Menú

La excusa del narcotráfico: asesinato de Ángel Facal en 1985

0

A las ocho de la noche del lunes 26 de febrero de 1985, ETA asesinaba en la puerta de un bar de la localidad guipuzcoana de Pasajes (Guipúzcoa) a ÁNGEL MANUEL FACAL SOTO, copropietario de una empresa de remolcadores.

En torno a las 20:00 horas Ángel comía un bocadillo en la puerta del Bar Náutico, muy cerca de su casa, cuando una moto Vespa, en la que viajaban dos individuos con cascos y pasamontañas, frenó bruscamente. La que iba detrás, Idoia López Riaño, La Tigresa, descendió con rapidez de la moto y le disparó un único tiro en la sien. Ángel cayó fulminado, recostado sobre el hombro de uno de los amigos con los que estaba.

La organización terrorista señaló que este atentado formaba parte de su campaña contra el tráfico de drogas, y afirmaba que la víctima colaboró con la Policía en misiones de información. Una vez más, la banda asesina intentó justificar su asesinato con el argumento del narcotráfico y la colaboración con la Policía.

En 1986 fueron condenados a 27 años cada uno José Ángel Aguirre Aguirre y Ramón Zapirain Tellechea por este asesinato. En 2003 fue también sentenciada por el mismo atentado Idoia López Riaño, La Tigresa. En noviembre de 2010 el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz consideró prescritos los cargos contra el etarra deportado en Venezuela, Arturo Cubillas, por el asesinato de Ángel. Dio por concluido el sumario y no reclamará la extradición del terrorista por este caso. Pese a que el sumario se había reabierto en 2001, después de que Idoia López Riaño fuese entregada por Francia, el juez consideró que ese acto no implicaba la reapertura del caso contra Cubillas.

Ángel Manuel Facal Soto tenía 42 años y estaba soltero. Su familia, procedente de Galicia, confirmó que era toxicómano, aunque dos hermanos de la víctima y varios amigos negaron tras el atentado que Ángel Facal traficara con drogas:

Era un infeliz. Estaba enganchado desde hace unos diez años, pero no se dedicaba al tráfico ni estaba amenazado.

Su padre había creado en Pasajes una empresa de remolcadores que se encargaba del transporte entre las dos márgenes de la ría de Pasajes.

Herramientas