Menú

AMPLIACIÓN DE CAPITAL LIBERTAD DIGITAL, S.A.

FASE PREFERENTE: HASTA EL 20 DE SEPTIEMBRE

Pinche aquí para ver las bases

Un pequeño paso para Raiola, un gran paso para Pogba

El Real Madrid tiene a los mejores futbolistas del mundo (y este año, además, dos por posición) porque cuando un jugador le interesa de verdad va desde el principio con armas y bagajes a por él, sí, pero también porque al futbolista en cuestión le conviene recalar en el once veces campeón de Europa. Tiene que ser, para que nos entendamos, una atracción mutua porque, de lo contrario, la relación está condenada al fracaso. Robinho, por ejemplo, no comprendió que al firmar por el Real Madrid ya había alcanzado la cima del fútbol mundial; Özil tampoco. No hay ningún jugador por encima del club, ninguno; de ahí precisamente que cuando Cristiano dijo que no era feliz aquí, servidor firmase un artículo aquí mismo sugiriendo que lo mejor para todos era que el Real Madrid le liberase de su compromiso y le dejase volar; aquello, por cierto, me valió los más duros reproches por parte del madridismo y luego, pasado el tiempo, el propio Cristiano reconoció que se había equivocado con aquellas declaraciones.

Así que cuando una gran estrella del fútbol mundial quiere venir al Real Madrid... tiene que dar el primer paso. Zidane lo hizo, agotado del proyecto de la Juve; Ronaldo y Beckham también. Cristiano pidió al United que le pusiera precio y Bale amenazó con colgar las botas si no le dejaban cumplir con su sueño. El único que llegó aquí a regañadientes, quizás porque en su fuero interno jamás pensó que el Barça le iba a dejar marchar ni tampoco que Florentino Pérez fuera a ganar las elecciones, fue Luis Figo, pero, después de jugar en ambos equipos, el portugués es hoy uno de los embajadores del madridismo por el mundo. Todos los futbolistas anteriormente citados, desde Ronaldo hasta Cristiano, estaban prisioneros de la ambición por ser aún mejores jugadores de lo que ya eran y tenían además una potente cultura futbolística que les ayudaba a distinguir entre grandes clubes (United, Juve, Fútbol Club Barcelona...) y el mejor club.

Leer más...

Lopetegui entra con el mal pie... de Villar

Julen Lopetegui entra con mal pie y tocado del ala en la selección, y no por él, que aún resulta una incógnita, sino por quien lo eligió para el puesto, Ángel Villar, que después de 28 interminables años en el cargo es una negativa certeza absolutamente para todo el mundo. Poco antes de nombrar a dedo al técnico vasco, Villar se jactaba en una reunión con los hombres y mujeres del "fulbol" de los palos de ciego que dábamos los periodistas a propósito del sustituto de Vicente del Bosque: "Mienten, y lo hacen porque no tienen ni idea"; le faltó una sonora y abracadabrante carcajada y, de fondo, el sonido de un rayo. Esas palabras me inducen a pensar que, como ha sucedido a lo largo de la historia con otros dictadores, lo que motivó realmente la elección de Lopetegui no fue su valía profesional sino el hecho de aparecer en las quinielas por detrás de Caparrós o de Jémez.

En el cónclave que organizaron Ángel con María, María con Villar y Villar con Ángel, Joaquín, que era el favoritísimo, entró Papa y salió Cardenal; quién sabe si el utrerano no sería hoy seleccionador si los medios de comunicación hubieramos hablado un pelín menos de él. Yo creo que el propio Caparrós, que no mentía cuando decía que nadie de la federación se había puesto en contacto con él, llegó a la conclusión de que tanta exposición mediática perjudicaba su candidatura, pero se dio cuenta demasiado tarde y, cuando quiso retirarse, el señorito del cortijo federativo ya estaba herido en su amor propio. Así que, incluso contra la opinión generalizada de su propia junta directiva, Villar cogió el miércoles por la noche el teléfono, llamó personalmente a Lopetegui y le dijo: "Tú eres mi hijo".

