Democracia en América

« El culto y el culo | Principal | Mala suerte »

Slave to love: El extraño suicidio de América

3 de Abril de 2009 - 00:35:10 - Henry Clay

The Economist, la publicación para el hombre metrosexual y matizado, titula “El encanto irresistible de Obama”. El varón que firma el artículo no estaría tan en contacto con su lado femenino si tuviera que padecer ese encanto a todas horas desde la mañana hasta la noche, de costa a costa, por televisión y radio, en directo y en diferido. Es un encanto perfectamente resistible y un tedio imposible de resistir. Estoy seguro de que Gordon Brown, el Primer Ministro de esa islilla más pequeña que Oregon, no se rindió a la seducción del regalo que le hizo Obama de DVDs de saldo, que no puede ver por su enfermedad degenerativa de los ojos y porque el sistema de color americano es diferente al europeo. Y si la Reina Isabel se dejó impresionar por el delicado presente obamita de un iPod con los mejores discursos de Barack, no es la Reina Isabel de sus buenos tiempos. Me pregunto si la colección de grandes éxitos del teleprompter del Querido Líder incluye aquél en que presumía de que sus padres se conocieron en la Marcha por los Derechos Civiles de Selma (fecha de nacimiento de Obama: 1961; fecha de la Marcha: 1964); aquel otro en que fardaba de que su tío materno había liberado Auschwitz (Obama no tiene tíos maternos y Auschwitz fue liberado por los soviéticos); o el pronunciado el Día de los Caídos (en que, memorablemente el prócer mencionó lo orgulloso que estaba de ver a tantos de ellos en la audiencia). Me pregunto qué le habrá regalado al ruso – quizá una lata de spaghetti - o al chino – tal vez una sudadera de Shangai – o al español – a lo peor una postal de Oregon.

¡Ja, ja! Son cada vez menos los que se ríen ahora.

Barack Obama fue elegido de una manera hostil a los principios fundadores de este país y sobre la base de una plataforma ideológica en abierta contradicción con los mismos. Primero fueron los eslóganes, las pegatinas, las jaculatorias y los desmayos. Después la unción del elegido por los medios de propaganda y comunicación. Barack Obama nunca había tenido un puesto de trabajo previo a su “elevación” (digo bien) a la presidencia. Había pasado de sus labores como “organizador comunitario” (consistentes en registrar votantes demócratas en el distrito sur de Chicago), a ser absentista en la legislatura de Illinois, absentista en el Senado y ahora Presidente reacio a trabajar con papeles en el despacho oval, prefiriendo las entrevistas en la tele (con jumbotron y teleprompter, eso sí). No bien había sido elegido para algo, inmediatamente se embarcaba en una campaña para lo siguiente. Era un candidato cómicamente ayuno de formación o experiencia. Sus únicas asociaciones conocidas eran con un terrorista sin arrepentir, Bill Ayers, con un reverendo racista y pinturero, Jeremiah Wright, y con un hampón de Chicago, Tony Reztsko. Su único voto en años en el Parlamento de Illinois lo había sido en contra de la asistencia a niños viables que sobrevivían a la práctica del aborto. Su estilo retórico, con teleprompter, era propio de cualquier miss a la que le mola la paz en el mundo y, sin teleprompter, era tan lastimoso como para ruborizar a cualquier ministra de cuota.

Una vez elegido, Barack Obama ha encabezado la contrarrevolución autocrática que, fuerza es reconocerlo, le pedían sus lobotomizados votantes. El peor rebaño providencialista no es el de individuos hiper-idelogizados, sino el de aquéllos que renuncian a tener ninguna ideología independiente de la del líder, al que preguntan nada, de quien desconocen todo y en quien abdican la facultad de discernir y la responsabilidad de actuar. Ese es el movimiento que encabeza el holograma etéreo de Barack fabricado en las redacciones de los medios y en las empresas de publicidad. Dos meses después de la coronación enfervorizada, los harekrisnas que esperaban que Obama pusiera gasolina en sus coches, que pagara su educación y su sanidad y les pusiera vivienda, se han levantado de la cama debiendo colectivamente billones de dólares más e hipotecando el resto de sus vidas, las de sus hijos y las de sus nietos al servicio del crecimiento del Leviatán estatal, extraído por Obama, no de la Constitución americana, sino de la de Benito Mussolini. Aquéllos que se felicitaban de la recuperación de la libertad después de los años de plomo, ahora se encuentran con que no pueden aspirar a establecer un negocio sin temor a que el gobierno les despida y sin la certidumbre de que los impuestos les crujirán antes, durante y después del fatal dedo.

