Menú

Entre Pinto y Valdemoro

0

Cuenta la leyenda que un grupo de borrachos se encontraba cierto día al lado del arroyo que separaba los términos municipales de Pinto y Valdemoro. Uno de ellos, con afán de hacer la gracia, dijo "Ahora estoy Pinto". Dando un largo salto, pasó al otro lado del arroyo y soltó: "Ahora estoy en Valdemoro". Azuzado por las carcajadas etílicas de sus compañeros, se puso a repetir una y otra vez la acrobacia: "Ahora estoy en Pinto", "Ahora estoy en Valdemoro"...

Pero hete aquí que, en uno de los saltos, y debido a lo perjudicado que estaba, calculó mal las distancias y cayó en medio del arroyo. Sus compañeros se mondaban de la risa: "¿Y ahora dónde estás, ja, ja, ja?". A lo que el borracho, ni corto ni perezoso, respondió: "Pues ahora estoy...¡entre Pinto y Valdemoro!".

Hoy hemos conocido otras tres encuestas, que se suman a las que los medios han ido publicando en las últimas semanas y que coinciden en apuntar las mismas tendencias:

- el PSOE subiría, aunque menos de lo que hace un mes se preveía

- Podemos baja ligeramente

- Vox baja ligeramente o se mantiene, según las encuestas

- y hay un fuerte trasvase de Ciudadanos al PP

El resultado es que la posición neta de Pedro Sánchez sería peor que la de ahora, porque seguiría sin poder sumar mayoría absoluta solo con Podemos (es decir, seguiría necesitando a los separatistas más radicales para completar esa mayoría) y encima, debido a la bajada de Ciudadanos, dejaría de poder formar mayoría con el partido de Albert Rivera.

Con lo cual, o acepta Pedro Sánchez un gobierno de coalición con Podemos, con todas las de la ley, o tendría que buscar con el PP un gobierno de gran coalición. O tendríamos que repetir de nuevo las elecciones, claro.

Lo más llamativo de las encuestas es que todas coinciden en pronosticar una fuerte caída para Ciudadanos y habría que preguntarse por qué. Y la respuesta quizá esté en ese popular refrán que narra la historia del borracho y el arroyo: ¿exactamente qué posición ocupa Ciudadanos en el tablero político?

No se lo percibe como situado a la izquierda, porque al final ha sido imposible formar gobierno con el PSOE, porque se define como partido liberal y porque el propio Albert Rivera no se ha recatado a la hora de decir que su objetivo es desbancar al PP como líder de la derecha.

Tampoco se lo percibe claramente situado a la derecha, por su orientación más bien progre en temas sociales y su actitud displicente a la hora de conformar ciertos gobiernos autonómicos y municipales.

Albert Rivera ha jugado a estar entre Pinto y Valdemoro, y la jugada no parece estarle saliendo bien.

Y las cosas pueden ir a peor para Ciudadanos después de las elecciones del 10-N, porque si persiste el bloqueo y ya Ciudadanos no suma con el PSOE, la única alternativa a una nuevas elecciones sería el gobierno PSOE-PP, lo que emparedaría a Ciudadanos y lo volvería irrelevante como partido. El sistema electoral español quedaría reducido a cuatro partidos: dos en el teórico centro (PSOE y PP) y dos en los extremos (Podemos y Vox). No habría lugar para Ciudadanos en ese nuevo panorama.

Personalmente, solo veo para Ciudadanos una estrategia lógica: echarse a la izquierda para quitarle votos al PSOE. Es la única manera de intentar obtener una suma de gobierno que no pase por Pedro Sánchez. La estrategia contraria de echarse a la derecha, que es la que ha venido siguiendo hasta ahora, tan solo sirve para intentar arrebatarle votos al PP, lo que deja a Pedro Sánchez todo el centro. Y ya vimos en abril que eso sitúa a Sánchez en posición ganadora.

No es al PP al que tiene Ciudadanos que aspirar a sustituir, sino al PSOE.

0
comentarios

Herramientas