Menú

Diez cosas que no se pueden decir en España...

2
y sin embargo se dicen. Aquí, en esta Casa, que es la nuestra porque es la suya, fiel, aguerrido, corajudo lector. Gracias por estar ahí y permitirnos ser cómo y lo que somos.

Del libro tabú de la temporada hablamos el pasado sábado con el jefe, don Javier Rubio Navarro, que se permitió el lujo de mentir que no nos subirán el sueldo por nuestra labor esforzada y entusiástica (cualquiera pone impagable en este contexto).

El audio con el resto del programa (Carmen + Gina + Gago + Chaves Nogales + Boyne + Magrinyá + ...), aquí. A ver qué os parece.
***

Por esas cosas que pasan: rayos, centellas, errores, descuidos y negligencias, emitimos una justirreseña que ya fue en vez de la que definitivamente será el próximo sábado: la que tiene por objeto de análisis El asedio de Pérez Reverte. Aquí os dejamos un adelanto, para que descreáis que hay trampa o hay cartón:

La promoción editorial nos presenta la obra del cartagenero como "el novelón de Pére-Reverte". Tal vez el adjetivo responda a su extensión (725 páginas) y a las numerosas historias que por la misma discurren, paralelas al principio, tocándose a veces y convergiendo todas ellas en un solo y previsible final. 

Discurre la historia ––las historias, deberíamos decir–– durante el sitio y asedio de Cádiz, entre 1810 y finales de 1812. Hay cinco tramas principales: la investigación de unos asesinatos en serie por un policía al que importunan los modernos derechos de detenidos y sospechosos que aprobaron las Cortes de Cádiz, las correrías de una nave corsaria por la costa andaluza cuyo capitán es un trasunto de Diego Alatristre, el amor imposible del capitán corsario y la rica comerciante que se convierte en armadora de su balandra, las peripecias del meticuloso artillero francés responsable del bombardeo y las sombrías aventuras de un cazador furtivo de las salinas cercanas a San Fernando...

Y Cádiz misma. La ciudad de Cádiz, que yo creo es la verdadera protagonista de estos relatos ensartados, con su burguesía comercial cercana al declive, sus ciudadanos alegres, sus tabernas y tablaos, las estrechas callejuelas por las que rugen los vientos y se contonean hermosas mujeres y taimados ingleses. Y como no, los políticos que la llenaron para dar a la nación española su primera Constitución. 

Dejamos la chicha para el sábado. ¿Os parece?

***

Amador Navarro Morales, a Loquillo:

Antes, Barcelona era una ciudad. ¿Qué es ahora?

A ver qué le responde.

2
comentarios
1 Justivir, día

En la apresurada enumeración de esos “diez temas” que se hizo durante la entrevista a Javier Rubio eché de menos uno, aunque tal vez se trate en alguno de los enunciados. "¿Los españoles son monárquicos o tan sólo juancarlistas? ¿Qué futuro les aguarda a Felipe y a la pequeña Leo?" Probablemente haya más amigos a los que se les ocurran otros temas que añadir a esos diez.

2 lat, día

También echo en falta el tratamiento de las cuestiones internacionales. Muy de actualidad hoy, por cierto. Es alucinante el tratamiento que están dando TODOS los medios al asunto del supuesto barco humanitario atacado por Israel. Pero también ocurrió con lo de Honduras y con tantos y tantos temas.

Herramientas