Democracia en América

« Contingencias exteriores | Principal | Crisis del 29 y del 09: la historia se repite pero no por culpa del mercado libre »

Watchmen

27 de Marzo de 2009 - 00:37:12 - Henry Clay

En el filme de ese título, recientemente estrenado, the Watchmen, una colección de superhéroes sin superpoderes (con una notable excepción), en una versión alternativa de los años ochenta en la que Nixon es aún Presidente y la URSS y EE UU están a cinco minutos del holocausto nuclear, vuelve a establecer contacto tras años de retiro con motivo de la muerte de uno de ellos. La película plantea las seudo-reflexiones más o menos pretenciosillas habituales sobre el sentido de la violencia, la acumulación de poder en sociedades libres y lo guay que sería cogerse de la mano con unos cuantos billones de extraños y cantar Cumbayá. Pero, ay, las guerras en el mundo, la falta de multiculturalismo y la incomprensión hacia el otro (¿se dice así’?, ¿voy bien?) nos abocan a la destrucción del planeta. (ALERTA!! No siga leyendo este párrafo si no ha visto la película y se propone hacerlo). Así que un superhéroe que aúna la condición de hombre más inteligente del planeta inventa un arma hiper-destructiva con el fin de matar a unos cuantos millones aquí y allá para unir a las dos grandes potencias y forzar la armonía universal frente a un enemigo común.

 

El filme no toma partido filosófico o moral pero, de hecho, parece avalar la tesis de que liquidar a unos cuantos millones de personas en Nueva York y Moscú es un precio equilibrado para el logro de la armonía universal. De hecho es la misma filosofía moral que subyace a las fantasías que nuestras élites iletradillas, fanaticonas e hipocritánganas del calentamiento global propagan en la manifestación fascistoide más ñoña y terminal de la historia del autoritarismo. Ayer aparecía en LD la noticia de la propuesta de un funcionario británico de hacer más habitable el planeta por el sencillo expediente de que nadie lo habite, es decir, una “moratoria” en la reproducción de los occidentales. No explicaba el angel-ito de la muerte cómo en ausencia de la siguiente generación, la actual se pondría a repoblar el mundo a los 80 años o así. O sea, nuestros watchmen acabarán con la raza humana, sub-especie occidental preferentemente, para que la raza humana pueda sobrevivir. ¿Lo cogen? Bueno, es como Barack Obama que va a salir de la crisis provocada por el crecimiento de la deuda bajo la Administración anterior disparando la deuda pública en 10 billones en ocho años, o sea, más que la deuda pública acumulada desde George Washington hasta George Bush y los 41 presidentes entre medias. La gracia de esto es que, además de ponernos a procrear a los 80, también tendremos que volver al trabajo para pagar la deuda pública de esta generación cuyos hijos y nietos no van a existir (el cambio climático, por favor) para hacerlo.

Dónde estaba? Ah, el calentamiento éste. Otra forma favorita de sacrificio humano a la diosa Gea es la de imponer estándares “medioambientales” a los automóviles en detrimento de la seguridad de sus ocupantes. Los coches ahora no pueden dejar huellas de carbono de éstas, no, no, no. Hay que hacerlos de hojalata para que gasten menos combustible, contaminen menos y maten más. Ah, y las vacas, que se vayan preparando, porque esas flatulencias que contribuyen al calentamiento global no son de recibo. Al matadero.

Cate Blanchett, la actriz, quiere que reciclemos nuestra orina, y lo que se va por el inodoro, vuelva a salir, quizá con un poco de cloro, por el lavadero. ¡Qué bien sabe el agua de Madrid! Sherryl Crow, la cantante, quiere eliminar los papeles higiénicos suaves, porque no son reciclados. Drew Barrymore, también actriz, se mofa del conservadurismo carca de la Crow y dice que limpiarse con papel no es natural y hay que prescindir de él enteramente en el cuarto de baño.

En fin, hay estudios por ahí que dicen que hay que andar para no coger el coche y otros que es mejor coger el coche porque el ejercicio hace que los humanos exhalen más dióxido de carbono a la atmósfera ... TODOS A UNA AHORA: !!!contribuyendo al calentamiento global!!! Estamos a un par de meses de que algún gobierno, tribunal o cosa regule con qué cadencia debemos respirar.

