Menú

Se agotaron las opciones en Venezuela

0

Ayer, el dictador Maduro demostró que no va a dejar el poder de manera voluntaria.

Al intento de introducir la ayuda humanitaria de manera pacífica en territorio venezolano, el usurpador respondió recurriendo de nuevo a la violencia:

- Cuatro personas murieron y al menos 32 resultaron heridas en la frontera brasileña por disparos de la Guardia Nacional Bolivariana y los grupos paramilitares del régimen. Los paramilitares llegaron incluso a atacar uno de los hospitales donde estaban ingresados los heridos.

- Otras 25 resultaron heridas de bala en la frontera colombiana.

- Varias docenas de personas, entre ellas un niño, resultaron heridas en la frontera colombiana, tras atacar la policía bolivariana a la multitud con gases lacrimógenos.

- El barco de ayuda humanitaria procedente de Puerto Rico tuvo que dar la vuelta ante las amenazas de un buque de guerra venezolano.

- Al menos 42 personas fueron detenidas por el régimen en diferentes puntos del país.

- Dos de los camiones cargados de ayuda humanitaria fueron quemados en uno de los puentes de entrada a Venezuela.

- Diputados de la Asamblea Nacional que intentaban llegar a la frontera fueron tiroteados y desvalijados.

- Un diputado de la Asamblea Nacional y su ayudante fueron envenenados en la población colombiana de Cúcuta. El ayudante ha fallecido.

Es cierto que ayer se produjeron numerosas deserciones de soldados y oficiales del régimen de Maduro. Y es cierto también que unos pocos camiones de ayuda humanitaria lograron entrar por algunos puntos de la frontera brasileña. Pero el intento de resolución pacífica ha fracasado. El régimen asesino de Maduro no ha dudado, una vez más, en hacer uso de las armas contra la población indefensa. Prefiere incluso quemar la ayuda humanitaria mientras su población huye o se ve sumida en la miseria.

Las opciones se han agotado. Hubiera sido deseable que Maduro aceptara la oferta para irse del país. Pero no solo no lo hecho, sino que ha cruzado la delgada línea roja, al atacar e intentar asesinar a diputados de la Asamblea Nacional. Y ha vuelto a lanzar un desafío a la comunidad internacional al dar al embajador colombiano 24 horas para abandonar el territorio de Venezuela.

Por desgracia, parece que no queda más salida que el que la Asamblea Nacional solicite ayuda militar exterior para derrocar al usurpador, invocando el artículo 187.11 de la Constitución.

Venezuela no va a poder librarse sola del tirano, porque la población desarmada está indefensa ante los fusiles.

0
comentarios

Herramientas