Los que pensaban en un edén de libertad tendrán que explicarse por qué la Administración americana despide empresarios, pretende cerrar emisoras de radio y señala con el dedo a periodistas. Los que auguraban el fin de las guerras y los enfrentamientos provocados por Bush nos harán el honor de enunciar el día y la hora en que al Qaeda dejó de existir, los talibanes de luchar y los iraníes de fabricar la bomba. Los que confiaban en el centrismo responsable y liberador y la seriedad y sofisticación de las grandes cabezas del obamismo analizarán hallazgos semánticos como la fórmula “operaciones exteriores de contingencia” para sustituir a la expresión “guerra contra el terrorismo” y la prohibición del empleo de expresiones como “terrorismo” (ahora “desastre causado por el hombre”) o “combatiente enemigo” y elucidarán por qué estos escarceos con Orwell son propios de sociedades democráticas.

Los europeos alborozados por el final del militarismo americano tendrán tiempo para asimilar que el final del poderío militar americano significará que las tortas les lloverán directamente y que además no tendrán a nadie a quien procesar por ello. Ser post-ideológico, post-contemporáneo y metrosexual está bien salvo que el guardaespaldas también quiera depilarse las axilas, entrar en la discoteca y bailar al son de “Slave to love”.

Y mientras, los americanos que creen que la Constitución no da derecho al gobierno a confiscar los bienes ajenos o a quitar y poner consejos de administración para que hagan los coches que le gustan a Obama y no los que demanda el mercado; los que creen que cercenar la libre empresa en nombre de la fantasía del cambio climático es tiránico; los que saben que la nacionalización de la sanidad arrebatará de las manos de los doctores las decisiones médicas y las pondrá en las de funcionarios armados de tablas de costes y precios; los que no quieren que Obama dirija las empresas, les sustraiga el fruto de su trabajo, el de sus hijos y el de los hijos de sus hijos; los que quieren oír las opiniones que les salgan de las narices en la radio; los que quieren llamar terroristas a los terroristas y no a los empresarios; los que preferirían que el estado les defendiera de sus enemigos exteriores, no que se excusara ante ellos; aquellos americanos, en fin, a los que la autocracia ñoña y hopey-changey no les cabe en los siete artículos de la Constitución, todos ésos tienen todos los motivos del mundo para lamentar que el país fundado por Washington, Franklin, Jefferson, Madison o Hamilton acabe por morir en la pleamar de Obama, Pelosi, Sean Penn y la CNN.

La América de los primeros ha dejado de existir. Una nación pusilánime traicionó en 2008 sus principios y su propia memoria, adoptando la tiranía de lo majo, vigente en Europa desde hace décadas, como el mejor y más lánguido sucedáneo de la libertad que sus padres creyeron construir para la posteridad. El resultado es la ruina económica, el ocaso de la libertad política y el desarme frente a “combatientes enemigos” y “terroristas” que no tienen empacho en serlo y que no desean “la paz en el mundo”.

La nación que prefiere el deshonor al peligro está preparada para un amo. Y lo merece

 

Comentarios (17)

3 de Abril de 2009 a las 02:001rmlf
Y no solo tendrán el deshonor sino también el peligro.

Saludos.
3 de Abril de 2009 a las 10:312tolondro
Y la historia se repite. En Londres los políticos aprovechando para recaudar más y gastar más, y los periodistas aplaudiendo al líder...
La crisis ya era muy importante, pero en la que nos están metiendo no salimos en 20 años... Y hablo exclusivamente de la crisis económica...
3 de Abril de 2009 a las 11:233uyate
Estimado Sr. Clay:

Tenía la esperanza que los últimos desmanes de Obama hubieran abierto los ojos a mucho americanos y que EEUU despertara de su letargo autista, pero su artículo me hunde más en mi desesperanza: con la corriente involutiva del progresismo en marcha, ¿qué nos puede salvar del ostracismo imperante?

