Menú

NO SE QUEDE SIN LA CESTA DE LIBERTAD DIGITAL

900 84 10 28
900 84 10 28

Yo no soy un imbécil de enciclopedia

Aclararé por aquí unos cuantos conceptos, con la seguridad, por supuesto, de que no servirá absolutamente para nada salvo para mi tranquilidad personal. La diferencia esencial entre las situaciones de Messi o de Mascherano (por poner sólo dos ejemplos de entre la abundantísima variedad de jugadores del Barça que han tenido problemas con el fisco) y las informaciones que anoche, a menos de 24 horas para que arrancara el Barça-Real Madrid, aparecieron publicadas en Der Spiegel (basadas, a su vez, en una serie de datos que surgieron en la web Football Leaks) sobre Cristiano, es simple: Messi o Mascherano han sido denunciados, juzgados y condenados en sentencia firme a 21 meses y un año de cárcel respectivamente por delitos contra la Hacienda pública española, mientras que lo de Cristiano es sólo (por ahora) la información que recoge un consorcio de medios de comunicación.

Por supuesto que, aunque sea llamativo, lo importante no es el momento elegido para hacer pública la información sino que ésta acabe siendo cierta. De ser falsa, los periodistas tienen un problema; de ser cierta, lo tiene Cristiano, y con él una (al parecer) larga lista de personalidades muy conocidas del mundo del fútbol. Pongamos que todo lo que se ha publicado sobre Cristiano sea verdad, partamos de la hipótesis de que, basándose en dichas informaciones, la Justicia española acaba investigando, denunciando, llevando finalmente a juicio y condenando a Cristiano por evasión de impuestos (acabo de saltarme, por cierto, a la torera, la presunción de inocencia), ¿qué es lo que jamás haría yo?...

Leer más...

Campaña a favor de Clos

No hay campaña contra Clos Gómez, no. Desde Barcelona están calentando el partido del sábado con lo mismo de siempre y, también como casi siempre, esta vez tampoco es cierto. No sólo no hay campaña contra Clos sino que hay campaña a su favor. Comprendo que haya quien esté interesado en fomentar el error de los colegiados pero, al menos en el mundo civilizado, lo que se premia es el acierto y no el error. Al periobarcelonismo le va bien con Undiano concediendo un gol ilegal a Messi o con Gil Manzano anulando un gol legal a Juanmi, pero esa no es la línea a seguir, al menos no en el "mundo normal". A Clos, por lo tanto, hay que exigirle que acierte y no que se equivoque, como por cierto viene ocurriéndole últimamente con el Real Madrid.

La campaña es a favor de Clos, a favor de que acierte, a favor de que el sábado pase totalmente desapercibido. Queremos que Clos pite bien. Añoramos los aciertos de Clos. Animamos a Clos Gómez a que prepare bien el partido, que puede ser clave en el devenir de la Liga, con profesionalidad. Si a Clos se le "aprieta" no es para que beneficie a nadie sino para que, al contrario de lo que viene sucediendo hasta ahora con el Madrid, nadie salga perjudicado del Camp Nou. Nadie quiere que se perjudique al Barça, que aún no ha perdido ni un sólo encuentro con Clos como árbitro, lo que se le exige al juez de la contienda es que sea eso precisamente, un juez imparcial. Por ahí, y no por donde sugiere el periobarcelonismo, va la campaña.

Leer más...

El bingo y la porra

"¡Vamos para bingo!", respondió Luis Enrique cuando un periodista le preguntó sobre las insoportables presiones que, según parece, está recibiendo Clos Gómez desde Madrid. Las "presiones" van todas en la misma dirección, o sea que el árbitro pite bien y acierte, aunque comprendo que otros quieran que pite mal y se equivoque. Como, por ejemplo, sucedió en Anoeta. Como, por ejemplo, ocurrió en Valencia. Como, por ejemplo, pasó en el último Barça-Real Madrid que se disputó en el Camp Nou; en aquella ocasión el equipo de Zidane acabó con diez jugadores sobre el campo y el árbitro le anuló un gol absolutamente legal a Bale y, aún así, el once veces campeón de Europa soportó el crudo invierno arbitral en pleno mes de abril y, contra todo y contra todos, ganó aquel partido. Ríete tú de los toros rojos de Gerión.

