Menú

Mi profe no me lee

13
Sólo un 1% reconoce no haber leído libro alguno en los últimos doce meses, pero

no son pocos (un 25%) los que, como mucho, habrían leído 5. Un 30% habría leído de 6 a 10 libros. Un 28% habría leído entre 11 y 20. Un 18% habría leído más de una veintena de libros. El profesor de secundaria medio habría leído unos 14 libros en el último año, algo más de uno al mes.

(Víctor Pérez-Díaz y Juan Carlos Rodríguez, "La experiencia de los docentes vista por ellos mismos", p. 22. Las negritas corren por mi cuenta).

¡A ver! ¡Todo el santo día dándole a la Play!

***

La música del adiós. Me asestan un "espetó" cada dos por tres; dieciséis, desde que me dio por contarlos (p. 113) hasta ahora (p. 345). Si, llevado por la furia, me hiciera, sobre bocazas, Bokassa, ¿a quién debería espetar, a Mr. Rankin o a don Francisco Martín Arribas, que lo mismo y por el mismo precio es traduttore y traditore?

***

Tres ante un cajero

Sándor Márai, en 1984:
Por primera vez en mi vida, un encuentro directo con un robot: el banco donde tengo mi cuenta corriente me ha enviado una tarjeta de plástico que se llama Versatel. Cuando quiero sacar dinero, tengo que introducir la tarjeta en una máquina incrustada en la pared del banco, y al cabo de unos segundos la cantidad solicitada cae en una bandeja metálica, en forma de billetes nuevos. No se necesita firma ni comprobante alguno... El robot se ocupa de todo: en un momento comprueba la autenticidad de la tarjeta y si hay saldo entrega la cantidad y me da un papelito impreso donde consta el movimiento, además de informarme de cuánto dinero me queda en la cuenta. Un milagro espectral y aterrador. Temo que pueda cometerse algún fraude, pero la entidad bancaria ya lo ha tenido todo en cuenta. La exclusión de la mano de obra es perfecta. ¿Qué será de ti, hombrecito?

(Diarios 1984-1989, entrada del 18 de septiembre, pp. 64-65).
El padre de Julián, en los últimos 90:
La gente (esas personas a las que no se les ha muerto un hijo) dice que la tecnología avanza por sobre el espíritu, avasalla el alma.

Creo que están equivocados. El cajero automático, por ejemplo, es un oráculo. Cuando el cajero, al finalizar mi retiro semanal de dinero, me pregunta: "¿Desea realizar otra transacción?", yo contesto apoyando la mano: "Sí, deseo regresar al momento previo a subir a Julián al ómnibus". Permanezco unos segundos y me voy sabiendo que al menos tengo dónde pedir un deseo. Por el papel donde me arrojan el estado de mi saldo, cuento los días que llevo sin ver a mi hijo.

(Marcelo Birmajer, "¿Desea realizar otra transacción?", Historias de hombres casados, p. 303).
Mariana:
El cajero. Le podés pedir al cajero automático que cambie tu vida. Cuando te pregunta "¿Desea realizar otra transacción?", tenés que apretar la tecla: "sí". José Luis y yo siempre nos quisimos. Desde el secundario. (...) José Luis se casó por segunda vez cuando aún no había cumplido los cuarenta, y un año después de que se casó nos encontramos. (...) Tuvo su matrimonio, sus hijos, su divorcio y su nuevo casamiento. Entonces, en una fiesta a la que me invitaron en este mismo country, nos encontramos. (...) Me contó cómo Silvia había representado la calma y la compañía, era claro que no el amor. (...) No hicimos ningún esfuerzo por no encontrarnos. Tampoco por detenernos. "Cómo me gustaría", me dijo José Luis en el final de un encuentro, "no haberme vuelto a casar". Le pedí al cajero que realizara la transacción.

(...)

–¿Cómo se pide? –[la interrumpe el padre de Julián].
–Simplemente, cuando me preguntó si deseaba realizar otra transacción, apreté
y le ordené mentalmente que lo hiciera.

(Ya saben, pp. 333-334).
*** 

Señores comentaristas:

Son ustedes el plural (con perdón) de la palabrita que no se me cae de la boca en el programa. De verdad de la buena. Muchas muuchas gracias por estar ahí, dándole cuerda a la cometa. 
13
comentarios
1 Zuhoerer, día

No se si estoy demasiado traumatizado por ser Lunes, pero no entiendo el hilo este... que alguien me lo explique lo del cajero y ... Sl2

