Menú

Soy de los tuyos, pero...

0

He hablado muchas veces con Santi Abascal a lo largo del tiempo. Y recuerdo, en los comienzos de Vox, cómo Santi me contaba la frustración que sentía, en muchas ocasiones, al toparse con personas en la calle que le decían: "Yo pienso como vosotros, pero voy a votar al PP".

Creo recordar que alguna vez ha comentado ese tema en los micrófonos de esRadio: "Si todas las personas que piensan como nosotros nos votaran", decía Santi hace algunos años, "otro gallo nos cantaría. Pero el voto útil opera en contra nuestra". Ayer, la Agencia Efe difundió una noticia que muestra hasta qué punto han cambiado las cosas.

Hablaba la noticia de Efe del paseo electoral que Teodoro García Egea, el secretario general del PP, realizó por las calles de Granada, y en el que tuvo que escuchar las opiniones de más de un ex-votante desencantado de un Partido Popular al que consideran tibio.

Y recoge esa agencia de noticias las palabras de uno de esos transeuntes, un joven con el que Teodoro García Egea se detuvo a hablar: "Yo soy de los vuestros", le dijo el joven al político del PP, "pero voy a votar a Vox".

¡Cómo cambia la vida!, ¿verdad? Que ayer escuchara García Egea la misma frase, pero en sentido inverso, que hace tres años escuchaba Abascal, es bastante indicativo de por dónde van a ir los tiros en estas elecciones andaluzas. Por supuesto, el PP seguirá teniendo una buena cosecha de votos; no en vano es un partido con una sólida estructura y una larga historia. Pero mucha gente va a usar la papeleta de Vox para darse el gustazo en estas elecciones: el gustazo de pegar un palmetazo en la mesa, el gustazo de protestar contra la asfixiante corrección política, el gustazo de dar un toque de atención a los que no saben ejercer de oposición, el gustazo de sacar tarjeta amarilla a quienes no defienden a España y a los españoles con el suficiente ahinco, el gustazo de fastidiar a quienes se limpian los mocos con la bandera de España, el gustazo de premiar a quienes sientan en el banquillo a golpistas.

Y el gustazo también, por qué no, de remover el avispero, de abrir las ventanas para que entre un poco de aire fresco y se disipe el hedor a aguas estancadas que hay en Andalucía desde hace tanto tiempo.

0
comentarios

Herramientas