Así que no me extraña que el siempre agradable Luis Enrique (aunque este mes el título de Mister Simpatía vaya para su amigo Abelardo) quiera el bingo... porque las líneas ya las cantó. Sorprendió la designación de Clos, mucho antes de lo que suele ser habitual; yo creo que el Comité Técnico de Árbitros quiso que nos fuéramos habituando, que asimiláramos cuanto antes que el elegido iba a ser Clos por lo civil o por lo criminal, un árbitro con el que el Real Madrid nunca ha tenido suerte y el Barça toda, de hecho los culés nunca han perdido con él. Las decisiones del colegiado de turno se toman en cuestión de segundos, pero el CTA adoptó la suya de designar al aragonés Gómez con todo el tiempo del mundo, pensando y repensando, consciente de que sacaríamos a flote todos estos datos. Zidane, que es un caballero, dijo ayer que Clos hará bien su trabajo.

Leer más...

Yo iría a por Messi

Desde que el 14 de noviembre Marca diera el banderazo de salida ("Se lo piensa") a Leo Messi le han relacionado con United, City... y ahora PSG. Sólo los clubes anteriormente citados más Real Madrid y probablemente el Bayern de Múnich podrían pensar en acometer una operación económica tan sumamente compleja. Y no se trataría únicamente de dinero (de ser así se iría a China o a Qatar, siguiendo los pasos de Xavi) sino también de que a Messi pudiera garantizársele un proyecto deportivo ambicioso y que siguiera manteniéndole en lo más alto del escalafón mundial. El último en asomar la patita, como decía, ha sido el PSG que, según RTL, se habría puesto en contacto con Jorge Messi a través de un viejo conocido de la afición culé, Patrick Kluivert, que hace las veces de director de fútbol en el equipo francés.

Tal y como yo lo veo, Messi sólo tiene tres salidas razonables. La primera sería quedarse en el Barça, la segunda marcharse a la Premier y la tercera... seguir en España pero no en su club de toda la vida, o sea fichar por el Real Madrid. Pese a que algún trompetero del Barça se desgañitara en su día negándolo rotundamente, el Madrid lo intentó en su día. El Real lo intentó y el "entorno" de Messi escuchó muy atentamente lo que el Madrid tenía que decirle. Por lo que yo sé, el triple salto mortal con tirabuzón estuvo muy cerquita de producirse pero, al final, el jugador, que es un chico tranquilo, no quiso jaleos. De haberse llevado a cabo, aquella operación habría puesto patas arriba el fútbol español, europeo y mundial. Algo parecido a si mañana el Barça tentara a Cristiano y éste acabara aceptando.

Leer más...

El equipo de moda

De un tiempo para acá, y coincidiendo muy probablemente con el Mundial que ganó España y que nos volvió algo pedantes y un poco horteras, el periodismo deportivo patrio se suele mostrar muy despreciativo con los rivales tanto de la selección como de nuestros clubes punteros, especialmente con los del Real Madrid y el Barcelona, que según algunos deberían ganarlo todo siempre. Olvidamos que al fútbol se juega contra alguien, y que ese "alguien" no tendrá ni tanto presupuesto ni jugadores tan extraordinarios pero prepara el partido durante toda la semana al menos con la misma profesionalidad. Ayer, tras el empate a uno de Anoeta, se me llevaban los demonios oyendo a unos y a otros afirmando que el Barça había jugado muy mal; no es cierto, o al menos no lo es del todo: la Real Sociedad jugó magníficamente bien.

La Real de Eusebio es el equipo más en forma ahora mismo. Le pegó un baño al Atlético de Madrid, al que ganó por 2-0, y anoche le dio otro al todopoderoso Barcelona, que si no acabó agachando la cerviz fue única y exclusivamente porque Gil Manzano (o su juez de línea o el cuarto árbitro o quien fuera) anuló un gol absolutamente legal a Juanmi, que enganchó el rebote de un chutazo de Carlos Vela al larguero en posición claramente reglamentaria. Como la jugada no ofrece dudas, Juanmi estaba nítidamente por detrás del defensa culé y el asistente sólo tenía que ocuparse de esa posición, vuelven a surgir una vez más todas las dudas del mundo acerca de los arbitrajes que le tocan al Barça, que, con el reglamento en mano, podría irse fácilmente a los diez u once puntos de distancia con respecto al líder de Primera, el Real Madrid.

Leer más...

