Menú

¿Por qué la izquierda me hace ser cada vez más de derechas?

13

¿Quién le echa una manita al amigo Fernandooo?

Hola Mario,

Bueno, me llamo Fernando Ríos, soy un madrileño de 23 tacos y me considero un fiel seguidor de su programa en LD. ¡Enhorabuena por tal programa!

A pesar de no comulgar en exceso con la archiconocida "caja tonta", fue descubrir otras posibilidades al margen de TVE (manipulada), La 2 (politizada), A3 (telebasura en estado puro), T5 (sin comentarios) etc etc y aficionarme a la información al margen del dogma socialista ex-pañol.

Tengo una pregunta que me suele rondar la cabeza desde hace meses y soy incapaz de encontrar una respuesta coherente y que me sepa vencer y convencer.

Siempre me he considerado una persona que ha valorado el poder de la sociedad como motor de cambio delegando mi creencia en la democracia como fundamento para la consecución de un fin justo, pero, sin embargo, siento repugnancia cuando veo a sujetos salidos de Ferraz jactándose de su condición de representantes del pueblo para azotar sin piedad a sus amos con la vara de la ignorancia y de la confrontación fratricida. Mi pregunta es: ¿Por qué la izquierda consigue acentuar mi condición de derechas?

Un saludo,

Fernando

***

José Esteban: Vituperio (y algún elogio) de la errata:

"L'an dernier, diverses fraudes ont été signalées à l'administration. Cette année, nous avons pris des mesures por empocher les bénéficies illicites" (El último año fueron notados diversos fraudes en la administración. Este año hemos tomado medidas para meternos en los bolsillos las ganancias ilícitas). En lugar de "empocher" (meter en el bolsillo) debió decir "empêcher" (impedir).

¿Seguro? ¿No te habrás metido donde no te llamaban, buen José? ¿Había políticos de por medio? 

***

Gracias gracias por vuestros comentarios, comentaristas de primera. Seguimos tomando nota. Que no se os quede nada en el tintero.

***

Lecturas.

13
comentarios
1 Erbilyos, día

Amigo Fernando: Ese fenómeno es más común de lo que pareces imaginar. Se debe a que, una vez identificado el socialismo español (y el socialismo en general) como una fuerza política consistente básicamente en mentira, demagogia y desfachatez, día a día lo vas confirmando, gracias a los esfuerzos que los representantes del socialismo patrio hacen en recordártelo. De ese modo, no sólo resulta imposible olvidarlo, sino que la oposición y la hostilidad que han generado en tí se hace cada vez más firme, más duradera, más cargada de argumentos y razones. Una vez que se ha producido el fenómeno, y que, parafraseando a Stendhal, podríamos denominar "cristalización del posicionamiento político", te conviertes en inmune a los intentos de captación por parte de la secta. El proceso por el cual uno llega a identificar a la izquierda española como cáncer político es más difícil de desentrañar. En unos casos, debe más a la experiencia personal que a la reflexión intelectual. En otros casos, se debe a una evolución intelectual basada en la curiosidad. Y en todos los casos, a una confrontación del mensaje y la propaganda de la izquierda con la realidad misma, que es la prueba del algodón. Últimamente hay estudios científicos que dan a entender que hay incluso algo de genético en las tendencias políticas de los individuos, y que la personalidad también influye a la hora de identificarse con opciones políticas. Tal vez sea así, pero en cualquier caso eso es algo que se nos escapa. Habría sido interesante alguna referencia a las posiciones políticas de tus padres. Convendrás conmigo en que no es lo mismo ser de derechas (derecha liberal, espero) con unos padres que gastan carnet del PSOE o de IU, que ser de derechas porque tus padres son de derechas. También cabe la posibilidad de que tus padres pasen de política, pero eso se me antoja más improbable. Venga, un saludo. Yo me voy a comer, que ya va siendo hora.

2 Pelopida, día

"Cesar, con dádivas, monumentos, reparto de dinero y bánquetes públicos cautivó a la multitud ignorante" Ciceron, Segunda Filípica. ¿Te suena el modus operandi?

3 pecio, día

La Naturaleza es "de derechas", no le des más vueltas. La Tierra no tiene los anillos de Saturno, los océanos son salados y los ríos de agua dulce, los leopardos no reptan como las serpientes ni María Antonia Iglesias es como Cindy Crawford. Si hay algo que caracteriza a la Naturaleza es la variedad y la desigualdad, el socialismo es la doctrina de la igualdad, y por tanto, condenado al fracaso. La única igualdad posible es ante la ley, el resto quimeras, por diseño natural.

