Más allá de la taifa

« Paradojas egipcias | Principal | Democracia en Oriente Medio »

Democracia en Egipto

8 de Febrero de 2011 - 17:54:15 - Florentino Portero

Compartir:
Menéame Tuenti

Muchas gracias por la acogida, espero no defraudar las expectativas. Me gustaría dedicar este segundo post a otro aspecto de la crisis egipcia: la reacción de europeos y norteamericanos a la imprevista evolución de los acontecimientos. Poco a poco se ha ido consolidando un discurso occidental, que no una política, ante dicha crisis. Norteamericanos y europeos estamos de acuerdo en que la población de aquel país demanda y merece vivir en democracia, que el régimen nasserita es una dictadura corrupta y que se debe dar paso a una transición desde las instituciones vigentes. Todo suena muy sensato, con la salvedad de que personalidades, partidos y gobiernos que defienden esta posición hace unos pocos años decían exactamente lo contrario. Estamos, pues, una vez más ante un ejercicio de incoherencia.

El Grupo de Estudios Estratégicos ha publicado varias columnas dedicadas a subrayar esta incoherencia ¿Por qué cuando George W. Bush planteó la necesidad de avanzar en la democratización del Gran Oriente Medio muchos le criticaron duramente y ahora esos mismos hacen suyos sus argumentos sin el más mínimo atisbo de reconocer derechos de autor?

Recordemos los puntos fundamentales. La Administración Bush rehízo la estrategia norteamericana tras los atentados del 11/9 concluyendo que Estados Unidos se encontraba en una "guerra larga" contra el Islam radical y que la mejor forma de combatirlo era restarle apoyos sociales: en la medida en que el musulmán de a pie percibiera que el régimen político en el que vivía era una garantía de prosperidad se mantendría en posiciones moderadas. Si, por el contrario, el régimen se convertía a sus ojos en un obstáculo para sí mismo o para sus descendientes, entonces estaría en condiciones de apoyar opciones radicales. Al mismo tiempo, cualquier modelo de modernización debería atenerse a los valores tradiciones de esa cultura o ese país, para no provocar crisis de identidad de consecuencias imprevisibles. La Administración norteamericana reconoció que la mayor parte de los estados musulmanes catalogados como "moderados", es decir que no eran radicales, suponían, por su letal combinación de dictadura + corrupción + incompetencia, un obstáculo para la modernización y, consiguientemente, aliados involuntarios de los islamistas a los que combatían.

La estrategia para la trasformación del Gran Oriente Medio no planteaba convocar elecciones aquí o allá, como se dio a entender con ánimo de ridiculizar la iniciativa. Bien al contrario, presentaba una política en el largo plazo que vinculaba ayudas internacionales a avances concretos en los terrenos de educación, sanidad, igualdad de la mujer, áreas de libre comercio, lucha contra la corrupción y representatividad en las instituciones políticas. Se había detectado el problema y se planteaba una estrategia coherente en el largo plazo.

En aquellos días las críticas vinieron desde dos frentes antagónicos. Los realistas argumentaron que la democracia era totalmente ajena a la tradición islámica, que resultaría una pérdida de tiempo intentarlo y que no había otra opción que entenderse con los dictadores de turno. ¿Había tradición democrática en Japón, en Turquía o en India? Voluntaria o involuntariamente estos países se adentraron en la senda de la convivencia y hoy son modelos a seguir. Entenderse con los dictadores tiene dos graves inconvenientes. Uno ya lo hemos citado, con su corrupción e incompetencia empujan a la gente de a pié hacia el radicalismo. El otro es de sentido común y de gravísimas consecuencias diplomáticas: asocia Occidente con la corrupción y el subdesarrollo ¿Cómo queremos que sigan el camino del respeto a los derechos humanos, de la convivencia y el bienestar si apoyamos sistemáticamente a sus enemigos?

