Democracia en América

Obama el póster

- 21:39:28 -

Compartir: Menéame Tuenti

Pablo Kleinman comenta en la entrada anterior la última mentira de Obama, la del tío que estuvo en Auschwitz. Lo que revela es una de las cuestiones más interesantes de este candidato: la forma en que se presenta al electorado, habiendo creado a estas alturas una imagen casi completamente distinta de la realidad de su pasado, su persona, y su candidatura.

Antes que nada, Obama se presenta como otro negro desfavorecido; siempre inicia sus discursos describiéndose como "the child of a single mother" (el hijo de una madre soltera), asociándose con los muchos negros que crecen en zonas pobres y que son víctimas del tan comentado fin de la familia nuclear negra. También se asocia con aquellos que, siendo hijos de madres que tienen dos o incluso tres empleos para poder mantener a sus hijos (dada la ausencia de otro adulto que provea dinero), tienen que apañárselas desde el principio en muchos aspectos. Pero Obama ni creció en una zona pobre (pasó la mayor parte de su infancia y adolescencia en Hawái) ni tuvo que apañárselas solito durante sus años de formación; primero tuvo el apoyo del segundo marido de su madre, y luego el de sus abuelos maternos, que se hicieron cargo de él desde los diez hasta los dieciocho años. Pocos negros desfavorecidos de las zonas verdaderamente pobres de las ciudades norteamericanas tienen este privilegio; menos aún consiguen licenciarse en Columbia y doctorarse en Harvard. Pero de sus años en dos de las instituciones más de élite de Estados Unidos Obama dice más bien poco.

Obama también se presenta esencialmente como un moderado. Su retórica de entender al adversario, de entablar conversaciones con cualquier nación del mundo, de ayudar a la gran mayoría desfavorecida de norteamericanos, le presenta como un hombre benévolo y comprensivo; su metodología se basa en el principio de que no hay que oponerse a algo sino tratar de comprenderlo (muy postmodernista, muy multicultural, muy al gusto de la élite universitaria). Tanto su campaña como sus seguidores han convertido en rutina presentar cualquier ataque contra Obama como producto del extremismo, ya sea nacionalista, religioso, racial, o simplemente maligno y cerrado a la tolerancia. Por eso dañó tanto a la imagen del senador (y más que la hubiera dañado si la prensa no fuera con él) el escándalo de su antiguo pastor, el reverendo Wright, y los discursos incendiarios y cargados de odio que el senador de Illinois escuchó durante veinte años en la iglesia Trinity. Por eso su respuesta fue un largo discurso en que repitió la fórmula del "no hay que oponer sino entender", intentando explicar a los norteamericanos (gratis) la historia del problema racial en Estados Unidos y por qué puede llevar a un negro a decir que el gobierno norteamericano creó el SIDA como forma de controlar a la población negra.

Pero Obama no es un moderado, incluso fuera del tema racial. Sus discursos están cargados de tanto discurso negativo como los de cualquier otro candidato; en su caso, presenta a los ricos como una clase que lleva oprimiendo a América durante generaciones y cuyo férreo control sobre la política americana sólo puede deshacerse votándole a él. El enemigo es la clase alta norteamericana ultraconservadora, hiperrica y supermaligna: contra ella vale todo, como desposeerles de sus recortes de impuestos y redistribuir su riqueza. Pero al presentar a esta clase como una minoría Obama se puede permitir seguir pareciendo un hombre esencialmente benévolo, que trabaja por el bien del 90% de los norteamericanos. Y al pintarla como una minoría esencialmente extremista, puede seguir presentándose como un moderado.

Pero antes que nada, Obama se presenta como un unificador, la figura bajo cuyo póster pueden reunirse jóvenes y adultos, negros y blancos, ricos y pobres, americanos de toda clase y condición. Si las elecciones de 2004 estuvieron saturadas de la retórica de las "dos Américas," la retórica obamita presenta una sola América de hermanos y hermanas que se ha visto dividida por los prejuicios raciales y las injusticias socioeconómicas causadas por largos años de gobierno republicano. Obama es el camino de baldosas amarillas que lleva a una América no solamente post-racial sino también post-económica y post-clasista, una América que por fin sea eso, Una América.