4 kigaard, día

Creo conveniente hacer mención a una cita célebre de George Bernard Shaw tal y como se está planteando el asunto: “La libertad supone responsabilidad. Por eso la mayor parte de los hombres la temen tanto”. Coincido con el amigo pecio de que el socialismo siempre ha vendido humo en base a todas las coyunturas sociales que han ido marcando el ritmo de la historia a lo largo de ésta. La igualdad y la libertad tal y como ha sido y sigue siendo planteada por los iluminados de la izquierda más intransigente (¿acaso ha sido transigente alguna vez?) no hace más que avivar las esperanzas de un pueblo deseoso de estrechar la mano a aquel líder que promete soluciones eternas por los siglos de los siglos. No obstante la igualdad en sí no existe, es pura parafernalia utópica que actualmente está siendo vendida a precio de oro político. La maquinaria populista, demagoga y totalitaria de la izquierda, sea aquí o en la China, siempre ha sido eficaz: alimentar de odio a trabajadores hambrientos de cualquier sector que entendían eran explotados por la visión taylorista del trabajo. ¿Empresarios? ¡A la hoguera! Y una vez los trabajadores, incitados por el odio de una izquierda mezquina, habían regado las calles de dolor y miseria, eran ellos, los grandes iluminados de la izquierda quienes dejaban por un momento de comer caviar para rasgarse las vestiduras y decir con el puño en alto: “¡Hermanos obreros!” (Ésta última anécdota es un suceso real llevado a cabo por Alejandro Lerroux según mi abuelo). Antes la izquierda manipulaba a obreros y campesinos hambrientos mientras comían como auténticos reyes (reyes republicanos, supongo), y ahora la cosa ha cambiado más bien poco. Sigue la maquinaria propagandística (no hay más que ver los últimos videos del PSOE con motivo de la campaña europea), el odio visceral siempre que hablan contra aquellos que no están con ellos y siguen deleitándonos con clases magistrales de cómo dividir una sociedad. ¿De izquierdas? Jamás. Fernando

5 kigaard, día

Pelopida, me suena el modus operandi, sí.

6 Erbilyos, día

Que se vayan los demagogos de la izmierda a predicar al antiguo distrito electoral de Charlie Wilson, el congresista que interpretó Tom Hanks en "Charlie Wilson's War". Una de sus mejores frases era ésta: "Yo represento al único distrito electoral del país que no pide nada. Solo quieren sus armas, sus impuestos bajos, y que les dejen en paz" Y eso que Charlie Wilson era del partido demócrata. Por cierto, acabo de descargarme un texto de La Boétie, fechado en 1548: Sobre la servidumbre voluntaria. Lo leeré mañana mismo, porque tiene buena pinta. Para los que lo quieran, la dirección es: http://www.sindominio.net/oxigeno/archivo/servidumbre.htm

7 balboa, día

"Esa constante mentira comunista es lo más irritante de los rojos...", Gregorio Marañón, Padre de la República.

8 AntiMarx, día

Mario: nos debes las lecturas, ¿o te quedaste en blanco? ------------------------------ Hola Fernando, El problema es que, como decía Hayek, la democracia no es un fin en sí mismo sino un medio. Y este medio puede ser utilizado para implantar un régimen totalitario, por ej. uno que imponga la igualdad de todos a la fuerza, que es lo que pretende la socialdemocracia (según Bernstein, uno de sus principales teóricos). El caso de Hitler o el de Chávez son otros ej. de lo que puede dar la democracia. La solución pasa por recortar al máximo las competencias que el sector público puede asumir. Es decir: vida humana (desde la concepción hasta el último aliento) intocable, libertad individual y propiedad privada respetadas al máximo. ¿Que le queda al sector público?: garantizar la seguridad (monopolio de la violencia) y la administración de Justicia para la violación o conflictos en las instituciones básicas antes dichas. Todo esto, establecido en una nueva Constitución (que nos hace mucha falta) prácticamente intocable. Evidentemente, lo antes expuesto es mucho más complicado de lo que parece, precisa desarrollo y, a día de hoy, no hay nadie en el mundo dispuesto a arriesgar su pellejo para impulsar una reforma como ésa (te puedes imaginar que se le acabaría la manduca a más de un parásito: políticos, cargos de libre designación, sindicatos, empresas públicas, subvencionados, laaargo etc.) Recuerdo cuando tenía tu edad y también era de derechas. Hace varios años empecé a escuchar al de Orihuela del Tremedal: hablaba de un tal Mises y de un tal Hayek y del "liberalismo" (que a mí me sonaba a izquierda). Comencé a leer a aquellos autores y me di cuenta de que había estado ciego pensando que papá Estado y mamá Comunidad tienen que prestar los servicios de educación y sanidad, "gestionar" las pensiones, etc. Luego vino LD, ... Lo que a mí me sucede es que la derecha (expañola) consigue acentuar mi condición de liberal (tardío). Un saludo

