El penúltimo raulista vivo
> > El penúltimo raulista vivo

Premiados en Lisboa y en Cardiff

- Juan Manuel Rodríguez - 43 comentarios

Todo es discutible en el fútbol, todo. Por ejemplo: a mí se me ha discutido durante mucho tiempo que el Real Madrid fuera el mejor equipo de la Liga de los 100 puntos y los 121 goles. Yo tuve que aguantar que se me dijera que el Madrid había ganado aquella Liga, sí, de acuerdo, pero que el mejor equipo no había sido el ganador sino el segundo clasificado, el Fútbol Club Barcelona. Si aquello se dijo en tertulias de televisión y de radio y se dejó por escrito no entiendo muy bien a santo de qué no podría afirmarse ahora con idéntica soltura, por ejemplo, que, pese a su victoria, el Atlético no fue el mejor de la pasada Liga y que el tercero, el Madrid, fue más merecedor del premio porque jugó mejor. Todo es discutible, todo. De ahí que tengan tan poco sentido los premios.

No entendí a Javier Tebas cuando insistió en algo tan surrealista como que el estadio Santiago Bernabéu hiciera un homenaje a Messi si éste superaba el registro de goles en Liga de Zarra. Pero ahora sí le comprendo cuando dice "si el voto es libre, Cristiano no gana". Si el presidente de la Liga ha puesto como ejemplo a Cristiano es porque el concedido al delantero portugués es el único de todos los premios concedidos en la gala del otro día que está fuera de toda duda. Tebas, que se explicó fatal, no quiso decir por supuesto que el voto no fuera libre o que los votantes estuvieran coaccionados para que ejercieran su derecho en una u otra dirección sino que la confidencialidad garantiza la objetividad.

Leer más »

Zidane y la mediocridad

- Juan Manuel Rodríguez - 94 comentarios

Con lo que no contaba Zinedine Zidane es con la mediocridad, "lo excelente para los mediocres" si parafraseamos a Joseph Joubert, ensayista, moralista y compatriota de Zizou, probablemente uno de los quince o veinte mejores futbolistas de todos los tiempos. Zidane contaba con el problema, que él convirtió en un reto, de arrancar en el Castilla su sueño de convertirse en entrenador. Contaba con la dificultad añadida de hacerlo en la Segunda División B y en un Grupo, el II, que emparejó allá por el mes de julio al filial del Real Madrid con una mayoría de equipos vascos y navarros, ocho en total. También contaba con lo que supondría la presencia del hombre de La Novena en los campos de Sestao, Amorebieta o Barakaldo. Todo lo tenía calculado Zidane, todo menos la mediocridad.

En cualquier otra Liga del mundo se aprovecharía la presencia de un ex futbolista de la dimensión universal de Zidane en una categoría como nuestra Segunda B para promocionarla por todo el mundo: "Fíjense que bien hacemos aquí las cosas que un ex campeón mundial y europeo con Francia está dispuesto a ganarse los galones contra el Trival Valderas de Alcorcón o contra la Sociedad Deportiva Leioa en vez de irse a la Liga de su país, en la que le lloverían las ofertas y sería recibido con una alfombra roja y en loor de multitudes". Aquí no, aquí se le denuncia. Zidane, el autor de uno de los goles más bellos de la Copa de Europa, es el denunciado, y un señor que posa con la bandera del Barça y que se define como el nuevo Quijote es el denunciante.

Leer más »

¡Watergate, Watergate!...

- Juan Manuel Rodríguez - 53 comentarios

Arrepentidos los quiere Dios sin duda. Porque llevo diciendo desde hace cuatro años exactamente lo mismo, lo mismo, lo mismo que parece descubrir ahora con cierta sorpresa el perioatletismo: los premios son una chufla. Pero cuando lo he dicho yo siempre me han respondido invariablemente lo siguiente: o "Tú estás loco" o "¿Cómo te atreves a decir sin pruebas que los premios están amañados?"... Dije en 2010 que el Balón de Oro no se lo merecía Leo Messi sino un jugador español; incluso, en el colmo de mi infinita generosidad, lo pedí para Xavi, que no se merece nada de nada y que es de largo el premio Príncipe de Asturias de la Concordia que más discordia genera en el mundillo del fútbol, un moderno Perfectus Detritus. Silencio administrativo.

