Menú

Los cómplices del violador del ascensor

0

No conocemos sus nombres, pero sí sabemos su edad: en torno a 20 años tienen las dos mujeres violadas a punta de pistola en los últimos meses por el conocido como "violador del ascensor", que acaba de volver a ser detenido.

El violador del ascensor había sido condenado en su día a 273 años de cárcel por la violación y asesinato de Leticia Lebrato, una chica de 17 años, y de Marta Obregón, de 19 años, además de por otros 18 delitos de agresión sexual.

Sin embargo, la hoja de ruta de negociación con ETA exigía liberar a los presos más peligrosos de la banda, así que nuestra clase política maniobró para que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos derogara la denominada Doctrina Parot. Y amparándose en esa derogación, decenas de etarras fueron excarcelados. Como daño colateral, también fueron excarcelados en la misma tanda los más peligrosos pederastas y violadores, entre ellos el violador del ascensor.

Antes de ser condenado a 273 años de cárcel, el violador del ascensor había actuado siempre solo. Ahora ha vuelto a violar a dos muchachas, pero esta vez contando con ayuda. Permítanme que les haga una breve lista de los que han ayudado al violador del ascensor a reemprender su serie de violaciones:

- Estas dos nuevas violaciones no hubieran sido posibles sin la inestimable ayuda de José Luis Rodriguez Zapatero, suficientemente canalla como para pactar con ETA la excarcelación de sus peores asesinos, pero demasiado cobarde para asumir directamente el coste de esas excarcelaciones, y que por eso maniobró para que fuera el Tribunal Europeo de Derechos Humanos el que adoptara la decisión de derogar la Doctrina Parot.

- Luis Lopez Guerra, Secretario de Justicia en el primer gobierno de Zapatero y que luego fue promovido por este como magistrado del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, para que trabajara en pro de la derogación de la Doctrina Parot. Alguno de los miembros de ese tribunal manifestó en su día su sorpresa porque el tribunal cambiara radicalmente su jurisprudencia en el tema, y porque uno de los valedores de ese cambio de doctrina fuera, precisamente, el miembro español de ese tribunal.

- Mariano Rajoy Brey, presidente de gobierno cuando la Doctrina Parot fue derogada. Podía haber recusado a Luis López Guerra y haberse opuesto activamente a la derogación de la Doctrina Parot. Y en ese caso, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos no la habría derogado. Pero no lo hizo. Respetó la hoja de ruta elaborada por Zapatero. Incluso tras la derogación de la Doctrina Parot, Mariano Rajoy podía haber evitado las excarcelaciones, porque los gobiernos nacionales no tienen la obligación de dar cumplimiento a las sentencias del Tribunal de Estrasburgo. El Reino Unido lleva años sin dar cumplimiento a muchas de ellas, que considera lesivas para sus intereses nacionales. Pero, de nuevo, Mariano Rajoy se inhibió y permitió las excarcelaciones.

- Fernando Grande-Marlaska, que como juez de la Audiencia Nacional aplicó la derogación de la Doctrina Parot sin esperar siquiera a que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos notificara formalmente su sentencia. Uno de los magistrados de ese tribunal comentó con sorna, en su día, que era la primera vez en la Historia que una de las sentencias del Tribunal Europeo de Derechos Humanos se cumplía en menos de 24 horas. Grande-Marlaska sería poco después recompensado por el Partido Popular con un puesto en el Consejo General del Poder Judicial.

- Alberto Ruiz Gallardón, ministro de Justicia en el momento de derogarse la Doctrina Parot. A pesar de que la sentencia anulando la Doctrina Parot solo se aplicaba a una etarra muy concreta, que era la que había recurrido al Tribunal de Estrasburgo, Ruiz Gallardón permitió que se generalizara directamente la aplicación de la sentencia a decenas de otros etarras, así como a pederastas y violadores.

Esos son los principales responsables de que el violador del ascensor haya vuelto a actuar, aunque no son los únicos. Ese violador también ha contado con la inestimable ayuda de otros magistrados de la Audiencia Nacional y del Tribunal Supremo, que consintieron la sucesión de aberraciones jurídicas que permitió las excarcelaciones. Y con la ayuda de tantos medios de comunicación, que miraron para otro lado mientras se soltaba a peligrosísimos depredadores sexuales, porque había que respaldar la excarcelación de terroristas de ETA. Y con la ayuda de muchos militantes y cargos del Partido Popular y del Partido Socialista, que callaron y dejaron hacer a sus dirigentes, sin dignarse siquiera a abrir la boca.´

Todos vosotros habéis ayudado al violador del ascensor a destrozar la vida de otras dos mujeres. Tan solo espero que eso caiga sobre vuestra conciencia. Si es que la tenéis, que lo dudo.

0
comentarios

Herramientas