Leer más...

El espejo de Lopetegui

Fue ayer, a eso de las tres menos veinte de la tarde, cuando los druidas de la federación española de fútbol, encabezados por Villaramix, desvelaron a la humanidad el resultado de la visión que había tenido al arúspice contratado para ver el futuro de España; hacia el mediodía, el arúspice había leído las entrañas de una gallina, y éstas le habían indicado que de Asteasu, en la provincia de Guipúzcoa, llegaría a lomos de un corcel blanco un hombre cuyas iniciales respondían a J.L.A. y que, para más señas, ya había trabajado con anterioridad para los druidas del "fulbol". Villaramix, que en esos momentos estaba preparando una pócima que le convirtiera en irresistible a ojos de la UEFA, pegó un brinco y exclamó: "¡Eureka, lo tengo... Lopetegui!". Así sea, dijo el arúspice. Lopetegui. Habemus lego.

Lopetegui es un seleccionador de consenso... sin consenso. Me explico: Villaramix y Jorge Pérez, que es el traidor de esta historia, no se hablan, y sin embargo ambos coincidían, incluso desde antes de que el arúspice leyera en las entrañas de una gallina el futuro de la selección nacional, que Julen podía ser el hombre adecuado para sustituir a Sor Del Bosque. Veremos. De la rueda de prensa del nuevo seleccionador y posterior "posado-robado" por casi todas las emisoras de radio (en EsRadio preferimos no perder el tiempo de los oyentes) no se puede extraer ninguna conclusión, ni buena ni mala: palabras de agradecimiento, frases huecas, abrazos, palmaditas... lo normal puesto que Julen acaba de aterrizar en el cargo. Algo bueno sí tiene de entrada el nuevo seleccionador y es que, entre los futbolistas del Barça y los del Madrid, Lopetegui luchará por todos, y no como Del Bosque que sólo lo hacía por los culés. O al menos eso espero.

Leer más...

Raiola toma el dinero del United y corre

Anoche contaba Sergio Valentín en El Primer Palo que el Real Madrid había decidido abandonar la puja por Paul Pogba por una cuestión económica. Pensaba añadir "por una simple cuestión económica", pero el caso es que el fichaje del todocampista francés puede ser de todo menos simple: no es simple la cantidad de dinero que, al parecer, está dispuesto a poner el United de Mourinho por él: 120 millones de euros; tampoco es simple el representante del chico, el tristemente conocido Mino Raiola, una bomba de racimo humana; y, por último, no es simple el propio jugador. Si, tal y como anunciaba ayer por la noche L'Equipe, la operación está cerrada con el club inglés, Pogba se convertirá en las próximas horas en el fichaje más caro de la historia del fútbol, así que la cuestión no tiene nada de simple. Si Zidane se hubiera cerrado en banda por Pogba, Florentino Pérez habría tirado la casa blanca por él, pero tampoco es el caso.

Tal y como se está poniendo el fútbol, y con la Premier con más pasta fresca que nunca, el Real Madrid está inevitablemente abocado a detectar bolsas semiocultas de nuevos jugadores, futbolistas muy jóvenes y con gran proyección de futuro. Pero el caso es que también empiezan a pagarse cantidades astronómicas de dinero por futbolistas cada vez más tiernos: el United pagó 80 millones por Martial, que tiene 20 años, mientras que Renato Sanches, que parece confirmado que tiene 18, acaba de fichar por el Bayern por 35 millones más otros 45 en variables. Por Pogba, que tiene 23, está dispuesto a pagar 120 millones el United, y André Gomes, que tiene 22, podría salirle al propio Real Madrid por 60. Así las cosas, hay que apostar por los Martin Odegaard, Marco Asensio o Sergio Díaz, que tienen 55 años entre los tres.

