Made in USA

« ¿No podemos confiar en ningún político? | Principal | Bajarse los pantalones en la Tierra Prometida »

Dictadores, Controladores, Piratas y Puentes

12 de Diciembre de 2010 - 12:10:06 - Gary Stewart

Compartir:
Menéame Tuenti

¡Qué bien se vive en España!

Mientras que el empleado estadounidense común tiene 24 días de descanso (10 días festivos oficiales más 14 días naturales de vacaciones), su homólogo español disfruta de casi el doble de días libres (14 días oficiales más un mínimo de 30 días naturales de vacaciones), sin mencionar las pausas para desayunar y fumar. En este mar de puentes y privilegios españoles, la imagen de turistas secuestrados en supuesta defensa de los “derechos laborales” de algunos controladores ricos y acomodados me indignó.

 

No obstante, al tranquilizarme me di cuenta de que el precio de perder un puente es nada en comparación con el coste de apoyar la peligrosa tendencia putinesca del Gobierno español de camuflar un sistema autoritario con la ilusión de una democracia verdadera. Entre sus “reales decretos” (que a mí me suena a edictos de un rey) y sus estados de alarma a lo Franco, el Gobierno tiende a centralizar el poder en un Ejecutivo poco valorado, mostrando una falta de respeto a las otras ramas del Gobierno, el Estado de derecho y los ciudadanos que representa.

 

Wikileaks ha avergonzado a mi país, pero justifica la desconfianza global en los políticos, ya que muchos son charlatanes mediocres que roban y engañan sin piedad, protegidos por protocolos diplomáticos y doctrinas de “secretos de Estado”.

 

En España, la gran revelación era que los EEUU impulsaron la Ley Sinde. No es muy noticiable que el Gobierno estadounidense proteja a través de sus embajadores los intereses de los ciudadanos que lo elije. Más problemática es la proclividad del Gobierno español a priorizar los intereses extranjeros sobre los derechos de los españoles. Enrique Dans explica que la Ley Sinde representa “una ley absurda, peligrosa, la consagración de una auténtica ‘justicia paralela’ que amenazaba con retirar a los jueces la potestad para tomar decisiones sobre los casos relacionados con propiedad intelectual y entregársela a un siniestro organismo administrativo dependiente del propio Ministerio de Cultura, convertido además en ‘Ministerio de la Industria Cultural.’”

 

Aunque se trata de una democracia joven, los intentos del Gobierno español de obviar el sistema de separación de poderes son impresionantes. Las dictaduras son más eficaces, precisamente porque no tienen que analizar, debatir, negociar, convencer o liderar. Solo tienen que dictar. Según los cables, el Gobierno quería apropiarse del poder de los jueces, porque dudaba de su capacidad de llegar a las decisiones “correctas”. Asimismo, empaquetaron la medida en La Ley de Economía Sostenible, porque les preocupaba que “llevar una ley al congreso podría llevar años y provocar agrio debate de oposición a la medida.” Demonizaron a los oponentes de la Ley, llamándoles una banda de piratas ilegales, cuando fue la propia ministra quien días antes de anunciar la Ley había convocado a algunos de ellos. Y aprobaron la ley el 19 de marzo, en pleno puente de San José.

 

Nueve meses. Otro puente. Otra controversia, pero esta vez más al estilo de las repúblicas bananeras que critica Vargas Llosa.  El primer “decretazo” del 5 de febrero de 2010 demonizó a los controladores a cambio de regalar al Ministro de Fomento el poder de imponer nuevas condiciones sin tener que molestarse con las inconveniencias del convenio vigente. Expansión concluyó en su momento que el decreto “puede ser discutible desde el punto de vista constitucional, pero los controladores tienen complicado llevar su problema al Tribunal Constitucional. Además, una eventual sentencia se eternizaría.” E incluso una victoria legal ante los tribunales podría haber sido susceptible a las prácticas autoritarias del Ejecutivo. El día 3 de diciembre, el Gobierno agravó la situación, unilateralmente reformulando la computación de las horas laborales de los controladores. Cuando estos protestaron, el Gobierno les obligó a trabajar a punta de pistola.

 

Sin duda, los controladores fueron tontos al subestimar las habilidades demagógicas de Zapatero, quien entiende muy bien que en España el puente es un derecho fundamental. Además, como cualquier empleado que cabrea y contradice a su jefe, los controladores asumieron el riesgo de estar despedidos.


