Menú

Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

El ginosaji separatista

0

Richard Gale es un director y productor de televisión americano, conocido fundamentalmente por un cortometraje que mezcla la comedia y el terror. Ese corto, que ha sido visto por decenas de millones de personas en Youtube, narra la historia de un hombre cualquiera que, sin motivo ninguno, empieza a ser perseguido por un despiadado asesino zombie, que se dedica a darle golpecitos en la cabeza con una cucharilla. El título del cortometraje es bastante descriptivo: “El asesino horriblemente lento con un arma extremadamente ineficiente”.

Pueden Vds imaginarse fácilmente el resto de la historia: el protagonista hace todo lo posible por huir, pero, allá donde vaya, aparece antes o después el asesino para seguir dándole en la cabeza con la cucharilla.

Según parece, ante el éxito del cortometraje, Richard Gale está ya preparando una película para la gran pantalla, que llevará por título “Ginosaji”, que es como se llama el asesino en cuestión.

Nosotros, en España, tenemos nuestro ginosaji particular, en forma de separatistas coñazo. Nos levantamos por la mañana y, mientras nos afeitamos, allí está el ginosaji con su cucharilla: ¡Pim, pim, referendo! Intentas trabajar para sacar adelante a tu familia y a tu pais, y el ginosaji separata aparece con su cucharilla: ¡Pim, pim, plebiscitarias! Vas al baño y, mientras tratas de hacer pis, sientes los golpecitos en el cráneo: ¡Pim, pim, declaración unilateral de independencia! Intentas conciliar el sueño, y el ginosaji aparece en tu cuarto, unas veces con la cara de Pujol, otras con la de Artur Mas, últimamente con la de Puigdemont: ¡Pim, pim, desobediencia civil! ¡Pim, pim, cadena humana! ¡Pim, pim, som una nació!

Y el caso es que nunca se decide, el puñetero ginosaji: está continuamente amenazando con irse, pero ahí sigue con su arma extremadamente ineficiente, año tras año, dándonos la plasta y pegándonos a todos con la cucharilla en el coco: ¡Pim, pim! ¡Pim, pim! ¡Pim, pim!

A diferencia del asesino del cortometraje, sin embargo, nuestro ginosaji separata no tiene nada de muerto viviente: al contrario, está bien vivo. Hemos tardado en darnos cuenta, pero ese ¡pim, pim! con el que nos atormenta no es el sonido que hace la cucharilla en nuestro cráneo, sino el tintineo de la caja registradora que el ginosaji lleva a cuestas y en la que va metiendo los réditos del 3%, de las contratas irregulares, de los chollopuestos a dedo, de las subvenciones a amiguetes… Nuestro ginosaji será un plasta, pero no deja escapar un solo euro.

Llevamos años así. Y lo malo es que me llegan rumores de que, dado el éxito de taquilla, el director y productor del largometraje está meditando, desde su despacho en el Palacio de la Moncloa, producir una serie para Netflix. Por supuesto, el título de la serie será: “El separata horriblemente lento con un arma extremadamente ineficiente”.

Como se confirme el rumor, que Dios nos coja confesados.

0
comentarios

Herramientas