El penúltimo raulista vivo
> > El penúltimo raulista vivo

Gayà y la incómoda verdad de Mario Alberto Kempes

- Juan Manuel Rodríguez - 45 comentarios

Dice Amadeo Salvo que Florentino Pérez le confesó hace poco que el Real Madrid no estaba interesado en Gayà. Rocambolesco: la casa de Lancaster adivirtiendo a la de York de su próximo ataque. No se lo cree ni él. Si hay algún club del fútbol español que no se ha hecho precisamente acreedor de lealtad por parte del Real Madrid es el Valencia. O, por mejor decir, los directivos del Valencia. El último ejemplo fue el de Villa: con todo hecho, Manuel Llorente rompió el pacto de caballeros y pidió más tela; Florentino dijo "no", David acabó en el Barça y Benzema en el Madrid: operación redonda. Por eso comprendo perfectamente que, en el hipotético caso de que Gayà interesara al Real, que yo creo que interesa y mucho, Florentino Pérez le dijera a Salvo que no es así, del mismo modo que admito que Salvo pueda traicionar a Florentino haciendo pública una conversación privada y así colocar a los pies de los caballos al malvado Florentino, que eso vende mucho en Valencia.

Si Florentino ha dicho que quiere a Gayà, el Valencia puede renovarle por 200 millones que se irá al Madrid. Ojo que la frase podría ser mía pero no lo es, la frase es del futbolista acaso más emblemático de toda la historia del equipo che, el señor Mario Alberto Kempes. Pero Kempes dijo algo más, que también suscribo yo: "El Valencia es un equipo grande e importante pero el Madrid... es el Madrid", momento en el cual sería también oportuno citar los Evangelios: "Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres" (Juan 8:32). Pero lo cierto es que la verdad de Kempes, una verdad, todo sea dicho de paso, más grande que un templo, le trajo innumerables problemas al Matador, triturado al instante por la máquina de picar carne en que han acabado por transformarse las redes sociales, lapidado en 140 caracteres, humillado y obligado finalmente a rectificarse... a sí mismo. La caraba.

Leer más »

Y Villar resucitó a Jesús Gil

- Juan Manuel Rodríguez - 41 comentarios

La escena que se produjo ayer en la madrileña clínica Cemtro, justa receptora por cierto de la acreditación de centro médico de excelencia otorgada por la FIFA, habría sido un regalo digno sin duda del ingenio de Enrique Jardiel Poncela o de Miguel Mihura. Por lo demás dicho suceso explica en unas pocas décimas de segundo la situación actual del fútbol español mucho mejor de lo que puedan hacerlo un artículo de opinión, un reportaje de televisión o varios programas de radio. Al panal de rica miel del doctor Guillén dos mil moscas acudieron: Enrique Cerezo, Ángel Torres, Juan Antonio Orenga, Alejandro Blanco, una amplia representación política encabezada por Soraya Sáenz de Santamaría y... los protagonistas de nuestra historia: el inefable Miguel Ángel Gil Marín, a la sazón consejero delegado del Atlético de Madrid, y el desconcertante Ángel María Villar, propietario del cerebro que rige los destinos del fútbol español desde que el Politburó decidiera destituir a Borís Yeltsin.

La imagen, captada por La Sexta, nos muestra, como decía, a Villar estrechando la mano de Gil Marín. El primero pregunta: "¿Qué tal tu padre?", y el segundo responde "Bien, bien". Vayamos por partes: ¿Por qué le pregunta Villar a Gil Marín cómo se encuentra su padre si, como todo el mundo sabe, Jesús Gil falleció en el año 2004? ¿O es que Villar sabe algo que nosotros desconocemos?... Lo digo porque en su día corrieron por la red los típicos rumores de que, como en los casos de Walt Disney o Elvis Presley, Jesús Gil también podría haber fingido su muerte para que todos le dejáramos tranquilo de una vez: ¿Estaría acaso respaldando el conspiranoico Villar tan estrafalaria teoría?... Y, en caso contrario, ¿cómo es posible que puedan patinarle tantos las neuronas al presidente de la federación española de fútbol? ¿Y cómo se justifica el hecho de que un caballero capaz de preguntar cómo está una persona que lleva muerta más de diez años continúe presidiendo la federación deportiva más importante de un país que se presupone serio?

