Menú

La biblioteca papal

Carmen Pulín
0

Y cardenalicia. Y episcopal. Y doctoral. Y, en fin, ratzingeriana. Porque hoy hablamos de los libros de Joseph RatzingerBenedicto XVI, que el próximo día 28 de febrero dejará de ser Sumo Pontífice de la Iglesia Católica Apostólica Romana pero que ni mucho menos dejará de ser uno de los grandes teólogos e intelectuales que han ocupado la cátedra de Pedro. Los hombres pasan, las obras permanecen, y, desde luego, Benedicto XVI nos deja una obra extraordinaria, tanto por su volumen como por su calidad. No nos referimos sólo a las obras que ha escrito como Papa –que, pese a haber sido Sumo Pontífice sólo ocho años, han sido numerosas–, sino a las del conjunto de su carrera.

Recoger toda su bibliografía en un post como éste sería casi imposible. Sin embargo, gracias al Foro de Estudios Joseph Ratzinger de la Universidad de Navarra podemos dejar aquí, para el interesado en ello, unas listas con su bibliografía completa dividida en varios apartados, con los títulos tanto en versión original como en las principales traducciones de los mismos. Así, encontramos las obras de Ratzinger, los libros sobre Ratzinger, sus artículos y otras colaboraciones, además de la bibliografía completa (hasta la elección como Papa) elaborada por Vinzenz Pfnür para la Universidad de Münster, una publicación de carácter bibliográfico y redactada en alemán, pero que incluyo por su exhaustividad. Además, el Foro ha incluido un apartado con algunos textos que están disponibles, total o parcialmente, para poder leerse en internet de forma gratuita (por ejemplo, en Google Books).

Una de las mejores cualidades de Benedicto XVI como autor es que, siendo un hombre de una gran finura intelectual y de una enorme amplitud de conocimientos, sabe cómo transmitir éstos de forma amena, clara y adaptándose a su audiencia. Así, no es lo mismo, evidentemente, una obra destinada al público general, como su trilogía sobre Jesús de Nazaret, que una conferencia sobre escatología para sus estudiantes de Teología, pero en ambos casos es evidente su afán didáctico, su deseo de escribir o hablar para que se le entienda, para que el receptor del mensaje comprenda, analice y aplique lo transmitido.

Podemos empezar a comprobarlo en la misma página web de la Santa Sede, que recoge las diversas obras de Benedicto XVI en su magisterio como Papa clasificadas por apartados. También se incluyen transcripciones de discursos, homilías, etc... Así, encontramos aquí encíclicascartas apostólicasexhortaciones apostólicas, discursos, cartas, oraciones, las transcripciones de las alocuciones anteriores y posteriores a los rezos del Ángelus, las pequeñas catequesis que nos ha ofrecido en cada una de sus audiencias... Además, hay fotos, una pequeña biografía del Pontífice, vídeos, programas de sus viajes... Una página muy completa y recomendable, en la que los principales documentos aparecen traducidos al español (en los casos en los que no es así, aparecen en su versión original y en las restantes traducciones disponibles). En las categorías de documentos de los que hay gran número, como los discursos, éstos se han agrupado por años.

Hacer una selección de la obra de Joseph Ratzinger es una tarea que reconozco me supera; he escogido aquellas obras que me parecen más significativas, que más me han interesado o que han aparecido más recientemente en el mercado. Es, por tanto, una selección más de las muchas que podrían hacerse.

Empecemos, pues, por el principio, por su tesis doctoral, Pueblo y casa de Dios en la doctrina de San Agustín sobre la Iglesia, que presentó en 1951 a la Facultad de Teología de la Universidad de Múnich, y que la editorial Encuentro publicó en español el año pasado. Un trabajo que, como indica el propio autor, con su humildad acostumbrada, en el prólogo a la primera edición, es "una osadía". Por lo ambicioso del tema, por la gran responsabilidad que supone siempre abordar la figura de San Agustín y porque, dado el número de estudiosos que se dedican o han dedicado al santo de Hipona, "el principiante debe ver realmente mermada su esperanza de decir algo nuevo". Sin embargo, por supuesto que lo consigue. Dividida en dos partes ("Fundamentos para la comprensión de la Iglesia en San Agustín" y "Pueblo y casa de Dios en la doctrina sobre la Iglesia de Agustín"), esta obra tal vez sea más adecuada para personas con sólida formación teológica que para el lector común, si bien la gran capacidad didáctica de Ratzinger hace que, con dedicación y atención, sea un texto que puede disfrutar también el profano interesado.