Nunca lo fácil ha sido tan fácil, ni lo correcto tan difícil: ése ha sido, es y será el único, pero decisivo, éxito de la contaminación progresista (tan opuesta al progreso y el crecimiento).
3 de Abril de 2009 a las 11:534EveyEyre
Una pregunta frívola: ¿de veras Obama le ha regalado a la Reina Isabel un ipod con sus discursos? ¿A una mujer que probablemente desayunaba con los de Churchill? Eso es ser tener autoestima, sí señor.

La cuestión ahora es si toda la gente que votó por Obama "flasheada" por la propaganda será ahora capaz de exigirle hechos en vez de retórica, y, si no cumple, de montarle el cirio hasta que cambie de actitud o abandone. Aunque claro, no habrá actores, "intelectuales" o artistas tan dispuestos a armarla como lo estaban con Bush (uf, ya no sé si estoy hablando de EEUU o de España).

3 de Abril de 2009 a las 13:485Vendeano
Ya dijo Hayek que las cumbres de la civilización las alcanzan los individuos cuando se ven libres de la interferencia estatal, Parece que ese momento ya pasó para Occidente, igual que pasó para Roma o para la antigua China, que llegó a explotar el gas natural con tubos de bambú ¡antes de nuestra era! hasta que el estado metió la zarpa... en el bote de la miel. Con el crecimiento del estado cae la civilización y llega la barbarie, por debilitamiento de esa sociedad que fué pujante y a la que ahora le crecen los enanos, los granos y los bárbaros.

Las etapas son siempre las mismas. La libre iniciativa individual desarrolla la complejidad social, la división del trabajo, los sutiles mecanismos arbitrales y de mercado, las normal morales que disciplinan los instintos e incrementan la seguridad y la confianza. Todo ello en una selección de los mejores comportamientos, orientados por el mútuo interés, y que se fijan en instituciones y tradiciones muy depuradas. El órden que nace así es fruto de la libertad humana pero no ha sido planificado por nadie y, a pesar de ello, contiene una gran racionalidad. Puede decirse que ha sido querido, pero no buscado. Su eficacia lo demuestra el apogeo de esa cultura, que llega a lo que podemos llamar civilización.

Es entonces cuando el oso, el poder político, el estado, acude a la miel. Ha sido necesario el florecimiento para que el burro se coma la rosa. O a lo mejor se come el fruto, no sé (quizá para luego defecar las semillas, seamos optimistas). Que conste que esta imagen no es de Hayek. Sigue su relato: malintencionado, macarra estado parasita a la sociedad hasta que acaba con sus potencialidades y la mata por consunción; bienintencionado, papá estado piensa que puede hacerlo mejor que ella con sus técnicos funcionarios e intelectuales orgánicos: desquicia el sutil órden social y la mata por vuelta a la barbarie.

En todo caso, la mata. Alguien mata a alguien. Yes, we can. Obama presidente.
3 de Abril de 2009 a las 15:276Delacroi
Garcias!!!!, ha sido brillante!!!!!, es usted un genio,jajjaa.
En serio, me ha encantado.
´Viven isntalados en la misma superficie en cuanto se rasca un poco apreacen las contradicciones, vanidades, egoísmos, mentiras, falacias. NE suma la verdad. Pasa aquí y allí y yo me preocuparía más que por el cambio climático por el mcabio de conducta, a una seria, conservadora, profunda en sus raísces, a otra frívola , irrresponsable, de graves consecuencias !para todos!.
La verdad es que nos empecemos algo más que un gobernante preocupado por la fachada... A mi me gusta construir bien desde los cimientos misma del edificio.... ASí tenemos a Zp, a CAhcón (ZP2 y peor), allí a Obama que es tan artificial que no puede hablar sin teleprompter.... Que mete la patita...
Un cordila saludo.
3 de Abril de 2009 a las 16:447Carabela
Es una pena que nos destruyamos desde dentro..pero asi ha sido siempre en todas las grandes naciones. El haber votado a este inexperto "empty suit" traera las consecuencias que,todos los conservadores aqui en USA y en el resto del mundo,temiamos. Cuando "EURABIA" necesite ayuda...¿a quien acudira?
3 de Abril de 2009 a las 17:528opq5
Veo a los EEUU del Obama superstart, como un pais fatigado economica y moralmente, cansado seguramente de ser líder y de llevarse todos los bofetones que le dan por el ancho mundo, incluso los que no se merece.