Recuerdo que cuando reclamé allá por 2012, debe ser que de manera poco razonada, el premio de mejor entrenador de la Liga de Fútbol Profesional para José Mourinho justo después de que el portugués lograra con el Real Madrid la Liga de los 100 puntos y de los 121 goles, el personal me miró por encima del hombro y con cierta displicencia: "¡Ya está éste otra vez dando la paliza!"... El ganador de aquel año no fue el entrenador del equipo campeón, como ha sucedido ahora con Simeone, sino... ¡Pep Guardiola!... Nadie dijo absolutamente nada, todo el mundo miró hacia otro lado y, puesto que se la tenía jurada, el periodismo deportivo en bloque le hizo el vacío a Mou (a quien por cierto el premio le importaba un rábano, rabanete en portugués) y acabó silbando al unísono El puente sobre el río Kwai...

Leer más »

Los dodotis de Cruyff

- Juan Manuel Rodríguez - 106 comentarios

Algo sí hay que reconocerle a Pep Guardiola: su equipo jugaba en el estadio Santiago Bernabéu exactamente igual que en el resto de campos de la Liga española. Y no le fue mal, la verdad. Lo que quiero decir, y sin entrar en otro tipo de valoraciones extrafutbolísticas, es que ese Barça jugaba siempre a tocar y tocar y tocar y volver a tocar, y lo hacía independientemente del nombre del equipo que tuviera enfrente o del escenario del partido... A mí, qué quieren que les diga, me aburría soberanamente ese fútbol-adormidera, pero habrá que reconocerle a Guardiola que, al menos en eso, no mentía. El resto de su "mensaje" era una farfolla independentista aderezada de victimismo y complejo de inferioridad, pero dijo que moriría con su estilo y lo hizo.

Claro que, nada más llegar, Pep se encontró con un Puyol de 30 años, un Xavi de 28, un Iniesta de 24 y un Messi de 21. Hoy Puyol es el ayudante de Zubizarreta, Xavi no se ha ido a Estados Unidos de puro milagro, Iniesta es la sombra del jugador que fue y a Messi ya le han pillado el truco del conejo y la chistera. Lo que le pasó a Luis Enrique el sábado ya le sucedió a Cruyff en su momento. En cuanto Cruyff, que es el verdadero padre de aquella criatura a la que se bautizó con el nombre compuesto de Modelo Valors, aterrizaba en Barajas para jugar contra el Real Madrid le entraba una migraña de tres pares de narices, se acobardaba y empezaba a hacer cambios en el once titular que no tenían sentido.

Leer más »

El homenaje

- Juan Manuel Rodríguez - 63 comentarios

Club castizo y generoso, sí. Todo nervio y corazón, también. Pero, ¿en qué parte de la letra del himno que el maestro Cisneros escribiera en una servilleta de La Rana Verde en un tren camino de Aranjuez se dice exactamente que el estadio Santiago Bernabéu deba homenajear a un futbolista del Barcelona?... Si el himno dijera "Los domingos por la tarde, caminando a Chamartín, las mocitas madrileñas van alegres y risueñas porque hoy homenajearán a Leo Mesín", yo no diría nada, yo me callaría. Pero no es así. Nada, por mucho que su deportividad y elegancia hayan quedado corroboradas mil veces, obligaba en absoluto al público merengue a rendir pleitesía al jugador argentino. El homenaje no estaba escrito en la servilleta de La Rana Verde.

Lo que en su envalentonado desconocimiento reclamaba el presidente de la LFP era en realidad que la afición del mejor club del siglo XX según la FIFA y diez veces campeón de Europa inclinara la cerviz y se humillara por un récord que ni le iba ni le venía. Y aunque es cierto que el incluso el Barça se apartó elegantemente de semejante majadería, el periobarcelonismo sin embargo, tan mal acostumbrado últimamente a las añagazas que escribe en El País el secretario de Estado para el Deporte, se tomó francamente mal la negativa madridista a hacerle la ola a Leo. En realidad llevamos diez días hablando de la nada propuesta por el jefe de la Liga. Hubo homenaje, sí, pero no el que tenía previsto Tebas.