2 jlh, día

Pues sobre lo de que los profes leen poco, voy a decir algo que puede ser un poco polémico en un blog de libros: leer no siempre es bueno. No sólo se escriben cosas buenas, también se escriben auténticas barbaridades que son nocivas tanto para la salud propia, como para la ajena. Por ejemplo, el socialismo está íntimamente unido tanto a la lectura como al genocidio. Y es que leían (y leen) muchas cosas que les vuelven locos y les llevan a cometer locuras, o, en el mejor de los casos, idioteces. Por ejemplo, mao fue un ávido lector desde su juventud (aprovecho para recomendar el interesantísimo tocho “Mao, la historia desconocida”, de Jung Chang y Jon Halliday, que estoy leyendo desde hace meses, pero poco a poco, porque es tan interesante como denso, al menos para mí), y asesinó a más de 75 millones de seres humanos. Y, en general, toda la basura intelectual socialista se ha transmitido a base de libros, y gracias a gente mediocre que se creía que por leer (y luego defender) esa basura era mejor que los demás. Así que, dado que entre los profesores hay mucho rojo, yo prefiero que jueguen a la Play, que lean cosas que pueden ser perjudiciales para ellos y para los demás. Pondré otro ejemplo: una prima de mi madre (con más de 90 años) y su hija. Ambas maestras de escuela. Hace poco la madre le contó a mi madre que su hija le había regalado un libro sobre la persecución franquista a los maestros de escuela, y le dijo: “qué me van a contar a mí de persecuciones a los maestros, si todos sabíamos en la guerra que los rojos según llegaban a un pueblo lo primero que hacían era matar al cura, al boticario, al maestro y al alcalde”. Conclusión: su hija, maestra en activo, habría hecho mejor jugando a la Play que leyendo esa basura y, encima, creyéndosela y difundiéndola (presumiblemente no sólo a su madre, sino (¡horror!) a sus indefensos, intelectualmente hablando, alumnos) . ¿No?

3 jlh, día

El otro día pedí que se ampliase el límite de 2000 caracteres, y hoy pido otra cosa más: que no todo lo que escribamos salga en negrita directamente, para poder poner las negritas donde consideremos oportuno. Siento ser tan pedigüeño. Aunque recuerdo que contra el vicio de pedir está la virtud de no dar, así que no hacerme caso, solucionado.

4 vikinga, día

El padre de Julián...no dice nada de lo que respondería a la otra pregunta ¿desea continar?. Es un relato muy bonito; de Marcelo Birmajer sólo conocía sus artículos políticos. ¿El resto del libro o de su obra también vale la pena? En cuanto a los porcentajes, yo creo que el 1% es un porcentaje muy bajo, conozco al menos a dos personas que presumen de no haber leído ningún libro en los últimos ¡20 años!

5 vikinga, día

Se me olvidaba, me imagino lo que contestaría Sandor Márai a la pregunta de desea continuar...es un señor tan triste.

6 Zuhoerer, día

Hola, sigo sin entender muy bien el hilo, entre otras cosas humildemente no sé quienes son... :-) jlh, pero te voy a contar una cosilla que cuento siempre. Dices es mejor no leer a veces que leer, pues puede ser, pero depende de la persona, yo no estoy de acuerdo, y pienso que siempre es mejor leer aunque individuos manipulables lean textos manipuladores, porque existe la posibilidad que dejen de serlo y se caigan del caballo. ... p.e. a mi me recomendó mi profesor de historia del instituto (pro-catalanista y manipulador como la mayoría) la historia de España de Javier Tusell... por aquel entonces yo era bastante de la cuerda de los profesores, como es normal en chavales de instituto... pero ese libro, lejos de sumergirme definitivamente en la corriente "tonti-progre", como algunos supongo les pasaría, me provocó una profunda indignación y abrí los ojos mucho... Javier Tusell habla ya en la época de los primeros pobladores de la península (antes de llegar los romanos) de Cataluña y del Pais Vasco... yo hubiera escrito, ésto o aquello pasó en lo que entendemos hoy como Cataluña o Pais Vasco... pero bien, no pasa nada, se puede sobreentender... pero como continúa el tema? Lo realmente indignante, y que supongo calaría en la cabeza de muchos es que: ...solamente se habla de Cataluña y del Pais Vasco para hacer referencia a esas zonas geográficas en épocas pre-romanas y épocas posteriores, mientras para el resto de zonas geográficas españolas no se habla de la Rioja, ni de Murcia etc. y se utilizan otro tipo de toponímias... ...me entró tal indignación que rompí con casi todas las simpatías "de la cuerda"... aunque también es verdad que colegas míos se llenaron de admiración hacia Cataluña&Pais Vasco, que aun hoy la conservan... Sl2

7 Paradus, día

Marionoya, eres único, de verdad. No sé si es que estás a otro nivel o es que intentas tomarnos el pelo a todos. Sea como sea... no cambies, por favor. Una petición a los asiduos del blog: ¿Alguien sabe dónde puedo encontrar el libro "La verdad sobre Enrique Tierno Galván" de César Alonso de los Ríos? Está descatalogado en absolutamente todos los sitios... Visite paraus.blogspot.com