Nacho, huye de Latham & Baker & Austin & Ellis Abogados

A punto estuvo Nacho de irse a la Roma este verano. Ojo, a la Associazione Sportiva Roma, un club italiano con mucha tradición, sí, pero que no es ni por el forro el Real Madrid. Estoy seguro de que Nacho sería titular indiscutible en la Roma; es más, él mismo está seguro de que sería titular en la Roma porque, de lo contrario, no habrían venido a por él. Pero, como decía antes, la Roma no es ni por asomo el Real Madrid, más que nada porque ningún club de fútbol del mundo es ni por asomo el Real Madrid. Por eso, porque Nacho prefirió ser cola de león antes que cabeza de ratón, el madrileño eligió quedarse en su club de toda la vida, cuestión ésta que no acaban de entender en la prestigiosísima firma Latham & Baker & Austin & Ellis Abogados, que se apunta a un bombardeo contra el Madrid.

Sólo te digo una cosa, querido Nacho. Huye. Corre. Sal pitando. No mires hacia atrás. Y no me refiero, por supuesto, al Real Madrid, que, hagas lo que hagas en el futuro, continuará siendo tu casa para siempre. Huye de Latham & Baker & Austin & Ellis Abogados. Corre como si no hubiera un mañana. No atiendas sus SMS. No cojas sus llamadas. Pasa de sus watshapp. No mires tu correo electrónico. Con Latham & Baker & Austin & Ellis Abogados pasa como con los vampiros, que si los invitas a pasar a tu casa se apoderan de tu alma. No hay vuelta atrás. Y, además, no es cierto que sea una firma tan prestigiosa como van diciendo ellos mismos por ahí. Te usan, Nacho, y luego te dejan tirado en la primera cuneta que encuentran.

Leer más...

Karim y la mala prensa de Benzema

Hay futbolistas con mala y con buena prensa. Benzema e Isco son un claro ejemplo de lo primero y lo segundo respectivamente. No sé por qué, probablemente porque Florentino Pérez se fue hasta su casa para convencerle para que fichara por el Real Madrid, pero desde el primer día Benzema tuvo mala prensa. Y, por muy bien que a uno le vayan las cosas, la mala prensa siempre está ahí, esperando agazapada a la vuelta de la esquina, paciente y consciente de que, al final, las cosas te volverán a ir mal en algún momento de tu carrera deportiva. Lo que se está reclamando con ese 4-4-2 por parte de la buena prensa de Isco y la mala de Benzema no es en el fondo otra cosa que la salida del equipo del segundo en detrimento del primero.

Como el periodismo deportivo es ventajista se habla sólo del último partido. El penúltimo de Isco en el Calderón en la primera parte fue sublime, recordándonos a todos al Isco genial del Málaga, asumiendo el mando de las operaciones y dando coherencia a todos y cada uno de los movimientos del Madrid en ataque. Pero anoche, en Lisboa, ante el Sporting de Portugal, con Isco en el campo y Benzema fuera de él y un 4-4-2, el equipo de Zidane volvió a sufrir muchísimo para acabar ganando... gracias al magnífico cabezazo de Benzema a pase de Ramos. Lo bueno de un esquema táctico dibujado sobre la pizarra es que es maleable también para nuestros intereses; así, cuando recuerdas que el Real Madrid le metió por ejemplo 4 al Bayern en Munich jugando con la BBC, los amantes del 4-4-2 te insisten en que aquello fue en realidad un 4-3-3 puesto que Bale se aplicó mucho en defensa. O sea, al final todo depende del jugador, como dijo Zidane tras el 0-3 del Calderón.

Leer más...

Alcácer y la peor operación deportiva de la historia

En septiembre vaticiné que Alcácer se iba a hinchar a jugar al mus... y me equivoqué. Ni al mus está pudiendo jugar el bueno de Paco, a quien no para de entrarle "perete" y cuando, de Pascuas a Ramos, Luis Enrique decide darle un par de reyes, no sabe hacer otra cosa que pasar y pasar. Porque, además del color de la camiseta, Alcácer ha mudado también de personalidad y de animal depravado y desalmado del área ha acabado por transformarse en lindo e inofensivo gatito; como los malos tenistas que entran en crisis en mitad de un partido, nuestro Paco ya va hablando solo por el campo, maldiciendo sus fallos, implorando un pelín de fortuna, gritándole al cielo eso de "¿Por qué yo, Dios mío?"... La respuesta es sencilla: porque tú lo quisiste.