Si Obama dura los ocho años a que tiene derecho, siempre que lo elijan, presuntamente vamos a ver movimientos secesionistas en diversos Estados, al estilo de Cataluña y el Pais Vasco o quizás peores.

Quisiera equivocarme, pues no les deseo tanto mal, pero me temo que la cosa irá por aquí.
3 de Abril de 2009 a las 19:369cowgirl
Yo estoy de tan mal humor con todo lo que esta pasando, que solo voy a poner aqui lo que dice una "bumper sticker" que me ha mandado una amiga.

"There were 1.6 million people at Obama's inaguration and only 14 missed work"

Eso dice perfectamete quien le elegio.
3 de Abril de 2009 a las 21:0610vikinga
Pero qué triste. Me parece muy bien traída la foto de Rihana, apaleada pero contenta, porque por lo visto, ya perdonó al autor de la paliza y se va a casar con él. Igualito que los tontos siguiendo como ovejas a su Obama, aunque los lleve directamente al despeñadero.
4 de Abril de 2009 a las 06:5511Mienmano
"Obama es un superhéroe, y nosotros le hemos dado el poder para que haga lo que le dé la gana. Espero ansioso que lo haga, y ni leyes ni costumbres ni estéticas. ¡Larga vida a nuestro primo de Zumosol!"

Resumen del pensamiento de ese profundo y sincero demócrata llamado Michael Moore en este artículo (o sermón):

"We the People" to "King of the World": "YOU'RE FIRED!"

Yo creo que Obama y su entorno tienen más intríngulis intelectual que Zapatero y su troupe y que, salvo las consecuencias derivadas de su incapacidad general para manejar esta crisis ecónomica, su etapa no se va a caracterizar por una degradación de la democracia tan profunda como la de nuestro zapaterismo, y sobre todo, tan irreparable (es un país diferente, afortunadamente para ellos), pero lo que sí está claro es que sus progres no valen más que los nuestros.
4 de Abril de 2009 a las 12:4512opq5
cowgirl

Una de mis hijas estuvo en el Inaguration Day, formando un grupito de dos españoles, catalanes por mas señas y seis latinoamericanos. Se agenciaron una bandera española de respetables dimensiones y bajo al amparo de nuestra bandera se fueron a la ceremonia.

Hablaron con mucha gente, pues muchos sorprendidos les preguntaban si habían venido de España para la ocasión, muchos por el móvil llamaban a sus amigos y familiares, para comunicarles que hasta habían venido de España para ver a Obama en tan alta ocasión.

La conclusión
4 de Abril de 2009 a las 14:2313votolibr
opq5
No nos quedes con las ganas.

