Democracia en América
> > > Políticos y símbolos

Políticos y símbolos

- 07:51:07 -

Compartir: Menéame Tuenti
Me comenta mi compañero de piso que un Barack Obama presidente sería “el símbolo perfecto de la nueva América.” Su comentario coincide con una semana marcada por la dimisión de Mark Penn como principal asesor de la campaña de Hillary Clinton. Los Clinton han intentado vender la dimisión de su otrora hombre de confianza como una mera repercusión de su apoyo al tratado de libre comercio entre Colombia y Estados Unidos; pero muchos comentan que Penn está pagando también los supuestos errores de organización que han llevado a Hillary a perder la ventaja de hasta treinta puntos que tenía sobre Obama hace menos de seis meses. Dicen que Penn es uno de los grandes responsables de que Hillary no haya podido entrenar un ejército de voluntarios similar al de Obama, que le hagan la publicidad gratis a base de llenar sus casas, sus mochilas y sus coches con pegatinas de apoyo a su candidato. Que es uno de los responsables de que Hillary no haya logrado incendiar a sus seguidores, llenarles de la misma pasión y el mismo fervor que les sobra a los Obamitas, al haberse negado hace meses a que la candidata mostrara (léase forzara) su “lado humano.” Que Penn es el culpable de que los seguidores de Hillary se limiten a hacer comentarios como “bueno, a mí Hillary me gusta más, pero Obama también está muy bien” mientras que los seguidores de Obama se pasean por los campus universitarios y por las grandes ciudades americanas con camisetas que leen “Obama For Your Mama.”
Menciono el comentario de mi compañero de piso en conjunción con la dimisión de Penn porque me parece que existe un vínculo entre ambos asuntos. Y es que la campaña de Hillary puede tirarse de los pelos y despedir a cuanta gente quiera por el hecho de que Obama les haya arrebatado el apoyo de los universitarios y de las élites sociales que tanto aprecian los Demócratas, pero lo cierto es que hay ciertos sectores del electorado entre los que Obama siempre iba a vencer a la Clinton, hicieran Penn, Bill o Hillary lo que hicieran. Son los sectores que, a pesar de haber recibido la mejor educación en las mejores universidades, siguen siendo lo suficientemente naíf políticamente hablando como para creer que existen los “grandes hombres;” los sectores que no saben ver la tendencia mitómana de nuestra sociedad por lo que es; los sectores que van a un mitin y se creen todo lo que oyen; los sectores que no entienden que un político es la expresión máxima de algunas de las peores facetas de la condición humana; los que todavía creen, en otras palabras, en los hombres-símbolo. O mejor dicho: en los políticos-símbolo.
Esos sectores, los que siguen ciegamente a Obama porque no le ven como un político más sino como un símbolo (un símbolo de una América que ha enterrado, por fin, su pasado esclavista y segregacionista; un símbolo de una América que ha dejado de suscitar odios en todo el mundo; un símbolo de una América que pueda vivir la política como un juego de buenos y malos en vez de uno de compromisos) nunca iban a apoyar a Hillary, o al menos nunca la iban a apoyar con el mismo fervor con el que apoyan al bebé mesiánico. Y es que Hillary, a pesar de que aspira a ser la primera presidenta del país, no tiene lo que hay que tener para ser un símbolo. La gente la conoce demasiado bien, ve con demasiada claridad todas y cada una de sus aristas; varias décadas de vida pública le han retratado demasiado bien. Nunca podrá gozar de ese vacío virginal que reviste la figura de Obama, ese vacío que permite que el electorado naif de izquierdas proyecte sobre él todas sus fantasías sin que haya nada que les saque de su error. Porque eso es lo que necesita un símbolo, un vacío sobre el que la gente pueda proyectar una serie de ideas, ilusiones y quimeras.
Lo más gracioso es que si aceptamos la idea de que un presidente debe medirse por su posible poder simbólico, Hillary sería quizás la mejor parada. Porque el poder simbólico que puede tener un presidente negro (o, como se define Obama, “post-racial”) tiene validez casi exclusivamente dentro de Estados Unidos. En un panorama internacional marcado por el conflicto entre el mundo islámico y el mundo occidental, la emancipación de la mujer cobra bastante más importancia que el tema de negros contra blancos y la idea de una mujer como líder del país más poderoso del mundo adquiere muchísimo mayor poder simbólico.
Aunque para eso elegimos a Condoleezza de vice y nos quedamos tan tranquilos…
Comentarios (7)
1 Nevers, día

Eso mismo digo yo. ¿Qué planes tiene Condie? ¿Qué planes tienen para ella?