No sé el lector, pero yo empiezo a estar harto de servir de conejillo de indias de estos deficientes mentales. La verdad es que no tiene maldita la gracia y soy de los que opinan que el estalinismo cultural es peor que el estalinismo político, porque conduce indefectiblemente a éste y además no hay marcha atrás. La sociedad occidental ha sustituido la religión tradicional por otra en la que el “planeta” es la divinidad y Al Gore es el Papa. Como una secta fanática, el culto chorras del calentamiento global ha lavado el cerebro de una sociedad inerme ante su propia falta de sustancia. Antes de que llegue el final de la polilla del Orinoco de turno, nuestros Watchmen habrán liquidado a unos cuantos millones de personas y reducido a la edad de piedra a todos los demás, que gravarán en cuneiforme en las cuevas las escenas de adoración que seguirán a la llegada desde el cielo de los nietos de Al Gore en sus naves espaciales. Otrora conocidas como jets privados.

 

Comentarios (11)

27 de Marzo de 2009 a las 04:421Mienmano
Debería haber leído el cómic en el que la película "Watchmen" se basa, o se expone a que su análisis, a ojos de cualquiera que sí lo haya leído, parezca un desatino.

A mí, que he cantado muy pocos "cumbayá" y "no nos moverán" en mi vida, como liberal me resulta fácil reconocer en dicho cómic, pese a provenir no de un liberal, sino de un nihilista de izquierda como Alan Moore, un esquema de valores que todos consideramos clásico, universal y sensato: que el poder corrompe, que se debe controlar, limitar y desconfiar de los que lo ejercen, y que ejercido de forma omnímoda y opaca, pretextadamente en beneficio de todos, corrompe de una forma integral.

No es que Watchmen no haga una lectura moral, es que, simplemente, no se pone a jugar con el juego de antipatías y simpatías, de héroes y villanos fácilmente reconocibles, al que nos tienen acostumbrados las películas de Hollywood. Y si usted mismo admite que no hace lecturas morales, mal puede avalar un ataque de falsa bandera que nos una ante una amenaza exterior.

De este mismo Alan moore se adaptó al cine hace unos años "V de Vendetta", historia mucho más nihilista y rojeras que, por alguna razón, fue encontrada por los analistas como "apta para liberales", pese a serlo mucho menos que ésta.

Nada que oponer a sus valoraciones sobre los ecolojetas que parecen odiar a la Humanidad como nunca lo hizo ni el mismo Stalin, cuyas masacres estaban guiadas por un aguzado sentido práctico. Pero no le vale "Watchmen" como tema para su contrapunto. Afine más.
27 de Marzo de 2009 a las 08:322Erbilyos
No estoy de acuerdo con Mienmano. La lectura del comic no cambia nada, puesto que la película es una adaptación bastante fiel del comic. Por lo demás, Henry Clay está hablando de la película, y no dice ningún desatino; en lo esencial, es así. La historia presenta varias actitudes morales entre los protagonistas: la de Rorschach, la del Comediante, la de Ozimandias. Al final, prevalece la última, que conduce a ese holocausto "bienintencionado".

La historia original se publicó en la era Reagan, pocos años antes del colapso de la URSS. En esas circunstancias, para que la tesis del comic tuviera más fuerza, había que cambiar un poco la situación histórica (de modo que pareciese más urgente la aparición de un "Salvador de la Humanidad") trámite que se solucionó presentando una especie de universo paralelo, donde las cosas eran ligeramente diferentes.

Gracias a Dios que personajes como el Dr. Manhattan u Ozimandias sólo existen en ese universo paralelo, y no en éste. Aquí ya tenemos suficiente con Al Gore y Baltasar Garzón, a los que solo les falta aparecer en público con un traje de superhéroe a base de polímeros y fibras de alta tecnología, porque la megalomanía no les falta.