Leer más »

La medicina del Atleti

- Juan Manuel Rodríguez - 124 comentarios

El Atleti probó anoche en Alemania de su propia medicina, de la que él suele ir repartiendo sin receta por los campos de España, y lo hizo además por dos motivos: porque el Bayer Leverkusen sacó la guadaña con descaro y porque el árbitro checo Pavel Královec colocó tan alto el listón de la "intensidad" que resultó imposible distingirla de la violencia pura y dura. Lo dije ayer con motivo del Elche-Real Madrid de Liga y lo repito hoy con motivo del Leverkusen-Atleti de Copa de Europa: si un equipo pega es sencillamente porque hay un árbitro que lo consiente y que por lo tanto está renunciando a hacer bien su trabajo. Y en O.K. Corral no sobrevive el que dispara mejor y más rápido sino aquel que lo hace de noche y por la espalda, conocedor de antemano de que o bien el sheriff está en nómina de los malos o bien es un pobre hombre sin personalidad... y está en nómina de los malos.

El Leverkusen pegó y el Atleti recibió porque, del mismo modo que los equipos acabaron pillándole el truco al Barça de Guardiola, en Europa empiezan a saber cómo hay que jugarle a Simeone. Por supuesto que el Cholo no dijo ni mu de la "intensidad" alemana, sólo faltaría; habría sido tan raro escuchar a Simeone quejarse de la dureza de un rival como ver a Vinnie Jones impartiendo un Máster sobre las buenas costumbres, urbanidad y cortesía sobre un terreno de juego, un auténtico dislate. Eso no quiere decir por supuesto que el Atleti no tenga rachas de buen fútbol o que no jugara bien ayer el Bayer Leverkusen, eso quiere decir que hay equipos a los que se les consiente más que a otros y que, a la larga, eso supone un perjuicio notable para aquellos que no emplean las mismas armas.

Leer más »

Esto de la Champions pilló a Pellegrini jugando al Candy Crush

- Juan Manuel Rodríguez - 125 comentarios

Como le pasó a Celia Villalobos con el debate sobre el estado de la nación, la Champions también pilló anoche a Manuel Pellegrini jugando al Candy Crush. A Pellegrini, que es un tipo tranquilo, siempre le viene mal todo este lío de la Copa de Europa: pensar en el rival, hacer una alineación, preparar la maleta cuando juegas fuera... Un "marrón", para qué nos vamos a engañar. Y aún es peor si te toca contra el Barça. Seamos sinceros: ¿Cuántas posibilidades tiene el City de eliminar al Barça? ¿Una entre un millón?... Lo que de verdad le gustaría a Pellegrini sería ver la Copa de Europa por la tele, por ejemplo al Chelsea de Mourinho, que es un maleducado y que hace muchos aspavientos en el banquillo. Pero a un auténtico caballero jamás se le molesta por la Champions, hasta ahí podíamos llegar.

Cuando el sorteo emparejó al Real Madrid con el Schalke 04 y al Barcelona con el Manchester City, el periodismo deportivo, que es de piñón fijo, dijo lo mismo de siempre: bomboncito para los blancos y rival complicadísimo para los culés. Y yo me pregunto: ¿Por qué?... Al Schalke lo dirige Roberto di Matteo, que aunque sólo lleva entrenando desde el año 2008 ya sabe lo que es ganar una Copa de Europa, mientras que al City lo entrena Pellegrini, que lleva veintiséis años en los banquillos y jamás ganará una Copa de Europa. Aún así Di Matteo, que es tan educado como Pellegrini o incluso más, que dice "buenos días" por el día, "buenas tardes" por la tarde y "buenas noches" por la noche, y que cuando se va a dormir dice "hasta mañana", no cuenta con el respaldo de la prensa y Pellegrini sí. Manuel Bueno, mártir, es como Wenger, que se tirará medio siglo con el Arsenal sin rascar bola.

