Menú

Todo es posible desde el respeto

0

De repente, tras tantas discusiones y tantos desencuentros, todo parece haberse encarrilado y es probable que tengamos gobierno en Murcia y en Madrid en las próximas semanas.

Y todo por una foto.

Desde que Vox irrumpiera en el panorama político hace solo siete meses, Ciudadanos había estado protagonizando un teatro bastante incomprensible, consistente en rechazar cualquier tipo de vinculación pública con Vox, pero aceptando en privado su apoyo. El partido de Rivera se había negado, no ya a compartir gobiernos y a firmar programas conjuntos de actuación, sino incluso a sentarse alrededor de la misma mesa. Pero, al mismo tiempo, no rechazaba recibir los votos de aquellos a los que públicamente despreciaba.

El plante de Vox en Murcia y en Madrid ha tenido el efecto de desatascar de manera inmediata la situación. Y lo que antes era imposible – sentarse alrededor de la misma mesa -, de repente ha dejado de ser un problema. Y así, esta semana hemos podido ver las fotos de la negociación a tres bandas de PP, Ciudadanos y Vox, tanto en Madrid como en Murcia.

Y el resultado es que, de repente, han desaparecido todos los obstáculos. Roto el cordón sanitario, Vox ya ha declarado que no piensa exigir su entrada en los gobiernos autonómicos y que tampoco será imprescindible la firma de documentos a tres. Fíjense qué fácil era todo: bastaba un poco de respeto para que Vox, que ha dado sobradas muestras de flexibilidad desde las elecciones andaluzas, pusiera todo de su parte con el fin de constituir gobiernos autonómicos que respondan a lo que la mayoría de los murcianos y madrileños han votado.

Felicidades a Ciudadanos por dejarse de chorradas y a Vox por facilitar las cosas. Y felicidades también al PP por actuar de catalizador. Como suele decirse, bien está lo que bien acaba.

Si queremos ser del todo precisos, las cosas no han acabado aun. Los acuerdos parecen estar cerrados y ya solo quedaría escenificarlos de la mejor forma posible, pero todo puede torcerse en el último minuto, por supuesto. Aunque el coste que eso tendría para quien imposibilite esos acuerdos sería astronómico.

Confiemos en que el buen juicio de todos los interesados lleve a buen puerto los pactos. Y los gobiernos resultantes.

0
comentarios

Herramientas