Y ya cambiando de tercio, me gustaría pensar que toda este camelo del calentamiento global es una moda pasajera; pero, desde que metí la pata afirmando eso mismo del hip-hop a finales de los 80, ya no me atrevo a poner la mano en el fuego. Creo que todo esto sirve muy oportunamente de excusa para ciertas tentaciones totalitarias que habían quedado un poco huérfanas. De modo que, tal vez, haya que augurarle una larga vida.
27 de Marzo de 2009 a las 08:343Erbilyos
Ah, se me olvidaba: En Watchmen, el personaje conocido como Ozimandias siempre me ha parecido algo risible: se supone que posee una enorme inteligencia; pero, al ser un personaje ficticio, creado por Alan Moore, su inteligencia llega hasta donde llega la inteligencia de Moore; éste al parecer identifica una gran inteligencia con un personalidad snob, lo que queda de manifiesto cuando habla de sus gustos musicales: Cage, Stockhausen, Penderecki... Me parece un cumplido excesivo para el pelmazo de Cage.

Sí, ya sé que el tema Watchmen es solo una excusa para la entrada de hoy en el blog, pero me apetecía decirlo.
27 de Marzo de 2009 a las 11:324luismw
Estando de acuerdo con lo fundamental de esta entrada, la crítica al ecologismo y el recorte de libertades que se pretende hacer -y se está haciendo ya- en el nombre del calentamiento global, me temo que también tengo pegas respecto a la comparación con Watchmen.

Aun siendo cierto que -como el propio Moore reconocía- hay en el trasfondo del cómic una crítica a Ronald Reagan, al final su propio anarquismo termina por repartir bofetadas hacia los dos lados. Y ésto en el cómic es más evidente que en la película.

No es cierto que al final "prevalezca" la visión de Ozimandias de que matar a millones de personas para salvar al mundo sea una solución válida. En las últimas páginas, Ozimandias pregunta a Manhattan si le parecia que, al final, todo había salido bien. Éste le respondía que nada se acaba nunca, dejando al primero sumido en un mar de dudas. Y el cómic -y la película- termina con el descubrimiento del diario de Rorschach y la historia vuelve a empezar de cero.

A mí me parece claro que subyace un mensaje de que no se puede tomar por tonto a todo el mundo, que no sirve de nada realizar crímenes en nombre del planeta, y que la verdad al final siempre se sabe.

Otra forma de saber qué lectura se está realizando de la película es preguntar qué personaje es el que mejor cae. La gente que conozco, tanto de derechas como de izquierdas, señalan a Rorschach, el único que no admitió que se gastara esta inmensa broma al mundo y pagó con su vida por ello. Es un personaje que es un cafre que se toma la ley por su mano, pero es el único íntegro.

Por último, y perdón por este comentario tan largo, al final el bueno de Moore no acertó ni una. Critica tanto el método Ozimandias como el armarse hasta los dientes y la agresividad de Nixon -que en el fondo es Reagan- con la idea de que ninguna de las dos formas serviría para nada. En realidad, Reagan sí pudo echar abajo el muro de Berlín.
27 de Marzo de 2009 a las 11:455Goblin77
Erbylios,

Vale que al final prevalece la visión de Ozimandias, pero eso no quiere decir que sea la buena. Es más bien la impuesta. En mi opinión, la única actitud válida hacia el final de la película es la de Rorschach.

En cierta forma, esto me recuerda al 11-M. Alguien planificó una masacre y nos presentó a Ben Laden y sus islamistas como culpables, pero no sabemos todavía quién es nuestro Ozimandias ni cuáles son sus bienintencionados planes (aunque algunos de sus efectos ya se han dejado ver claramente). Ahora prevalece la Versión Oficial... ¿Quiere decir eso que es la buena? Lo dudo mucho ¿Qué terribles consecuencias podría tener que se supiera la verdad? Ni idea, aunque seguro que mucho menos graves que un holocausto nuclear.

En fin, que yo sí que estoy de acuerdo con Mienmano.
27 de Marzo de 2009 a las 13:586TDK
Yo soy bastante aficionado a los comics, TDK jejeje, y, en fin, Watchmen es (y su autor no lo ha negado nunca) una apología del terrorismo, una defensa de un maquiavelismo estúpido. En el comic Rohrschach es una paria. En la película esta visión varía un poco.