No obstante, ¿no te fastidiaría un poco si tu jefe te obligara unilateralmente a trabajar el 50% más de horas por el 60% de tu sueldo sin tener ningún posibilidad real de recurrir a los tribunales?

 

Los derechos de algunos son los privilegios de otros, y llamarlos “privilegios” no justifica la abrogación del estado de derecho. Hay muchos que piensan que los derechos laborales en España son privilegios injustificables. Por eso, los inversores extranjeros reclaman un cambio radical del sistema de “privilegios” laborales que todos los empleados españoles disfrutan. Y el día antes del drama de los controladores, The New York Times señalaba que, dada la baja productividad y las rígidas leyes fiscales y laborales, los PIIGS deberían contemplar una política de “deflación interna” - es decir, bajar los precios y sueldos de los empleados en general, quizás hasta un 30%.

 

No son solo los "especuladores" que piden la reforma de los privilegios españoles. En un discurso la semana pasada ante el 2º Congreso del PP en EE.UU, Jose María Aznar concluyó que “[u]na de las consecuencias circunstanciales y económicas de esta crisis es que los Estados de bienestar no son sostenibles. Uno no puede vivir en el espíritu de trabajar lo mínimo posible, ganar lo máximo posible y jubilarse lo antes posible y empezar a trabajar lo más tarde posible. No puede ser. Eso no es mantenible, no es financiable.”

 

En fin, tanto la Ley Sinde como los decretazos de Blanco son intentos de atraer y retener a los inversores internacionales que cada vez más exigen que España recorte sus “privilegios” o se arriesgue al abandono de los inversores extranjeros que los financian.

 

Por el momento, el Gobierno ha marginado exitosamente a sus targets (piratas y controladores), y a muchos ciudadanos les da igual la existencia de leyes chapuzas de dudosa legalidad constitucional cuando no se trata de sus derechos en concreto.


Pero mis tres grandes dudas son:

  • ¿Cuál será el próximo grupo que pierda sus “privilegios” para tranquilizar a los inversores internacionales?

  • ¿Qué protecciones legales tendrá este grupo cuando el Gobierno intente demonizarlo y acallarlo?

  • ¿Y ahora que los controladores están controlados, estarán los demás españoles dispuestos a renunciar a sus “privilegios” laborales - incluido sus finiquitos generosos y puentes sacrosantos - para rescatar España del rescate previsto?

Comentarios (9)
1 Arsbin, día 12 de Diciembre de 2010 a las 13:20
Por regla general los españoles tenemos una buena opinión respecto de nuestros soldados. El problema no está en que los militares acompañen a los trabajadores en el desempeño de su trabajo, sino en la militarización de civiles. Es decir, en que te reduzcan a un fuero o estatuto jurídico que te perjudica y que no te corresponde. Estoy convencido que muchos trabajadores preferirían trabajar con militares antes que con algunos (sólo algunos, no todos ni la mayoría) políticos.

En cuanto al recorte de privilegios para hacer que España sea más competitiva:
- ¿Por qué no hablar del dinero que estamos perdiendo por la política de energías renovables? No queremos nucleraes y compramos energía nuclear a Francia.
- Hablemos de las millonadas que se dan en subveciones a los sindicatos y otras Organizaciones No Gubernamentales.
- Hablemos de Formación Profesional: nada que ver con la que había en tiempos de Franco. ¿Tuvo algo que ver la Universidad Laboral de Cheste (Valencia) para que la Ford decidiera venirse a Valencia?
- Hablemos de la última o penúltima enmienda de la Constitución de USA (no recuerdo): que impide a los políticos beneficiarse de subidas de sueldos aprobadas por ellos mismos.