8 jlh, día

Zuhoerer Bueno, tal vez tengas razón. Desde luego yo no prohibiría a nadie leer. Pero, como bien dices, a ti ese libro te sirvió para rechazar las mentiras que contaba, pero a otros les sirvió para ser aún más rojos. Una de las cosas que habría que hacer es explicar a la gente a distinguir un libro creíble de uno no creíble. Por ejemplo, explicar a todo el mundo que si un libro no te dice de donde saca los datos, no hay que hacer caso a los datos que maneja, pues si un libro dice de donde saca los datos siempre se puede comprobar esa o esas fuentes, pero si no, los datos son inventados con total seguridad. Esto se da mucho en los libros rojos sobre la guerra civil, que hablan de miles, o millones, o cientos de millones de asesinados por el propio Franco en persona, pero no dicen de donde sacan los datos. Y mucha gente cree esos datos totalmente inventados. Y esa gente, en mi opinión, harían bien jugando a la Play en lugar de leer y creer esas mentiras.

9 splash, día

Pienso que debo de leer de 20 a 25 al año.

10 Erbilyos, día

Paradus, aquí tienes tu libro sobre Tiernito Galván, en una librería francesa online (el libro está en español, no en francés, ¿eh?) http://alapage.com/-/Fiche/LivresEspagnol/9788479794132/LIES/la-verdad-sobre-tierno-galvan-alonso-de-los-rios-cesar.htm?fulltext=tierno%20galv%E1n&id=97631236650319&donnee_appel=ALAPAGE

11 Erbilyos, día

Las estadísticas sobre lectura de libros por parte de los profesores de secundaria serían interesantes si fueran fiables, pero ¿cómo lo van a ser si se basan únicamente en su palabra?. Si yo fuera profesor y me dedicara a jugar a Call of Duty o a leer "El Plural" en mis ratos libres, me daría vergüenza confesar que no leo libros, o que leo muy pocos. Las cifras estarán infladas, pero ¿en qué medida? Por otro lado, creo que la calidad es factor de mayor peso que la cantidad. ¿No es preferible leer Historia de los heterodoxos españoles o el Alejandro Magno de Johann Gustav Droysen que leer las obras completas de Suso de Toro, Rosa Regás y Michael Moore? ¿Me explico?

12 jlh, día

Me encantó el programa de ayer, como siempre. Quiero destacar: Antonio Lamela: el excelente arquitecto es la primera persona a la que escucho llamar español al español en público (seguramente haya habido más, aunque yo no me haya enterado). Sólo por eso habría merecido la pena su entrevista. Además dijo que había presentado proyectos en Estados Unidos en español. Y, por si todo eso fuera poco, demostró no ser un endiosado, sino una persona sencilla. Grande. Quique San Francisco: había leído la entrevista de La Razón, y, sin duda, me parece un ejemplo a seguir y a promocionar. Que se vea que hay titiriteros y artistas, y Quique es un artista con mayúsculas. Sugiero que le llevéis para entrevistarlo (es una sugerencia, no una petición, pues soy consciente de que como siga haciendo peticiones acabaréis bloqueando mi nick, con razón).

13 Vendeano, día

# 2 jlh La vulgarización de la "cultura" (el mundo intersubjetivo, en sentido amplio), permitida por los avances técnicos, provoca grandes cambios, cuyos efectos no siempre han sido amables, aun pareciendo luego necesarios a posteriori. La imprenta abarató los libros, y la Biblia en particular. Multiplicada en centenarses de miles de manos, hasta entonces poseida casi en exclusividad por una casta, llevó a la libre interpretación, al libre examen... y a las guerras de religión... Pero sin ese peaje no habríamos llegado a la libertad religiosa, que facilitó la política, etc. El periodismo barato de fines del XIX (papel celulosa, rotativas) amplificó los lugares comunes, las ideologías populistas. Nacionalismos, socialismos varios, trajeron guerra y exterminio. Aunque, claro, sin periodismo no se habría generalizado la cultura democrática, la crítica al poder y su corrupción... ¡Qué alto precio esa educación del hombre masa! Peculiar educación la de dejarlos caer en el precipicio en pos de sus fantasmas intelecuales. Algo aprendieron, si, los que sobrevivieron. Y sólo, por lo que se ve, por un tiempo. Las ideas, genes mentales o "memes", provocan efectos ventajosos o deletéreos en los organismos o fenotipos, en las sociedades que los portan o manifiestan. Hoy, la lectura fácil, internet, son potentes vehículos de nuevos "contagios" meméticos. ¿Cómo aislarse en la burbuja, si tampoco sirve? Hay que afrontar las nuevas ideas y sus efectos, equivocarse, fortalecerse y aprender. Pero la velocidad y el caos es cada vez mayor, y seguro que nos desbordará. ¿Qué nuevas guerras y exterminios, que nuevos y tremendos experimentos sociales nos esperan agazapados tras las buenas intenciones y el deslumbrante "progreso"?

Herramientas