2 angueras, día

La Obamanía no se fue buscando el sol en la playa. Es más, sigue latente entre los sectores que se denominan narcisistamente a ellos mismos “progres”. O algo similar. Jóvenes avergonzados de su país, ya lo escribiste tú hace poco, es la realidad de esta progresía del cambio-change. Esos jóvenes son los que vienen a Europa y esperan encontrar una libertad y una campaña feroz contra Bush. Si me encuentran a mí les digo: “Zapatero despreció vuestra bandera, piensa que hacerse rico es despreciable y no creo que Bush haya hecho el 100% de las cosas mal”. “Ahhhh, bueno...” contestan con claro narcisismo “progre” esos estudiantes que pagan millonadas por ir a la universidad y venir aquí de intercambio. Los republicanos no son los malos de la película.

3 angueras, día

Se me olvidaba. Tienes completamente razón diciendo que Hillary encaja mejor en el panorama internacional por ser mujer en el mundo donde vivimos.

4 iuris, día

Bueno, pués que Obama se vaya poniendo las pilas. Si gana, no solo va a tener que arreglar la economía USA, sino también la española. ZP ha dicho en su discurso de investidura que la culpa de que nuestra economía no vaya bien la tienen los USA por su crisis (de su responsabilidad ni pio, claro).
Que en los USA se enteren, sólo se "les perdonará la vida" y " habrán dejado de suscitar odios en todo el mundo", cuando ya no pinten nada en ningún lado, y sino un par de créditos universitarios para estudiar la Historia del: imperio romano, imperio español, imperio británico y similares en el mismo plan.
Y si ésto es muy complicado, con un par de comics de Asterix creo que se darán por enterados.

5 Nevers, día

Me contesto yo mismo

Rice podría considerar presentarse a la Vicepresidencia de EEUU junto a McCain

WASHINGTON, 9 Abr. (Reuters/EP) -
La secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, dejó ayer ligeramente abierta la posibilidad de intentar postularse para la Vicepresidencia de la mano del aspirante a la Casa Blanca por el partido Republicano, John McCain.

Presionada por un periodista, Rice se negó a rechazar que nunca pudiera estar interesada en el segundo puesto de la nominación republicana, que seguramente será liderada por McCain como candidato a la presidencia.

En lugar de eso, Rice optó por elogiar extensamente al senador por Arizona, y añadió que cuando el actual presidente, George W. Bush, deje su cargo en enero de 2009, planea ir a su hogar en California, donde trabajó en la Universidad de Stanford.

"El senador McCain es un estadounidense extraordinario, un líder realmente excepcional y obviamente un gran patriota", dijo Rice en una conferencia de prensa junto a los ministros de Relaciones Exteriores de México y Canadá. "Habiendo dicho esto, regreso a Stanford. Voy a regresar a California," señaló, cuando se le pidió realizar una negativa "a lo Sherman" que descarte posibles ambiciones políticas.

6 chatanoo, día

A la vista de lo que a los carcaprogres les encanta lo multicultural y lo multiétnico, creo que Barack Hussein tiene mayor poder simbólico que Hillary por una razón simple: un negrito da mayor colorido al rebaño.

El senador demócrata Jay Rockefeller toma el testigo del pastor racista y suelta la inconveniencia de la semana criticando el pasado de McCain como piloto de la Navy. A las 24 horas el jefe le pide que rectifique y ahora donde dije digo, digo Diego.

¡Que tropa!

7 Fanfy, día

Gracias a chatanoo por recordarme el otro día que El País ahora es global en castellano. O sea, trolero mundial en español. Barack Hussein es, o parece, bastante racista. No sé si podrá evitar parecerlo más adelante. Si no se separa de eso y de la duda sembrada por su famoso pastor acerca del antiamericanismo, puede acabar con menos votos que Dukakis.

Escribir comentario