Por último precisar una cosa:
- El problema de la dictadura de Franco es ese: que era una dictadura.
- Sin embargo era mucho menos intrusiva e intervencionista: dejaba respirar al ciudadano.
- Ahora tenemos muchos derechos políticos (aunque nos los están quitando poco a poco) y un interminable número de prohibiciones, hasta tal punto que estamos llegando a un punto donde lo que no está prohibido es obligatorio (el Estado omnipresente).
2 VascoPoz, día 12 de Diciembre de 2010 a las 15:31
El próximo colectivo a demonizar y al que restar derechos es, sin duda alguna, el de los funcionarios, quienes, después de ser excluidos de la seguridad social cuando se creó, dejándolos en la más absoluta indigencia asistencial, ahora que vienen las "vacas flacas" van a tirar de lo que ganan para mantener unos verdaderos privilegios de trabajadores que jamás han sido solidarios ni han tenido la más mínima sensibilidad con dicho colectivo.
Además de excluirnos de los privilegios asistenciales, esta sociedad nuestra ha mantenido a sus servidores públicos con unos sueldos raquíticos en relación con sus homólogos en el plano privado, bajo la excusa de que su puesto de trabajo era seguro y vitalicio.
A ellos me gustaría retrotraerles a los tiempos en que esos trabajadores y empresas que ahora vuelven su vista a los ingresos que el funcionariado percibe, disfrutaban de una expansión económica en la que, amparándose en la ley de la oferta y la demanda, exigían unos pagos por sus servicios exhorbitados para los sueldos que cobraban ese colectivo, aprovechándose de esa expansión económica que sólo perjudicaba a unas personas que mantenían el equilibrio presupuestario a través de sus sueldos, mientras que empresas, profesionales liberales y autónomos, se dedicaban al fraude fiscal sin avergonzarse.
Ahora querrán que paguemos por su derroche y sus exigencias a los que siempre nos ha tocado mantener los precios y jamás hemos podido rechazar sus peticiones aduciendo que existen otros clientes a los que satisfacer y que pagan más.
Este es el objetivo que persigue el gobierno y que esta sociedad "borreguizada" va a apoyar sin dudarlo ni un minuto, ya que no es comprensible que haya privilegiados que mantengan sus puestos de trabajo y sus derechos mientras ellos lo pasan mal por su imprevisión.
3 pablocj, día 12 de Diciembre de 2010 a las 16:04
@VascoPoz

Que los funcionarios no tienen asistencia? Pero si pueden elegir hasta un seguro privado, que es mucho mejor que la seguridad social, de hecho el 90% de los funcionarios lo eligen, antes que la seguridad social. Te confundes al decir que la sociedad ha mantenido los sueldos a los funcionarios bajos mientras que en el privados los suben. Y digo que te confundes porque cobran de distintos sectores, a unos los pagamos entre todos, aunque no sean necesarios o no utilicemos sus servicios y a otros los pagan sus clientes, exclusivamente. Cómo os fastidia a los funcionariatas el fraude fiscal, cómo se nota quién os paga. El fraude fiscal, no debería ser un delito, debería ser una obligación moral.
Por qué un emprendedor o un autónomo que paga su seguro privado o que manda a sus hijos a colegios y universidades privadas, tiene que pagar a los funcionarios del sistema público?
Por qué España tiene que tener el triple de funcionarios que otros países con más población y que además funcionan administrativamente mejor que España?
Tan difícil es comprender que esos malvados profesionales liberales y autónomos es el que paga el sueldo de funcionarios? Tan difícil es de entender que si todo el mundo es funcionario, nadie cobraría nada, puesto que los funcionarios no pagan impuestos, sino que devuelven parte de lo que ya han cobrado del estado. Es decir no generan un sólo céntimo de riqueza.

Fdo: Un borrego
4 zangarri, día 12 de Diciembre de 2010 a las 17:18
Güenas tardes

VascoPoz

Te equivocas de Cabezón de la Sal a Vladivostock.

Cierto es que en el país de Rinconete y Cortadillo, el Buscón y Lazarillo de Tormes, cuando se organizan oposiciones a empleos públicos, de ésos que no pueden defraudar;
(defraudar al Fisco) por que defraudar en la vagancia, "fichapormí´s", vuelva usted mañana,
en la otra ventanilla, estoy muy estresado, etcétera, etcétera, etcétera, pues bien, siempre que se organizan, las colas dan la vuelta a las Facultades...

¿Por que será?.
¿Será por la estabilidad de un "sueldo" de por vida?.
¿Será por muchos derechos sindicales?.
¿Por qué me parece que la seguridad de tener un sueldo de por vida estabula al que lo tiene, sabiendo que no lo pueden despedir aunque caiga en la desidia?.

El que tenga envidia, que se haga autónomo como yo, que no me manda nadie, y aunque el médico me recomiende la baja por romperme una uña, no la tomo, y como yo no tengo envidia, no opositaré, por que prefiero seguir "defraudando".

Me parece a mí que pocos, muy poquicos empleados públicos o funcionarios, si se les ofrece la baja, diga que no ¡¡Yupiiiii!!.

A tiempo están los funcionarios que se sientan agraviados de pagar el IVA antes de cobrarlo,
pagar gestor, llegar a casa y repasar cuentas o visitas, no tener horario laboral, pagarse sus vacaciones.

¡¡Ánimo valientes!!, ¡¡que hay que levantar
EHPAÑA!!.

