Menú

Obama, ni sí ni no

6

Me estoy embaulando una Breve historia del comunismo de 780, setecientas ochenta, se-te-cien-tas o-chen-ta, páginas. Cosas del editor español. ¡Joder con los de Bilbao de Barcelona!

***

O sea que , que El mundo después de USA ("El libro de cabecera de Barack Obama", vende la editorial; "nanay", joden la marrana los de la embajada) es lo que parece en cuanto le pones la mano encima. Y encima, qué errores, erratas y cosas raras: "expectacular" (p. 15), fatuas que son fetuas; de una revista (Der Spiegel) nos hacen un periódico (p. 45); y esta frasecica, que tiene su aquél, caramba: "(...) las subidas de precio de los ceros se han digerido con mayor facilidad" (p. 35).

(Hablando del que se agacha ante el rey de lo que no es ni por el forro Roma: según Dershowitz, se trata de un intelectual con un vocabulario muy amplio y surtido en el que faltan dos palabras: y no).

***

Correspondencias

De mi idolatrada N.-san, que ha vuelto de los japones hablando maravillas del país, del paisaje y del paisanaje, tan amable y circunspecto y serenísimo:

¡Deja de leer ya, coño! Que luego se te resiente la salud. Sal, habla con humanos, cocina mejillones con tabasco como yo... 

***

¿Qué es lo que más os gusta del programa, si se puede saber? ¿Y lo que menos?

***

Lecturas: Adiós, Shanghai, de Angel Wagenstein; El hombre sin cabeza, de Sergio González; la vasta Breve historia del comunismo de Robert Service.

Temas

6
comentarios
1 Anavmor, día

Lo que más me gusta, es Carmen Carbonell, por supuesto!!!! jul-jul-jul

2 paserifo, día

Me gusta: - Gago cuando se pone a hablar de literatura y de estética. - Noya cuando se pone a hablar de libros y escritores. - Carbonel (o Carbonell) porque a cada vez está un poco más desenvuelta, más natural, menos robótica. El que tiene boca, se equivoca, y, como decía Asimov, nunca hay que desperdiciar la oportunidad de hacer un buen chiste. No me gusta: - Cuando Noya se pone a hablar de política como si estuviera en un bar. Si siempre hacemos aspavientos, se pierde el factor sorpresa. No digo que haya que ser tan calmo e imperturbable como Portero, pero sí digo que hay que saber utilizar varios registros en el discurso y emplearlos adecuadamente, como hace el tito Albiac o el tito Raga. - Cuando Gago se pone a hablar de moralina católica después de haber criticado la hipocresía de protestantes o ateos o agnósticos o pasantes ¡También los católicos meten la pata, y muchos, y muy profundamente (porque son muchos y osados)! Cada cual tiene sus prejuicios y sus filias y sus fobias, etcétera. Enseguida sentamos cátedra (o cadiera, que decía mi abuelica) y nos olvidamos de los principios éticos. Si somos liberales no podemos condenar y despreciar a los demás con ligereza. Si queremos respeto, debemos dar respeto —siempre que sea posible, claro está (esto también se aplica al tío Mario). - De Carmen sólo puedo decir que me disgusta que no hable de libros también. No es que quiera convertirla en esponja bibliófaga como Noya, pero también podría dar su opinión de vez en cuando. Y que no tenga vergüenza por si yerra, que estamos en familia. Y por lo demás, todo muy correcto. Os doy un 7,875 sobre 10. Como sugerencias, podríais hacer entrevistas a libreros o a editores (de los buenos, si es que queda alguno) para que hagan recomendaciones. Os podrían caber fácilmente tres intervenciones de cuatro o cinco minutos each. ¿Cómo tenéis ordenada la librería? ¿al buen tun-tún o por edad del volumen? Salud

3 Mienmano, día

Dijo Paserifo: Y por lo demás, todo muy correcto. Os doy un 7,875 sobre 10. ¿Podrías ser más preciso? ;) ¿Cómo tenéis ordenada la librería? ¿al buen tun-tún o por edad del volumen? Por tamaños. Es la forma más eficiente de aprovechar el espacio.

4 jlcarriz, día

A mí me gusta que se trate algo más que libros. Precisamente lo que no le gusta a paserifo (se le olvida que Gago criticó unos artículos de un obispo católico que le envié y que también criticaron antes en Religión en Libertad) Para reseñas literarias sin contenido, sin sustancia y enmascarando la ideología, están otros programas en la 2. Veo LD libros porque son claros sobre lo que piensan, con principios liberales, tienen entrevistas muy interesantes e inéditas en el resto de televisiones, son formales o informales en el momento adecuado, me divierten y me enseñan a la vez. No me gusta que traten tantas novedades, a veces decepcionantes, y dejen libros más interesantes pero no tan recientes o clásicos. Lo necesitamos los que tenemos lagunas educativas, para tomar nota por si decidimos añadirlos a nuestra biblioteca personal.

5 paserifo, día

Hombre, con lo de moralina católica no quería decir que Gago tuviera un sesgo católico acrítico. A mí lo que me molesta es muchas veces la Iglesia Católica como institución hace manifestaciones que dejan en muy mal lugar a los católicos de la sociedad civil (escritores, médicos, juristas, profesores, empresarios, autónomos, etc.) y que, por desgracia, cuando se defiende una posición católica o la labor de algún católico a muchos les parece que se está defendiendo todo lo que hace y dice la Iglesia católica en general. Lo mismo se puede aplicar a los protestantes, a los evangélicos o casi cualquier otra denominación cristiana. Una vez aclarado esto, añado que si a Víctor Gago –persona a la que tengo bastante aprecio, sobre todo por su sencillez, que no simpleza– le diera por agarrar una guitarra y empezar con lo de “Santo, santo, santooooo”... me disgustaría un poco, pero simplemente apagaría la tele o pasaría adelante el vídeo de youtube, y tan amigos. Salud

6 Andurihl, día

Me gusta que un sociólogo como Victor Pérez Díaz tenga un hueco en vuestro programa. No saben lo duro que es ser sociólogo y liberal en este país. Me gusta Mario porque habla sin tapujos, ni corses de intelectuales engreídos. También me gusta porque es muy guapo, y mi abuela está empeñada en que tengo que buscarme un novio como él. Espero que perdone mi atrevimiento, y entienda este piropo desde el más profundo respeto. Me gusta Gago porque nos ha demostrado que una de las grandes literaturas se encuentra en una isla que se llama Irlanda. Me gusta Carmen porque en vez de sobrecogerse ha demostrado que con trabajo y tesón, que una perla para la comunicación. A seguir puliendo para que brille en su plenitud. A ella todos mis ánimos. Y para darle más protagonismo, no vendría mal una especie de noticiario literario, con aquellas noticias más destacadas en el ámbito de las letras. Me gusta Gago cuando se emociona por un libro que lo ha impactado. Se le nota. Me gusta Mario con esa cualidad superhumana de colarnos tres libros en la crítica de uno. No me gusta lo que la entrevista se quede o bien Mario o bien Gago. No me gusta la música que ponen en la sección "El libro de cabecera". Es demasiado seria para un programa con tan buen humor y ritmo. Prueben con algo de jazz :D No me gusta lo poco tiempo que le dedican al ensayo sociológico y económico. Aunque esta crítica es más por mi pasión a la sociologia y a la economía, que un defecto del programa. Por lo demás, un saludo y seguir con el programa.

Herramientas