Leer más »

Manipuladora Planas

- Juan Manuel Rodríguez - 103 comentarios

Mónica Planas, la heredera en España del legado periodístico que ha dejado vacante el recientemente fallecido Ben Bradlee, escribía el otro día en su crítica televisiva que no entendía cómo era posible que 13 Televisión consintiera que en su programa La Goleada se insultara a la gente. Y esto es, para que nos vayamos entendiendo todos, como si Tarzán Migueli, que acabó con la carrera deportiva de Paco Bonet, escribiera por ejemplo que no entiende cómo es capaz Pepe de realizar esas entradas tan duras. Debe ser que Planas, como me pasa a mí, no lee su propio periódico, el periódico para el que trabaja, el que la tiene injustamente relegada a la penúltima página, el periódico Mundo Deportivo. Todos los días, todos, se insulta a alguien en MD, otrora ejemplo del mejor periodismo deportivo y hoy fanatizado adrede por mor de intereses comerciales y porque Sport se le escapa.

Hoy, sin ir más lejos, Joan Poquí dice textualmente lo que sigue referido al Real Madrid: "No es raro algo así viniendo de una entidad que hasta hace bien poco desconocía el significado de la palabra 'urna' y que siempre se ha caracterizado por el rancio caciquismo tan propio de la España más troglodita". Pero Planas, que sigue sin contestarme vía Twitter si ella cree que el periodista que afirmó que Florentino Pérez había llamado a José María Aznar por el "caso Neymar" debería ser fulminantemente despedido de su puesto de trabajo, no dice sin embargo nada de su compañero Poquí. Tampoco ha escrito nada a propósito de que Victor Lozano afirmara el pasado miércoles, y precisamente en La Goleada, ese programa que tanto le disgusta, que las primeras "seis ánforas" del Real Madrid "estaban manchadas de sangre". Así, como suena.

Leer más »

This is... Isco

- Juan Manuel Rodríguez - 98 comentarios

Es otra cultura, eso está claro. Viendo al público de Anfield puesto en pie y despidiendo con una atronadora ovación a Cristiano, Kroos y Marcelo después de un 0-3 me vinieron instintivamente a la mente las esperpénticas y bochornosas imágenes de la cabeza de cochinillo del Camp Nou, las botellas de JB, los mecheros... Estoy convencido de que el estadio Santiago Bernabéu, que es la auténtica y genuina Catedral del fútbol mundial, devolverá favor por favor y, cuando al Liverpool le toque jugar aquí en la vuelta, pasará lo mismo con los futbolistas de Rodgers, No será en absoluto necesario que la Liga de Fútbol Profesional le explique al madridismo cómo tiene que comportarse con un club caballeroso como el Liverpool y el homenaje surgirá del corazón. A Messi, que le lanzó un balonazo a un aficionado merengue, que le homenajeen en su casa, señor Tebas, si a usted no le parece mal.

Victoria de prestigio, sin duda. Porque aunque es cierto que el Liverpool no atraviesa en estos precisos momentos por la mejor racha deportiva de su historia, no es lo mismo ganarle al Ludogorets que a un equipo que tiene cinco Copas de Europa en sus vitrinas. Anoche el Madrid jugó los mejores 45 minutos de la temporada, tocando cuando era necesario y jugando en largo y saliendo a la contra cuando la ocasión lo requería. Grande Marcelo, magnífico James, Cristiano en su línea, goleador Benzema... En la segunda parte, y con la vista puesta en el partido del sábado contra el Barça, el Real Madrid levantó el pie del acelerador, de lo contrario el Liverpool probablemente se habría llevado un saco.

Leer más »

La insoportable crueldad de la democracia con el Barça

- Juan Manuel Rodríguez - 90 comentarios

La democracia está siendo bastante más cruel con el Barça que la dictadura del general Francisco Franco Bahamonde, quien al fin y al cabo, y como ha quedado demostrado y acreditado, no sólo consintió que los azulgrana ganaran muchas más Ligas que el Real Madrid en los primeros quince años, los que van de 1939 hasta 1953, sino que también salvó en el último instante al club catalán de la quiebra económica y su más que probable desaparición tras la milagrosa recalificación de penalti injusto y en el último minuto de los terrenos de Les Corts. Por todo lo anteriormente expuesto es fácil comprender por qué a Franco le hacían la ola en Cataluña en general y en el Camp Nou en particular y a santo de qué Agustín Montal le agasajaba con medallas de diversos metales preciosos cada vez que tenía el tremendo honor de visitarle en el Palacio de El Pardo.