Lo que sustenta la opinión de Henry Clay es que Ozymandias y Manhattan, los dos personajes "superiores", están de acuerdo al final en que "bueno, ya que estamos...". Que no vaya a ser eterno no les importa.

Esto de Watchmen no es más que el sacrificio... Sí, pero de los demás... Como contraposición a las ideas de Moore, están las de Frank Miller. Su Batman anciano y con problemas de corazón que se enfrenta a la autoridad corrupta, sus espartanos de 300 y sus oscuros personajes de Sin City, tan similares a Rohrschach en algunos aspectos... Por eso Frank Miller siempre ha sido un poco ninguneado por los ARTISTAS: no era uno de los suyos.

En cuanto a los valores de Watchmen, en ningún momento crítica al poder desmedido, sólo a las personas que lo puedan obtener, si son malas: Ozymandias y el Dr. Manhattan son los paradigmas de virtud que señala como modelos a seguir, y cuyo plan sólo fracasa por esa estúpida humanidad que se obstinará en contar la verdad (Rohrschach) o en querer seguir matándose debido a su estulticia (sic.)

A mi juicio, Watchmen es un ejemplo de la degradación del pensamiento que ha ocurrido en el s. XX, que ha llevado a considerar como algo válido el asesinato en masa de personas para satisfacer un bien ulterior, definido, por supuesto, arbitrariamente por unos líderes...
27 de Marzo de 2009 a las 19:117Erbilyos
Creo que Moore "se hace la picha un lío" con las cuestiones morales. Creo que esta discusión lo demuestra: su despiste, su confusión, su desorientación, la ambigüedad resultante, me hacen pensar que cuando aborda estas cuestiones resulta pretencioso, porque no está a la altura. Como es un nihilista sin principios morales claros, no sabe a dónde quiere ir a parar.
27 de Marzo de 2009 a las 23:198msnake
Al margen de la película, podría alguien cometar esta noticia:

http://www.libertaddigital.com/mundo/obama-present...

¿Es que en EE.UU. saben a ciencia cierta q no fue Alqaeda? Y no busco comentarios fáciles como que eso lo sabe todo el mundo... ¿Qué opina el Gobierno? ¿Y la opinión pública?

humano sin sentido
28 de Marzo de 2009 a las 03:109Erbilyos
Msnake: Bueno, parece que la Casa Blanca está mejor informada de lo que muchos creíamos con respecto a España. Y yo no creo que esa omisión sea casual. Los discursos y declaraciones formales del Presidente de los USA, ya sea éste o cualquier otro, suelen estar cocinados con esmero.

Por otro lado, hay una sentencia judicial que excluye la autoría de Al Qaeda y es un documento público que allí no habrán pasado por alto. Con que se la hubieran leído sería suficiente para que le den de comer aparte a la masacre del 11M.

Francamente, no creo que el gobierno USA y sus agencias federales de seguridad, inteligencia y espionaje, con sus miles de analistas sepan gran cosa sobre el tema, que nos pueda ser de utilidad y que no sepamos ya (sospecho que la realidad de estas agencias, especialmente de la CIA, se parece más a Quemar después de leer que a la trilogía de Jason Bourne), pero se habrán dicho, a la vista de la información disponible: "No, esto es otra cosa, y además es un lío de cojones, probablemente un asunto interno". Creo que el tema es demasiado complicado incluso para el analista más avezado.
28 de Marzo de 2009 a las 16:3810marceloa
Erbilyos

Es difícil saber lo que sabrán la CIA y otras agencias USA. Pero ¿que saben nuestros medios de comunicación que al 99% no han comentado siquiera la noticia?.
30 de Marzo de 2009 a las 16:1711cazalobo
Cambiando de tercio, supongo que Sherryl Crow, la cantante, ha localizado en algún museo una partida del áspero papel "Elefante"(los más jóvenes, que hagan una búsqueda en google). Drew Barrymore, también actriz y más ecologeta que Sherryl, posiblemente dispondrá para su cutis posterior de un surtido de piedras, un viejo recurso campestre que tampoco es suave, pero es fácilmente reciclable y -de momento- abundante y barato.
RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
    Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899