Leer más...

Del Bosque, Guardiola y el desertor Puyol

A Vicente del Bosque, que sigue en Babia, no se le ocurrió otra cosa que decir el otro día que Pep Guardiola podía ser un magnífico seleccionador nacional: "¿Por qué no un catalán?"... Un catalán por supuesto que sí, un catalán desde luego, pero ese catalán en concreto, ese catalán que reconoce que si él jugó con España fue porque no le quedaba más remedio, ese catalán que dijo en una rueda de prensa que él procedía de "ese país pequeñito de ahí arriba", ese catalán que apoya abiertamente el proceso secesionista e ilegal, ese catalán que ningunea a España cada vez que puede, el día de su presentación como nuevo entrenador del City sin ir más lejos, ese catalán jamás, ese catalán nunca. Cataluña es España y un catalán puede ser perfectamente presidente del Gobierno, pero... ¿Artur Mas? ¿En serio? ¿Mas presidente de España?... Entre la bondad y la estupidez más supina existe una frontera muy fina que Vicente del Bosque insiste en cruzar cada vez que puede.

El ex seleccionador, que permaneció en pie y en silencio en el palco del deshonor mientras se humillaba a su Rey y se pitaba el himno nacional, se refirió a Guardiola, que es catalán, pero no, por ejemplo, de Carles Puyol, que también lo es. Ya sé que, una vez colgadas las botas, la carrera profesional de Puyol no está yendo por ahí de momento, pero el concepto sigue siendo el mismo. Sor Vicente tuvo unas palabras elogiosas ("es el mejor del mundo") hacia un entrenador de fútbol que se ha destacado claramente por ser un enemigo declarado de España, olvidando que el mejor seleccionador español tiene que ser antes que nada uno que ame a su país: la nación por encima de la selección y no al revés. Pep Guardiola sabrá muchísimo de fútbol pero no quiere a España y piensa que Cataluña debe independizarse, pero eso a un supervisor de nubes no le importa demasiado.

Leer más...

El ser o no ser de Paul Pogba

Hay quien, fiel a su tradición, trata de enfrentar a las primeras de cambio de esta nueva temporada a Florentino Pérez y a Zinedine Zidane, no sea que al Real Madrid le vuelva a ir bien un año más y acabe ganando La Duodécima. El asunto de presunta disputa entre ambos sería esta vez Paul Pogba, un magnífico jugador que pertenece a la Juventus de Turín y por el que el Manchester United de mi Jose Mourinho estaría dispuesto a abonar unos no menos magníficos 125 millones de euros. En El Primer Palo de ayer, Juan Pablo Polvorinos, el último higuainista vivo sobre la faz de la tierra, sostenía que si la Juve estaba dispuesta a pagar 95 millones por Gonzalo es porque los valía, y tiene razón: si los pagan es porque los vale pero... ¿los vale?... Ya me entienden. Yo creo que, por mucho que los paguen, no los vale. ¿Vale 125 millones Pogba?... Si los acaban pagando, que eso lo tengo que ver con mis propios ojos, será que los vale, pero... ¿de verdad los vale?... Yo creo que no.

A ver cómo funciona esto: entonces si Florentino trae a Pogba, por el que hay un club que está dispuesto a pagar la mayor cantidad de dinero jamás abonada por un jugador a lo largo de toda la historia del fútbol mundial, es porque hace caso a Zidane, pero si no lo trae... ¿es porque no le hace caso y Zizou es un monigote?... Yo elevaría un pelín el listón argumental, no vaya a ser que los lectores se piensen que les tomamos por imbéciles. A Florentino Pérez le "crujieron" en su día por gastarse 95 millones por Cristiano, 99 por Bale, 80 por James e incluso 42 por Modric, que según alguno de estos gurús de medio pelo iba a ser menos importante para el Real que Song para el Barça: ¿y ahora la prueba del algodón de que el presidente del club blanco confía en su entrenador va a ser que pague 125 millones por Pogba?... Son, son, para que tú la bailes; son, son, para cantarlas al viento.