9 jorgegvr, día

Para Fernando: Sólo un consejo, no te fijes en lo que dicen, sino en lo que hacen. Te advierto que si sigues mi consejo, vas a tener un montón de trabajo, Fernando, ya que tendrás que leer mucho y de las mas variadas fuentes (aprovéchate de Internet), te llevarás muchos chascos y te sentirás traicionado, pero nadie dijo que la verdad fuera fácil y cómoda. Suerte, y recuerda que lo que te ocurre nos ha pasado a muchos. Vamos, que no estás sólo.

10 kigaard, día

Estimado jorge: Sus palabras en su día calaban en mí como una llama ardiendo dentro de una herida pendiente de cicatrizar. Después de tantos años escuchando a estos individuos decir una y otra vez las mismas tonterías propias de iluminados siento indiferencia. Ya no son sus palabras lo que duelen, y ahí te doy la razón, son ahora sus actos. Percibo como apuñalan día tras día los valores que representan la unidad de los españoles, de la convivencia utilizando los mecanismos propios de la democracia, y encima se jactan de que a España le quedan dos telediarios mientras ellos se dedican a saquear la escasa inteligencia que le quedan a los votantes de ese partido de totalitaristas e intentan arremeter contra los que resistimos a base de repetir una y otra la vez la misma mentira intentando que se convierta en una verdad absoluta. No obstante soy consciente de que contra ellos no se puede hacer nada, pues quien es ignorante y orgulloso de ello, poco se puede hacer, sin embargo me preocupa que pase el tiempo y sus votantes, víctimas de su miseria intelectual, permitan que estos zotes progresistas vestidos de demócratas "peace and love" condenen al resto de los españoles. Me preocupa que mi destino esté en mano de este tío, que sus medidas controvertidas repercutan sobre el bienestar de la población. No hay que ser un ideólogo romántico para darse cuenta de que hay que actuar porque este personaje empieza por endeudar las generaciones con sus chapucerías económicas pero vete tu a saber que narices será lo próximo. Por cierto Erbilyos, gran artículo el de La Boétie :) Un saludo

11 kigaard, día

Por cierto AntiMarx, gran guía sobre cómo cortarles el chollo a los progretas anti-progreso ¿Crees una utopía que exista alguien que tenga lo que deba tener para llevar a cabo tu propuesta? Es muy interesante.

12 AntiMarx, día

Kigaard, lo mío no llega ni a exposición de motivos, sólo trataba de transmitirle al lector un resumen de lo que me ha pasado a mí. Y sí, estoy convencido de que es una utopía, haría falta un héroe para llevarla a cabo (poco menos que el Cid) y me parece que, a día de hoy y en lo que queda de Expaña, hay más posibilidades (miles) de un tirano que de un altruista. Un saludo

13 pecio, día

Higalguía, honor, hispanidad. Es el título de un libro de Alfonso de Figueroa y Melgar, Duque de Tovar; publicado en 1970. Frente al modelo de igualdad está la nobleza, no entendida como un coto hereditario exclusivo de los grandes, sino como un premio a aquellas personas y familias que destacan en su servicio a España. Por prágmatica de Carlos III accedían a la nobleza aquellas familias que en tres generaciones hubiesen destacado en una profesión. Hoy todos los vínculos familiares son una sombra, se ha delineado la sociedad de masas frente a la sociedad de familias y valores tradicionales. El esfuerzo, la gallardía, el valor, la caridad, el fomento de las artes, el peso del apellido "nobleza obliga" brillan por su ausencia. Recomiendo la lectura del libro, hace reflexionar sobre la historia de España y su degeneración ya esbozada en 1970. Nobleza es élite ( a la que se puede acceder crendo un nuevo linaje si se es merecedor de ello). Y de las élites debieran salir nuestros gobernantes, no seleccionados entre el populacho y por el populacho.

Herramientas