A los autores del blog. Se les lee, pero es que es tal el bombardeo que no da tiempo para todo. Es que mires a la sección que mires el panorama es bastante cochambroso. Y se comenta una noticia y ya hay tres peores para sustituirla.
Son tantos los acontecimientos, y a cada cual peor, que no sabe uno por donde empezar.
Aunque para mí hay uno que es clave: el ataque a Internet, que no ha hecho más que empezar, y que es calcadito a lo que dice Vendeano en la entrada 5.
5 de Abril de 2009 a las 13:1314Delacroi
Entre la supèrficialidad de unos, y la dureza de otros... Tenemos la brújula un poco alterada, por eos es tan importante que haya artículos como éstos y respuetsa como las que encuentro pr aquí. Gente con ideas claras a pesar de la que está cayendo.
El CAso Stevens, no lo entiendo. El fiscal general nombrado por Obama ha dicho que los fiscales que habían llevado el caso contra Stevens (¡fiscales nombrados por la Administración Bush!) habían llevado la causa de forma "poco profesional", ocultando pruebas a la defensa que le hubieran permitido a ésta defender su caso de mejor modo. Por ese motivo (y dada la avanzada edad de Stevens y el hecho de que ya no es Senador), se ha decidido no continuar con la acusación. O sea, que un fiscal general "demócrata" ha retirado la causa contra un ex-Senador republicano. El Juez, de hecho, se ha comportado muy bien en el asunto. Ya en su día masacró a los fiscales por ocultarle las pruebas a la defensa. Stevens fue condenado por un jurado, no por el Juez (yo estoy seguro de que el Juez no le hubiera condenado). El problema, por supuesto, es que si los fiscales hubieran hecho su trabajo, Stevens no habría sido condenado, y si no hubiera sido condenado, no hubiera perdido su campaña para la reelección (condenado y todo, sólo perdió por 4.000 votos).

Stevens actuó mal en un sentido ético: debería haber exigido inmediatamente que las reformas en su casa hubieran sido facturadas, y no esperar tanto tiempo, porque eso creaba la apariencia de delito. Pero la conducta de la Fiscalía ha sido increíble (e insisto, eran todos fiscales nombrados por la administración republicana, actuando contra el Senador republicano que había servido durante más tiempo en la historia. Increíble...). Para un buen resumen del asunto: http://www.adn.com/news/politics/fbi/stevens/story...
Y sin embargo, Murtha, sigue con sus corruptelas y siendo votado...Ni responde ni se le exige responsabilidad.
6 de Abril de 2009 a las 22:1815Vendeano
Es el sabotaje brutal de la medida que nos hace libres a la par que hombres, la voladura de la civilización en su apogeo, traicionada por la soberbia de sus sacerdotes (y no me refiero sólo a la COPE). Los frutos estériles de la ilustración nos dejaron sin herederos, y el término de nuestra historia ha llegado. El sol de occidente ya pasó hace casi cien años por su cenit y va poniéndose por oriente. Larga será la noche.

Pero antes, como apunta #votolibr en el post anterior, necesitan acabar con Internet.
9 de Abril de 2009 a las 20:5316JesusHer
La decrepitud moral de Occidente se extiende a ambos lados del Atlántico, desde luego.

Europa, de la que bebe Estados Unidos, creó civilización porque quiso reconocer siempre la dignidad y la libertad humanas, en reciprocidad con el consecuente sentido de la responsabilidad.

La izquierda contracultural lleva años intentando (y lo está consiguiendo) destruir los cimientos de la civilización. Una civilización que se manifestó en la gloria de Grecia, Roma o la Cristiandad; y que llegó al siglo XX de la mano de la democracia liberal y la economía de mercado, siempre amenazadas y que hoy, aunque claro está mejorables en sus formas, se nos antojan eminentemente necesarias.

Obama y su séquito vienen a destruir, en un cuidado proyecto de ingeniería social, lo que nos hizo grandes a los europeos, y que por tanto hizo grande a América. Esperemos que no todo esté perdido, no obstante.

Jesús Herrera "Ciryaher".
Español, europeo, cristiano.
20 de Abril de 2009 a las 10:3417TDK
Quizás porque soy joven, tengo esperanzas:
La primera, en que el tinglado piji-progre aguanta en tanto en cuanto hay pasta que lo sustente. Si no hay guita no hay mangue. En España desmontar esto es más complicado, pero en USA los Tea Parties ya están dando por saco
La segunda, los posibles movimientos secesionistas (Texas), tendrán un carácter diferente a los europeos: no quieren chupar de la frasca, si no que dejen de exprimirles a ellos y quitarles libertades. Esto será bueno si alguna cristaliza, ya que será como una muestra de lo que puede ser.
Tercero. El sentimiento de hastío ante las sucesivas muestras de incapacidad de los ejecutivos va en aumento, así que no me extrañaría que en breve la gente ya no soportase más estas cosas y empezasen a aflorar grupos de oposición cívica en Europa ajenos a los habituales, similares a los Tea Parties...
RSS© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
    Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899