Menú

Cómo ha hecho Singapur para contener la epidemia de coronavirus

0

Ayer nos acostamos en España con 408 casos de coronavirus y 8 muertos. Hace una semana, solo había 58 casos y nadie había muerto aún. Nos hemos convertido en uno de los 8 países del mundo con más contagiados y las gráficas muestran que estamos en la fase de crecimiento exponencial del número de infectados, al igual que Italia, Irán, Francia o Alemania. Y mientras que el resto de los países con mayor número de infectados ha adoptado medidas drásticas para tratar de contener la expansión de la epidemia, aquí en España el gobierno de Pedro Sánchez sigue sin adoptar ninguna medida.

Solo hay dos países que hayan superado la fase de crecimiento exponencial: China y Singapur.

En China, régimen dictatorial, se ha conseguido reducir la velocidad de expansión implantando durísimas medidas de cuarentena y aislamiento de decenas de millones de personas, con la ayuda del ejército. Si nos creemos las cifras oficiales, eso ha permitido disminuir el número de nuevos contagios a menos de 200 diarios y el número de muertes diarias a unas 30. En conjunto, China ha estabilizado la situación tras alcanzar más de 80.000 contagiados y más de 3.000 fallecidos. El caso chino no nos sirve, sin embargo, de lección, por cuanto ese tipo de cuarentenas masivas no son posibles en un régimen democrático occidental.

Más interesante resulta el caso de Singapur. La pequeña ciudad-estado ha conseguido mantener un número de casos con aumento lineal, en vez de exponencial, y ha conseguido también no tener ningún muerto entre sus 130 pacientes diagnosticados, de los cuales 82 han sido ya dados de alta.

¿Y cómo ha logrado Singapur evitar la fase de contagio exponencial? Pues implantando desde el principio, con una celeridad inusitada, medidas de contención que permitieran evitar nuevos contagios:

- El 2 enero, solo 2 días después de que China anunciara la nueva epidemia en Wuhan, Singapur empezó a hacer controles de temperatura en el aeropuerto a todos los viajeros provenientes de esa provincia china.

- El 20 de enero, los controles de temperatura en el aeropuerto se extendieron a todos los viajeros procedentes de China y comenzó a aislarse en un hospital a todos los que mostraran signos de neumonía.

- El 22 de enero se implantó una cuarentena obligatoria a todos los viajeros procedentes de China que mostraran algún tipo de síntoma sospechoso.

- El 23 de enero, al producirse el primer caso local en Singapur, los controles de entrada se extendieron a todos los puntos de acceso terrestres y marítimos y se envió una circular a las escuelas ordenando a los padres declarar sus planes de viaje y monitorizar el estado de salud de sus hijos. Ese mismo día, se cancelaron los vuelos a la provincia china de Wuhan, epicentro del virus.

- El 24 de enero se empezaron a habilitar resorts de vacaciones como centros de cuarentena, se implantaron controles de temperatura en los edificios ocupados por trabajadores extranjeros y las empresas de transporte empezaron a poner desinfectante de manos a disposición de sus usuarios.

- El 25 de enero se limitó a 2 personas por paciente el número de visitas a los hospitales y se emitió la recomendación de que los niños no visitaran los centros sanitarios.

- El 27 de enero se recomendó a la población evitar todo viaje no esencial a China y se recomendó que todos los viajeros procedentes de China se tomaran periódicamente la temperatura durante 14 días. Ese mismo día se decretó vacaciones de 14 días para todos los alumnos, los profesores y las personas que trabajan con niños, mayores o enfermos y que volvieran de China. También ese mismo día comenzaron a habilitarse como centros de cuarentena las residencias universitarias y se emitieron protocolos de limpieza y desinfección de los lugares donde se detectaran casos.

- El 29 de enero se prohibía la entrada a todos los viajeros procedentes de la provincia china de Hubei. Ese mismo día, el gobierno aprobaba una subvención de 100$ diarios para todos los autónomos a los que se les obligara a hacer cuarentena.

- El 31 de enero se prohibió la entrada a Singapur a todos los viajeros que hubieran estado en China en los últimos 14 días.

- El 1 de febrero, el gobierno distribuyó cuatro mascarillas a cada familia de Singapur, con el fin de que las pudieran usar en sus visitas a los hospitales.

- El 4 de febrero comenzó a monitorizarse a todas las personas que hubieran tenido contacto estrecho con personas que hubieran viajado a China.

- El 14 de febrero se ordenó al personas del sistema de salud dar una baja médica de 5 días a toda persona que presentara síntomas de enfermedad respiratoria.

- El 17 de febrero se emitió la orden de que todos los ciudadanos de Singapur procedentes de China hicieran cuarentena domiciliaria de 14 días, bajo pena de sanción económica en caso de incumplimiento.

- El 23 de febrero se comenzó a aplicar monitorización de entrada a todos los viajeros procedentes de las zonas de Corea del Sur más afectadas por el virus.

- El 25 de febrero se anunció la prohibición de entrada a las personas procedentes de esas zonas de Corea del Sur.

- El 3 de marzo se anunció la prohibición de entrada a todos los turistas procedentes de toda Corea del Sur, de Irán y del norte de Italia y la cuarentena domiciliaria obligatoria para los ciudadanos de Singapur que volvieran de una de esas zonas.

Con todo eso, Singapur ha conseguido que el virus no se propague de forma explosiva. Y, al limitar la expansión de la enfermedad, ha logrado proteger a los segmentos de población más vulnerables y evitar así fallecimientos.

Comparen ahora la actitud del gobierno de Singapur con la del gobierno de España:

- El 31 de enero, Fernando Simón, la persona que el gobierno ha puesto a cargo de esta emergencia, decía textualmente que "España no va a tener más allá de algún caso diagnosticado". Desde entonces ha seguido, día tras día, quitando importancia a la epidemia y evitando recomendar la toma de medidas de control por parte del gobierno.

- El 6 de febrero, Pedro Sánchez se reunía con una asociación de ciudadanos chinos en España para trasladarles su solidaridad y escribía un tuit diciendo que "las personas no son un virus, la xenofobia sí", mientras su gobierno se negaba a implantar ningún control de entrada en los aeropuertos.

- El 26 de febrero, el Ministerio de Sanidad ponía un tuit diciendo textualmente (aunque parezca increíble) que "Al llegar de una zona de riesgo puedes hacer vida normal. Si tras 14 días no tienes ningún síntoma, no es necesario tomar medidas".

- Frente a la distribución masiva de mascarillas a la población efectuada por el gobierno de Singapur, el gobierno español lleva desde el principio lanzando el mensaje de que las mascarillas poco menos que no sirven de nada.

- Y a fecha de hoy, el gobierno de Sánchez y su portavoz en estos temas, Fernando Simón, siguen insistiendo en que todo está controlado, en que no hay motivo de preocupación, en que no es necesario tomar ninguna medida drástica y en que lo único que tenemos que hacer es lavarnos las manos y estornudar en el codo.

¿Resultado? 350 infectados y 8 muertos en la última semana.

Para cuando Pedro Sánchez se digne a reaccionar y a tomar alguna medida, ya será imposible contener la epidemia, porque España, a diferencia de Singapur, no es una ciudad-estado, sino un país extenso donde todo va a ser mucho más difícil, por no actuar a tiempo.

0
comentarios

Herramientas