Menú

Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

La diferencia entre manifestarse en Venezuela y en Madrid

0

Ayer coincidieron en el tiempo sendas manifestaciones en Venezuela y en España. Y resulta útil efectuar algunas comparaciones:

  1. La manifestación en Madrid fue retransmitida en directo a través de Internet por al menos tres medios de comunicación (El País, El Mundo y Público). Quien quiso seguir en directo la manifestación, como yo, tenía una oferta variada para elegir. Mientras, en Venezuela, el control de los medios y de la infraestructura de comunicaciones por parte del gobierno obliga a que la cobertura de las protestas se haga de forma parcial, mediante fotografías y vídeos que luego se suben a Internet. Nada similar a la cobertura libre en directo que tenemos aquí.

  2. Los periodistas hicieron ayer su trabajo en Madrid como cualquier otro día: pudieron transmitir lo que quisieron, pudieron entrevistar a quien quisieron y pudieron escribir lo que quisieron. En Venezuela, el régimen de Maduro detuvo ayer a otros dos periodistas: Israel Ruiz y Mildred Manrique. A esta última la sacaron de su casa después de tirar la puerta abajo a patadas. Se acerca ya al centenar el número de periodistas agredidos o detenidos desde que comenzaran las protestas.

  3. En Madrid, representantes sindicales y políticos participaron en la manifestación sin que, por supuesto, fueran molestados por nadie. En Venezuela, donde el Gobierno lleva encarcelados ya cuatro dirigentes opositores, la Policía retuvo ilegalmente durante una hora a María Corina Machado, la principal dirigente de la oposición tras el encarcelamiento de Leopoldo López.

  4. En Madrid, se produjeron incidentes al cierre de la manifestación, al atacar los manifestantes a la Policía. En Venezuela, el gobierno volvió a enviar bandas paramilitares armadas a reprimir a los manifestantes en distintos puntos del país.

  5. En Madrid se produjeron 101 heridos leves; de ellos, 47 fueron policías nacionales, 20 fueron policías municipales y 34 fueron manifestantes. En Venezuela, otros tres manifestantes más fueron asesinados a balazos por los paramilitares afines al gobierno.

  6. En Madrid, los detenidos en los incidentes cuentan con protección jurídica, y sus derechos son respetados mientras se encuentran detenidos y hasta que el juez los pone en libertad. En Venezuela, los abogados del Foro Penal Venezolano se las ven y se las desean para poder atender a los detenidos y llevan ya contabilizados 59 casos de torturas, muchas de ellas en dependencias policiales; torturas que van desde las simples palizas hasta la violación sexual, pasando por la electrocución.

Esos seis puntos representan, por supuesto, la diferencia que hay entre una democracia como la española (que tiene muchos defectos, pero es una democracia) y una dictadura como la venezolana.

En Venezuela, el pueblo lucha contra quien les niega sus más básicos derechos. Por eso está la gente en la calle desde hace 40 días, a pesar de los 34 muertos, a pesar de las torturas, a pesar de la censura, a pensar de la persecución a líderes opositores, a pesar de los centenares de heridos de bala y a pesar de las casi 2000 detenciones.

En Madrid, habría muchas razones para salir a la calle a manifestarse contra la casta que nos gobierna y nos expolia. Pero los que ayer se manifestaban no solo no luchan aquí contra ninguna dictadura, sino que encima se permitían el lujo de portar banderas con la hoz y el martillo, que son símbolo del genocidio de millones de personas en todo el mundo, a manos de las dictaduras comunistas.

En Venezuela, el pueblo lucha por la democracia y la libertad. Y por eso sale a las calles enarbolando la bandera de esa Venezuela por cuyo futuro luchan. En Madrid, donde tantas razones habría para manifestarse por el futuro, ayer no había ni una sola bandera española en la manifestación; en su lugar, muchos manifestantes enarbolaban banderas de un régimen criminal del pasado, como es la Segunda República.

Si hubiera que resumir en una sola frase la distancia que ayer separaba Caracas de Madrid, podríamos decir que es la distancia que hay entre la gente que reclama democracia en una dictadura, frente a gente que reclama dictadura en una democracia.

Por eso lo de Venezuela es un clamor por la libertad, que recorre todo el país, mientras que lo que ayer vivimos en las calles de Madrid fue solo un esperpento más.

0
comentarios

Herramientas