Por una parte es ciertamente loable que los Demócratas hayan abandonado el discurso de las "dos Américas" y que Estados Unidos se reconozca como lo que es, uno de los países con mayor sentido de cohesión nacional e identificación con unos valores comunes del mundo. Pero si hay algo que estas primarias han demostrado es que Obama resulta tan divisivo como cualquier otro político. Ha conseguido sus victorias más abrumadoras en estados con una importante población negra que ha repetido la identificación del "nosotros contra ellos" que tanto ha dañado a la comunidad negra. Ha conseguido alienar a una gran parte de la base histórica del partido Demócrata, los trabajadores de zonas industriales y rurales, que le ven (no sin razón) como un elitista que les desprecia. Y su retórica anti-ricos ha enfadado a tantos "independientes" como ha conseguido atraer.

La imagen, el póster incluso, que ha creado Obama de sí mismo está a punto de conseguirle la nominación de su partido. Resulta por tanto escalofriante que, en unas primarias que se han librado en el terreno de la imagen más que en el de las ideas, los Demócratas se hayan creído el perfil que este candidato ha creado a través de sus bulos y su (por otra parte impresionante) retórica.

Comentarios (10)
1 TheFlash, día


Parece que al grito de ¡banzai! los useños se lanzan histéricos a la expiación colectiva de presuntos pecados nacionales. Obama es el Jordán en el que lavarse en nuevo bautismo. Es el niño negro que acunar. América adopta a Obama, le raspa el Hussein y la catarsis inundará los corazones, oh sana, oh sana…un nuevo amanecer.

Acollona. Es una epidemia. Occidente se necrosa desde dentro de manos de la generación criada en los mantras del 68 evocados desde la lactancia por sus papás iluminetas…Las primeras magistraturas de los países avanzados caen una tras otra como en una pesadilla de efecto dominó en manos de indigentes intelectuales con cierto aroma, en los casos mas graves al biotipo del profeta Jones y su Guayana.

Los locos al poder.

Cierto que EEUU venció al imperio del mal soviético cuando Reagan metió el gol de la victoria en el minuto 89, pero en el minuto 91 el edificio se desploma careado por la infiltración de 50 años de consignas deconstructivistas progres/regres.

A Fukuyama le va a dar de vientre cuando se entere de la broma…

2 paserifo, día

Me parece que ya va siendo hora de publicar un artículo en el que se exponga los hechos de los dos casi-candidatos demócratas y los hechos del republicano. No me refiero a su programa electoral, que poco nos importa, sino a su verdadera biografía. Y además de los hechos, compendiar los no-hechos proclamados por los candidatos en sus mítines, así como las fábulas (las más significativas) arrojadas a los simples mortales por los medios de comunicación, ya sean estás una simple exageración o una abyecta tergiversación.
Por ejemplo, al hilo de la película esta que ha expelido Obama sobre su tío benefactor de los moribundos prisioneros de Auschwitz, ha habido quien ha tratado de explicar que no se trataba de un tío carnal, sino de segundo o tercer grado, y que en realidad quiso referirse a otro campo de concentración, todo para intentar salvarle las posaderas al futuro presidenciable de los yanquis. Qué cara al cuadrado.
Obama se parece a Zetapé un poco más cada día que pasa. Al parecer, Susan Sarandon ha amenazado con exiliarse a Canadá o Italia si McCain gana las elecciones a la Presidencia. Les falta un clon de Pedro Almodóvar que diga que Bush o la Reina Isabel II planea dar un golpe de estado si gana Obama.
Y ahora una reflexión sobre el uso de la palabra "comunidad" en los USA. Poco a poco vamos importando ese significado algo siniestro que tan frecuente es allá. Expresiones como "la comunidad negra", "la comunidad hispana" o "servicios a la comunidad" esconden una sutil forma de colocar(se) en una especie gueto emocional a los otros. En España se habla así de los católicos, socialistas, liberales, homosexuales con un cierto toque despectivo cuando hablamos desde fuera de ese "colectivo". Pero nos olvidamos de que, aunque muchas personas renuncien tácitamente a sus derechos humanos al "unirse" a una ideología, según la Constitución, todos somos iguales ante la Ley. Y creo que esto es más importante que todo lo demás.
Salud

3 DasBoot, día

Lo que le faltaba al mundo, un iluminao en la presidencia de Estados Unidos.