Desafortunadamente no podemos decir lo mismo de la democracia, que está persiguiendo hasta límites insospechados y difícilmente soportables al Fútbol Club Barcelona, convertido de nuevo, una vez más, en el último bastión de la resistencia contra el totalitarismo fascista que queda perfectamente condensado en la perversa idea de "un hombre, un voto". Ante tamaña persecución sólo cabe preguntarse si en la fobia mostrada por jueces y fiscales contra el Barça no se esconderá en el fondo ese ansia permanente por pasarle al club el recibo de los evidentes favores recibidos durante el franquismo. De lo contrario no se entiende cómo la han tomado con Joan Laporta, Sandro Rosell, Leo Messi, su padre, el padre de Neymar y su hijo. Los tentáculos de la democracia, que se extienden por todos sitios, han llegado incluso hasta la FIFA, que castigó con severidad al club azulgrana sin fichar durante un año por un quítame allá esos traspasos ilegales de menores de 18 años.

Leer más »

Cristianodependencia y Messidictadura

- Juan Manuel Rodríguez - 103 comentarios

Cuando llegó Mourinho al Real Madrid todo el mundo daba por hecho que el Barcelona ganaría de calle las siguientes diez Ligas, ocho Copas y cinco Champions. Y si Mou tuvo tantos problemas en España fue, entre otras cosas, porque el portugués osó discutir uno de los recientes mandamientos instaurados por el periodismo deportivo español: "el Barça ha sido, es y será el mejor equipo de todos los tiempos". Una cosa llevó a la otra y al final los rivales se apartaban de los jugadores azulgrana, ni se atrevían siquiera a mirarles, y la superioridad acabó siendo también moral y hasta estética. Cuántas idioteces hemos tenido que escuchar a lo largo de estos últimos años, ¿a que sí?... Los Messi, Xavi, Iniesta y compañía retozaban sobre el césped con absoluta libertad como si en vez de competir estuvieran disfrutando de un soleado domingo de picnic en la campiña. Mourinho, que lo que quiere es ganar y que, como ha declarado recientemente, no cree en los modelos, demostró que a aquel Barcelona se le podía derrotar jugando de otro modo: aquello fue su perdición.

Cristiano Ronaldo llegó un año antes que Mourinho y, a la situación general de la rivalidad existente entre Real Madrid y Barcelona, sumó la suya particular. Como el club azulgrana, Messi también había sido, era y sería en el futuro el mejor jugador de la historia. Y si Messi era mejor que Di Stéfano, Pelé y Maradona, ¿cómo podía pensar siquiera ni por un minuto Cristiano que él podía darle la vuelta a la situación?... Pero, como Mou, Cristiano, a quien insultaron personalmente y trataron de hacer la vida imposible oponiendo su prepotente figura a la angelical del humilde Leo, ha demostrado que ahora mismo es mejor futbolista que Messi, más decisivo para su equipo. Cristiano no se dejó intimidar por un ambiente hostil que al final degeneró en xenofobia pura y dura hacia todo lo que viniera desde Portugal.

Leer más »

Franco y diez más

- Juan Manuel Rodríguez - 52 comentarios

Lleno hasta la bandera en el Ciutat de Valencia para ver de nuevo a Francisco Franco, resucitado a los 40 años de su muerte porTV3 y por el periobarcelonista Carles Torras, deseosa la primera por desviar cuanto antes la atención de los escandalazos del oásis y necesitado el segundo de una publicidad gratuita que su trabajo no merece. Había ganas por ver el estado de forma del 9 madridista, y la verdad es que Franco no decepcionó al respetable: cinco goles, cinco, del Generalísimo en su regreso a los terrenos de juego, la primera vez en la historia de la Liga en que un dictador marcaba tantos goles en un solo encuentro. Así las cosas, estaba cantado el titular de la prensa deportiva al día siguiente: "Franco y diez más".

Tras esta hazaña era lógico y natural esperar que se produjera por parte del Camp Nou y también por parte del Barça, que jugaba justo después, un guiño a la hazaña de quien fuera en su día el general más joven de Europa después de Napoleón Bonaparte, pero desafortunadamente el homenaje no llegó. Franco, eso sí, quiso tener pese al desplante culé un recuerdo especial para el club catalán y, emocionado y con la voz quebrada, recordó con lágrimas en los ojos cuando se le hizo entrega allá por los años 70 por parte del presidente Agustín Montal de aquellas dos magníficas medallas de Oro e, indignado, quiso desvincular dicho honor del hecho de que gracias a él se recalificaran los terrenos de Les Corts evitando así la quiebra económica del Barça y su consiguiente desaparición.

Leer más »

Suscripción

Herramientas