Porque conviene recordar que fue Alcácer quien insistió en cambiar de aires. Luego, puesto entre la espada de la insistencia y la pared del desafío, el dueño del club cedió a las pretensiones de la estrella valencianista, pero el origen de todo no estuvo en Lim, no, sino en el delantero. Para más inri, el Barça tampoco pensó en Paco como primera opción sino que fue el tercer o cuarto delantero por el que apostó el director deportivo Robert (o) Fernández. Aún así, y pese a saber que cambiaba el status de líder, héroe local y titular por el de extra para escenas peligrosas de los Messi, Suárez y Neymar, Alcácer arriesgó. A día de hoy puede decirse que estos han sido probablemente los peores cuatro meses en la carrera deportiva de Paco.

Leer más...

Zidane, un señor francés que pasaba por allí

La marioneta (Javier Ares dixit), que no hace ni siquiera un año que cogió el equipo, lleva sin perder un partido desde abril, ya va para nueve meses, está líder de la Liga, ha ganado la Champions League y la Supercopa de Europa y lo más normal es que dentro de unos días gane el Mundial de clubes. No está mal para alguien cuyos hilos maneja desde la sombra Florentino Pérez, quien por cierto maneja todos y cada uno de los hilos posibles y desde todas las sombras que nos acechan. Si, tal y como aseguró en su día el periodista deportivo, Zidane no es más que la prolongación en el banquillo del malévolo presidente del Real Madrid, habrá que concluir que, además de ser un director deportivo extraordinario, Pérez es un técnico sensacional, al nivel de los mejores.

Ahora en serio: como no hay modo humano de sustraerse a los éxitos de Zidane (ya llegarán los fracasos, ya, un poquito de paciencia), y como la realidad vuelve a dar la espalda, una vez más, a los negros nubarrones que algunos extendieron sobre la auténtica capacidad del francés para pilotar la nave merengue, hay que buscarle tres pies al gato. La flor, o sea la suerte, también conocida como baraka, ha sido hasta ahora el más recurrente. Pero, después de la lección táctica que Zizou le dio a Simeone (el rey de los tácticos) este sábado como fin de fiesta en el Calderón, he oído y he leído algunos de los comentarios más surrealistas de los últimos tiempos. Por ejemplo, he oído que a Zidane le vino bien la lesión de Benzema porque así pudo jugar como en realidad él no quiso jugar nunca, o sea con un 4-4-2 con Lucas Vázquez. ¿No es fantástico?

Leer más...

Toda la presión es del Atleti

Aquí, no nos engañemos, el que se la juega de verdad es el Atleti: a seis puntos del Real Madrid y a 4 del Barça, si el Atleti pierde y el equipo de Luis Enrique gana al Málaga en el Camp Nou, el equipo colchonero quedará a 9 y 7 puntos respectivamente. ¿Imposible ganar la Liga?... No hay nada imposible, tal y como demostró precisamente el Real Madrid la temporada pasada metiéndole el miedo en el cuerpo al Barça y, al final, quedándose a un puntito de nada, pero sería muy complicado que los dos de arriba desperdiciaran un colchón tan mullido como ése. Además, el Atleti se la juega porque hoy se disputa el último derbi liguero en el estadio Vicente Calderón: presión añadida puesto que querrán que en los libros de historia se conserve un buen recuerdo de esta despedida.

Se la juega el Atleti y, más concretamente, el Cholo Simeone. Tan cierto es que Simeone le ha cambiado la cara al equipo colchonero como que en el subconsciente colectivo rojiblanco está instalada la idea (que ellos negarán en público y con cierta indignación además) de que el Cholo falló en las dos grandes citas contra el Real Madrid, las dos finales de Champions que acabaron con La Décima y La Undécima en las vitrinas del estadio Santiago Bernabéu. Tan sonado dejó al Cholo el último batacazo que incluso estuvo dudando entre seguir o irse definitivamente al Inter, que le lleva persiguiendo desde tiempos inmemoriales. Simeone, eso es cierto, acabó con aquella maldición de los catorce años sin ganar al Madrid, pero arrastra una cruz personal e intransferible con las dos Copas de Europa, un clavo que quizás no pueda volver a sacar jamás con otro clavo.

Leer más...

Herramientas