Me veo haciendome Selenita.

4 TheFlash, día


“Susan Sarandon ha amenazado con exiliarse a Canadá si gana McCain”

Lo que le faltaba a Canadá…Susan Sarandon.
Hay países que no están para nada durante siglos.

5 cowgirl, día

A Susan Sarandon: buen viaje. No dejes que la puerta te de en el trasero. Y si puedes llevarte a Hussein Obama, todavia mejor.

6 lead, día

[Radicalismo y Moderación]

Obama, al igual que su clon español Zapatero (con diferente color de piel y de ojos, pero clon, al fin), se tiene por un moderado, lo opuesto a un radical.

¿Qué es ser un radical?: el que hace afirmaciones tajantes y da respuestas claras a los problemas. Ejemplo de radicalismo:

P: ¿Cuánto suman 2 + 2?
R: 4

"¡Qué horror, qué radicalismo, qué falta de apertura frente a otras opciones y porsibilidades!", argüirá un moderado obamita o zapateril; como dejó escrito ZP; "...todo es posible porque carecemos de valores, de principios y de argumentos racionales para la resolución de los problemas" (Prólogo al libro de Jordi Sevilla De nuevo, Socialismo).

Ejemplo de moderación:

P: ¿Cuánto suman 2 + 2?
R: Puede ser 3 ó 5, ó 53 ó 35; depende de muchos factores; cada uno tiene su propia verdad y no se puede imponer ninguna. Habrá que dialogar. Tenemos que entendernos. Como dijo nuestro Jefe de Estado "Hablando se entiende la gente".

7 vikinga, día

Me parece increible que los americanos se traguen todas estas trolas. Que nos las traguemos los españoles, de tradición picaresca, a los que las mentiras de nuestros gobernantes parecen no importarles, vale, pero los americanos de tradición anglosajona, ¿qué le pasa al mundo?
Por otra parte, que en España tengamos al obamito zapateril, tiene un pase, porque al fín y al cabo España es un país de segunda, como decian los que criticaban a Aznar por querer colocarlos en la primera. Pero la primera potencia mundial, ¡¿gobernada por un tipejo como Z?! Se me ponen los pelos como escarpias sólo de pensarlo. Espero que los americanos recapaciten y piensen que la Sarandon no es imprescindible en sus vidas. En cambio, Marc Steyn se va a poner contentísimo cuando la vea cruzar la frontera.

8 iuris, día

En tu entrada hay una cosa que me ha llamado mucho la atención. Dices:" Pero de sus años en dos de las instituciones más de élite de Estados Unidos Obama dice más bien poco".

Tengo curiosidad ¿oculta algo Bobama de esos años?, es raro que siendo "tan hablador" no rentabilice su paso por esas instituciones.

He visto en la prensa española los posters de Bobama con el diseño y la actitud de Mao o Stanlin, si eso es lo que les espera a los USA o a lo que aspira Bobama están arreglados .

9 cowgirl, día

Bobama no habla de las instituciones elte a las que atendio por que quieren el y su pandilla que la gente crea que es un pobre negrito de un barrio de Chicago, en vez de un señorito que fue a la escuela en Hawaii y luego a las del Ivy League. El tio es de lo mas trolero. Como se descuide le va a crecer la nariz como a Pinocho.

10 Carmina, día

Alberto Acereda, se te olvido mencionar la deuda millonaria de Hillary que seguramente ha pagado Obama a cambio de "las buenas palabras" de los Clintons. Cualquiera que tenga un poco de informacion politica y la siga no puede negar que para los democratas, como para la Izquierda en general, lo importante es ganar al precio que sea, lo demas es demagogia y palabreria. Hoy, gracias al internet estamos mucho mas informados que antes y ya no nos enganan tan facilmente. Yo desconfio de los politicos en general, pero reconozco que los hay mucho mejores que otros. La eleccion de McCain ha sido, a mi juicio, excelente.

Escribir comentario