Los buenistas, con Rodríguez Zapatero a la cabeza, criticaron desde posiciones morales el "fundamentalismo democrático", porque para Felipe González y Juan Luis Cebrían defender la expansión de la democracia es un ejercicio de fundamentalismo. Nosotros no somos quién para decir a otros países cómo deben gobernarse; cada cultura tiene sus propios valores y los nuestros no tienen porqué ser los mejores; dado el papel jugado en el pasado por los estados occidentales en esta región no debemos ir más allá de ayudar al desarrollo enviando dinero a los respectivos gobiernos sin preguntar demasiado por su uso. El discurso buenista ha sido alentado por la Liga Árabe y por formaciones políticas liberticidas, convencidas de que tanto el nacionalismo árabe como el islamismo son buenos compañeros de viaje en la lucha contra la democracia.

A medio camino entre los realistas y los buenistas se encontraría el famoso discurso del presidente norteamericano Obama en El Cairo, sin duda uno de los textos más estúpidos jamás leídos por un alto dignatario de ese país fuera de sus fronteras, un formidable ejemplo de incultura e insensatez. Las muchas contradicciones en las que cae ayudan a entender porqué habiendo abandonado formalmente los principios de la estrategia aprobada en los días de Bush la presente Administración no ha sido capaz de ofrecer una alternativa.

Con Obama a la cabeza tanto Estados Unidos como Europa dan tumbos en su política árabe, sin un plan ni una guía que seguir. Las viejas recetas ya no sirven y se encuentran en la incómoda posición de aparecer al lado de los dictadores y en contra de la población que demanda democracia. Algo semejante pasó tiempo ha en América Latina hasta que llegó Ronald Reagan e impuso un compromiso de la diplomacia norteamericana con la promoción de la democracia en la región. El hombre clave en aquel momento fue Elliot Abrams, el mismo a quien George W. Bush encargo el diseño de su estrategia para la trasformación del Gran Oriente Medio, la política que entonces se despreció y a la que ahora se vuelve parcialmente y sin convicción, forzados por la realidad.

Esto no ha hecho más que empezar y más vale que nos vayamos haciendo a la idea. De forma irresponsable hemos alimentado un leviatán en el norte de África y ahora nos toca enfrentarnos a sus consecuencias. El legado Bush sigue siendo la mejor receta para actuar de forma inteligente y eficaz ante la desestabilización del Mundo Árabe. 

Comentarios (18)
1 viquinga, día 8 de Febrero de 2011 a las 18:33
Buenas tardes , le doy toda la razón, el problema es que tantos buenismos al mismo tiempo y en distintos sitios nos llevan por muy mal camino.
¿Ve usted a Obama capaz de lo que hizo Buch?
¿ Ve usted a Zapatero capaz de enfrentarse con los islamistas¿ disculpe, que preguntas hago, precisamente Zapatero que seria capaz de traerlos aqui ,hasta que determinaran donde hacer otra revolución.
Sabemos que Mubarak es un dictador, y se ha consolidado durante muchos años, porqué a los demás paises, no los molestaba, vamos a ver si se forma otro Iran que hacemos , saludos
2 clavius, día 8 de Febrero de 2011 a las 18:36
Con todos los respetos, don Florentino: no creo que el primer motivo de Bush fuera instaurar la Democracia.

Es solo una opinion y usted es el especialista, pero es lo que pienso.

Intentare explicarme esta noche con mas tranquilidad.

Perdone los acentos y reciba un cordial saludo.

http://elblogdekufisto.blogspot.com/2011/02/falsa-...
3 Vendeano, día 8 de Febrero de 2011 a las 18:49
Enhorabuena por su blog, don Florentino, se me pasó agradecerle su magisterio aquí en su primer post. Es un placer intelectual escucharle, todos agradecemos poderlo disfrutar aquí en esclusiva.

El congresista Ron Paul, en su linea libertaria, recuperando la genuina filosofía política de los Padres Fundadores, defiende apartar al Government (Estado) de las aventuras exteriores, nos previene de que el Estado siempre ha usado las guerras para crecer a costa de la sociedad civil. Menciono esto porque aboga, como suprema política exterior, porque Estados Unidos fuese ante todo esa "ciudad sobre la colina", ejemplo de sociedad abierta y virtuosa en acción ante los ojos de todo el mundo, ejemplo a imitar, seducir antes que obligar, algo que sólo es posible con contención en el uso de la fuerza y el intervencionismo del estado.