Otra obra de gran profundidad e interés para el estudioso y que, como la anterior, requiere paciencia y una atenta lectura a los que tenemos escasa formación teológica es Escatología, escrita por el recién nombrado obispo Joseph Ratzinger en 1976, como despedida de su actividad docente. El libro, dedicado a sus alumnos de Ratisbona, fue publicado por la editorial Herder en España en 2007. El tratado sobre la escatología es, junto al de la eclesiología, el que más veces expuso el Ratzinger profesor y el primero que publicó; hay que tener en cuenta que se trataba de una materia incluida en un curso de teología dogmática, por lo que, como el propio autor señala, tuvo que "renunciar a alguna discusión detallada, que en sí misma hubiera sido buena". Con todo, es un excelente manual sobre el problema escatológico, las cuestiones que acechan a todo ser humano acerca de la muerte, la inmortalidad y la vida futura. No es, y me parece que resulta superfluo decirlo, uno de esos libros de estampitas, dedicados a especular de manera más bien empalagosa sobre las categorías angélicas o el número de círculos del infierno, sino un libro de estudio y referencia serio sobre cuestiones esenciales y de hondo calado teológico.

Recientemente he podido leer una entrevista (antigua, del 2006) al cardenal arzobispo de Milán, Mons. Scola, en la que se le preguntaba por sus libros favoritos. En ella comentaba que había recomendado a sus sacerdotes como lectura para ese verano el libro de Joseph Ratzinger Introducción al cristianismo. En este conjunto de lecciones sobre el Credo, publicado por vez primera en 1968, el entonces profesor Ratzinger trata de explicar a un público amplio las bases de la fe cristiana analizando el símbolo de esa fe, el Credo. A priori, para el profano puede parecer sencillo limitarse a ir analizando los diferentes enunciados de un credo, y en verdad pocas cosas son tan difíciles o suponen una prueba mayor para un teólogo. Ratzinger, aquí, logra una vez más escribir un documento memorable e imprescindible.

¿Qué es lo que piensa el Papa? ¿Cuáles son los puntos clave de su pensamiento, de la teología que impartió a sus alumnos en Tubinga o Ratisbona, que transmitió a los fieles desde su diócesis de Múnich-Freising o, ya como Papa, desde Roma? Varios son los libros que nos muestran estos principios del pensamiento espiritual de Joseph Ratzinger. Entre los muchos que podemos encontrar cabe destacar, precisamente, Orar. Pensamiento espiritual, unas páginas amarillas de su pensamiento, como las denomina el editor de esta obra, José Pedro Manglano. Pequeños fragmentos de obras de Ratzinger, divididos por temas: la verdad; conocer a Dios; seguir a Cristo; la libertad de Cristo; la vida cristiana; la Iglesia; las palabras y la cruz de Cristo... Y cuatro anexos, dedicados a los signos del pan y el vino, el bautismo, el celibato... ¡y el fútbol!

En esta misma línea se encuentran Mi cristiandad y Nadar contra corriente, ambos en Planeta, y Los caminos de la vida interior, en Chronica, que nos descubren el pensamiento del Papa en recopilaciones de sus textos, homilías, discursos, etc., sobre los más diversos temas, y que sirven para mostrar, una vez más, que la fama de reaccionario de Benedicto XVI viene de quienes no lo han leído o escuchado. Basta con leer cualquiera de estas obras para ver que Ratzinger no sólo no es reaccionario, sino que en muchos momentos se enfrentó a posturas entonces mayoritarias en el seno de la Iglesia con enfoques que entonces resultaron atrevidos, y que no teme abordar los temas más delicados o complejos con un único objetivo, central en todo su pensamiento: la búsqueda de la verdad.

Otro de los temas fundamentales para el Papa ha sido siempre la eclesiología, a la que dedicó una de sus primeras obras, El nuevo pueblo de Dios, un texto exhaustivo, profundo y que quizá pueda parecer que no es para todos los públicos pero que, sin duda, hace que merezca la pena el esfuerzo. Joseph Ratzinger analiza la historia y evolución de la Iglesia, sus problemas y desafíos, sin olvidar las aportaciones al respecto del Concilio Vaticano II, tan querido para nuestro protagonista, que no vacila en defender siempre la riqueza aún por descubrir de dicho acontecimiento, tan desconocido y malinterpretado por muchos.

Hay infinidad de libros compuestos a partir de fragmentos y citas de Joseph Ratzinger con los más diversos motivos: la Navidad (como en este precioso libro ilustrado, La bendición de la Navidad), la cuaresma (Vía Crucis, una recopilación de reflexiones para acompañar el camino de la cruz, con textos de H. Urs von Balthasar, el cardenal Newman, L. Giussani y el cardenal Ratzinger, que contribuye con un texto sobre el Viernes Santo)... o el Año de la Fe, que se está celebrando desde el 11 de octubre de 2012, fecha del 50 aniversario de la apertura del Concilio Vaticano II. Las editoriales han publicado gran cantidad de libros, documentos, guías, etc., para ayudar a vivir este Año, convocado por el Papa, y uno de cuyos objetivos, según explica el mismo Pontífice en la carta apostólica Porta fidei, es invitar a los fieles a "redescubrir los contenidos de la fe profesada, celebrada, vivida y rezada, y reflexionar sobre el mismo acto con el que se cree". Para ello disponemos de numerosos textos, empezando por el Catecismo, muchos libros de Ratzinger ya citados –especialmente los que se refieren al Credo– u otros como La alegría de la fe, otra aproximación a los contenidos del símbolo de la fe. El que probablemente sea más completo es Creer: manual de la Fe y de la Vida Cristianaun volumen de casi 600 páginas en el que, por orden alfabético, empezando por "Adviento" y acabando por "Virgen María", podemos consultar el magisterio de Benedicto XVI en numerosas materias sobre la fe y la vida, expresado en encíclicas, discursos, homilías, cartas, etc. Un libro-guía esencial que muestra, siquiera en parte, la riqueza del breve pontificado de Benedicto XVI. Baste leer y meditar la frase que aparece al inicio del libro: "La fe no es una teoría que se pueda abandonar. Es algo muy concreto: es el criterio que decide nuestro estilo de vida".