Abrazacos.

5 pablocj, día 12 de Diciembre de 2010 a las 18:46
Por cierto, acerca del artículo. Es verdad que en Expaña, "se vive muy bien". Pero en el resto de Europa, se vive mejor, en lo que concierne a número de horas, horario laboral y por supuesto remuneración.
Hay una gran diferencia muy grande en ese aspecto entre EEUU y Europa. Aquí, a la gente no le gusta trabajar, trabaja, porque es una necesidad, pero están contando los años que les queda para jubilarse.
En general la excepción suelen ser los autónomos y los empresarios que han dedicado toda su vida a su negocio, y no conciben su vida sin tener nada que hacer.
Pero no hay más que ver, lo ridículo que resulta que en Francia haya disturbios por retrasar un par de años la jubilación.
6 amarilis, día 12 de Diciembre de 2010 a las 22:28
Le daré un ejemplo de cómo se penaliza en España trabajar demasiado. Soy profesora de filosofía en un I.E.S. público. Tenemos, por convenio con los sindicatos, una jubilación anticipada a los sesenta años. Yo tengo 62 y podía estar jubilada desde hace dos años.
Hay reducción de horas no lectivas para mayores de 55 años pero a mí no se me aplica. Pregunté al inspector por qué. Contestación: tu podías haberte jubilado, si no lo has hecho...es tu problema.
Además el día de las elecciones sindicales se me obligó a formar parte de la mesa electoral, bajo amenaza de considerar falta grave la no asistencia. Al servicio forzoso de unos sindicatos que son, en gran parte, responsables de la situación del pais y de la mentalidade desprecio al trabajo y falta de exigencia
7 amarilis, día 12 de Diciembre de 2010 a las 22:44
No había acabado y me envió el comentario.
No considero que los funcionarios estemos mál pagados. Además no hay control sobre quien trabaja y quien no. Los horarios en la realidad son más cortos que en el papel. Y yo diría que la administración se sostiene con el trabajo del 60% mientras que el restante 40% no hace nada.
8 zangarri, día 13 de Diciembre de 2010 a las 00:12
Güenas noches

Seré breve:

Amarilis, tu valentía es admirable, yo como autónomo, en la mayoría de las ocasiones que hablo con funcionarios, se quejan por motivos
muy distintos a los tuyos, y tu afrontas y dices la verdad de unom de los males, hay demasiado
absentismo laboral y muy poquitas ganas de trabajar.

Sinpeloteos, es admirable que tú, renunciases a
la jubilación, se nota que eres profesora por vocación, y hoy con los tiempos que corren y los enanos energúmenos que hay por los institutos,
seguro que te lo merecías ya.

Créeme y me duele decirlo, conozco personas de mi edad, 44, que han hecho Magisterio...¡¡por que
según ellas, hay muchas vacaciones!!.

Repito, un autónomo a tus pies, si todo el funcionariado pensase como tú, nos iría infinitamente mejor, sobre todo en Educación,
pilar básico de una sociedad.

Enchanté madame.

Abrazacos.
9 DasBoot, día 3 de Enero de 2011 a las 21:18
A Gary: Vale, lo admito, provenimos de culturas muy diferentes y nuestra manera de sentir la vida y el trabajo es muy distinta. No con ello quiero decir que seamos vagos, solo nos tomamos la cotidiana obligacion de trabajar mas al estilo de Homer Simpson que al de Fanders.

Respecto a la discusion acerca de los funcionarios, ¿que es un funcionario? ¿son todos iguales? ¿es lo mismo ese pobre profesor de instituto amenazado y ninguneado que el funcionario de despacho que no te atiende porque dice "no soy de ventanilla" y sigue con el tetris?
¿O ese Guardia Civil que entierra a un compañero caido en la lucha contra ETA, en carretera o en Qala i naw? ¿o ese paraca de la 2ª bandera que muere en un salto?

En la "cosa pública hay de todo, desde medicos fabulosos a controladores hiperestresados...

Gary Stewart

Gary Stewart es Director Ejecutivo del Venture Lab de IE Business School. Además, es consejero, co-fundador y antiguo CEO de nuroa.es, un buscador inmobiliario líder en Europa. Recibió su licenciatura en la Universidad de Yale (magna cum laude, Phi Beta Kappa) y su juris doctor en la Facultad de Derecho de Yale. Colabora como consultor legal y estratégico a varias empresas start-ups españolas en búsqueda de financiación.

Sindicación

En formato RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899