Ese vivir y dejar vivir en las relaciones internacionales es un bello ideal, aunque quiero pensar que no una peligrosa utopía, y no cabe duda de que la idea de Bush se acerca más a eso que la extraña política de Obama, buenismo que es realmente intervencionismo para el mal, no digamos ya la estúpida y culpable complacencia europea. Las sociedades árabes necesitan evolución para evitar la revolución, y occidente debe conectar con esas sociedades y no con sus gobiernos, que deben ser "marcados" y atados corto con todos los medios pacíficos posibles.
4 macarthu, día 8 de Febrero de 2011 a las 18:53
Buenas tardes, me temo que pasaremos de un dictador al islamismo radical. Y eso, extendido al norte de África, será letal para occidente. No veo a los EEUU de Obama, ni a la Expaña de ZParo haciendo nada que no sea extender los brazos para acoger al amigo musulman radical, y cuando se los hayan cortado -que desgraciadamente no será a ellos- se lamentarán.
5 cuervo, día 8 de Febrero de 2011 a las 18:53
berdades como puños son todo lo que espones lastima que los politicos sean tancortos de miras o tan egoistas
6 escade1, día 8 de Febrero de 2011 a las 19:18
Permita que rebata su opinión sobre la ejemplar democracia turca o india. No lo son en absoluto y todos lo sabemos.

Para entender las posibilidades en oriente medio o lejano antes hay que entender que el islam es una ideología que significa sumisión absoluta al imán de turno. El islam como religión no se puede entender y, además, no se articula en una jerarquía piramidal, no hay una cabeza visible al frente de ella.

Los países musulmanes teocráticos cuentan con la mayor tasa de ignorancia del mundo. Una ignorancia que quienes la padecen consideran buena. Es como una especie de síndrome de Estocolmo.

La solución al radicalismo musulmán pasa, a corto plazo, por el sometimiento militar de esos países por occidente, y sólo a largo plazo, por elevar el nivel cultural y la capacidad de análisis de las siguientes generaciones.

Desde mi punto de vista no afrontar militarmente el problema hoy, supone posponerlo y permitir que se haga mayor.

La mentalidad del musulmán resulta tan incomprensible e ilógica para un occidental, que se tiende a no querer entender el problema que supone para la civilización en toda su magnitud, y se buscan erróneas soluciones por no querer asumir que sólo hay una manera de afrontarlo.
7 DasBoot, día 8 de Febrero de 2011 a las 20:17
Las cosas como son. La progresia uropeo-americana no es precisamente una gran amante de la democracia REAL.

Si que les gustan las dictaduras con apariencia de democracia donde mandan sus amigos o los que dicen ser de "izquierda".

Y, por supuesto, no reconocerían nada bueno en Bush aunque salvase mas pobres que la Madre Teresa o donase sus propios ojos en vida para dar vision a dos ciegos.
8 angelfac, día 8 de Febrero de 2011 a las 20:21
Primeramente mis felicitaciones, don Florentino y agradecerle sus comentarios como linterna de Diógenes en todo este barullo, que es la vida al fin y al cabo.
De acuerdo con sus apreciaciones me pregunto y me inquieto, a la vez, sobre las consecuencias que padeceríamos aquí, en España, y que en cierta medida ya padecemos, y en Europa al coincidir esta erupción del Norte de Africa con la crisis política que en definitiva atraviesa Europa y USA; a lo que podríamos añadir la crisis del Sudán y la creciente influencia China en el área.
Gracias por anticipado
Un saludo
angelface.
9 ysyymc, día 8 de Febrero de 2011 a las 21:20
No creo que estemos nosotros para dar muchas lecciones de democracia, porque la que tenemos, por muchos motivos es cada vez más imperfecta (falat de división de poderes, pensamiento único, sindicatos, nacionalismos, etc.) En todo caso, y aunque nos va mucho en intentarlo y en que salga bien, tengo muchas dudas de que el experimento salga bien en los países islámicos. Que yo sepa antecedentes no hay.
10 Papulus, día 8 de Febrero de 2011 a las 21:22
¿Cómo podemos pretender que occidente exporte sus valores si se propicia, desde dentro, la destrucción de esos valores?