Leer más »

El verdadero milagro de Isco

- Juan Manuel Rodríguez - 82 comentarios

Lo más sorprendente no es que Isco se fuera largamente ovacionado el otro día del estadio Manuel Martínez Valero de Elche sino que no saliera en camilla. No critico la táctica de Escribá porque cada cual juega a lo que quiere, puede o le dejan, ni siquiera cuestiono que los futbolistas del equipo ilicitano convirtieran el terreno de juego en un campo poblado de minas: si un futbolista te pega en la cara y el árbitro se lo consiente, luego te pega en la cara y te tira del pelo, después te pega en la cara, te tira del pelo y te mete un dedo en el ojo y acaba pegándote en la cara, tirándote del pelo, metiéndote un dedo en el ojo y dándote una patada en el tobillo. Y eso es lo que ocurrió (también pasó con Kroos, Cristiano, Benzema o Bale) con Isco el otro día, de ahí precisamente lo milagroso de que pudiera salir ovacionado y andando del campo y no en camilla y con una cornada de dos trayectorias en su muslo derecho.

El árbitro consentidor fue en esta ocasión Ignacio Iglesias Villanueva, que lejos de impartir justicia la trivializó, jugó con ella y acabó encestándola en una papelera. No quiero creer que Villanueva fuera a Elche con el encargo de intentar hacerle olvidar a alguien la actuación, acertada desde mi punto de vista, de Muñiz Fernández de hace un año y medio, pero si no lo fue lo pareció, que es tan malo como lo primero. Decía antes que el árbitro consentidor del domingo fue Iglesias Villanueva (recuerdo que antes, hace mucho tiempo, se decía "el señor Iglesias Villanueva", "el señor tal", "el señor cual", pero es una costumbre que se ha perdido probablemente porque es un derecho que uno ha de ganarse día a día) pero el sábado fueron otros los árbitros que impartieron injusticia y el fin de semana que viene serán otros más. Hasta que un día ocurra una tragedia.

Leer más »

Final de Rudy, Tomic y Sus Majestades Felipe VI y Reyes II

- Juan Manuel Rodríguez - 95 comentarios

Presidía por primera vez una final de Copa, en este caso la del baloncesto, el nuevo Rey Felipe VI y, otra vez con aficionados del Barça por medio, tuvo que pasar también por primera vez por el amargo trance de verse obligado a escuchar desde el palco los pitos dirigidos contra el himno nacional español, esa "cutre pachanga fachosa" según el nuevo líder de la izquierda populista, demagógica y bolivariana, y también antimadridista confeso, llamado Pablo Iglesias. Me temí lo peor, me temí el espectáculo de aquella otra final de Copa, en esa ocasión la de fútbol, disputada entre Athletic Club de Bilbao y nuevamente Barcelona, que empezó con una sinfonía de abucheos, siguió con la clausura de los mismos desde los estudios centrales de Televisión Española y finalizó con la destitución del director de deportes, que pasaba por allí. Pero esta vez ganaron los buenos y el público que no era ni culé ni del Real Madrid tomó partido por España y por sus símbolos y prorrumpió en aplausos. La pregunta sigue siendo: ¿Llegará el día en que la directiva culé sea coherente y tome de una vez por todas la decisión de no participar en ninguna competición nacional española, que es al parecer lo que tiene tan disgustados a muchos de sus seguidores?... Dame alpiste y llámame gorrión, el gorrión con la cara más dura de toda la pajarería.

El partido lo ganó otra vez el Real Madrid. A Pablo Laso todo el mundo le pone a caer de un burro pero, poco a poco, tacita a tacita, está consiguiendo un palmarés muy interesante. Ayer, por ejemplo, le pegó un soberano baño táctico a Xavi Pascual, que goza del prestigio mediático que a él le escatiman, sabiendo dosificar inteligentemente a sus jugadores. Hay quien pretende reducir a Laso a la mínima expresión de ese personaje caricaturesco que únicamente sabe pegar cuatro gritos deslavazados en los tiempos muertos, que se muestra incapaz de preparar una jugada mínimamente coherente y a quien ninguno de sus jugadores suele hacer demasiado caso; yo creo sin embargo que Laso es un gran entrenador, querido y respetado por la plantilla. Del Madrid tiraron Rudy Fernández, Sergio Rodríguez, Gustavo Ayón y Andrés Nocioni mientras que del Barcelona lo hizo Ante Tomic y quiso hacerlo pero no pudo Juan Carlos Navarro. Laso, por cierto, tuvo el detalle de darle muchos minutos (más de 26) a Sergio Llull, otras veces salvador y ayer desaparecido en combate.

