física, pero, al no poder, se cargan las tintas editoriales. Hace algún tiempo apareció "de la nada" (porque aquí el único que ordena poner pancartas es Florentino Pérez en el Bernabéu, las demás surgen por generación espontánea) una pancarta en el Camp Nou que rezaba lo siguiente: "Floren, 'pesao', Neymar no es como Figo". Y, efectivamente, el anónimo Nobel de Literarura, estaba en lo cierto; Figo no vaciló al barcelonismo, su representante no colgó una foto, con La Cibeles al fondo, y el texto "Luz verde, ¡a trabajar!", el padre de Figo no pretendió cobrarle una prima de 26 millones de euros al Barça cuando ya estaba decidido su fichaje por el Real Madrid. En definitiva, Neymar no es como Figo, es mil veces peor.

Puede que precisamente por eso, el sosegado, siempre reflexivo y habitualmente sensato y certero vicepresidente de la federación española de fútbol, Joan Gaspart, esté ya revolucionando a las masas pidiendo para Neymar un recibimiento que deje en mantillas el del cochinazo y las botellas (vacías) de J.B. El fichaje de Neymar por el PSG es buenísimo... para el Real Madrid. Debilita deportivamente hablando a un rival directo y potencia a otro del que, sinceramente lo digo, continúo albergando muchas dudas. Más allá de lo divertida que está resultando toda esta historia para el madridismo, la ruptura por el eje de la MSN, que se llevaba tan bien, es una buena noticia para el club blanco. Ahora lo negarán no tres veces, como Pedro, sino cien, pero todos veían al nuevo futbolista del equipo parisino como el heredero de Leo Messi.

Leer más...

Retratados del "caso Cristiano"

¿Quién montó un atril en el Juzgado de Instrucción número 1 de Pozuelo de Alarcón al que acudió Cristiano Ronaldo a declarar ayer? ¿Y por órden de quién lo hizo? ¿Quién pidió una iluminación cinematográfica, como si por allí fuera a desfilar Tom Cruise por su última Misión Imposible? Seguramente fue la policía nacional la que, por motivos de seguridad, acordonó la zona, pero... ¿quién sugirió que CR7 iba a dirigirse a los medios de comunicación después de prestar declaración ante su señoría?... Conociendo a Cristiano y lo celoso que es de su imagen (entró al Juzgado en un coche con las lunas tintadas) dudo mucho que fuera él. Si el show lo montaron sus asesores, muy mal por ellos, pero antes de "disparar" habrá que saber a qué o a quién se apunta, ¿o no?...

Sobre la situación judicial de Cristiano continúa habiendo una notable confusión, y lo más preocupante de todo es que dicha confusión no afecta ya al periobarcelonismo, que confunde adrede peras con manzanas, sino que contagia incluso a la clase política. Ayer vi al diputado del PSOE Juan Segovia condenando a Cristiano antes incluso de que el juez le acuse de algo y, por supuesto, decida condenarlo por ese "algo" del que aún no ha sido encausado. Segovia es muy joven, nació en 1982, y probablemente tenga una confusión mental acerca de lo que es delictivo y lo que no lo es. Pongamos un ejemplo: el caso de corrupción apellidado Filesa consistente en la creación de una trama de empresas cuyo fin era la financiación del Partido al que pertenece el señor Segovia sí fue un delito, así declarado por el Tribunal Supremo el 28 de octubre de 1997, pero Cristiano aún no sabemos si ha cometido un delito, habrá que esperar; a esto, diputado Segovia, se lo conoce popularmente como Estado de Derecho.

Leer más...

Desmontando (otra vez) a Neymar

El Barça le ha dado a oler una camiseta sudada de Neymar al periobarcelonismo y se ha iniciado la cacería. Es, clarísimamente, un Código Rojo encaminado a desacreditar de nuevo al chaval, y digo "de nuevo" porque recuerdo que a Neymar ya le llamaron de todo cuando estuvo a puntito de fichar por el Real Madrid. Del grado de indignidad que alcancen sus diatribas, que irán in crescendo a medida que se acerque la hora del adiós y que arreciarán más fuerte si cabe cuando el jugador estampe su firma en el contrato con el PSG, iremos teniendo noticias en el futuro. El periobarcelonismo ha recibido la orden de desmontar, pieza a pieza, el prestigio de Neymar y lo menos que dirán de él es que es un pesetero, que lo es ciertamente.

Pero el Código Rojo de desprestigio contra Neymar va a contar con el obstáculo de haber sido patrocinado por la junta directiva culé con menos prestigio de los últimos 30 años, y eso es mucho decir si tenemos en cuenta que por ahí han pasado un forofo irredento, un independentista con aires de grandeza, un ex presidiario y un preso. En cuanto el portavoz culé dijo que Neymar iba a seguir en el Barça "al 200 por ciento" tuve claro que se iría. Cuando mi compañero Marcelo Bechler nos dijo en El Primer Palo que él estaba seguro "al 400 por ciento" de que Neymar estaba haciendo las maletas no tuve dudas y supe que no habría marcha atrás. Y cuando aquí algún maestro Ciruela de periodismo certificó que Neymar se quedaba porque Piqué lo había dicho vía Twitter le vi en un flash con la camiseta del PSG.

Leer más...

El periobarcelonismo ordena el Código Rojo contra Neymar

El ex campeón mundial de boxeo de los pesos pesados, Larry Holmes, solía decir que él fue negro una vez... cuando era pobre. Pues bien: Neymar fue un mohicano una vez... cuando estuvo a punto de fichar por el Real Madrid. "Menuda perla", escribía, cuando todo hacía indicar que el brasileño vestiría de blanco, el periobarcelonista Lluís Mascaró, y añadía lo siguiente: "El mohicano Neymar reúne todos los requisitos para fichar por el Madrid: imagen estrafalaria, carácter prepotente, comportamiento macarra y actitud egoísta. Un combinado explosivo al que hay que añadir un precio desorbitado (más de 45 millones de euros) y una misión imposible: convertirse en el anti-Messi". Han pasado 4 años desde la publicación de este preclaro texto y uno no puede por menos que esbozar una sonrisa releyendo lo que, a propósito del "desorbitado" precio de Neymar, escribió Mascaró: ¡45 millones!

Sin embargo, y seguro que sin él pretenderlo ni tampoco intuirlo, en aquel rapapolvo contra Neymar, que luego convirtió en incienso desmedido nada más fichar por el Barça, el periobarcelonista estaba dando con la clave de la posible salida traumática del jugador: "... y una misión imposible: convertirse en el anti-Messi". Está claro que, si Neymar acaba yéndose al Paris Saint Germain, el jeque le cubrirá en (más) oro, pero el económico no es el principal motivo que aducirán los Neymar para salir del Barça sino, ¡oh casualidad!, precisamente su incapacidad para competir con Messi, cuya sombra es demasiado alargada. Aún así, y pese a que este chico es muy bueno con el balón en los pies, Mascaró tenía razón cuando escribió que era un estrafalario, lo que ocurre es que Lluís lo apuntó cuando estaba a punto de fichar por el Madrid y luego corrió rápidamente a borrarlo.

Leer más...

Herramientas