Sinceramente no creo que la mayoria de la población musulmana esté pidiendo a gritos "democracia". En sí es incompatible con el Islam.

Solo actuaciones a medio y largo plazo, tal y como lo vió la administración Bush, puede dar resultados.

Encantado de poder leerle. Un saludo.
11 DasBoot, día 8 de Febrero de 2011 a las 21:22
#6

La posible democratizacion y recivilizacion (si es que alguna vez lo estuvieron) del mundo musulman llegará a traves de la tecnología.

Sueño con la creacion de receptores de TV sin parabolica y satelites emisores lo suficientemente potentes de tal manera que una television sin censura pueda llegar a cada casa musulmana del mundo.

Les entrará muchisima mierda, pero menos que lo que les impone el iman de turno.

Y no, no derramo ni una sola lágima por la desaparicion de su cultura milenaria.
12 Perita, día 9 de Febrero de 2011 a las 01:49
De buten dicen por aquí los de la hostelería don Florentino. Más turistas pa nosotros. Jua, jua, jua. Luego no estoy yo mu de acuerdo con usté en que sólo hay un único discurso occidental, por muy poco a poco que se vaya consolidando.

No me he enterado mu bien de lo que dice usté porque ni conozco al Bush, y mucho menos a sus planes para el Grande Oriente ése, ni tampoco me enteré de lo que dijo el Obama en Egipto y que tan comentado fue. Pero es que yo no hago mucho caso a esos discursitos turístico-diplomáticos que echan los dirigentes cuando van de visita por ahí, porque suelen acabar diciendo digo donde dijeron Diego.

Además éso sólo les llega a los empollones de las clases altas o a los que leen periódicos. A los de la plebe del común le traen al pairo las palabras. Obras son amores y no buenas razones, dice la gramática parda.

Los del Gruppo de Estudios Estratégicos ésos, supongo que será el GEES, si no es así no faltará quién me corrija, pueden tirarse el moco y presumir de tres o cuatro carreras o master en séis o siete cosas y elaborar sesudos informes de nosecuántas páginas con muchos gráficos pero me da a mi que ninguno ha caído en lo que le voy a decir yo, y que podrá usar por ahí en las tertulias ésas a las que va, ya que la cosa no tiene copyright alguno. Pero si se estira usté, mesié, http://www.telefonica.net/web2/peritta/donacion1.html">donación se agradecerá.

Le digo que el fúrbol ha hecho mucho más por la libertad, la democracia y el despertar de los egipcios que todo el occidente ése, ya sea el realista, el buenista o el mediopensionista pues lo que digan éstos sólo va a llegar a los intelectuales de las escasas clases medias y altas, pero un gol de Mohamed Zidan llega a toda la plebe.

Hala, baraka.

http://www.telefonica.net/web2/peritta
13 pedromar, día 9 de Febrero de 2011 a las 03:46

¿Por qué cuando George W. Bush planteó la necesidad de avanzar en la democratización del Gran Oriente Medio muchos le criticaron duramente y ahora esos mismos hacen suyos sus argumentos sin el más mínimo atisbo de reconocer derechos de autor?

Pues porque no se sabe cuál de los dos es más sinvergüenza ni más hipócrita; por ejemplo: había que democratizar Oriente Medio inventando armas de destrucción masiva que nunca existieron.

¿Y por qué ese camino no lo siguió Bush, el de la democratización de los países árabes? ¿Por qué no empezó por esa monarquía corrupta y constructora de mezquitas y financiadora del islamismo que es Arabia Saudí? ¿Tan duras fueron las críticas que se echó para atrás?