Leer más...

Blatter, el hombre de las bolas calientes

Hace ahora justo un mes que Joseph Blatter salió denunciando la existencia de "bolas calientes" en algunas competiciones internacionales. Todas las pistas conducían directamente a la Champions porque el inhabilitado presidente de la FIFA acusaba a la UEFA de su archienemigo y también inhabilitado Michel Platini pero exculpaba, por supuesto, a la organización que él mismo había presidido hasta hacía bien poco. Aquellas declaraciones de Blatter pasaron sin pena ni gloria, del mismo modo que nadie hizo caso, por mucho que servidor insistió en que alguien con mando en plaza indagara en la conversación entre Villar y Rosell, la del "qué más quieres que te dé, Sandro, si ya te lo he dado todo", o repreguntase al ex vicepresidente culé Alfonso Godall qué quería decir con aquello del "saldo arbitral favorable". Tampoco se hizo caso de lo dicho por Simeone hace ahora un año: "La Liga está peligrosamente preparada para el Real Madrid".

Las palabras de Blatter pasaron, como decía, sin pena ni gloria, y eso provocó mucha indignación entre un amplio sector del periobarcelonismo y del perioatletismo que veía cómo se le escapaba ante sus ojos la suculenta posibilidad de manchar de algún modo (más) la consecución de La Undécima, que ha hecho un daño irreparable. Lo que yo digo es muy simple: investíguese todo, absolutamente todo; investíguese todo hasta el fondo, afecte a quien afecte e independientemente del color de la camiseta; investíguese todo caiga quien caiga. Investíguese si es cierto que Villar le dijo a Rosell en un céntrico hotel madrileño que ya no le podía dar más. Investíguese qué quiso decir Godall con aquello de que el trato arbitral había mejorado mucho con la llegada a la presidencia del Barça de Joan Laporta. Investíguese por qué dijo Simeone que la Liga estaba preparada para el Madrid. Investíguese también, por supuesto, lo dicho por Blatter. Ahora bien, lo que me llama la atención es que quien abomina del villarato y pasa por alto la denuncia sin pruebas de Simeone... defienda de repente el platinato porque cree que le beneficia a él.

Leer más...

Del Bosque, la abeja Maya y el país multicolor

Es un hecho que Del Bosque no está sabiendo irse. Debió hacerlo tras el fiasco que supuso el Mundial de Brasil... pero no lo hizo y se aferró como una lapa al cargo. Y, tras la debacle de la Eurocopa, tendría que haber anunciado su dimisión irrevocable, pero nos tuvo a todos otra semana mareando la perdiz; estoy convencido de que si España hubiera alcanzado las semifinales, Vicente habría tenido la excusa perfecta para continuar otros dos años más, hasta el Mundial de Rusia o incluso más allá, pero fue tal el desastre francés que no le quedó más remedio que anunciar que se iba "por el bien del fútbol español". Por el bien de la selección nacional debió irse en 2014... pero siguió por su propio bien; en ese sentido, y salvo contadísimas excepciones, Del Bosque no es nada original ni supone una excepción.

Para mí Del Bosque ha sido relevante mientras ha sido entrenador del Real Madrid y luego seleccionador nacional. Quiero decir que no recuerdo por su parte una frase, un pensamiento o, ya puestos, una innovación táctica que provocara en mí un interés especial o me hiciera reflexionar durante un rato largo. Nada. Niente. Rien. Nichts. Cero patatero. Ni frío ni calor. Como entrenador, Vicente ha sido francamente pueril y su indudable éxito deportivo, que lo ha tenido y con creces, se ha debido a su estilo familiar de "gestionar los egos". Pero ayer, al verle en Telemadrid diciendo que hay periodistas que se alegran de los fracasos de España y añadiendo a continuación que quienes le criticamos carecemos de valores he caído en la cuenta de que el seleccionador es pueril por el simple hecho de que también lo es la persona.