Muy recordados y queridos son los tres libros de Joseph Ratzinger sobre Jesús de Nazaret: el primero abarca desde el Bautismo hasta la Transfiguración; el segundo, desde la Entrada en Jerusalén hasta la Resurrección, y el tercero la infancia; éste es una especie de prólogo a los otros dos y ha sido objeto de polémica y malentendidos a raíz de un simple comentario del Papa sobre la mula y el buey en el pesebre. Dichos comentarios han querido ensombrecer, sin conseguirlo, la belleza, sencillez y alegría que desprende un libro en el que, una vez más, Ratzinger nos acerca a la figura de Jesús con conocimiento pero, a la vez, mostrando su gran capacidad didáctica, capaz de hacer entender a todos los lectores conceptos complejos y profundos. Tres libros que han sido éxitos de ventas y que, posiblemente, se conviertan en clásicos por su capacidad para combinar rigor, amenidad y belleza.

El Papa tampoco se olvida de los más pequeños; para ellos hay preciosos volúmenes ilustrados que también atraen a los mayores: Mis santos, en el que nos acerca a la figura de tres grandes santos que han influido extraordinariamente en su vida (San José, San Benito y San Agustín), María, la mamá de Jesús o Los amigos de Jesús, dedicado a los doce apóstoles y a San Pablo y compuesto a partir de las pequeñas catequesis que el Papa imparte cada miércoles en sus audiencias generales.

Llegando ya a los libros que no son estrictamente de Joseph Ratzinger sino sobre él, tenemos que citar necesariamente los escritos por Peter Seewald, su biógrafo. Y entre ellos encontramos La sal de la tierraDios y el mundo y Luz del mundo. Todos ellos adoptan la forma de un diálogo, en el que Seewald va planteando a su interlocutor cuestiones sobre la fe, la Iglesia, el mundo... El que contesta en los dos primeros libros es el cardenal Ratzinger, pero en el tercero, Luz del mundo, ya es Benedicto XVI, con lo que a los temas antes citados se suman cuestiones específicas sobre el papado y lo que estaba siendo hasta entonces (octubre de 2010) su pontificado, sin eludir polémicas como el escándalo de los abusos sexuales o el llamado discurso de Ratisbona. El libro incluye como anexo una breve crónica del pontificado de Benedicto XVI hasta la fecha de publicación que, si bien incompleta, sirve para hacernos una idea de cuán intensa y rica ha sido la labor de este sucesor de Pedro.

Por último, por recomendar alguna biografía de Joseph Ratzinger, acudamos en primer lugar al propio personaje, que en Mi vida repasa los hechos que marcaron su existencia desde su nacimiento en 1927 hasta su nombramiento como arzobispo, en 1977. Muy ameno y lleno de interés es Mi hermano, el Papa, un libro-entrevista en el que Georg Ratzinger, hermano mayor del Papa y exdirector del coro de la catedral de Ratisbona, los famosos Regenbursger Domspatzen, repasa los años junto a su hermano, al que está especialmente unido: ambos se ordenaron el mismo día, pasaron juntos gran parte de su tiempo –hasta que Joseph se convirtió en cardenal– y esperaban poder jubilarse también juntos y retirarse a una casita en su pueblo, dedicados al estudio, la escritura y su gran afición, la música. Pero Dios tenía otros planes, como hemos podido comprobar en esta recopilación de libros de y sobre Joseph Ratzinger, Benedicto XVI, un gran Papa que se va el próximo día 28 pero que nos deja una labor inmensa y una obra rica y profunda, escrita tanto para el erudito como para el lego, para religiosos y laicos, para todo el que quiera comprobar, en suma, que Jesús, hoy, nos sigue hablando a cada uno de nosotros.

***

Publicaciones de Joseph Ratzinger en algunas de las principales editoriales en lengua española

Biblioteca de Autores Cristianos (BAC)
Chronica
Cristiandad
Desclée de Brouwer
Edicep
Encuentro
Eunsa
Herder
Palabra
Planeta
Sal Terrae
San Pablo
Sígueme

0
comentarios
Escribir comentario

Herramientas