Leer más »

La sonrisa de Messi es de quita y pon

- Juan Manuel Rodríguez - 113 comentarios

Leo Messi dijo el otro día en un acto publicitario (a John Carlin, que no es precisamente un cualquiera en el mundo del periodismo, le despacha con un "sí", un "no" y un "puede" pero cuando se trata de anunciar unas botas o un videojuego se permite incluso el lujo de hilar un par de frases seguidas) que todo había cambiado desde Anoeta. Todo cambió para el Barça desde Anoeta, sí, pero ese cambio radical se experimentó gracias a los jugadores, que se conjuraron y que lejos de comulgar con Luis Enrique siguen hablando de él como lo harían de un iluminado. Algo debió susurrarle también al jugador franquicia el okupa Bartomeu, alguna promesa de cese en junio, para que, de repente, lo que parecía inerte cobrara vida, lo inamovible se moviera, el otoño anunciara a la primavera y surgiera de la nada eso que algún poetastro denominó nostalgicamente "la sonrisa de Messi".

Pues bien: la sonrisa de Messi, que es de quita y pon, se apagó ayer en el Camp Nou y ante el Málaga, que parece haberle tomado la medida al equipo catalán. Pensando en la Champions Luis Enrique introdujo varios cambios en el equipo, hasta siete, y la grada y el periobarcelonismo vieron como normal algo que hasta hace nada había sido durísimamente criticado por el "entorno". Los cambios no gustaban por la sencilla razón de que el equipo no ganaba partidos y el Real Madrid sí, y pasaron a gustar cuando el equipo encadenó diez victorias consecutivas y el Madrid salió goleado del estadio Vicente Calderón, eso es todo, no hay más. Anoche como decía, con cambios, el equipo perdió, la autogestión saltó por los aires hecha añicos y Messi, que ya era pichichi por delante de Cristiano y que estaba a puntito de conquistar el Balón de Oro de 2015, volvió a apagarse.

Leer más »

Ramón Calderón, un jarrón chino de la dinastía Mong

- Juan Manuel Rodríguez - 113 comentarios

Como los del Gobierno de la nación, los ex presidentes de un club tan grande como el Real Madrid tendrían que ser como esos "grandes jarrones chinos en apartamenos pequeños, que nadie se atreve a tirar a la basura por precaución" a los que hacía referencia Felipe González, deberían saber apartarse a tiempo. Claro que, como todo en la vida, hay jarrones chinos... y jarrones chinos. Los hay de la dinastía Ming, valiosísimos y carísimos, y jarrones de la dinastía Mong, de baratillo y que uno puede encontrarse en las tiendas de todo a cien. Don Luis de Carlos, por ejemplo, fue un jarrón de la dinastía Ming. También fue de la dinastía Ming el ex presidente Lorenzo Sanz, que aunque no lo hizo todo bien ganó dos Copas de Europa: podría haber asomado más la cresta y no lo hizo. Mientras fue ex presidente, Florentino Pérez también fue un Ming. Pero Ramón Calderón, que fue un desastre bíblico y cuyo mal recuerdo perdurará por los siglos de los siglos en los pasillos del club, es clarísimamente un jarrón de la dinastía Mong.

Es curioso pero a Calderón, digo yo que por puro desconocimiento, sólo le prestan atención fuera de España. Supongo que los medios extranjeros acuden a la Wikipedia y se limitan a buscar al antecesor de Florentino Pérez, que es Ramón, sin investigar nada más. Y como buen Mong, como buen jarrón chino de baratillo, Calderón habla fuera (porque aquí dentro no le hace caso casi nadie salvo RAC 1, que habrá incluso quien considere que es también una emisora foránea) para poner habitualmente a caldo al club que tanto dice querer, que en teoría es el Real Madrid. En el diario As, por ejemplo, sí recogen las declaraciones de Mong por muy estrafalarias que sean: si el periódico de PRISA hubiera prestado tanta atención a la gestión del presidente Calderón como a las declaraciones de Ramón Mong no habría durado ni dos días en el cargo, pero a lo mejor era más sencillo mirar hacia otro lado.