Leer más...

Miquell Cardenall, la musa culé: ¿orgulloso del Barça?

El inspirador de la campaña "Todos Somos Leo Messi" no es otro que el actual secretario de lo que nos queda de Estado para lo que nos queda de Deporte, Miquell Cardenall i Carro. A propósito del espinoso asunto de Neymar, Cardenall firmó (no sé si escribió) un artículo en El País el 3 de marzo de 2014 titulado "Orgullosos del Barça" en el que, coma arriba y acento abajo, sugería las líneas maestras generales de la actual campaña a favor de Messi, condenado a 21 meses de prisión, que no cumplirá, por el delito de fraude fiscal. Hace dos años y cuatro meses, Cardenall decía cosas como estas: "Me rebelo a la desmesura a la que asisto, cuando el club es acosado y acusado", "El Barcelona podría presumir de ser el equipo que más impuestos genera" o "El Barcelona tenía motivos para sostener la convicción de que actuaba conforme a la legalidad".

Es como si los asesores del portavoz culé, Josep Vives, se hubieran limitado a copiar y pegar el artículo de Cardenall i Carro, borrando, eso sí, el nombre del Barça y sustituyéndolo por el de Messi, contra quien se ha iniciado una "cacería". Hoy no es el Barça quien paga más impuestos sino Messi, que es el primer contribuyente de España. Hoy no es el Barça quien tiene la convicción de haber hecho las cosas conforme a la legalidad sino Messi, que no sabía nada de nada y confiaba en su papá. Lo que está haciendo hoy la junta directiva del Barça es seguir los pasos del máximo responsable del deporte español, un alto funcionario del Estado, a la sazón catedrático de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social, que ya dejó caer en aquel artículo infame la posibilidad de que efectivamente se estuviera persiguiendo al Fútbol Club Barcelona... desde otros organismos del Estado. Sublime.

Leer más...

Messi: ¿los dioses pagan a Hacienda?

No creo en absoluto que Messi pase de la bochornosa y lamentable campaña que ha puesto en marcha el Fútbol Club Barcelona a través de las redes sociales. Es más, pienso que si Bartomeu y compañía se han sentido en la obligación moral de tener que escenificar su solidaridad hacia el futbolista es precisamente porque el entorno de Leo habrá dejado caer como quien no quiere la cosa que el club estaba dejándolo solo y que esa soledad podría ser una chinita, o quién sabe si un chinazo, en el camino de su futura renovación y ampliación de contrato (la octava, si mal no recuerdo) con el club azulgrana: vamos, que les ha entrado el canguelo. Así que en las playas de Ibiza o en las montañas del Gran Cañón del Colorado, Messi, los Messi, Messi papá y Messi hijo, Messi hijo y Messi papá, aparecen nuevamente al fondo a la derecha de este ridículo espantoso... que hace el club, no ellos.

Tampoco creo que Messi sea un "capo de una estructura criminal", tal y como dijo el abogado del Estado, Mario Maza, haciendo honor a su apellido. Simplemente creo que Messi quería pagar menos dinero... y se dejó llevar, y no preguntó, y miró hacia otro lado. Desconozco sinceramente si los 21 meses de condena, que al final no será efectiva, son muchos o pocos, y tampoco sé si con el jugador argentino se ha cometido un agravio comparativo con respecto a otros deportistas de élite que se encontraron en el pasado en idéntica situación; lo que sí sé es que, por muy ridícula que sea, esa campaña del Barça, club modélico según el desastroso secretario de lo que nos queda de Estado para lo que nos queda de Deporte, puede acabar calando en determinados estratos de la población, los menos preparados y, por lo tanto, los más fanatizados, aquellos que comparan a Leo con un dios: ¿Los dioses pagan a Hacienda?

Leer más...

Herramientas