Menú

Gallardón rima con

6

Ambición, así, en mayúscula, nos recuerda Pablo Montesinos en la biografía que ha pergeñado sobre el Excelentísimo Señor Alcalde, Contingente y Necesario. ¿Ruegos, preguntas, comentarios? En Comentarios, claro que sí.

***

Maite Pagazaurtundua estuvo el sábado con nosotros hablando de Aralda, un libro que ha escrito por encargo de sus dos locas bajitas, Clara y María.

––Oye, amá, tú escribes libros, ¿no?

––Sí.

––¿Por qué no nos haces uno?

Una entrevista entrañable, diría incluso si hoy no fuera lunes en la mañana.

***

Además, hablamos de La sinagoga de los iconoclastas (Wilcock), de cómo las políticas de género de Obama están socavando América, y con Gina de Casablanca; y de uno de los santos varones del realismo sucio y de libros que no hemos leído. El audio, aquí.

***

Lecturas: The Third Choice: Islam, Dhimmitude and Freedom, de Mark Durie, con prólogo de Bat Ye’or, la autora que acuñó los conceptos dhimmitud y Eurabia. Habría que traducirlo, claro que sí.

6
comentarios
1 clavius, día

El Excelentísimo es la viva imagen del protototipo: http://elblogdekufisto.blogspot.com/2010/03/los-pringaos.html Saludos.

2 Justivir, día

Si se me permite el off topic, sugiero a todos los que la presente vieren y entendieren que vayan a comentar la noticia sobre las siguientes declaraciones de la Sra. de Cospeda: "Ningún español pone en duda el apoyo del PP a las víctimas", ha dicho. ¡Qué elementa! Tras la digresión, luego comentaré este nuevo y sentido post.

3 Erbilyos, día

La valoración que ha hecho Fernando Díaz Villanueva de Adolfo Suárez en varios artículos recientes (uno y dos) se podría aplicar, en varios aspectos importantes, al mismo Gallardón. Tomaos un respiro con esta inocuo divertimento, en el que podéis consolaros experimentando la ilusión de que es vuestra marioneta, como un siniestro regalo de cumpleaños.

4 Justivir, día

En la sinopsis del libro veo que algunos de sus compañeros califican a este sujeto como un “león político y un político de raza”: ¿qué quiere decir eso? ¿que tiene una ambición enfermiza? ¿que está dispuesto a endeuidar y quebrar las instituciones que dirige en aras de su propia promoción personal? A mí me hacen mucha gracias esas frases hechas, esos lugares comunes con los que parece que hemos que conformarnos cuando se trata de definir con pocas palabras a un político que nos ha salido abanto. Creo que el personaje merecería una aproximación desde el punto de vista psicológico. A mí me parece un narciso patológico. Un político con ansia enfermiza de protagonismo, distante y capaz de echarse sobre los hombros los escombros de su partido si con ello creyese colmar su única ambición: ser presidente del gobierno. Éste sólo tendrá éxito si hay conmilitones lo suficientemente timoratos para suicidarse encumbrándole. Mariano y sus cuates son de ésos. Yo me niego a votar cualquier lista en la que aparezca este criptosocialista y creo que su promoción ha de ser causa justa para provocar una escisión en el PP o, cuando menos, una guerra sin ncuartel ni prisioneros. Éste no resistiría una lucha ideológica sino que, raudo, recularía y mandaría por delante a sus “esclavos morales” y a su “cañón Berta”. Creo que una eventual llegada de esta pieza a la presidencia del gobierno sería el merecido corolario, la consecuente deyección final del sistema de castas político-mediáticas instauradas por la Constitución de 1978 Sugiero pregunten a Montesinos por el perfil psicológico de este hombre. Puede ser muy revelador.

5 Anavmor, día

¡Quiero Corullosidad! Pregúntenle a D. Pablo por la bella Montse...

6 Justivir, día

Se viene haciendo proverbial la reticencia feisbuquera a meter comentarios en el blog, pero viendo el suplemento de libros de hoy me surgen algunos y voy a ponerlos aquí: Yo desconocía el término “dhimmi” y “dhimmitud”. Creo que deberíamos empezar a popularizarlos porque muchas veces los argumentos en las discusiones decaen por falta de un término con el que definir un concepto que sobrevuela nuestra argumentación. Federico nos dio, por ejemplo, el termino “maricomplejines” y nos viene de perlas para representar la temerosa actitud de la derecha patria consistente en pedir perdón por los pecados que cometen sus adversarios. Tal podría servirnos “dhimmi” y “dhimmitud” para definir a aquéllos que hacen lo propio ante las agresiones y el ofensivo y continuo avance del Islam en occidente. En cuanto a la locución “políticas de género”, deberíamos desterrarla. Las personas no tenemos género sino sexo. Traducir “gender” por género” no me parece buena idea. Hace unos días creí entender, con alegría para mí, que el Sr. Noya defendía postulados parecidos a los míos ante una punta de tertulianos de género femenino en Veo7. En cuanto al tema "corullosidad": Me estuve fijando cuando el otro día hacía el paseíllo hacia la sala de audiancias y, la verdad, no me pareció que estuviera tan buena. A lo mejor me hacía falta un poco de moviola.

Herramientas