Leer más »

Mal el Schalke por perder, peor el Madrid por ganar

- Juan Manuel Rodríguez - 127 comentarios

No hay nada que desacredite más en España a cualquier equipo que una derrota ante el Real Madrid, ya sea en casa o fuera de ella. El Schalke 04, por ejemplo, era hasta la visita del equipo blanco al Veltins Arena un equipo más hecho con Di Matteo, mas sólido atrás, un equipo menos accesible que el de la temporada pasada, el que salió goleado. El Schalke 04 era, hasta que anoche le venció el Madrid, ni más ni menos que el cuarto clasificado de la Bundesliga y se hablaba de él en tono ciertamente elogioso. Hoy, después del 0-2 ante el Madrid, la UEFA debería replantearse seriamente si equipos como el Schalke 04 tienen o no cabida en una competición tan seria como la Copa de Europa, el Real cumplió con "el trámite" y, para salir con solvencia de su actual crisis, debería haber marcado al menos tres goles.

Uno no termina nunca de aprender viendo la tele. "¡Qué mal andará el Borussia de Dortmund, que está de los últimos en la clasificación, para que el Schalke ocupe la cuarta plaza!", decía Michael Robinson en Canal Plus. Antes, o puede que después, ya no me acuerdo, el ex futbolista dijo que una entrada de Kroos había sido "muy cínica", y que debido a ello le había costado una cartulina amarilla. Así que del 0-2 salió ayer el Real Madrid más tocado que, por ejemplo, el Bayern de su 0-0 ante el Shakthar, del mismo modo que también fueron más criticados los blancos después de su victoria por 2-0 ante el Deportivo de La Coruña que, por poner otro caso, el Atlético de Madrid por su derrota en Vigo ante el Celta por idéntico resultado.

Leer más »

Prohibidos los insultos... y las banderas de España

- Juan Manuel Rodríguez - 125 comentarios

Confieso que ayer me pudo la emoción del momento y acabé excediéndome un poco, cuestión por la que no tengo el más mínimo inconveniente en pedir perdón, exigiéndole al Comité de Integridad recientemente creado por ese hombre sabio llamado Javier Tebas algo que simplemente no podía llevar a cabo: retroceder en el tiempo. ¿Es Supermán el señor Tebas?... No. ¿Es Marty McFly?... Tampoco. De lo que se ocupa el presidente de la Liga de Fútbol Profesional no es de la integridad pasada sino de la más reciente; el pistoletazo de salida para este maratón por la regeneración del fútbol español se dio exactamente el 30 de noviembre de 2014, que fue cuando Francisco José Romero Taboada, más conocido como Jimmy, el aficionado ultra del Deportivo de La Coruña apaleado por miembros del Frente Atlético, murió en un hospital de Madrid fruto de la paliza que le dieron. Ese día se acabaron las tonterías de una vez por todas.

Lo del cochinillo del Camp Nou estuvo mal, sí, de acuerdo, pero pasó hace mucho tiempo, demasiado. Pasaron las declaraciones de Gaspart (posteriormente agasajado con una vicepresidencia federativa, ni más ni menos que la de asuntos internacionales, por el honrado, trabajador y eterno Villar) cuando dijo aquello de que él no consentía que fueran a su casa a provocarle y que si Figo quería sacar un córner, que lo hiciera, pero rapidito. Pasaron también las declaraciones del sensato Masfurroll asegurando que la foto de la cabeza del cochinillo era un montaje y que el césped que aparecía en ella tampoco era el suyo. Pasó el trago de Medina Cantalejo, obligado a suspender el partido durante dieciséis minutos, y la clausura del Camp Nou por dos partidos que jamás llegó a cumplirse puesto que, de nuevo Villar mediante, el Comité de Competición la anuló en 2005. Aquella pesadilla pasó, la desintegración moral de España por aquel entonces era abrumadora pero ni Tebas ni sus detectives eran responsables de ella.

Leer más »

Suscripción

Herramientas