La democracia de Oriente Medio que Bush buscaba es la misma que llevó a Afganistán y a Irak. El que le quiera llamar a eso democracia libre es de engañarse. Y eso con dos invasiones ¿Cómo lo iba a conseguir en otros países?

Me pasma cómo se puede dedicar la gente a reflexionar sobre lo que dicen los políticos presicindiendo de lo que hacen, que en definitiva es lo único que importa.
14 pedromar, día 9 de Febrero de 2011 a las 21:49

Nuestro amigo el FBI

No contentos con inventarse Al Qaeda y luego poner en la diana a Gaspar Llamazares vistiéndolo de 'Gasparladen' por denunciar la mentira oficialnoica, ahora el FBI se inventa una extrema derecha españolista que quiere matar a Garzón:

Así se interpretó a raíz de unos mails interceptados por el FBI. Los correos aludían a la causa por la que Garzón fue alejado de la Audiencia: la causa general contra el franquismo. En concreto, el mail que desató la alarma decía: "Hay que liquidar al juez que está investigando lso crímenes del franquismo".

Nuestros amigos. Nuestros aliados. Los amigos de Garzón, los cuales parecen muy interesados en que el 'superjuez' continúe en el 'candelabro' y además perseguido por el 'fascismo español'

http://www.libertaddigital.com/nacional/quiso-mata...
15 DasBoot, día 10 de Febrero de 2011 a las 19:14
http://www.youtube.com/watch?v=_pB477FAmlg

Despega un embajador llevando la democracia a las montañas de Afganistan.

Esperemos que no la tenga que llevar a Egipto.
16 marquesa, día 12 de Febrero de 2011 a las 19:53
Enhorabuena por su blog. Me gusta como escribe y me gusta escucharlo en las tertulias.
Un saludo
17 Deveraux, día 12 de Febrero de 2011 a las 20:28
Estoy de acuerdo en que el peligro real viene de Obama, por su estupidez y sobre desconocimiento. Da miedo pensar que tal vez no sea desconocimiento sino un deseo oculto de que cada vez veamos más islamismo en los países porque a este elemento en el fondo le ponec cachondo.

Mal vamos, muy mal vamos con la estupidez creciente de Occidente que sataniza cada vez más a los que nos parece que el islam no trae nada bueno. Al contrario, trae más fanatismo, pobreza, miseria, corrupción etc et. Parece que el ejemplo de Irán no es suficiente aún.
18 pedromar, día 12 de Febrero de 2011 a las 23:30

No os engañéis: los anteriores a Obama hicieron lo que tenían que hacer en el Magreb de acuerdo a los intereses de Occidente (y aquí nadie quiere reconocer lo que eso conlleva: sin ir más lejos la espantosa guerra civil en Argelia, promovida por Occidente para que los islamistas, que habían ganado las elecciones, no se hicieran con el poder), y Obama no actúa a capricho, seguramente que sigue los consejos de los asesores, que no son como los de Zapatero, sino que tienen claro por donde pasan los intereses de su nación.

Se habla mucho de que Obama se ha negado a atacar a Irán, pero es que Estados Unidos no puede abrir frentes por todas partes, que ya tiene bastantes, y ese misil cibernético que dicen que destrozó el trabajo de dos años de los ingenieros y físicos de Irán, no tiene ni pies ni cabeza (como si no tomaran precauciones ni hicieran copias siquiera en papel), porque todo indica que llegaron a un acuerdo, y de alguna manera Irán tenía que salvar la cara.

Con lo de Egipto lo mismo. Pero si lo explica a la perfección Kissinger: todo consiste en tratar de controlar la riada, porque no se puede hacer más.

Y ya veréis cuando los alimentos continúen subiendo: aquí podemos pagar las habichuelas a tres euros euros y hasta seis, todo es cuestión de recortar gastos de otras partidas menos importante, pero en Egipto sube el pan un 50% y pasan hambre. Aquí podemos apretarnos el cinturón, pero hay países donde un apretón más, por pequeño que sea, y los estrangula. En algún sitio leí que el 20% de la población de Egipto vive con un dólar al día.
En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899